Versión de juego 1.1.1: The Curseblood Plague
VOTAA!!
¡¡¡A VOTAR!!!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FOROS HERMANOS
FOROS HERMANOS

AFILIADOS ELITE
AFILIADOS ELITE

Magic World War, 2036
AFILIADOS
AFILIADOS NORMALES


Crear foro
Parallel Hearts {PH Rol}
Mejores posteadores
Crick (2537)
 
Señor de Terra (1301)
 
Dezba Wakanda (720)
 
Lugor Jumther G. (592)
 
Enkei (581)
 
Rath Wraylan (481)
 
Maximilian Stenkerk (440)
 
Sarah Raynore (431)
 
Kalen Otero (371)
 
Ederat (364)
 


[AVENTURA INICIAL] "Winter is not coming" [Todheim, 30 de Octubre - 897 d.g]

Publicar nuevo tema   Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[AVENTURA INICIAL] "Winter is not coming" [Todheim, 30 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Ushur el Sáb Jul 14, 2012 2:30 pm


Todheim se agitaba bajo los fríos vientos del otoño. La discordia crecía entre sus habitantes de más baja clase día a día, alguien diría que no era de extrañar con la llegada del invierno. La supervivencia en las calles era dura en invierno, así que ocasionalmente los más desfavorecidos estallaban en cólera.

No obstante, este año era especialmente movido, múltiples altercados se sucedían en las calles pese al férreo control ejercido por el gobierno. Aunque, si había que hacer caso de las malas lenguas, al parecer incluso surgían diferencias dentro de La Guardia Teutógena de la ciudad, o los propios Custodios. Aun así, se caracterizaban por ser tumultos esporádicos que desaparecían tan rápido como habían aparecido. Aunque las consecuencias perdurasen y, poco a poco, sembraban el descontento, odio y discordia.

Con todo, la ciudad seguía su ritmo y actividad habitual, ajena en gran parte a las tribulaciones de los menos favorecidos. Los juegos se acercaban y serían lo suficientemente llamativos para desviar la atención y aplacar cualquier descontento con sangre y vísceras.



Aradia:
La joven Aradia se internó en las calles de Todheim ajena a los males que azotaban la ciudad, aunque seguramente podría percatarse de la degradación y pobreza de la clase más baja, como en otras tantas ciudades bastión humanas. Aun así, a ella le esperaban unas envidiables condiciones de vida en la alta ciudad. Seguramente le costaría un buen pico pero habían insistido que era la una zona de la ciudad donde podría alojarse. Al parecer el control sobre los movimientos de la ciudadanía se estaba incrementando, incluso para la clase política.

La mujer apenas dispuso de un día de tranquilidad para instalarse. Al poco tiempo de llegar a la ciudad, e instalarse en una habitación reservada para embajadores ocasionales en la alta ciudad, una “comitiva” de bienvenida le abordó en la puerta del edificio pertinente. Entonces supo que había llamado la atención de alguien, ya que, aunque sus viajes como embajadora aportaban ciertas facilidades, tanta atención era inusitada.

Tres hombres y una mujer de vestimentas sobrias y aspecto común le abordaron, arguyendo que su presencia era solicitada, punto. No se molestaron en darle más explicaciones, aunque por su actitud era obvio que no tenía alternativa. Sin contactos en la ciudad, ni haber empezado a desempeñar ningún oficio como embajadora poco podía hacer, ya que negarse a tal petición podría complicar su situación, dependiendo de quien fuese el solicitante.

Los juegos de poder eran, habitualmente, muy retorcidos. Tras un breve paseo hasta una zona más comercial la comitiva siguió otro camino, indicándole el lugar al que debía ir, apenas a 20 metros de su posición. Una vez recorrió esa distancia, pasando de largo negocios locales de artesanía, alimentación, etc. llegó a una cafetería.

Durante su camino desde casa las miradas la acompañaron, sus curvas no pasaban desapercibidas, obviamente, y el lívido humano muchas veces no conocía límites. Cabe destacar que su encanto natural tampoco ayudaba. En muchas ocasiones el deseo estaba enmascarado con mayor o menor eficacia, aunque se podía vislumbrar la curiosidad que despertaba en la forma en que miraban de reojo, o bien simulaban que no le prestaban atención. A fin y al cabo, no todos los días había visitas oficiales, que es lo que la mayoría de ciudadanos pensó al ver la mujer rodeada por cuatro individuos, claramente dedicados a tareas de seguridad.

Aun así, la mirada más perturbante se la encontró en al cafetería, cuando se sentó junto al hombre que le hacía señas nada más entrar al local. En esta ocasión, el hombre que tenía frente a ella no se molestaba siquiera en disimilar el deseo. No obstante, pese a ser una mirada de deseo más que patente, no podía discernir qué era lo que aquel hombre deseaba de ella.

El lugar era exquisito, pero modesto para una cafetería de la alta ciudad. En cuanto al hombre, era calvo, salvo por un denso penacho de pelo blanco que rodeaba su cabeza cual aureola, y tenía una perilla del mismo color poblaba su barbilla. Iba bien vestido, americana, chaleco, corbata, etc. Su tez era oscura y sus ojos de un profundo verde. A pesar de estar entrado en años mantenía una constitución fuerte, bien disimulada bajo las capas de fino tejido.

La humildad del local y sus trabajadores ayudaba a sentirse como en casa, según el origen de cada uno claro. Antes de que Aradia pudiera hablar la camarera hizo su camino hasta la mesa.

-Pide lo que desees.-dijo inclinándose hacia adelante, mirando por encima de las gafas.- Corre a mi cargo, por supuesto.

Entonces la muchacha llegó hasta su posición, con una sonrisa, boli y papel prestos para tomar nota. Una vez hubiera hecho su pedido, regresó apaciblemente a preparar el pedido.

-Supongo que te preguntarás qué haces aquí.-dio un sonoro sorbo al té humeante que ya tenía sobre la mesa.- Bien, siéntete libre de preguntar lo que quieras.

Dicho esto, cruzó sus manos y volvió a posar su intensa mirada sobre la mujer. Mientras hablaban, un espejo tras la barra ascendió, mostrando una pantalla de plasma que se encendió de forma instantánea. En ella aparecía la clásica publicidad promocional asociada a los juegos de La Arena. El volumen no estaba activado, todavía.



Kiro:

Ya no había rastro de sus últimas magulladuras, la paliza había llegado sin previo aviso, posiblemente por pura rutina. Recordar la posición en la que se encontraba parecía ser uno de los pasatiempos favoritos de los matones, por suerte esas palizas solían ser significativamente menos dolorosas. Los problemas venían cuando se retrasaba en algún pago o no rendía como era esperado, entonces si que podía esperar recibir una buena tunda.

Al final de la paliza le dejaron su último encargo, otra manía de Cedric y sus amigos que se estaba volviendo demasiado habitual.

-En una semana tienes un juego. Prepárate, tu objetivo será algo diferente al habitual kekekekekeke.- dijo el hombre mientras se alejaba del callejón, dejando el eco de su extraña risa.

Le habían cogido desprevenido a la salida de una taberna de mala muerte, como otra tantas veces. Desde entonces los días habían transcurrido impasibles, sin ningún otro encargo por parte de su dueño, lo cual no auguraba nada bueno.

Todavía era temprano, así que tenía tiempo para realizar su rutina habitual, previa a jugarse la vida en La Arena. Una vez hubiese terminado, saliendo con tiempo para llegar al coliseo de Todheim, como lo llamaban algunos, se topó con un hombre a la salida de la chabola donde lo tenía alojado el jefe. Convenía tener a los esclavos bien localizados.

El hombre estaba esperándole, con un cigarro en la boca, cara de pocos amigos y la mirada crítica fija en su persona. Era alto, rondaba el metro y noventa centímetros, y algo corpulento. Tenía el pelo largo recogido en una coleta, de un castaño tan oscuro que con esa luz ambiental parecía negro. Una barba de unos días poblaba su cara, dándole un aspecto algo desaliñado y sombrío. Su ojo izquierdo era de color marrón oscuro, mientras que el derecho estaba cubierto por parche negro con una x blanca. Iba vestido con una chaqueta verde oliva oscuro, unos pantalones verdes oscuros, botas de caña alta con refuerzo metálico y guantes negros.

El hombre tiro el cigarro al suelo, pisándolo, y escupió al suelo una vez analizó a Kiro de arriba abajo con la mirada.

-Esta vez me han debido de tomar el pelo a base de bien, eh?-chasqueo la lengua y volvió a escupir.- Sígueme, te contaré parte de los detalles mientras nos dirigimos a tu adorable puesto de trabajo.

Una vez se pusieron en marcha el hombre abrió su chaqueta y de ella sacó una pequeña carpeta mugrienta, su tamaño era inferior a medio folio y era de cartón. Contenía unas fotos en su interior, por lo que pudo ver cuando el hombre se la entregó.

-Guárdatela, luego la ves con más calma.-el hombre suspiró.- El tío en cuestión no es muy diferente a ti: está jodido a deudas y pelea en los juegos para sacarse unos cuartos, pero eso no es lo que me interesa.

Estuvo un rato callado mientras avanzaban por las calles, obviamente no quería hablar de ello donde cualquier pudría oírles. Cuando volvieron a internarse en el entramado de callejones retomó la palabra.

-Hoy te lo vas a encontrar en los juegos, quiero que le eches un ojo y lo mantengas con vida. Si puedes, claro.- Se volvió a encender su cigarro y se apoyó contra la calle del callejón.- También te será útil saber como se mueve.

El hombre hizo un ademán para que revisara el contenido de la carpeta. No se encontraban muy lejos de La Arena, y por lo visto el hombre terminaba su paseo en ese punto. Cuando Kiro hubiese terminado de ver las imágenes el hombre tomaría la carpeta y todo su contenido.

-Si salís con vida el trabajo es tuyo. Nos vemos a la salida, si eso.

En el coliseo le esperaban unos vestidores mugrientos, de luz parpadeante, donde pasar el resto del tiempo antes de que comenzara la diversión.

La carpeta contenía un conjunto de fotos del hombre en cuestión, la mayoría de ellas peleando en La Arena, otras eran un primer plano de su cara y finalmente había de él tirado sobre la barra de un bar de mala muerte, ese lugar le sonaba ligeramente a Kiro.



FDI:

La idea es mantener un ritmo semanal por turno, a lo sumo 10 días. Abstener de usar colores oscuros, rojo sobre negro no está bien para leer, o colores chillones, tipo amarillo. No creo que sea necesario decirlo, pero no está de más recordarlo. Evitad los clásicos que reducen la nota, mostrarme la personalidad de vuestro personaje, etc.

Aradia: La habitación donde te alojas es simple, pero confortable y bien abastecidas con todas las comodidades habituales que da una habitación de hotel. Por si quieres interpretar algo al respecto. Las razones personales, o profesionales, que tuviera tu pj para acabar en Todheim las dejo a tu elección, si no quieres especificarlo no es necesario.

Kiro: Poco más que decir, espacio personal como gustes, siempre y cuando sea coherente con el contexto explicado. Mucha suerte ahí dentro.

Pnj#1: Viejo enla cafetería

Pnj#2: Hombre a la salida de la chabola

Pnj#3: Hombre en la carpeta, apariencia general

Cualquier duda o información extra que necesitéis, MP.


Última edición por Ushur el Dom Sep 16, 2012 11:09 am, editado 1 vez

Ushur

Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 07/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Winter is not coming" [Todheim, 30 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Aradia Asthareka el Miér Jul 18, 2012 1:45 am

Frío. Aquella era la maldita sensación que me daban todas las ciudades humanas, ni una se salvaba. Algunas eran más agradables, la temperatura era más alta, pero, ¿aquí? Por todos los demonios... en ciudades como Todheim era en las que más extrañaba mi cálido hogar. Y el frío, el puto frío me ponía de muy mal humor, y mi trabajo y el mal humor, eran completamente incompatibles.

Y como siempre era mi trabajo el que me llevaba de un lado para otro, en cuanto había revueltas y asomaban unos cuernos los dedos acusadores apuntaban al mismo sitio, entre la mala leche y las lenguas viperinas iba a comerme a alguien en cuanto pusiera un pie en el suelo... así tendrían motivos para acusar a alguien. Aunque teniendo en cuenta que eso no era muy... "políticamente correcto" mi planing para el primer día era meterme en la cama con veinte mantas por encima, la chimenea a tope y descansar del viaje, pero ni eso se me concedió. Los humanos eran bastante diplomáticos cuando les convenía, me habían alojado en una bonita habitación muy grande en un edificio de la alta ciudad. Los bastiones humanos siempre se me habían presentado como ciudades con una estructura demasiado asfixiante, con todo calculado, milimetrado y controlado hasta tal punto que era impresionante. Cuando salí de infernalia la pobreza que imperaba en la gran mayoría de las ciudades humanas me resulto.. inhumana, ciertamente. La gente se moría como animales, tirados en la calle sin un misero mendrugo de pan mientras otros vivían a cuerpo de rey.

Y de esa guisa eran casi todas las personas con las que me relacionaba, como los cuatro que se plantaron en mi habitación poco después de que llegara. Aunque eran corteses no fueron muy explícitos a la hora de soltar prenda, así que en vez de decir nada me cambié de ropa y los acompañé a donde fuera que iban a llevarme con una sonrisa educada y alabando lo poco que conocía de la ciudad.
Pero aquello no era muy normal que digamos, normalmente esperaban cierto tiempo antes de empezar a curiosear con los recién llegados que teníamos cuernos así que me aseguré de llevar el látigo bien colgado al cinto antes de salir, oculto entre los pliegues de la ropa.

La travesía fue corta, pero estaba claro que no había pasado para nada desapercibida. Los humanos no tenían nada que envidiarle a los demonios en lo que a lujuria se refiere. Los ojos se perdían, sinuosos, por mis curvas, se sumergían en las turbias imaginaciones. La curiosidad de unos la achacaba a mi aspecto.. "exótico" como poco, y el deseo a que probablemente no les parecía una amenaza con mi escasa estatura, si midiera un metro 90 probablemente las cosas serían muy diferentes, empezando por que mis escoltas no me sacarían una cabeza y media cada uno... Cuando me informaron de que llevaría escolta, ciertamente, me sentí ofendida, pero a la vista de como estaba la ciudad, era mejor no ir sola por unas arenas tan movedizas...

Cuando salí de la habitación no sabía exactamente que esperaba, pero cuando llegué, el lugar me sorprendió, ni para bien ni para mal, simplemente me sorprendió. Aunque el lugar era discreto, el que debiera ser mi acompañante no lo fue mucho, aunque hizo que fuera fácil dar con el. Era un hombre mayor, de pelo y barba canos, con unos ojos ciertamente perturbadores. No me quitaba el ojo de encima, con una mirada que, ciertamente, no me daba muy buena espina. Caminé por la sala, y sin decir nada tomé asiento a su lado. Tuve que levantarme y ladear la silla, de forma que el respaldo quedara hacía mi derecha, dado que cubría toda mi espalda y no podía sentarme cómodamente con la cola toda apretada detrás de la espalda. Sentarme así era algo bastante usual en las ciudades humanas.

- Disculpadme la posición, sé que no es muy adecuada. La camarera llegó, y tuvo la discreción de atenderme como si tuviera los ojos verdes, la piel rosita y me faltaran seis cuernos. Pedí un café, algo que me animara un poco.- No puedo permitir que usted pague, caballero, dejadme que os agradezca de esa forma el poder residir en tan bonita ciudad.

Lo poco que había visto me había parecido bonito, al menos en parte, así que no estaba mintiendo, y por otro lado, no me gustaba deberle favores a nadie, aunque fueran pequeños. Lo escuché hablar mientras le daba vueltas al café con una cucharilla.

Bueno, he de decir que ha sido todo un poco precipitado... Crucé las piernas por debajo de la mesa, haciendo gemir a los estrechos pantalones de cuero. Estaría bien comenzar sabiendo vuestro nombre, vuestros mensajeros no me han informado demasiado de lo que he venido ha hacer aquí, así que estoy un poco perdida...

Bebí un trago de amargo café, que me bajó ardiente por la garganta, a una temperatura en la que cualquiera se habría quemado, pero yo agradecí el calor interno. Algo tras la barra se encendió, arrancando destellos azulados de la taza de porcelana y la cucharilla plateada, pero no era muy consciente de ello, estaba más concentrada en averiguar que quería aquel hombre de mi.


_________________
avatar
Aradia Asthareka

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 29/05/2012
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Winter is not coming" [Todheim, 30 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Kiro el Sáb Jul 21, 2012 8:20 pm

La fría brisa del otoño soplaba atravesando piel y tela, clavándose en los huesos como esquirlas de hielo, pero ya estaba acostumbrado. La llegada del invierno se notaba cercana, tanto por la temperatura como por el caos que comenzaba a extenderse entre la población. Revueltas ciudadanas por aquí y por allá, irían en crescendo hasta la muerte de toda actividad con la llegada del invierno.

El frío en otras ciudades, por lo que había oído hablar, suponía una ligera molestia en invierno, en otras apenas percibían cambio alguno. En Todheim, el frío era un genocidio. La muerte de todos aquellos necesitados de un hogar, que los proteja de la temperatura, o simplemente carentes de alimentos, que en aquella estación mortal escaseaba más que en ninguna otra época del año.

Sin embargo, habiendo vivido toda la vida en aquella inhóspita ciudad, las revueltas y quejas de la población ante la situación desesperada, era algo que se había vuelto tradición. Cada año la misma historia, una purga de frío ante la cual todos intentaban luchar malgastando hasta sus últimas energías. Una perdida de tiempo. Desde mi punto de vista no era demasiado justo para los necesitados, pero ya habían pasado muchos años desde que dejé de preocuparme por ese tipo de cosas. En un lugar como Todheim cada cual debe preocuparse de su propia supervivencia, por suerte o por desgracia estaba sólo en aquel mundo condenado, no tenía una familia por la que preocuparme, ya no.

Mi cuerpo parecía totalmente recuperado de la paliza recibida unos días atrás. Aquello se había convertido en pura rutina, se podría incluso decir que ya estaba acostumbrado, pero no era cierto. El dolor era lo de menos, las heridas acababan por curarse, pero la humillación, la impotencia y frustración de no poder responder, reventar sus cráneos contra el asfalto… aquello era lo que más me jodía. En cierta forma culpaba a mi padre de todo, desde que se fue me había convertido en poco más que un perro de caza para un dueño sin escrúpulos, un animal que sin darse cuenta había acabado siendo la presa. Pero ya era demasiado tarde. Tarde para poner solución a todo aquello, por más sucios trabajos que me encomendaban y por más que me manchase las manos de sangre la deuda parecía ir creciendo, el pozo de la avaricia se tragaba todo lo que conseguía recaudar y amenazaba con tragarme a mí también. Era una correa que no me dejaba respirar, imposible de escapar, escapar de las deudas, del dinero. El precio de la libertad era demasiado alto, inalcanzable, unos barrotes férreos que te retienen preso en aquella sociedad corrupta y avariciosa.

Aquel día no era diferente de tantos otros, tras cada paliza llegaba un nuevo encargo, otra vez los juegos. Odiaba aquellas peleas, perros enrabiados hasta la locura o tan hambrientos que apenas distinguen lo que se les pone delante, enfrentados a muerte. Mientras tanto, sus petulantes y megalómanos dueños supervisan desde las alturas, cómodamente sentados, sin mancharse, apostando, comprando a los árbitros, amañando resultados, riendo mientras sus subordinados se destripan en escenas de extrema violencia. Lo detestaba, o eso quería creer. Sin embargo por alguna razón encontraba una vía de escape en toda aquella brutalidad, una forma desahogarme golpeando un saco de boxeo, un saco de boxeo que aun respira. O tal vez fuese el entorno virtual, un mundo irreal que me permitía evadirme, o un simple intento por autodestruirme, deseando que llegase el día en que mi rival acabase conmigo, poniendo fin a mi esclavizada vida, si es que se podía llamar vida. Sea como fuere pelear en aquellas carnicerías no me importaba, y eso me repugnaba aun más.

Caminando por las ruidosas calles de revueltas y cuchicheos, meditaba sobre estas cuestiones, haciendo tiempo hasta la hora señalada. El tiempo pasó volando, terminé el meditativo paseo frente a aquella mugrienta chabola en la que me obligaban vivir, debía prepararme y partir para el Coliseo. Ya había vivido aquello antes, muchas veces, o tal vez fuese un deja vu, tenía sueño… esos eran los banales pensamientos que inundaban mi mente mientras dentro de la vivienda preparaba todo lo necesario para el combate.

Al salir, cerrando tras de mí la cochambrosa puerta, me topé de frente con un tipo desconocido, aunque por su expresión era obvio que venía por mi. Era alto y de aspecto desaliñado, la verdad es que no me fijé demasiado en él tras una rápida mirada en busca de algún indicio de hostilidad. Al recibir palizas de forma tan arbitraría me había vuelto bastante precavido.

Aquel tipo tiró el cigarrillo que fumaba al suelo y seguido de un sonoro escupido, hizo un comentario que entendí como una muestra de decepción al verme. Sinceramente me importaba bastante poco, como le hice saber encogiéndome de hombros con expresión de desinterés.

Comenzamos a caminar hacía el Coliseo, cuando me hizo entrega de una pequeña carpeta mugrienta que rápidamente tomé para observar su contenido. Fotos de un tipo que no había visto en mi vida. El tipo aquel comenzó a explicar, cerré la carpeta para escuchar sus palabras mientras continuábamos caminando tranquilamente. Al parecer mi objetivo, era parecido a mí, según las propias palabras de mi interlocutor, endeudado hasta las trancas y combatiendo por unos cuantos terrans con los que intentar en vano aliviar sus deudas. En otro tiempo empatizar de esa forma con el enemigo hubiera resultado duro, pero había participado ya en tantos combates que deshumanizar a mi oponente se había convertido en un proceso automático. Una vez metido en el combate su rostro se tornaría en el de Cedric para mis ojos, así era siempre más sencillo dar rienda suelta a la violencia.

Sin embargo aquel tipo concretó algo que no me gustó en absoluto. El trabajo consistía en mantenerlo vivo. Era la primera vez que me pedían algo así, de hecho, no sabía si era posible salir dos personas con vida de la arena. Siempre había entendido que sólo podía haber un vencedor, a veces incluso si los luchadores se negaban a matarse ejecutaban a ambos como castigo. Por todo ello la petición de aquel tipo me descolocó bastante.

Parecía que había llegado el momento de separarnos, abrí de nuevo la carpeta para revisar toda la información de forma rápida, no quería dejarme ningún dato. Tras aquello, el hombre se retiró, sacándola de mis manos. Si salíamos con vida el trabajo era mío, volvió a recalcarlo mientras se alejaba. Aquel cabrón había conseguido ponerme nervioso, intenté pensar en alguna forma de reducir al objetivo, tal vez dejarlo inconsciente para que aparentase estar muerto… no se me ocurrió ninguna solución definitiva y ya había llegado a las puertas del coliseo.

Silencioso y cavilando sobre las posibles situaciones en las que me podría encontrar y como hacer para salvar tanto a aquel tipo de la carpeta como a mi mismo, me adentré en el edificio, caminando de forma automática hasta el vestuario. Un lugar asqueroso iluminado por fluorescentes titilantes e inundado por el hedor a pies, sangre y sudor, bastante incomoda y desagradable la estancia, pero había estado allí tantas veces que ya estaba inmunizado.

No podía parar de darle vueltas al asunto del trabajo, por supuesto todo dependía en gran medida del entorno y el tipo de combate. Tal vez ni fuese un combate, había oído que a veces se celebraban competiciones de índole más deportiva y competitiva que combates celebrados por el morbo de la carnicería, sin embargo nunca los había visto con sus propios ojos. Decidí no pensar más en aquello hasta estar metido en el combate. Me solía ir bastante bien improvisando sobre la marcha, comerme la cabeza a escasos minutos de que me llamasen era ponerme nervioso tontamente. Dejé que me inundase la mente el trance en que el me sumía durante los combates, actuando casi con la mente en blanco, de forma automática, acción – reacción, y en ese estado de vació mental terminé de prepararme y permanecía allí sentado, esperando la llamada de mi turno.
avatar
Kiro

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 15/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Winter is not coming" [Todheim, 30 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Ushur el Mar Jul 24, 2012 4:22 pm

Aradia:
El hombre quitó importancia al tema de la posición con un leve ademán de la mano.

-Ahhh, lo siento, pero todo está pagado ya.-dijo con sorna a la reticencia de la mujer.- Me halagáis, aunque guardaos los elogios para la canciller, a ella le gustan más ese tipo de cosas.

En ese momento el televisor ganó volumen, el evento del día comenzaba y su interlocutor parecía muy interesado en lo que la pantalla mostraba, puesto que detuvo un momento la conversación hasta que no hubo terminado el prólogo de los juegos. Entretanto, lo observó todo con una leve sonrisa en la comisura de sus labios.

¡Zzzhh!

-Señoras y señores con vosotros ¡La Arena!

El interlocutor continuó hablando de las maravillas y bondades de este juego humano, seguido de unas cuantas imágenes de reposición de los mejores combates de los últimos meses. Una vez hubo terminado, la publicidad volvió a bombardear a los televidentes, aunque por suerte el volumen se había reducido nuevamente.

-Doctor Rodrick Niet. Aunque podéis llamarme Rodrick si os place.-finalizó con una risilla.- He solicitado poder veros para hablar de negocios.

La televisión volvió a interrumpir la conversación, esta vez con un noticiario intercalado en los juegos. En él, se explicaba las circunstancias especiales del evento de ese día, los altercados se sucedían y la respuesta del gobierno no se hizo esperar.

Mientras un presentador hablaba sobre lo sucedido, se mostraban imágenes de los detenidos, conducidos a La Arena. El hombre bebió de un largo trago el resto del té que le quedaba en la taza, claramente disgustado. Los altercados habían causado demasiados costes materiales y personales así que los detenidos fueron condenados a participar en los próximos juegos.

Básicamente, se estaba llevando a cabo una purga y enviando un claro mensaje a la ciudadanía. Una vez finalizado el noticiario, se presentaron a los participantes de los juegos, en grupos de tres.

-No se si está familiarizada con estos juegos, podrían considerarse una tradición. Además de un motor económico muy importante para toda ciudad o bastión humano.

Rodrick hizo una pausa a la espera de la respuesta de Aradia, tras la cual entró al tema que la había llevado hasta allí.

-¿Cuál es la posición del Consejo y la Casa Real frente a los juegos?

Su rostro se había vuelto de piedra, sin reflejar la más mínima emoción, a la espera de qué diría su acompañante. Obviamente, alguien estaba interesado en expandir dicho negocio a su tierra natal, no sería la primera vez ni la última.

Kiro:
El tiempo siguió su curso y finalmente llegó un encargado de La Arena en busca de los últimos participantes. Algunos de ellos habían entrado antes a los vestuarios donde se encontraba Kiro. Todos permanecieron en silencio, concentrándose o bien midiendo las fuerzas de sus potenciales oponentes.

El encargado los llevó a una nueva sala en la que se encontraban todos los participantes, 12 en total. La sala era rectangular con varios bancos pegados a los laterales, situándose al fondo sendas puertas. Ellos habían entrado por una de ellas y la otra debía llevar hacia la arena, o al menos eso indicaba un letrero rojo. Esa habitación no era tan mugrienta como los vestuarios, pero también dejaba mucho que desear.

Como era previsible, el objetivo de Kiro estaba entre los presentes. Al cabo de un par de minutos llegó un nuevo hombre, el cual dio un paso al frente con una lista en una mano y un manojo de cintas de colores en la otra. Uno por uno fue pasando lista y entregando una cinta de algodón, cuando llegó el turno de Kiro se encontró con una cinta roja en su muñeca.
Sin más explicaciones los hombres abandonaron la sala y se les abrió la otra puerta, la cual conducía a un corredor angosto. Los participantes fueron agrupándose por iniciativa propia según los colores. Kiro se encontró con un par de mellizos rubios que le miraban con ojo crítico.

-Por tu bien, espero que esto signifique combate por grupos.-dijo el chico mientras levantaba la muñeca.

No hacía falta ser un genio para deducir que eran hermanos, así que si les tocaba combatir entre ellos tres Kiro tenía todas las papeletas de combatir contra dos a la vez. Los gemelos iban vestidos con el traje completo de la arena, lo cual les hacía parecer todavía más idénticos. Únicamente su voz delataba cual de ellos era el chico y cual la chica, como comprobó rápidamente. En caso contrario, había que observarlos muy de cerca para percatarse de ello.

-¡Suerte!

Los buenos deseos de la chica iban acompañados por una cálida sonrisa, aunque sus ojos no a acompañaban. Dicho esto, ambos volvieron por la puerta que habían entrado al inicio, dejando a Kiro solo frente al pasillo. Conforme avanzase vería como los otros integrantes de los juegos se dirigían a otros accesos, quedando solo de nuevo.

Finalmente, acabó en una antesala a La Arena, el juego estaba a punto de comenzar. De repente, un sonido eléctrico le rodeó conforme se formaban ante sus ojos los cuerpos de los mellizos. Al mismo tiempo, la antesala se trasfiguro, cambiando con el mismo sonido hasta encontrarse en un área completamente abierta.

¡Plas! La muchacha le dio una palmada en la espalda a Kiro. Estaban en una pradera de hierba alta, que les llegaba hasta la altura del gemelo, completamente llana. En ella podían observar a izquierda y derecha sendos grupos de tres personas, formados por otros participantes.

En el medio de la pradera había un numeroso grupo de gente desorientada, con reacciones dispares a lo que estaba sucediendo. Se oía algún sollozo, incluso llantos, pero predominaban las maldiciones y promesas de muerte.

En el cielo apareció un contador digital, parecía que todo empezaría en un minuto. Una voz les habló directamente a sus mentes:

-Juego de supervivencia. Cuatro grupos de tres. Logros ocultos.

Gemelos

Ushur

Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 07/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Winter is not coming" [Todheim, 30 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Aradia Asthareka el Dom Jul 29, 2012 2:00 pm

FDR: Se me olvidó preguntar en el otro post, querido señor master XD, si el color gold está bien para el esquema del foro o resulta demasiado brillante : / Si no, podría cambiarlo a goldenrod que es algo más apagado.



Tras el respaldo de la silla, inconscientemente, la punta de flecha que coronaba mi quinta extremidad trazaba curvas cerradas en el aire, de un lado a otro, sin que yo me diera cuenta, por que estaba inquieta. "Maldita sea" Pensé bastante fastidiada por que una parte de mi cuerpo intentase traicionarme a mi misma, pero ciertamente, no me sonaba muy bien que alguien que no me conociera de nada tuviera un arrebato de generosidad y fuera pagandolo todo por adelantado, tristemente en este tipo de mundo nadie daba algo desinteresadamente.

Al otro lado de la barra el dueño del local parecía muy interesado en que se acallaran las conversaciones y todo el mundo mirase a aquel panel luminoso que mostraba lo que a mi parecer era la más humillantes de las sentencias, la Arena. Mi interlocutor me olvidó, centrando su atención allí, así que, resignada, lo imité, "allá donde fueres haz lo que vieres" ¿no?.
El llamativo presentador de los juegos de aquel día era todo emoción, y predicaba los equipos y las tácticas como si se le fuera la vida en ello, pero que triste... Los juegos, desde mi punto de vista, eran una verdadera vergüenza, ¿como podían ver diversión en aquellos juegos repletos de sangre y vísceras? Los criminales merecían justicia, un juicio y una sentencia, no aquello, donde las gentes aclamaban al más sanguinario de los asesinos. Desde mi punto de vista, era una humillación para los muertos y una diversión para los que seguían vivos en la Arena... "Humanos..."

-Me alagáis, señor Niet, pero, si os soy sincera, no sé muy bien que podría ofreceros yo. Le respondía, educadamente, y haciéndome un poco la loca. Era bastante evidente que no me había invitado a tomar café para tener una charlita animada con una recién llegada extranjera.

Tenía alguna esperanza de que aquel noticiario que interrumpió de súbito los juegos de la Arena me distrajese un poco de tan truculento tema, pero no, no era más que una especia de cebo para el espectador que ocultaba una muda amenaza. Hoy les tocaba jugar a todos aquellos que se habían revelado agresivamente, iban a la arena como vacas al matadero. Me bebí de golpe lo que quedaba del café, por que en aquella ciudad la bebida no aguantaba demasiado tiempo caliente, y el café frío es un asco.

-He residido bastante tiempo en ciudades humanas, así que sí, conozco los juegos. Son muy... populares.

No me gustaba nada los derroteros por los que estaba llevando la conversación mi desconocido acompañante. Y cuando se llevó la conversación justo a donde quería, agradecí haberme tragado el café, por que probablemente se lo habría escupido en la cara de la misma sorpresa si hubiera estado bebiendo. Le miré directamente a los ojos, que eran dos esferas de impertérrita frialdad. No me gustaban nada las personas avariciosas.

Señor Niet, me hacéis unas preguntas un tanto comprometidas...- Apoyé el costado en el respaldo de la silla, pasando el brazo por encima. - Si os soy sincera, el Consejo y la Casa real están muy lejos de mi posición social, no es una pregunta que yo pueda responderos, ya que desconozco la respuesta. - No, no estaba tan lejos de la familia real, pero si no sabía realmente con quien trataba, los cuatro cuernos más pequeños, escondidos entre los largos mechones de pelo, eran un buen apoyo para la pequeña mentira.- Pero personalmente, los juegos no son precisamente un plato de mi gusto.

_________________
avatar
Aradia Asthareka

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 29/05/2012
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Winter is not coming" [Todheim, 30 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Kiro el Jue Ago 02, 2012 9:40 pm

Como cada vez, apareció un encargado que nos condujo a mi y a aquellos que también pululaban por los vestuarios a una sala grande junto al resto de participantes. Hasta entonces no me había percatado de que hubiese mas gente en los marginales vestuarios, enfrascado en mis pensamientos. En la nueva sala se encontraban los 12 participantes, entre ellos el sujeto al que debía mantener con vida. Disimuladamente me dediqué a observarlo, situándome cerca de él pues mi visión no era precisamente mi sentido más agudizado. Observé su forma de actuar, su comportamiento… Pero no sólo me fijaba en él, miraba a unos y a otros, nunca estaba de mal observar a tus potenciales enemigos y los minutos previos solía ser lo más común del mundo estudiar a tus adversarios, casi un ritual momentos antes de salir al matadero.

Una vez más, un tipo de la organización me sacó de mis cavilaciones, este portaba una lista de nombres y cintas de colores que nos ofrecieron. Aquello era poco usual, tal vez no fuese un simple combate de “quien sobreviva, gana” como yo había pensado. Sin duda aquello iba en mi beneficio... Eso creí en primera instancia, mas no iba a volver a precipitarme con planes sin tener nada en que basarme. Opté por dejarme llevar, como cada vez que se acercaba el momento de la lucha. Un macabro pensamiento inundaba mi mente: puede que esos fuesen mis últimos minutos de vida.

Mientras nos hacían pasar por un estrecho corredor, dos niños rubios aparentemente idénticos se me acercaron. Llevaban la misma cinta de color en sus muñecas, la misma que la mía, rojo intenso, color de la sangre, no era buena señal.

Era obvio que eran gemelos a no ser que se hubiesen sometido a una cirugía estética que de poder pagar, probablemente no se encontrasen en aquella situación. Con palabras de advertencia, uno de los hermanos se dirigió hacia mi, la amenaza y el orgullo tiñendo sus palabras.

Había salido gallito el niño. Levanté una oreja como si me acabase de percatar de su existencia y giré levemente hacia él mi rostro con cara de desinterés. No me daban miedo un par de niñatos con cara de no haber roto un plato en su vida, aunque debía ir con precaución, subestimar al enemigo es la muerte asegurada. Pese a aquello, tampoco iba a dar muestra de dicha precaución ¿cuantos años podía tener? ¿14?¿15?.

- Yo por tu bien, sólo espero que sepáis luchar…-

En otra época ver a gente tan joven en una situación tan cruenta como era una pelea a muerte me hubiese repugnado, pero ya estaba acostumbrado. Si me tocaban de oponentes no iba a dudar en ejecutarlos sin la menor compasión. O ellos o yo, no suponía dilema alguno.

La hermana, pues era sin duda una niña por su voz, pese a mi errónea impresión inicial. Parecía algo más simpática, deseándome suerte y sonriendo con calidez. No iba a enternecerme por eso, ni siquiera devolví la sonrisa, no era momento para sonreír.

Tras atravesar el corredor en el cual acabé por quedarme solo cuando el resto de participantes continuaron su camino, me encontré en la antesala de la Arena. El espacio virtual se apoderó de mis sentidos revelando ante mis ojos una extensa pradera llana de verde hierba que se colaba que podía sentir entre los dedos de los pies y acariciando mis tobillos. El olor a vegetación y aire libre era de lo más realista, nunca dejaría de sorprenderme la fidelidad con la que se reproducían los escenarios virtuales. Los gemelos aparecieron holográficamente a mi lado y otros grupos fueron situándose alejados de nosotros en formación de cruz, al parecer eran cuatro grupos de tres como una voz telepática nos hizo saber.

En el centro del campo, éntrelos cuatro grupos de participantes, había un masa enrarecida de personas, las cuales más bien vislumbré como ganado, todos juntos y de apariencia perdida, profiriendo llantos, quejidos, maldiciones y alaridos. En el fondo inspiraban algo de pena, se asemejaban algo a las pobres gentes de Todheim quejándose por su precaria situación. Pero no debía dejarme engañar, estos seguramente fuesen simples ilusiones virtuales con el objetivo de aportar mayor variedad a las luchas. No era raro que los maestros de juego metiesen monstruos o personas irreales que se encargaban de sembrar el caos y la destrucción entre los participantes. Por ello, era muy posible que fuesen mucho más peligrosos de lo que en un principio pudiesen parecer, una herramienta versátil de los realizadores para meter mano en la acción si se volvía demasiado aburrido el espectáculo.

Según un contador que se materializó sobre nosotros, teníamos un minuto para prepararnos.

-¿Alguna habilidad útil digna de mención?- pregunté en voz baja a mis compañeros en cuanto mentalmente se nos comunicó que efectivamente, participábamos en grupo, como había dicho el niñato. Mientras tanto, comencé a otear hacia los demás grupos, en busca del objetivo de mi encargo, no debía perderlo de vista, es posible que tuviese que protegerlo llegado el caso. Sin embargo no fui capaz de ver gran cosa, mi errática visión se tornaba borrosa con la lejanía por lo que sólo percibía siluetas borrosas de gente.

-Por cierto, en otro de los grupos hay un … amigo, por así decirlo. Prohibido tocarle ¿Entendido? Lo dejaremos para el final.– Les lancé una mirada severa, no andaba de humor para rebeldías y esperaba que no empezasen a preguntar los detalles o a ponerse tontos, no había tiempo para eso.

Observando los segundos restantes del contador, esperé una respuesta de mis compañeros mientras me colocaba preparado para salir corriendo ante cualquier eventualidad durante el comienzo del juego. Las orejas bien abiertas hacia los lados y apretando los pies al suelo para percibir cualquier vibración en estado de alerta. Ya sólo era cuestión de un puñado de segundos, cualquier previsión era poca.



[FDI: Me mantengo alerta con la ampliada detección que poseen los fallen según la ventaja racial:
-Detección intuitiva: Su aguda audición y la capacidad de percibir vibración a través de los pies les mantienen en un estado de alerta constante que les permite detectar el peligro a cierta distancia. (Efecto interpretativo, pueden percibir sonidos y vibraciones a larga distancia) ]




avatar
Kiro

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 15/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Winter is not coming" [Todheim, 30 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Ushur el Vie Ago 10, 2012 12:07 pm

Aradia:

[FDI: Goldenrod es más cómodo de leer]

Rodrick escuchó sin alterarse las palabras de la mujer. Podía deberse a que ya esperaba esa reacción y respuesta, o simplemente porque . El caso es que, cuando ella terminó, le dedicó una gélida sonrisa antes de continuar hablando, como si el “no” fuese inaceptable.

-Bien, o aquí hay un malentendido enorme, o me han informado de la peor manera posible.

En la pantalla se mostraron los cuatro grupos de participantes, así como una panorámica general de los pobres desgraciados en el centro. No obstante, esta vez el hombre ignoró completamente los inminentes juegos, centrándose en la conversación. Para ello, se inclinó sobre la mesa, clavando sus pálidos ojos verdes en los de la muchacha.

-Corríjame si me equivoco, pero usted es una embajadora ¿Cierto? Como tal actúa de representante de su gente, así como contacto para diversos…asuntos.

Dicho esto el hombre hizo una pausa y se recostó en su silla, a la espera de una posible contestación. Si hasta el momento cabía alguna duda, con la última frase había quedado claro que ya no había ni rastro de la amabilidad, anteriormente mostrada, en las palabras de Niet.

-Entonces, me gustaría saber si tendrá la amabilidad de trasladar nuestras palabras al Consejo y la Casa Real. Ni más, ni menos.

A continuación el hombre escucharía cualquier réplica que tuviese la mujer, entretanto pediría un nuevo té. La empleada preguntaría a Aradia si deseaba algo más para beber o comer. Rodrick sacó un pañuelo de su americana y se secó el sudor de la frente con él. El humor del hombre se suavizó, volviendo a la normalidad.

En el televisor podía observarse como el combate ya se había iniciado, los objetivos de los participantes, así como las reglas, no se habían mencionado durante la retransmisión. Creando mayor expectación para la audiencia, que tendría que intuir cual sería el desarrollo de estos juegos a través de las acciones de los jugadores.

Sea como fuere, en esa altura no se podía decir gran cosa. Era una auténtica escaramuza, con los combatientes dispersos en una pradera llana.

-Ahora bien, con vuestro permiso, me gustaría pasar al siguiente punto de nuestra reunión.

La diligente camarera ya estaba de vuelta con el nuevo pedido. Mientras Rodrick abría un sobre de azúcar y vertía cuidadosamente parte de su contenido, continuó hablando sin levantar la vista de su té:

-¿Cuánto sabéis acerca de los altercados ocurridos en las últimas semanas?

El hombre esperaba que supiera poco sobre ello, debido a su reciente llegada a la ciudad. Así que continuó hablando un poco más.

-Lo que se muestra en los medios de comunicación no llega a ser ni la punta del icerberg…la situación es bastante “problemática”.

Kiro:


-Nos coordinamos bien y somos certeros.

Una respuesta concisa donde las hubiese. Al parecer el chico no tenía ganas de mencionar más detalles sobre sus habilidades. En cuanto a la chica, simplemente se limitó a reír por lo bajo. Dicha risa se incrementó hasta niveles absurdos cuando Kiro mencionó a su “amigo”.

Entretanto, el chico simplemente se molestó en girarse y levantar una ceja ante su “orden”. No hacía falta ser todo un genio para saber que lo iba a tener jodido, cuanto menos, para convencerles.

Sus pies le permitían percibir el golpeteo continuo y generalizado dentro del grupo de pordioseros. Estaban inquietos y se movían mucho, a parte de eso no había gran cosa que percibir.

Los segundos pasaron rápidamente y pronto llegó la cuenta atrás de los últimos 5 segundos. Se hizo un silencio sepulcral entre los participantes, aunque solo duró dos segundos. Uno de los grupos, el situado a ano derecha desde la posición de Kiro. Empezó a andar en dirección a la turba, lo cual supuso el pistoletazo de salida.

Un grito gutural salió desde la muchedumbre reunida en el centro, y siete individuos cargaron contra uno de los grupos de tres personas, que continuaron impasibles su avance. El resto de la gente también se dispersó rápidamente en todas direcciones, de ellos cinco se dirigían directamente contra Kiro y los mellizos.

No obstante, por lo que pudieron ver los mellizos, y percibir los pies de Kiro, algunos otros trataban de huir entre los huecos de la formación en cruz. En su caso, había varios que lo intentaban por ambos flancos mientras las cinco primeras personas cargaban contra ellos. Las distancias se redujeron rápidamente mientras los mellizos permanecían impasibles a su avance, claramente confiados.

-¿Crees que podrás cubrir nuestros huecos?

Cuando la distancia era menor a 10 metros el chico se situó detrás de Kiro y su hermana, agazapándose. La hermana se puso en guardia, flexionando las rodillas y situándose levemente ladeada, con los puños en alto.

Los cinco enemigos cargaban de frente y sin organización ninguna, tres en la primera línea y dos en la segunda, como podría observar Kiro cuando los tuviese prácticamente encima. No destacaban en nada, salvo que unos parecían yonkis que otros.

[FDI: 5 hombres de frente, cargando entre alaridos e improperios. Los gemelos reaccionarán cuando los tengáis a 3-5 metros. Turno corto de preparación de combate y primer asalto.

Si lo necesitas, a los dos metros el hombre más cercano a ti se lanza con los puños por delante, los otros dos a por la chica. Ellos tapan los movimientos e intenciones de los dos hombres situados a su espalda.

La chica permanece a la espera, confiada en que le ataquen más de uno dada su apariencia frágil. El chico, aunque podría usar la misma estratagema, prepara un ataque sorpresa. Aunque eso tu no lo sabes, pero puedes llegar a intuir hasta cierto punto.

Kiro puede saber cómo están situados los atacantes a partir de los 10 metros a través de sus pies.]

Ushur

Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 07/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Winter is not coming" [Todheim, 30 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Aradia Asthareka el Vie Ago 17, 2012 4:49 pm

Definitivamente aquel tipo, aparte de de darme un poquito de grima, no me gustaba para nada. Me gustaban las cosas claras, directas, y aquel hombre parecía disfrutar con los juegos y giros de las más complicadas intrigas... y además, era testarudo, la respuesta diplomática no había servido, ¿que quería que le dijera? ¿Que sus juegos me importaban me importaban menos que poco y que ni por asomo le propondría al rey y al consejo que los implantasen en Infernalia? Había otras muchas formas de adinerar un país, no quería dinero manchado con sangre.

Podía sentir sus pálidos ojos sobre mi mientras yo miraba la televisión de reojo, ciertamente asqueada. Esos hombres estaban sentenciados a luchar o a morir, como si fueran animales en una pelea de perros... cuanta corrupción.

-Si, está usted perfectamente informado, soy embajadora de Infernalia, pero mi circulo político no es tan amplio como pensáis. - Insistí, a la vista de que no había conseguido convencerle. - Tendría que usar mis lazos familiares para llegar a tal posición, y como habéis visto, no me gusta deberle favores a nadie.

Le dediqué una fría sonrisa, allí recostada en la silla como una reina, moviendo la cola inconscientemente de un lado a otro. Iba a darme un gustazo, y era tenerlo acorralado de cierta forma.

-Para que negarlo más, tenéis razón, señor Niet. Puedo hablar con el rey, y podría hacerlo... - La camarera nos interrumpió de súbito pero denegué su ofrecimiento de algo más. Hablar con aquel tipo podía quitarle el hambre a cualquiera. Cuando la camarera estuvo de nuevo lejos y no podría escuchar mis palabras, volví a centrar mi mirada en sus ojos verdes. - De aquí a Infernalia hay un camino tan largo, ¿sabéis? Y cansado, no he venido aquí solo para esto, y no me iré por semejante tontería.. sin nada a cambio. Mi silencio y mi voz pueden tener un precio, señor Niet

Al otro lado en la pantalla el sonido del público enloquecido de la arena nos llegaba como un cierto murmullo. Me pregunté si ya habrían empezado a derramar sangre en aquellas tierras de salvajes. Al escucharle alcé la mano con una sonrisa más amable.

-Por supuesto, continúe.

Le escuché mientras miraba el hipnótico movimiento del vapor del té ascender en jirones por el frío aire de Todheim. En realidad no sabía apenas nada de los altercados, acababa de llegar y no me habían dado tiempo para nada, aunque, sinceramente, no quería mancharme demasiado con todo aquel barro hecho con tierra y sangre que eran los conflictos humanos.

-Solo conozco lo que resulta evidente, acabo de llegar y no he tenido tiempo de informarme debidamente.

_________________
avatar
Aradia Asthareka

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 29/05/2012
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Winter is not coming" [Todheim, 30 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Kiro el Sáb Sep 01, 2012 6:14 pm

Coordinados y certeros… no era la respuesta que esperaba pero podría servir.
Definitivamente, concluí que la niña era un poco retrasada, pese a la simpatía inicial que me causó. Su risa se desproporcionó cuando les comenté que debíamos mantener con vida al tipo, algo que me dejó mirando como reía con la ceja en alto y cara de vergüenza ajena. Su hermano también me lanzó una mirada de pocos amigos, era obvio que no les había convencido, a las malas me vería obligado a interceder por él llegado el momento.

-Hacedme caso, se lo que me digo, si lo mantenemos con vida puede que venga con “premio”.- Esperé que supiesen interpretar a lo que me estaba refiriendo. No pensaba compartir con ellos ni medio Terran, pero tal vez fuese la única forma de ponerlos de mi lado. Luego ya me encargaría de darles esquinazo, o quien sabe, puede que no durasen hasta el final del juego, eso sería bastante ideal.

Podía sentir en las plantas de mis pies las vibraciones del terreno, las pisadas inquietas de la masa de gente en el centro, en un ir y venir de nerviosismo y desesperación. De pronto, reinó el silencio, os últimos segundo pasaron desapercibidos cuando sin previo aviso, el grupo de la derecha se lanzó contra la turba de gente. En respuesta, entre gritos y alaridos la muchedumbre respondió, unos cuantos cargaron contra uno de los grupos, inmediatamente después el resto también reacciono, como una avalancha.

No veía bien lo que pasaba en la lejanía pero gracias a las vibraciones me percaté de que no sólo corrían hacia nosotros, algunos intentaban escapar entre los grupos como huyendo de la situación. Interesante comportamiento para una simulación virtual… ¿y si no lo fuese? Fue una idea loca que me pasó por la cabeza, sin embargo no me di más tiempo para pensar en ello al ver que tres de aquellos tipos se lanzaban cual animales rabiosos directamente hacia nuestro grupo.

Noté que los gemelos parecían bastante confiados, pese a su juventud puede que hubiesen participado ya en cosas así más de una vez. Lo raro es que siguiesen vivos si ese era el caso, pero era posible, yo era la prueba de ello. Por otro lado también podía ser simple ego de niñatos creyéndose invulnerables, en ese caso iban a durar pocos segundos.

La gemela me preguntó si podía cubrir sus huecos, a lo que no respondí. Me centré en los enemigos, situándome al igual que ellos en posición de combate, agazapado, flexionando las piernas listo para lanzarme contra uno de los enemigos en cuanto estuviesen suficientemente cerca. En cuanto se acercaron, los gemelos reaccionaron, yo por mi parte espere unos segundos más a que uno de aquellos yonkis demacrados se me acercase lo máximo posible.

Venía con los puños por delante, y me lancé con cuidado, atento a cualquier ataque por su parte para esquivarlo si sucediese. Con toda mi fuerza, lancé un puñetazo a la boca de su estomago, aquello lo dejaría dolorido unos segundos si todo salía como esperaba, el tiempo suficiente como para dar un giro rápido colocándome tras él, propinando una fuerte patada contra su columna aprovechando la inercia del giro. Al menos esa era mi intención, había practicado ese combo de golpe cientos de veces, desee mentalmente que no me dejase tirado esta vez y fuese suficiente para acabar con aquel infeliz.

[FDI:
Spoiler:

-Acción1: Moverse hacia delante atento a posibles ataques + Puñetazo a la boca del estomago

-Acción2: Girar en torno al enemigo situándose a su espalda + Patada a la espalda con la inercia del giro.

Ambas acciones forman parte de la técnica: “Snake Fang Combo”






avatar
Kiro

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 15/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Winter is not coming" [Todheim, 30 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Ushur el Dom Sep 16, 2012 11:38 am

Aradia:

El hombre permaneció impasible mientras la mujer hablaba, parecía que volvía a tomárselo con paciencia ante su reticencia.

-Como ya he dicho, sois una embajadora, y sois remunerada económicamente como tal. No obstante, el querer aceptar o no el trabajo es cosa vuestra. Por cierto, podéis mandar un mensaje, bien la infranet o con un mensajero.

El hombre asumiría que el tema ya estaba zanjado, o al menos no tendría nada más que añadir al respecto.

-Al parecer hay alguien que está calentando los ánimos, aunque no se muestra. Un clásico entre los alborotadores con dos dedos de frente.

Mientras hablaba le miraba directamente a los ojos. Por paradójico que pareciese, por el tono de voz del hombre, parecía realmente preocupado por el destino de las personas, independientemente de su clase social.

-Esto no supondría un problema si fuesen hechos aislados, o asociados a un determinado grupo social, más o menos vulnerable, ya que sería más fácil seguirle la pista.-dijo, haciendo un ademán al televisor.-Sin embargo, algo inquieta a los peces gordos de arriba, y no solo a las clases adineradas, en la Orden del Martillo también están un tanto quisquillosos últimamente.

Hizo una breve pausa para dar otro trago a su bebida.

-Ahora bien, nadie dice nada y, dado que este asunto me ha traído aquí en primer lugar, personalmente me inclino porque sospechan de alguien del interior.

Dicho esto, el hombre sacó de su bolsillo una nota de papel doblada, y la deslizó por la superficie de la mesa hasta Aradia.

-Bueno, yo ya he terminado mi trabajo aquí. Le deseo que tenga una dulce estancia.

Aradia seguramente se encontraría confusa ante el desenlace de la reunión, pero cuando abriera la nota de papel empezaría a entender qué había sucedido. La nota estaba garabateada con una fina caligrafía:

Dirígete a la zapatería El Tacón. La encargada sabrá qué hacer.

Saludos, Senda.

Al parecer, el Sr. Niet había sido un mero mensajero. La citada zapatería era uno de los comercios locales que había pasado de largo para llegar hasta a cafetería.

Una vez allí, si decidía ir, la encargada le llevaría hasta la trastienda. La habitación era muy sobria y bastante pequeña con apenas una estantería y un baúl, ambos muy sencillos.

La encargada de la tienda habló con voz trémula, notablemente incómoda por al situación.

-Tenemos ciertos...problemas con un demonio. Además también está el tema de los disturbios. En ambos casos han pensado que vendría bien un enfoque externo, sangre fresca para abordar el problema. Si le place, puede aceptar cualquiera de los encargos.


kiro:


Kiro recibió un puñetazo en su pectoral izquierdo, carente de fuerza. Tras conectar su puñetazo el hombre cayó de bruces entre esperpénticas toses, al parecer incapaz de recomponerse.

En el breve transcurso de su acción, Kiro pudo ver como uno de los hombres que atacaban a la chica era lanzado por los aires, con una simple y elegante llave. El hombre restante, de los que atacaban a la joven, fue placado por su hermano, tras lo cual le propinó el primer puñetazo de lo que parecía una buena consecución de ellos. No obstante, Kiro tenía que depositar su atención en otro sitio.

Una vez neutralizado su primer oponente, los dos restantes que corrían detrás intentaron aprovechar la confusión para atacarle. Aun así, parecían claramente intimidados, por lo que sus reacciones eran lentas, y tardaron en tomar la iniciativa al ver la suerte de sus compañeros.

Su táctica no tenía mucho misterio, tras mirarse entre ellos se abalanzaron de frente contra el joven entre gritos y gruñidos. Uno de ellos, el situado a su izquierda, saltó sobre él extendiendo los brazos, con intención de cogerle, al mismo tiempo que abría la boca de forma exagerada…El otro, dio un paso al frente y levantó su pierna hasta situar la rodilla a la altura de su pecho, preparándose para lanza runa patada frontal.

En el resto del prado la escaramuza continuaba su curso natural, algunos grupos finiquitaban los últimos desgraciados, otro grupo había iniciado una persecución con algunos escapistas. Aunque, obviamente, eso no podría apreciarlo Kiro con sus problemas visuales.

Aker:

Rumores, el orejudo no muerto perseguía fantasías y conspiraciones, fruto del aburrimiento del populacho o el ingenio de algún desgraciado que quería echarse unas risas a su costa. Sea como fuere, si preguntar por reliquias de la eclesia llamaba la atención, que lo hiciera un tío de piel azulada no ayudaba. Durante su estancia en Eonburg no sacó nada en claro, las versiones variaban de una persona a otra, y en ninguna mencionaron el nombre de su amo.

De todas formas, no era lo mismo un artefacto poderoso, o una reliquia cualquiera, que las cinco reliquias deseadas por el Bokor. Un maldito dolor de cabeza que, junto a la repentina pérdida de cobertura de los cachivaches vudú, no pronosticaban nada bueno.

Obviamente, no pasó mucho tiempo hasta que un exorcista quiso curiosear sobre el individuo que tenía tanto interés en antiguas reliquias. Al parecer esa ciudad era un nido de marujas, alguien se había ido de la lengua o las paredes tenían oídos. De una forma u otra, Aker se vio obligado a poner pies en polvorosa para evitar males mayores.

Según las palabras del brujo las reliquias estaban dispersas por el mundo, así que tampoco tenía sentido echar raíces en un mismo sitio. Tenía poco tiempo, y cuando Balumbampa se pusiera en contacto con él seguramente querría algún tipo de avance en su búsqueda.

Hasta el momento solo podía haberse hecho una idea de los lugares lógicos donde guardarían dichas reliquias, lugares inaccesibles para él. Así que, mientras ponía medio continente y un mar de por medio entre sus perseguidores y él, siguió el rumor más sólido que tenía hasta Todheim.

Dicho rumor no le llevaba hasta una reliquia en particular, sino un nombre, Flanagan. Siempre que había escuchado su nombre era envuelto en un halo de secretismo y misterio, se sabía muy poco de él, pero desde luego, de existir, ese hombre podría darle las respuestas que él buscaba.

Ahora el problema era dar con él, en Gonduar había oído, en más de una ocasión, que se trataba de un pagano e incluso le había puesto precio a su cabeza. Aun así, las autoridades no habían logrado dar con él hasta la fecha.

En definitiva, Aker se encontraba atravesando la zona exterior de la ciudad, ante él se levantaba la muralla de la ciudad y la decisión sobre el camino que debía tomar de aquí en adlante.

FDI: Siento el deus ex, pero teniendo en cuenta que renaces en Eonburg, y no has mencionado nada sobre tu trayecto, me he tomado la libertad de plantar un rumbo lógico de tus acciones.

Ushur

Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 07/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Winter is not coming" [Todheim, 30 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Kiro el Sáb Oct 06, 2012 3:19 am

El tipo al que estaba atacando se desplomó entre violentas toses. Vaya… aquello había sido fácil… en estos juegos se estaban pasando un poco con el realismo, nunca había visto toser a un enemigo virtual.

Por otro lado, pude ver de reojo como uno de los enemigos de los gemelos salía despedido por los aires, algo que me sorprendió bastante, al parecer sí que sabían cuidarse esos niñatos. Sin embargo no pude prestar mucha atención yo mismo tenía dos más de los que ocuparme, por débiles que aparentasen ser.

Aquellos dos hombres, con algo de reticencia al haber visto como derrotaba al primero de ellos, acabaron por hacer de tripas corazón y lanzarse a por mi. Uno intentaba dar una patada pues empezó a subir la pierna y el otro simplemente embistió con los brazos extendidos, intentando agarrarme. Su boca estaba abierta cual bestia furiosa ¿acaso iba a morderme?

Sus movimientos eran lentos y torpes pero no podía descuidarme, trate de evadir el abrazo apartándome hacia la izquierda, para aprovechar su avance, que con suerte no detendrían a tiempo, y yo ya me encontraría tras ellos. Si mi plan funcionaba, agarraría a ambos del cuello por detrás, con firmeza, entrechocando sus cabezas con todas mis fuerzas a la espera de que aquello fuese suficiente para noquearlos.

Si no conseguía evadir el abrazo a tiempo como para situarme detrás de ellos, simplemente me agacharía y lanzaría una patada a ras de suelo, hacía sus tobillos, con el fin de hacerlos tropezar y caer al suelo con fuerza.

De cualquier modo, debía darme prisa, que estos tipos no fuesen demasiado hábiles sólo significaba que algo bastante superior vendría a continuación. Y los maestros de juego no iban a esperarse para soltarlo a que precisamente yo hubiese terminado con estos.

[FDI:
Velocidad 1= 2 acciones:

Acción 1: Evadir su abrazo y moverme hacia la izquierda del que me quiere coger.

Acción 2: Colocarme tras ellos y chocarles las cabezas por detrás. O, si no da tiempo a colocarme tras ellos, agacharme desde donde estoy y hacerles la zancadilla con una patada a ras de suelo.
]
avatar
Kiro

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 15/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Winter is not coming" [Todheim, 30 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Aradia Asthareka el Lun Oct 08, 2012 12:26 am

El papel sobre la mesa era como una estrella en el cielo oscuro, algo que llamaba la atención de una forma sutil, que estaba ahí, intermitente, algo que, ahora mismo, empezaba a sacarme de quicio...
He de decir que, a la vista estaba, los humanos, muy listos no eran. Es decir, un simple mensaje se había tomado un tiempo relativamente valioso para algunos, un tiempo en el que podría haber hecho cualquier cosa, para tomar te y hablar de banalidades que solo tenían importancia para ciertas personas (para mi, aquellos juegos de la arena importaban lo mismo que lo que excretaban sus creadores)

-Eso es evidente.. Dije no sin cierto tono de aburrimiento, por que toda aquella pompa y parafernalia para un simple mensaje me estaba llevando a unos niveles de morriña desconocidos, aumentados por el largo viaje, del que no me habían dejado descansar ni un solo momento. - No me extraña. Si fuera algo que hubieran podido solucionar solos con un par de mercenarios supongo que no estaría aquí en estos momentos.

Tomé el papel que había deslizado sobre la mesa, produciendo un susurro que se quedó un segundo rondado por mi cabeza. Ahí dentro podría poner cualquier cosa, y normalmente, con tanto secretismo, no iba a ser nada bueno. O por lo menos no algo que significase volver al hotel, encender una estufa al máximo y estar inconsciente unas doce horitas en un sueño profundo y embellecedor. Pero bueno, no estaba en Todheim para dormir y disfrutar de las vistas, había ido allí a trabajar, y mientras antes terminase con lo que había venido ha hacer, aunque aún no tuviera muy claro que era lo que debía hacer, lo cumpliría lo antes posible y volvería a casa.

Me levanté, y sin decir nada abandoné la mesa coqueta del pequeño restaurante, iluminado por los oscuros juegos que empezaban a desatarse en la arena, filmados y retransmitidos en riguroso directo a todos los morbosos con suficiente estómago para verlos y disfrutar de ellos.

Fuera el séquito de memo-seguidores que me habían traído había desaparecido, pero mi demoníaca escolta seguía allá donde se habían quedado, como cuatro estatuas inmóviles. En cuanto salí se situaron a mi alrededor, sin decir nada, sin respirar siquiera uno más alto que otro. Abrí el papel en la intimidad artificial que habían creado. La leí una, dos, tres veces, por que me resultaba verdaderamente desconcertante. Solo...¿solo era eso? Con un suspiro tomé el camino calle arriba hasta el lugar mencionado en la brevísima nota de papel, que me guardé con cuidado en un bolsillo. Esta vez pudimos recorrer la calle en un silencio marcial hasta la tienda, donde uno de mis acompañantes entró conmigo, "por seguridad". Había tenido que agacharse para entrar por la puerta, y ya no hablemos de la encorvada e incomoda postura que había adoptado para colarse con su cuerpo de armario empotrado en aquella reducida estancia que era la trastienda.

-No tiene... ¿más información? Es decir... "un demonio".. no me da muchas pistas sobre la identidad del susodicho, y me da a la nariz que por aquí la población no es muy reducida. -.Me encogí de hombros ante su ofrecimiento.. ¿acaso tenía que elegir en el trabajo que hacer?-Mi deber es encargarme de todo lo que le concierna a los demonios en estos lares, señorita, si los disturbios están relacionados con mi pueblo he de encargarme de ambos quehaceres. .

_________________
avatar
Aradia Asthareka

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 29/05/2012
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Winter is not coming" [Todheim, 30 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Aker el Vie Oct 12, 2012 10:46 pm

La nieve me helaba el culo al caminar, ya que la muy hija de… es peor que la arena, pues cuando se posa en la ropa se descongela con el calorcito corporal dejándotela empapada, y completamente fría. Ya estaba pensando en mis pobres testículos, que parecían dos bolas de helado sabor pitufo, cuando a lo lejos pude ver los amasijos de acero de una ciudad. Había llegado a Todhein.
Y es que tras mi regreso de la Zona Muerta, las cosas no habían ido demasiado bien, como me encomendó mi “amo” comencé a preguntar discretamente por las reliquias de la Eclesia. Los resultados de mi investigación por Eonburg no fueron…demasiado satisfactorios, solo obtuve miradas de sospecha y de vez en cuando alguna información de tipo mitológica, que no servía absolutamente para nada. Podríamos decir que en esta mierda de ciudad la gente no sabía nada (cosa bastante extraña teniendo en cuenta que es el centro neurálgico del Vudú y las artes oscuras de Terra) o bien se hacían los estúpidos, por miedo a la Eclesia.

Tras una par de semanas fisgoneando por Eonburg, me inclino por la segunda conjetura, porque por los barrios de artefactos, apareció un agradable exorcista, que preguntaba por un fallen, alto, guapo y con la piel más azul que un Munchikin helado.
Cuando me enteré de que un tipo de la Eclesia estaba preguntando por mí, no me lo pensé dos veces y me largué de Eonburg como alma que lleva al diablo. Y es que tener detrás buscándome un agente especialista en machacar anormalidades naturales con las manos, no es muy atractivo para un simpático Fallen Zombie como yo.
Así que decidí poner la mayor distancia posible entre el tipo religioso y mi pellejo.
Tras vagar por el continente intentando encontrar una pista de las dichosas reliquias, obtuve una posible pista que podría aclarar la ubicación de los artefactos, al parecer un tipo, llamado Flanagan era un, especialista en artefactos sobrenaturales y si alguien podía ayudarme era él. La pega era que por que había escuchado, el tal Flanagan era un proscrito, buscado por la Eclesia, por lo que no iba a ser tan fácil encontrarle.

Los rumores me llevaron a Todhein, lugar donde se decía que este hombre se encontraba escondido.
Cuando supe hacia donde debía de ir me dije, “cojonudo, no solo me voy a helar las pelotas sino que encima voy a tener a una de las ramas más fuertes de la Eclesia vigilándome” .
Así que cuando llegué por fin a la ciudad, no estaba demasiado contento, la verdad es que no tenía ni idea de por dónde empezar a buscar, lo que si sabía era que no debía llamar demasiado la atención, porque me jugaba la vida…otra vez.
Así que mi primera opción sería llamar a mi amo, a través de la calavera Bokor, para ver si tenía algún otro contacto o siervo, aparte de mí que me pudiera introducir en la ciudad y orientarme en mi búsqueda del señor Flanagan.
avatar
Aker

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 06/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Winter is not coming" [Todheim, 30 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Ushur el Sáb Nov 10, 2012 12:14 pm

FDI: Siento la desaparición foril.

Aradia:

FDI: Nunca manejes personajes ajenos, ya sean npc o personajes de otro user. Esa escolta no la he mencionado en mi último post porque, de hecho, ya no estaba ahí.

Si tienes cualquier duda sobre la ambientación, tu entorno, o el contexto en el que se ubica tu personaje pregunta sin miedo. Obviamente no se puede describir todo en un post, así que si quieres más detalles de los que habitualmente doy para desarrollar tu interpretación pregunta.

---
La mujer le miró atentamente durante unos largos segundos, tras lo cual se aclaró la garganta y continuó titubeante como antes.

-Verá, s-si sabemos quien es, él está retenido en un edificio del gobierno, co-como medida preventiva. Eh…no ha sido el único demonio implicado, pero su caso es diferente.

Por como se estaba encogiendo la mujer conforme hablaba, quedaba patente que el ímpetu de Aradia la había intimidado un poco.

-Los disturbios nos afectan a todos, y son una amenaza para todos. De todas formas, aunque ayudándonos con cualquiera de los casos también beneficiará al otro.

La mujer esperó silenciosamente una respuesta por parte de la joven diplomática. Para su sorpresa, o tal vez no, decidiese lo que decidiese, no pondría ninguna pega, ya insistiera en seguir con ambos “encargos” o con solo un de ellos.

-Disculpe si la escolta le ha incomodado, se han producido ciertos ataques y todo embajador está obligado a ir siempre acompañado por al menos un guardaespaldas.

A continuación la mujer le daría todos los detalles sobre su próximo destino y poco más conseguiría sacarle, aunque podía intentarlo. En esa ciudad parecían estar decididos a hacerle dar vueltas en vez de ir al grano.

Aker:

El comunicador con su amo estaba más muerto que Aker mismo, por mucho que lo intentase no sería capaz de contactar con la Zona Muerta ¿Problemas de cobertura? Quien sabe, carecía de los conocimientos adecuados para imaginar que demonios le sucedía a la calavera-móvil, así que no le quedaba más remedio que buscarse la vida, como había hecho hasta ahora.

Así pues, mientras pensaba, o no, cual eran sus otras opciones escuchó el crujir de la nieve siendo pisada pesadamente. Sonido que inexorablemente se acercaba a él hasta que, al cabo de pocos segundos, ya podía escuchar la pesada respiración del susodicho individuo.

Se trataba de un hombre que rondaría los cuarenta años, de complexión corpulenta y un metro ochenta de altura, envuelto en un abrigo de piel marrón. Su aspecto era bastante desmejorado, el abrigo estaba desgarrado en algunos puntos y estaba manchado en la parte inferior, así como en los puños de las mangas.

A parte de eso, apenas podía ver calzaba unas robustas botas, manchadas de barro, y su cara enmarcada por la capucha del abrigo. Una cara dura en la que resaltaban una barba descuidada de color castaño claro, con algo de escarcha sobre ella, y unos ojos cansados y ojerosos que supuraban odio.

-¿Qué mierda con patas eres tú?-dijo el hombre cuando llegó a dos metros de distancia.
No era preciso ser un lumbreras para saber que el tío buscaba problemas, de hecho antes de que Aker dijese cualquier palabra ya estaba dando un paso en su dirección.

Kiro:

Kiro noqueó diestramente a los dos piltrafas haciendo sonar sus cráneos estrepitosamente. A su lado ya se encontraba uno de los gemelos, con una mirada de aprobación en sus verdes ojos. Él mismo hundió un puñetazo en la garganta del hombre que todavía sostenía con su mano derecha, sin inmutarse.

-Remátalo.

El pobre diablo estaba emitiendo sus últimos estertores antes de irse al otro barrio cuando el joven se giró para observar vuestra situación. Si observabas a tu alrededor podrías ver como la chica estaba dando buena cuenta de su primer rival, y como el que habías abatido a un escaso metro y algo yacía inerte con el cuello en una extraña postura.

Entretanto, en el cielo azul de aquella “apacible” pradera verde un contador se acercaba vertiginosamente a cero. Una vez hubo llegado el fatídico número, la misma voz volvió a hablar en vuestras mentes.

-Caza mayor por grupos. Elimina al cazador enemigo.

Los gemelos se situaron a ambos lados de Kiro, formando un pequeño círculo. Otros grupos parecían estar haciendo lo mismo, aunque Kiro no podría llegar a distinguirlo, y algún hombre elevó una queja al cielo.

-Me han marcado…tengo algo raro en la muñeca derecha-dijo contrariada la muchacha, en un quedo susurro.

Todo su entorno permaneció inalterado, así que parecía que la siguiente fase sería en el mismo sitio, con todos los equipos participantes a la vez. Ahora estaba en las manos de cada equipo decidir que hacer.

Ushur

Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 07/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Winter is not coming" [Todheim, 30 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Aker el Dom Nov 25, 2012 12:26 pm

Me dispuse a contactar con el Rey Bokor, pero cuando cogí la cabeza gemela me di cuenta de algo importante, no tenía ni idea de cómo funcionaba, así que fastidiado, hice lo propio, la golpeé varias veces contra el suelo y después le hablé al oído.

-¡Brujo cabrón! ¡Bokor! ¡Contesta de una puta vez!

Pero la cabeza no movió sus labios, lo que significaba que, o yo no estaba usándola correctamente o bien que el brujo pasaba de mi como la mierda, cosa que me enfurecía tanto como para coger la cabeza, reventarla contra una piedra y mandar a tomar por culo todo.
Mientras decidía esto a mi espalda escuché a mi espalda el crujir de unas botas pesadas en la nieve, alguien se estaba acercando.

Dirigí mi mirada hacia donde provenía el sonido y entonces pude ver a una especie de pordiosero, o quizá un viajero, el caso es, que el tipo vestía con ropa gastada y tenía pinta de tener una mala leche impresionante. Cuando por fin llegó a mi lado, me preguntó básicamente que “cosa rara era” y se quedó tan pancho esperando mi contestación, como si estuviera en su derecho saber quien cojones era yo.

-“Lo que me faltaba, un paleto de pueblo con ganas de fiesta” -ganas me dieron de darle un trompazo y patearle el culo para que se largara y me dejara tranquilo, pero no podía hacerlo, pues con suerte quizá el tipo conocía Todheim lo suficiente como para darme alguna pista de la ubicación de Flanagan. Así que respiré hondo para tranquilizarme y le dije.

-¿Pues no lo ves subnormal? Soy un Fallen pintado de azul y también un vendedor, he venido Todheim para promocionar mi producto “Blue than ice” un ungüento de pega que hace que tomes este aspecto “helado”. Sirve para muchas cosas, como por ejemplo, para escaquearte del trabajo, cuando quieras tomarte unas vacaciones gratis solo tienes que echarte este ungüento y presentarte ante el médico, que se asustará porque creerá que estás en un estado de congelación agudo, mandándote inmediatamente a tu casa hasta que te calientes. Esto te dará unos cuantos días de descanso por la cara.

No sé si se lo iba a tragar, pero la excusa de “estar pintado de azul” era lo único que se me ocurría en ese momento para explicar mi extraño color post-mortem sin levantar sospechas que pudieran llegar a oídos de la Eclesia, aparte estaba seguro que no era la primera vez que aparecían en Todheim vendedores ambulantes y la característica común de toda esa escoria es ser estrafalario, así que con ello también pretendía aligerar sospechas futuras de los habitantes.

-Así que…tu…hombre ¿eres de Todheim? Y en caso de que tu respuesta sea afirmativa ¿sabes si hay algún lugar en la ciudad donde haya gente con ganas de derrochar el dinero de su bolsa? Prometo darte una parte de mis ganancias si me haces de guía y cotilla oficial. ¿Qué me dices?

No tenía otras muchas opciones de colarme sin sospechas, pero quizá si tenía suerte, este hombre podría hacerlo y llevarme a algún sitio donde comenzar la búsqueda de Flanagan.
avatar
Aker

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 06/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Winter is not coming" [Todheim, 30 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Kiro el Dom Nov 25, 2012 7:50 pm

Aquellos niñatos no lo hacían pero que nada mal, casi parecían profesionales. Acababan con los enemigos sin compasión, me resultaba algo chocante que fuesen tan fríos con su edad, casi sentí pena por ellos. Ni los niños escapaban a la crueldad de la supervivencia que aquel sistema nos obligaba a mostrar.

Cuando acabamos con todos los enemigos, pude fijarme que en aquel cielo azulado un contador digital agotaba una cuenta atrás. Mi visión no era muy buena, pero achinando los ojos pude más o menos vislumbrar como los números se transformaban en ceros. En aquel momento la voz mental de antes volvió a inundar mi mente, supuse que también las de mis compañeros. Así que caza mayor, bueno, parecía que mis compañeros seguían siendo aliados por ahora… me pregunté cuanto duraría eso.

Si no había entendido mal, tendríamos que acabar con alguno de los miembros de equipos enemigos… el asunto se ponía peliagudo, no había olvidado mi misión, recordé el aspecto del tipo al que debía proteger, a ver como convencía a los niñatos para que no saltasen a su cuello nada más verle, eso sería una gran cagada.

Un hombre que mi vista no alcanzó a distinguir pareció quejarse y la gemela de mi equipo comento que la habían marcado. Guiándome por la lógica, deduje que en cada grupo habían marcado a alguno en la muñeca, como a ella, situándolos como objetivos a eliminar.

- Intenta que no te vean la marca. Parece que serás el objetivo a eliminar para el resto de grupos, no es cuestión de ponérselo fácil.-

Me quedé unos segundos parado, en la formación circular que habíamos adoptado. La tensión se respiraba en el ambiente, era cuestión de tiempo que cada grupo se lanzase en una encarnizada batalla contra los demás. Algo me decía que todos irían a por el idiota que había gritado, era un blanco fácil de situar, para quien su visión fuese algo más aguda claro. Yo por mi parte optaría por esperar a que los demás se maten entre sí y si acaso defendernos de quien intente ir a por nosotros, eso nos ahorraría combates innecesarios, sin embargo eso ponía en riesgo mi misión, debía proteger a aquel tipo y para ello tenía que acercarme lo suficiente para saber donde estaba y mantenerlo controlado.

- A ver, tenemos dos opciones, o nos quedamos aquí y esperamos que vengan a por nosotros o nos acercamos a cazarlos nosotros. Yo haría lo segundo, mi visión no es muy aguda y apenas me entero de lo que esta ocurriendo allí enfrente, propongo ir y con los ojos bien abiertos buscar las marcas que localizan a los objetivos. – No me giré hacia ellos, al hablarles, continúe en la formación, espalda contra espalda, no debíamos distraernos ni un momento de lo que ocurría en la arena.

-Y por cierto, recordar lo que he dicho antes, hay cierto enemigo al que necesito vivo. Se que parece absurdo pero al final cobrará sentido, confiad en mi. Si lo vemos os avisaré. Intentar no dañarlo mortalmente.-

Dudé seriamente de que me fuesen a hacer caso, pero no e quedaba otra alternativa que recordarlo, ir en contra de mi propio equipo debía ser el último recurso y aunque me lo estaba temiendo, seguía esperando que no llegase a ocurrir.
avatar
Kiro

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 15/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Winter is not coming" [Todheim, 30 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Aradia Asthareka el Lun Nov 26, 2012 9:33 pm

Observé expectante a la dama, que parecía resistirse en soltar cualquier mínima información... por dios, no iba a comérmela, solo tenía que hablar por esa boquita y sería la ultima vez en mi vida que me vería. Y sí, estaba empezando a exasperarme tantas vueltas por la ciudad, rizar el rizo y marear la perdiz en vez de dejar las cosas claras, ¿por que, maldita sea, los humanos eran tan complicados?

-Retenido como medida preventiva.. -repetí para mi misma, pensativa. ¿Se habría informado a alguna autoridad de la embajada aquí? Y si era así, ¿por que yo aún no lo sabía? ¿Por que me lo tenía que estar contando la dependienta de una zapateria?! ¿Y diferente? ¿¡Diferente en que maldito sentido?! Arg! ¿¡Iba a tener que pasarme toda mi estancia arrancando información con sacacorchos?!
Me percaté de como la mujer se encogí ligeramente en sí misma y me di un segundo para respirar y contar hasta diez mentalmente, por que algo me decía que el cabreo en crescendo se me notaba en la cara.

-Me encargaré primero de los disturbios.

Sentencié finalmente, por que, de cara a los humanos, probablemente les corría más prisa que yo me encargare de lo que ellos no podían, y total... el pobre desgraciado que tenían retenido probablemente no iría a ningún sitio mientras yo hacía mi trabajo, podía esperar más que los exigentes altos cargos del lugar. Sacudí la mano para quitarle importancia a lo del escolta, total, solo iba a ser otro pobre desgraciado como yo dando vueltas por todos lados hasta que las cosas se solucionaran o el cansancio pudiera conmigo. Escuché atentamente a la muchacha mientras me indicaba a donde tenía que ir, y reuní toda la paciencia que pude, bueno, la poca que ya me quedaba, mientras salía otra vez a las concurridas calles de la ciudad, a la espera de que por fin alguien fuera claro y pudiera cumplir mi trabajo una vez llegara al lugar.


FDR: Siento que sea tan corto pero tampoco me has dado gran cosa con la que trabajar : /

_________________
avatar
Aradia Asthareka

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 29/05/2012
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Winter is not coming" [Todheim, 30 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Nathanael el Jue Feb 28, 2013 2:03 pm

[FDI] ¡Hola! Bueno pues Kyu me ha nombrado vuestro nuevo master, así que seguiremos la trama por donde la dejó mi predecesor, pero con un aire diferente pues no se que tenía planeado para vosotros. Espero que os divirtáis. [FDI]


Aradia:
Cuando la mujer, escuchó que Aradia los ayudaría con los disturbios su semblante se suavizó y se permitió una pequeña sonrisa.

-Gracias por tu ayuda, la situación es desesperada pero si una diplomática de los demonios interviene, seguro que todo mejora al instante. Le explicaré los pormenores de la contienda y en líneas generales la misión que se encomendará.

Acto seguido la mujer le ofreció a Aradia sentarse cómodamente en una salita de estar que se encontraba en la trastienda, una vez allí prosiguió hablando.

-Veréis, en líneas generales Todheim se está convirtiendo en un hervidero de descontento y furia. Este año el invierno ha sido bastante más duro y largo de lo habitual, por lo que durante la corta primavera y el verano, la ciudad apenas ha conseguido almacenar provisiones suficientes como para sobrevivir a un nuevo invierno (el cual los científicos afirman que va a ser tan duro como el anterior). La mayoría de las cosechas se han perdido y la importación de productos mediante el comercio ha sido irrisoria. Por lo que en Todheim nos enfrentamos con un problema de suministros alimentarios. – La mujer hizo una pausa para tragar saliva y descansar la voz- Ante esta escasez el gobierno de la ciudad ha decretado que la comida y provisiones serán racionalizadas para todo ser vivo excepto para los humanos. Esta medida drástica obedece a simplemente puro racismo, procedente de un órgano de gobierno formado por humanos principalmente. Los datos estadísticos de población demuestran que la cantidad de no humanos en Todheim es mayor que la humana, por lo que el gobierno los considera a las otras razas “meras sanguijuelas” que roban comida a los ciudadanos humanos legítimos de Todheim. Como puedes imaginar, esto no ha sentado nada bien a la comunidad no humana, que teme morirse de hambre a causa de esta ley cuando los alimentos escaseen.

Dicho esto la mujer se levantó del asiento para tomar un pequeño vaso de agua, lo que le dio tiempo a la Súcuba para meditar acerca de lo que había escuchado, las cosas no iban nada bien en Todheim y si las cosas seguían así, todo podría acabar con un resultado dramático. La mujer se sentó de nuevo y prosiguió hablando.

-Desde entonces los no humanos se encuentra dispersos en su opinión respecto en lo que hacer, pues temen con toda su alma la mano dura de los custodios y la orden Teutógena, que no dudarán en machacar cualquier indicio de sublevación en contra de la ley. Solo los demonios con su naturaleza brava e iracunda parecen haberse organizado en contra del gobierno, en especial aquellos de estratos bajos, delincuentes y gente pobre en general, que ve peligrar su vida si la situación se mantiene inamovible. Se han agrupado en torno a una cúpula de líderes. De todos esos “jefes” el más conocido y carismático es un demonio llamado Inferum Asdalahabtog. El tipo es un extremista violento, que está enalteciendo al gentío para que provoque caos y disturbios en la ciudad con el fin de luchar en contra de la opresión de la Eclesia y el gobierno.

Es aquí donde llegamos a la parte en la que creemos que debes actuar tú. Veras, “cierto grupo” de al que represento, no está de acuerdo con lo que se está haciendo en la ciudad, por lo que pretende unirse a los demonios en su “contienda legal” contra la Eclesia. Sin embargo los de tu raza actualmente se encuentran “algo susceptibles” a la hora de aceptar toda ayuda que tenga que ver con los humanos. Por ello necesitamos que uses tus dotes diplomáticas. Con el fin de que lleguemos a un acuerdo común entre nuestros grupos y así oponer una resistencia mas organizada.
–La mujer esperó la respuesta de la muchacha ante todo lo que le había contado y prosiguió- Si continuas aceptando, nuestra proposición tras haber escuchado todo esto, deberás dirigirte al “bar Hellgate” donde creemos que se encuentra la sede del movimiento demoníac…
La mujer no pudo terminar la frase, pues desde la ventana del escaparate que daba a la calle surgió volando un martillo de gran tamaño, que fue a estampársele justo en la cara con tal fuerza que le desgajó la cabeza de cuajo.

-¡Alto en nombre de la Guardia Teutógena!

Desde el exterior entraron un grupo de 5 hombres ataviados con armadura pesada, escudos y lanzas de gran tamaño. La joven Aradia tenía varias opciones, enfrentarse a ellos, rendirse, o quizá encontrar una forma de escapar de allí, de ella dependía su siguiente paso.

Kiro:
Pero no todas las sorpresas habían sido mostradas por los organizadores del juego, antes de que los grupos comenzaran a luchar entre sí, la voz del maestro de ceremonias comenzó a hablar de nuevo.

-¡Ah sí, se me olvidaba un pequeño detalle! ¡Cambio de Fase!- en ese momento el paisaje que tenían frente a ellos estalló en una nube de bits y píxeles multicolor, todo el escenario virtual se convirtió en el vacío oscuro más absoluto donde no había referencias espaciales. Los concursantes podían verse entre sí (incluido el tipo de la misión de Kiro), pero nada más.

De repente sobre ellos una acumulación de bits blancos comenzó a materializarse, si se fijaban con atención podrían leer que decía “Stage 2: Selva Negra”

Acto seguido la simulación virtual cambió de nuevo, del suelo surgieron nuevos modelados 3d que en un inicio parecieron burdos polígonos cuadriculados, pero en pocos segundos dieron lugar a una gigantesca selva frondosa en alta definición, donde los árboles y floresta completamente reales. En general se organizaban de forma tupida y angustiosa, como acechando a los concursantes. Si se fijaban en el cielo, se darían cuenta que ahora era noche cerrada y que solo la luna llena iluminaba con cierta timidez la jungla salvaje.

-¡Bienvenidos de nuevo a todos, tras el espacio publicitario continuaremos con el espectáculo!
Entonces el cielo nocturno desapareció, dando lugar a una gigantesca pantalla en forma de cúpula, en la que apareció un holograma donde una actriz famosa del momento, se encontraba sentaba en un sillón y hablaba amablemente en tono de confidencia con los espectadores, para venderles lo siguiente.

-Algunas veces, en especial en esos días en los que te encuentras cansado, necesitas un aporte extra de energía para seguir con tu vida diaria. Por eso, yo tomo Adrofluid, contiene Adrenalina de caballo y éxtasis en baja dosis. No lo olvides, Adrofluid, con solo una lata al día me permite continuar con mi jornada diaria con la energía de un niño de 6 años.

Acto seguido el anuncio terminó y el cielo nocturno volvió a su estado natural. Momento en que el comentarista decidió hablar de nuevo

-¡Recuérdenlo ustedes! ¡Adrofluid! tanto la bebida como este evento ha sido patrocinado por Malevich Corps. ¡Compren sus productos!-pausa teatral- ¡Prosigamos con la Arena!

Así que allí se encontraban, los grupos habían separado de nuevo y no tenían ni idea de donde se encontraban los demás. Kiro y los gemelos se encontraban en un pequeño claro dentro de la selva nocturna, a lo lejos, si caminaban un poco en línea recta podrían ver lo que parecía un edificio en forma de zigurat, iluminado por antorchas.
En principio todo estaba tranquilo, a excepción de un extraño gruñido que procedía justo de su espalda, si se daban la vuelta, podrían ver a una extraña bestia con cara de pocos amigos…

FDI - Imágenes:
avatar
Nathanael
Admin

Mensajes : 224
Fecha de inscripción : 04/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Winter is not coming" [Todheim, 30 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Kiro el Vie Abr 05, 2013 7:01 pm

Antes de que los gemelos siquiera pudiesen contestarme, la omnipresente voz del maestro de juego intervino. Me quedé parado escuchando, cambio de fase… Mierda. Eso siempre era señal de problemas. Habrían considerado que el espectáculo estaba siendo aburrido y debían aumentar la peligrosidad para más expectación y entretenimiento del público, algo que para los combatientes se traducía en una palabra: Sangre.

El terreno se tornó negro, y el espacio desapareció, todos los participantes quedamos expuestos y me pareció ver a lo lejos a mi objetivo, sin embargo mi visión no era demasiado fiable. Por si las moscas traté de figurarme su posición pero sin referencia espacial alguna aquello era imposible, acabé por desistir y no calentarme la cabeza, limitándome a permanecer expectante.

Selva negra, aquello sonaba mal, la vegetación pronto pobló la escena saturándola hasta agobiar. No podía hacer otra cosa que permanecer alerta, tanta planta me estaba poniendo nervioso, detrás de cada hoja podía haber un peligro oculto, una criatura hostil o nuestros contrincantes dispuestos a lanzarse sobre nosotros. Noté la taquicardia en mi pecho ante la sensación de acorralamiento. La tenue oscuridad, apenas iluminada por una falsa luna digital tampoco ayudaba mucho, uno ya veía enemigos en cada sombra y cada hueco.

Por suerte el cielo se iluminó con una pausa publicitaria, era el momento de aprovechar la luz y examinar más atentamente el terreno. Pero nada nuevo, sólo vegetación y los inquietantes sonidos de la jungla, eclipsados por la jovial voz de la actriz publicitaria. Sonreí levemente, siempre me hacían gracia aquellas pausas publicitarias, era irónico pensar que habría gente mirándome a través de una pantalla, disfrutando del espectáculo, una simple distracción para ellos, mientras para nosotros la vida estaba en juego.

La pausa terminó y la oscuridad volvió a poblar la zona. Hice un gesto a los gemelos para que me siguiesen. Y me lancé, lo más sigiloso y alerta posible hacia el frente, caminando con cuidado entre la vegetación. No podíamos quedarnos parados en aquella zona, en este tipo de escenarios o eras presa o depredador, y por experiencia sabía que las presas no llegaban muy lejos.

Frente a nosotros, tras avanzar un poco, se erigía una especie de pirámide escalonada, iluminada con antorchas. Lo primero que pensé fue en acercarme, pero me paré para consultarlo con los otros dos, no estaba acostumbrado a trabajar en equipo.

-Deberíamos acercarnos a por una de esas antorchas, nos serán útiles...-

Sin embargo ya andaba pensando en mi verdadera misión, seguramente no fuésemos los únicos que se acercarían a esa zona, tal vez me topase con mi objetivo. Era bastante probable, todos iríamos a las antorchas como abejas a la miel, así que debía arriesgarme.

Antes de dar un paso hacía el zigurat, algo hizo que me girase bruscamente, un gruñido que me erizó los pelos de la nuca.

Al ver a la criatura, una bestia extraña que no había visto en mi vida, con dientes afilados, pinchos como estacas por el cuerpo y una cara de cabreo considerable, la solución más obvia parecía salir huyendo. Pero no lo hice, miré a mis compañeros por si tenían alguna idea y rápidamente me adentré en la vegetación, hacia mi derecha. Mi objetivo era ir rodeando a la bestia entre las plantas, intentando despistarla y ya de paso observar sus reacciones. Según como actuasen aquel bicho y mis compañeros, ya tomaría las medidas pertinentes. De momento me limitaba a observar, sin mantenerme parado y preparado para esquivar y alejarme en cualquier momento.

FDI:

Acciones: 2

-Acción 1: Ir hacia el Zigurat
-Acción 2: Adentrarme en la vegetación hacia la derecha y tratar de observar a la bestia andando en círculos, camuflado.
avatar
Kiro

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 15/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Winter is not coming" [Todheim, 30 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Nathanael el Vie Mayo 03, 2013 3:04 pm

Tanto Kiro como los gemelos habían optado por la elección más lógica, esconderse para observar al animal y de paso rezar para que no les descubriera. En un principio el movimiento pareció tener éxito, la manticora caminaba ensimismada en su rutina programación, husmeando el suelo con interés. Estaba siguiendo una especie de rastro indescifrable que lo llevaba hacia el Zigurat.

En el momento de mayor tensión, cuando el cuerpo de la bestia pasaba justo a su lado, la manticora se quedó parada y comenzó a gruñir, volvió la cabeza bruscamente y se lanzó a por la gemela marcada. Con la letalidad y la experiencia de un cazador veterano, el animal la agarró de un mordisco que desgarró al instante todo el torso de la muchacha. Al parecer los mobs estaban programados para cazar sin piedad a las personas marcadas...

-¡Irina!- Gritó su hermano gemelo al ver lo que ese monstruoso bichejo estaba haciendo con su hermana. Acto seguido se lanzó sin pensar a por la manticora, intentando patearle las patas, en un intento de desestabilizarla y que así soltara a su hermana. Por su parte la manticora con Irina aún entre las fauces, retrocedió un par de pasos para ganar espacio, miró con un gesto de desprecio al chico y lo partió por la mitad de un zarpazo.
Desde donde se encontraba, Kiro estaba siendo testigo del festín de vísceras que la bestia se estaba dando, parecía disfrutar con sumo placer de la carne y los huesos virtuales de los gemelos ya que en una decena de bocados sus cuerpos desaparecieron por completo.

Ya algo más saciada la manticora se tumbó en el suelo frente a Kiro (al que parecía no haber visto) y empezó a lamerse las zarpas relajadamente, tomándose todo el tiempo del mundo para saborear los últimos restos de sangre de sus ex compañeros.

Cuando terminó el animal fijó su mirada en Kiro y comenzó a hablar burlonamente con la voz del maestro de ceremonias…

-¡Sorpresa! muy listo no eres chico Fallen, si crees que los arbustos te servirán para ocultarte de mí…

Acto seguido la manticora, con su cola de pinchos le lanzó un golpe a Kiro tan veloz, que el muchacho solo fue consciente de él cuando lo puntiagudos apéndices le empalaron el pecho sin piedad. Pero ya era demasiado tarde…
La bestia lo miró divertido, mientras el fallen escupía sangre por la boca y convulsionaba de dolor, una vez más le habló.

-Inténtalo mejor la próxima vez… no me tomes por estúpido chico.- Y acto seguido con sus dientes mascó la cabeza del moribundo fallen…

El dolor había pasado, Kiro se encontraba una vez más frente al Zigurat, justo en el lugar donde se materializó al comenzar la segunda fase. Los gemelos estaban junto a él, aún vivos pero parecían mortalmente asustados, sudaban y tiritaban de terror y su tez blanca le confirmó al muchacho que los tres habían vivido lo mismo. ¿Qué había sido todo el horror que habían padecido antes? ¿Acaso habían muerto? No podían saberlo, pero tampoco tenían mucho tiempo para pensar, pues en la lejanía pudieron escuchar un cúmulo de gritos provenientes de diferentes zonas de la selva. De repente del cielo comenzó a hablar la voz burlona del maestro de ceremonias.

-!Todos Morís! Segundo intento… No me decepcioneis...

Tenían poco tiempo para pensar y varias opciones, a su espalda escucharon una vez más el sonido de las patas de la mantícora, podían salir corriendo hacia la foresta intentando perderla de vista, también podían subir al zigurat, o quizá enfrentarse al animal, o buscar al objetivo de Kiro. Lo que estaba claro era que no podían quedarse quietos.
avatar
Nathanael
Admin

Mensajes : 224
Fecha de inscripción : 04/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Winter is not coming" [Todheim, 30 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Kiro el Miér Jul 03, 2013 11:19 pm

Y como empezaba a ser costumbre, todo salió mal. La manticora se lanzó a por la tipa marcada, Irina se llamaba al parecer, o ese fue el nombre que gritó su hermano. Mierda...  No fue la matanza sangrienta, ni el festín que se estaba dando la bestia con las tripas de los dos niños lo que me molestaba, ya estaba acostumbrado a eso... Pero si la chica marcada había muerto, significaba que el juego se acababa para nosotros,  había perdido.  Lo mirase por donde lo mirase estaba jodido, aquel monstruo había partido al segundo de los gemelos de un sólo zarpazo, yo sería el siguiente, y visto lo visto no tenía nada que hacer contra esa mole. No iba a ser tan estúpido de lanzarme hacia el engendro, debía salvar la vida, ahora eso era lo único que importaba. Por mi experiencia podía decir que pocos sobrevivían sin ganar el juego, eso si es que alguno lo conseguía. En cualquier caso al salir de la arena la gente que hubiese apostado por ti, o gente que te hubiese encomendado alguna tarea, como era mi caso, estaría lo suficientemente cabreada como para poder uno darse por muerto.

Estaba preparado para alejarme en ese preciso instante, aprovechando la parsimonia con la que la manticora degustaba a los gemelos. Saldría corriendo a toda la velocidad que pudiese en dirección opuesta, ya me encontraba flexionando las piernas, como un atleta a punto de comenzar la carrera... pero la carrera no llegó a comenzar nunca.

La bestia elevó su rostro, sus ojos amarillos se clavaron en los míos. Me había visto... estaba muerto. Una punzada de pánico atravesó mi corazón al escuchar la voz del maestro de juego a través de la fiera mandíbula de la criatura. Y antes de darme cuenta su cola repleta de pinchos se incrustó en mi pecho. Aquello era el final, la sangre brotaba por mis labios y mi cuerpo se contorsionaba fuera de control, el dolor era insoportable. Estaba en shock, apenas escuche lo que decía mi asesino, no podía creer que todo acabase de esa forma, era patético, no había hecho nada en mi vida. No, no podía terminar todo así, olvidado como uno más de los cientos que mueren cada día en aquellos juegos...  Sus fauces rodeaban mi cabeza.  No, no podía permitirlo, tenía que escapar. Miedo, frustración, ira... los afilados colmillos se cerraban y tras un sonoro crujido... oscuridad.

Y entonces, cual deja vu, nos encontrábamos de nuevo los tres en la situación inicial.

-¿Pero qué...?- Miré a mis compañeros, parecían mortalmente aterrados.

Era normal, habíamos muerto, o eso creía, pero allí seguíamos, enteros. No entendía muy bien lo que había pasado, no conocía ningún precedente, de toda la vida los muertos morían. Por un lado la experiencia había sido aterradora, por otro me sentía eufórico. Estaba vivo, sentía que el destino me había dado una nueva oportunidad, y esta vez debía aprovecharla.
Las palabras del maestro de ceremonias confirmaron lo que estaba pensando, aquello era una nueva oportunidad, esta vez no habría benevolencias. Sonreí ligeramente al escuchar gritos por toda la selva, al parecer no fuimos los únicos en morir.

-No hay tiempo que perder, ya sabemos a lo que nos enfrentamos, evitémoslo. Debemos subir al zigurat, la altura nos permitirá estudiar un poco la situación y las antorchas serán de utilidad.- Mientras hablaba, escuchaba con suma atención nuestro entorno, la manticora seguía rondando y debíamos salir de la jungla densa cuanto antes.

-Que Irina vaya en medio, yo iré primero, está marcada así que no podemos permitir que muera, otra vez. Algo me dice que en el zigurat no nos esperará nada agradable pero tampoco en ningún otro sitio. Lo importante es moverse, deprisa y con sigilo. Hacedme caso y nada de actuar por vuestra cuenta, si nos dividimos estamos perdidos. ¡Andando!-

No esperé una respuesta por parte de los gemelos, comencé a andar, a correr mejor dicho. Aun tenía el miedo en el cuerpo y la paranoia de que en cualquier esquina podría esperarnos una bestia sedienta de sangre.

Saltando por encima de troncos, brincando sobre los helechos y esquivando las lianas y arbustos, traté de llegar al zigurat, no sabía bien lo que nos esperaría allí pero no creía que fuese nada demasiado idílico. Mientras avanzaba mis oídos estaban atentos a cualquier sonido, no volvería a caer en la misma trampa, de vez en cuando miraba hacia atrás para comprobar que los gemelos me seguían, pero tenía demasiada prisa como para ir esperándoles. Debíamos subir aquel zigurat a toda prisa.

acciones:

-Acción 1: Correr a toda prisa hacia el zigurat y estar atento a todo lo que pasa a mi alrededor con la ventaja -Detección intuitiva: Su aguda audición y la capacidad de percibir vibración a través de los pies les mantienen en un estado de alerta constante que les permite detectar el peligro a cierta distancia. (Efecto interpretativo, pueden percibir sonidos y vibraciones a larga distancia)
avatar
Kiro

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 15/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Winter is not coming" [Todheim, 30 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Crick el Vie Ago 16, 2013 4:11 pm

Bueno, toca cerrar esto que ya a pasado muchísimo tiempo parada y por tanto toca también puntuar. No se a donde querían llegar los masters con esta aventura pero esta bastante claro que no han llegado a una conclusión con la que valorar enteramente la actuación de ninguno de sus integrantes, sin contar con que dos de ellos han desaparecido. Así que solo puntuare a kiro y los otros dos cuando vuelvan tendrán que enfrentarse a una nueva aventura inicial. Seré breve, no lo haces mal, los turnos han sido largos y elaborados y no he visto ningún fallo destacarle salvo alguna fallo ortográfico debido a las prisas y no pasar un corrector. No es que sean fallos ortográficos en si, sino palabras que se juntan la una con la otra o letras que invierten su orden, como ya he dicho, mas cosa de prisas y no pasar un corrector que un fallo en si. Te mereces una nota del 85-90% pero debido a los largos parones y el echo de que no puedo darte puntos por retraso te daré un 100% que se traduce en 50 puntos de experiencia. Ale, que te sean de provecho y nos vemos en la próxima aventura, a ver si esa no se para xD

_________________
avatar
Crick

Mensajes : 2537
Fecha de inscripción : 15/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Winter is not coming" [Todheim, 30 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.