Versión de juego 1.1.1: The Curseblood Plague
VOTAA!!
¡¡¡A VOTAR!!!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FOROS HERMANOS
FOROS HERMANOS

AFILIADOS ELITE
AFILIADOS ELITE

Magic World War, 2036
AFILIADOS
AFILIADOS NORMALES


Crear foro
Parallel Hearts {PH Rol}
Mejores posteadores
Crick (2533)
 
Señor de Terra (1301)
 
Dezba Wakanda (720)
 
Lugor Jumther G. (592)
 
Enkei (578)
 
Rath Wraylan (481)
 
Maximilian Stenkerk (440)
 
Sarah Raynore (431)
 
Kalen Otero (370)
 
Ederat (364)
 


[AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Publicar nuevo tema   Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Señor de Terra el Jue Jul 12, 2012 11:25 pm

La ciudad de Kerfel, uno de los bastiones más fortificados del mundo, erigía sus monolíticas murallas frente a la caravana comercial que esperaba paciente poder sortear aquellos muros.

Azrael, descansaba apoyado contra el enorme carromato, le habían contratado para proteger la mercancía hasta su destino, a apenas unos kilómetros de distancia del mismo, donde se encontraba por pura casualidad. Se trataba de un trabajo extraño, dada la poca distancia hasta la ciudad, era muy poco probable encontrar problemas y sin embargo prometían una cuantiosa suma de dinero si alcanzaban Kerfel con éxito. Era una oferta tan desproporcionada que fue imposible resistirse, mas todo aquello daba muy mala espina, debía ser muy cuidadoso, y estar alerta.

Uno de los dos guardianes que permanecían estoicos frente al portón metálico, se aproximó al dueño de la caravana, un diminuto munchkin encorvado y medio calvo, de aspecto anciano, aunque su expresión denotaba la astucia y picaresca de un niño travieso.

- Supongo que pretendes entrar… ¿Llevas los permisos en regla?-

El munchkin, que apenas llegaba a la mitad del muslo de aquel guardia de blindada armadura, contestó con voz aguda y cantarina.

-¡Por supuesto, por supuesto, por supuesto! - Por algún motivo que a los presentes se les escapaba, sus palabras irradiaban felicidad, mientras con un ágil movimiento de entre los pliegues de sus ropajes sacó un fajo de papeles de pergamino sin enrollar, con un sello de cera en la parte superior.

Al ver el sello, el guardia dio un respingo poniéndose firme con expresión de extrema sorpresa, mientras le devolvía los papeles con cuidado agachándose hasta su altura. Azrael no pudo distinguir bien si lo hacía por respeto hacia la escasa altura de su jefe o se trataba de una reverencia.

El guardia se giró a su compañero comunicándole que abriese el portón.

- ¿Ya? ¿Y no revisan la mercancía? – El munchkin parecía divertido con la reacción del enorme guardia humano, blindado cual tanque, que por comparación parecía un gigante.

- No, no hará falta señor, perdone por las molestias- Su trato hacia el pequeñín cambió radicalmente, incluso su expresión facial se transformó en una sonrisa nerviosa y se podía observar el sudor corriendo por la frente del guardia.

- Estos guardias… - exclamó el munchkin girándose momentáneamente hacia Azrael, sin importarle que aun pudiesen oírle.

No era habitual nada de lo que acababa de ocurrir, algo que dejó pensando al demonio sobre para quien estaría trabajando realmente. Después de todo, ni siquiera sabía de que se trataba la mercancía, sólo había podido ver las lonas que cubrían los voluminosas bártulos sobre la carreta de madera.

Al notificar el guardia más cercano a la puerta, el código de apertura a sus superiores del interior de la ciudad, el circulo cristalino que permanecía apagado en el centro del portón se iluminó de un azul tenue, activando su mecanismo interno. Se podían oír como los engranajes y cadenas de su interior movían las pesadas puertas, deslizadas sobre unas vías metálicas fuertemente ancladas al suelo. Se abrieron con lentitud pero el carro pasó junto al munchkin y el mercenario sin demasiada dificultad, cuando aun no habían terminado de abrirse en su totalidad. Al pasar pudieron observar que aquellas puertas debían tener aproximadamente un metro de grosor, plagado de engranajes, pistones y cerrojos tan pesados como la propia puerta.

Al cruzar el umbral, frente a ellos se extendía la gloriosa Ciudad Media de Kerfel. Una basta metrópolis, donde ciudadanos de cada raza, especialmente humanos, convivían en aparente paz y tranquilidad, yendo de aquí para allá, entre los rascacielos por anchas calles que incluso tenían cierta vegetación recortada a modo de adorno urbanístico. Sin duda aquello era un paraíso, vivir allí era un lujo que poca gente podía permitirse. O no tan poca por lo que Azrael estaba observando.

Siguieron avanzando por una de sus calles con la caravana. La gente pasaba a su lado mirando la caravana con interés. Una familia de fallen se paró a un lado mientras su hijo señalaba la lona que recubría la misteriosa mercancía, preguntando a sus padres que por su expresión facial no sabían responder. Algunos pasaban de largo pero la mayoría se quedaba observando como si el circo hubiese llegado a la ciudad. El pequeño munchkin parecía satisfecho mas Azrael no podía evitar sentirse algo incómodo con tanta mirada.

- Ya casi hemos llegado- Comunicó el jefe que dirigía a los caballos para tomar una curva hacia la derecha.

________


Domenicus, caminaba entre la multitud pasando totalmente desapercibido. Desde su escapada de Martillo de Brujas, había sido perseguido por fuerzas de la Inquisición hasta verse obligado a partir hacia el continente de Gonduar. Parecía que el Mar Muerto había dispersado su pista para esos sabuesos de la Inquisición, sin embargo no debía bajar nunca la guardia.

Había sido fácil acceder a su ciudad natal, Kerfel, pues pese a la enorme seguridad, aquella ciudad no tenía secretos para él ni seguramente para ningún otro miembro de la orden Hermética, nativos de aquella urbe. Durante unos meses se había hecho pasar por un simple ciudadano, ocultando sus poderes y viviendo en el más absoluto anonimato tratando de no meterse en problemas para no llamar la atención. Con suerte sus persecutores acabarían olvidándose de él y podría llevar una vida tranquila en aquella pacífica ciudad.

Aquel día, como cualquier otro, salió a la calle a realizar sus quehaceres cotidianos. Todo estaba en orden era un día tranquilo, como todos en Kerfel y las gentes de heterogénea procedencia circulaban de un lado a otro, siguiendo sus vidas con normalidad. Sin embargo aquel día, algo le llamó la atención. La gente más adelante se abarrotaba entorno a algo que iba circulando. Los niños señalaban y los adultos se acercaban con interés. Aquello despertó su curiosidad y no puedo evitar acercarse a ver lo ocurrido, por supuesto procurando no llamar la atención.

Se trataba de una caravana, un carromato tirado por caballos, nada menos, unas bestias poco usuales por aquellos lares. Pero eso no era lo que llamaba la atención, sobre el destartalado carromato una áspera lona blanquecina tapaba una mercancía enorme, como un gran saco de tela relleno de bultos sobre un carrito de madera apenas lo suficientemente grande y resistente para no desplomarse al llevar tantos bártulos.

Tras unos segundos de observar la caravana, perdió el interés y se giró para volver a su vida sin embargo algo imprevisto ocurrió.

Justo en ese momento, antes de que nada ocurriese, a Azrael el recorrió un escalofrío por al espina dorsal, ya le había pasado antes, sólo podía significar una cosa, Problemas. Desenvainó los sables por lo que pudiera ocurrir y fue entonces cuando sucedió.

De entre la multitud, emergieron unos tipos ataviados con túnicas y turbantes negros, permitiendo únicamente ver sus ojos. Agarraron fuertemente por la espalda a varios transeúntes, logrando inmovilizarlos con una daga apretada fuertemente contra sus cuellos. Cerca de 20 ciudadanos incluido Domenicus se vieron en esta situación, formando un circulo entorno a la caravana que obviamente paró de moverse.

La gente que no había sido tomada como rehén salió despavorida entre gritos y empujones, en una estampida que dificultó varios minutos la llegada de los Guardianes de la ciudad. Durante esos breves minutos el desconcierto y la sensación de peligro inundaron las mentes tanto de Domenicus con la daga al cuello, como de Azrael acorralado dentro del circulo formado por los 20 rehenes y sus correspondientes captores.

-¿Qué significa esto?- vociferó el pequeño munchkin al mando de la caravana con expresión severa, también atrapado dentro del circulo.

Cuando los guardias fueron llegando, no pudieron más que amontonarse escudos en mano, preparados ante cualquier reacción del enemigo, pero sin poder actuar. En cualquier otra ciudad, las autoridades no hubiesen dudado en acribillar a los captores sin preocuparse por las insignificantes vidas de los rehenes. Pero en Kerfel no estaban acostumbrados a estas situaciones, los ciudadanos solían ser gente importante y los guardias no sabían bien como actuar.

Fue entonces cuando la ventana de un edificio cercano estalló en añicos. Tres individuos cayeron desde lo alto, ataviados con trajes negros de neopreno que recubrían todo su cuerpo, desde los pies al cuello, y con la cabeza recubierta por máscaras de gas que resoplaban de forma sonora.

- Jhejhejhe, volvemos a encontrarnos, viejo … - La voz de uno de aquellos individuos, el del centro, resonó totalmente distorsionada, refiriéndose aparentemente al pequeño munchkin, dueño de la caravana.

A simple vista era imposible saber nada de aquellos individuos, ni siquiera parecían armados. Lo único que podía adivinarse a simple vista es que uno de ellos era demonio, por su gran tamaño y el par de cuernos que emergían de la mascara de gas adaptada a ellos, el del centro no se apreciaba bien su raza, puede que fuese humano o tal vez un broken, sin embargo el otro si que podía distinguirse como un fallen, era innegable por sus orejas que no paraban de moverse en señal de alerta intentando percibir cualquier sonido de los alrededores.


[[FDI: Bueno, espero que esté todo claro, tenéis una semana para responder. Si vais a realizar acciones de combate recordad las normas y poner un FDI al final del post explicando y numerando vuestras acciones. Actuad con lógica y de acuerdo a la psicología de vuestro Pj, intentad ser realistas en vuestras acciones y nada más os deseo mucha suerte ^^ Intentad no morir :P]]


Última edición por Señor de Terra el Miér Ene 02, 2013 5:23 pm, editado 4 veces
avatar
Señor de Terra
Admin

Mensajes : 1301
Fecha de inscripción : 04/12/2011

Ver perfil de usuario http://talesofterra.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Azrael el Vie Jul 13, 2012 6:13 pm

Después de una temporada bastante mal pagada y viviendo como buenamente podía llegó una oportunidad de esas que dicen que solo pasan una vez en la vida. Un munchkin de aspecto anciano (se me daba especialmente mal eso de calcular la edad de otras especies) me contrató para cubrir una caravana de comercio. La cantidad era exorbitante para un trayecto tan absurdamente pequeño, y aunque mi sentido común me decía que había gato encerrado, mi estómago respondió antes de tiempo.

Y así acabé en aquella caravana, más tiempo en guardia que trabajando propiamente dicho, lo único malo es que no había pagado nada por adelantado, así que no me podía escantillar. Finalmente alcanzamos la ciudad de Kerfel, y no había habido ninguna razón para desenvainar las espadas hasta el momento.

El paso por la puerta acorazada fue sencillo para lo que me habría esperado, acostumbrado a exhaustivos registros. Aunque mi trabajo era proteger la caravana, desconocía que era lo que ocultaba, eso también me inquietaba. Mientras que el Munchkin se burló de los guardias, yo agaché la cabeza y me escondí tras la capucha. Me habría gustado llegar a comprender como funcionaba aquél maravilloso mecanismo, pero hacía mucho que había dejado eso por imposible.

Comparándolo con los arrabales de Ojo de los Dioses, aquello parecía el edén prometido por la Eclesia, las calles eran anchas, los edificios altos y resistentes y la iluminación era proporcional a estos, y lo más importante, no había callejones para ocultar ladrones homicidas como había sido un servidor de joven.

La gente parecía disfrutar con la presencia del carromato y por un momento se me ocurrió pensar que llevaba alguna clase de circo virtual (por que uno standart no cabía) o algo por el estilo. Yo intenté pasar desapercibido, pero al estar por el centro de la calle eso era obviamente imposible, tiré de la capucha hacia abajo e intenté que me comiera la tierra.

-Queda poco, alabada sea Terra...- Susurré tras las palabras del anciano.

_______________________

Un calambrazo en la espalda me hizo ponerme en guardia. Desenvainé ambas espadas, dejándo la hoja pegada a mi brazo y me puse en guardia, ni siquiera tuve tiempo de prevenir a mi "jefe".

Unos tipos siniestros equipados con una batamanta de combate y un turbante enarbolado en la cabeza asaltaron a unos cuantos voluntarios y les colocaron unas dagas en el cuello. Al parecer el objetivo era verdaderamente la caravana y formaron un círculo con los rehenes. A mi personalmente me la traía al pairo, pero desde luego, ni el anciano ni la caravana estaban diseñados para correr embistiendo una multitud. Me acerqué al munchkin y me aseguré que nadie le iba a coger como voluntario.

Los guardias actuaron de forma similar a una niña de 5 años a la que le han soltado en una isla desierta, sin ninguna puñetera idea de que hacer. Aunque probablemente si fueran otro tipo de guardias, habrían considerado que tanto los rehenes como nosotros éramos sacrificables para eliminar a los criminales, algo bueno tenían que tener.

Cristal roto, me giré rápidamente en esa dirección y pude ver como tres figuras que parecían superhéroes cutres cayeron delante de nosotros, y parecía que tenían asuntos pendientes con el "jefe". Había un demonio cornudo, un orejas picudas y el que faltaba, que estaba en medio. Me interpuse entre ellos y dirigí unas breves palabras al munchkin.

-Quédese atrás anciano, esto es cosa mía.-

Cogí la espada derecha de la forma habitual, y dejé que tocara el asfalto, mientras, continué con la izquierda pegada al antebrazo. Estaba en guardia, preparado por si alguno de esa panda se dignaba a desenvainar un arma, en cuyo caso, consideraría que tenía "licencia para matar", mientras claro, que el fallen no le diera por brincar cual mariposilla, que correría más que yo.

[[FDI:

Acción1: Movimiento: Se coloca en posición de combate]]

Azrael

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 13/05/2012
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

"La moneda de tres caras"

Mensaje por Domenicus el Vie Jul 13, 2012 10:51 pm

Fue tan sorpresivo! Maldita la hora de pasar por aqui!!
Un sudor frio recorría mi cuello mientras maldecía en mi mente por el infortunio que me acontecía, tanto tiempo huyendo de la implacable justicia inquisitorial para caer en las manos de unos asaltadores callejeros.
Mientras las multitudes corrían a salvo yo me encontraba paralizado, asustado, observando la situación: Pensé para mis adentros:

- Ni a los guardias de kerfel ni al pobre demonio que protege la caravana parece importarles la vida de los rehenes, estoy seguro que no les importara que nos maten aquí, lo peor de todo es que no puedo usar ninguna habilidad notoria aquí, ya que los guardias acabaron de llegar. Pero se ve que no saben que hacer, si ellos intentan algo el tipo detrás mío halara de la navaja y será tarde para todo…
Es evidente que tengo que hacer algo ya, sino mi vida acabara miserablemente…

Unos segundos después estallaron unos vidrios desde algún lugar y el que me tenia atrapado hizo un movimiento busco para ver, pude observar que llegaron otros tres matones con trajes de neopreno, pero también me di cuenta que mi captor temblaba, “parece que no soy el único con los nervios destrozados”, al parecer mi captor no es tan curtido en el oficio.. Un punto a mi favor"…
No se que pasaba por la cabeza de los guardias pero vaya que parecían unos tarados, estaba allí parados con sus escudos con cara de asustados, aunque agradezco que no han hecho nada estúpido que nos condene a todos.
Luego el demonio de la caravana dijo algo y se puso en guardia, en ese momento le susurre a mí captor:

Ese diablillo es hombre muerto, pero hay un guardia con un rifle allí atrás listo para traspasarnos .si crees que tramo algo solo pon atención a la dirección a la que apuntan mis pupilas

(si me mira a los ojos se llevara una amarga sorpresa y con ella las cosas podrían detonarse a mi favor sin volcar la atención en mi, si no resulta tendré que depender de los obtusos guardias)

FDI:
Susurrar al captor sobre un peligro para que observe mis ojos.
1: Acción interpretativa
avatar
Domenicus

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 03/04/2012
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Señor de Terra el Sáb Jul 14, 2012 5:40 am

Mientras Azrael se interponía en posición de combate entre el pequeño Munchkin y los tres recién aparecidos, la conversación entre su jefe y aquel tipo situado entre el fallen y el demonio parecía proseguir sin que los interlocutores se inmutasen demasiado.

-Sabía que aparecerías tarde o temprano… Una mercancía tan valiosa es un botín demasiado suculento para andrajosos paganos como vosotros sedientos de riquezas…- La expresión del anciano era severa, sus enormes ojos oscuros se clavaban en los de la mascara de gas con expresión asqueada.

-¿Pero que dices viejo? Se te va la cabeza… Yo sólo pasaba por aquí, ha sido el destino quien nos ha reunido Jhajhajhajahja- Su risa distorsionada por la mascara de gas sonaba como una cacofonía metalizada bastante irritante.

Aquel tipo se giró hacia el Fallen de su lado preguntando en un tono algo más bajo-¿Algo interesante por aquí cerca?-

-Pues… extrañamente sí, cualquiera lo diría pero hay dos. Uno lo tenemos y el otro lo tienes delante, ambos nivel alfa.-La voz del fallen aunque también distorsionada podía percibirse a través del ruido con más claridad que la de su compañero y aparentemente líder.

-¡Premio! Llevaos al otro, yo me encargo de este..-Parecía entusiasmado con la idea, ninguno de los presentes entendía bien la conversación pero al parecer habían encontrado algo que andaban buscando.

Mientras el fallen permanecía de brazos cruzados observando la situación el humano se movía estirando los hombros, preparándose para el combate. Iba a dar un paso hacia Azrael cuando uno de los gruesos brazos del demonio que lo acompañaba interrumpió su camino.

-No, este es mío.- Tras un incomodo silencio en que ambos enmascarados permanecieron observando al demonio, este terminó por hacer un último apunte -¡No me miréis así! Prometo no romperlo –

Acto seguido, el enorme demonio se lanzó contra Azrael, desarmado pero corriendo a suficiente velocidad como para una buena embestida. ¿Acaso estaba loco? No parecían importarle las espadas de su adversario, se lanzó con suma temeridad, ignorando como las espadas se clavaban en la piel de su brazo izquierdo mientras con el derecho lanzaba un demoledor puñetazo a Azrael.

Mientras tanto, el tipo del turbante que sujetaba a Domenicus parecía nervioso. Cada vez apretaba más la daga contra su cuello y al oír sus palabras acercó su cara, mirándole directamente a los ojos. -No se de que rifle hablas ni me importa, nuestro líder esta aquí, no tenemos nada que temer, hemos salido de situaciones mucho peores que esta. ¡Así que a callar!-

Simultáneamente, el humano de la mascara de gas continuaba hablando con el fallen. - Bueno, dejemos la diversión a Kaliban, tú mientras encárgate del otro, yo iré a por el viejo. Debemos darnos prisa, antes de que los guardias decidan espabilar –

-Entendido.- Dicho esto, el Fallen comenzó a caminar sin prisa en la dirección donde estaba Domenicus retenido, mientras el humano se aproximaba al anciano munchkin sin que Azrael pudiese impedirlo, absorto totalmente en su combate con el otro demonio.

-¡Alto ahí sabandija!- El anciano se irguió con una energía impropia para su edad.

- ¡Yo, Alto Inquisidor Fyodor Jisnek, te condeno en nombre de la Santa Madre Eclesia y los poderes que el Sagrado Tribunal Inquisitorial me confieren, a ti, Helio el tuerto, a la pena capital y una eternidad de sufrimiento en los ardientes infiernos!- Ante tal exclamación los guardias de la ciudad se cuadraron al instante, firmes cual soldaditos de plomo. Tanto los rehenes como guardias y los propios Azrael y Domenicus quedaron enormemente sorprendidos ante lo que acababan de escuchar.

Tras sus palabras sentenciosas, el pequeño munchkin sacó de entre sus ropajes un Enorme revolver, desproporcionado para su estatura, de lujosas maderas de ébano en el mango y ornamentos metálicos de cráneos y cruces en torno al cañon, sin duda se trataba de un inquisidor. Apuntando con pulso firme y expresión de repugnancia al pagano que se le acercaba.

Un aplauso de ritmo intencionadamente lento rompió el silencio causado por el sorprendente descubrimiento.
-¡Bravo! Que dramática presentación, un diez, te pongo un diez… - Aquel que al parecer se hacía llamar Helio el tuerto parecía divertido con la situación. Sin embargo sacó dos metálicas cimitarras de un compartimento en la espalda de su atuendo de neopreno, y se lanzó a por el inquisidor mientras este profería un sonoro disparo flamígero.

Aquel disparo tuvo el mismo efecto que un pistoletazo de salida, pues en ese instante comenzaron todos los combates. Los guardias se abalanzaron hacia los paganos de negro, muchos de ellos soltaron a sus rehenes para combatir contra ellos. El inquisidor y Helio se vieron enzarzados en un remolino de disparos y cuchilladas, mientras que Azrael y su contrincante retomaban su lucha.

En todo este caos, el fallen continuó caminando tranquilamente hacia la posición de Domenicus como ajeno a todo lo que ocurría a su alrededor. Mientras tanto, su captor le seguía ferrando el cuello con fuerza, incluso comenzó a emerger de sus piel una pequeña gota de sangre en la punta de la daga. El que lo retenía estaba muy nervioso al no poder defenderse de los guardias y no paraba de mirar a los ojos de su rehén, como intentando convencerle de que no escapase en un vano intento de cumplir con su obligación como miembro de la banda y luchar contra los guardias, pero a la vez cumplir las ordenes de su líder y retener al rehén.

[FDI:
Spoiler:
Resumen:

-Kaliban(el demonio):
Accion1:Movimiento:embestida frontal hacia Azrael + Técnica: Puñetazo Rompe huesos (Puñetazo dirigido a la cabeza de Azrael)

-Inquisidor Fyodor vs Helio (se enzarzan a pelear entre ellos)

-Ian (el fallen):
Accion1: Movimiento: Se dirige hacia Domenicus y su captor

-Captor:
Acción1: Acción interpretativa: responde a Domenicus mirándole a los ojos.

Apuntes: El nombre de Helio el Tuerto se supone que debe sonar a vuestros pjs, ya que es el líder de una banda de paganos “los Vívoras Negras” famosos por causar muchos problemas por todo el continente, aunque nunca los habíais visto. Aparte de eso ceñíos a lo que pongo y no inventéis más información de la expuesta. Y recordad los FDI!!! xDDD
]
avatar
Señor de Terra
Admin

Mensajes : 1301
Fecha de inscripción : 04/12/2011

Ver perfil de usuario http://talesofterra.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Domenicus el Dom Jul 15, 2012 2:22 am

Me encuentro a merced de mi captor, ante mis palabras actúa reservado, creo que va a descubrir que le mentí y me matara!

Mi corazón palpita y la adrenalina corre con fuerza por mis venas mientras siento todo mi cuerpo mojado por el sudor. Espero angustiado que el del turbante haga caso a mis palabras, pero el se toma su tiempo en desmentirme…

Mientras tanto el demonio encapuchado habla con el Munchkin, en su dialogo menciono algo interesante “paganos”, esto esta cada ves mas raro.

La ansiedad me carcomía, parecía que los segundos fueran horas!

El tipo me sujetaba con fuerza y por un momento sentí que me cortaba la garganta, arrugue mis manos y comencé a rezar mis oraciones mentalmente, solo pedía una oportunidad mas de vivir. Por un momento me perdí de lo que estaban diciendo, hasta que el fallen menciono algo sobre dos personas con “nivel alfa”, de inmediato fruncí las cejas... Estas palabras captaron mi atención pero por el miedo no se me ocurrió que pensar, solo supe que el demonio que protegía la caravana también cargaba su royo con los encapuchados, pero:

¿Qué tenia que pagar yo en todo este asunto?
En este ponto me frustra la incapacidad de entender con mi intelecto perturbado por el miedo, ¿por que dijo, “espero no romperlo”?

Fue en ese momento que sentí que la navaja realmente me hería, su filo oprimía tanto mi garganta que me forzó a no respirar tan fuerte como lo hacia ya que me cortaría si expandía mi garganta, seguido sonó un estruendo: PRUMM…!!! El demonio se arrojo sobre el guardaespaldas!!
Esto capturo totalmente mi atención, el nivel de mi miedo estaba próximo a su limite, en ese instante ya mi captor me miraba a los ojos y me dijo otro tanto que no supe responder por la sorpresa, antes estaba preparado para usar atacarlo pero en ese momento el intenso miedo me retraso de la acción, realmente me congele. Por otro lado el fallen se aproximaba lento pero seguro hacia mi, parecía evidente que algo buscaban con migo, sentía que me conocían, pero mas allá de eso no lograba articular los pensamientos, además el fallen acercándose realmente me disuadió:

- un fallen es conocido por su velocidad… - ya es suficiente perdí mi oportunidad…- pensé

Cuando estaba seguro que las cosas no se pondrían peor, escuche lo que grito el Munchkin,
¡ESA SENTENCIA, ya la he escuchado antes!

Quede verdaderamente shockeado, recordé de inmediato el terror de la sentencia inquisitorial, el injusto tribunal que me condeno, recordé todo lo que había pasado, las noches eternas de torturas en el calabozo, mis cicatrices recordaron su ardiente dolor, si antes me sentía acobardado y frustrado por la situación ahora estaba a punto de desmayarme, la vida me abandonaba lentamente, cerré los ojos y me abandone.
Luego escuche el nombre “Helio el tuerto” y rápidamente vino a mi la frase “víboras negras, nada peor pensé…
Sentí morir y aunque mi captor aun me miraba, mi fuerza y entusiasmo languidecían, apenas podía mantenerme en pie con los ojos cerrados...

De imprevisto sonó un disparo que me sobresalto, (sin el, probablemente me habría desmayado sin remedio) los guardias se lanzaban contra los encapuchados, fue caótico. La daga me tiro bruscamente, esta ves realmente me corto, la sangre fluyo por mi garganta ardiente y esto activo una reacción desesperada en mi que no pude contener; como un torrente furioso a punto de vomitar, esa parte de mi personalidad que no podía dominar y que se escapaba a mi cordura de saber que de un fallen no escaparía. En ese momento algo en mi rugió con angustia y desesperación, abrí mis ojos bruscamente mientras la furia y el horror de mis memorias prorrumpieron por mis ojos como una víbora cuan instinto imparable, mire al encapuchado a los ojos y puse todo mi rencor y mi terror en su mente.

FDI:
Spoiler:
Usar Técnica Tortura mental con captor
avatar
Domenicus

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 03/04/2012
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Azrael el Lun Jul 16, 2012 5:04 pm

La panda de landronzuelos empezó a hablar entre ellos, aunque lo que más me sorprendió, sin duda, fue el completo cambio de actitud del anciano. Habló con una voz bastante seria y una expresión que parecía capaz de cagar a una persona normal. Además, ese vocabulario...

Mencionaron algo de que era de nivel alpha. No comprendí a que se refería, pero como era la respuesta a si había algo interesante, parecía que la cosa se iba a poner más chunga. Y bueno, si que lo hizo. El demonio dijo algo así como "este para mi" y embistió tras unos segundos. Por suerte, los demonios no éramos rápidos, así que intenté seguir la línea para evitar el golpe que tenía como objetivo mi cara.

Evadí girando por la espalda mientras alzaba mi brazo izquierdo, destinado a golpear con la empuñadura la muñeca del demonio y hacer que cruzara la guardia, con la intención de evitar una consecución de golpes. Tras esto, lancé un golpe ascendente al abdomen, para a ver si cuando se le cayeran las tripas al suelo se estaba callado y quieto.

Distinguí como el humanoide standart y el orejas picudas hablaban de algo, pero otra cosa me dejó impactado... Inquisidor, el munchkin era un puñetero inquisidor.

-La santa rejostia...-

El tiempo pareció pararse mientras sacaba un revólver que a mi me habría costado utilizarlo por el tamaño y no me podría haber permitido comprarlo ni ahorrando lo que me quedaba de vida. A mi los inquisidores no me caían mal, pero desde luego no podía decir que era algo recíproco. El tuerto y el anciano se liaron a leches y con el primer estallido de ese barroco revólver me recordé a mi mismo que tenía otras batallas que librar.

Ahí la cosa se lió parda, la guardia asaltó a los que tenían los rehenes y se enzarzaron a hostias vivas entre ellos, los otros viejos conocidos se enzarzaron en un verdadero duelo y yo me concentré en convertir a ese neopreno desproporcionado en sashimi.

[FDI:

Acción 1: Movimiento: Evasión hacia la izquierda para que el enemigo cruce la guardia.
Ataque: Sablazo con espada corta al abdomen de Kaliban.]

Azrael

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 13/05/2012
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Señor de Terra el Lun Jul 23, 2012 12:31 am

El puño de Kaliban, impactó contra el rostro de Azrael cual bola de demolición contra un edificio. El demonio salió disparado por el aire con un par de volteretas, unos cuatro metros desde su posición inicial. Aquel puño había dolido bastante, aun le ardía la cara encendida de intenso dolor, sin embargo no parecía haber recibido grabes daños, pese a un hilillo de sangre que escapó de su nariz.

Su estrategia de evasión y contraataque había fallado. Por lo que había podido comprobar aquel demonio no sólo lo superaba ampliamente en fuerza sino que además era ágil, iba a ser difícil asestarle una estocada. Con su experiencia como mercenario, era perfectamente consciente de la superioridad de su enemigo, gracias al potente puñetazo ahora les separaban cuatro metros, tal vez fuese lo más sensato mantener las distancias, o huir incluso, sin embargo se encontraba en un trabajo, nunca había dejado a medias algo así, era una situación complicada.

Por otro lado, Domenicus, aprovechando el momento en el que su captor clavó en él su mirada, se dejó llevar por la angustia exteriorizando sus poderes. Una luz espectral pareció emanar de sus ojos hacía los de su enemigo, el cual al principió pareció confuso, sus brazos comenzaron a temblar al tiempo que la daga caía de sus manos y soltaba a su retenido. Lentamente y en silencio, su expresión fue cambiando desde una confusión absoluta hasta el más puro terror, llevando despacio sus manos temblorosas hacia su cabeza. Fue entonces cuando el pánico inundó su rostro hasta desfigurarlo por completo en un alarido tan atroz que muchos de sus compañeros dejaron de luchar contra los guardias para girarse a mirar. Tras el horripilante grito que puso los pelos como escarpias a más de uno, aquel tipo se desplomó con la mirada perdida en el suelo.

Mientras eso ocurría, el resto de los presentes seguían combatiendo, los guarias parecían haber reducido ya a un par de los bandidos del turbante y los rehenes liberados no dudaban en salir corriendo abandonando la escena. Por otro lado, Helio el tuerto y el inquisidor seguían con su ardua batalla. El pequeño munchkin, disparaba a diestro y siniestro proyectiles ígneos como estacas que al fallar a veces se incrustaban en el suelo o en cualquiera que estuviese cerca, guardián o bandido. Helio parecía molesto cada vez que desviaba la mirada y podía ver a sus hombres siendo reducidos por guardias o alguno de ellos asesinado por las estacas ardientes del inquisidor. Su expresión en inicio sarcástica y burlesca se había tornado furiosa, así como sus golpes y su danza de combate que cada vez eran más violentos hacia el munchkin. En uno de aquellos intercambios de tiros y golpes, Helio, acabó acorralando al inquisidor. Sus cimitarras descansaban entrecruzadas en torno a su cuello e impedían el escape, paralizando el combate de ambos oponentes, con la victoria del humano, el cual parecía estar conteniéndose para no decapitar a su enemigo.

Por otro lado, Kaliban volvía a la carga contra Azrael, cargando nuevamente hacia él, esta vez sin cubrirse, con ambos puños cerrados en sus costados listos para proporcionar una tunda de puñetazos a su oponente cuando se encontrase lo suficientemente cerca.

Simultáneamente, el fallen de actitud tranquila había llegado frente a Domenicus, paró unos minutos, observándolo de frente sin realizar acción alguna, en un alarde de orgullo, era obvio que el pobre Domenicus no podría escapar con facilidad del orejotas y este parecía aprovecharse de dicha situación sin alterarse. Súbitamente de un ágil y rápido movimiento el Fallen le agarró del brazo izquierdo, era imposible percibir su rostro a través de la máscara, algo que sumado a su silencio aportaba un aire de misterio y frialdad espeluznantes.

- No intentes escapar, no pierdas el tiempo.-

Tras sus palabras, sacó algo con la mano que tenía libre de un bolsillo en el neopreno. Domenicus pudo reconocer el objeto, lo había visto una vez hace años, una fotografía en un libro sobre armas y equipo utilizado por paganos de la biblioteca hermética. Era una granada de gas, el dibujo en la superficie de la esfera con forma de cráneo verde indicaba que se trataba de gas somnífero.


[FDI:

Spoiler:
-Azrael recibe el puñetazo de Kaliban, daños leves en cráneo (2% de vida total) y proyectado 4 metros hacia atrás. Por tanto la estrategia de evasión y contraataque falla.

-Domenicus realiza Tortura mental con éxito y su enemigo queda paralizado por el terror.

-Kaliban:
Acción 1[ Movimiento: Se lanza hacía Azrael corriendo y con los puños listos para golpear.]


-Ian(el fallen):
Acción 1[ Movimiento: situarse frente a Domenicus, Acción: Agarrarle del brazo izquierdo para evitar que escape.]

Acción 2[Acción: Saca un objeto de su bolsillo(bomba de gas somnífero)]


3 de los 20 secuaces de Helio han muerto por los disparos del inquisidor. Otros 4 han sido reducidos por guardias, por lo que sólo 13 siguen combatiendo. El resto siguen combatiendo, los rehenes han huido todos. Helio tiene al inquisidor con las espadas al cuello.

En la escena hay unos 25 guardias combatiendo, de los cuales 7 yacen muertos o heridos sea por los disparos arbitrarios del inquisidor o por las dagas de los secuaces de Helio.
]
avatar
Señor de Terra
Admin

Mensajes : 1301
Fecha de inscripción : 04/12/2011

Ver perfil de usuario http://talesofterra.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Domenicus el Lun Jul 23, 2012 11:39 pm



Sentí cierta satisfacción al ver el pobre tipo del turbante tumbado en el suelo con una mueca de pánico, sobre todo por verme libre de esa angustiante situación de tener una daga en el cuello, es espantoso…

Lo mejor fue que a pesar de su estruendoso alarido los demás presentes solo se giraron para ver mientras yo ponía cara de que no era con migo.

Siento también como el miedo es reemplazado por un aire de confianza mientras mis otras funciones de raciocinio vuelven a su normal funcionar. Inmediatamente observo el panorama para enterarme de la situación: A mí alrededor se encuentran varios guardias luchando con los encapuchados, de forma mas inmediata veo como el demonio con traje de neopreno y mascara de gas le da una paliza al demonio mercenario que yace en el suelo, al respecto pienso lo siguiente:

- hummm ese demonio que llaman Kaliban parece superar al “demonio guardián” ampliamente en pericia y agilidad, dado que combate sin armas y
UHHH!, le acaba de asestar un golpe soberbio, espero que el pobre siga en pie -
- Helio tiene acorralado al Inquisidor (mi sentimiento frente a esto es de expectativa y cierto alivio), sinceramente lo mejor será que lo mate, sin el en la escena tengo mas libertad de acción, luego veré como me escapo de ese humano sea quien sea.
- Pero este fallen que se aproxima tranquilo sabe que de el no es posible tal cosa.

El mismo fallen parece confirmármelo con sus palabras: - “No intentes escapar, no pierdas el tiempo”.- (Créeme Fallen, el tiempo es lo ultimo que me importa perder aquí, pensé) hago un ligero movimiento de cabeza como asintiendo. Me inquieta saber si el fallen se dio cuenta de la forma como hice que mi captor se desplomara, sin duda se dio cuenta pero no estoy seguro si sabe como lo hice y que tiene que cuidarse de mi mirada, seguido de esto hace un rapidísimo movimiento y me agarro por la mano izquierda frente a lo que me quede suspendido.

Sigo analizando la situación agobiado por un estrés creciente, a esto se suma repentinamente el dolor de la cortadura en mi cuello que parece sangrar un poco, muevo mi mano derecha hasta mi cuello para confirmar que la herida esta sangrando debajo de mi túnica marrón envejecida.
Luego veo como el fallen saca una granada, esta pertenece a un prototipo relativamente viejo de granada de gas usado por los paganos con múltiples funciones, la calavera verde significa que es somnífera...
- Claro, ¡por eso las mascaras de gas! -
Y continúo con mi reflexión mental:
- Otra cosa parece segura en este punto, no nos quieren matar, esto me hace pensar inequívocamente que nos quieren capturar vivos, al menos eso lo puedo aplicar en mi caso por que el fallen bien podría haberme acuchillado hace mucho. También por eso Kaliban pelea buscando noquear al otro demonio, no me explico que querrán del mercenario, aunque puedo comprender que quisieran capturar al inquisidor para interrogarlo y Extraerle información útil para sus operaciones, sin duda retenerlo se les complicara, y no quisiera compartir su celda…
- En mi caso, si lo que buscan es información, podrían encontrar mucha información, y de terribles consecuencias para la Eclesia, información que no les seria muy difícil extraer…
- Sin embargo “los Víboras Negras” no tienen fama de ser muy amables con los rehenes, lo mejor es buscar por todos los medios zafarme de esto, ¿pero como?

Por un momento pensé inventar algo relacionado con mis gafas pero tras ver mi mano ensangrentada y manchando superficialmente el cuello de mi túnica se me ocurrió un plan:

Comencé a simular un dolor mortal en el cuello, hice una mueca de dolor y miedo como si la cortadura fuera muy profunda y potencialmente letal,
Comencé a quejarme sonoramente, y le dije en medio de un gran dramatismo al fallen:

-¡Ooh no, ese maldito! , Me ha herido gravemente, creo que me corto la yugular, si no detengo esta hemorragia de alguna forma creo que MORIRÉ… ¡Por favor ayúdame si quieres mi vida, véndame el cuello rápido!


A esto le agregue un efecto mental especial para estimular la reacción favorable del Fallen, asumiendo que el no debía permitir mi muerte.
Quizás este herrado o quizás el Fallen ya este prevenido, lo importante es demorar el hecho de que active su granada de gas, ya que si lo hace, ¡todos estaremos a merced de los Paganos!


[FDI
Spoiler:
- Domenicus:
Acción 1 [Acción interpretativa: ponerse la mano derecha en el cuello y simular herida mortal pidiendo ayuda al Fallen usando Técnica pasiva.]
]
avatar
Domenicus

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 03/04/2012
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Azrael el Mar Jul 24, 2012 11:43 am

-Auch...-

El joputa había sido más rápido de lo que había previsto, la potencia sin duda no había sido tan letal como podría haber llegado a serlo, pero aún así pude notar como me caía una gota de líquido caliente por la nariz. El mayor efecto del ataque, además del dolor de cabeza que tendría mañana, era que nos habíamos separado de forma favorable. Yo necesitaba mucha más distancia para atacar que él, y si añadíamos que era prácticamente más rápido y más fuerte, significaba que medir las distancias era más importante que nunca.

Sabía que estaban ocurriendo cosas a mi alrrededor, pero... ¿Acaso importaba? Cuando tu vida depende de cada segundo cualquier distracción, gente moría a mi alrededor, el plomo volaba de forma incoherente y mi única preocupación era el Demonio que venía hacia mi.

Bajó los puños a la altura de la cadera, dejando la guardia bastante abierta en la zona superior del cuerpo, pero cualquier ataque que hiciera yo a esa zona me dejaría vulnerable a golpes en el abdomen, y eso podía volverse peligroso.

Me coloqué de de forma lateral, alineando mis hombros en la dirección del ataque, para reducir la superficie proclive a ser golpeada, y entonces, levanté mi espada izquierda, apuntándole a la cara, y le seguiría según se moviese. Con aquello, sabía que no podría golpearme de forma eficaz, nadie en su sano juicio carga contra una hoja, además de que la propia hoja más mi brazo era más distancia que el suyo propio.

Calculando muy bien los tiempos, cuando de forma instintiva retrocediera (no tenía por que ser un movimiento en si, solo un cambio en la distribución del peso del cuerpo) perdería parte del equilibrio y aprovecharía para atacar, un golpe ascendente a los riñones y que se quedase a la altura de su cuerpo, por si volvía a fallar, no se pudiera acercar al menos.

[fdi]
Spoiler:
Azrael: 1: Movimiento: Colocar espada corta izquierda apuntando al enemigo para dificultar su capacidad de ataque.
Ataque: Corte ascendente a los riñones.

P.d. Dome, Azzy va tapado y no se ha dicho que sea un demonio, ten cuidado con el metagaming, que puede bajar la puntuación. [fdi]

Azrael

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 13/05/2012
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Señor de Terra el Lun Jul 30, 2012 3:23 am

Los guardianes de la ciudad parecían paralizados al ver a Helio tomar a un inquisidor como rehén, y los pocos bandidos que quedaban, aprovecharon esto para reagruparse en un circulo más cerrado y recobrar la compostura, arrastrando a sus compañeros heridos con ellos. Sin embargo, tanto Domenicus como Azrael, ambos ocupados con sus respectivos problemas, no se percataron de que estaba ocurriendo a su alrededor.

El fallen, que sujetaba el brazo de Domenicus, pareció vacilar unos instantes frente a la simulación de herida, sin embargo salió de su silenció hablando con tono calmado.

-no soy médico, pero no te preocupes, estás en buenas manos.-
Y lanza la bomba de humo somnífero en ese instante, que choca con un sonoro estallido contra el suelo, como un trueno de tormenta. Sin embargo en vez de explotar comienza a liberar chorros de gas verdoso que emergen a gran velocidad, mucho más rápido de lo que hubiese uno creido, envolviendo en pocos segundos toda la zona y sumiendo a los presentes carentes de mascaras en un profundo y placentero sueño. Domenicus puedo ver con impotencia como el fallen lanzaba la bomba, sin tiempo para reaccionar antes de que sus parpados se tornen pesados y su visión se nublase hasta desaparecer. Lo único que seguía percibiendo fueron las palabras del Fallen antes de lanzar la granada… “estás en buenas manos”

Azrael esta vez si consiguió herir al demonio, aunque este no parece inmutarse. La espada que había sujetado frente a su cuerpo para evitar la carga fue ignorada, clavándose en el pecho del demonio que no dio muestras de dolor o retroceso alguno, aunque con la mascara de gas era difícil de decir. La otra espada también se le clavó en la zona de los riñones, manchando de sangre ambas armas aun incrustadas en el su torso. Era extraño pero o tenía la piel muy dura o poseía algún tipo de armadura bajo el neopreno por lo que Azrael pudo sentir al clavar las armas. La sangre que tiñó las metálicas hojas pareció indicar que la respuesta se hallaba en su piel pues las armaduras no sangran, sin embargo al tal Kaliban no pareció importarle nada de esto, con un furioso rugido, embistió a Azrael, algo sorprendente dado que con ello también se clavó las espadas de forma más profunda aun.

Al quedar enganchados por las armas, Azrael incapaz de contener tan demoledora carga, resbaló y con él su oponente, cayendo sobre él con todo su peso, y puños apretados amenazando con propinarle la paliza de su vida. Por suerte o por desgracia, en el fervor del combate no se percataron de los acontecimientos ocurridos a su alrededor. El ambiente pronto estaba nublado de un color verdoso y el gigantesco Kaliban quedó como adormilado, situado sobre Azrael y con el puño en alto a punto de plantarle un puñetazo en pleno cráneo. Pareció quedar así, como mareado con el puño en alto. Azrael también percibió como sus sentidos se iban adormeciendo, los parpados le pesaban toneladas y la visión se tornaba borrosa por momentos. El puñetazo nunca llegó.

Justo un instante antes de perder por competo el conocimiento, pudo ver como la máscara de Kaliban parecía haberse roto del impacto de la carga y podía verse parte de su negra piel. El gas también le debía haber afectado a él por este hecho, pues, aun con el puño en alto, cayó hacia la izquierda, inconsciente por el gas, justo al mismo tiempo que Azrael, sumidos ambos en una infinita negrura.



Un irritante picor en el cuello hizo que Domenicus abriese los ojos. Tenía aun la visión borrosa por los somniferos, o eso creyó hasta que se percató de que no llevaba puestas sus lentes, las habría perdido durante los sus
sucesos de… ¿esa mañana?¿ayer? Era difícil de estipular. No veía ni torta de lejos, pero podía vislumbrar figuras borrosas en la lejanía, las cuales se correspondían con voces que no alcanzaba a entender por la distancia. Estaba oscureciendo con las típicas luces tenues del ocaso, aunque algo brillante provenía de la zona donde no le alcanzaba la vista, tal vez fuese un fuego, una pequeña hoguera.

Entonces fue cuando comenzó a fijarse en las cercanía de su cuerpo donde la vista sí le alcanzaba. Por alguna razón no podía moverse, algo que pronto se respondió al ver que sin duda se encontraba atado a un árbol, sentado en su base sobre la hierba y los brazos y torso fuertemente anudados al tronco sobre el cual apoyaba su espalda, sobre la rígida e incomoda corteza. La luz era escasa pero por la escasez de edificios y los ruidos típicos de la naturaleza era obvio que se encontraban en un bosque.

Fue en ese momento cuando se percató de que un gran peso descansaba sobre su hombro izquierdo. Antes de girar la cabeza para observar de que se trataba, escuchó un sonoro ronquido, proveniente de ese mismo lado. Era el grandullón de antes, el que defendía la caravana y luchó contra el demonio. Dormía como un bendito con su pesada cabeza sobre Domenicus, aunque pareció despertar con el movimiento de este, pues de súbito abrió los ojos reincorporándose lo que buenamente pudo, ya que él también se encontraba atado con fuerza al tronco de aquel grueso árbol.

Azrael nada más despertar pudo ver a su compañero, le sonaba haberlo visto durante la pelea de antes, era uno de los rehenes si no recordaba mal. Todo el cuerpo le dolía como si lo hubiesen martilleado, algo que las gruesas cuerdas les sujetaban a ambos no ayudaban a paliar. Frente a ellos, pudo ver a un grupo de gente, a unos 30 metros aproximadamente, estaban sentados de forma dispersa frente a una hoguera, hablando sonoramente aunque no se escuchaba bien lo que decían. Pronto reconoció a los bandidos paganos que les habían asaltado, algunos seguían portando el turbante negro, otros sólo las túnicas y otros vestían ropas más comunes entre los paganos, ropajes de cuero, trozos de armaduras robadas, cinturones con dagas y demás objetos, lo habitual.

Había tres situados en el centro, muy cerca de la hoguera. Pese a no haber visto sus caras en la vida los reconoció al instante. Un demonio, un humano y un fallen… Kaliban, Helio y el fallen que les acompañaba, debía de tratarse de ellos, eran los tres de las máscaras de gas. Ya no llevaban el neopreno ni las máscaras y parecían divertidos, hablando animados con el resto, bueno, sólo Helio hablaba, pues el fallen sólo parecía sonreír y asentir en silencio y Kaliban permanecía de brazos cruzados y expresión de pocos amigos.

Fue en ese momento cuando las orejas del fallen se irguieron como las de un perro ante el peligro y rápidamente giró la cabeza hacia ellos. Con un gesto de la barbilla hacia el árbol, todos se callaron y miraron en aquella dirección. Helio se levantó rudo, comenzando a caminar hacía los dos cautivos.

-¡Ya era hora! Pensábamos que no ibais a despertar nunca. Perdón por lo de esta mañana, bueno… y por ataros a un árbol- Rió sonoramente seguido del resto de su secuaces conforme se iban acercando hasta situarse a pocos metros de sus prisioneros, a una distancia desde la que Domenicus ya pudo verlos con claridad. -Pero como comprenderéis había que tomar ciertas medias de seguridad antes de pedir vuestra colaboración…-

Fue entonces cuando de detrás de Kaliban salió el pequeño munchkin, hasta ahora oculto tras una de sus robustas piernas. El inquisidor de expresión severa ahora parecía ser uno de ellos, sonriente y de expresión divertida, algo que dejó soberanamente confusos a ambos prisioneros.

-Por cierto, esto es tuyo, creo...- Dijo el pequeño munchkin aproximándose con cortos pero rápidos pasos hasta Domenicus y colocándole sus lentes perdidas con sus pequeñas y ancianas manitas.


[FDI:
Acciones de interés:
Spoiler:

-Kaliban recibe el espadazo en los riñones de Azrael y se clava en el pecho la otra espada.

-Azrael recibe el impacto de la carga con todas sus fuerzas y luego el peso demonio cae sobre él con esa fuerza. Recibe un 3% de daño total (no es daño grave pero duele lo suyo)

-Todos los presentes menos Helio e Ian(el fallen) quedan dormidos.

-Al despertar os encontráis en un bosque, fuertemente atados, no podéis escapar por mucha fuerza que hagáis, por si queréis intentarlo, las cuerdas son demasiado resistentes. Las espadas de Azrael han sido requisadas. Domenicus no es capaz de ver a más de 3 metros sin que la imagen se difumine mientras anda sin gafas. A ambos se os han curado las heridas, tenéis vendas con ungüentos en diversas contusiones y heridas, en el caso de Domenicus en el cuello, en el caso de Azrael en la cabeza y repartidas pro el cuerpo, están desinfectadas y vendadas pero siguen doliendo o picando. Kaliban también esta vendado en pecho y costado.



Kaliban:
Spoiler:

Helio:
Spoiler:

El fallen:
Spoiler:




Munchkin:
Spoiler:
]
avatar
Señor de Terra
Admin

Mensajes : 1301
Fecha de inscripción : 04/12/2011

Ver perfil de usuario http://talesofterra.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Azrael el Mar Jul 31, 2012 2:28 pm

El demonio ignoró completamente mi espada, consiguiendo que se clavase en la zona del pecho y dejando caer un hilo de sangre, aquello era extraño, aunque no había echo ninguna muestra de sentir dolor... No había mostrado ni siquiera el instinto de supervivencia, aquello era simplemente absurdo.

Sin dejar tiempo a cavilaciones, continué el ataque, la hoja se clavó en los riñones, pero no tanto como debería haber echo, el neopreno no tenía suficiente consistencia como para evitar un corte con este tipo de armas, pero no parecía que tuviera ningún tipo de armadura debajo. La sangre chorreaba de ambas hojas, pero antes de que pudiera pensar más, el demonio me había envestido, clavándose aún más las armas, pero también haciéndome caer de espaldas contra el suelo. Perdí el aliento un segundo y pude ver como levantaba los puños, aún con las espadas clavadas, para hacerme perder un par de neuronas de más, y lo peor de todo era que sabía que no iba a poder defenderme esta vez.

Pero de pronto, una neblina empezó a llenar el ambiente, haciendo que el demonio que se encontraba encima mía pareciera bostezar y al mismo tiempo yo me empezase a quedar sopa. No tardé en comprender que era un gas somnifero, y el echo de que Kaliban (o así lo habían llamado) se durmiese me hizo darme cuenta de que se le había dañado la máscara. -Al final he tenido potra y todo.- El demonio cayó a mi lado (por suerte) y el reino de Morfeo me invadió sin remisión.




Desperté lentamente, me dolía el cuello, y era por que al parecer, me habían apoyado en el hombro de un hombrecillo. De pronto, recordé que había ocurrido. Me intenté levantar de un salto, pero el echo de estar atado no ayudaba y finalmente, me quedé con las ganas. Poco a poco recuperé la sensibilidad y me di cuenta de que me habían tratado como un fardo de equipaje, y me dolían hasta zonas que no recordaba que fueran capaces de molestar, y encima la cuerda rascaba.

A lo lejos, una hoguera iluminaba a un grupo de bandidos mayor que el que nos había asaltado, con algunos que incluso llevaban armaduras y armas de mayor calibre, posiblemente robadas. Hablaban de forma animada, pero entre la somnolencia y el jolgorio no entendía ni papa.

De pronto, el orejas picudas hizo un gesto y todos callaron y observaron. Por un instante me sentí como un mono de feria, hasta que se levantó el tal "Helio" y habló. Pidió disculpas por lo ocurrido y por atarnos, pero no podía asegurar si lo hizo por que de verdad se sentía culpable o si simplemente gastaba una broma de mal gusto.

Y de pronto, sorpresa, el Inquisidor salió de detrás del demonio y sonrió dejándome de piedra. ¿Acaso aquello había sido un teatro para algo? Estaba demasiado amamonado como para que se me ocurriese alguna razón. Notaba que me faltaban las armas y eso me hacía sentir incómodo, pero al menos me habían curado las contusiones, era algo y era buena señal.

-Bueno, creo que nos hemos perdido algo. ¿A alguien le importaría explicarme que cojones ha pasado? Que tampoco hacía falta atar a nadie para hablar.-

Azrael

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 13/05/2012
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Domenicus el Jue Ago 02, 2012 7:27 pm

Los últimos momentos en estar lucido fueron de terrible confusión, todo ocurrió en dos parpadeos: la acción del fallen fue demasiado rápido y los efectos de la bomba somnífera fueron igualmente ineludibles, ya ninguna acción era posible, lo impensable finalmente sucedió y quedamos indefensos en sus manos. Solo aguardaba la esperanza de supervivencia mas allá del sueño alimentadas por las ultimas palabras del fallen que hacían eco en mi mente, “estás en buenas manos” (demasiado increíble)
Comencé a aflojar las piernas involuntariamente mientras mi mente se retiraba de mi control. Primero mis ojos y mi mente pesaron muchísimo, caí de rodillas por la falta de control y luego de cara al suelo, respire con fuerza la ultima bocanada de polvo conscientemente…
Ya todo termino, el terror a la muerte, el estrés de la batalla, todo esfuerzo término. Es tiempo de descansar, de extinguir toda resistencia, abandonarse. El tremendo bullicio producto de la lucha, el martilleo de los disparos y las armas chocando se pusieron de acuerdo para dejarme dormir, todos quedaron en repentino silencio.

Después desperté, había pasado cierto tiempo pero no tenía ni idea cuanto, supuse al principio estar en el mismo lugar de la lucha, tirado junto a los demás… Pero empecé a oír los pájaros del bosque hablando entre ellos un idioma exquisito, luego el ardor en la herida de mi cuello me hizo imposible conciliar el sueño, quería seguir en ese lugar, pero el dolor me retorno a la amarga realidad. Abrí los ojos y todo estaba tremendamente borroso, Pensé al principio que se trataba de una resaca por el efecto de los fuertes químicos del somnífero pero al poco tiempo recordé que solo eran mis anteojos, no estaba allí, por la ausencia de la exigua presión que estos hacen todo el tiempo contra mi nariz, pero pude darme cuenta que estaba en otro lugar, me habían trasladado, era un bosque y había una fogata a lo lejos. También habían tratado mi herida en el cuello, me ardía por razón de algún producto que me habrían aplicado, trate de mover mi mano para verificar la sustancia pero me encontré atado de pies y manos contra un tronco, En ese momento recordé que era un prisionero de nuevo.
También sentí el tremendo peso sobre mi hombro izquierdo que resulto ser de nuevo el tipo de la caravana, sinceramente me sorprendí de verlo ya lo pensaba muerto, el dormilón ronco por última vez antes de que moviera mi hombro para que se quitara, ya tenía entumecido el hombro…
Lo mire y levante una ceja con gran incertidumbre. Pensé- ¿Qué hace este bendito aquí con migo, que tiene que ver? Esto no me gusta!!, supongo que más bien nos quieren para algún sacrificio o algo, además de robarse el objeto que llevaban en esa carreta, ¡para que nos querrán!. Ahora que habrá sido del inquisidor... (me lo imaginaba muerto ya)
En ese momento escuche los pasos crujientes de varios hombres que se acercaron caminando, Helio irrumpió el silencio acompañado por los otros infames a quienes ya pude distinguir, y nos sorprende con esas palabras tan incomprensibles… luego se ríe sonoramente... en ese momento estaba al borde de un ataque de histeria.

Pero lo que vino fue la tapa!

El propio "mini-Inquisidor" me devolvió mis anteojos diciéndome: -Por cierto, esto es tuyo, creo.. ¡Como si todo fuera tan normal!, encima resulto ser compadre de Helio… Vaya… Ya tenia yo los ojos como platos y la risa histérica en la punta de la lengua… jajaja creo que efectivamente estoy muerto, o sigo soñando, pensé…
Por ultimo mi compañero de secuestro abrió su boca para increparlos, yo solo giraba mi cabeza como loco observando la situación, seguía pasmado, me quede mudo, tenia tantas preguntas que no pude decir nada...
avatar
Domenicus

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 03/04/2012
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Señor de Terra el Jue Ago 09, 2012 6:41 pm

Ante la pregunta de Azrael, Helio soltó una carcajada y el resto el siguieron divertidos en sus risas o simplemente sonrieron.

-Creo que Kaliban no opina lo mismo sobre la necesidad de atarte. Es evidente que puedes suponer un problema si decides no colaborar.-

Kaliban, el demonio de tez negra resopló con un bufido enfurruñado con expresión hostil, como el resoplar de un toro. Con las mismas se dio la vuelta y se retiró con su cara de pocos amigos al lugar donde la hoguera aun permanecía encendida.

-No hace falta que conozcáis exactamente lo ocurrido. Hay detalles que por vuestra seguridad es mejor no saber, de hecho, os recomiendo que olvidéis mi rostro por completo, y eso va también para todos vosotros.-El pequeño munchkin empezó dirigiéndose a los prisioneros pero acabó girándose también hacia Helio y su banda. Alejándose unos pasos para distanciarse de ellos de modo que podía hablar de frente con todos los presentes.

-Después de todo… tampoco vais a volver a verme si mis cálculos son correctos. Con esto vengo a decir que el resto está en vuestras manos. - El inquisidor, metió una mano en su bolsillo, extrayendo del mismo, una extraña moneda plateada que relucía con la escasa luz del ocaso. Volteó la moneda un par de veces sobre sus deditos rechonchos, antes de lanzársela a Helio el cual la atrapó con la diestra, examinándola unos segundos antes de guardársela.

-Sí, es una moneda de tres caras, un objeto que sólo los munchkin pueden percibir en su totalidad. Mostrándola os dejarán entrar en el Teseracto, una vez allí preguntad por los Jardines de Babilonia, es un bar de los barrios bajos, allí os esperará mi contacto, se hace llamar “el Irlandes”, él os dirá que hacer-
Helio asintió en silencio, mientras el pequeño hombrecillo se giró dándoles la espalda. Comenzó a caminar hacia las profundidades del bosque, perdiéndose en sus oscuridades con pasitos cortos.

-¡Suerte! - Exclamó Helio antes de que la minúscula figura se perdiese entre las sombras.

-Oh… guárdate tu suerte…. La necesitarás mucho más que yo…- Y tras esas palabras en la distancia, el pequeño inquisidor se perdió de la vista por completo.

-Bueeeno, nosotros por dónde íbamos… ¡ah sí! Dejaros atados o soltaros… menudo dilema. - Helio se llevó una mano a la barbilla en pose pensativa, aunque era obvio por su expresión facial que estaba disfrutando divertido haciéndose de rogar.

-Hagamos una cosa, primero os explicaremos un poco la situación, tras unas cuantas comprobaciones os soltaremos. Si decidís ayudarnos podréis viajar con nosotros bajo vigilancia hasta que demostréis que sois de fiar. Si no, bueno… si no estáis con nosotros estáis contra nosotros… no hace falta que mencione el destino que os espera en ese supuesto... - Con estas últimas palabras, llevó una mano al mango de una de sus cimitarras que descansaban colgando en su cinto.

-Iré al grano. Se nos ha encomendado la misión de desactivar o destruir las Puertas cardinales. - Aquellas palabras cayeron como una bomba entre los prisioneros atados al árbol. Las Puertas Cardinales mantenían activa una barrera defensiva que protegía a la humanidad de los terrores que aguardaban más allá.

-Sí, se lo que pensáis… que malo soy que quiero desproteger a la humanidad, dejarla a merced del caos. Sin embargo debéis saber que vuestro prejuicio se basa en una mentira. He estado muchas veces al otro lado y os puedo asegurar que la única diferencia entre ambas tierras es el alcance de la férrea garra de la Eclesia. Un mundo libre aguarda tras la barrera, y nuestra misión consiste en liberar estas tierras de su yugo. - Su voz, antaño divertida y juguetona se había tornado seria y concienciada conforme avanzaba su discurso.

-No se si alguna vez habéis visto con vuestros propios ojos dichas puertas. Son construcciones enormes, megalíticas, funcionales gracias a un sistema extraño que escapa a nuestra comprensión. Bien, nuestra incursión en Kerfel nos permitió adquirir este valioso documento. - Saco de sus ropajes un pergamino enrollado que inmediatamente volvió aguardar con cuidado.

-Se trata de los planos constructivos de una de tan colosales maquinas. Suponemos que las cuatro responden al mismo mecanismo y tratamos de hallar en él la clave para desconectarlas de forma indefinida. -

-Por desgracia, no somos capaces de interpretar estos planos como es debido, pues al parecer según nuestro amigo el munchkin, ese documento fue escrito por uno de su raza, escondiendo indicaciones y detalles coplanarios en dimensiones paralelas que sólo ellos perciben. - Se encogió de hombros mientras proseguía.

-Por ello debemos visitar de camino hacia el sur el Hipercubo, la ciudad de los hombrecillos, con suerte allí encontraremos a alguien que nos ayude. Y bueno, eso es todo lo que hay que saber… ¿Preguntas, sugerencias, ruegos o llantos? -

Mientras los rehenes dijesen lo que tuvieran que decir, el fallen se aproximo a ellos silencioso tras una indicación de Helio. Posando sus manos sobre sendas frentes cerró los ojos.

-No os preocupéis, debo comprobar una cosa, será sólo un momento. -

percibieron un gran frío en sus palmas y a los pocos segundos las retiró, alejándose de ellos para volver junto a Helio.

-Interacción Mental de Enariel y Dominio energético de Iphrael, pueden sernos muy útiles… -

-Vaaaya parece que vosotros también tenéis secretos interesantes, quiero ver como funcionan esos poderes que ocultáis. Vamos, no seáis tímidos, quid pro quo, es vuestro turno de contarnos vuestra historia. - Con un gesto de su mano, un par de hombres se aproximaron con sus dagas, cortando las cuerdas que les sujetaban con firmeza, liberándoles.

-Ahora sois libres, pero recordad lo que dije antes, no hagáis tonterías o no dudaré en actuar. Partiremos mañana al amanecer , venid, tenéis mucho que contarme. -

Helio y los demás volvieron entorno a la hoguera, invitándoles a sentarse con ellos. Varios de sus esbirros permanecían por detrás de Azrael y Domenicus, impidiendo que pudiesen salir corriendo.

Lo que habían escuchado era demasiada información para digerirla de golpe. Domenicus había leído historias en las bibliotecas sobre el mundo más allá de a barrera, sin embargo también había documentos que hablaban de los horrores de aquellas tierras. No estaba claro que versión era la verdadera, pero las palabras de Helio no habían sido tan impactantes para el ex-monje, como para Azrael, el cual jamás se había siquiera planteado que la versión oficial podía ser falsa. Que la versión de Helio fuese verídica tampoco era algo escrito en piedra, no estaba del todo claro que aquellos tipos fuesen de fiar, eran paganos al fin y al cabo, poco más que bandidos antisistema.

avatar
Señor de Terra
Admin

Mensajes : 1301
Fecha de inscripción : 04/12/2011

Ver perfil de usuario http://talesofterra.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Azrael el Vie Ago 10, 2012 2:43 pm

La respuesta del tal Helio también me hizo reír a mi también, aunque en el fondo me lo tomé como un pequeño halago. Por el contrario, el demonio que había sido mi rival simplemente resopló y se alejó. Aún no comprendía completamente que había ocurrido en aquél pequeño asalto, pero cierta parte de mi lo veía aún como una cuenta pendiente.

Ante lo que dijo el Inquisidor, de que ciertos detalles es mejor no saberlos, no me terminó de convencer, aunque lo de olvidarse de su cara, por el contrario, si me pareció una buena idea. No me gustaba tener lazos con la Eclesia, y menos aún, si ello significaba que había un inquisidor con ganas de hacerme olvidar.

Tras esto, cogió un objeto y lo lanzó hacia Helio, lo que según él, era una moneda de tres caras. Había escuchado que los Munchkin tenían ciertas habilidades extrañas en lo que se refiere a percepción de realidades paralelas, pero un objeto con tres caras se me hacía imposible. Antes de que me explotase la cabeza abandoné la intención de comprenderlo y me puse a escuchar la información sobre el contacto.

Todo aquello estaba muy bonito, pero si no tenía ni puñetera idea de que hacer con el contacto, me iba a comer una mierda.

El tipo este, Helio, era un ser muy cachondo, parecía que siempre tenía o una broma o una sonrisa en los labios, y no podía discernir si debía confiar en él o darle la espalda, aunque claro, en este momento tampoco tenía muchas opciones.

No me gustaba que me amenazasen, pero comprendí su situación y simplemente lo dejé pasar. La misión era la máxima prioridad, sin discusión, y la vida de unos desconocidos podría importarle lo mismo que un zurullo.

Pero...

Bueno, vale, la misión era destruir la mayor construcción humana diseñada para la defensa contra las fuerzas Xenos que estaban en las tierras desconocidas. Lo más normal del mundo, vamos.

Y tenían un mapa, aquello significaba que no era una peña de locos con ideas suicidas, la única pega era que necesitaban un Munchkin para que los interpretase y por eso el ir al Hipercubo.

-A bien, vale... Solo que creo que destruir estructuras megalíticas se sale de la tarifa de escolta, por apuntar el detalle.-

La verdad, sobre dejar los reinos de los hombres a merced de lo que hubiera más allá me la traía floja. Yo había vivido bastante cubierto de mierda toda mi vida y un poco más no me iba a afectar más bien nada. Total, nunca había confiado en la Eclesia, me iba a gustar confirmar otra mentira.

Tras esto, el fallen se nos acercó y puso una de sus manos sobre mi frente, que por cierto, estaba bastante fría, y tras unos segundos, se alejó tras decir unos nombres extraños y los nombres de ciertos Ángeles (que no fuera devoto no significaba que fuera ignorante) Prefería ignorar este detalle, aunque algo me decía que ya sabía de mis "habilidades".

Finalmente, nos liberaron a golpe de daga. De cierta manera nos invitó a que le enseñásemos nuestras habilidades mientras nos guiaba en dirección a la hoguera. Los guardias nos seguían por detrás, para evitar la huida, estaba claro que el tío se guardaba las espaldas.

-Claro macho, si me das una batería te lo enseño.- La verdad es que tampoco tenía demasiada práctica, pero lo suyo era chulear.

Sobre la misión... dependiendo del pago me lo pensaría, a fin de cuentas, aún no había visto el dinero que me prometió el Inquisidor, al menos no todo. Si no, al menos, aprovecharía el viaje para conocer los límites del mundo, y en el peor de los casos, seguro que las órdenes militares de la Eclesia pagarían gustosamente la información, por mucho que me desagradase verles la cara.

Azrael

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 13/05/2012
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Domenicus el Dom Ago 12, 2012 6:53 pm

Después de escuchar las palabras de Helio el entorno se puso muy serio, al menos yo me puse asi, a pesar de las risitas de helio quien parece estar divertido de todo esto, me preocupa un poco los secretos a los que se refiere Helio y el Fallen, ¿qué secretos sabrán sobre mi? ¿Algo saben sobre mis habilidades mentales?, y esos nombres angélicos tan raros, por más que rebusco en mis memorias no encuentro referencia concreta.

Cuando me desataron de mis amarres me sentí mas libre, solo un poquito, pues tenia la mirada de los guardias clavada en mi nuca como navajas, pero ya me sentía mejor, parece una locura yo pensar esto pero, casi siento empatía por esto, ustedes comprenderán por que.

- Si me permite intervenir, Señor Helio…

- ¿Dice que pueden ir y venir a través de las puertas sin sufrir ninguna consecuencia?, esto es muy interesante. ¿Realmente puede usted garantizar que los entes del caos no le han influido de alguna forma insospechada?, ¿que todo este plan sea mas bien orquestado por esas inteligencias?, que pasaría con el mundo si se equivoca en esta teoría?, ¿si el mundo se sume de nuevo en el caos de la guerra mundial? ¿Estáis preparados para asumir las consecuencias?

- Recuerde…
- Estos son solo cuestionamientos validos.
- De hecho yo también dudo de lo que diría la Eclesia sobre esto, ellos buscan control, ellos manipulan información… hay mucha historia acerca de esas puertas que no voy a citar aquí, Y es que al parecer, es más una barrera para la Eclesia que para ustedes los paganos, piénsenlo… quizás la Eclesia está amarrada con cadenas como lobo hambriento y ustedes quieren romper esas cadenas.
- Se preguntaran, ¿por qué yo digo estas cosas?, lo último que quiero es ofenderlos o incomodarlos con estos comentarios, tienen libertad de creer lo que quieran, o que lo que digo es para salvar mi pellejo, para ganarme su confianza… no lo duden…

- ¡Pero hay algo más!, y es que yo fui un monje de la cámara hermética que escapo..

Ok les contare brevemente:
- Mi historia no comienza desde mama y papa, por alguna razón me despojaron del seno materno y me encontré trabajando allí, en ese claustro oscuro donde mi único placer era adquirir conocimientos secretos, luego fui empleado por un Inquisidor que termino conduciéndome a una ruinas donde tuve contacto con objetos y conceptos extraños, estos me condujeron a diversificaciones de la historia impuesta. Finalmente me juzgaron por mis publicaciones, me torturaron y me escape de esa jaula de fuego; algo excepcional, combinado con mucha suerte.
…De la cual, según el munchkin ¿dependeremos nuevamente?

- No me extrañaria que reciban estas palabras con incredulidad, pero para ustedes debe ser relativamente sencillo comprobar la veracidad de mi historia, no me molesta si desconfían, yo también lo haría se los juro.

- Ok estoy seguro que esto es todo lo que quisieran saber por ahora, presiento que el fallen sabe bastante más, pero les aseguro que no necesitaran torturarme para que suelte la lengua, no es información lo único en que puedo ayudarles, hay otras cosas que irán descubriendo ustedes cuando las necesiten.
avatar
Domenicus

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 03/04/2012
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Señor de Terra el Miér Ago 29, 2012 3:07 am

-Baterías lo que se dice baterías… creo que no tenemos…- comento helio en respuesta a la frase de Azrael, al tiempo que lanzaba una rápida mirada al fallen para asegurarse.

-Nop… ni baterías ni nada que se le asemeje-El orejotas respondió pensativo como intentando recordar alguna otra fuente de energía que pudiera servir, sin éxito.

El tema pronto se diluyó, pues las preguntas de Domenicus comenzaron a emerger como un geiser en pleno apogeo. Helio y los demás escucharos sus cuestiones en silencio, únicamente cambiando la expresión del rostro en respuesta a sus palabras. Las dudas del ex-monje sobre como cruzar la barrera provocaron risillas y sonrisas burlonas, que mas tarde se tensaron en rostros de sorpresa y cejas arqueadas cuando mencionó a los entes del caos, y la posibilidad de que en realidad estuviesen cumpliendo su voluntad. Sus advertencias sobre una nueva guerra y sumir el mundo en la devastación acabo por ensombrecer sus semblantes, en tonos pensativos y serios, como reflexionando duramente sobre sus palabras.

Volvieron a relajarse cuando Domenicus dejó claro que el tampoco confiaba en la Eclesia y que estos solo buscaban someter al mundo bajo su control. Despertando sonrisas cuando hablo de que tal vez la barrera contuviese a la Eclesia, como cadenas a un lobo.

Sus sentimientos de duda eran lógicos, de hecho los paganos sentados al fuego parecían reflexionar como si no se les hubiese ocurrido hasta entonces que las palabras de Domenicus eran una posibilidad factible.

El ex-monje. Continuó narrando su pasado como integrante de la Cámara Hermética.

-Esa es buena…- Soltó Helio con una risotada, y expresión de suma sorpresa.

Domenicus siguió contando el resto de su vida, criado en monasterios y bibliotecas, hurgando en secretos de ruinas antiguas, hereje condenado y su huida de las garras de la Inquisición. Las caras de asombro se extendían entre la multitud, algunos riendo divertidos y otros comentándolo con quien tuviesen al lado.

-Bueeeno, es obvio que has tenido una vida ajetreada… no eres el único me temo.-Su tono era algo divertido, mientras hablaba se puso en pie, girándose en ocasiones a sus compañeros paganos lanzando miradas y risotadas tal vez recordando algunos momentos que habían vivido juntos.

-No te preocupes, puede descansar tranquilo señor monje, no habrá interrogatorios por estos lares. Tampoco hacen falta, ya me has contado toda tu vida resumida.- Algunos de entre la multitud rieron.

-Sobre tus dudas sólo te puedo decir una cosa…-Pareció salir del tono festivo y divertido volviéndose algo más serio en su discurso. -Todas esas posibilidades que planeas son perfectamente posibles, está claro. Sin embargo, prefiero creer que el único motivo de este muro que tantas veces he cruzado, es mantener a los pueblos oprimidos, ovejitas encerradas y atemorizadas por los “peligros” del exterior. Unos peligros que no son mayores que los de cualquier ciudad eso te lo puedo asegurar. Es ese miedo el que permite a la Eclesia y sus diversas instituciones a erigirse como protectores y por tanto mandatarios de las razas sapientes de Terra. Y hace mucho ya que me comprometí a esta causa, la causa de acabar con ese yugo que os tiene reprimidos cual rebaño. Es por ello que pese a que la posibilidad remota de que lo que dices sea cierto, prefiero aferrarme a mis creencias, y mis hombres también.- El fallen, Kaliban y la mayoría de los presentes asintieron con la cabeza o lanzando una mirada solemne.

-Además… tampoco os queda otra, o estáis conmigo o estáis contra mí.- Dijó esta ultima frase con tono bromista, sacando ligeramente la lengua sonriente y rompiendo la atmosfera de seriedad que se había creado. El ambiente festivo y alegre volvió a propagarse y los paganos continuaron hablando entre ellos a voces, contando chistes, bebiendo hidromiel la cual ofrecieron a los “invitados” y básicamente festejando, algo por lo que los paganos eran tan famosos como su delincuencia, pillaje o sus practicas terroristas.

La noche fue larga, y sin saber como ni porqué, ambos, Azrael y Domenicus, acabaron cayendo rendidos entre gritos, bailes de borrachos y salpicaduras de hidromiel chispeando sobre la hoguera. Rendidos al sueño que una vez más se acabó apoderando de sus consciencias gracias al agotamiento.


El sol de la mañana y los ruidos propios del bosque despertaron a Domenicus, poco después fue Azrael quien abrió los ojos. El segundo se encontró con un pagano roncando sobre su barriga, botella en mano, y al levantarse apartándolo pudo ver que aquello parecía el resultado de una batalla. Cuerpos de borrachos resacosos roncando por doquier. Sólo el fallen, (que por cierto, podían recordar de conversaciones la noche anterior que se llamaba Ian) se encontraba despierto, sentado sobre un tronco afilando una rama en silencio con una piedra, creando una especie de lanza.

Helio no tardó en aparecer de entre los árboles , canturreando feliz y contento a voz en grito canciones que ni el monje ni el demonio habían oído en su vida. Con sus canciones vociferadas, pronto se despertaron todos los presentes, con unas ojeras pronunciadas y tapándose el intenso solo de los rostros con sus turbantes y túnicas negras.

-¡Venga señoritas! Todos para arriba que hoy nos espera una buena caminata. Vosotros dos también, ayer acordamos que nos acompañabais. Y recordar, ninguna tontería ehh… Pese a la amenaza, se mostró sonriente y comenzó a liderar el paso mientras sus esbirros iban recogiendo los objetos útiles guardándolos y siguiéndolo cual patitos a su madre. Azrael y Domenicus se vieron obligados a hacer lo mismo, pues Kaliban, el enorme demonio negro les seguía de cerca por la espada, y esta vez no iba desarmado, llevaba un enorme espadón de acero macizo casi más grande que él, que ya era mucho decir. Cualquiera intentaba escapar con aquel monstruo a sus espaldas, por lo que no les quedaba otra que continuar con lo acordado.

Ian, el fallen, pasó junto a ellos , comentando con tono calmado: -No os preocupéis, ya os iréis espabilando con la caminata, con suerte incluso puede que encontremos desayuno por el camino…- Pasó de largo como si nada, hasta adelantar al propio Helio, aproximándose a un árbol cercano. Con suma agilidad, como si no pese más que una pluma, se subió a lo alto del árbol de dos brincos.

-Yo iré delante, sí encuentro algo raro volveré a dar aviso.-

Helio asintió con la cabeza mientras seguía caminando con paso firme. Con las mismas, el fallen saltó a un árbol cercano, y de ese a otro, cual ninja, rama afilada en mano a modo de lanza. Pronto se perdió en el follaje lejano frente a ellos.

Iba a ser un día largo.




Tunik clavaba su pala con ímpetu contra el suelo forrado de verde. Un antiguo Caleidoplano encontrado escondido bajo muchos otros documentos más recientes en la biblioteca del Hipercubo, le habían mostrado los planos de un rarísimo y complejo artefacto. No podía dejar pasar algo así y como era obvio nada más amanecer había partido junto a su fiel compañero Cocky, siguiendo las indicaciones del documento munchkin que mostraban el objeto enterrado en unas coordenadas determinadas en el bosque.

Comenzaba a desesperarse, pues a pesar de llevar horas y horas cavando, no había encontrado nada en absoluto. De hecho, la zona del bosque en la que se encontraba, un pequeño claro a 10 kilómetros de la ciudad, tras su intervención a pico y pala, parecía ahora más un queso gruyere que un prado de hierba con tanto agujero terroso como había realizado. Incluso había perdido el pico con el que se ayudaba al cavar, en un derrumbamiento de una de las galerías que había escarbado en el suelo.

El sudor corría por su frente y la frustración y desesperación se apoderaban de su mente. Se sentía estafado, era obvio que aquel caleidoplano estaba equivocado, tal vez fuese de algún gracioso intentando confundir a pobres busca tesoros. Sea como fuere, podía seguir cavando toda la vida, que allí no encontraría nada de nada.

Un horripilante escalofrío recorrió su columna vertebral. Había sentido aquello antes, algún peligro o cambio se avecinaba, fuera lo que fuese, debía estar alerta. Y como esperaba ocurrió, un sonoro golpe como el de un gran animal cayendo contra el suelo se oyó en uno de su agujeros, uno cercano a las lindes del claro.

Al acercarse, pudo empezar a escuchar los gritos y maldiciones desde el interior del pozo. Un grupo de personas… humanos y algún demonio así a simple vista, habían en uno de sus agujeros. Parecían doloridos, cansados, hambrientos y en general, sumamente cabreados, sin embargo no saldrían de allí sin ayuda. Ese era casualmente el agujero más profundo que había escavado, y si no fuese por Cocky ni el mismo hubiese podido salir de allí.





Llevaban caminando durante horas, por la posición del sol, Domenicus podía estimar que al menos unas 7 horas, desde el amanecer habían dedicado a andar sin descanso. Azrael estaba un poco más acostumbrado a tales esfuerzos sin embargo aquello era agotador incluso para él, de hecho el resto de paganos también parecían a punto de desmayarse, soltando quejidos y lamentos cada dos por tres. Sólo Helio parecía conservar la energía como si acabase de empezar a caminar, marchando con ritmo feroz y una sonrisa de oreja a oreja. Kaliban tampoco parecía quejarse, caminando diligente con todo su peso tras ellos, sin aminorar ni acelerar el paso, con cara de bulldog enfurecido lo cual no desmentía ni confirmaba que sintiese algún cansancio.

Ian había aparecido unas cuantas veces durante la mañana, brincando por las copas de los árboles cual ardilla voladora. Él tampoco parecía sentir el cansancio, había llegado mucho más lejos que ellos por lo que contaba y desandaba el camino para dar parte de vez n cuando por lo que debería estar doblemente cansado. Pero ni una gota de sudor. No hubo desayuno alguno, y aunque la temperatura era fría en aquella zona, hacia buen día, con el sol en plena nuca, que tras tantas horas andando causaba el mismo efecto que adentrarse en un horno.

El saltimbanqui de orejas largas llevaba tiempo sin aparecer , Helio comentó algo de que aquello era extraño. Y todos comenzaron a mirar hacia arriba, a las copas de los árboles por si aparecía Ian. Craso error. Sin comerlo ni beberlo, al no prestar atención al suelo de pronto este dejo de existir. Nada paro sus pies al dar el siguiente paso y sólo el vacío amortiguó su caída. El vació seguido de barro húmedo. El golpe fue épico, más que nada por los 5 o 6 metros de caída, sumada al peso de Kaliban que iba el último. Por suerte a Azrael y Domenicus les precedieron Helio y algunos paganos que amortiguaron algo la caída.

Aquello se convirtió en un hervidero de maldiciones e insultos. La gente estaba muy quemada por la caminata para encontrarse con esto. Los gritos de Helio se escuchaban por debajo de la masa de gente, entre gemidos de gente herida y demás quejas.

-¡¡¡¡ME CAGO EN LA PUTA MADRE QUE PARIO AL PEDAZO DE SUBNORMAL QUE HAYA PUESTO AQUÍ ESTE PUTO AGUJERO DE MIERDA. HOSTIA PUTA , TRAEDMELO QUE LO MATO AQUÍ MISMO, NO VA A QUEDAR DE ÉL NI HUESO SOBRE HUESO!!!!!-

En otra situación hubiesen reído, era todo un show oírlo tan cabreado después de lo feliz que iba caminando. Sin embargo, lo último en lo que podía pensar cualquiera en aquel agujero era en reírse. Al menos los alaridos indicaban que seguía vivo, el resto habían caído sobre él así que se había llevado la peor parte.

Fue entonces cuando una cabecilla, asomó por el borde del agujero. Se trataba de un munchkin, y a su lado había otra cabeza mucho más pequeña, jurarían que era una gallina, sin embargo se veía plateada reluciendo al sol. Tal vez fuesen delirios tras la caída. Sea como fuere, puede que aquel fuese el causante de su desdicha o su única salvación para salir de aquella broma de mal gusto.

[FDI: Como veis tenemos a un nuevo integrante en esta aventura que a partir de ahora posteará regularmente junto a vosotros.

Indicaciones:

-Un caleidoplano es un tipo de plano especial escrito por munchkins que solo ellos pueden comprender pues esta escrito en más de una dimensión a la vez. Los munchkin lo ven como si fuese una especie de holograma que sale del papel

-al caer al agujero, Azrael y Domenicus caen uno al lado del otro, bocarriba, con el resto de Paganos a sus espaldas, y Helio al fondo. Sobre ellos ha caído Kaliban con todo su peso + su espada que no es algo fácil de quitarse de encima. Puede que si hacéis mucha fuerza entre los dos logréis apartarlo pero tened en cuenta que os duele todo el cuerpo de la caída y es posible que tengáis alguna costilla rota u otro hueso, sobretodo Domenicus que es más débil físicamente

-No se sabe nada de donde esta Ian, pues lleváis mucho rato sin verle

Perdón por la tardanza, entre mi viaje y las fichas de los nuevos estuve algo liado u.u’]


avatar
Señor de Terra
Admin

Mensajes : 1301
Fecha de inscripción : 04/12/2011

Ver perfil de usuario http://talesofterra.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Azrael el Jue Ago 30, 2012 12:51 am

Al parecer no había pilas, sinceramente me habría gustado hacer una pequeña demostración de mis "habilidades", llevaba ocultándolas bastante tiempo por miedo a granjearme atención por parte de la Eclesia, pero ahora, básicamente me iba a obligar a llamar la atención, así que... Qué demonios.

El monje contó su vida como en uno de esos vídeos en los que te cuentan un juego en un minuto o algo similar. Llegó el punto en el que corté el contacto y dejé de escuchar, había contado su vida, pero ni siquiera había dicho su nombre.

-Bueno, otra vez será, en fin... Por cierto, yo me llamo Azrael, ¿Y tu monaguillo?-

Tras el inmenso monólogo, Helio se levantó y relajó el ambiente con sus habituales gags cómicos, solo para después soltar una especie de monólogo para exponer sus razones, las cuales desde luego, eran muy razonables. No pude sino asentir, de cierta forma, sabía como compartir sus emociones.

Y sin mayor dilación, volvió a relajar el ambiente. Y tras esto, estalló la fiesta, o al menos, ese vago momento entre el final del discurso de Helio y un amargo despertar. Bailó la hidromiel, y los bebedores aún más, volaron chistes y batallitas, hasta que finalmente llegó al punto que se sumió en la sombra.




El sol de la madrugada nos despertó al salir por horizonte, a mi un poco después que a la mayoría. Diría que se me habían pegado las sábanas, pero más bien era el bandido que había usado como tal. Lo aparté de un empujón y me levanté a colocarme todas las articulaciones en su sitio. Solo Ian, el orejas picudas, estaba ya preparado de forma civilizada y le saludé tras un sonoro bostezo.

-Buongiorno Ahora a ver donde cojones he puesto mis cachivaches.-

Tras esto, apareció Helio canturreando canciones extrajeras, provocando que los resacosos bandidos se levantasen y se tapasen las cabezas, aunque no pude saber si era por el sol o para aislarse de los berreos.

Nos "animó" a prepararnos para el viaje, ya que por lo visto, iba a tocar patear una buena distancia antes de alcanzar el Checkpoint. En ese momento recordé un detalle y me acerqué a Helio.

-Oye tío, ¿Puedo recoger mis armas? Es que me siento raro por ir desarmado, ya sabes...-

Independientemente de lo que dijera, recogería mis escasas pertenencias, me pondría la capucha sobre la cabeza para evitar el sol y si había recuperado mis espadas las colocaría a la espalda.

Ian pasó "to feliz de la vida", por decir algo, por al lado nuestra y nos dijo que ya nos acostumbraríamos, y si había suerte hasta encontraríamos algo que desayunar. Suspiré, bajé los hombros y empecé a caminar.

-Va a ser un día muy largo...-




Y bueno, lo fue.

Solo podía decir que no habíamos logrado encontrar un desayuno, y seguramente ya habría pasado la hora del almuerzo, tenía más hambre que el perro de un ciego y los pies me estaban matando, pero por lo demás, no iba mal. Helio seguía happy y Kaliban tenía una cara de mala hostia reconcentrada que parecía que si miraba mucho una piedra, esta se iba a romper.

Ian... Ian iba dando brincos de acá para allá, alejándose y volviendo entre los árboles cada dos por tres. Pero que hiciera lo que se le saliera de las bolas, el viento era fresco, pero el sol era inclemente, lo que significaba que más de uno acabaría acatarrado al fina del día, y esperaba que yo no fuera uno.

Cuando el orejas picudas llevaba un buen rato sin dar por saco, Helio se extrañó e hizo un pequeño comentario que no llegué a escuchar del todo. Tras esto, miró hacia arriba, luego miraron los bandidos, y finalmente el grupo de la cola, donde estábamos el monje, Kaliban y yo.

Y tras unos pasos... nada. Pero nada como la total ausencia de algo, perdí el pie y antes que pudiera recuperar el equilibrio me encontraba cayendo de boca. Posiblemente los gritos de agonía que había escuchado antes eran de los voluntarios que me hicieron de colchón, pero al final todos los hicimos para Kaliban, que pesaba como un muerto.

Una sucesión de insultos procedentes de el señor que estaba más abajo certificó que aún estaba vivo. En otra ocasión me habría partido el culo, pero ahora posiblemente me habría roto más bien una costilla.

Kaliban no se movía demasiado, así que en el peor de los casos se habría quedado inconsciente. Llamé al monje y le señalé al demonio de ébano.

-Macho, a la de tres. 1... 2... 3-

Me esforcé todo lo que pude, pero el dolor lumbar no ayudaba, y el demonio aún menos. Si finalmente me pudiera incorporar, me pondría de pie intentando no pisar ninguna zona vital de algún bandido para llamar al hippie que se parecía haber asomado arriba, además, parecía haber una criatura a su lado, pero el color no coincidía con la forma, no sabía que narices era.

-Oooooigaaaaaa, disculpeeeeee, ¿Tiene una cuerda o algo para echarnos una manooooo? Que íbamos despistados y nos hemos pegado una hostia en el agujero este, y hay algunos heridos. Cof, cof.-

Me vino una tos, al caerme el demonio encima se me habían vaciado los pulmones, o quizás simplemente por mi propia caída, y ahora me molestaban ligeramente, o eso o me había jodido algo.

Azrael

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 13/05/2012
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Domenicus el Sáb Sep 01, 2012 11:07 pm

El tema que me planteaban no podía preocuparme mas, tal ves fuera yo un poco melodramático (sin duda), el solo hecho de pensar en destruir las Puertas Cardinales que toda mi vida contemple con devoción era difícil de aceptar en tan poco tiempo, rápidamente me di cuenta que era yo el del problema, me había pasado casi toda la vida creyendo fervorosamente en la “nobleza” de la Eclesia que algo profundo en mi me frenaba, ese miedo que cultive toda mi vida aun esta allí, latente.

Debería dejarlo a un lado y superarlo, sobretodo con esta gente y en esta circunstancia, además, riesgo que corro al hablar de mas, que ingenuidad, de ahora en adelante seria mas precavido.

Me tenía que tragar mi seriedad y sonreí hipócritamente, además ¿que otra opción tenia?
Por otro lado los planteamientos de Helio me parecieron comprensibles, si lo que decía resultaba ser cierto habría un efecto desmoralizador generalizado, sin duda los tradicionales aliados de la Eclesia lo dudarían un poco

Estaba tan preocupado por contar mis “desgracias” que olvide decir mi nombre a la audiencia, me lo pregunto Azrael oportunamente, quien estaba bien desentendido de lo que estaba diciendo. Le respondí rápidamente: - ¡Oh si!, que descuido…Domenicus, así es, así es

Helio replico esta vez dejando la comedia a un lado para variar; y hablo de lo mismo… pero esta ves me sentí muy incomodo. Parecía que conociera mi sentir, sus palabras me martillaban, ese MI miedo se sintió aludido, quería dejar de ser señalado, mirar para otro lado. Agache la cabeza y puse mi mano en la barbilla como un gesto inconciente de aceptación mientras me sumía en una reflección personal (que sufrido he?.. pero así es este)

Pero esa inquietud sufrida y molesta no duraría mucho mas, los paganos nos ofrecieron su tradicional Hidromiel y el ambiente se presto para sacarse la introspección. Tengo que anotar que fue la primera vez en mi vida que probé esto (todo un Noob) el primer sorbo me pareció bastante amargo, yo pensaba que eso sabía a miel… (XD) luego del segundo jarro estaba haciendo chistes mas entupidos de los que hacia Helio… al tiempo me puse verborreico pseudo-filosófico parloteando con alguien casi dormido, finalmente me encontré echado en el pasto…

Los pájaros hablaban entre si un idioma incomprensible y la boca me sabia a mierda, la espalda la tenia engarrotada, y la cabeza put@, me dolía como si me hubiera golpeado con el camarote bajito de arriba. A eso sumándole las raras canciones de Helio con sus clásicas “amenazas festivas” fue una experiencia “riquísima”;
De la nada apareció el cara de puño a nuestro lado con un Espadón Soberano, inmediatamente me puse a recoger mis cosas, en esas el orejitas nos dice algo de que con suerte habrá desayuno... abrí los ojos de punta a punta y mire a Azrael (que solo suspiro), y comenzamos a caminar…

Tenia entendida que era una caminata larguísima pero esta supero las expectativas, a los 20 min ya me estaba quejando, y a las 5 horas de caminar (sin desayuno) calladito, cambiando de color por el sol, dejando un charco de sudor a mi paso, de ultimo puesto arrastrándome solo por el espadón de Kaliban a los tirones como negra peinando al hijo. Llevaba la cuenta minuto a minuto atormentándome mas, Refunfuñaba y maldecía mentalmente al cara de ametralladora ese…

7 horas conté y ya me sentía Nazareno. Algo dijo Helio adelante que todos se pusieron a mirar a las copas de los árboles, poco tiempo después, la ingravidez……… y el suelazo más brutal.

Me sentí como tirado a fosa común encima de unos cuantos desafortunados, quede quieto 1 seg. “descansando”. Cuando PUTUCUM! sentí el martillazo del grandullón con su espadita, sentí roto hasta el cabello, todo, de veras, ¡la piel la sentía como despellejada!, solo pegaba alaridos de dolor mientras un coro de ángeles pronunciaba el rosario que tenia en mente y no decía por falta de aire…

Azrael me llamo para que moviéramos al pesado pero yo hice menos fuerza que cuando levanto un papel… Me quede hay tumbado como una alfombra debajo de una piedra.

Deje de prestar atención al la escena y “descanse” por varios minutos mientras continuaban las letanías. Finalmente comencé con una tos mojada sin poder respirar, el pecho no me respondía por la presión: desesperada mente me concentre en la poca integridad mental que me quedaba e intente mover psíquicamente a Kaliban.

Spoiler:
FDI

Acción 1:Técnica Mover Objetos con Kaliban (todo un reto)
avatar
Domenicus

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 03/04/2012
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Señor de Terra el Mar Oct 02, 2012 1:37 am

El pequeño munchkin y su compañero mecánico pasaron olímpicamente de los del agujero, o no les había oído, o los ignoraba deliberadamente. Por alguna razón se había quedado como pensativo intentando decidir que hacer, pero estaba claro que a simple vista no les iba a ayudar.

Domenicus gracias a sus poderes consiguió sacar a Kaliban del agujero sin problemas. Aunque notó el cansancio mental, todavía no había llegado a su limite, podría sacar de allí a otro si hacia falta. Sin embargo no fue necesario.

Kaliban una vez arriba, tras agitarse de arriba abajo para despejarse cual perro al salir del agua, sacó una enrome cadena no se sabe de donde. Ignorando al pequeño munchkin y su mecánico amigo que lo miraban en silencio, lanzó esa cadena al pozo, sujetando con ambas manos el otro extremo.

- Agarraos- Su mirada apuntaba a Domenicus y Azrael que eran los más cercanos a la cadena, indicando que subiesen ellos primero. Puede que hubiesen pensado que sería capaz de levantar a todos los del agujero de un tirón, desde luego su musculatura no lo dejaba como algo descabellado, sin embargo siendo realistas, aquello era imposible.

De esa forma, primero subió a los dos “invitados” de un fuerte tirón que los envió por los aire y cayeron con fuerza contra el suelo cubierto de césped y tierra sobrante de los agujeros, junto a Kaliban. Poco a poco, de igual manera continuó sacando al resto de los integrantes del hoyo, mientras en el fondo Helio seguía vociferando improperios a diestro y siniestro.

Cuando ya sólo quedaba él, pudieron observar como se levantaba, sacudiéndose la tierra y estirando su cuerpo que al parecer, no había sufrido graves daños sorprendentemente, al menos nada visible. Su cara estaba congestionada de ira, incluso en el fondo de hoyo daba vueltas en círculos soltando maldiciones y agitando los brazos con los puños cerrados, como golpeando al aire con rabia.

Kaliban se quedó unos segundos mirándolo desde arriba, con una sonrisa silenciosa de burla, hasta que decidió tirarle la cadena para sacarlo a él también.

Una vez fuera todos, pudieron ver el terreno, algo digno de observar.

-La madre que lo…- Helio se quedó boquiabierto, el enorme claro de bosque en el que se encontraban estaba literalmente lleno de cráteres, hoyos profundos como pozos que mancillaban la verde hierba con enormes agujeros terrosos como si de las madrigueras de un topo se tratase. Apenas quedaba espacio para moverse entre las excavaciones, estrechos retazos de hierba entre ellos.

Los presentes se encontraban en uno de esos parches verdes, con suficiente espacio para moverse pero poco más. Frente a ellos, en el borde opuesto del agujero del cual acababan de salir, el munchkin seguía observándolos, en silencio con cara de pocos amigos y su gallina mecanizada de rostro inexpresivo también escaneándoles con la mirada.

- ¿Has sido tu el culpable de todo esto? ¡Maldito cabrón, me las vas a pagar!- Helio aun embravecido caminaba con grandes y furiosas zancadas hacía el munchkin, bordeando el agujero. Sin embargo, sin mediar palabra, el munchkin y su gallina se limitaban a evadirlo con cortitos pero eficaces pasos laterales, lo que dio lugar a una cómica escena de persecución entre el líder de aquellos paganos y el pequeño munchkin silencioso entorno al agujero.

Helio berreaba de rabia y desesperación corriendo de un lado a otro del borde del gran hoyo, mientras la multitud contemplaba la escena con la una incredulidad inicial que pronto se convertiría en risa.

Pero aquello no duró demasiado, una voz familiar se escucho de entre los árboles que rodeaban el claro agujereado.

-Jefe… t-tenemos… un problema…- Su voz sonaba abatida, como de alguien a quien acabasen de pegar una paliza, pero sin duda aquella era la voz de Ian, el fallen que había desaparecido hace rato.

Se giraron todos alarmados hacia el lugar desde dónde provenía la voz del fallen, algo iba mal.

Y fue entonces cuando se encontraron la macabra escena. Una mujer que no habían visto en su vida, de cabellos rojizos y una belleza increíble, sujetaba al fallen de los pelos, arrastrándolo por el suelo mientras caminaba con lentitud hacia ellos, a un par de hoyos de donde se encontraban. El pobre Ian estaba cubierto de sangre, uno de sus ojos había quedado oculto tras un enorme moratón , su labio sangraba, una fea herida asomaba en su pecho la cual iba dejando un rastro de roja sangre y su brazo derecho y una de las piernas estaban como retorcidas en un antinatural ángulo. Aquella mujer desconocida lo había reducido a poco más que un juguete roto, y ella apenas parecía tener un rasguño.

Con un ágil y preciso movimiento del brazo, lanzó al Fallen hacia el primer agujero con el que se cruzó. Mientras seguía avanzando entre los hoyos hacía el grupo de gente en el que se encontraban Azrae y Domenicus.

-Ian…- La cara de Helio se había puesto blanca, en una mueca de sorpresa, preocupación, miedo y enfado todo al mismo tiempo.

-¿Quién mierda eres tu?- Tronó Kaliban visiblemente furioso, quien en esos momentos se encontraba entre la multitud de paganos, al lado del monje telequinetico y el mercenario electricista.

Aquella mujer, ahora que la tenían más cerca, pese a seguir conservando esa enorme belleza y halo de exotismo, tenía algo que la hacía desatar especialmente. Algo en su forma de moverse o tal vez su mirada, denotaba una frialdad más propia de una maquina que de un ser humano. Se encontraba sólo a un hoyo de distancia cuando paró en seco, y elevó su mirada hacía el grupito. Ignorando el comentario del demonio, les lanzó una mirada perturbada, una mirada obsesiva y furiosa a la par que fría y carente de humanidad.

-Tunik es mío.- Con una voz tan gélida y mecánica como la expresión de su rostro.

Uno de sus ojos apreció iluminarse, en concreto su pupila se volvió de rojo intenso, como un laser. Laser que si se fijaban podrían observar que apuntaba al suelo, frente a Kaliban, con un visible punto rojo que iba aproximándose hacía donde la multitud de gente estaban reunidos. Aquello sin duda no era buena señal.


[FDI: Mil disculpas por al tardanza, entre la ausencia de Tunik y mi inicio de curso apenas he tenido tiempo para postear u.u

Espero que a partir de ahora podamos conservar el ritmo que llevábamos antes^^

Sobre Tunik, nosotros llevaremos un ritmo aproximadamente semanal, dadas su circunstancias si postea tomaremos en cuenta sus acciones pero si no lo hace simplemente moveré yo a su pj intentando no meterlo en demasiados problemas. A efectos interpretativos haced como si él siguiese jugando, vamos que podéis interactuar con su pj de cualquier forma.]
avatar
Señor de Terra
Admin

Mensajes : 1301
Fecha de inscripción : 04/12/2011

Ver perfil de usuario http://talesofterra.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Azrael el Mar Oct 02, 2012 10:51 pm

El tío que se asomó no hizo ni el más mínimo puñetero caso, y esto, sumado al echo de que Kaliban estaba encima mía me causó un estado de mal humor general que no sabía por donde descargarlo.

Por alguna razón del destino, Kaliban salió volando como si le hubieran puesto en una balista, y este, ni corto ni perezoso, sacó una cadena de un tamaño bastante respetable de un lugar desconocido y empezó a sacar a la gente.

Por supuesto, Domenicus y yo fuimos los primeros, y nos envió por los aires, en vez de hacer como una persona normal y recogerla para subirnos, o dejarla ahí para usarla como escalera. Tras una serie de lluvia de bandidos, solo quedaba Helio vociferando improperios varios, incluidos algunos que yo ni conocía. Finalmente, también le sacó.

De mientras, me había dado cuenta que el sitio tenía una orografía... curiosa. Estaba todo plagado de agujeros, como del que nos habíamos acabado de escoñar. A penas había espacio para moverse, pero al menos, si teníamos cuidado podíamos seguir. El añadido se había quedado al otro lado, y Helio se acordó de varias generaciones suyas en cuanto salió. Y bueno, se me quitó todo el dolor de costillas, por la risa, pero luego me volvió a doler por reírme demasiado.

Pero se acabaría pronto, una presencia apareció por un lado.

-Ian, tío...-

Al pobre le han habían pegado hasta en el DNI y tenía como mínimo unos cuantos huesos rotos y bastantes moratones. A su lado, una muchacha que se podía resumir con de muy buen ver, pero lo malo era que posiblemente hubiera sido ella la responsable, que pena.

Y lanzó a Ian a un agujero. Lo conocía desde hacía un día y ni siquiera llegaba al y pico, pero se me había contratado como parte del grupo y no podía evadir esa responsabilidad. Sabía que la capacidad de combate de estos tres y por tanto, para esa diferencia de daños, la mujer tenía que ser obscenamente poderosa.

-¿Tuniquien?- Eso ahora mismo no importaba, ya que la mujer pareció activar un laser trazador desde su ojo. En el mejor de los casos, sería un cohete, así que no había tiempo que perder.-Kaliban, a menos que Tunik sea alguno de nuestros compañeros este muerto no es nuestro, tenemos que salvarle el culo al orejas picudas.-

Sin perder un momento, me fui por la tangente, separándome del grupo y evadiéndome de los posibles daños. Ya si querían salvar al tal Tunik que se las apañase Helio, yo sabía que no era rival para esa mujer, no se me daban bien las cosas vivas, pero no era idiota, algo me decía que no era humana.

Azrael

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 13/05/2012
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Domenicus el Dom Oct 07, 2012 10:58 pm

Fue casi surrealista ver como ese montón de músculo y latas volaron por los aires como escupidos por una ballena, aunque creo que la mayoría no lo vio. Resulto no ser tan trabajoso como yo pensaba levantar al puro-músculo, estaba eso si muy cansado del cuerpo, y es que a duras penas podía ponerme de rodillas encima de tantos bultos chillones y bamboleantes abajo de mi... –YA, dejen de quejarse Kaliban esta arriba-… que insoportables tipos tan soeces.

Una basta cadena fue lo que nos arrojo Kaliban para liberarnos, primero a Azrael y a mí desde luego, alegremente tome la cadena, pensando que la halaría suavemente como es debido... Pues no, casi se queda con mi brazo, ¡eso SI fue un acto vandálico! Volamos por los aires y caímos como costales llenos de papas a una zona verde sin agujerear de las pocas que quedaban en el lugar.

La visión general de esto era entre asombrosa y chistosa, me imagine algún bicho enorme con embarazo psicológico divertido haciendo nidos o algo así, luego vi al hombrecillo que estaba detrás de todo esto, cosa que me causo mucha gracia de verdad, ¡además tenia una gallinita de color plateado!… Nos mirábamos entre si fascinados y aterrados a la ves, igualmente los dos personajes responsables nos miraban con cara de yo no fui.

Pero ¿¡Commoo le hizo exiguo bichito para abrir semejantes cañoneras y tantas!? ¡Y tan hondas!

Mucho ocio, sin duda, debe estar mal de la cabeza ese pobre munchkin, y muy pronto lo estará también del cuerpo, por que al parecer Helio quiere pasar de las palabras a los hechos.

Va subiendo Helio recién sacado del horno calentito de furia a corretear al simpático Munchkin y su gallina, pronto la escena se vuelve una copia muy extraña de El Show de Benny Hill, solo nos faltaba arrancar a correr también nosotros detrás de Helio para evitar que lo matara, (aunque por mi no)

Nos entretuvimos viendo a Helio siendo amagado por semejante tris de personaje, la diversión se completaba con las rabiosas frases de Helio enojado... Se me paso la rabia que tenia de caer al poso, nada pudo impedir que soltáramos esas dolorosas carcajadas observando el show disparatado mientras descansábamos.

Poco tiempo después escuchamos la voz de Ian refiriéndose a Helio, ¡teníamos problemas!
El ambiente cambio de festivo a horrible en pocos segundos:

Vimos a una hermosa mujer con cabello rojo largo arrastrando a Ian medio muerto por los pelos, quien parecía un muñeco de películas gore, fue escalofriante ver como su pierna se le doblaba por la articulación para el lado contrario, y tanta sangre, removió el estomago y me petrifico presenciar esto.

Por más preciosa que fuera esta tipa el encanto se le fue de sopetón y se transformo en espanto cuando lo tiro a un hueco cercano a nosotros. Era sanguinaria, se hizo evidente su alta peligrosidad. Yo me encontraba al lado de Azri y de Kaliban, dos tipos fornidos pero a la vez visiblemente afectados por lo que veían, Helio estaba pálido, y con seguridad yo también.

No lograba ver con lujo de detalles a la preciosa mujer pero si puedo dar fe de que su forma de caminar tenia un elemento perturbador, una cadencia muy agresiva, no se, algo como mecánico. Luego alzo su vos, una característica aun mas inhumana, reclamando a un tal Tunik, no se quien rayos es el tal Tunik, y tampoco queda claro que quiere con el, pero no parece dispuesta a negociar.

Sin previo aviso encendió una extraña luz roja de su ojo y vimos como parecía dirigirla hacia nosotros.

Rápidamente Azrael, quien estaba a mí lado dijo algo muy cierto: Hay que salvar a Ian… El salio por un lado y se perdió de mi vista.

El tiempo que transcurría se hacia cada ves mas lento, cada segundo mas decisivo que el anterior pasando tensamente ante nuestros incrédulos ojos, ¿que puedo yo hacer?, al parecer Azrael tiene un plan para rescatar a Ian, de cualquier forma nuestra situación era otra mucho mas urgente.

No quedaba tiempo de preguntarle a Helio quien era Tunik para idear alguna negociación, además la pelirroja tenía cara de no saber que es negociar, Ella había frenado en seco y parecía inminente su ataque, aquella luz roja se acercaba cada milisegundo, era inconfundible ya para mi que era un láser trazador, ¡somos su objetivo!

Me sentía con suficiente potencia mental, así que decidí intentar algo de lo que no se si debiera arrepentirme mas adelante, y es que en sano juicio ella es quien debería temer enfrentarse a tantos, no nosotros a ella, ¿quien rayos es esta?
En todo caso, la haríamos pagar, eso pensé.

Me refugie en el voluminoso cuerpo de Kaliban, con mucho disimulo dirigí mi mano apuntando hacia la mujer asomandola ligeramente por el costado del brazo derecho de kaliban y prepare mi mente, una vez mas, para impulsar un objeto pesado por los aires, mi objetivo: sacar de curso cualquier proyectil que arroje y ganar tiempo para mis camaradas, tenia presente la idea de tirarla a un hueco de paso, pero no parecía fácil de lograr dicha precisión a esa distancia, me haría falta calibrar muchas cosas, que cayera a un hueco seria solo buena suerte.

Sin duda muy arriesgado, me detenía la posibilidad de cometer un error a costa del grupo, desautorizado...

Antes de enviar el impulso susurre suavemente a Kaliban, quien estaba muy cerca y sentía mi mano en su costado posicionada: – estoy listo para hacerla volar, espero tu señal -
Quede a la espera de una señal, un si o un no, ojala muy discreto y presto.
Mientras tanto la luz casi estaba en nuestros pies, la situación dependería de unos pocos segundos.

FDI
Spoiler:
Velocidad 1= 2 acciones:

Acción 1: ponerme atrás de Kaliban refugiándome para disimular el gesto con la mano
Acción 2: dependiendo de una rápida respuesta de Kaliban, Usar Mover objeto (una vez más) sobre la tipa pelirroja para sacarla de curso, (eso solo si se levanta de la tierra)
avatar
Domenicus

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 03/04/2012
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Señor de Terra el Mar Oct 23, 2012 1:40 am

Siguiendo el ejemplo de Azrael, los paganos que hasta entonces estaban agrupados alrededor de Kaliban se dispersaron en todas direcciones alejándose del puntito rojo del laser. Todos huían a toda prisa, algunos se escondían entre los arboles que bordeaban el claro, otros cayeron a algún agujero.

El demonio escuchó las palabras de Azrael sobre Ian, pero no contestó como si estuviese meditando sobre el tema.

Sólo Kaliban y Domenicus quedaron allí con el laser apuntando directamente al entrecejo del negro demonio. Kaliban, intentaba mirar aquel marcador lumínico poniéndose bizco, pero sin éxito, esos segundos de distracción fueron suficientes para que Domenicus aprovechase refugiándose tras él.

Ante la pregunta del monje telépata, Kaliban contestó de forma algo brusca.
-¿Y a mi que me cuentas? Si puedes librarnos de ella hazlo, sino estás jodido.-

Kaliban al igual que hicieron los demás huyó antes de que la pelirroja disparase, dejando a Domenicus completamente indefenso sin cobertura. Era obvio que aquellos paganos no iban a hacerle daño, pero tampoco sacrificarse por él, antes salvarían su propio pellejo.

El proyectil no se hizo esperar, delatando el origen mecánico de aquella mujer, su cabeza se descompuso dejando entrever un intricado y autómata sistema de piezas metálicas de altísima tecnología que pronto adquirió la forma de un cañón al transformarse, como si fuese una protuberancia de su propia cara, sustituyendo al ojo laser. De las profundidades de tal cañón salió disparado un misil de color naranja, de forma que recordaba a algún tipo de tiburón, retropropulsado hacia Domenicus quien ante el aviso de Kaliban ya había puesto en marcha su estrategia.

El choque fue brutal, como si una fuerza invisible lo estuviese frenando, el misil quedó suspendido en el aire en un punto intermedio entre Domenicus y la pelirroja, se podía percibir la lucha de fuerzas pues el fuego que propulsaba el torpedo iba aumentando para hacer frente a aquello que lo frenaba, y Domenicus tuvo que hacer un esfuerzo como jamás en su vida, pues si no lo lograba no quedarían de él ni las cenizas.

Tras unos segundos de pulso mental, el proyectil, aunque atravesó la resistencia del telépata, había perdido suficiente potencia como para desviarse y caer en uno de los túneles escavados en el suelo. La explosión fue colosal. Domenicus casi no fue consciente, pues del esfuerzo había quedado tan agotado que apenas tenía fuerzas de mantenerse en pie. Todos salieron despedidos en todas direcciones con la onda expansiva de la esfera llameante que emergía del hoyo explotado.

Domenicus se encontró tirado contra el tronco de un árbol, en las lindes del claro, Azrael también había salido despedido, aunque al haber visto todo de lejos pudo refugiarse algo más frente a la explosión y mantener la compostura. El resto de paganos, Helio y Kaliban estaban también repartidos entre los árboles en posiciones, algunos de ellos, verdaderamente ortopédicas. Lo que quedaba de Ian colgaba de una rama en un árbol cercano, rama que atravesaba su hombro, cual estaca, mientras que el munchkin y su gallina asomaron la cabeza desde un arbusto en el que habían caído.
Si miraban hacía la zona que antes era un claro agujereado por las excavaciones, ahora podrían ver un enorme cráter semicircular, con la pelirroja en su centro. Al menos el terreno había quedado más homogéneo.

Parte del pelo de la cyborg, había desaparecido, al igual que parte de su piel dejando ver su cibernético interior, uno de sus ojos, el que antes se había transformado en cañón, ahora se mostraba al completo como una esfera ocular que giraba frenética y furiosa, buscándolos en todas direcciones. Al parecer, ella se había llevado lo peor del impacto, incluso salía algo de humo de toda la zona y de su propio cuerpo.

- Os… ¡Mataré!..-

Parecía verdaderamente furiosa, ese era el momento de contraatacar, o huir, la decisión estaba en manos de cada cual.
avatar
Señor de Terra
Admin

Mensajes : 1301
Fecha de inscripción : 04/12/2011

Ver perfil de usuario http://talesofterra.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Tunik Maccnillador el Jue Oct 25, 2012 11:31 pm

Desde el momento en que encontré el Caleidoplano en la biblioteca del Hipercubo, no pude desentenderme del posible tesoro tecnológico que podría encontrar. Por esa razón tan pronto como llegue a casa, decidí estudiar el lugar que indicaba el plano y coger todas las herramientas necesarias, para poder acceder al artilugio una vez estuviera en el lugar indicado.

Inmediatamente después y sin importarme que fuera de noche, decidí poner rumbo a las Tierras Altas, para ello, tras guardar las herramientas en el interior de Cocky, monté encima de mi gallina mecánica, y tras registrar las coordenadas en su computador me dispuse a dormir, mientras grácilmente mi montura, de setenta centímetros de altura, me llevaba hasta el lugar donde iniciaría la búsqueda del artilugio. Pero aunque mi cuerpo necesitaba dormir, mi cerebro no podía parar de pensar en lo que podría ser dicho artefacto dando lugar a que si bien mi cuerpo descansó un poco, no podía dormir, ya que me sentía a la par emocionado y ansioso de llegar a mi destino.

Cuando finalmente llegué al lugar, me percaté de que era el claro de un bosque y que únicamente podía significar que el artefacto debía estar enterrado. Por suerte disponía de una pala entre las distintas herramientas que supuse que necesitaría, de modo que empecé a excavar nada mas llegué.

Pero por más que excavaba y hacía galerías que comunicaban los túneles no logré encontrar nada, e incluso perdí una de mis herramientas durante la excavación. Revisé continuamente el mapa, tenía que estar en algún lugar, ¿pero dónde?

Seguí excavando, no importaba cuanto tuviera que excavar incluso si solo disponía de una pala, e incluso si tuviera que excavar con las manos, seguiría haciéndolo, ese artefacto debía ser mío, debía encontrarlo, debía conocer sus secretos.

A pesar de que las horas pasaron y prácticamente excavé todo el perímetro, mi búsqueda fue infructuosa, ¿ese Caleidoplano realmente estaba en lo cierto? No pude evitar cerrar con fuerza e indignación los ojos y apretar los dientes y manos para contener un grito, si realmente era falso, solo había estado desperdiciando el tiempo. Mi tiempo, mi valioso y preciado tiempo, en buscar algo que no estaba allí, en lugar de usarlo para encontrar otro artefacto. Maldije mentalmente el hecho de que cualquier insensato pudiera realizar un Caleidoplano, mientras salía del agujero con la ayuda de Cocky, con la intención de descansar un rato.

Mas solo fue la intención, porque tan pronto como salí del lugar, sentí un escalofrió que recorrió mi columna vertebral completamente. Algo se acercaba, y fuera lo que fuera no era nada bueno.

De repente un sonido se escuchó en el lugar, algo parecía haber caído en uno de mis agujeros, ¿Podría ser que esa sensación fuera un indicativo de que el artefacto que andaba buscando desde hacía horas había sido aplastado?

Decidí acercarme para observar que pasó y fue en ese momento cuando me percaté de que varios gigantes de distintas formas y tamaños, habían caído en los agujeros, en mis agujeros, en donde podía estar el artefacto. Gruñí ante la posibilidad de que todo lo que había estado haciendo hasta ahora solo hubiera servido para que aplastaran mi artefacto.

No parecían poder salir del hoyo, por lo que tras tratar de tranquilizarme y pensar fríamente en esa sensación de peligro, me percaté de que evidentemente estaba cegado por el dichoso artefacto que no lograba encontrar. Fuera lo que fuera esa sensación, no estaba relacionada con esos torpes gigantes, tenía que ser otra cosa, al fin y al cabo lo que sentí fue una sensación de estar en peligro y ellos parecían ser totalmente insignificantes, sobretodo en esa posición en la que se encontraban.

Decidí ignorarlos tratando de pensar en que podía ser ese peligro, pero los gritos e improperios de uno de ellos, lograron hacer que tuviera ganas de mandarles un par de cohetes al hoyo y hacerlos saltar por los aires, o bien enterrarlos vivos. Mas, cuando escuché una petición adecuada, decidí relajarme e ignorarlos por completo, al fin y al cabo, era más importante averiguar cuál podía ser ese peligro y probablemente necesitaría los cohetes de Cocky para salir vivo del lugar.

Sorprendentemente parecían ser ligeramente mejores de lo que me esperaba, pues de repente uno de ellos flotó hasta salir del agujero, probablemente alguno de ellos tuviera capacidades especiales. Inmediatamente después, el que estaba fuera del agujero usó una cadena para ayudar a todos sus vecinos de hoyo a que salieran al exterior. Fue en ese momento cuando uno de esos patosos gigantes, concretamente el que realizó los improperios en primer lugar, intento acercarse a mí, con claras tendencias agresivas. Mas como era evidente por el terreno y lo patoso que era el gigante, me dediqué a desplazarme mientras me movía, planteándome si ese podía ser el peligro, pero no, tampoco lo fue, ya que no era capaz de alcanzarme.

No fue hasta que repentinamente apareció una mujer de cabellos rojizos, que pronunció mi nombre, tras tirar a un gigante a uno de los hoyos, que me percaté de cual era ese peligro que atentaba contra mi vida. No era ni más ni menos que XX-101, la mujer androide que expulsé de mi casa. Un androide capaz de tener sentimientos, aprender, adaptarse, autopreservarse y evolucionar. A pesar del tiempo que hacía que no la veía, era capaz de reconocer todos y cada uno de los movimientos y cadencias de su cuerpo, sin duda alguna era ella, no podía equivocarme en algo así, no en algo que cree con mis propias manos.

Tan pronto como vi que su pupila se volvió de color rojo intenso, me percaté de que uno de sus cambios era claramente una luz rojiza proveniente de uno de sus ojos. Eso sin duda era mala señal, muy mala, había empezado la situación de peligro que había predicho. Lentamente y de manera silenciosa decidí retroceder junto a Cocky de manera que no se percatara de mí, fue en ese momento cuando XX-101 disparó un cohete en medio de la confusión de los que me rodeaban.

Sorprendentemente solo uno de esos gigantes decidió quedarse a plantar cara a XX-101, no estaba seguro de si era presuntuoso o realmente sería capaz de plantarle cara, no obstante mi curiosidad por saber lo que pasaría fue mayor que mi interés por salir vivo del lugar.

El resultado fue considerablemente espectacular, el misil de XX-101 se vio frenado justo ante ese ser, aparentemente parecía estar totalmente parado, aun así, el cohete finalmente consiguió avanzar aunque se desvió y termino cayendo en el interior de uno de los agujeros que excavé. La explosión no se hizo esperar, y la onda expansiva nos empujó hasta un arbusto a Cocky y a mí, el cual amortiguó en gran parte el impacto lo cual evitó que terminara dándome un gran golpe. Me asomé lentamente junto a Cocky a través de las hojas del matorral y pude observar que el devastador ataque había arrasado el lugar. En donde hasta no hacía mucho se encontraban mis excavaciones, actualmente solo había aire lleno de polvo que lentamente caía sobre un cráter de proporciones descomunales, con XX-101 en el centro.

En ese momento y percatándome de que dicha explosión prácticamente no le había hecho nada, me di cuenta de lo poderosa que se había vuelto XX-101 tras estos años. Por otra parte, tanto si ese artefacto estuviera como si no lo estuviera, tras la explosión probablemente hubiera sido totalmente desintegrado. No tenía mucho tiempo, era cuestión de segundos, que antes o después nos encontrara, por lo que solo había algo que pudiera hacer. Lo más inteligente, lo más sabio, lo único razonable, era largarme de allí y que esos gigantes se apañaran con XX-101, ya que en cualquier caso no tenía realmente razones para ayudarlos.

Monté encima de Cocky, y me agarré a su cuello, para no caerme por rápido que corriera mi querida gallina. Y tras dar media vuelta para que XX-101 quedara detrás de mí, di unas instrucciones precisas a Cocky para que nos fuéramos corriendo a toda prisa.

Mas cuando empezamos a desplazarnos, observé el tendido cuerpo de ese gigante que desvió el cohete de XX-101, y decidí darle una pequeña ayuda, disparando uno de los cohetes traseros de Cocky en dirección a XX-101, sin dejar de correr para huir del lugar, lo más rápido posible.

Spoiler:
FDI:
Acción 1: Subirme encima de Cocky, y hacer que al mismo tiempo, corra y dispare uno de los cohetes traseros de Cocky en dirección a XX-101.

PD: Lamento haber tardado pero he tenido bastantes problemas de salud y de tiempo u.ù. De todos modos por sobresaturación, solo realizare un post semanal.

Tunik Maccnillador

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 18/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Azrael el Vie Oct 26, 2012 5:14 pm

Kaliban no me respondió, pero sinceramente, tampoco esperaba una respuesta por su parte. De cualquier forma, el único que no salió corriendo fue el monje, y cuando la mujer-androide disparó (por medio de una super compleja y grotesca transformación mecánica) pensé por un momento que iba a haber que despegarlo del suelo. Pero no fue así.

Por medio de alguna extraña habilidad, el misil se paró delante suya. Tampoco había mucho que decir de aquel extraño enfrentamiento, excepto que el misil no estaba por la labor de frenarse y Dome no tenía ningunas ganas de ser volado por los aires.

Me giré para seguir corriendo en dirección al agujero donde había acabado Ian, y entonces me llegó la onda expansiva, y luego el fortísimo ruido de la explosión. Por suerte, no me lanzó muy lejos, pero algunos de los del grupo habían acabado mal, y nuestro orejas picudas había acabado clavado en un árbol. Si es que el hombre tenía mala suerte y todo.

La androide se había comido lo más gordo del pepinaco, y por suerte (para nuestro bando) había quedado bastante dañada. No sabía hasta que punto se habían estropeado los sistemas de armamento, pero viendo el petardazo, no tenía ganas de probar a ver si podía volver a disparar. Continué mi camino, en dirección al árbol en el que Ian estaba clavado, y valoré posibilidades. Sabía que no era buena idea mover a un herido, pero en este caso, era sin duda, mejor idea que dejarlo ahí. Obserbé si era mejor cortar la rama, o si directamente podía retirarlo. Tras esto, me aseguraría de que siguiera respirando (que estuviera consciente era algo relativo) y miré si podía cargarlo a mi espalda y correr en dirección frontal, hacia el teseracto, que era la ciudad más cercana, y con suerte, la androide no nos perseguiría.

Spoiler:
Acción 1: -Retirar a Ian del árbol.
-Retirada estratégica en dirección al Teseracto.

Azrael

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 13/05/2012
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Domenicus el Jue Nov 08, 2012 10:00 pm

La luz roja avanzaba sin vacilación hasta posarse justo en la frente de Kaliban. Transcurrieron unos pocos segundos mientras me concentraba en el foco y la energía que utilizaría en el pulso, pero ninguna señal de parte de Kaliban, cada milisegundo se hacia mas tarde, hasta que respondió de la forma mas absurda que pude imaginar -“¿Y a mi que me cuentas? Si puedes librarnos de ella hazlo, sino estás jodido”… por favor!! No me mal interpretes! Yo….
Muy tarde… en un segundo se fue corriendo y me quede yo ay parado como quien esta en el lugar equivocado, “contemplando” como su cuerpo y su rostro se desfiguraban dramáticamente para convertirse en un cañón haciendo un ruidos monstruos, ¡una visión espantosa sin duda!
Ni siquiera tuve tiempo de ser consiente y girarme para darme cuenta que me habían dejado completamente solo allí, adormilado haciendo el ridículo. ¡Mírenme todos soy el tiro al blanco humano!

El ridículo sin duda era lo ultimo que pasaba por mi mente, solo alcance a abrir los ojos y la boca pávido pensando en la finura de cenizas en que me convertiría, esto no esta bien :o…
En ese momento disparo y el plan se fue por la letrina, cual plan!!?? Ya tenia la mano acomodada y todo apuntando a la “cosa esa”, solo trate de que ese cohete en forma de tiburón no llegara a mi, de cualquier manera fue mas fácil decidirlo que hacerlo…
Si bien el cohete no logro alcanzar mucha velocidad ni distancia no parecía detenerse en absoluto, podía sentir el tremendo poder que ejercía, mis manos comenzaron a temblar, y mi corazón a latir, La potencia del fuego que salía de su parte trasera incrementaba su potencia de movimiento mientras mis fuerzas estaban debilitándose por el intenso esfuerzo, ¡estaba cansado y desesperado, no podía evitarlo el cohete avanzaba hacia mi sin tregua cada vez mas imparable, me quedaba sin fuerzas y un sudor frío corría por mi cuerpo, ¡estaba perdiendo el foco mientras mi mirada se perdía de vista de la punta horrorosa de ese misil desviando el balance de poder, no podía controlarlo mas!!
Pasaron algo más de 4 segundos que se me hicieron eternos en eso el cohete se detuvo en mitad de camino no llego muy cerca, como a 3 metros de distancia cuando afortunadamente y sin pensar se desvió, (¿lo desvié?) algo no planeado, seguramente el pulso inclino su fuerza para una dirección y el cohete se desvió explotando casi instantáneamente lanzándome lejos de allí, no pude ver mas haya de un fogonazo que me dejo sin vista, volé por los aires cuasi inconsciente y caí boca a bajo en una dirección contraria a la explosión chocando contra un árbol en seco, pero estaba tan maniatado que no supe nada, solo podía sentir mis articulaciones doloridas y un fuertísimo dolor de cabeza junto a un agotamiento crónico, mi cuerpo no me respondió por varios segundos aunque seguía medio consiente.
Mis brazos no tenían fuerza ni intención de moverse aunque pensara en esconderme pues esa cosa vociferaba espantosos rugidos metálicos de los que podía entender solo la frase ¡OS MATARE!! Inmediatamente saque fuerza de no se donde no tenia y gatee hasta unos arbustos cercanos detrás del árbol con que había chocado, si bien no podía ver con claridad ya que había quedado con una intensa mancha luminosa en mi retina producto de la explosión, podía calcular que me encontraba a una distancia considerable de la maquina asesina por el sonido horrible que emitió.
Me recosté de espaldas al árbol acurrucándome dejar visible ninguna parte de mi que pudiera detectar esa cosa refugiándome entre los los arbustos, haciendo todo lo posible por que no me detectara, (sabia que esas maquinas tienen mucha facilidad de detección por lo que estaba aterrado) para completar mi horror no podía dejar de jadear furiosamente, sentí de inmediato un fuerte mareo, no podía pensar nada, mi cuerpo me obligo a descansar por unos minutos aun sabiendo que si me hallaba me destruiría sin misericordia, sabia que me había expuesto tontamente al peligro, solo pensaba lo peor, que ese monstruo la traería solo con migo y que nadie etaria allí para ayudar, - esto es la selva deja de ser tan estúpido me grite mentalmente a mi mismo, nadie arriesga su pellejo de forma tan patética, estoy harto de esto y de estar metido en líos de vida o muerte.

FDI
Spoiler:
Acción gatear y esconderme detrás del árbol muy oculto.
avatar
Domenicus

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 03/04/2012
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La moneda de tres caras" [Tierras Altas, 29 de Octubre - 897 d.g]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.