Versión de juego 1.1.1: The Curseblood Plague
VOTAA!!
¡¡¡A VOTAR!!!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FOROS HERMANOS
FOROS HERMANOS

AFILIADOS ELITE
AFILIADOS ELITE

Magic World War, 2036
AFILIADOS
AFILIADOS NORMALES


Crear foro
Parallel Hearts {PH Rol}
Mejores posteadores
Crick (2540)
 
Señor de Terra (1301)
 
Dezba Wakanda (720)
 
Enkei (596)
 
Lugor Jumther G. (595)
 
Rath Wraylan (485)
 
Maximilian Stenkerk (440)
 
Sarah Raynore (431)
 
Kalen Otero (376)
 
Ederat (364)
 


[Aventura] "La partida del Gusano Blanco" [Storby - 28 de febrero 898 d.g.]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Aventura] "La partida del Gusano Blanco" [Storby - 28 de febrero 898 d.g.]

Mensaje por Enkei el Miér Dic 06, 2017 9:01 pm

Rufus


Rufus abrió los ojos, despertando de su dormitar por un furtivo haz de luz que se deslizaba tímidamente por entre las persianas de la ventana, reposando con tibieza sobre el rostro del alquimista.
Aun desde su habitación y con la puerta cerrada, Rufus podía detectar el sutil aroma a condimentos y fiambres embutidos que tanto caracterizaban la cocina de Esir, desde el comienzo su estadía en Storby que el Hiperboreo tenía por costumbre el levantarse temprano para preparar el almuerzo (el mercenario extrañamente no desayunaba, a menos no en el sentido tradicional)

El hombre siempre preparaba comida para ambos. Aunque el munchkin no podía evitar notar como sus porciones siempre eran bastante más humildes que las del hiperbóreo, y que también a menudo estaba sin condimentar o hecha con la comida que evidentemente estaba cerca de caducar; Si Rufus no quería su comida, el hiperbóreo no tenia problema en simplemente conservar todas las sobras para después, puesto que como Rufus llegaría a contemplar con el pasar de los días; Al parecer  uno de los talentos ocultos del hiperbóreo era una habilidad sobrehumana para encurtir prácticamente cualquier cosa que le pusieran en frente.

Si Rufus decidía levantarse de su cama sentiría el molesto chirriar del desgastado piso de madera, permanentemente húmedo por la salada brisa marina.
La sencilla habitación del motel “La perla del mar” estaba constituida por piso y techos de madera, con paredes de cemento pintadas de rosado pastel, junto a su cama se hallaba una mesa de luz con una lámpara de aceite (ya vacía). Y a los pies de la misma un cofre de madera de tamaño medio donde colocar sus pertenencias.

A su izquierda inmediata hallaría un ropero bastante antiguo aunque recientemente barnizado, y a su derecha una mesa simple con un par de sillas más austeras aun; Junto a ella se hallaba la ventana por la cual se filtraba la luz.

Si se acercaba a ver por entre las rendijas notaria a su mujer a no mucha distancia, sentada en la playa que estaba separada del hotel por un simple barranco de unos cuantos metros, disfrutando de la tenue luz de un sol que apenas asomaba entre las nubes. Afinando un poco más la vista podría notar al espectro charlando animosamente con una jovencita a la vez que esta, arrodillada tras de Renee, le trenzaba el cabello.

Jannah:

No hace mucho que la pequeña de cabellos platinados había entrado en su vida, aparentemente dejada al cuidado de Esir a cambio de la información necesaria para encontrar al famoso rey de tréboles. La muchacha sin embargo había cogido gran cariño a Renee, con quien parecía pasar gran parte de su tiempo.

Lamentablemente esta cara nueva tuvo que venir con la partida de su anterior compañera de penurias, puesto que las heridas sufridas por la herrera Iris Yalli a pocos días de arribar a la ciudad habían obligado a Esir a dejarla a los cuidados médicos de uno de sus conocidos en la ciudad, por lo que contar con el apoyo de la herrera en los siguientes días terminaría resultando imposible.

Pero volviendo a la chica, se la veía bastante alegre con Renee, o cuanto menos distraída. Si lo que le había contado Esir era cierto, la jovencita había perdido muchos seres queridos el mismo día que se unió a su extraño grupo (Aunque tanto Esir como Jannah se mostraban muy reticentes a revelar muchos datos sobre lo ocurrido esa noche, solo confiando a Rufus que “hay cosas que es mejor no saber”)

Rufus no tenía problemas recordando como los primeros días de llegada la joven se la pasaba encerrada en su cuarto, probablemente llorando todo el día, negándose incluso a comer, lo cual era notable en lo mucho que había adelgazado en el poco tiempo que estaba con ellos, sumado a lo mucho que había comenzado a descuidar su propio aspecto, dejando sus cejas, inicialmente castañas, desteñirse paulatinamente hasta su blanco original, aparentemente la chica también había dejado de usar maquillaje para intentar ocultar su severo albinismo.

En medio de todo esto, ciertamente había sido una bendición que se llevara tan bien con Renee, quien sin duda hacia todo lo posible por ayudar a la niña a superar el trauma.
Lo que sin duda más que una bendición era un misterio enorme, era no solo la capacidad de Jannah de ver perfectamente a Renee, sino algo que hasta ese momento Rufus jamás había experimentado en su vida, conocer a alguien que era capaz de tocarla y ser tocada por ella sin ningún esfuerzo.
Pero las extrañezas no terminaban allí, como aquella vez que la muchacha callo enferma y se vio necesitada de una poción curativa, en cuanto Esir le dio de beber un sorbo de una que había comprado, ésta no tuvo el mas mínimo efecto en ella, lo que es más, como Rufus llegaría a comprobar en ese mismo momento, cuando Esir, confiando en su pericia alquímica, le cedió la poción para que estudiara si estaba defectuosa; Rufus pudo comprobar que la poción que momentos antes el mismo había identificado como una perfectamente adecuada poción curativa, ahora no era más que un vial lleno de agua pura, como si de algún modo la chica purificara todo lo que tocaba.

La playa no estaba muy lejos, si lo deseaba el Munchkin quizás pudiera ir a unírseles, o por el contrario llamarles a comer si lo deseaban.
Si Rufus decidía quedarse mucho tiempo en la habitación seria llamado por el tañer de una pequeña campana que Esir siempre tenía en la cocina para indicar la hora de comer.

Si el alquimista hacia caso, accedería a la sala principal del departamento que actualmente compartía con el mercenario, su mujer y la extraña joven, un ambiente compuesto por la sala principal, un baño y 2 habitaciones, una para Rufus y su mujer, una para Jannah. Mientras que Esir dormía en un sillón.

El cuarto principal que hacía a la vez de comedor y cocina estaba amueblado de manera escasa pero acogedora, una mesa bastante grande coronaba el centro de la habitación, con varias sillas a su alrededor. Si Rufus miraba a su derecha se toparía con el sillón de 2 plazas y frente a este una simple biblioteca que era bastante variada aunque no profundizaba en exceso en ningún campo. A la izquierda estaba el sector de la cocina, un poco mas delante de esta un ventanal que daba a la playa tal como el que encontraba en su habitación, pasando la biblioteca estaría la puerta que daba al pasillo, al fondo de la sala se hallaba la puerta a la habitación de Jannah.

La sala contaba con múltiples estantes adornados con conchas y caracolas, además de múltiples animales marinos disecados y un reloj de pared encuadrado en piedras marinas de diversos colores.

Mirando hacia un costado, en la biblioteca y momentáneamente siendo usado como un marca libros en una novela policiaca que Jannah estaba leyendo, Rufus podría notar el pedazo de papel doblado en el que Esir había escrito las instrucciones que había traído consigo el día que trajo a Jannah.

Instrucciones:


Según la base de datos de Donatello, tenemos certeza de que el rey de tréboles, de identidad aún desconocida pero con fuertes lazos a la familia Motsognir; Partirá el día 1 de Marzo en la embarcación denominada “El Gusano Blanco” en persecución de un navío hipebóreo que se encontrara regresando a casa desde un saqueo en la costa oriental de Gonduar.
El gusano blanco se compone de un navío de línea hibrido modificado severamente para soportar tanto propulsión a vapor, vela y remo, en ese orden de importancia, aunque pueden utilizarse los 3 a la vez según las pocas misiones de prueba de las que hemos podido reunir datos.

Cabe a destacar que aparentemente el navío también cuenta con algún modo de propulsión secreto que le permite moverse a una velocidad decente aun con poco viento y nula acción en las calderas o las líneas de remeros. Según nuestros cálculos la robusta y resistente embarcación debe ser una de las mas rápidas del continente (incluso más rápida que la mayor parte de embarcaciones eclesiásticas), probablemente la más rápida del mundo en relación a su peso.

Sin embargo, teniendo en cuenta la cantidad masiva de recursos necesarios para movilizar el barco, es probable que se trate de un barco ideado para una expedición extremadamente larga y tortuosa, puesto que en relación con los recursos necesarios para su implementación, ninguna misión comercial o militar sería factible.
Si se desea contactar con la familia Motsognir, el mejor momento seria durante la fiesta de gala que se celebrara la noche misma previa a la partida del gusano blanco en la mansión de susodicha familia.

Para preservar y proteger. Donatello.


Según la misiva, la fiesta tendría lugar esa misma noche no muy lejos de allí, hasta entonces el munchkin tenia vía libre de hacer lo que quisiera por el resto del día, aun faltaban muchas horas para el gran evento y si así lo deseaba podía salir a explorar, hacer alguna compra de último momento o cualquier cosa que le apeteciera.
Si Rufus había de serse sincero, los últimos tiempos habían sido bastante tranquilos, Darius le había dejado a Esir suficiente dinero como para mantenerse sin necesidad de andar como locos buscando trabajos temporales con los cuales costearse el alojamiento. Y más allá de la llegada de la joven y la súbita partida de la herrera, no mucho había pasado…

Exceptuando quizás la reciente llegada de un contingente bastante variopinto instalado en el mismo hotel que ellos, aunque en una habitación bastante alejada, constaba de una mujer broken ataviada con túnicas bastante extrañas, más adecuadas para el desierto que para un ambiente costero; Un hombre pálido, grande como un oso y de un espeso bigote; y dos humanos altonatos de aspecto más menudo, uno con un peinado más bien estrafalario y otro a quien Rufus podía jurar lo vio cargando una rata. Gente curiosa pero poco importante… al menos hasta ahora.

También había una extraña pareja en una habitación continua a esta, compuesta por una fallen de cabellos de fuego y un Broken con cara de muy pocos amigos, no eran humanos, así que quizás entablar una conversación no le vendría mal al munchkin para salir del tedio.

Rath / Kalen


El dúo de altonatos se hallaba recién levantado, aun cansado del angustiante viaje que los había llevado desde la lejana Sodoma a cruzar todo el continente y llegar hasta la portuaria ciudad de Storby encastrada cual perla en la inconmensurable alhaja de ébano que era el mar negro.

El hospedaje actual de los altonatos estaba compuesto por una simple habitación de hotel barata, contando con un solo dormitorio, un cuarto principal no muy grande y un baño que siempre se atascaba. Cuanto menos contaban con el placer de una compañía no demasiado desagradable en forma de un imponente cartógrafo de mediana edad que respondía al nombre de Vlad y a su ayudante Misha, una mujer broken con un talento particular para la medición de superficies. El cuarto había sido designado para los 3 hombres, quienes habían tenido que sortearse quien usaría la cama y quienes dormirían en colchones en el suelo (El ganador fue el terrorista Kalen Otero) mientras que Misha dormía sentada en un sillón de la sala.

Vlad:

Misha:

Resultaba bastante increíble la forma en que el grupo había sido reunido apresuradamente en Sodoma para partir de inmediato a cumplir con una misión que era más una idea general que un conjunto de pasos sistemáticos para lograr un objetivo. Sin embargo era la mejor oportunidad que tenían para satisfacer una curiosidad que se iba acrecentando mas y mas con los días desde aquella ya lejana tarde en que un hombre de cabellos rubios fue arrastrado hasta la plaza principal de Sodoma reclamando audiencia con el mismísimo líder de los paganos de Sodoma.

Flashback:


El día era bastante caluroso e inmisericorde, tanto Rath como Kalen tuvieron que buscar refugio en una de las grandes carpas de cuero montadas por la gente de Sodoma para presenciar el espectáculo que estaba a punto de acontecer, al menos si los rumores traídos por los guardias fronterizos eran ciertos, un sujeto había caminado directamente en dirección de Sodoma, pidiendo expresamente hablar con Grimm en persona sobre “asuntos de vital importancia para todos los paganos en general” Claro, el tipo no siendo pagano había despertado miles de sospechas e hipótesis que el pueblo estaba impaciente por poner en tela de juicio ahora que el mismo Grim había decidido acceder a la petición del extraño, probablemente más por aburrimiento que por otra cosa, aunque en realidad nadie podía adivinar lo que pasaba por la mente del líder pagano.

Al mediodía y cuando era quizás el momento de mayor calor, un dúo de guardias apareció por el horizonte, arrastrando por las piernas y con gran esfuerzo un cuerpo aparentemente inerte de un caballero de cabellos rubios ataviado en una armadura pesada que dejaba una larga huella de tierra que un 3er soldado se encargaba de borrar por detrás para no dejar ninguna pista hacia la localización de Sodoma.

Grimm ya esperaba al invitado desde hace al menos una hora, parado estoico a la merced del ardiente sol, sudando bastante, pero de otra manera completamente imperturbable.

En cuanto los hombres hubieron acercado al cuerpo hasta una distancia prudencial de 15 metros de Grimm, dejaron caer las piernas del sujeto, causando un estruendo bastante grande y levantando una nube densa de polvillo que atestiguaba el insano peso de la armadura o el cuerpo de aquel hombre de cabellos rubios.

Hombre rubio:

-Puedes levantarte de una vez, extraño…- Comento el pagano cruzándose de brazos a la vez que arqueaba una ceja.

Unos segundos de silencio pasaron antes de que el hombre se levantara lenta, aunque no trabajosamente, a pesar de lo evidentemente pesado de su armadura y del calor infernal que había tenido que soportar cara arriba mientras lo arrastraban hacia la plaza. Sacudiéndose un poco la tierra de encima, el hombre se acomodo un pequeño pendiente de pluma de pavo real que tenía en la oreja antes de estirarse perezosamente previo a comenzar con su discurso.

-Muy buenos días señor Grimm, me temo que he venido a infortunarlo en vista de unas noticias alarmantes que, bien creo, atañen a todos los paganos y a todos los habitantes de Terra en general- Comento el joven de expresión neutra como si dijera lo más normal del mundo.

Inclinando un poco la cabeza hacia el frente, Grimm miro al chico de arriba abajo antes de dignarse a contestar. –Hay otras formas de hacerme llegar un mensaje que no implican intentar infiltrarse en mi hogar, señor…- Grimm hizo un gesto con la mano instando al extraño a presentarse.

Bajando la mirada, el extraño respondió. –Lo siento mucho, pero no puedo darle mi nombre, que de por si no es importante como la información que vengo a compartir con usted-

Bufando y sin cambiar de posición, Grimm contesto con notable molestia en su voz. –Pues no veo como podría confiar en alguien que ni siquiera está dispuesto a dar su nombre como todos nosotros, no consentiré ningún pedido hasta que respondas mi pregunta ¿Quién eres y que quieres?-

Arqueando una ceja, el claramente aburrido joven respondió con desgana. –Puedes llamarme “El rey de diamantes” si así lo prefieres, más que eso no puedo revelar. Si no está conforme supongo que no tengo más remedio que marcharme…- El joven llego a darse la media vuelta antes de ser súbitamente interrumpido por las palabras de Grimm, ya visiblemente frunciendo el ceño.

-Tú no te vas de aquí hasta que yo lo diga-

-Llegue hasta aquí por aquella dirección, y del mismo modo me iré- Contesto encogiese de hombros el rey de diamantes previo a que de entre la multitud reunida, una docena de hombres armados diera un paso al frente, listos para lanzarse encima del joven a la mas mínima señal de Grimm.

-… ¿Es esto una amenaza?-

Antes de que nadie pudiera decir nada, tanto Kalen como Rath comenzaron a sentir una extraña sensación de nausea, como si les revolvieran el estomago de repente. Seguido de esto fue una sensación de ligereza generalizada en todo el cuerpo.
Este nuevo coctel de sensaciones extrañas se vio interrumpido cuando, alzando la vista, los dos hombres pudieron notar como los mismo hombres que se habían adelantado anteriormente yacían ahora flotando en el aire cual globos de helio, suspendidos a 7 u 8 centimetros en el aire; Antes de poder comentar nada, los altonatos notaron como ahora ellos mismos se hallaban levitando a unos centímetros del suelo, junto con no solo todos los presentes, sino también todo objeto, animal y mobiliario a la vista.

El único que parecía salvarse de la extraña anomalía levitatoria era, como no podía ser de otra forma, el mismo líder pagano, quien permanecía imperturbable en su sitio, mirando fijamente al joven con una expresión de decepción en su rostro. –Hijo, debes ser muy estúpido o estar muy mal informado si crees que tener un fragmento basta para vencerme-

-No me creo capaz de hacerlo, pero siempre puedo intentarlo; Claro, siempre que estés dispuesto a poner en riesgo las vidas de todos aquellos que te rodean-

Sin inmutarse, Grimm se limito a declarar que podía hacer evacuar la plaza en menos de un minuto.

-No me refería a la plaza, más bien a la ciudad entera… Y varios kilómetros a la redonda probablemente. Puedo ser muy destructivo si me lo propongo; Quizás algunos sobrevivan, pero cuanto menos todos los niños morirán si peleo en serio, eso es seguro-

Por primera vez desde que iniciaron la conversación, Grimm pareció mostrar algún signo de emoción fuerte, contemplando al joven con una de esas miradas que matan mientras se esforzaba por contener los temblores de furia que amenazaban con hacerse ver especialmente en sus brazos.

-Sabes, es gracias a mi hermano que tienes tus poderes. ¿Realmente así piensas pagarle?-

-No, pienso pagarle revelando a sus paganos una ruta segura por la cual llevar grandes cantidades de contingente y recursos hacia Hiperborea- Comento el joven mientras liberaba a todos los presentes del extraño efecto de sus poderes. –Solo es necesario un buen cartógrafo, de preferencia de raza humana altonata o hiperborea… Por motivos que habré de explicar más adelante-



-Te escucho…-

-Sabía que podías ser razonable… ¿Sabes que realmente no pensaba hacerle nada a la ciudad no?-


-Umf, solo di lo que tengas que decir y lárgate por donde viniste, si vuelves a poner un pie en Sodoma después de esto, yo mismo me encargare de arrancarte la cabeza con mis propias manos-




Y así como así, casi sin enterarse ellos mismos, tanto el Inventor desafortunado como el terrorista se vieron involucrados en extraña empresa propuesta por un hombre aun más extraño de por sí.
Había poco personal en Sodoma que no estuvieran ya empleados a alguna u otra misión en los siguientes días (y no pocos que fingían asuntos urgentes para librarse de ser postulados) aunque a decir verdad, fiel a su estilo el buen Grimm no obligaba a nadie a embarcarse en una misión tan peligrosa de no ser por propia voluntad, y los pocos que había eran en su mayoría miembros de las así llamadas razas inferiores de terra: Demonios, fallen, munchkin, incluso unos pocos humanos norgon, pocos que realmente supieran un cuerno de navegación o cartografía como había sugerido el rey de diamantes.
Pese a la iniciativa de este vocal grupo de formar parte de la expedición al nuevo mundo, el rey tuvo que declinar sus ofertas, expulsándolos de la carpa de tela que se había montado allí mismo en mitad de la plaza Sirina para informar a potenciales candidatos de los detalles de tan truculenta misión.

-Lo siento, pero el tema racial es algo fuera de mi control, los únicos que vale la pena que se queden son aquellos humanos que no sean norgon, además de aquellos que tengan conocimientos de navegación o cartografía… Comencemos desde el principio, en poco tiempo zarpara desde Storby una embarcación particular con probabilísimo destino a hiperbórea, la propuesta que os traigo es simple, conseguid infiltrar a alguien en la nave y al arribar esta en costas hiperbóreas tendrán su recorrido-

-Es una propuesta muy interesante la verdad, aunque sinceramente no puedo evitar preguntarme qué ganas tú con todo esto- inquirió Grimm sentado al estilo indio frente al rey de diamantes, quien lo imitaba sentándose de igual modo.

-Según informantes de confianza, la eclesia, o al menos una facción dentro de la misma ya ha logrado infiltrar informantes dentro del navío, es solo cuestión del tiempo para que el resto de la institución se entere del camino a hiperbórea… Si es que el mismo capitán del navío no decide publicar el mismo el recorrido para poder proclamarse públicamente como descubridor del continente helado-

Poniendo un semblante serio, el hombre se inclino levemente hacia adelante mientras se acomodaba para quedar más cómodo. –No me conviene que la eclesia, o que algún sector en particular de esta, gane demasiado poder por sobre el resto… puedes tomar el avisar a los paganos como un modo de equilibrar la balanza-

En ese momento alzo la voz una de las personas que hasta ese momento había permanecido callada, se trataba del cartógrafo Vlad. –Soy cartógrafo y soy altonato, tomare la misión, no tengo necesidad de explicar mis motivos puesto que son obvios. Quien quiera acompañarme que lo haga, sino lo hare solo, no tengo problemas- Concluyo el hombre dirigiéndose particularmente hacia la mujer broken sentada a su derecha, quien le seguía a cada paso.

Asintiendo, el joven pelirrubio cedió a Vlad con un dossier conteniendo los detalles más delicados de la misión.

-Parece que ya tenemos a nuestro cartógrafo, respecto a la chica. ¿Es tu mujer o tu discípula? No es que importe en realidad, pero si decide unirse al viaje tendrá que hacerlo probablemente en calidad de esclava, los tripulantes del navío no son la gente más inclusiva del mundo, por decirlo de manera suave-

Girándose levemente para prestar atención al resto de reunidos allí, el rubio paso a sacar un pequeño artefacto de entre su armadura, parecía ser una daga, aunque ciertos acanalamientos extraños y un mango por demás abultado sugerían algún tipo de funcionamiento oculto.

-Como aliciente para los demás… Descubrimos esto en los restos de un navío hiperbóreo naufragado en una ubicación clasificada, a simple vista es una daga, sin embargo…- Tras voltear la daga, el hombre abrió un pequeño compartimiento en el mango de esta, extrayendo un pequeño vial con un liquido espeso de color azul neón. –Nuestros estudios en el artefacto han arrojado datos sorprendentes, no solo está compuesta con tecnología de punta, superior quizás a la de ojo de dioses y solo comparable con las invenciones del hipercubo. Sino que además se encuentra alimentada por una fuente de energía completamente desconocida, hemos intentado abrir el vial para analizarla, pero en el momento que quitamos la tapa la materia azulada comienza a evaporarse rápidamente, este pequeño frasco solía casi estar lleno cuando lo encontramos- Comento el hombre sacudiendo un poco el frasquito para llamar la atención al hecho de que se encontraba medio vacío.

-A juzgar por el diseño y ciertas partes sospechosamente similares a micrófonos que encontramos en su interior, creemos que lo que sea que hiciera esta daga, era activada mediante comando de voz- Tras concluir con su explicación, el hombre paso la daga entre los presentes para que todos pudieran verla.

En vista de la evidencia presentada, era obvio el pensar que la Hiperborea podía estar llena de armas y artefactos tecnológicos de la misma naturaleza extravagante, quizás incluso mucho más avanzados que aquella daga poseída por algún soldado de rango no especificado, quien bien podía ser el líder de un ejército como un simple soldado raso con su equipamiento estándar.

Para cierto dúo de altonatos, la tentación y la curiosidad termino por ganarle a la simple cautela, mas teniendo en cuenta que el joven rubio más tarde ofrecería entregar la daga a los altonatos para su estudio.


Sentados en las viejas sillas de madera, Kalen y Rath tenían ante sí un desayuno simple compuesto de café, tostadas, queso y jalea de membrillo cuyo olor azucarado permeaba toda la sala de manera agradable. Si gustaban, podían servirse de algunos huevos o unas piezas de fruta que había en una canasta de mimbre cercana. O unas tiras de carne seca guardadas en un frasco que actualmente sostenía Misha mientras miraba la playa sentada desde el marco de la ventana, mascando distraídamente una tira de carne.

-¿Algo que llame tu atención?- Comento Vlad mientras bebía a sorbos pequeños de su café y engullía un par de huevos duros.

-Nada importante, solo una extraña chica hablando sola en la arena- Comento desinteresadamente la mujer mientras sacaba otra tira de carne seca y se la llevaba a la boca, masticándola lentamente para saborearla lo más posible.

Frunciendo un poco el seño, Vlad se levanto a asomarse por la ventana, si alguien decidía seguir su ejemplo notarían que efectivamente había una chica de cabellos plateados arrodillada en la arena, aparentemente hablando y relacionándose con alguna clase de amigo imaginario.

-Humm. ¿No es la niña del departamento siete? Ese que tiene al mudo y al enano…- Pregunto Vlad rascándose su barba de tres días.

"El mudo":

-Creo que sí, supongo que estará a su cuidado o será hija del mudo, mucha pinta de muchkin no le veo-

-A lo mejor es hija de los dos-

Como respuesta la mujer solo se limito a mirar a su maestro fijamente por un segundo antes de menear la cabeza y continuar observando a la chica con desinterés. Vlad por su parte simplemente se encogió de hombros. –Hay de todo en la viña del señor- Volviendo a sentarse a la mesa, el hombre dirigió su atención al dúo de altonatos.

-Bueno chicos, repasemos las cosas una vez más por si las moscas, el navío supuestamente se supone que salga mañana a la mañana, este llevara esclavos de varias razas entre los cuales intentaremos meter a Misha-

-No que la idea me agrade particu…-

-Coooomo decía, intentare pasar como el dueño de Misha, que en parte lo soy-

-Creo que sobreestimas bastante los límites de nuestra relación- Misha permanecía cruzada de brazos mientras bajaba del marco de la ventana y tomaba asiento entre los altonatos, dejando el frasco descubierto frente a sí.

-Y mientras tanto ustedes se ofrecerán como trabajadores por el sueldo mínimo a ver si los toman, en caso de que no acepten inventaran alguna excusa para querer trabajar allí sin paga, ahí seguro que los dejan subir- Concluyo el hombre sin prestarle la mas mínima atención a los reclamos de su alumna.

-Creo que te olvidas de mencionar la fiesta en la casa Motsognir-

Refunfuñando, el hombre hizo un gesto como de espantar moscas, restándole importancia a las palabras de la broken. –Si quieres cuéntales, ya sabes que yo opino que es una pérdida de tiempo-

-Pues bien, opina lo que tú quieras… Como decía, según he averiguado, esta misma noche se celebrara una cena de gala en la mansión de la familia Motsognir, uno de los peces gordos de esta ciudad… Y no sé, me pareció un poco sospechoso, eso es todo, pensaría en ir a echar un vistazo yo misma, pero siendo broken…- La chica apoyo un codo sobre la mesa para tener un soporte donde sostener su cara con la mano mientras daba cortos soplidos a una taza de café hirviendo frente a sí.

-El viejo gruñón no quiere darme el gusto, pero si alguno de ustedes quiere podemos intentar colarlos adentro a ver qué información pueden recabar, si quieren claro…-

Darak.


Una grieta entre las nubes dejaba entrever el sol de madrugada esparciendo sus rayos en el mundo como cualquier otro día ordinario.
Mientras las negras olas del mar lamian la arena de la playa a intervalos, Darak no podía dejar de pensar que si, de hecho, era un día completamente ordinario, el sol brillaba, los transeúntes iban de aquí a allá haciendo sus tareas diarias, la luz de la santa eclesia iluminaba vigorosamente la ciudad mientras que la sombra del pecado intentaba calar cada vez más profundo allí donde los hombres rechazaban la luz de dios.
Pensar que poco tiempo atrás, Darak creyó que no viviría para ver más uno de estos días tan comunes y corrientes.

Flashback:

Oscuridad, envolvente y absoluta, casi solida, como un humo negro casi asfixiante.

El inquisidor Darak-Han yacía desnudo en posición fetal en el frio y húmedo piso de su celda sin ventanas, indestructibles esposas y artilugios metálicos le sostenían, forzándole en esa incómoda posición en la cual había permanecido durante horas sin fin, completamente solo, sin nadie más que sus pensamientos.
Sin nada más que hacer, Darak se dedico a hacer lo único que estaba a su alcance, pensar…

Darak pensó, en todo lo que le había llevado hasta ese punto, su infancia y los interminables sermones religiosos despachados por su padre como si fuera un disco rayado, repitiendo el mismo mensaje una y otra vez hasta que perdía todo sentido más allá de la esencia misma del mismo, la ferviente adoración y el temor de dios.
Recordó las múltiples ejecuciones en la plaza principal del pueblo, los cuerpos calcinados de brujas y herejes, los gritos y suplicas de las familias.
Sus años formativos en el ceno de la santa institución y su entrenamiento en las montañas del norte.
Su primera misión inquisitorial…

De repente, un ruido seco se dejo oír en la interminable oscuridad de la noche, luego otro, y luego otro más en una sucesión rítmica inconfundible, se trataba de pasos, acercándose cada vez mas y mas hacia él, de los ruidos Darak pudo deducir que mas allá de su celda se hallaba un pasillo largo y recto, ominosamente adecuado teniendo en cuenta el lugar en que estaba.

El ruido de pisadas se prolongaba por minutos que parecían horas, al punto en que el inquisidor no sabía si se trataba de algo real o de un sueño, o quizás algún extraño subterfugio de su mente, no es como si esta no le hubiera estado jugando trucos raros últimamente.

Darak no sabía cuánto tiempo había estado encerrado en ese agujero asqueroso, podían haber sido días o semanas enteras, sin comida, sin luz ni contacto humano, lamiendo la humedad del suelo para sobrevivir.
Una noche (¿O habrá sido de día?) Darak creyó ver a su madre llorando junto a él. Otra, vio a su padre, mirándole con rostro de decepción desde una esquina de la celda.
Otra vez creyó que el suelo era hielo, una sensación que no podía sacudirse incluso en sus momentos de mayor lucidez, incluso en su estadía en las montañas heladas no había sentido un frio tan severo, algo que calara en los huesos de tan forma.
En sus delirios, Darak se había creído muerto, arrojado desde el cerro de la gloria hacia ese oscuro abismo como castigo por sus pecados terrenales.
El inquisidor se vio sin darse cuenta en el lugar más oscuro, frio, y solitario de la creación. En el noveno circulo del infierno.
Darak había fallado su misión santa, había traicionado la confianza de la santa institución. Había fallado a dios, y ahora había llegado la hora de conocer al demonio encargado de su castigo.

La puerta se abrió y un haz de luz inundo la habitación por primera vez en días, cegando temporalmente a Darak y dando al nuevo visitante el tiempo suficiente para acercarse al cuerpo de Darak sin que este se diera cuenta.

-¿Porque te salvan niño del rio? Es que quizás no debas morir- Tarareo una suave voz masculina al tiempo que deshacía las ataduras del broken, quien incluso en su nuevo estado de libertad apenas podía moverse debido a los incesantes calambres en cada musculo de su cuerpo.

Readaptando su único ojo a la luz, el broken pudo ver por primera vez la figura de su libertador, posado frente a él de manera que bloqueaba casi la totalidad de la luz que de otro modo iria directo a los desacostumbrados ojos de Darak.

-¿Por qué te salvan niño del rio? Es que quizás debas vivir- Continuo el hombre mientras tendía a Darak una mano para ayudarle a levantarle, mientras que con la otra le presentaba un sello de pureza que instantes después procuro guardar celosamente en el bolsillo de su traje.

El chirriar de una puerta abriéndose devolvió al inquisidor a la realidad, girando su cabeza levemente, Darak pudo notar a una joven fallen de cabellos rojizos entrar al departamento con una bolsa de compras en la mano.

Chernika:

La mujer era una fallen de vistosa cabellera que respondía al nombre de Chernika, joven que había sido asignada como su ayudante durante la peligrosa misión que habrían de comenzar a mas tardar al amanecer del siguiente día. Mientras la chica se encargaba de dejar las bolsas sobre la mesa, el broken no pudo evitar notar la pequeña cicatriz producto de una herida reciente en la parte lateral de su hombro derecho.

Flashback:

La enorme masa de musculo que constituía al inquisidor Darak-Han se movia con lentitud por los pasillos de una imponente mansión apostada a las afueras de la urbe helada de Todheim.
El broken no recordaba cómo había llegado hasta allí ni tampoco tenía idea de quienes eran las personas que le arrastraban de los hombros con brusquedad pero sin malicia a través de innumerables pasillos y habitaciones, consumido por el cansancio y la malnutrición, el inquisidor no podía hacer más que luchar por conservar la conciencia mientras su vista quedaba fija en el hipnotizante patrón de baldosas marmoladas que iban pasando bajo sus pies como si se tratara de alguna extraña cinta de correr psicodélica.

Usando los pocos vestigios de fuerza que tenia, el broken fue capaz de levantar la vista y ver por primera vez el pequeño tubo que se enterraba en su brazo derecho, levantando la vista notaria que se trataba de que estaba conectado a una bolsa de suero sostenida por la mano libre de una de las dos figuras que le cargaban por la mansión.

La oscuridad le consumió de nuevo.

Figuras de la mansion:




-Compre algunas verduras, un poco de pan y carne seca, es lo más barato por aquí. Si quieres alguna otra cosa puedes ir al mercado, no está muy lejos de aquí pero tendrás que pagar con tu propio dinero- Comento la mujer mientras sacaba dos tomates y un atado de apio entero y procedía a comérselos enteros, sin nada más que un simple vaso de agua para pasar ambos.

Una vez terminada su comida la mujer se poso frente al espejo a arreglar su cabello, del cual parecía estar especialmente orgullosa, un remolino de fuego que hacía pensar a uno que la mujer podía llegar a ser hibrida con demonio, pese a que esta ya se hubiera encargado (quizás con demasiada insistencia) que ese no era el caso, que simplemente era una fallen que casualmente tenia cabello rojo.

Mientras se entretenía peinándose, la mujer pareció notar algo que le llamo la atención por la ventana que estaba junto a Darak. Si el broken decidía echar un vistazo podría notar una figura menuda arrodillada en las arenas del a playa ubicada a pocos metros del motel “estrella de mar” en cual se hallaban estacionados Darak y su acompañante. Al cabo de un rato la joven notaria al enorme broken mirándole por la ventana, a lo que simplemente esbozaría una débil sonrisa mientras levantaba la mano para saludarle tímidamente.

Cualquier comentario que fuera a hacer la fallen al respecto se vio interrumpido por un súbito golpetear en la puerta de entrada del departamento. Dos golpeteos cortos y tres largos, la señal que les habían dado para saber cuando era seguro abrir una puerta y cuando no.

La fallen se levanto apresuradamente a abrir la puerta revelando una figura bastante familiar para el broken, el mismo hombre que le había cargado por los pasillos de aquella extraña mansión.

-Buenasss- Comento aquel hombre de espesa barba mientras entraba en el cuarto cargando una pequeña carta bajo su brazo.

-¿Uhh? ¿Y tú quien eres? Supuse que Vanessa vendría a darnos las siguientes órdenes-

-No pudo venir, está ocupada con otros asuntos, por eso es que me dejaron el muerto a mí, solía tener un nombre pero eso ya no es relevante, pueden llamarme Joshua si quieren…- Comento el hombre sin esperar realmente introducciones de parte de sus dos interlocutores.

Sin mayor dilación, el hombre saco un pequeño abrecartas y se dedico a abrir por un costado la misiva que venía cargando, tras leerla en silencio por unos instantes, la remojo en el vaso que estaba bebiendo Chernika y procedió a comérsela antes de que nadie pudiera detenerle.

-Bueno gente, la cosa es simple, vendré a buscarlos mañana al amanecer, su tarea es infiltrarse en un navío como esclavos comunes y corrientes, yo hare la parte de esclavista para esta operación- Mientras se preparaba para continuar su explicación, Joshua tomo un plátano de la bolsa de compras y comenzó a comerlo probablemente para sacarse el mal sabor de haberse comido una carta momentos antes.

-Una vez adentro del barco su principal objetivo es permanecer vivos a toda costa, ambos tienen dispositivos de rastreo implantados dentro de su cuerpo, con estos seremos capaces de mapear el recorrido de la embarcación desde una distancia prudencial. Dicho esto, su principal misión es evidentemente permanecer vivos y dentro del barco a toda costa, en conjunto con asegurarse por cualquier medio disponible que dicho barco llegue al destino deseado-

-Uh, eso explica esta cicatriz…- Contesto la fallen mientras examinaba cuidadosamente el exterior de su brazo, si Darak hacia memoria podría recordar haberse despertado con una extraña herida en el interior del muslo izquierdo hace unos cuantos días en una extraña mansión a las afueras de Todheim.

Flashback:


Darak despertó en una cama de hospital, ubicada en una habitación bien iluminada de lo que a todas luces parecía ser una enfermería, una bolsa de suero yacía conectada a su brazo y un florero lleno de plantas aromáticas se hallaba sobre una mesa de luz a un costado de la cama.
Levantando la vista el broken podría notar a un hombre sentado leyendo en una pequeña silla ubicada en una esquina, el mismo hombre que le había sacado de los calabozos hace quien sabe cuánto tiempo atrás.
Notando que Darak había despertado, el hombre camino lentamente hasta ponerse a un costado de la cama.

Leonard Nielsen:

-Inquisidor Han, veo que afortunadamente ya se siente mejor… Mi nombre es Leonard Nielsen, solo soy un simple empresario de ojo de dioses, sin embargo, soy un empresario con amigos poderosos y muy influyentes en la eclesia central-

Tras hacer su declaración, Nielsen saco un pequeño objeto metálico de su bolsillo y lo sostuvo frente a la línea de visión de Darak, quien tardo poco en reconocer el distintivo objeto como nada menos que un anillo arzobispal.

-Esto pertenece al arzobispo Silverino Niklas de Ojo de Dioses, sumado al sello de pureza que le mostré al momento de su liberación debería ser más que suficiente para confirmar mi alineamiento con la santa institución… Supongo que se preguntara el motivo de porque me encuentro ahora mismo frente a usted particularmente-

Antes de proseguir, Leonard acerco la silla que estaba previamente usando y la coloco junto a la cama de Darak, sentándose para estar más cómodo.

-Básicamente, el buen arzobispo Niklas y yo creemos que un hombre tan entregado a la fe de Dios como usted merece una nueva oportunidad de redimir sus errores pasados. Como sabrá, las puertas cardinales fueron destruidas, y como era de esperarse de alguien cuya misión era protegerlas a toda costa, usted fue encarcelado provisoriamente en espera de un juicio que decidiera su destino de más que probable ejecución-

Dejando un minuto de silencio para que el inquisidor procesara su situación, Nielsen se preparo a continuar.

-Hubo que mover muchos hilos para poder sacarlo de aquí señor Han, pero afortunadamente para usted, cuenta con una serie de atributos que sientan perfecto para un pequeño proyecto que el arzobispo y yo tenemos pensado llevar a cabo desde hace mucho tiempo; Un proyecto que llevara gran gloria y beneficio a la eclesia como conjunto, pero que lamentablemente tenemos que llevar en las sombras debido a la testarudez de algunos de los miembros más conservadores del colegio cardenalicio… Detalles aparte, le necesitamos cuanto antes en la ciudad portuaria de Storby, donde se encontrara con otra de nuestras agentes y eventualmente se le revelaran los detalles de su misión…-

Levantose el hombre y dio media vuelta, listo para dejar la habitación y al agotado broken para que descansara, sin embargo el hombre no pudo evitar soltar un último comentario mientras se iba.

-Claro, siempre puede negarse y entregarse pacíficamente de nuevo al calabozo, o vivir el resto de su vida como un pagano perseguido por la ley de dios… Pero no le creó el tipo de hombre que fuera siquiera a tener en cuenta esta última opción. ¿No es así?-


-En fin, eso es todo por el momento, tienen el día libre hasta mañana, yo por mi parte no puedo esperar a dejar este basurero y volver a Ojo de Dioses a continuar mi trabajo habitual-

-¿Y qué haces allí de todos modos? Que tienes que partir con tanta prisa. Visto el estado actual de la ciudad con toda la mierda que está pasando allí ahora mismo, no puedo decir que se note que estés haciendo un gran trabajo-

El hombre simplemente arqueo una ceja ante el poco educado comentario de la fallen. - Pues mi trabajo es simple pequeña, básicamente soy el encargado de hacer el quete…-

-¿Quete?-

- Si, que te importa- Contesto Joshua mientras revolvía con malicia los cuidadosamente arreglados cabellos de la fallen.

Tras marcharse Joshua, Chernika simplemente se encogió de hombros, yendo a lanzarse a la única cama del departamento (Con Darak se turnaban la cama y el sillón).

-Pues supongo que me quedare aquí matando el tiempo hasta que sea mañana, a menos que tengas alguna mejor idea-  Bostezando sonoramente, la mujer cubrió su cara con la almohada mientras cubría sus pies con una sabana. –Cualquier cosa que necesites me avisas o algo-

Quedaba en Darak el saber que haría durante el resto del día, hace poco se había cambiado un grupo bastante variopinto a un departamento contiguo, y en otro habitaba un extraño munchkin que Darak podría jurar que era un hibrido, además de la extraña adolescente peliblanca que le había saludado momentos antes. Si no podía salir a curiosear por el pueblo o incluso quedarse a charlar con Chernika si le placía.

F.D.I:


Pues bueno, aqui esta jaja

Rufus, perdón por que tu parte sea mas corta que la de los demás, sucede que a ti ya te había dado motivo para estar en Storby haciendo lo que haces, por lo que no tuve que gastar espacio en escribir eso, a diferencia de con rath/kalen y darak, puesto que esto para ti es básicamente una continuación de "Puerta de Saturno" Respecto a la chica, Jannah, es un personaje de "El catalizador de Saturno" (el evento personal de Iris) perdona si te la metí muy de golpe, pero es un personaje que de todos modos pensaba introducir así que bueno.  calculador

Rath/Kalen, pueden decidir entre ustedes o en la misma interpretación quien porta la daga o si se la quedan un rato cada uno o algo así, cabe a destacar que no sirve como arma, y si la intentan vender nadie les dará un duro por ella.

Darak: ... Pues a decir verdad no tengo nada que decirte a ti particularmente XD

Bueno chicos, como siempre tenéis libertad de hacer lo que os plazca, estos primeros turnos tienen libertad de explorar la ciudad, ir a tiendas, o relacionarse ente ustedes o con los PNJ.

Buen roleo :D

Edit::
Me olvide de decirlo, pero me parece que tiempos de posteo de 12 dias para ustedes esta bien, cualquier cosa me avisan por mp o en la taverna si tienen algun inconveniente y vemos que hacemos

_________________



Long live the King!
avatar
Enkei

Mensajes : 596
Fecha de inscripción : 15/07/2014
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura] "La partida del Gusano Blanco" [Storby - 28 de febrero 898 d.g.]

Mensaje por Rufus el Sáb Dic 09, 2017 3:30 pm

Debo reconocerlo, para cuando abrí los ojos llevaba ya algún tiempo despierto. Inmerso en el tedio de la espera hasta el gran día, unos de los pocos momentos de disfrute que tenía era el holgazaneo matutino. Mi horario de sueño se había acostumbrado ya al indefinido almuerzo-desayuno que preparaba Esir sobre las 12, y como de todos modos no tenía nada que hacer, aprovechaba para descansar lo máximo posible. Los días anteriores a nuestra llegada a Storby habían sido bastante ajetreados entre todo el asunto del rey de corazones y la llegada de Jannah a nuestro grupo. Contábamos ahora con un respiro que, por desgracia, acababa hoy mismo. Venciendo mi pereza, me levanté. 

No es que la comida de Esir fuera lo mejor del mundo, pero no me gustaba hacer esperar al pobre hombre después de lo que se esforzaba por nosotros. No oía a Renee jugar con Jannah en casa, de modo que sin duda alguna estarían en la playa, su segundo sitio favorito. Me asomé a la ventana y confirmé mi deducción: ahí estaban las dos, jugando a hacerse trenzas y charlando bajo el sol de la mañana. Silbé con fuerza para atraer su atención desde lo alto del desnivel y les hice un gesto para que volvieran a la habitación cuando atrapé su atención. Renee me confirmó con un gesto que ya subían.

Por mucho que me esforzaba en aceptar a Jannah, no podía evitar que me pusiera los pelos de punta. Sentía empatía por su reciente pérdida y comprendía que no la quisiera compartir, pero por una parte me daba envidia que pudiera abrazar y coger de la mano a Renee con tanta facilidad, y por otra la manera en la que neutralizó una poción con solo tocarla iba completamente en contra de mi existencia. Sin embargo con Renee se llevaba de maravilla, lo cual me resultaba muy lógico, de modo que no podía ser tan mala. Con el tiempo me acostumbraría a ella. 

Me calcé y entré en la sala común desde mi cuarto a la vez que Renee y Jannah llegaban desde la calle, sorprendiendo los tres a Esir con su campana en la mano a punto de avisarnos. Con una sonrisa, la dejó en su sitio y nos sirvió los platos. Una vez terminé mi más bien escasa ración, me recosté en mi silla y medité sobre las tareas de esa tarde. Había una serie de asuntos que tenía que poner en orden, y que ya había aplazado bastante. 

Por una parte, estaban los polvos de ahba que me había dado el rey de corazones como propina por jugarme el pellejo. El contenido de ese saquito me parecía repugnante, pero un estudio minucioso me reveló que poseían efectos curativos, y no pensaba desperdiciar un ingrediente tan raro. Usarlo me requeriría buscar algún otro ingrediente con el que mezclarlo, y esa era mi primera tarea del día. Como en la habitación ya no tenía nada más que hacer (ya había ordenado los libros de la biblioteca según tres criterios diferentes de puro aburrimiento), anuncié mis intenciones y me dispuse a recoger un par de cosas antes de salir.

-¿Te vas? ¿A dónde? -Me preguntó Renee.
-Quiero explorar la playa y los arrecifes, a ver qué encuentro. De paso, seguramente pase por tiendas, ¿queréis que compre algo?
-Por mí no, gracias. ¿Volverás muy tarde? Recuerda que tenemos la gala de los Motsognir.
-Tranquila, antes de las 8 estaré de vuelta. De todos modos quiero trabajar con luz solar, así que para cuando se ponga el sol no tendré mucho que hacer. Francamente, no se a ti, pero no me apetece nada ir a una gala...
-Vamos, ¡será divertido! No va a ser peor que la última cena a la que fuimos, desde luego. -Me miró arqueando una ceja, divertida. Ella sabía que yo sabía perfectamente a qué cena se refería, y por muy mal que lo pasáramos en ese momento, de algún modo ahora le hacía gracia recordarlo. No pude evitar sonreír ante una muestra más de su macabro sentido del humor. 
-Pues te vas a perder a nuestros nuevos vecinos. Jannah y yo pensamos ir a saludarlos luego, parecen gente simpática. ¿A que sí, Jannah? -La mención a los vecinos me sacó de las pociones, plantas y polvos en los que ya estaba pensando incluso antes de haber salido por la puerta. Ah, sí, vecinos. Personas, hmm. No me vendría mal algo de contacto con otras personas aparte de los tres con los que estaba en la habitación, pero la nota que Jannah ahora usaba como marcapáginas sugería que acabaríamos montados en un barco después de la fiesta, y ahí sí que tendría contacto humano de sobra. 
-Vaya... qué mala suerte. -Renee amplió todavía más su sonrisa, sabiendo que yendo ellas a saludar a los vecinos en mi lugar en realidad me estaban haciendo un favor. -Bueno, ya me contaréis cómo son. 

Me metí en los bolsillos mi navaja y mi cerbatana (nunca se sabe), un par de frascos vacíos por si encontraba algo interesante y mi dinero, bien guardado dentro del delantal donde ningún pillo fuera a meter los dedos. Dejé en el baúl los ingredientes de alquimia, no los iba a necesitar en mi paseo. Saludé a todos con la mano una última vez y me fui. 

Un breve paseo siguiendo el señalizado público y preguntando a algún transeúnte me llevó a la playa. Las formaciones barrancosas, cavernosas y coralinas del barranco de Storby eran un entorno único donde seguro que crecían flores, algas y corales que podían resultarme útiles, aunque por desgracia no conocía la flora local, de modo que debía dejarme llevar por mi instinto y mi suerte. En mi experiencia, los materiales más valiosos crecen en los lugares más inaccesibles, así que presté especial atención a huecos oscuros en la piedra, plantas espinosas y trozos de corales arrastrados por la marea, procurando no mojarme los zapatos ni tropezar con nada. 

Cuando completé mi paseo por la playa, a media tarde, decidí aprovechar las últimas horas de sol para visitar el mercado. Pescadores y marineros voceaban su mercancía, pero a mí no me interesaban lo frescos que estaban sus cangrejos ni lo coleantes que estaban sus merluzas, sino los restos que hubieran podido encontrar en sus redes. Interrogué a los que vi menos atareados en su tarea comercial y con más predisposición a escucharme a propósito de corales, algas raras o cualquier objeto insólito que hubieran encontrado en sus redes y que no hubieran tirado a la basura. Quizá encontrara algo valioso y me dejaran llevármelo barato.

Sin embargo, un tipo lógico como yo no puede confiar sólo en su suerte. Las tiendas de alquimia eran valores seguros en lo que a ingredientes y pociones se refería, y nunca venía mal un empujoncito en el negocio de un colega de profesión. Encontré una cuyo nombre me hizo gracia, "El grito de la mandrágora", y entré. Es una novatada común entre los alquimistas advertir a los aprendices del mortal grito de la raíz de la mandrágora cuando se extrae, cuando en realidad no emite sonido alguno, como cualquier otra raíz.
-Buenas tardes, señor, ¿qué desea? -La dependienta, una fallen de avanzada edad, lanzó su pregunta de forma automática medio metro por encima de mi cabeza esperando un cliente de estatura humana, aunque rápidamente bajó la mirada y me sonrió.
-Buenas tardes, vengo buscando ingredientes. Verá, me gustaría elaborar unas cuantas pociones pero no soy de por aquí, de modo que agradecería inspeccionar su herbolario. 
Aproveché para mirar a mi alrededor por si veía algún producto etiquetado o algo que me pudiera dar algo de información, y mi mirada tropezó con un arcón de madera bastante voluminoso y sin tapa lleno a partes iguales de frascos llenos, vacíos y rotos, todos amontonados y revueltos de cualquier manera. Podía contener mis impulsos de tirarme de cabeza al arcón y poner un poco de orden en ese desastre, pero quizá pudiera tornarlos en mi beneficio.
-Si quiere, le ordeno ese arcón como parte del pago, ¿qué le parece? -Tenía dinero suficiente para comprar un par de ingredientes, pero si me dejaba ordenar el arcón, tanto mejor para todos: su tienda tendría mejor aspecto, yo dormiría más tranquilo esta noche y mi bolsillo no acusaría tanto el golpe. En cualquier caso, sentía mucha curiosidad por ver qué me podía ofrecer la anciana al otro lado del mostrador.

Una vez completadas mis tareas, volví al apartamento por las bulliciosas calles de Storby, ahora iluminadas únicamente por el alumbrado público y los neones publicitarios. No había llevado cuenta de las horas empleadas en todo esto, pero esperaba no llegar demasiado tarde para la fiesta. Ante la duda, apreté el paso. Además, una vez saciada mi sed de alquimia, sentía curiosidad por lo que hubieran averiguado Renee y Jannah sobre los pintorescos vecinos que teníamos.


FDI:
Bueno bueno, ya me dirás qué me encuentro... Te dejo que interpretes a Renee contando a Rufus su tarde con Jannah y los vecinos. Para los diálogos de la alquimista fallen he usado el color 993399.
avatar
Rufus

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 23/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura] "La partida del Gusano Blanco" [Storby - 28 de febrero 898 d.g.]

Mensaje por Darak-Han el Vie Dic 15, 2017 12:13 am

Salió de su letargo a la misma velocidad y fuerza con la que la vida lo había regurgitado al mundo de vuelta. Condena, deshonra, humillación. ¿Qué era eso, sino el destino de los depravados? En ese mundo, en esa sociedad cada vez más influenciada por las fuerzas del mal, del odio, el estiércol de la herejía, clavándose como el signo de anatema, profundo, como la mirada hacia el infinito, la oscuridad.
¿Oscuridad? No conocía él cuanto tiempo había transcurrido. Tampoco un recuerdo claro de lo ocurrido en aquella ciudad bastión de su amada Eclesia. Pronto, todo eso dejó de importar, y la magnitud de sus acciones solamente significaron un paso más para fundirse junto con esa oscuridad. Habían fallado, sí. Eso no lo dudaba de ninguna manera, se lo decían con su frío mordisco aquellos grilletes y cadenas con los que lo habían atado. Justo como el destino de los malvados, clavados en su piel grisácea como la zarza.  Todo eso le traía a su cabeza emociones dispersas consigo mismo. A pesar de todos sus esfuerzos para con su Eminencia Karmikov, le había fallado, y ese era el motivo de estar allí. Conocía esos métodos, pero a pesar de saberlos al dedillo no quería reconocer que las cosas se torcían de mala manera para él, en una celda como a las que tantas veces había tirado la gente que él encontraba culpables.
Ahora él no era el juez, si no el criminal. La culpa recaía en él y en su consciencia, en sus años servidos con fervor que al final se habían estrellado contra el pavimento de manera vertiginosa.
¿Es este, un castigo del Señor? Pensó en voz alta, atreviéndose por primera vez a cuestionarse aquello para sí mismo. Casi en un susurro, quedo. Definitivamente tiene que serlo. La Eclesia no perdona a quien le falla. No hay mejor chivo expiatorio excepto aquel que falla. ¡Y tú lo has hecho, inquisidor de pacotilla!

El piso era frío. El cansancio lo palpaba personalmente en sus miembros agarrotados de estar en una sola posición por un tiempo que ni siquiera sabría exactamente calcular. La noción del tiempo desaparecía en la oscuridad absoluta, y en el silencio, solo su respiración, cada vez más lenta, imperceptible.

No es que no me siente arrepentido. Esto es lo que me merecía. Le fallé a su Eminencia, a la Eclesia, y a todo el ideal perfecto que de por sí persiguen. De tal forma que no soy más que toda la escoria que aquí se haya encerrada. Soy incluso, inferior a ellos. Pensar aquello de esa forma lo atormentaba como un millar de flagelaciones, pero su cuerpo estaba lo suficientemente entumecido como para llegar a sentir algo. Era solo su cabeza la que se perdía en el mar de divagaciones que se incrustaban dentro de él, cada vez más. Casi como el mensaje por parte de la institución que se repetía un sinfín de veces en las pantallas de las calles. Casi de la misma manera en la que su padre repetía aquellas palabras que le inculcaron un modelo a seguir. Podría verlo si cerraba los ojos para acrecentar la oscuridad que ya reinaba y se palpaba en la celda.

Y allí estaba él en esa tarde soleada, con el viento meciendo levemente las briznas,  

-Tienes que entender, que los designios de Dios son ley de vida y un modelo a seguir, Darak-Han. La ley del señor es perfecta, y su palabra consuela el alma. Por tanto, no seguirla es salir del orden de la naturaleza, del orden perfecto que está impreso en la vida misma, y en su naturaleza.

-¿Eso significa que yo estoy dentro de su plan? – Darak-Han preguntó.

El titubeo de la expresión en la cara del anciano se convirtió en una gélida mueca por un momento. – Es posible.

A partir de ese momento el cariz asociado con el ámbito religioso se convirtió en un paradigma que el joven Broken debía de perseguir. La idea de ser alguien que trataba entre los dos mundos: Por un lado, la idea asociada a la gente de su raza, por otro, ser un servidor de la santa institución que representaba a su Dios y toda su corte de ángeles.

-Temer a Dios no significa tenerle miedo. – Habló en alto para sí, aunque su voz se escapaba débil, delgada, baja. – “Temer a Dios es, por medio de adoración y continua restricción de los placeres terrenales con los que el demonio tienta a la carne, mostrarle fidelidad, postración y satisfacerle, como buen sirvo suyo.” Segundo día de formación, Ciudad Catedral. Días que ya se ven lejanos, de por sí. ¿Cuánto tiempo habré pasado en este ciclo continuo de seguir órdenes?

Eso recordaba a las continuas cazas de brujas en las afueras de la ciudad, aquel sitio en el que creció. Las continuas piras en la plaza de reuniones, donde los inquisidores hacían consumirse entre llamas a aquellos hechiceros, magos, brujos y herejes que tanto rivalizaban con el orden natural de las cosas. Al principio aquello le aterraba, pronto con los años ser espectador de aquellas ejecuciones lo empujaron cada vez hacia un lado más oscuro, determinado y sádico para la que sería prontamente su profesión.

Y en una retrospectiva trepidante que lo llevó de vuelta al lugar donde había perdido su ojo, las montañas del norte donde culminó su retiro espiritual antes de volver a la civilización. El dolor fantasma todavía se presentaba en su sitio algunas ocasiones. Era como un recuerdo, una forma de impulsar sus métodos y objetivos hacia un “Bien común”, aunque, ¿qué tanto ese bien común se anteponía más como un yunque opresor? Sólo él lo sabía, y aun así con sus excesos decidió seguir ese sendero. Entre tanto su cabeza divagaba, los recuerdos de su primera asignación se sucedían sin orden alguno, y pronto él comenzó a pensar en la opción de abandonarse al famoso “sueño frío”, famoso en su raza. Especialmente cuando tenía que contorsionarse en posiciones extravagantes y a la vez dolorosas para chupar con avidez el musgo húmedo del suelo. Pero se sabía más fuerte que aquello, y si fuera necesario, lucharía para mantener su cordura, su lucidez. El último atisbo de orgullo que podría llegar a tener una persona con las condiciones como en las que se encontraba.

Temer a Dios es…

Pronto un barullo de voces se encontraba afianzado en su cabeza, cada vez más creciente. Darak-Han había llegado a un punto en que su consciencia se hallaba diluida en nada más y nada menos que una blancura espesa, pesada y palpable. La oscuridad había desaparecido para dar paso a una luz cegadora, pero a la vez tan fría, y tan extensa, que compararla a la de sus amadas montañas era como querer tapar el sol con un dedo. Y en medio de aquella blancura se encontraba él, en la misma posición que lo habían dejado en un principio. La cabeza caída y su único ojo mirando hacia el suelo.
Y el llanto se inmiscuía en sus oídos, lentamente, creciendo hasta dejarlo sordo como el estruendo de un trueno tocando a tierra. La voz de la mujer se volvía casi insoportable, como aquella blancura, hasta el momento en que él se atrevió a mover su cabeza a un costado.

-¿Madre? – Darak-Han preguntó, mientras abría perezosamente el párpado para mirar con incertidumbre. – Madre, hacía mucho tiempo que no me visitabas. Te he echado de menos, a ti, a padre, el campo donde cultivábamos. ¿Recuerdas aquél perro sarnoso y mal cuidado que siempre nos seguía y que tú echabas siempre? – El Broken se soltó a hablar en voz alta. La cordura escasea en momentos de necesidad. Los patrones de comportamiento, y la lógica se pierde una vez el sentido del tiempo se extravía por páramos inexorables, y la miasma de necesidad se acrecienta torturando la mente del que tiene hambre, y, además, sufre por ello. – Madre, dime algo. Ansío escuchar tu voz después de todo este tiempo. Las cosas han cambiado mucho, créeme. ¡Ya no soy ese niño debilucho al que todos apedreaban! – Gritó para reírse por lo bajo. – No, ya no. Ha pasado mucho tiempo desde entonces. ¿Cómo estáis? ¿Está bien padre? ¿Por qué has venido a visitarme? No lo entiendo, este no es lugar para que una señora como tú venga. Está muy descuidado, si me dejaran, podría mostrarte las habitaciones que he tenido, en Martillo de Brujas, en Ciudad Catedral. Las de Todheim eran hermosas. Caía nieve todo el tiempo, lástima que haya pasado todo lo que pasó…

Temor a Dios.

-Madre, tengo frío.

Temor a…

-Madre, no te alejes.

Temor…

-¡¿Madre?!

Temor.

El inquisidor alzó la vista al techo oscuro y despertó de una especie de duermevela que lo sumió en la agitación. No habría sabido calcular el tiempo que transcurrió, sin embargo, a la visita de su madre la oscuridad absoluta volvió, por un tiempo desesperante y angustioso.

Temer a Dios es, adoración.

Las palabras que había aprendido como un medio doctrinal se repetían como tambores de guerra resonando en sus oídos, reverberaban casi el disparo de un cañón, y se repetían en coros. Coros idénticos en potencia y hermosura a los que se había acostumbrado a cantar en el claustro del monasterio.

-Darak-Han, tienes que aprender a ser paciente. – El hombrecito habló, desde una esquina. Un anciano arrugado y delgado, con apariencia famélica. La carne pegada a los huesos, la ropa sucia, remendada y maltratada que, a su vez, le parecía tan similar, conocida. - ¿No pudiste ser paciente? No, tenías que hacer las cosas mal.

La mirada del hombre se clavaba en él, como acusándole. Era su padre.

Temer a Dios es…

-¿Padre? ¿Has venido a visitarme?

Esta vez no había más que oscuridad. La celda había vuelto a ser lo que era. Una penuria encarnada, un paroxismo febril que se encargaba de castigarlo y hacerle saber lo que era el castigo, y lo que nunca volvería a ver posiblemente.

-Padre, al fin logré llegar a ser lo que quería. Tuve que pasar por mucho a lo largo de estos años, lo siento por no haber podido visitarlos… He estado muy ocupado. Pero extraño los tiempos que pasábamos juntos.

Temer a Dios…

Su padre lo miraba con desdén. Darak-Han sentía esa mirada cargándose en su espalda, dándole más peso a su cuerpo y a aquellos grilletes que lo mantenían prisionero.

-Padre, he llegado a ser lo que tanto quería…

Temer a…

-¡No me mires así, no es mi culpa que ustedes no pudieran venir conmigo!

Temer.

-¡Padre, no me desapruebes! – Darak-Han gritaba, y en medio de la oscuridad sacudía su cuerpo con fuerzas sacadas de algún sitio oculto. Quería liberarse, romper esas cadenas y correr de alguna manera hacia el rincón donde la silueta de su padre se ocultaba, en medio de las sombras. - ¡No te vayas! – Los esfuerzos eran cada vez más en vano. Su cuerpo, doliente, no era capaz de ejercer la fuerza suficiente para liberarse, y eso lo angustiaba todavía más ante la idea de que se escapara la última oportunidad de tener entre sus brazos al hombre que lo había criado desde que era un bebé abandonado. - ¡NO! ¡MIERDA!

La figura paterna se desvaneció.

Todo el mundo del Broken se desvaneció.

Esto definitivamente debe ser el infierno. Estoy muerto, seguramente. No hay razón para que alguien me torture de esta forma, no. Con todo lo que coseché en vida, mis esfuerzos para satisfacer a Dios y sus emisarios en la tierra. Estoy seguro de que esto no puede estarme pasando, realmente yo estoy muerto.

Y dejó su cuerpo descansar, sin moverse, cayendo como en un estupor.  

Estoy muerto y este es mi castigo por fallarle.

A pesar de que he temido a Dios toda mi vida, he guardado sus preceptos y seguido sus enseñanzas.

Pero le he fallado y a sus ojos no soy más que un pecador, indigno de alcanzar los cielos. Debe ser hora de mis castigos.

No, yo estoy vivo.

Pronto la luz había vuelto, esta vez más fuerte y con el sonido del metal arrastrándose. Su ojo quedó enceguecido por un momento corto, cosa que lo obligó a cerrarlo con dolor por unos segundos, para darse cuenta de que había alguien parado frente a él, mientras una suave voz masculina tarareaba algo.

-¿Ya has venido a acabar conmigo? – Susurró, mientras deshacían las ataduras que le inmovilizaban. – Sin duda me llevas al patíbulo ya. Aunque era mejor dejarme podrirme en esta celda, como la rata que soy y es lo que merezco, en realidad. – Su cuerpo estaba acalambrado debido a la inmovilidad en aquellas posturas forzadas. Tanto que aun libre de las cadenas que lo aprisionaban, no podía moverse.  – Y deja esa canción. Quiero escuchar algo más solemne antes de morir. Como una alabanza. – Dijo por último, una vez pudo abrir el ojo y verificar la silueta de la persona que lo liberaba. Fue entonces cuando vio aquél sello de pureza que estaba frente a sus narices. Justamente como el que había tenido en su poder un tiempo atrás.

Luego la oscuridad se acrecentó de vuelta, como con una cierta satisfacción. Y su consciencia por fin decayó, cayendo en un sueño ligero.

Lo poco que recuerda de ese trance fue al tiempo, mientras era arrastrado pesadamente por los pasillos de alguna mansión. El tránsito era lento, pesado, tanto como su cuerpo, a lo largo de incontables corredores y habitaciones de las que solo recordaría mirar pasmado el piso. Su fuerza de voluntad se había quebrado lo suficiente los últimos días como para que el mantenerse consciente fuera para él una lucha parecida a la de la vida o la muerte. Todo parecía tan ilusorio. Sin recordar cómo habría llegado hasta allí. Tal era la semilla de la duda que germinaba dentro él que al levantar la cabeza vio una aguja intravenosa clavada en su brazo. La aguja estaba conectada a un tubo por el cual llegaba suero de una bolsa sostenida por una de las dos personas que lo arrastraban. Iban bien vestidos dentro lo que cabe, eran un hombre y una mujer.

Aunque todos esos datos pronto caerían en la inutilidad una vez puestos a recordar, ya que sus energías lo abandonaron en un momento, dando paso nuevamente a la oscuridad.

Despertó.

La cama de un hospital – un espectáculo cuanto menos, familiar – le recibió a la realidad mientras volvía de una inconsciencia prolongada. Claramente, la habitación era la de una enfermería.

-Así que no estoy muerto.

Un vistazo alrededor le permitió explorar el resto con su limitada vista. La bolsa de suero todavía conectada en su brazo, al costado de la cama un florero lleno de flores. Y levantando la mirada un señor sentado con la mirada absorta en un libro que, al percatarse de su presencia dejó lo que hacía para acercarse y entablar conversación. Se presentó como Leonard Nielsen, un “empresario” de Ojo de Dioses, le explicó claramente su situación, luego de mostrarle un anillo arzobispal. Por lo que, hubiese querido o no, tuvo que escuchar atentamente y con actitud meditativa a las palabras del hombre.

Luego Leonard le dio un tiempo prudencial para que considerase su situación. No era necesario, ya lo había hecho.

-Así que me sacáis de la celda y me libero del cadalso de ejecución para darme la oportunidad de redimir mis fallos. Aunque es una petición un tanto extravagante, señor Nielsen, principalmente por el hecho de que no es aprobada en su mayoría por el colegio cardenalicio. ¿Me asegura usted que seré absuelto de las sospechas que han recaído sobre mí? – Respondió a su ritmo, pensando las palabras y diciéndolas lentamente. – No piense que mi interés es ese, ni mucho menos. Aunque no fuese así estoy más que dispuesto a ganarme la confianza de vuelta por el trabajo de mis manos si me lo permiten.

Darak-Han hizo este recuento de los hechos sucedidos en su cabeza, intentando darle agilidad a su mente luego del período de inactividad extrema que tuvo. Pero ahora estaba libre, y escuchando nuevamente el sonido del mundo exterior luego de bastante tiempo. Las olas quebrar en la playa de arena negra, el sol brillando en lo alto.

Definitivamente las maravillas del Señor son buenas y bondadosas. Pensó, mientras se resignaba a ver el bullicio de la ciudad con una especie de placer. Sabía que aquella gente estaba protegida. Allí estaba la Eclesia, y con la Santa Sede toda la potestad divina que pudiera dar el altísimo a las manos de meros mortales, no obstante de la mancha de pecado que se extendía siempre por los bajos fondos. Pero para eso estaban ellos allí, para asegurarse de que las cosas fueran bien en esta ocasión. Sin oportunidad a nuevos fallos.

Se me ha dado una oportunidad que no puedo desperdiciar. El inquisidor dijo para sí mirando a la ventana. La playa, el sol. Pensar que algún tiempo atrás podría haberse abandonado a la idea de que aquello sería nada más que un recuerdo en su cabeza hizo que su piel se tensara detrás de la nuca. La sensación se mantuvo todavía cuando el chirriar de la puerta lo sacó de su mundo casi onírico para devolverlo de golpe a la realidad. Y su mirada se fijó con atención en la chica de cabello carmesí que entraba a la habitación. Su nombre era Chernika, y aunque en apariencia el cabello rojizo de la muchacha le recordaba más a algún posible híbrido con la raza de demonios, ella aseguraba ser meramente una fallen con una tonalidad de cabello peculiar en su raza. Sin embargo él no se tragaba todos esos cuentos de buenas a primeras. A pesar de ello, y hasta no desentramar los misterios sobre su origen, tendría que convenientemente, acudir a la ayuda que pudiera prestarle. Ella era alta y estilizada, con el cabello corto y mostraba una extraña cicatriz en el hombro que parecía haber sanado en aquellos días. Estuvo a punto a de preguntarle sobre el origen de la misma pero decidió callar.

-En realidad, me sigo preguntando si de verdad no tienes sangre demoníaca en las venas. – Darak-Han soltó ese comentario a modo de puya mientras veía a la Fallen peinarse, sin embargo, le llamó más la atención lo mismo que había cautivado la mirada de la muchacha, y era a una muchacha jugando en la playa que estaba a pocos metros del hotel con nombre pintoresco en el que se hospedaban. La visión de aquella escena era a la vez que relajante, curiosa y despertaba la curiosidad del inquisidor, que tapiado completamente con sus complejas vestimentas oscuras solamente dejaba a las vistas públicas su intenso y único ojo de color carmesí que escudriñaba todo cuanto podía en el poco campo de visión del que gozaba. Al momento en que llamó la atención de la muchacha en la playa, y la misma le saludó, él movió la mano lentamente para devolver el gesto y mover su foco de atención a su compañera, que antes de tomar cualquier otra acción fue interrumpida por un golpeteo en la puerta.

Uno, dos… Tres, cuatro, cinco. Es la señal que tenemos. Volvió a mirar a la Fallen y le indicó con la mirada que fuese a abrir.

Aunque en realidad esperaban a una mujer de nombre Vanessa, un hombre apareció y, sin comerlo ni beberlo entró rápidamente, dio las directrices luego de comerse la carta que traía en sus manos, y luego se retiró tan rápidamente como había llegado, dejando nada más que hacer, excepto pasar el día en ocio y comodidad preparándose para la misión que se empezaría al día siguiente. Aunque se esperaba de ellos mucho, por lo visto. Entrar a un barco de esclavistas, llevar el implante que les habían puesto en el cuerpo y sobre todo, sobrevivir.

Sí, con eso se explican las cicatrices. Pensó, mientras se acomodaba en el sillón y volteaba a ver a todos lados. La habitación era austera y pequeña, un sillón, una cama, en la que ahora estaba acostado Chernika, él pensó en dejarla descansar, pero en realidad aún tenía algunas cosas que hablar con ella respecto a las directrices que les acababan de dar.

-De hecho, sí, tengo algo en qué pensar. Pero tal vez te lo diga cuando vuelva, Chernika. – Darak-Han se levantó de su sillón y caminó en busca de sus pertenencias. Allí rebuscó hasta encontrar sus pesadas garras de combate de tomó y alojó disimuladamente entre sus ropajes. Nunca se sabe. Pensó, para continuar y decir. – Saldré a tomar un paseo. Parece que sabes de sobra cuál es el código. Tocaré el mismo, de lo contrario no hables a nadie. Y sobre todo… - Bajó la voz un poco. – Si puedes echarle un ojo al resto de inquilinos variopintos que hay por aquí, sería una buena idea. No me dan una buena impresión.

Dicho esto caminó hacia la puerta y salió rumbo a la calle.

Así que la idea es simplemente entrar, esperar a que el barco llegue a buen puerto y mantenernos vivos sin que nos descubran. No parece un plan demasiado detallado. Debo pensar en la forma de poder mantener las apariencias sin darnos a delatar.

Darak-Han estaba en la playa frente al motel. El sonido de las olas tranquilizaba su pensamiento de alguna manera, junto con el viento que soplaba ocasionalmente en la misma.

Tengo que hablar con Chernika. Seguramente ella tendrá las mismas impresiones que yo respecto a la misión. A lo mejor pueda hacer que lleguemos a un acuerdo provisional para apoyarnos mutuamente durante el viaje.

El inquisidor sin darse cuenta había caminado hasta donde se encontraba la joven que lo había saludado antes. Era pasado el medio día seguramente, no se había asegurado de la hora del día. Pero si algo le intrigaba era el qué hacía esa chica allí.

-Buenas. – Dijo al acercarse. - ¿Qué haces tan sola aquí?

FDI:
Primero que nada, disculpar si he omitido detalles o no me he explicado bien, he perdido práctica xD.

Prácticamente mi acción es salir e intentar sacarle charla a la chica de la playa.
avatar
Darak-Han

Mensajes : 169
Fecha de inscripción : 09/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura] "La partida del Gusano Blanco" [Storby - 28 de febrero 898 d.g.]

Mensaje por Enkei el Vie Dic 15, 2017 7:52 am

TODOS:
Aviso, esta es solo una mini respuesta que le doy a rufus para agilizar el comercio que sino nos tiramos 10 turnos en esto, si ustedes deciden comprar algo en los sig turnos hare lo mismo con ustedes, el turno sigue siendo de 12 dias y aun tienen bastante tiempo para postear, por lo que no desesperen XD

RUFUS


El corto rastreo de la playa le proporciono a Rufus poco más que tenues rayos de sol y brisa marina.
El estudio más superficial de la costa de Storby fue un ejercicio de absoluta futilidad, cada tanto veía alguna concha o caracola interesante, pero nada que sirviera más que como un lindo adorno de sala, era evidente que casi cualquier cosa que pudiese ser de valor ya había sido recolectada por los vecinos de la zona, ya habituados a las idas y venidas del mar, y de los tesoros que este a menudo arrastraba consigo.

Sin embargo, en un entorno natural tan rico como las costas de Storby, incluso la basura de muchos podía ser el tesoro de un cierto alquimista afortunado. Puesto que encallado en una pequeña bahía artificial, el munchkin divisaría una forma que se le hizo bastante familiar de sus años de estudio del arte de la alquimia.

El elemento en si se trataba de una “Escoba de bruja” un tipo de alga que por lo generalmente crecía a grandes profundidades en los abismos oceánicos, demasiado profundo para su recolección manual, pero que a menudo emergía a la superficie gracias a pequeños peces y habitantes del lecho marino que roían el tallo de la planta para alimentarse, causando que esta saliera a flote y llegara movida por las mareas hacia las múltiples costas de terra.

Si la memoria no le fallaba, el pequeño alquimista sería capaz de recordar uno de los muchos rumores concernientes a la planta, se trataba de un elemento muy útil para marineros y todo aquel que deseara embarcarse en travesías por aguas profundas…

Siguiendo su camino, los pescadores con quienes consulto lamentablemente no habían conseguido ningún elemento raro durante sus jornadas, y los que si ya los habían vendido a las múltiples tiendas de alquimia de la ciudad. Sin embargo, había algo que todos casi unánimemente podían ofrecerle, espárragos de mar.

Se trataba de pequeñas, carnosas y nutritivas algas de mar, muy comunes en la cocina local y en alquimistas novatos por sus capacidades curativas, siendo un favorito de aquellos alquimistas que preferían la producción en masa por su amplia disposición y bajo costo, los hombres ofrecerían cada esparrago de mar por el coste de 30 terran cada uno, o una oferta de 10 por 250 terran. Mas de eso no le venderían por la necesidad de poder cumplir con la cuota diaria designada a los múltiples restaurantes de los cuales los pescadores eran socios comerciales.

Una vez adentro de la tienda, la fallen le permitiría al alquimista acomodar un poco el estante de pociones mientras ella distraídamente se ponía a leer una pequeña revista de reactivos.

-Usted parece un alquimista consumado, por lo que le dejare acomodar un poco las pociones… Hace tiempo que no lo reviso, pero si llega a encontrar algo que le interese puedo dejárselo por 250 terran, si así lo desea claro…-

Mientras el munchkin acomodaba, notaria algo extraño, todos los frascos, incluso aquellos en buen estado, contenían nada más que baratijas, solo tierras con colorante de fantasía para simular ingredientes alquímicos y diversas chucherías de esa índole, no fue hasta posar sus ojos en el último frasco, uno que yacía tumbado en el fondo del arcón; Que el alquimista comprendió que la pequeña tienda quizás fuera más de lo que parecía.

Sal bendita… Un elemento creado artificialmente en un intento de mimetizar las propiedades del agua bendita… Por no mencionar un ingrediente extremadamente ilegal por el cual tranquilamente podrían colgarlo a uno, aun así, los rumores de su poder lo presentaban como una gran tentación aun a pesar de su elevado coste y naturaleza criminal.

-Como le decía, usted parece un alquimista de mundo, por lo que sabrá apreciar el valor de elementos tan raros como ese, la mayoría de la gente la confunde con sal común, pero por su reacción puedo notar que usted no es una persona común… si la idea no es de su agrado tengo otros elementos de gran calidad traídos desde lugares lejanos del mundo-

La mujer fue presentando una serie de objetos uno a uno, dejándole al munchkin total libertad de inspeccionarlo, todos eran elementos alquímicos caros pero de buena calidad.

-Tulipán negro, para usted 150 terran, traído directamente de los jardines botánicos de kerfel; O quizás esto sea más de su agrado, “Elatia Vulgaris” perfecto para alquimistas y personas del saber, tan solo 175 terran; O quizás, si lo que busca es el embellecimiento personal, tenemos jalea real a solo 100 terran la unidad. Si desea adentrarse en lo sobrenatural tenemos alas de mariposa de cristal, y antenas de mariposa lunar, a 140 terran cada uno…-

Mientras Rufus escuchaba atentamente a la dependienta, no pudo evitar notar el listado de elementos alquímicos presentados en un mostrador cercano, todos de naturaleza marina, más comunes en la zona, y por consiguiente de seguro más baratos.

Alga Noxica, por 50 terran; Garra del diablo, al bajo precio de 25 terran (si, así lo anunciaba el cartel) Algas Agar-Agar por 35t;  Y percebes del mar negro a 20 c/u

-O quizás… si, quizás esto le interese, claro, siempre que esté dispuesto a guardar el secreto como con la sal bendita- Comento la mujer mientras sacaba dos pequeños viales de entre su sostén. – Si quiere protegerse contra atentados, polvo de gárgola, 200 terran; Si por lo contrario, desea causar gran daño a sus enemigos, abdomen de viuda negra, 200 terran también-

Concluyo la mujer con una sonrisa entre picara y macabra, dejando a elección del munchkin que haría a continuación, si compraría algo o se iría volando de aquella tienda tan sospechosa.

F.D.I:
En breve te estaré pasando por mp imágenes de los ingredientes y te revelare sus propiedades en relación a tu sabiduria

_________________



Long live the King!
avatar
Enkei

Mensajes : 596
Fecha de inscripción : 15/07/2014
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura] "La partida del Gusano Blanco" [Storby - 28 de febrero 898 d.g.]

Mensaje por Rufus el Dom Dic 17, 2017 4:30 pm

Pateé con frustración la enésima caracola vacía de esa playa yerma. Tenía que haber venido más temprano, me dije, a estas horas ya se habían llevado todo lo de valor. O no todo, como descubrí cuando me disponía a irme: nada menos que un ejemplar en bastante buen estado de escoba de bruja, un alga que sólo había visto en dibujos y en frascos importados escandalosamente caros. Con una sonrisa de oreja a oreja, me la guardé en el bolsillo.

De nuevo, mi pereza matutina me privó de elegir primero, esta vez de entre los tesoros de los pescadores. Sin embargo, aunque no encontré nada extravagante ni valioso, sí que encontré un ingrediente común y no por ello menos útil: espárragos de mar. No estaba seguro de si los pescadores me estaban timando, pero 30 terran por una unidad me parecía un precio razonable, así que compré un par de unidades. Mejor que sobrara que no que faltara, y aunque yo no era rico, podía permitírmelo.

Donde sí que agrandé los ojos como platos fue en la tienda de la anciana fallen. La viejecita, aparentemente apacible e indefensa, tenía un arsenal más que suficiente como para que la Eclesia la descuartizara, hábilmente escondido en lugares tan impredecibles como un cajón de porquería o su propio sostén. Cuando terminé de arreglar aquel desastre de cajón, escuché con atención su lista de productos y precios. La sal bendita tenía un precio demasiado elevado, tanto en terran como en peligrosidad legal, de modo que la dejé donde estaba; pero los demás ingredientes sí que me parecieron interesantes. 

El precio de la garra del diablo de 25 terran me parecía tan bajo como confirmaba el cartel, de modo que no pude resistir la tentación de comprar un par de pedazos del bonito coral. Me mordí el labio un buen rato contemplando anhelante la elatia vulgaris, un ingrediente muy útil y versátil pero más caro que todo lo demás que llevaba encima. Sabía que Renee me reñiría por gastar tanto en ingredientes cuyos efectos ella misma podía sintetizar, pero había un cierto encanto en destilar pociones a partir de productos naturales que ninguna magia podía proporcionarme. Antes de poder arrepentirme, adquirí la hermosa flor azul y la guardé celosamente en un frasco donde no se fuera a estropear. Ya de paso, puestos a gastar, compré también unos percebes del mar negro y unas algas agar-agar, cuyo precio se sentía ridículo comparado con todo lo que llevaba gastado. 

Saludé a la dependienta con gesto cómplice y agradecido, recogí todas mis compras y volví a casa, pensando por el camino cómo explicar la ligereza de mi monedero.

FDI:
Bueno, si mis cálculos no fallan mi factura es:
2 x espárrago: 60 terran
2 x garra del diablo : 50 terran
1 x elatia vulgaris: 175 terran
1 x percebes del mar negro: 20 terran
1 x algas agar-agar: 35 terran
Total: 340 terran
Correcto?
avatar
Rufus

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 23/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura] "La partida del Gusano Blanco" [Storby - 28 de febrero 898 d.g.]

Mensaje por Kalen Otero el Dom Dic 17, 2017 9:28 pm

Había sido un viaje largo, pero muy provechoso, o al menos yo valoro bastante las cosas que aprendí en ese navío, desde protocolos de navegación, pasando por cartografía hasta mantenimiento de barcos. Durante el recorrido me di a la tarea de emplear mis facultades mentales para escribir y dibujar un buen número de planos (principalmente anexiones para Wilson) y documentos entre los que se incluyen muy relativas falsificaciones, pues quizás yo no tenga un "legitimo" titulo en medicina, mecánica, computación, y cada ingeniería, pero con mis conocimientos y notas mentales, me parece que pocos serán capaces de cuestionar el merito en esos pedazos de papel, incluso falsifique algunos doctorados, aunque en vista de que mis conocimientos tampoco son omniscientes, quizás no los llegue a usar, ”a menos que sea estrictamente necesario”. 
 
También me tome la libertad de anexar a mi archivo las “fichas” del nuevo elenco con toda la información que pude sacarles. De hecho fui mas conversador de lo habitual pues me entretenía intercambiar conocimientos con el cartógrafo y su asistente, incluso les mostré lo bien que se me daba dibujar mapas, claro que para esto tuve que agotar mi mente durante los días en las que emplee esas técnicas. Debo señalar que Misha me parecía adorable a su manera pese a su aspecto desagradable al que llegue a acostumbrarme al poco tiempo.
 
Extraño un poco a la familia de pulgosos y a su amiga Leia “no se sentía tan mal ser golpeado por ella”. En algún momento abandone la idea de robar ese artefacto que guardaban, por muchos estudios que quisiera hacerle, y lo útil que podría resultar, me percate de que artefactos de esa naturaleza eran más abundantes de lo que parece, además, deduzco que pronto empezare a verlos con más frecuencia que nunca……
 
Flashback Principal:

Kalen hablaba con Rath, o mejor dicho lo interrogaba con algo de ligero “hostigamiento verbal”
 
-Muy bien señor del anillo, me parece que tienes muchas preguntas que respondernos, al parecer esa cosa que llevas contigo es un objeto en el que ese ángel se veía muy interesado, no estoy seguro de que tanto de lo que le dijiste al ángel es cierto y por lo tanto me gustaría que me ayudaras a pagarle a nuestro mercenario de la manera en que su contrato lo estipula. Con información, y no intentes pasarte de listo, mi ratón puede detectar cualquier mentira con un 89% de eficacia-
 
Acababan de salir de una situación sumamente difícil y la paciencia del encapuchado apenas empezaba a volver, poco le faltaba para desenfundar las armas y quitarle el anillo por la fuerza cuidándose de los rayos eléctricos.
 
Pero ¿quién dispararía primero?, mientras que Kalen tenía que hacer 3 movimientos para apuntar y disparar, Rath solo tenía que hacer 2. Si Kalen disparaba en esa zona se metería en muchos problemas, incluso si usaran la semilla de un Abha que habían obtenido, para sanar a Rath, sería un muy desafortunado comienzo del terrorista en la organización de paganos, mientras que si Rath disparaba primero, Kalen apenas quedaría aturdido (suponiendo que no dispare una carga eléctrica letal), Rath le quitaría sus armas y podría argumentar defensa propia con mucha facilidad.
 
Kalen se calmo rápidamente, aunque no se podía decir lo mismo de Enkei, un mercenario que los había acompañado en la misión donde se salvaron por los pelos, este hizo varias preguntas relacionadas a toda la parafernalia sobrenatural a la que se enfrentaron. Kalen le prometió que después de interrogar a Rath, el mismo le entregaría un extenso y bien redactado documento con la información que posee sobre las preguntas que realizo, incluyendo algunas curiosidades sobre agentes del alba de argenta como un bonus en esta inusual forma de pago.
 
Tiempo después, de alguna manera Rath y Kalen terminaron compartiendo una carpa, Kalen apenas había terminado de dibujar los planos de una porra eléctrica, cuando de repente, la llegada de cierto personaje, literalmente levanto a todos del piso “mas porquerías sobrenaturales, hoy va a ser uno de esos días ¿verdad?
 
Se trataba de un cretino con una armadura, capa y lanza que lo hacían ver más como un servidor de la Eclesia que como un mensajero neutral. Tenía uno de esos poderosos artefactos, un fragmento, pero Grimm, el ¿rey de los paganos?, ni siquiera se inmuto a lo que él ¿rey de diamantes? respondió amenazando con matarnos a quienes no teníamos nada que ver o siquiera una pajolera idea de lo que estaba pasando.
 
No si yo te mato primero, infeliz”, Kalen ya le estaba apuntando al rubio, había perfeccionado su munición explosiva, incluso fabricando algunas para la magnum, si un disparo de esa magnitud en la cabeza no bastaba para detener al infeliz, quizás lo haría el siguiente tiro, o el siguiente….. o al menos le daría tiempo a Grimm de reaccionar primero e inmovilizarlo. 
 
Para bien o para mal, no hubo necesidad de pelear, el andrógino mensajero logro que Grimm se calmara y compartió información de gran importancia sobre un barco que partirá a un nuevo continente. Se pidió la participación de voluntarios con conocimientos específicos, con el propósito de infiltrarlos en el susodicho barco. Además, una daga de alta tecnología fue ofrecida para los voluntarios dispuestos a estudiarla y zarpar en esta inesperada aventura.
 
Kalen desde hace rato que tenía ganas de largarse de Sodoma, de hecho esa tecno daga le recordó lo bien que se vive en otras ciudades con energía eléctrica e infranet. Sodoma era como Dédalo, pero sin la paz y con aun menos tecnología. No fueron pocas las cosas por las que tuvo que pasar para lograr adaptarse a tan anacrónica ciudad.
 
 
Flashback secundario:

Kalen había quedado en reparar una armadura robótica para un Abha (no pregunten) pero al inspeccionar la ciudad, se dio cuenta de lo difícil que sería encontrar las herramientas apropiadas.
 
-Modificando el lanzallamas integrado en el brazo de la armadura, logro hacerse con un soplete.
 
-Varias armas y piezas de metal fueron absorbidas por los portales luego de la batalla en Hell's Point, algunas de ellas sirvieron para soldar o (con la ayuda del herrero más cercano) fueron modificadas para servir de llaves y destornilladores.
 
-Lo más difícil de fabricar fueron las prensas y cables, sobre todo estos últimos, Kalen recordó cómo pudo fabricar un circuito en Dédalo usando muy delgadas cadenas de cobre como sustituto, pero esto no era posible con cables tan pequeños, hubo que usar delgados hilos de cobre fabricados uno por uno con una forja y cubiertos con brea como aislante. De cada 10 salían 2 o 3 en un estado aceptable como algo provisional, pero funciono para remplazar los cables quemados  hasta que el Ahba llegara a un lugar donde remplazarlos.
/Fin del otro Flashback/

 
 
-Yo voy- dijo Kalen con toda la seguridad que fue capaz de expresar, lo único que faltaba por resolver era quien portaría la daga, y si de casualidad lo resolvieran con un juego de piedra papel o tijeras, pues, técnicamente no cuenta como hacer trampa que Wilson mire la espalda del oponente y le de indicaciones a Kalen quien con su capucha cubre sus ojos para que no se note que esta mirando al raton en el piso…… porque si lo hubiera hecho, esto calificaría mas como una “estrategia poco ortodoxa”. Luego de alejarse, Kalen le susurro a su hombro –Wilson, recuerda bien el olor de ese sujeto y avísame si nos lo encontramos mas adelante-
 
Ahora tenían un largo camino que recorrer hasta los muelles de Gonduar, aproximadamente un mes les tomo llegar, tiempo que Kalen invirtió en relacionarse con Misha y Vlad, compartiendo historias, hablando sobre Todheim, haciendo un particular esfuerzo en saber más sobre ellos, ¿desde cuándo se conocen?, ¿cuánto tiempo llevan en Sodoma?, ¿algún estilo de combate?, ¿Cuál?, ¿Qué tan curtidos son?, cualquier información era bienvenida para las fichas que Kalen estaba empezando a armar. Incluso propuso en varias oportunidades crear juegos con los mapas que el y Vlad dibujaban, (eran una opción más afortunada que jugar a “veo veo” todo el camino).
 
De vez en cuando Kalen se puso a practicar habilidades de combate en los libros de sus notas mentales, la puntería con la ballesta (las balas no son baratas), y ejercicios cardiovasculares por si hay que huir muy rápido, Wilson se dedico a perfeccionar su sigilo, Tanto Kalen como su mascota empezaron a escribir diarios anotando los datos de interés (aunque el de Wilson era difícil de leer sin un cristal apropiado). Empezaron artículos sobre los lugares por los que pasaban, clasificando el terreno, fauna y flora, los nombres de los lugares, de las carreteras, de algunas de las personas que se encontraban y de varios animales con los que Wilson entablo relaciones amistosas, los caballos y animales de transporte en particular tenían anécdotas muy interesantes, habían visto de todo en sus viajes.
 
Y por supuesto, hacer varios experimentos con la daga:
 
Otro Flashback Secundario:

-Lo primero que Kalen hizo cuando obtuvo la daga fue conseguirle (o construirle con la ayuda de un herrero) una jaula de cobre para aislar cualquier señal de radiofrecuencia que esta pudiera emitir, así la tenía la mayor parte del tiempo y había suficiente espacio para que Wilson asistiera con la mayoría de los experimentos sin necesidad de sacarla de dicha jaula.
 
-Wilson analizo con su visión térmica y le informo a Kalen sobre el nivel de radiación que tenía la daga. Al parecer emitía un brillo tenue. 
 
-Kalen Intento usar las herramientas que fabrico para desarmar o abrir la daga con el propósito de inspeccionar sus componentes, encontró dentro un pequeño cilindro de bronce con agujeros diminutos en la punta, Wilson intento ver por ellos, pero le fue imposible averiguar lo que había dentro del cilindro, habría que esperar a conseguir un microscopio para romperlo y analizarlo por dentro. El cilindro estaba conectado a pequeños cables que a su ves llegaban a un complejo mecanismo de engranajes que según deducia Kalen, podía sumergir una diminuta piedra roja o una azul (no al mismo tiempo) en un extraño liquido que al parecer era el origen del tenue brillo que Wilson podía detectar con su visón térmica, y que según su olfato, estaba hecho de alguna especie de aleación entre dióxido de silicio y oxido de aluminio, “¿sera alguna especie de aislante o desecante?
 
-Cuidando de no mojar mucho el líquido misterioso, metió la daga en agua con un poco de sudor hirviendo, de manera en que estos compuestos reaccionaran a los diferentes tipos de materiales en la misma, destilaran sus respectivos olores característicos y así Wilson pudiera detectar de que materiales estaba hecha con mucha mas facilidad y eficacia. Los primeros resultados sugieren que la daga entre sus componentes madera petrificada, acero y aleaciones no identificadas (por ahora).
 
-También Sometió la parte metálica a calores intensos midiendo con cautela si habría algún punto donde la hoja empezara a enrojecerse cuidando de que no se llegara a fundir. 1400° aproximadamente es lo que se necesita para empezarla a fundir, costo bastante llegar hasta ahí pues tiene una termo conductividad asombrosamente baja.
 
-En pruebas mas rudimentarias noto que la daga es bastante flexible, increíblemente difícil de cortar o romper, de hecho, ella misma sirve para cortar materiales por encima de Ortosa pero por debajo del Topacio en escala de dureza.
 
Todos estos resultados fueron por supuestos, anotados en su respectivo documento (con planos de la daga anexados), y posteriormente compartidos con Rath.
/Fin de otro Flashback secundario/

 
Buena parte del viaje Kalen intento saber más sobre Rath, aunque en varias oportunidades trato de buscar un momento oportuno para tomar su anillo sin que este se diera cuenta, nunca se presentó una oportunidad apropiada, incluso mientras dormía era difícil tomarlo desprevenido (quizás debido al episodio por el que pasaron en Dédalo). Aun así, Kalen hizo todo lo posible por tratar de compartir conocimientos con este artesano, de hecho, varias veces le pidió colaborar con él para construir el garrote eléctrico.
 
 –Creo que eso de matar no es lo tuyo, y en vista de que tus rayos pueden agujerear seres divinos, me parece que conectar un arma practica como esta a tu fuente de poder podría servir para dejar fuera de combate a muchos cretinos con armadura de metal sin tener que matarlos ni gastar mucha energía. Incluso tengo pensado añadirle una función magnética, tome la idea del martillo que tenía el Inquisidor que nos tenía encerrados el día que nos conocimos- “Rayos,eso sonó muy cursi”.
 
Ya llevaban varios meses de viajar juntos, algún día Rath tendría que abrirse, no puedes casi morir en más de tres oportunidades junto a la misma persona y seguir desconfiando totalmente de esta, bueno, Kalen si, pero eso es porque Rath es un tipo bastante raro y con muchos secretos y Kalen un cretino medio conspiranoico (¿qué?, ¿cuál hipocresía?).
 
-Es más, ¿Qué tal si empezamos por algo más simple y fabricamos una linterna que funcione con esa fuente aparentemente renovable de energía que tienes en el brazo?, también me gustaría adaptarle algunos toma corrientes universales, tal vez una radio y por supuesto,  unas bocinas que podamos usar para escuchar música a todo volumen- Propuso Kalen con cierto tono jocoso en la última frase dando a entender que estaba bromeando (tal vez)
 
Finalmente llegaron a los muelles de Gonduar, dinero no les faltaba, ahí Kalen decidió reabastecerse de alimentos, pertrechos, suministros de papelería, componentes para fabricar sus explosivos y al menos medio litro de cloroformo (ósea sus artículos de oficina) además de un maletín y sobre todo, medicamentos, si conocías su historia reciente los motivos eran más que evidentes. Podría parecer difícil encontrar todo esto rápido en una ciudad que quizás todos estaban pisando por primera vez, pero la nariz de Wilson resulto especialmente útil para localizar rápidamente los ingredientes que necesitaban. También tenía la intención de buscar en cualquier librería o biblioteca información sobre las plantas y animales que había estado clasificando, “¿Cuántos de ellos serán comestibles?, Kalen intento hacer todo esto antes del día y la hora en la que el barco tenía programado zarpar, si había tiempo, bien podría hacer una parada en algún bar de pechugonas………. 
 
-Es interesante, explorar el mundo, conocerlo de esta manera tan personal, ¿verdad Misha?-.
 
Cuando el barco zarpo, Kalen empezó a recolectar información, (de hecho puede que se esté convirtiendo en una tendencia obsesiva), mientras este hablaba con la tripulación, Wilson armo la suya reuniendo a los roedores del barco, “-. .- -.. .- / -.-. --- -- --- / ...- --- .-.. ...- . .-. / .- / ... . .-. / . .-.. / .--- . ..-. . / .-.. ..- . --. --- / -.. . / .--. .- ... .- .-. / - .- -. - --- / - .. . -- .--. --- / .-.. . .--- --- ... / -.. . / .-.. .- ... / .- .-.. -.-. .- -. - .- .-. .. .-.. .-.. .- ... / -.. . / - --- -.. .... . .. -- .-.-.
 
Valiéndose de su habilidad con las notas mentales y su visión cartesiana con la que fabricaba planos, documentos, bocetos detallados (entre otros). Kalen dibujo un mapa de las estrellas de manera en que pudiera usarlas para orientarse de noche, haciendo uno diferente para el cielo de Gonduar y Laursia. ¿Qué ya los tenía en notas mentales?, si, pero no habían motivos para no lucirse frente a Misha y Vlad (o mejor dicho, presumir).
 
La tranquilidad del mar y los días ahí, le dieron tiempo a Kalen de fabricar sus “herramientas de trabajo” incluyendo por supuesto las bombas con los componentes que compro en Gonduar, una bomba en particular conocida como la gran M (porque estaba dentro del maletín) estaba siendo preparada como un plan de respaldo por si la divina providencia quería volver a hacer acto de presencia, nada demasiado drástico (pues no contaba con la tecnología de fabricación de vanguardia), solo lo suficiente como para hacer estallar algunas decenas de metros a la redonda.
 
-¿Qué?, ¿esto?, es mi proyecto de ciencia para la academia….. ¡no lo toques es delicado!, ¿peligroso?, no, claro que no, digo, mientras no lo toques"pero puede que nos medio matemos un poquito todos aquí si se cae violentamente contra el piso……"
 
(Kalen susurrando) -Lo se Wilson, de noche hay menos personas curiosas, pero la iluminación no es tan buena y ya sabes lo que opino sobre tener velas encendidas cerca de nuestros artículos de oficina-. Kalen especuló sobre pedir ayuda a Rath, pero abandono la idea cuando pensó en lo que opinaría este mismo sobre asuntos tan triviales, como la probabilidad de hacer volar el barco por error……
 
Esa misma semana, Kalen uso a Wilson (o Wilson a Kalen) para entablar amistad con las aves que merodeaban por el barco, a cambio de ciertos favores, estas recibieron alimentos, principalmente las ratas más viejas en la tripulación de Wilson quienes por supuesto, habían pasado por un humanitario proceso de eutanasia (el cloroformo es bastante practico) incluso conservaron varios cuerpos para que Wilson siguiera practicando sus destrezas médicas. Obviamente no hubo necesidad de que los otros roedores se dieran por enterados…… 
 
Como un favor adicional para las amigas aladas, se despellejaron los cadáveres de estos roedores para que las aves tuvieran mejor digestión y les supiera mejor la comida. La piel de estos pequeños, luego de ser tratada, era especialmente útil para la peletería, ya curtido en el uso del hilo y aguja, Wilson uso los planos que Kalen dibujo para fabricarse una mascarilla y un traje para planear cual ardilla voladora, claro que pasaría un buen rato antes de que empezaran a ensayar con el mismo, después de todo, su primera experiencia como rata voladora fue cuando su amo lo arrojo de manera irresponsable al otro lado de un acantilado, (quizás Kalen aún no se ha perdonado así mismo por eso).
 
Pronto (bueno, luego de 9 días en barco) Wilson recibió la noticia de parte de su primer oficial e inmediatamente le paso el dato a Kalen.
 
-¿Ya estamos llegando?, genial, ve despidiéndote de la tripulación, yo iré preparando todo para que nos vayamos, ya quiero llegar a Storby, ahí seguramente encontraremos toda clase de artilugios para seguir mejorando nuestro inventario, principalmente las piezas y aislantes necesarios para mejorar tu máscara de gas y de paso construir una para mi, que suerte que no somos unos vagos capaces de ignorar dos meses de nuestras vidas sin hacer nada relevante mientras que vamos camino a una misión importante-.
--.- ..- . .-.-.
 
-Perdón, estaba pensando en otra cosa-
 
Kalen empaco todo para salir del barco, mientras que verificaba que los otros miembros del escuadrón Ravlakashason (nombre provisional) estuvieran despabilados y bien concentrados en la misión.
 
-- ..- -.-- / -... .. . -. / ... . --- .-. . ... --..-- / ... ..- / -.-. .- .--. .. - -. / ... . / -- .- .-. -.-. .... .- --..-- / ... .- .-. .- / --.- ..- . -.. .- / .- / -.-. .- .-. --. --- --..-- / -- .- .-. .- / -.-- / .-.. .- / -- --- .-. . -. .- / ... . / ...- .. . -. . -. / -.-. --- -. -- .. --. --- / .--. --- .-. / --- -... ...- .. .- ... / .-. .- --.. --- -. . ... --..-- / -.-- / -.. --. .- -. .-.. . / .- .-.. / ... --- --.- ..- . - . / -.. . / -.- . -... .. -. / --.- ..- . / -.. . .--- . / -.. . / -- . - . .-. ... . / . -. / .--. .-. --- -... .-.. . -- .- ... --..-- / -.-- --- / -.-- .- / -. --- / ...- --- -.-- / .- / . ... - .- .-. / .- --.- ..- / .--. .- .-. .- / .- - . -. -.. . .-. / ... ..- ... / .... . .-. .. -.. .- ... / -.-- / ... . --. ..- .-. .- -- . -. - . / ... . .-. / . .-.. / -. .. -.-. --- / .- -. .. -- .- .-.. / -- . -.. .. -.-. --- / --.- ..- . / -.-. --- -. --- -.-. . .-. -. / . -. / - --- -.. .- / ... ..- ... / -.-. --- .-. - .- ... / ...- .. -.. .- ... .-.-. 
 
/Fin del Flashback principal/


Wow, ese fue un recuerdo bastante largo, debería resumir mejor mis notas mentales, y no mezclarlas tanto. “En todo caso, ¿por qué las estoy narrando en tercera persona?”, ¿En que me quede?, ah, cierto, los demás paganos, como conclusión, Leia tiene los mejores pechos que he visto hasta ahora. 
 
Volviendo al día de hoy, desperté hace poco en una cama cuyos derechos de uso me gané con relativa honestidad en un juego de piedra papel o tijeras……… 
 
-Mira esto Wilson, aun tenemos las alforjas del perro que teníamos en Dédalo, yo pienso que ya viene siendo hora de conseguir uno nuevo, ¿no te parece?-

... ..- . -. .- / -.-. --- -- --- / --- - .-. --- / .- ... . ... .. -. --- / --.- ..- . -.. .- -. -.. --- / .. -- .--. ..- -. . .-.-.

-Por favor, Dave no tenía la culpa y lo sabes, él ni siquiera…. ah, claro; me estas tomando el pelo otra vez, no voy a caer en eso por siempre Wilson- Dije sonriendo, cosa que empecé a hacer con más frecuencia, este viaje resulto de hecho bastante interesante, ya me estaba acostumbrando a esto de vivir sin tanto miedo a que alguien me dispare o un monstruo fastidie mi integridad física.

-
¿Ya te bañaste?-   -.-. .-.. .- .-. --- --..-- / - .- -- -... .. -. / -- .- .-. .. .- / -.-- / .--- . ... .. -.-. .- / ... .. / ... .- -... . ... / .- / .-.. --- / --.- ..- . / -- . / .-. . ..-. .. . .-. --- .-.-.  -perfecto, vamos por el desayuno

Cuando me senté en la mesa Misha y Vlad conversaban sobre una chica hablando sola en la playa, -Tal vez tiene una mascota que no podemos ver desde aquí-

Vlad nos volvió a contar el plan, que consistía en ganar un lugar dentro de la tripulación del barco, -Rayos, yo solo tengo títulos en medicina, navegación y cada ingeniería, ¿será que me contratan?, ¿qué dices Rath?, ¿quieres un titulo?, como somos amigos desde hace un tiempo no especifico, te lo dejo a mitad de precio, gratis si sonríes un poco-

Misha nos conto que la familia Motsognir tendrá una fiesta esta misma noche, y que tenía intenciones de infiltrarse en la misma para conseguir información, palabra clave que activa mi interés de inmediato.

-A mi me parece una buena idea, de hecho, yo estuve implicado en esta clase de situaciones contra cretinos adinerados, aún conservo un atuendo algo formal que compre hace meses, y estoy seguro de que podemos pasar a Misha como una de esas sifrinas pretenciosas, solo necesitamos algo de maquillaje, un lindo vestido y tal vez una peluca, yo me encargo de falsificar las entradas y/o identificaciones. ¿Qué dices Misha?, ¿me acompañas por la ciudad para ir a buscar a un buen estilista?- Intente decirlo con el mejor de los animos, pero en ese momento mi estomago gruño de manera graciosa arruinando el momento.

-Wilson, hoy volveremos al negocio, usaremos el protocolo 7 de…. quise decir, el 6, usaremos el protocolo 6, guardemos la gran M por ahora- “podría haber personas inocentes en esa mansión

Tome un poco de cada alimento y lo guarde en una bolsa -Me iré comiendo esto en el camino, por cierto, ¿me repiten el motivo de que Grimm no nos trajera hasta aquí o al menos nos acercara, con uno de esos portales místicos que uso la última vez?.... Ah, cierto-.  -.-. --- ..-. / -.-. --- ..-. --..-- / .--. .- - .-. .- -. .- ... .-.-.

En cuanto salí del espacio alquilado, saque de mi mochila un documento donde registre cada dato que conseguimos de los animales a quienes entrevistamos, ayudamos, esclavizamos o sobornamos durante todo el viaje. “Seguramente alguien esta tras nosotros, ese rubio obviamente trama algo, dentro de la jaula de cobre esa daga no sirve para rastrearnos, pero aun podrían habernos seguido de alguna manera. ¿Algún barco inusual?, ¿alguna caravana, grupo de personas o criaturas que presentara comportamiento fuera de lugar cerca de nosotros?, ¿Cuántas veces se nos acerco el mismo grupo?, ¿nos acechaba alguien desde la distancia mientras dormíamos?. Quizás alguno de los animales haya logrado ver algo sospechoso, ¿estaré sobre analizando de nuevo las cosas?, umm, mejor dicho ¿alguna vez deje de hacerlo?”.

Claro que, si Misha decidió venir conmigo, probablemente prestare más atención a lo que ella me diga.

_____________________________________________________________________________________ 

off rol:

Uff, le gane a Darak, se que no es algo a lo que deba acostumbrarme pues yo suelo escribir poco texto, asi que aprovechare para jactarme todo lo que pueda en esta ocasión. Nadie me arrebatara este logro, voy a recordar este dia por siempre, mandare a enmarcar esa perorata que publique, quiero agradecer a mi esposa, a mis hijos, a mi mascota, a los políticos honestos, entre otros personajes ficticios. 
 
Hablando en serio, creo que me pase un poco de la raya con ese Flashback, pero Kalen es un personaje muy proactivo, no quería dejar de lado lo que hizo todo ese tiempo.

En cuanto al turno, si no es mucha molestia, me gustaría conocer detalles adicionales sobre Misha y Vlad (a menos que hayan ignorado a Kalen todo este tiempo), también quiero saber si en el documento con la información de los animales entrevistados arrojan algún indicio de que alguien nos estuvo siguiendo o si Wilson volvió a detectar con su olfato al rey de diamantes.
 
Wilson aprovechara este turno para intentar rastrear con su olfato a los animales mas cercanos (una tarea del protocolo numero 6) y notificarle a Kalen cuales son.

_________________
Firma:
avatar
Kalen Otero

Mensajes : 376
Fecha de inscripción : 08/08/2013
Edad : 23
Localización : ¿me vas a visitar?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura] "La partida del Gusano Blanco" [Storby - 28 de febrero 898 d.g.]

Mensaje por Rath Wraylan el Sáb Dic 23, 2017 2:16 pm

Lo de compartir dormitorio no iba con él. Rath valoraba su intimidad por encima de muchas otras cosas, y si bien había tocado soportar la falta de soledad en la rutina diaria cuando había viajado con los licántropos, la necesidad le había privado de ello. Había manifestado su interés en tener una habitación propia, pero el hombre conocido como Vlad, que a efectos prácticos era el eje de la misión, había preferido que se mantuvieran juntos. Para terminar de poner las cosas peor, ni siquiera había camas para todos (o al menos para él) en el miserable cuartucho donde se hospedaban, y cada mañana Rath intentaba recordarse por qué había terminado aceptando embarcarse en aquella empresa dudosa.

Le venía a la mente el momento en que todo, incluido él, se había puesto a flotar en el aire sin mediar causa alguna. No había sentido demasiada curiosidad cuando dijeron que un extraño se había acercado a pie hasta Sodoma, pero cuando sus pies dejaron de tocar el suelo se dijo que tal vez fuera buena idea averiguar qué demonios pasaba. O alejarse de allí, que siempre era una opción.

Pero al final resultó que no. Encontró a Grimm y a un tipo rubio con armadura en medio de una charla en la que primaban el tono hosco del rey de los paganos y la serena actitud del desconocido. Un fragmento era la causa de todo, como no podía ser de otra forma cuando algo sobrenatural ocurría. Grimm era el único al que parecía no importarle en absoluto, hasta que el recién llegado habló de daños colaterales. Rath alabó el sentido común del rey pagano, que no estaba interesado en perder vidas a lo tonto por cuestiones de semántica (entre ellas, la del propio artífice), y escuchó con atención.

El extraño buscaba gente para abordar un navío que partiría hacia Hiperbórea. Hasta donde sabía, se trataba de una isla o continente poco menos que mítico, de cuya existencia eran escépticos hasta los propios hiperbóreos, dependiendo de a quién se preguntara. Por lo visto, la Eclesia tenía pensado alcanzar el lugar y el tipo rubio, que se hacía llamar Rey de Diamantes, quería facilitar información a los paganos para, según él, equilibrar las cosas. Sin saber mucho más acerca de Hiperbórea aparte de que se consideraba un páramo helado, el motivo por el que alguien podría querer llegar primero no le quedaba muy claro, salvo, por supuesto, que quisieran hacerse con sus recursos, colonizarlo o algo parecido.

Sea como fuere, no había nada de interés para el artífice en lo que comentaba el caballero. Buscaba cartógrafos, no artesanos, lo que le dejaba fuera de la ecuación. Eso sin contar que el plan pasaba por hacer escala en Storby, cosa que prefería evitar. No había regresado desde hacía unos cuantos años y tenía intención de dejar correr unos cuantos más antes de que la idea volviese a pasársele por la cabeza. Además, a Rath no le atraía demasiado ir a descubrir una isla congelada.

No obstante, el Rey de Diamantes parecía haber previsto esa reacción en su público, de modo que añadió algo a la información: una especie de daga. Comentó que procedía de un barco hiperbóreo hundido, y que se la entregaría a quien se ofreciera voluntario. El arma fue pasando de uno a otro asistente, hasta llegar a Rath. El artífice la examinó brevemente y no le fue difícil percatarse de su naturaleza poco convencional. Por alguna razón, la descripción del contenido de su pomo le recordó al pérfido anillo que aterrizó destruyendo un templo en su mismo pueblo y que después precipitó terribles acontecimientos. El artesano negó con la cabeza, tendiendo la daga al siguiente.

-No, no más trastos sobrenaturales. Que se la quede otro.

Ese otro terminó siendo Kalen, cuyo interés por la bisutería embrujada parecía no tener fin, como demostraban sus incesantes intentos de hacerse con el anillo o de indagar sobre su naturaleza. A Rath le costaba creer que todavía quisiera tener algo que ver con él, luego de todo lo que habían pasado en Hell's Point. De hecho, no era lo único sobre lo que el pagano se mostraba interesado: también parecía querer saberlo todo sobre su invento.

Si Kalen había esperado que mostrarse amistoso le reportaría algún dato, en el momento en que preguntó sobre Venator Fulguralis, la actitud de Rath cambió, de indiferente a hostil. Ya había tenido malas experiencias en el pasado, experiencias que casi acabaron con su vida y que truncaron indefectiblemente sus esperanzas y sueños, cosas que todavía intentaba reconstruir, sin éxito. No tardó en encararse con el pagano y hacérselo notar.

-Que quede claro: mi "fuente de poder" no la toca nadie más que yo. No está para préstamos, ni en venta, ni nada por el estilo. Si quieres que trabaje en algo contigo, cuanto antes entiendas eso mejor. Y que conste que yo cobro por ese tipo de cosas. Por cierto -añadió en tono de advertencia-, ya tienes una daga especial, así que yo en tu lugar dejaría de intentar trastear con el anillo. Puede que no lo parezca pero me he dado cuenta de cómo sigues su caja con la mirada. No sé si recuerdas lo que hizo en Hell's Point, pero al menos yo preferiría que ambos nos olvidáramos del tema.

Eso sucedió a medio camino entre Sodoma y Storby, lugar al que cuanto más se acercaban, más nervioso ponía a Rath. La escala era obligada pues el barco que tenían que abordar salía desde allí. Había sido lo bastante previsor como para hacerse de algunos repuestos antes de salir, pues cuanto menos merodease por las calles de la ciudad, tanto mejor. Casi todo el tiempo lo pasó en el hotel, a sabiendas de que los demás se encargarían de los suministros. Esa mañana se encontraban desayunando en la cochambrosa habitación cuando Vlad empezó a concretar detalles de la misión.

El barco saldría a la mañana siguiente, por lo visto transportando mayormente esclavos, idea repulsiva para cualquiera que tuviese media idea de cómo solían ser ese tipo de naves. Rath lo sabía, lo recordaba bastante bien. Se arrepintió de no haber encargado a Vlad o a Misha que compraran algo de jabón. Los barcos de esclavos siempre apestaban. Mientras que el cartógrafo se haría pasar por mercader y Misha por esclava, Kalen y él tendrían que intentar acceder como trabajadores. Esa era, al menos, la idea inicial.

Sin embargo, Misha añadió algo más. Mencionó que una fiesta iba a tener lugar esa misma noche, en casa de la familia Motsnognir. Por algún motivo, la ayudante consideraba que era un hecho curioso y más que una coincidencia para con la partida del barco, y creía que ir a investigar podía ser buena idea, y afirmaba que podía colar dentro a un voluntario. Kalen se ofreció voluntario, aduciendo que tenía experiencia tratando con gente pudiente. Que Rath recordase, los Motsognir no habían pertenecido a la élite de Storby cuando era joven, pero tampoco es que importase demasiado. Cuando se le preguntó, el artífice dejó de comer y se encogió de hombros.

-Id si queréis, pero no contéis conmigo-manifestó, aprovechando la pausa para terminarse una de las tostadas con abundante mantequilla-. Quiero ir al puerto a echar un vistazo al barco, entre otras cosas. Si puedo, también intentaré seguir el plan y enrolarme. Creo que tendré que llevarme el petate y todo lo demás, porque si me aceptan es probable que el capitán espere que pase la noche a bordo, y si no, al menos me hará ganar puntos frente a los marineros que se tiran toda la noche bebiendo y regresan tambaleándose poco antes de que el barco suelte amarras.

Eso, por otra parte, podía dejarle mucho tiempo para preparar otras cosas o para familiarizarse con el barco. Rath prefería esto último, pues seguía reticente a pasearse por la ciudad a plena luz. En vez de eso, dedicaría una parte de la mañana a empacar sus cosas y darse un poco la apariencia de típico mecánico de a bordo sin un terran, lo que podía implicar mancharse un poco las manos para que no pareciera que había estado mucho sin trabajo. Detestaba la idea de engrasarse sólo para aparentar, pero qué se le iba a hacer. En el peor de los casos, todavía podía intentar convencer al capitán de su valía por méritos.

-¿Qué hay de ti? -dijo de pronto, mirando a Vlad-. ¿Tienes algo en mente para el día de hoy? ¿Has comprado ya el pasaje?

_________________


Terra Awards:


avatar
Rath Wraylan

Mensajes : 485
Fecha de inscripción : 31/05/2013
Localización : El Taller

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura] "La partida del Gusano Blanco" [Storby - 28 de febrero 898 d.g.]

Mensaje por Enkei el Sáb Dic 23, 2017 10:47 pm

Darak


Ante el rudo comentario de Darak, la mujer se torno hacia el inmediatamente, mirándole más extrañada que ofendida, aunque no por ello se limito a dejar pasar la chicana del Inquisidor.

-Pues vaya, si hay algo que jamás creí ver es un broken siendo prejuicioso… Una vista rara considerando que incluso si tuviera sangre demoníaca en mí, la tuya no sería en comparación mucho más excelsa que la mía-

Caminando lentamente la mujer se acerco a Darak, meneando las caderas de lado a lado con cada paso hasta quedar su rostro a pocos centímetros del del inquisidor.

-A menos claro que lo digas como una excusa para querer… Estudiarme a fondo para determinar bien a que especie pertenezco… ¿Qué pasa? ¿Acaso el pequeño broken quiere jugar al doctor por un rato y necesita una paciente para las practicas?-

La mujer sonreía pícaramente de una manera que dejo al inquisidor completamente paralizado, aun a pesar de todo su entrenamiento, de toda su solitaria meditación y preparación mental, el broken no podía hacer más que observar a la mujer frente a sí y pensar en lo bonita que lucia.

La mujer simplemente se retiro tan serenamente como le había abordado, dedicándole una sonrisa de satisfacción antes de volver a su comida. –Se ve que no me he oxidado- Escucho decir el inquisidor a la fallen en voz baja.

Antes de marcharse, el inquisidor alcanzo a escuchar como la fallen respondía de manera bastante positiva a su pedido.

-Sí, no hay problema, es mejor que estar tirada todo el día sin hacer nada supongo… Si vas a salir fíjate si puedes conseguirme una botella de alcohol etílico… o al menos el alcohol con mayor pureza que puedas encontrar, lo estaré necesitando para mis cosas…-

Ya cuando estaba saliendo de la habitación, el broken escucho a la fallen musitar una última frase.

-Hoy por ti mañana por mí-

De regreso a la playa, en cuanto la jovencita vio al enorme hombre acercarse, reacciono con más tranquilidad de lo que muchos harían en su situación, una vez el broken se hubo acercado lo suficiente pudo notar las múltiples cicatrices que cubrían las piernas de la joven, además de aquellas que asomaban desde el cuello de su camiseta.

En cuanto la muchacha le miro, el inquisidor no pudo evitar sentir un resquicio de incomodidad, lo cual era irónico siendo que se trataba de una mole que le sacaba al menos 2 cabezas a la flacucha chica. Era algo más bien en el aura de la chica que al broken le atraía y le repelía en partes iguales, similar a la sensación de estar frente a un alto cargo de la eclesia conocido por su brutalidad en batalla, pero que en el trato personal es mas bueno que un pedazo de pan blanco.

En resumidas cuentas, algo que le hacía sentir a la vez que la chica podía llegar a ser peligrosa, pero que sin embargo no tenía nada que temer de ella. Viéndola de cerca, no había mucho que la joven pudiera hacerle a un sujeto tan grande como él, la chica habrá tenido 13 o 14 años, de complexión evidentemente delicada y rasgos amigables.

-Oh, hola… Pues más o menos, mi... Tío, probablemente este vigilándome de a ratos desde la ventana- Comento la chica señalando con un movimiento de cabeza hacia una ventana abierta del motel, de momento no había nadie, pero si Darak iba a creerle a la chica probablemente hubiera alguien dándole vistazos cada tanto.

Parándose para conversar de manera más respetuosa con el hombre, Jannah poso sus manos en su cadera mientras daba un vistazo al mar. –Solo pasando el día. No tengo mucho que hacer a decir verdad, estaba pensando si debería aprender algún oficio o algo por el estilo, para gastar el tiempo haciendo algo útil al menos. Es decir. ¿Esa es la idea verdad? Elegir algún trabajo lo más temprano posible para poder dedicarse de lleno a ello… ¿Se dedica a algo interesante que me pudiera recomendar?-

-Respondiendo a su pregunta anterior, pensaba meterme un rato al agua pero el sol no acompaña, así que me conformare con sentir la arena mojada en mis pies- Comento la chica mientras fruncía el ceño en dirección al mar negro. –Supongo que me trae recuerdos… En fin. ¿Qué hay de usted señor? No me parece haberle visto nunca por estos lares, ni tampoco tiene pinta de ser de aquí. ¿Es nuevo en la ciudad? Si necesita ayuda para encontrar algo en específico puede preguntarme, siempre viví aquí así que conozco bastante de esta zona- Concluyo la chica volteándose al broken con una sonrisa.

Frenándose un segundo, la chica achino los ojos en gesto de concentración, al momento que se inclinaba un poco para adelante, inspeccionando la parte descubierta de su cara. –Mmm, un momento. ¿Será usted acaso…?- Se inclino aun mas en dirección al hombre para verificar si lo que estaba pensando era cierto.

-¡Ah!, si, me parecía. ¿Usted también se hospeda en el motel verdad? Recuerdo haberle saludado hace un rato atrás. No le reconocí porque me pareció raro verle con tanta ropa negra con el calor que hace… No es que tenga un problema con ello ni mucho menos- Rio nerviosamente la chica mientras tomaba una actitud más relajada con el broken.

-Pensaba más tarde ir a darles algún regalo de bienvenida a usted y a los chicos del otro departamento, pero se ve que me gano de mano esta vez- Caminando descalza por la arena, la chica se acerco del todo al broken y le tendió una mano en gesto de saludo. –Mi nombre es Jannah Firdaws. ¿El suyo señor?-

Independientemente de la respuesta del inquisidor (a menos que le negara el saludo, en cuyo caso la muchacha simplemente se encogería de hombros mientras le dedicaba una sonrisa un poco amarga) La chica respondería con un “mucho gusto” a la vez que volvía a su posición original, quitándose del rostro una mecha de cabello que el viento había desacomodado antes.

-Por cierto. ¿Qué le trae a la ciudad? Si me permite preguntar, claro. Es decir, hay bastante trabajo aquí pero no es que sea tan grande como Ojo de Dioses o Ciudad Catedral… ¿El ambiente quizás? Hay mucha gente que se asienta aquí por las playas y eso, o por actividades relacionadas con el mar-

Volviendo nuevamente su vista hacia el negro océano, la muchacha se quedo mirando pensativamente al horizonte. -… Supongo que tiene su encanto. ¿No cree?- Pregunto la joven, no especificando si hablaba de la ciudad en si o específicamente del mar.

Mirando un segundo hacia arriba, la muchacha comenzó a desperezarse al tiempo que hacia su camino al interior del motel.

-Bueno, un gusto conocerle señor, cualquier cosa que necesite saber de la ciudad puede preguntarme, aunque no creo que este por aquí más que esta noche… Ah, antes de que me olvide ¿Le gustan los embutidos?-

Si el broken respondía negativamente, la muchacha simplemente maldeciría en voz baja, en cambio si la respuesta era positiva, Jannah le pediría al inquisidor que le esperaba un segundo allí mismo, antes de entrar al motel y momentos luego emerger con una tira de salchichón del tamaño de su brazo. –A mi tío le gusta hacer estas cosas, por lo que siempre hay de mas, aquí tiene como regalo de bienvenida a Storby- El broken en este punto notaria como el embutido incluso tenía un pequeño moño rojo atado a la mitad del mismo. Un dato no menor que el inquisidor noto, es como la muchacha se había puesto un par de guantes blancos de tela antes de traerle su regalo.

-Bueno, me tengo que ir yendo, puede que los otros vecinos quieran algún embutido y hay que encontrar una manera de deshacernos de tantos chorizos… Cargar con todo ese fiambre todo el tiempo no es bueno para la espalda-

Y con eso, la muchacha se marcho dejando a Darak solo con sus pensamientos, si el inquisidor de quedaba un tiempo dando vueltas en la playa, tarde o temprano daría con una serie de huellas hechas por calzado de pequeño tamaño, probablemente pertenecientes al munchkin que habitaba el apartamento de la jovencita.

Por otra parte, si el broken decidía permanecer un rato más en la playa, notaria como Chernika salía discretamente del motel para dirigirse en dirección a la ciudad, esto significaba 2 cosas.

Primero, que si la mujer le resultaba sospechosa el broken podría seguirla para ver hacia donde se dirigía.

Segundo, que por otro lado bien podría aprovechar ese momento para volver a ingresar a su habitación y revisar las cosas de la fallen mientras esta no estaba…

Si decide ingresar a la casa:
En caso de que el inquisidor decidiera escabullirse de nuevo en su vivienda temporal, una investigación no demasiado extensiva le llevaría a descubrir una extraña caja de madera oculta bajo el sillón, en ella se hallaban pociones de diversas tonalidades de rosado, lo que por un lado podría haber explicado el extraño pedido de la mujer de que le trajeran alcohol de alta graduación.

Seguir investigando le reportaría aun mas descubrimientos, para empezar la cantidad exagerada de agujas (tanto hipodérmicas como de coser) que la mujer había dejado repartidas prácticamente por toda la casa, muchas veces tras algún adorno o clavadas en algún trozo de tela.

También encontró una serie de papeles escondidos entre sus ropas, diagramas anatómicos diversos, especialmente del cuerpo femenino, varios artículos médicos y químicos especialmente centrados en el funcionamiento hormonal. Un documento que le identificaba como “Libera Convicta in Paenitentia” aunque extrañamente su nombre aparecía tachonado (aparentemente el único intento de la mujer por esconder al menos algo bien).

Y por ultimo y no menos importante, una pequeña foto en blanco y negro que le describía mas joven, sentada sobre un banco de madera pasando su brazo tras los hombros de una mujer súcubo varios años mayor a ella mientras levantaba el dedo medio a la cámara, al pie de la foto se esgrimía una leyenda que decía “El amor lo conquista todo”. Pese a este comprometedor mensaje, no había nada más en la fotografía que revelara una relación más allá de la profunda amistad.

Mujer de la foto en blanco y negro.:



Renee


Completamente ajeno a la percepción del inquisidor Han, la mujer de Rufus era capaz de contemplar cómo se desenvolvía la extraña escena entre la joven de Storby y el inquisidor broken.

Una vez se hubo despedido del hombre y bien adentro del edificio donde estaba segura de que nadie les escucharía, Jannah finalmente volvió a dirigirse a Renee.

-Pues, supongo que volver un rato mas a la playa dio sus frutos, ya nos encontramos con uno de los nuevos vecinos por lo que matamos dos pájaros de un tiro… Tenias razón al sugerir que esperáramos un poco antes de ir a visitarlos, después de todo es probable que estuvieran durmiendo para esa hora, veamos si nos encontramos a alguien

Antes de dirigirse al departamento de los altonatos, Jannah se detuvo a recoger un salamín largo, una longaniza y una mortadela.

-¿Que te pareció ese sujeto de la playa Renee? Se le veía un poco… Solitario. Por no mencionar que estaba cubierto de pies a cabeza, entiendo que los broken por lo general suelen cubrir su cuerpo, pero algo en el sujeto me dice que tiene más de un motivo para ocultar su identidad… A decir verdad me puso un poco nerviosa, pero creo que lo disimule bien- Comento la chica mientras caminaba manteniendo los 3 largos embutidos sostenidos de forma que no tocaran las partes expuestas de su piel.

Ni el espectro ni el alquimista habían visto a Jannah comer sin sus guantes, uno supondría que algo raro sucedería si los alimentos tocaban su piel, pero la chica siempre había sido suficientemente precavida de evitarlo. Por lo que no había confirmación de que esto fuera cierto o simplemente alguna rara fobia a los gérmenes de algún o algo de ese estilo.

Cuando ya estaban frente a la puerta del departamento habitado por el trió de hombres y la mujer broken, Jannah estiro su mano para golpear la puerta, solo para volverse atrás a último segundo.
-… ¿Qué tal si probamos la otra puerta primero? Así de paso le avisamos que ya conocimos a su compañero y eso- Comento meditativa la muchacha mientras se dirigía a la habitación contigua.

Jannah golpeo la puerta 3 veces de manera firme, en un principio nadie atendió, arqueando la ceja la chica se volteo a mirar a Renee con una de esas expresiones que no expresan nada en lo absoluto pero a la vez son capaces de transmitir exactamente lo que las palabras no podían.

Decidiendo probar suerte otra vez, la muchacha golpeo la puerta de nuevo, un poco mas fuerte esta vez, al cabo de unos segundos comenzó a escucharse movimiento desde adentro del apartamento, entre otras cosas el pesado bostezar de una voz profunda pero muy femenina.

-¿Quien toca?- Se dejo escuchar la voz mientras un ojo amarillo se asomaba por la mirilla de la puerta.

-Soy la vecina del apartamento 7, vengo a darles un regalo de bienvenida-



-Un momento-

Desde detrás de la puerta el dúo podía escuchar como la mujer se alejaba de la misma, el sonido de mobiliario moviéndose delataba que aquella mujer estaba buscando algo antes de decidirse a abrir la puerta.

Si Renee decidía echar un vistazo sin invitación al interior de la vivienda, notaria como la mujer sacaba un pequeño compartimento de madera de debajo de un sillón, lo abría, sacaba una pequeña botella de liquido rosa espeso y se lo bebía todo de un trago antes de dejar la caja a medio guardar al pie del sillón.

Si Renee por otra parte desistía de meterse en una casa sin invitación, de todos modos notaria una extraña aura sobrenatural envolviendo tenuemente a la mujer en cuanto esta abrió la puerta para recibirlos.

-Hola, gracias por el regalo chica, me hacía falta probar algo que no fuera de la sección de rebajas del mercado- Comento animadamente la mujer mientras tomaba la longaniza para sí y la depositaba cuidadosamente sobre la mesa.

-Pasa si quieres. ¿Puedo ofrecerte algo para beber? Tengo… agua, y también agua, si gustas- Comento la mujer mientras servía agua del grifo en un vaso de vidrio y se lo entregaba a Jannah. Hasta el momento no parecía que la fallen de cabellos rojizos hubiera notado la presencia de Renee en lo mas minimo.

-Agua está muy bien, gracias… Soy Jannah por cierto. ¿Y usted es…?-

-Puedes llamarme Rose, Jannah- Comento la mujer mientras tomaba un cuchillo y comenzaba a servirse unas cuantas rodajas del embutido, antes de parar súbitamente con los ojos abiertos como platos.

-Coño, Chernika digo, puedes llamarme Chernika… Ugh ¿Olvida que dije nada si?- Comento la fallen a la vez que cerraba los ojos con fuerza mientras se llevaba una mano a la frente. A lo que Jannah simplemente respondió haciendo un gesto como si cerrara un cierre imaginario a lo largo de su boca. Aparentemente años de vivir en la subciudad le habían enseñado cuando callarse la boca.

Jannah y Chernika siguieron conversando de cosas sin importancia por un tiempo. Renne mientras tanto, si lo deseaba podía inspeccionar el sospechoso cofre de madera que yacía a medio abrir a un costado del sillón.

Echando un vistazo adentro, Renee sería capaz de vislumbrar múltiples pócimas en botellas de vidrio ovaladas, todas ellas de alguna u otra tonalidad de rosado o rojo claro. En la parte interior de la tapa se distinguía el simple sello de un par de flores de acero entrelazadas, atornilladas al reverso de la tapa. Si los conocimientos botánicos del espectro le servían de algo, las identificaría rápidamente como una rosa y una lila.

Al cabo de unos minutos la conversación se estanco inevitablemente, para evitar silencios incómodos Jannah decidió marcharse de una vez para no seguir incomodando a su vecina, quien entre agradecimientos les condujo fuera de su propiedad, no sin antes preguntar si de casualidad ya había ido a recibir a los hombres de la habitación continua, a lo que Jannah se limito a contestar con la verdad, que aun no había hablado con ellos pero pensaba hacerlo en breve.

Una vez en el pasillo, fue la chica la primera en romper el silencio. –No parecía mala persona… Aunque creo que es mejor que saliéramos de allí rápido. ¿Notaste que tenía una aguja metida en el…Sostén? o como sea que se llame esa prenda que tenia…No se, no me parece el tipo de persona de coser muy a menudo- Renee sinceramente no había prestado atención a eso, pero si regresaba al departamento confirmaría que de hecho era cierto, además de ver a la fallen guardar la caja celosamente bajo el sofá.


Kalen


Flashback Viaje:
Entregados al aburrimiento de un largo viaje en el que aparentemente no pasaba nada, tanto Vlad como su aprendiz no vieron con malos ojos el pasar parte de su tiempo conversando con el curioso altonato que tenían por compañero. Amén de Vlad ayudando a Kalen a mejorar la calidad de sus mapas, los cuales en un primer momento calificaba de “mierda maloliente de un perro enfermo”

Aunque Misha tranquilizaba al altonato comentándole que Vlad tenía dicha opinión de casi todos los mapas que veía y que no eran suyos claro. Inclusive compartiéndole que tras muchos años de aprender bajo su tutela, sus propios mapas no pasaban de la clasificación de “mierda que al menos huele bien”

Poco a poco los mapas del altonato fueron mejorando considerablemente, al punto de que el orgulloso Vlad había llegado a calificarlos con el pintoresco calificativo de: “mierda maloliente de un perro en perfecto estado de salud”

-Buenos mapas son no solo aquellos perfectos en dimensión, perfectamente legibles, bien decorados y dibujados, con leyendas fáciles de seguir y direcciones claras en caso de haberlas. Sino también aquellos fáciles de recordar, que se quedan clavados en tu memoria tras meses, o incluso años de haberlos leído mapas que no solo te indican, sino que te enseñan cómo llegar a algún lado-
Concluyo el cartógrafo sacando un rollo de su mochila, se trataba de un mapa urbano de Todheim detallando cada plaza, calle, residencia y accidente geográfico de la helada ciudad, quizás un poco obsoleto por los años, pero que en líneas generales era perfecto, cualquiera que diera un vistazo al mapa sabría en el acto como llegar a cualquier punto de la ciudad helada.
Por otra parte, era notorio que Misha se mostraba mucho más abierta al dialogo que su maestro.

-Llevamos en Sodoma muchos años, yo vengo y voy de aquí a allá, Misha será la primera vez en años que abandone la ciudad… Muy en contra de mis recomendaciones- Comento Vlad mientras dirigía una mirada severa a la broken. –Respecto a lo demás, yo no peleo, Misha sabe boxear, pregúntale a ella que tan buena es- Concluyo el cartógrafo antes de comenzar a trepar un árbol cercano portando un catalejo, probablemente en un intento de ganar un punto de vista ventajoso para decidir qué camino seguir a continuación, y quizás también para en un futuro mapear esa zona en especifico, un faltante entre los mapas de Vlad.

Meneando la cabeza, Misha tomo a Kalen del brazo y le condujo hacia una zona más apartada detrás de un arbol. –Discúlpalo, no le gusta hablar mucho de su pasado… Respecto a mí, nací en Todheim como tú, lo mismo Vlad, probablemente sea por eso que presta tanta atención cuando hablas de aquella ciudad- Volteándose para ver que Vlad seguía con lo suyo subido como un mono al árbol de pino, asegurado con nada más que sus grandes brazos; Misha prosiguió con su relato.

-Mi madre murió en el parto pero alcanzo a darme luz a mí, mi padre… Es algo de lo que prefiero no hablar, Vlad me rescato de la indigencia y me crió, lo considero a él como mi verdadero padre en realidad… aunque a él no le guste que lo llame así- Riendo un poco, la broken acomodo su flequillo hacia el lado izquierdo de su cara, una costumbre que había desarrollado para esconder la parte de su rostro más afectada por las formaciones pétreas. –Aunque quiera hacerse el duro, es mucho más blando de lo que parece, como un oso de peluche con bigotes- Volviendo a fijarse que Vlad siguiera en el árbol, la joven se acerco a Kalen para susurrarle al oído.

-Respecto a pelear… Vlad solía pertenecer al martillo áureo, además de un campeón de boxeo, él me enseño a pelear, aunque nunca le he visto levantar una mano contra nadie, ni siquiera en Sodoma donde los problemas surgen tan a menudo… Varias veces he tenido que intervenir para que no le molieran a golpes, aun cuando se que él es perfectamente capaz de defenderse solo-

Mirando al altonato con seriedad, Misha impartió una recomendación al mismo. –Por algún motivo no le gusta pelear, y te pido encarecidamente que no le preguntes al respecto, se molesta mucho cuando le preguntan sobre eso, además cualquiera sean sus motivos serán personales supongo-

Respecto a los animales con los que Wilson entablo charla, muchos de ellos tenían historias interesantes que contar, desde un avestruz que vio a un extraño sujeto con una corona plateada vagando por el desierto, hasta un caballo de carga que había presenciado como un inquisidor extorsionaba a un trió de niños para hacer su trabajo sucio.

Muchos animales tenían anécdotas referentes a una aparente “migración humana” -como entendían ellos en su poco evolucionado intelecto- de caravanas que se dirigían desde la decadente ojo de dioses hacia los muelles de gonduar, y de allí hasta los puntos más diversos de terra.
Incluso un cuervo le advirtió que no fuera a esa ciudad por nada del mundo, aparentemente a los muchos enfrentamientos entre los civiles y la eclesia, se sumaban extraños avistamientos a altas horas de la noche, incluso, si el terrorista confiaba en las palabras del cuervo, podría intercambiar cualquier baratija con éste a cambio de un pequeño trozo de pañuelo, en teoría perteneciente a una (y cito) “peligrosísimo monstruo que había aterrorizado la ciudad durante meses” y que sería útil para rastrearlo si alguna vez le veía, en Kalen quedaría si creer o no las advertencias del cuervo. Wilson por su parte decidió dar una olfateada a la tela, por precaución más que nada.

Una vez en los muelles de gonduar, el terrorista no tuvo problema en adquirir ciertos bienes de naturaleza química, aunque los componentes de electricidad fueron mucho más difíciles y tuvo que pagar precios inflados por ellos.
Respecto al material explosivo que deseaba comprar, encontró una pequeña oficina de “metalquimia” en una sección bien iluminada del puerto y allí pudo hacerse con 1kg de RDX (aunque para ello tuvo que sobornar al dependiente, y aun así este se negó a venderle más que eso sin un documento legal firmado por un martillero público o arquitecto calificado)
No le costó mucho encontrar una biblioteca, aunque lamentablemente ninguna de las plantas que había divisado en el camino era de mucha utilidad.

-¿Umm? Oh, supongo que sí, la verdad desde que deje Todheim que nunca he salido de las proximidades de Sodoma, he navegado antes pero solo en el golfo de los paganos, por lo que estoy un poco nerviosa a decir verdad, tú eres un hombre de mundo. ¿Suelen pasarte cosas como esas? ¿O ya estas tan acostumbrado que te da lo mismo?-

El viaje marítimo fue bastante tranquilo salvo por un…delicado incidente, ocurrido cuando la que anteriormente era la rata alfa encontró a Wilson con las manos en la masa, despellejando a una de las ratas viejas.
El resultado fue una especie de guerra civil ratoniana de proporciones bastante épicas a decir verdad, en la que incluso el mismo Kalen tuvo que intervenir para inclinar la balanza a favor de Wilson, quien muerta la rata alfa rápidamente volvió a ascender a la cima de la cadena de mando de Ravlakashason. Aunque eso es una historia para contar otro día.

Como contrapartida a tener que sofocar una rebelión de las ratas (y hacerlo todo en secreto para no meterse en problemas con el resto de la tripulación humana del barco) Kalen no fue capaz de trabajar en sus proyectos con toda la tranquilidad que hubiera deseado, por lo que pese a haber conseguido crear un cartucho de 7 balas explosivas, además de despellejar una rata para hacerle un traje planeador a Wilson; No había tenido tiempo para concluir el resto de sus proyectos como la “gran M” o una máscara de gas para el mismo.

De regreso en Storby, el comentario de Kalen se presento como una buena explicación para el comportamiento de la chica. –Ah,  ¡como Wilson!- Comento Vlad mientras acariciaba la barbilla del ratón con quien ya se había encariñado bastante a lo largo del viaje.

Ante el comentario de los títulos Misha se mostró la mas entusiasmada. –Pásame el de medicina- Exclamo antes de tomar el mismo y empezar a sacudirlo en la cara de Vlad.

-Y tú que decías que nunca llegaría a nada- Bromeo la chica sacándo la lengua burlonamente.

-Pff, un titulo no vale nada sin los conocimientos-

-Solo estas celoso de que yo tengo un titulo y tú no-

Volviendo al tema de la cena de los Motsognir,  Misha se mostro un poco reticente a la idea de Otero.

-… ¿Sifrina?-

-No significa lo que crees Misha- Comento Vlad sin subir la vista de un periódico que había tomado instantes antes.

-Lo que sea, mira, Kalen. Agradezco el esfuerzo, pero no soy tan ilusa como para pensar que con una peluca y un poco de maquillaje pueda pasar como alguien de la alta sociedad… Se nota, es demasiado obvio. Esperaba poder pasar como una escriba o guardaespaldas… O quizás hacer algo como fingir que eres mudo y tenerme a mí de intérprete, o decir que tu o Rath son de esos ricachones que no hablan en voz alta con nadie y tienen siempre al lado alguien para que hable por ellos-

Mirando al suelo, la mujer parecía un poco triste. –O al menos pasar de sirvienta, o esclava. ¿Doy con el perfil no? Jeje- Rio amargamente Misha, intentándole poner un poco de humor a la situación aunque fuera transparente que no le causaba gracia alguna…

-En fin, la casa Motsognir comenzó como una empresa textil y de alta costura, por lo que es normal que regale prendas de lujo a sus allegados. Pensaba simplemente esperar en las inmediaciones de la mansión, golpear a quien viéramos bien vestido y que diera con tu perfil y tomar su lugar. ¿Alguna invitación de algún tipo deben de tener no? O sino de ultima veremos cómo colarnos por medios más tradicionales… Como romper una ventana poco vigilada y meternos adentro-

Como respuesta a la pregunta de Kalen de porque no les habían teletransportado hacia allí, fue Vlad quien resolvió las dudas del ingeniero.

-Después de la destrucción de las puertas cardinales, y de que vosotros escaparais de una manera tan bombástica de la ciudad, la eclesia de seguro estará atenta a cualquier tipo de anomalía de naturaleza similar. Incluso si lo hiciéramos en un lugar que sabemos descampado, es una cosa muy poco discreta, quien sabe quien podría vernos y alertar a las autoridades, es por eso que siempre que parte una misión de Sodoma lo hace a pie, si hay que sacarlos de allí vale, Grimm puede intervenir, pero para llegar a un objetivo no hay ninguna discusión, tiene que hacerse con sigilo-



Si bien la broken había declinado la oferta de salir a la ciudad, el altonato había decidido de todos modos salir a dar un paseo, sin embargo, justo cuando estaba por salir del motel, escucho como una puerta tras de sí se abría, de esta emergería una extraña chica de cabellos blancos, quien según Kalen podía oír, hablaba sola y extrañamente se dirigía a la habitación de la cual el terrorista acababa de salir. Si le interesaba, quizás pudiera quedarse a participar de la conversación… o escuchar a escondidas si así le placía.

Punto aparte era el extraño hedor captado por Wilson en cuanto se abrió la puerta por la que salió la chica, un aroma intoxicarte y sutil a la vez, no un perfume, sino algo mucho más… natural, podría decirse. Esto llamo la atención al ratón, quien no dudo en dar aviso de eso a su amo.

Por otro lado si el altonato ignoraba esto y se dirigía a la ciudad, tras preguntarle a Wilson recibiría como respuesta que este no había notado el olor del rubio en todo el viaje, y que en esta ocasión probablemente estuviera sobre analizando las cosas.
Sin embargo, el ratón sí que captaría dos rastros singulares, el primero fue el que más le llamo la atención, puesto que pese a que no lograba identificar la fuente, estaba seguro de estar captando un leve rastro del olor característico de Dédalo…
El segundo el ratón no estaba muy seguro de que se trataba, solo tenía la extraña sensación de que era algo importante que no debía olvidar.

Wilson estaba en condición de seguir ambos aromas, quedaba en Kalen decidir qué hacer.


Rath


Dejando el diario sobre la mesa, el cartógrafo centro su atención en el artesano –Pregunte por pasajes pero me dieron una negativa rotunda, aparentemente para viajar en el navío lo único que hace falta es la aprobación del capitán, con mostrarle unos cuantos de mis planos y mencionarle que tenía una esclava dispuesta a incluir como parte del trato me acepto inmediatamente… Aun así le dije que probablemente llevara a algún ayudante, como excusa para meteros a ti y a Kalen a bordo…-

El hombre ya entrado en años siempre parecía estar un poco mejor dispuesto a recibir al artífice endeudado que al terrorista Otero, probablemente una preferencia nacida de la propia naturaleza taciturna que compartían ambos hombres.

Vlad no iba a ocultar la curiosidad que en primera instancia sentía por el Venator Fulguratis de Wrailan. Aun así sabia mantener sus distancias respecto al tema, y una vez pasadas una o dos semanas de conocerle su curiosidad fue menguando hasta simplemente llegar a aceptar y acostumbrarse a la presencia del extraño artefacto.

Varias veces el cartógrafo intento enseñarle a leer mapas, cosa que haría encantado si el artífice mostraba buena disposición. Ante la interrogante de porque el trato tan animoso para con Rath, el hombre le habría confesado una noche que simplemente le recordaba a su hijo, cualquier pregunta al respecto seria respondida con un “Quizás te cuente otro día” De parte de Vlad.

-Por lo que ves, no es necesario que busques ganarte el favor del capitán para subir al barco, pero si deseas hacerlo para tener mejor consideración puedes hacerlo, no creo que nadie te lo reproche- Concluyo el hombre volviendo a su periódico. –Je, la excusa que usan es que es una expedición en busca de nuevos bancos de peces exóticos, a pesar de que no tienen ningún tipo de equipo pesado de pesca a la vista, más que unas cuantas cañas de pescar para la tripulación y eso-

Levantando la vista de su diario, el hombre parecía pensativo. –Aunque quien sabe, el barco es enorme por lo que no me sorprendería que tuvieran unas cuantas redes de pesca guardadas en caso de quedarse sin suministros. No es como si se me hubiera permitido ver más que la cubierta-

-Por lo demás tengo todo lo que necesito, por lo que si quieres ayuda para empacar o algo no tengo problemas, tengo todo el día libre de todos modos, o si quieres saber un poco más del capitán por si quieres hablar con él más tarde-

Concluida su comida el artífice no pudo evitar levantarse de la mesa para hacer mejor la digestión, y fue en este momento que los poderosos ojos del cazador de tormentas se posaron en la playa y en la extraña figura encapuchada ahí erguida, por lo poco que había visto, el artífice creía que se trataba del hombre de la habitación contigua.

Si bien esta interacción no fue de mayor importancia, al asomar Rath la vista por la ventana, notaria un leve destello en un edificio ubicado a 50 metros en dirección del centro de la ciudad, habiendo llamado esto su atención, el artífice enfocaría su vista en el mismo, descubriendo que el destello parecía estar originado desde un lente, probablemente un catalejo o un telescopio… Uno que estaba apuntado directamente hacia la ventana de su apartamento.

Quedaba en Rath decidir qué hacer de ello.


Rath/Renee


Tras golpear la puerta en el departamento de Rath y Kalen. La chica y el fantasma fueron recibidos por Vlad, quien simplemente arqueo una ceja al ver a la joven frente a si con una leve sonrisa en su rostro y un par de salames en sus manos.

-Buenos días jovencita, que se le ofrece- Pregunto Vlad, la notoria tonalidad rasposa de su voz suavizándose considerablemente al abordar a la chica.

-Buen día señor, me llamo Jannah, soy la chica del apartamento 7, vine a darles un regalo de bienvenida, la gente nueva en la ciudad por lo general se hospeda primero en este motel por lo barato y la ubicación, así que supuse que no eran de por aquí- Comento la chica entrando en el departamento y dejando los embutidos sobre la mesa en cuanto vio que Vlad se apartaba para permitirle el paso.

-Valla, esas cosas parecen bastante caras. ¿Segura de que quieres dárnoslas así como así?-

Encogiéndose de hombros, Jannah respondió. –No, para nada, a mi tío le encanta hacerlos así que siempre tenemos muchos de sobra, y uno solo puede comer tantos embutidos antes de cansarse-

-¿Tío?- Pregunto el hombre echándose un poco hacia atrás, claramente confundido.

-Pff, te lo dije- Disparo desde atrás la broken mientras sonreía maliciosamente entrecerrando los ojos, expresión que le daba un cierto aire felino a su rostro.

Sin perturbarse, Vlad se volteo con mirada sobrante hacia su asistente. –Bah, tú no sabes nada de la vida niña. “Tío” es una palabra clave usada entre gente de esos gustos- Esta respuesta causo que la expresión de Misha se desinflara casi caricaturescamente.

El hombre mientras tanto, se volteo hacia Jannah, acercándose a su oído para decirle en voz baja (aunque bajo para Vlad era básicamente suficientemente fuerte para que todos en la habitación lo escucharan) –No te preocupes niña, no soy prejuicioso, mientras que a tus padres los haga felices no tengo problema- Concluyo el hombre guiñando el ojo.

Jannah se mostro confundida por un momento, antes de súbitamente captar lo que el cartógrafo intentaba decirle y tener que llevar una mano a su boca para evitar reír a carcajadas.

Misha mientras tanto, ladeo súbitamente la cabeza, pareciendo centrada en un punto en particular junto a la muchacha, tras unos segundos, corrió un poco el flequillo que solía mantener cubriendo la mitad izquierda de su rostro para ver mejor. (Aquella en la que estaban concentradas las formaciones pétreas de su rostro). –Por cierto niña. ¿Quién es la mujer que te acompaña? ¿Es tu madre quizás?-

Ante esta pregunta, todos los ojos se tornaron hacia Misha por un segundo, quien se limito a mirar confundida al resto de presentes. – ¿Qué pasa? Todos actúan como si no… la… vieran…-

No era sorpresa que si algo raro pasaba Misha fuera la primera en verlo, si lo que Vlad le había contado a Rath era cierto, la joven siempre había tenido la curiosa habilidad de ver cosas que estaban allí pero los demás no podían percibir.

De golpe la mirada de todos se centro en la extraña chica peliblanca, quien tenía la mirada nerviosamente clavada en el piso mientras balanceaba su peso de un pie a otro en clara muestra de incomodidad.

-¿Qué ves Misha?-

-Una mujer, pálida, de cabello blanco como la niña, por eso pregunte si era su madre…- Comento la mujer levantándose lentamente a la vez que comenzaba a caminar en dirección de Renee.

Vlad mientras tanto se aseguraba de cerrar cuidadosamente la puerta, dejando a la chica sin posibilidad de escape rápido. –Jannah… No te haremos daño, lo prometo, pero creo que nos debes un par de explicaciones después de entrar a nuestro apartamento con un espíritu y sin avisarnos… Si tienes algún problema y necesitas ayuda puedes confiar en nosotros, te doy mi palabra…-

Tragando saliva, la chica levanto la vista con convicción, antes de declarar con voz firme y segura la verdadera naturaleza de Renee. –Creo que a este punto no tiene sentido ocultarlo… Se llama Renee, y no es un espíritu maligno ni mucho menos, todo lo contrario, es muy maja una vez la conoces…- Comento la muchacha poniendo cara de perrito regañado, aunque Renee podía notar una gruesa gota de sudor bajando por su sien. En ella quedaría si deseaba interrumpir para explicarse ella misma ante la broken o dejar que la chica manejara el asunto.

Misha mientras tanto seguía acercándosele, pese a que no parecía hacerlo con mala intención (lucia mas como curiosidad que otra cosa) Era notable la cautela con la que lo hacía.

Rufus

Volviendo a su acto de viejita indefensa, la dependienta entrego en mano al alquimista todos los ingredientes precisados, aceptando gustosa el dinero del munchkin y despidiéndole amistosamente con la sugerencia de que “volviera pronto” cuando quisiera.

Sin embargo, Rufus no llego a abandonar el local cuando una figura alta y estilizada hizo su entrada al local de alquimia, se trataba de una súcubo de piel azul o morada, ataviada en escasa, aunque a la vez elegante vestimenta, su túnica mostraba transparencia aunque no la suficiente como para ser muy reveladora.
La mujer habré tenido poco más de 40 en años humanos, aunque los portaba con una gracia y sensualidad a menudo no carente incluso en mujeres más jóvenes.

Sucubo.:

-Buenos días señora, señor- La súcubo hizo una leve reverencia ante lo cual la fallen, al notarla, se puso tan pálida como el polvo de gárgola que intentaba vender.

-Se- Señora Steel, que grata sorpresa tenerla aquí- Comento la mujer con una sonrisa nerviosa mientras salía de atrás del mostrador presurosa a estrechar la mano de la súcubo.

-El placer es mío, Enriquetta, pero la próxima vez recuerda el protocolo que establecimos…-Respondió la mujer de manera dulce pero autoritaria, mientras que con sus ojos señalaba al pequeño munchkin junto a ella.

-Oh, sí, lo lamento señora… Pues bien ¿Que trae a una eminencia como usted a mi humilde tienda? ¡Y después de tanto tiempo! ¿Qué han sido? ¿6, 8 años? No creo tener nada que le sea de utilidad, al menos nada al nivel de los ingredientes que de seguro está acostumbrada a utilizar…-

Posando suavemente su dedo índice sobre los labios de la dependienta como señal para que dejara de hablar, la súcubo respondió.

-No vengo por tus ingredientes o pociones, solo a preguntarte, y ya que estoy, al señor aquí presente también; Si no han visto por aquí cerca a una muchacha fallen de cabello rojo como los ríos de Infernalia, aparentara entre 23 y 25 años aproximadamente, alta, fornida y muy bonita. Os pregunto porque es probable que ella haya estado comprando reactivos alquímicos por aquí y necesito encontrarla. No es necesario decir que pagaría generosamente cualquier información que pudieran brindarme sobre… la chica-

La mujer se quedo expectante, observándoles a ambos en busca de cualquier tipo de respuesta, por supuesto que Rufus sabía exactamente a quien se refería la súcubo, ahora quedaba en él si confiaría en ella y en las “pagas generosas” que ofrecía.  O si estaba dispuesto a intentar engañar a esos penetrantes ojos amarillos que parecían escudriñar cada centímetro de su alma.

F.D.I:


-Darak: Me gusto tu posteo, solo intenta coordinar con los demas para que los posteos no se contradigan (como por ej que rufus diga que llamo a jannah y a renee adentro y luego tu aparezcas hablando con ella en la playa)
Por lo demás nada que agregar.

-Rath: Buen post, acorde a la personalidad del pj, me parecio raro que rath no se interesara en la daga pero teniendo en cuenta todo lo que ocurrio no me sorprende, aun asi mas adelante espero que des algun justificativo de porque estas en el viaje, con decir que es por curiosidad me basta realmente (aunque se que esto es en parte culpa mia por mandarte a storby, pero bue, es lo que hay XD)

-Rufus: Hiciste bien la cuenta, se te descuentan 340 terran y los ingredientes se añaden a tu inventorio, editare las fichas al final de la aventura así que de momento anotate en algún lado tus nuevos objetos.

-Kalen; Me gusto tu post, en especial el protagonismo que le diste a Wilson en ciertas partes, se sintió natural tu personaje.
Respecto a tus compras, pudiste hacerlas, gastaste mucho en ellas mas que nada por la cantidad y por los elementos de electricidad, que de por si son caros, mas aun en los muelles de gonduar que no es un sitio muy avanzado que digamos. Ademas los quimicos en cantidad no eran baratos tampoco.
Como con rufus, modificare las fichas al final de la aventura, de momento anota por ahi los siguientes objetos que compraste:

-Alcohol metílico (1l)
-Alcohol isopropilico (1l)
-Morfina (1l)
-Baterías regulares (2u)
-Carbón vegetal (1k)
-Tolueno (1l)
-Sílice (1k)
-Azufre (1k)
-Botiquín Excelente (1u)
-Destrina (1)
-Cables de baja tensión (1m)
-RDX (1k)
-Maletín estándar (1u)
Coste total: -23260t

Ademas, consigues:
-piel de rata (1u)
-Munición explosiva ( .22 Long rifle) (Utilizables en la Uzi) (10 u)
-Munición explosiva ( .44 Mágnum) (10 U)

Por otra parte, ¿Tienes tu una pistola mágnum? Pregunto porque en tu ficha no la veo y no tengo ganas de ponerme a ver todos tus post a ver cuando la adquiriste, que ya son bastantes XD.
Por lo que si la tienes agradecería un link al post donde la adquiriste. Gracias ^^


TODOS: orden cronológico de los acontecimientos.

-Rufus se despierta, llama a Renee y Jannah.
-Rufus sale.
-R&J regresan un rato mas a la playa
-Kalen, Rath y Darak ven a Jannah.
-Darak va a charlar con Jannah. Despues ve las pisadas de Rufus.
-R&J entran a charlar con Chernika.
-Kalen se retira.
-R&J salen de la habitacion de Chernika y se dirigen a la de Rath/Kalen
-Kalen las nota.
-Darak ve salir a Kalen (si este decide no quedarse.)
-Daral ve salir a Chernika.
-R&J conversan con Vlad, Misha y Rath (y kalen si regreso)
-Wilson capta los olores raros en la ciudad (si kalen decide no quedarse)
...
-Rufus termina sus compras y es abordado por la Sucubo.


_________________



Long live the King!
avatar
Enkei

Mensajes : 596
Fecha de inscripción : 15/07/2014
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura] "La partida del Gusano Blanco" [Storby - 28 de febrero 898 d.g.]

Mensaje por Rufus el Mar Dic 26, 2017 5:02 pm

Renee, de natural respetuoso, decidió no asomarse a la habitación de la fallen, pero no pudo evitar notar la carga sobrenatural en el ambiente de la habitación. Tampoco pasó por alto la cajita pobremente disimulada bajo un sofá, que daba la impresión de estar puesta ahí a propósito para que alguien la encontrara. Esto, combinado con su aburrimiento por no poder participar en la conversación, espoleó su curiosidad hasta hacerla asomarse a la caja. "Una rosa y una lila, ¿eh? Sería mucha casualidad que fueran los ingredientes de estas pociones, diría más bien que son alguna especie de marca, le preguntaré a Rufus cuando venga por si le suenan." No había perdido detalle de que era la habitación del inquisidor que las había saludado antes en la playa, y sabía que no le convenía mezclarse demasiado con asuntos de inquisidores y eclesiásticos, así que renunció a averiguar más por el momento. Esto hizo que pasara por alto la aguja que Jannah afirmaba haber avistado en el sostén de ¿Rose o Chernika? Muchos misterios rodeaban a esa mujer, pero desde luego Renee no pensaba quedarse ahí a descifrarlos.

A pesar de no ser muy necesario, se agachó hasta la oreja de Jannah y le susurró como si le estuviera contando un terrible secreto de espionaje, medio jugando medio en serio:
-No sé quién es más raro, si el inquisidor de la playa o esta chica. A ver si los de la otra habitación están menos...  -completó la frase incorporándose, llevándose un dedo a la sien, sacando la lengua y poniéndose bizca, como diciendo "locos". Intentaba relajar la carga de tensión por la situación incómoda de antes, y aunque Jannah se riera de su mueca y se relajara, lo cierto es que ella misma no había quedado muy tranquila.

Ya en la otra habitación, en cuanto vio la mirada de la broken fija en ella inicialmente se alegró de poder charlar con alguien, pero al parecer sus anfitriones no se tomaron muy bien su presencia. De haber tenido músculos, se habrían puesto todos tensos cuando aquel hombre cerró la puerta. Si tan de parte de Jannah estaban como decían, ese gesto no tenía ningún sentido: en todo caso impediría escapar a la niña, no a ella misma. Era imperativo intervenir para deshacer el malentendido.
-Calma, calma, no pretendo ningún mal -dibujó la sonrisa mas conciliadora que pudo y levantó las manos con las palmas hacia delante, en un gesto inconsciente a la vez de inocencia y de defensa. Carecía de un corazón que se le acelerara y de adrenalina que la estimulara, pero recordaba las sensaciones propias de situaciones tensas como esa y, como por autosugestión, las sentía de forma muy real. -Es cierto que soy un fantasma, me llamo Renee y me hospedo en la misma habitación que Jannah. No soy ningún espectro maligno ni producto de ninguna brujería. -La pobre ya había tenido que dar estas explicaciones muchas más veces de las que le gustaría recordar, de modo que estaba tristemente acostumbrada al proceso: nada de movimientos bruscos ni teatralidad mágica, apariencia lo más inofensiva y transparente posible y sobre todo asegurarse de que no hubiera exorcistas cerca. Creía estar cumpliendo todos los puntos de su lista, de modo que se tranquilizó un poco. -Solo queríamos saludar a nuestros vecinos. Sentimos mucho la confusión, y si nuestra presencia os desagrada nos iremos inmediatamente... -Que estuviera tan acostumbrada a hacer ese teatro no significaba que no le doliera hacerlo. Hasta el momento de su muerte Renee nunca había comprendido en toda su profundidad la experiencia del racismo y la exclusión por parte de los semejantes de uno que yo le contaba que vivía y vivo. Tener que disculparse por una condición que no había elegido nunca era una experiencia agradable.

De todo esto, naturalmente, yo no me enteré hasta más tarde. La situación que me ocupaba era otra muy distinta. Saludé con un gesto cortés, tocando con el índice el borde de mi gorro, a la súcubo que entró en la tienda mientras terminaba de empaquetar y guardar mis cosas. Cuando ya me iba vi el gesto con el que la súcubo me señaló por la espalda (como si no lo viera) como objeto de infracción de algún protocolo, probablemente relacionado con los ingredientes de dudosa legalidad que me había intentado vender la fallen. Dándome por aludido, me di la vuelta y presté atención a las palabras de la súcubo. Tomé nota del carácter eminente en el campo de la alquimia de la súcubo, y mis ganas de conocerla mejor encontraron rápidamente una oportunidad. Valoré aproximadamente durante unos 3 segundos la decisión de delatar o no a la fallen, pero parecía bastante fácil de tomar. Nada me vinculaba a esa fallen que mencionaba, ni siquiera sabía su nombre, y su raza demoníaca era casi una garantía de que no pertenecía a la Eclesia y que por lo tanto no había peligro en enviarla en dirección a Renee. Sin embargo, dado que aparentemente yo poseía algo valioso para ella, y que desde luego ella poseía recompensas valiosas para mí, no había motivo para ofrecer la información como regalo en lugar de como intercambio.
-Pues puede que conozca a esa fallen que usted busca, señorita. Pero dígame, ¿a qué se refiere con "paga generosa"? -No me atreví a tentar más a la suerte. No se podía vencer a una súcubo en el fino arte del regateo y la convicción, menos aún alguien tan poco acostumbrado a hacerlo como yo, pero quería hacerme un poco de rogar. En realidad no esperaba nada concreto, puede que incluso se lo hubiera contado gratis, pero después de un día de compras unos cuantos terran siempre eran bienvenidos, o incluso información y materiales alquímicos como moneda de pago. Fingiría ponderar su oferta y le contaría lo que sabía, obviamente a excepción de que me ofreciera alguna ridiculez.

No había que olvidar, sin embargo, que estaba delatando a otra persona a la que probablemente no le esperara nada bueno. No es que mi moral protestara por ello ni nada por el estilo, pero en casos como este no conviene hacer esto demasiado evidente ante la persona en cuestión, de modo que si la súcubo partía inmediatamente después de mi chivatazo en dirección al motel lo más prudente sería quedarse por la ciudad un rato más, para no llegar a la vez que la imponente demonio y para buscar alguna coartada en caso de que la pobre fallen acabara sospechando de mí. Sí que me preocupaba, en cambio, lo que opinaría Renee de una transacción tan reprobable como esta, pero ella ya me conocía bien y sabía que mi escala de prioridades y valores no era perfecta. Esperaba que no hubiera hecho demasiada amistad con la fallen al ir a saludarla.

FDI:
Pues eso, salvo el caso de que me ofrezca algo extremo como 1 terran o algo así, acepto su pago y le doy señales para llegar al motel. Si sale directa hacia allí, hago un poco de tiempo en la ciudad antes de ir yo mismo.
avatar
Rufus

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 23/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura] "La partida del Gusano Blanco" [Storby - 28 de febrero 898 d.g.]

Mensaje por Rath Wraylan el Sáb Ene 06, 2018 6:54 pm

Rath torció el gesto ante la información dada por Vlad. Que el capitán no cobrase por llevar pasajeros ya le sonaba raro. Más que raro, turbio, en especial cuando el cartógrafo mencionó que el hecho de llevar consigo una esclava había ayudado a que el capitán aceptase a llevarle. El artífice se fiaba de Vlad hasta cierto punto, pero no terminaba de estar muy conforme con su política a la hora de hacer las cosas. No obstante, él era el jefe, por así decir, de modo que al final todo sería también su responsabilidad.

-Creo que será mejor que pruebe suerte por mi parte y que Kalen vaya contigo como ayudante. No me parece que sea buena idea ir todos juntos en el barco haciendo ver que nos conocemos, por si acaso las cosas se tuercen. Si puedes comentarme algo más sobre el capitán me facilitará las cosas, claro, y además...

Rath se interrumpió. Había estado caminando, dando vueltas de verdad mientras le daba vueltas metafóricamente a los planes del día cuando un brillo le había llamado la atención. Al acercarse a la ventana pudo ver una figura encapuchada. Sus rasgos no estaban de frente, pero le pareció que podía ser el huésped de la habitación vecina. Sin embargo, el fulgor no venía de él, sino de un edificio a cierta distancia. Un brillo como de cristal reflejando la luz, justamente en su dirección. El artesano frunció el ceño con recelo y chasqueó los dedos para sacar a Vlad de su concentración en el periódico.

-No mires ahora, pero creo que nos están observando a través de la ventana...

En esas estaban cuando alguien llamó a la puerta. Qué oportuno... Siempre era la misma historia. Vlad se levantó y fue hacia la puerta, mientras que Rath simplemente se hizo a un lado. No sabía quién podía estar observándoles y eso hacía que tuviese pocas ganas de estar frente a la ventana. Con disimulo, para que no pareciese que los había visto, corrió las desgastadas cortinas hasta la mitad del hueco. Entonces la puerta se abrió y una voz joven se presentó. Rath se volvió hacia ella con curiosidad.

Se trataba de una muchacha armada con un par de embutidos. Una de las cejas del artífice se alzó ante su aparición, impulsada por una mezcla de recelo y extrañeza. La muchacha, Vlad y Misha se pusieron a charlar, hasta que la broken vio algo que nadie más podía. Si se trataba de una broma, desde luego era original, pero sus caras de sorpresa parecían genuinas. Al verse descubierta, la joven confesó que efectivamente había un espíritu con ella.

Rath dio dos pasos hacia atrás, pero cuando uno ha tenido que vérselas con hombres lobo salvajes, anillos endemoniados y arcángeles en llamas, lo sobrenatural empezaba a no sorprenderle. Es por eso que mientras Misha aún miraba con ojos como platos, y Vlad los entrecerraba para intentar discernir al espíritu, Rath encogió los hombros, se apoyó en la pared cruzando los brazos y gruñó.

-Genial, lo que faltaba para el duro: un fantasma.

_________________


Terra Awards:


avatar
Rath Wraylan

Mensajes : 485
Fecha de inscripción : 31/05/2013
Localización : El Taller

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura] "La partida del Gusano Blanco" [Storby - 28 de febrero 898 d.g.]

Mensaje por Kalen Otero el Miér Ene 10, 2018 10:16 pm

Apenas había salido de la habitación cuando Wilson me informo de un aroma extraño proveniente de la habitación de la que salió una niña con unos embutidos……  suficientes para esconder bombas….. donde un ratón tendría problemas para detectarlas “¡corre, corre, corre!”. Me aleje lo más rápido que pude del motel hasta una distancia relativamente segura, Wilson aun podría escuchar la conversación, si es que había alguna, pero el problema en cuestión radicaba en que la base de operaciones M1 (nombre provisional) tenía algunos explosivos casi terminados que si bien no estallarían al máximo de su capacidad, aun podían matar a todos en ese cuarto de motel. Claro que buena parte estaban en mi mochila y cinturon, de hecho Wilson (quien dentro de la mochila, es capas de ver en la oscuridad) estaba terminando con las ultimas modificaciones que necesitaba para poder usarlos. Pronto volvería a mi hombro por el bolsillo que tiene la mochila y mi chaqueta en mi espalda, que le facilita moverse entre ambos sin tener que salir.

Maldicion, si Misha me hubiera acompañado habría podido salvarla, pero tiene la autoestima de un divorciado con crisis de mediana edad y además cree que los acaudalados son todos bien parecidos, tendría que haberle contado mas sobre esa gente durante el tiempo que sobro durante nuestro largo viaje…..

/Flashback/:
Kalen aprendía de Vlad sobre el arte de crear mapas, confiado de sus métodos matemáticos para crear ilustraciones muy precisas, el encapuchado mostro su trabajo, que sin ningún problema, fue totalmente ridiculizado por el cartógrafo quien le mostro uno suyo que hizo de Todheim, tan bien elaborado, que hacía ver a los de Kalen, de la manera en que Vlad los describía normalmente, por supuesto, no perdió oportunidad de añadirlo a una nota mental. “Ese es el maldito mejor mapa que he visto de Todheim, o de cualquier otro lugar, los mios son garabatos en comparación a esa obra de arte” (pensó Kalen). –Umm, nada mal, enséñeme maestro-.

Cuando Kalen pregunto por sus habilidades de combate, Vlad le dijo que no poseía ninguna pero que Misha sabia boxear. Poco después la Broken llevo a Kalen a un lugar más privado y le confesó que nació en Todheim, que Vlad fue un campeón de Boxeo (incluso trabajo para el Martillo áureo) pero que por razones desconocidas estaba dispuesto a ocultar toda esa información aunque le cueste su integridad física.

-No me gustaría que este aprendizaje sea tan unilateral, quiero decir, ustedes me están enseñando sobre cartografía sin recibir nada a cambio. Si bien estoy dispuesto a aprender un par de movimientos, no tengo ninguna habilidad para el combate cuerpo a cuerpo, pero les puedo decir lo que se sobre disparar y ayudar a practicar, o si desean aplicar explosivos con máxima eficacia, yo les puedo enseñar cómo. Pero si dañar a otros de manera directa no es lo que buscan, también poseo otra clase de conocimientos, ¿te interesa aprender sobre mecánica?, electricidad, zoología, computación, ¿medicina?, tu elige y yo te enseño, créeme, prácticamente tengo una enciclopedia en mi cabeza para cada una de esas disciplinas. Ten en cuenta que respuestas como “no te preocupes” o “tómalo con calma” me parecerán ilógicas, no ofrezco esto por caridad, básicamente estamos en una expedición científica y nos conviene a todos que el intercambio de información sea provechoso, las situaciones que enfrentaremos son muy inciertas-

/Fin del flashback/

Debería dejar de ser tan amable, o pronto podrían empezar a malinterpretarlo”. Por suerte no hubo ninguna explosión “quizás solo carga un micrófono”, estaba caminando hacia una posición de disparo donde pudiera usar la mira de francotirador cuando Wilson me aviso de mas olores extraños, aromas que por alguna razón le costaba describir, eso era algo que pasa con muy poca frecuencia, y hoy paso, prácticamente 3 veces, tiene que ser obra de la Eclesia y alguna de sus tonterías sobrenaturales, seguramente esa niña tiene algún poder o patraña mística, no sería la primera vez que la Eclesia usa niños para sus calamidades……

/Otro Flashback/:
Basado en experiencias personales y las historias que recopilo (algunas contadas por animales), Kalen llego a la conclusión de que……….   No es momento para esto

/Fin del otro Flashback/

Analizare después esa nota mental”, Lo importante del aroma captado por Wilson, es que estaba relacionado con Dédalo, “¡Claro, deben ser los cretinos de la Cruz de Argenta!”, -Wilson, protocolo numero 3-  . ... - --- / ... . / .--. --- -. -.. .-. .- / -... ..- . -. --- .-.-.

Guiado por el olfato de Wilson, acelere el paso en búsqueda (y posible eliminación) de la fuente de aquel aroma, me tomaron por sorpresa en Dédalo (bueno, algo asi), les devolveré el favor, cuestión de arrojar un par de granadas en el nido de gusanos donde se encuentren esas sabandijas y ¡boom!, no más problemas para los Stevenson, puede que sobrevivan a eso (digo, creo que les cayó un techo encima), pero tengo suficientes balas explosivas para dejar en ridículo al ensombrerado y compañía, luego me dirigiré al siguiente aroma que está captando Wilson y si son mas payasos de la Eclesia, también los matare, y luego a los que estén en aquel cuarto del motel hasta que solo quede la niña por ser interrogada.

Claro que aún queda la posibilidad de que esté equivocado, en cuyo caso Wilson sabrá frenarme antes de que cometa un error muy lamentable, no me gustaría perder la confianza de mis ¿amigos?, o que me vean como un monstruo luego de todo lo que hemos pasado, especialmente con Misha pues ella es con quien menos me cuesta conversar…..

/¿Mas Flashbacks?/:
Kalen conversaba con Misha quien respondiendo a la pregunta de Kalen, le confesó que no viaja mucho, y además aprovecho para preguntar algo similar.

-Pues no, de hecho viví casi toda mi vida en Todheim, y quizás seguiría ahí de no ser por los mercenarios que me traicionaron, estuve encerrado en una jaula donde llegue cerca de un pueblo del que no salí hasta que tuvimos que huir de la Eclesia, cosa que no me quedo muy clara pues estuve inconsciente o dormido casi todo el viaje hasta Hells Point para eventualmente irme vía portal hasta Sodoma. Esta es la primera vez en mucho tiempo que viajo a un ritmo tranquilo, sin cadenas y totalmente consiente. Para bien, pues toda esta experiencia ha sido muy gratificante, de hecho cuando vuelva me asegurare de darles las gracias a los mercenarios, claro, después de que reciban algunos balazos.

Seguramente ambos la estamos pasando igual de bien, yo estoy experimentando el mundo del que tanto leí y tu estas visualizando los paisajes correspondientes a los mapas que dibujaste
-.
/fin del relleno innecesario/

No debería encariñarme tanto con estas personas, si bien no soy del tipo sentimental, la venganza pertenece a mi naturaleza y no es algo que me haya traído tanta satisfacción como para compensar el dolor. ...- .- ... / -- ..- -.-- / .-. .- .--. .. -.. --- --..-- / ... . / -- .- ... / ... ..- - .. .-.. .-.-.  –Estoy acelerando el paso para no perder la oportunidad Wilson, si no jugamos rápido, podríamos terminar perdiendo buena parte de nuestros aliados........-...... --- - .-. .- / ...- . --.. .-.-........

/Flashback de Wilson/:
Samuel, un nombre que jamás olvidaremos, mucho menos Wilson pues es el nombre del roedor responsable por la muerte de Ana, (la novia de Wilson que más amo hasta la fecha), sucede que durante el viaje en barco el antiguo macho alfa descubrió lo que Wilson hacia con los cadáveres de los ratones viejos. El uso del cloroformo había impedido detectarlo a tiempo y para cuando Wilson intento resolver el problema de manera Diplomatica, el antiguo alfa había desatado un motín que se cobro muchas vidas pues de su lado estaban los más fuertes y con mayor instinto asesino, Wilson logro reunir a los demás en una retirada estratégica hasta donde se encontraba Kalen.

¡-.-. --- -.. .. --. --- / .---- ...-- .-.-.!   -¿Qué?, ¿en serio?, es la primera vez que pasa, de hecho pensé que jamás usaríamos ese código, ¡Hey Rath!, ¿quieres ayudarme a exterminar plagas de roedores?.....  ja, clásico de ti, ¿qué tal tu, Misha?-

Armaron a todos los roedores de Wilson con pequeños y afilados pedacitos de metal a modo de armas e incluso escudos, Wilson les indico como pelear y armaron una estrategia donde se ayudaron entre todos, Wilson los reunió en un solo grupo y se fueron a enfrentar a los demás roedores que llegaban y morían sin ningún tipo de orden de batalla, o al menos eso creían pues solo eran una distracción hasta que llego el verdadero batallón del Alfa que superaba por mucho al de Wilson, sin embargo este dio una señal emitiendo un chillido especifico para que Kalen saliera con palos (¿y algo de ayuda?) emboscándolos por el otro flanco, eliminando a los suficientes como para que se retiraran al escondite del alfa.

Fue gracias a Ana, una valiente roedora que por decisión propia se infiltro entre las filas enemigas, sedujo al macho Alfa y lo asesino mientras dormía, que el bando rebelde se disolvió y todo volvió a su relativa normalidad, por lo menos hasta que al interrogar a uno de los rebeldes, se descubrió que había sido Samuel, uno de los roedores más jóvenes quien poseía alguna clase de habilidad misteriosa que lo volvía inmune a la persuasión de Wilson e incluso era capaz de influir en otros roedores con la misma eficacia, este había usado al antiguo alfa como chivo expiatorio, cuando lo descubrieron tomo un clavo y uso a Ana como rehén hasta llegar a la cubierta donde se burlo de Wilson, asesino a Ana y se escapo con la ayuda de un cuervo. Kalen aun se lamenta por no haber estado ahí para dispararle.

-Bueno Wilson, para recuperar algo del tiempo perdido tendremos que usar la ayuda de los roedores en terminar de fabricar las…..  ¿estás llorando?, ¿Wilson?, ¿amigo?, ¡Concéntrate!-

/Fin del Flashback de Wilson/

-¡Wilson concéntrate!- .--. . .-. -.. --- -. --..-- / -.-- .- / ...- --- .-.. ...- .. .-.-.  –No te distraigas, se que yo también cometo ese error, pero ya sabes lo sospechoso que me veo cuando parece que hablo solo, y más aun si subo el tono de voz, debemos apresurarnos o esos cretinos se podrían escaparse-. También esta la opción de usar una granada de humo y entrar con una mascarilla a matarlos con la Uzi silenciada, la mascarilla esta casi terminada, solo me faltan un par de detalles, seguramente el cuero de rata ya se habrá terminado de curtir de camino aquí con el cromo que uso para algunas municiones.

Estos meses de tranquilidad me habían caído bien, pero ya estaba eufórico por dispararle a alguien. O tal vez solo estoy enojado con el cretino que me apuñalo la mano. "En cualquier caso averiguare pronto quien esta detrás de este rastro misterioso y mas le vale pertenecer a mi bando, o de lo contrario....." ¿.... .- -... .-. .- -. / ..-. .- -. - .- ... -- .- ... .-.-.?, -¡Exacto!, espera, ¿que?-
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________
En Resumen:
Bueno, me disculpo una vez mas por la tardanza.

-Kalen se dirigira hacia el aroma con fragancia a Dédalo mientras termina de obtener otra unidad de cuero de rata, y si me puedo aprovechar del punto de velocidad, terminara su mascarilla al mismo tiempo.

-Wilson terminara con los explosivos dentro de la mochila de Kalen mientras le da las indicaciones para guiarlo en dirección al rastro antes mencionado.

Puede que Wilson haya logrado escuchar parte de la conversación que tuvieron en el motel, solicito que se me diga que tanto logro escuchar (Suponiendo que yo no puedo establecerlo)

_________________
Firma:
avatar
Kalen Otero

Mensajes : 376
Fecha de inscripción : 08/08/2013
Edad : 23
Localización : ¿me vas a visitar?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura] "La partida del Gusano Blanco" [Storby - 28 de febrero 898 d.g.]

Mensaje por Enkei el Vie Ene 12, 2018 7:54 am

CATALINA.



Catalina Nichelov se encontraba taciturna en su cuarto de hotel, sumida en sus pensamientos mientras pulía cuidadosamente el peto de su armadura.

Los últimos días habían sido duros para la estabilidad de la mano de plata, la campaña en los muelles de Gonduar había sido un éxito solo en papel, pero emocionalmente el grupo se hallaba de capa caída, habían sucedido cosas que habrían podido evitarse, y se habían dicho cosas que no se pretendían.
A las heridas emocionales se sumaban las físicas, palpando el posterior de su cabeza, Catalina podía sentir la rugosidad del vendaje que envolvía su cabeza, cruzándose por su frente y la parte baja de su nuca, donde presentaba una herida que aun no había terminado de sanar.

Suspirando, la caballero termino de pulir su armadura, colocandola sobre la cama durante un momento para admirar su trabajo, en ella quedaría si colocársela o seguir con su atuendo de uso diario.

La amnesia parecía haberle afectado gravemente, le costaba recordar cualquier cosa que no fueran detalles sin importancia de su misión anterior, y el ambiente era aun demasiado denso como para preguntarle a sus compañeros respecto a algo de lo que sinceramente nadie quería hablar. Lo peor era quizás, que incluso entre lo poco que recordaba, Catalina no se hallaba capaz de discernir si se trataba de recuerdos verídicos o de las múltiples alucinaciones que le asaltaban desde que se había hecho con la espada de los lamentos, hace tanto tiempo atrás.

Decidida a no quedarse todo el día encerrada en su habitación, Catalina se abrió paso hasta la sala de estar donde el resto de la mano de plata se encontraba matando el tiempo.


La mano de plata:


Marco Nichelov:

Maria Teudor:

Lydia Johannes:

Victor Damokles:



Incluso antes de abrir la puerta de su habitación, la eclesiástica podía escuchar el monótono sonido de una citara siendo afinada. Sentados en una esquina estaban por un lado Victor, escuchando con atención mientras su interlocutor, un hombre de unos 30 años con una barba de candado, le enseñaba pacientemente los ires y venires del instrumento.

Si la memoria no le fallaba, Catalina le identificaría como Joshua, in inquisidor que les había sido asignado como comandante en su misión actual.


Joshua:


Por lo poco que le habían conocido se mostraba como un tipo agradable, especialmente para un inquisidor, al menos esa era la primera impresión que había hecho en el grupo. Una de sus características mas notorias era la increíble calma con la cual se desenvolvía, como si estuviera en completo control en cada momento. Marco por su parte lo relacionaba a sus años de experiencia en la santa inquisición, después de todo, uno no llega a ser gran inquisidor sin ver cosas que le quitarían el sueño a la mayoría.

Marco por su parte se encontraba jugando a los dardos con Maria y perdiendo miserablemente.
Lydia por su parte se hallaba con expresión aburrida leyendo un libro, desviando la vista para echar vistazos furtivos a Marco cuando creía que nadie le veía. Lydia giro la cabeza levemente en cuanto vio entrar a Catalina por el umbral de su habitación, volviéndose de inmediato a su libro sin prestarle la menor atención a su superiora.

-Buenos días jefa ¿Gusta un poco de café para empezar el día?- Comento la escudera Hermeyer con expresión amigable mientras ofrecía una taza de café humeante a su superiora. Si la memoria no le fallaba, la jovencita se les había unido en aquella taberna donde habían pasado tan ajetreada noche de verano semanas atrás.


Jenny Hermeyer:


-Nos alegra tenerle presente, caballero Nichelov- Comento el inquisidor sin quitar la vista de su citara. -Espero que haya dormido bien en preparación para el gran día, a partir de este momento comenzara finalmente vuestra operación en esta ciudad- Comento el eclesiástico de voz suave con cierta guasa en su tono.

Joshua levanto la vista solo al pronunciar la ultima frase, sus ojos fríos encontrándose con los de Catalina de una manera fugaz que le ponía sumamente nerviosa.

-Pues ya era hora, me estaba cansando de estar sin hacer nada- Contesto la mujer cerrando su libro de golpe y poniéndose de pie con el ceño medio fruncido.

-Estoy seguro que el inquisidor tiene motivos muy buenos para hacernos esperar tanto, aunque comprendo tu posición, uno supondría que para una misión de escolta lo ideal seria encontrarnos con la gente a escoltar lo mas pronto posible...-

Juntando todos sus dardos sobre la mesa, María levanto una mano para saludar a Catalina antes de disponerse a recuperar los dardos aun clavados en el blanco antes de guardarlos todos en una pequeña cajita de madera.

-Debo admitir que me intriga un poco tanto secretismo. ¿Nos lo dirá ahora señor? ¿O tenemos que esperar un poco mas?-

Encogiéndose de hombros, el inquisidor hizo un gesto de empezar a levantarse de la silla, solo para abandonarlo casi en el acto, decidiendo en vez de ello simplemente darles a todos sus ordenes sentado desde allí.

-Bueno, supongo que es un buen momento... Bien, en escencia vuestra misión es simple, tenéis que aseguraros de que dos sujetos de interés se mantengan con vida durante la mayor cantidad posible de tiempo- Comento el hombre sacando un par de fotos plegadas de un bolsillo y entregándoselas al resto del grupo para que se las pasaran entre si.

En cuanto las fotos llegaron a Catalina, esta pudo inspeccionar que la primera se trataba de un hombre broken enorme con una cicatriz que largo de su rostro producto de la cual era también tuerto, al borde de la imagen se apreciaban una serie de datos de interés.


1:
Nombre: Darak-Han
Rango: Inquisidor de rango desconocido.
Datos de interés: Desconfiado


Al mirar la segunda foto, catalina se encontraria con una mujer fallen fornida y muy bonita, con cabellos rojos como el fuego.


2:
Nombre: Chernika Romanov / ???
Rango: ???
Datos de interés: Se cree que posee conocimientos alquímicos.


Una vez las fotos circularon por todo el grupo y regresaron a su dueño, fue Victor el primero en hacer una pregunta.

-¿Que significan los signos de interrogación junto al nombre de la chica?-

Sonriendo levemente, el inquisidor contesto. -Tengo la teoría de que la mujer usa un seudónimo, no creo que Chernika sea su nombre real, tras husmear entre sus documentos pude notar irregularidades notorias, es una chica sin pasado alguno, y eso siempre es sospechoso-

-Mmm... Si me permite preguntar, esto es solo una idea suya o de sus... ¿Superiores?- Pregunto Victor dejando la citara apoyada al pie de su silla mientras se inclinaba acusatoriamente en dirección a Joshua.

-Vamos Victor, no creo que nos quepa a nosotros inmiscuirnos en los asuntos del inquisidor...- Comento el joven haciendo el gesto de posar su mano sobre el hombro de su compañero.

-No te metas- Corto secamente Victor deteniendo la mano de marco con brusquedad, sin dignarse a mirarlo siquiera.

-Victor, estas siendo un patán ¿Sabes?- Comento Lydia poniéndose rápidamente del lado de marcos, viniendo de parte de ella, ese comentario era algo a tener en cuenta.

Levantándose rápidamente a ponerse entre Victor y los demás, Maria tomo la palabra -Chicos, chicos, calmaos un poco, Victor, si tienes algo que decir bien puedes hacerlo ahora, o podrías haberlo compartido con Catalina o cualquiera de nosotros...-

-...Solo me parece raro- Soltando la mano de Marco, Victor se dispuso a continuar. -Desde que terminamos el trabajo en los muelles de Gonduar no hemos visto ninguna autoridad eclesiástica mas que a Joshua. ¿Recuerdan como terminamos bajo su mando en primera instancia?-

Quedando toda la sala en silencio, los integrantes de la mano de plata se mostraban pensativos, Joshua por su parte se limitaba a armarse un cigarrillo lentamente mientras les miraba con expresión aburrida.

-Pues... ¿Fue por una carta no?- Pregunto algo insegura Maria.

-Si, todos recibimos cartas individuales firmadas por el arzobispo delegandonos al mando de Joshua Anthon Birbie... Bah, mas que recibimos, la mía apareció debajo de mi almohada una noche- Respondio Lydia llevandose una mano a la barbilla.

-Exacto, igual que la mia, y sospecho que de todos los aqui presentes... ¿Tiene alguno de ustedes dicha carta en su poder ahora mismo?-

En cuanto el resto de la mano de plata desvió instintivamente su mirada, Victor no pudo evitar recompensarse con una leve sonrisa.

-... Supongo que no tiene sentido seguir ocultándolo, yo perdí mi carta, un día simplemente desapareció entre mis cosas- Respondió marco balanceando su peso en su lugar.

-Joder, imposible ¡Yo también perdí mi carta!-

Ante las respuestas afirmativas del resto de sus compañeros, Victor presiono con mas profundidad su interrogatorio.

-Exacto, porque todas eran la misma carta, recuerdo que la mía tenia una mancha casi invisible en la sección donde especificaba mi nombre, era un trabajo muy bien hecho, pero no lo suficiente como para borrarse cuatro veces consecutivas sin dejar marcas...-

A este punto se podía notar como Joshua sonreía con aparente satisfacción en su rostro, aspirando lentamente el humo de su cigarrillo, el inquisidor exhalo el humo directamente sobre la cara de Victor, haciéndole recular y logrando ganar unos cuantos centímetros de valioso espacio vital antes de tomar la palabra.

-Bravo, joven Damocles, se lo tenia bien guardadito todo... ¿Ha considerado un puesto en la santa inquisición? Estoy seguro de que podría escalar a rangos mucho mas altos que lo que aspira manteniéndose en el martillo...-

-Supongo que usted lo sabría bien inquisidor Joshua... Claro, si ese es su verdadero nombre-

-Ahí esta, en eso la cagaste, la primera regla no escrita de la inquisición es nunca usar frases que sean cliché...-

-¿Puede alguien decirme que coño esta pasando?-

-Lo que Victor intenta sugerir, mi querida Lydia, es que todo esto no es mas que una treta para conseguir que ustedes hagan mi trabajo sucio por mi... Y en ese punto estaría totalmente en lo cierto. Estoy haciendo esto a espaldas de mis superiores puesto que no confió en el plan que han tejido. Simplemente no creo que esté de mas el ponerle mi toque personal al asunto, para asegurarme de que las cosas lleguen a buen puerto... literal y metafóricamente-

-... Con todo respeto señor inquisidor. ¿Porque habríamos de ayudarle en lo que sea que este intentando hacer? No es como si se hubiera desenvuelto con la mayor legalidad posible, es mas, si alguien se enterara de que falsifico una carta del arzobispado... pues las cosas se pondrían bastante negras para usted- Intercedió Maria planteando una interrogante muy valida.

Sonriendo con condescendencia el inquisidor se mantuvo en su sitio con total tranquilidad.
-Es vuestra palabra contra la mía, y si llegue a conseguir una firma del arzobispo es porque soy muy cercano a él, incluso si se entera de mi pequeño plan, dios quiera que no, es mas que seguro que estaría dispuesto a perdonarme y sentenciarlos a ustedes por desacato con tal de salvar mi pellejo, soy demasiado útil para él como para desaprovecharme-

-¿Y que nos impide cortar el problema de raíz? Somos 5 y usted solo uno- Comento Lydia mientras caminaba lentamente hasta posarse detrás de Joshua, sus dedos jugando tentativamente con el mango de su espada. -Y si esta haciendo esto a espalda de sus superiores... Lo que quiere decir que nadie sabe que esta aquí...-

Las palabras de Lydia murieron en su boca en cuanto noto como el inquisidor sostenía distraidamente un botón en su mano izquierda, botón conectado a un cable que se perdía entre las ropas  Joshua.

-Pues he de suponer que 30 kg de explosivos plásticos deberían ser un buen disuasivo, al menos  para empezar a dialogar... También hay un detalle no menor a tener en cuenta. De alguna forma metí las cartas en bajo vuestras camas ¿No es así? ¿Realmente creen que podría haber logrado eso sin ayuda interna? No son 5 contra 1 en lo mas mínimo querida, aun tengo a alguien de mi lado en esta habitación...-

Un silencio sepulcral invadió la sala, como nadie se atrevió a decir una palabra, fue el mismo inquisidor el que rompió el silencio.

-Ademas. ¿Realmente quieren volver a Ojo de Dioses? Habría que estar desquiciado para ir a ese basurero ahora mismo, están mucho mas seguros conmigo que por aquellos lares-

Un poco nervioso y notablemente agitado, Marco fue el primero en contestar.

-Bueno... Supongo que es un inquisidor después de todo. ¿Podemos meternos en problemas por esto?-

Sonriendo, el inquisidor se levanto de golpe, tomando a Marco de los hombros para darle seguridad. -¡En lo absoluto! Si vienen conmigo en el peor de los casos el arzobispo se las arreglara para salvarnos el culo a todos. Ademas, como mencionaste soy un inquisidor y trabajo para hacer del mundo todos los días un lugar mejor, por lo que moralmente tampoco habría inconvenientes-

Zafándose delicadamente del agarre de Joshua, Marco respondió. -Pues... si los demás están de acuerdo supongo que no tenemos muchas opciones-

-Je, típico. Que raro no encontrar en ti ni medio gramo de pelotas ¡No me sorprendería en lo mas mínimo que el infiltrado seas tu Marco!- Victor estaba prácticamente gritando a este punto, la vena de su frente marcándose de manera grotesca.

-¡Victor, cierra la puta boca!- Respondió Lydia tomando a Victor del cuello de la camisa, causando que este le empujara y ambos tropezaran en direcciones opuestas, con Marco ayudando a Lydia a levantarse y Maria haciendo lo propio con Victor, todo esto mientras Joshua miraba impasible, una discreta sonrisa dibujada en su rostro.

Fue la misma Maria la que intento poner fin a la discordia. -Bueno, creo que tendríamos mejor disposición a seguir su plan si nos explicara cual es al menos en un mínimo nivel-

-Me alegra que al fin alguien haga las preguntas importantes, básicamente, esas personas que ustedes tienen que proteger, sin que ellos lo sepan claramente, tienen rastreadores mágicos implantados en su cuerpo... En las siguientes horas esas personas se embarcaran en un navío en búsqueda del legendario continente de hiperbórea, mientras esos rastreadores sigan en ellos podremos utilizar eso para crear un mapa en tercera dimensión del recorrido del navío-

-¿Y porque no simplemente colocar los rastreadores en el barco si es así?-

-Buena pregunta, sucede que los rastreadores se alimentan de la energía vital del usuario en quien están implantados, así logramos que funcionen inalambricamente, usando a sus huéspedes como baterías humanas-

Recuerdos lejanos asaltaron a Catalina de repente, imágenes de barcos que eran mitad maquina y mitad dragón, serpenteando por las aguas heladas del mar muerto, movidas por una energía luminosa y filas de remeros que parecían mas demonios que personas... Trolls, Catalina creyó recordar que los marineros hiperbóreos les llamaban.

-Vale, tiene tanto sentido como puede tenerlo la magia en general. ¿Y como harás para meternos en el barco de todos modos?-

-Oh, no es necesario preocuparse al respecto, me encargue de hacer que el barco tenga necesidad de tripulantes, y viendo que la fecha de partida es mañana, me imagino que contrataran a cualquier idiota que sea medianamente apto para el trabajo-

-Emm. ¿A que te refieres con que te encargaste de que tenga necesidad?- Pregunto Marco con un dejo de preocupación en sus ojos.

-Podría decírtelo... Pero tendría que matarte después...-

Un silencio pesado invadió la habitación durante unos segundos eternos en los que nadie se atrevió a decir palabra, al menos hasta que la risa de Joshua terminara de mitigar la tensión en el aire, al menos en menor medida.

-Bah, después soy yo el que se queja de las frases cliché... En fin. ¡Cumplid vuestras ordenes o iros al averno!- Concluyo el inquisidor con un tono tan alegre y despreocupado que hizo que a Catalina se le revolviera el estomago, el tipo no se estaba tomando nada en serio, era como si no fuese mas que un juego para él.

Catalina se vería sin mas opción que la de aceptar la misteriosa misión del inquisidor, al menos por un tiempo, mas adelante podría decidir si le convenía hacer o no algo al respecto.

De momento la caballero recibiría un dossier especificando le hora de partida estimada del navío, la ubicación actual de las personas de interés (dos calles mas abajo, en un viejo motel denominado “estrella de mar”) la ubicación del navío en un puerto no demasiado lejos de allí.

-Antes de que os despache, necesitare que me den vuestras armaduras, compre unas cuantas botellas de agua regia y pienso usarlas para derretir las insignias eclesiásticas en vuestras armaduras... Tu no Catalina, tu armadura es suficientemente arcaica como para pasar por una cualquiera-

Un poco dubitativos, el grupo se deshizo rápidamente de su protección, dejandola al cuidado del inquietante inquisidor.

-A todo esto, cuando nos preguntes quienes somos tendremos que dar alguna historia ¿No es verdad?-

-Bah, usad vuestra imaginación, sera mas creíble si es algo que inventan entre ustedes-

Y con eso Catalina quedo libre para hacer con sus compañeros como le placiera, si quería dejarles el día libre, emplearlos en diversas tareas o centrarlos todos a una sola, eso dependería de ella, lo único que sabia era que seria conveniente el ir a presentarse al navío que debían abordar, con la esperanza de convencer al capitán de que valía la pena el emplearlos como marineros.

Si la información del dossier era correcta, el nombre del barco era “El Gusano Blanco”


RUFUS:


Ante el ofrecimiento de Rufus, la sucubo sonrió maternalmente a la vez que se pasaba una mano por el cabello.

Sintiendo un hueco en el estomago, el alquimista dio un salto hacia atrás en el momento justo en que el brazo de la sucubo descendía en su dirección, una pequeñísima aguja con una mancha roja en la punta permanecía enredada entre sus dedos.

-¿Vas a hacer esto difícil no es así?- Amenazo la sucubo, ya adelantándose un paso en dirección del munchkin

-¡Señora!- Grito la dependiente mientras sacaba algo de un cofre de madera al pie del recibidor, la visión hiperdimensional de Rufus le permitió ver que se trataba de una ballesta cargada.

-No te metas en esto- Espeto la sucubo mientras arrojaba su aguja directo a la cara de Rufus, quien instintivamente levanto las manos para protegerse. Por un lado esto funciono, porque evito que la aguja se le quedara clavada al cuerpo, pero por otro, la mujer aprovecho la oportunidad para tomar a Rufus de las muñecas y levantarlo en el aire. Por mas que no lo demostrara, uno jamas debía subestimar la fuerza física de un demonio.

Privado de la posibilidad de usar su cerbatana o de defenderse de otra forma que dando inútiles patadas al duro cuerpo de la mujer, el ahora indefenso alquimista pudo ver como la sucubo maniobraba con la lengua una aguja envuelta en plástico transparente, que aparentemente mantenía oculta bajo su lengua, la sucubo estuvo equilibrando la aguja por unos instantes hasta tenerla en una posición cómoda para morderla con fuerza, ganando un agarre nada despreciable sobre la misma.

Sin poder hacer nada para evitarlo Rufus contemplo como la mujer se abalanzaba sobre el, clavandole la aguja con fuerza en el dorso de la mano.

Rufus callo al suelo, inmovilizado de manera casi instantánea, la sombra de la sucubo se proyectaba enorme sobre su pequeño ser.

Sus sentidos se hallaban confundidos de manera similar al estado intermedio entre el sueño y la vigía, cuando uno no esta seguro del todo en cual de los dos se encuentra.
Aun en su situación actual, el alquimista fue capaz de escuchar con claridad entre todo el bullicio, una voz celestial, similar mas a una flauta dulce o al canto de un ave.

-... Te amo, como tu me amas, porque me conoces en parte, tal como yo en parte te conozco a ti...-

Sin esfuerzo ni intención alguna, Rufus recobro su claridad al momento que su cuerpo se erguía solo, posando su vista en la mujer, el alquimista no pudo evitar que su mente se llenara de pensamientos extraños.

Veía a la mujer, y en ella creía ver a su madre, cuidandole cuando aun era un retoño joven; Veía a sus compañeros munchkin de cuando vivía en el hipercubo, profesándole el cariño y el respeto que siempre le habían negado por su aspecto; Veía sus complicadas formulas y recetas alquímicas, las pócimas de las cuales se sentía orgulloso y las que soñaba con preparar, los ingredientes que le gustaban y con los que solo había soñado; Veía en ella a su esposa, tanto antes como después de su defunción, veía el hogar que nunca pudo tener, los hijos que nunca tendría. Se veía a si mismo, y al ideal que tenia de si mismo.

Imágenes y sensaciones oníricas girando como hojas secas a su alrededor, como si se hallara el mismo en el interior de un caleidoscopio de memorias y deseos.

-Pues bueno- Al oír estas palabras, Rufus salio repentinamente de su trance. -Si la conoces realmente, llévame con ella, si es verdad te daré lo que me pidas, tienes hasta que lleguemos donde ella para pensar lo que quieres pedirme. Vamos-

Como si se tratara de un espectro habitando un recipiente vació, Rufus fue testigo de como su cuerpo se daba la media vuelta solo y comenzaba a abrirse paso hacia el exterior de la tienda, aun retenía control del habla, pero poco mas.

-I-increíble señora. ¡Habia escuchado rumores, pero jamas me imagine que fuera tan potente!-

-... Yo tampoco- Respondió la sucubo con tono cansado mientras seguía a Rufus hacia el exterior de la tienda, casi arrastrando los pies.

-¿Eh? No entiendo... No se supone que usted tiene total control incluso de sus venenos mas fuertes...? A menos que no sea-

La sucubo se dio vuelta violentamente, dedicándole a la fallen una mirada de esas que hielan la sangre.
Dando un respingo, la fallen se llevo la mano a la boca. -... Creo que voy a dejar de hablar... Buen día señora- Se despidió la dependienta nerviosamente.

Tras salir de la tienda de alquimia, Rufus pudo apreciar que no había pasado tanto tiempo como calculaba, a juzgar por la posición del sol habrían pasado tres horas aproximadamente, las nubes de tormenta auspiciaban que se pondría oscuro temprano, pero aun tenían varias horas de luz por delante.

El camino de regreso al motel fue uno de sensaciones raras, el sentirse sin control de su propio cuerpo le hacia sentir incomodo, a cada paso le daba la sensación de que iba a tropezar y caerse de cara a la arena. Afortunadamente su cuerpo fue capaz de trasladarse todo el camino sin incidentes, aunque puede que con un poco de tosquedad. Lo que era mas, su captora parecía estarlo pasando mucho pero que incluso él mismo.

La visión munchkin de Rufus le permitía escudriñar cuidadosamente las facciones de la sucubo, y no se le paso su respiración pesada, su mirada perdida de a ratos y el gran esfuerzo que estaba haciendo para contener las lagrimas en sus ojos.

-A todo esto. ¿Como conoce a la niña? No creo que sea amiga suya, de lo contrario no le habría delatado... ¿Quizás halla tenido problemas con ella? No me sorprendería a decir verdad, siempre tuvo un talento especial para meterse en problemas-

Un leve dejo de preocupación se dejo entrever en su rostro. -Ella esta bien. ¿Verdad?-

Tras un rato de silencio, la mujer pareció recordar la promesa que había hecho a Rufus momentos antes. -¿Ya ha pensado que quiere como forma de pago? Si realmente me conduce a donde esta ella, no tendré problemas en cumplirle lo que sea que se le antoje, siempre que sea razonable, claro ésta-

Si Rufus no comentaba nada, el resto del camino seria pacifico, al menos tanto como la situación lo permitía. Una vez llegados hasta el motel, ambos avanzaron en dirección de la habitación de Chernika.

-Espera, detente- La mujer se detuvo justo frente a la puerta, cerro los ojos, aspiro profundo y volvió a abrirlos, mostrando una leve sonrisa de satisfacción.

-De acuerdo, es aquí, ha cambiado con el tiempo, pero podría reconocer la base entre un millón de aromas si es necesario... Quedas libre-

Con solo estas palabras, Rufus sintió como el control de su cuerpo volvía para si. Las nubes de su mente se disiparon, si el alquimista deseaba alguna retribución por tamaña humillación, ese probablemente fuera un buen momento de probarse contra la sucubo, esta vez, con mayor preparación.

Ensimismada, la sucubo levanto lentamente la mano en dirección a la puerta, dudando para si misma si debía de llamar o no, dando a Rufus la oportunidad de huir para no quedar comprometido con la fallen de cabellos rojos si lo deseaba, sin embargo, hubo otra cosa que llamo la atención del alquimista, fue el escuchar la ahogada voz de su mujer viniendo de la habitación contigua, probablemente saludando a los vecinos como había mencionado.

Si Rufus no aprovechaba la oportunidad para huir, seria testigo de como la sucubo finalmente se decidía a llamar a la puerta, siendo atendida por la fallen de cabellos rojizos que había estado buscando.

-¿M-mama?- Exclamo Chernika con un gesto de absoluta sorpresa, y un leve temblor en su voz.

Antes de que la sucubo pudiera responder, tanto ella como Rufus serian testigos de como un grupo de 3 hombres se abrían paso pesadamente por el pasillo, al punto de incluso empujar a Rufus violentamente hacia un costado.

-... Mejor pasa, esto no tiene buena pinta- Tomando a quien aparentemente era su madre por el brazo, Chernika insto a la sucubo a meterse adentro junto con ella, aunque no lo suficientemente rápido para que Rufus se escabullera junto con ellas si consideraba oportuno exigir explicaciones.

Los tres hombres, un norgon, un altea y un demonio respectivamente; Se detendrían directamente frente al departamento de los altonatos, el norgon, que parecía su líder, golpeo primero la puerta tres veces con firmeza, en cuanto no escucho a nadie responderle, hizo un gesto con el cuello al demonio quien levantando sus pesados pies dio una patada a la puerta que hizo que parte de la pintura seca del techo cayera como finos copos de nieve por el pasillo.

Viendo que no había respuesta, el norgon, con una sonrisa maliciosa en su rostro, se puso a gritar para que la gente del otro lado le oyera.

-Ohh Raaaathhh, Brogun quiere su dinero, y como fuiste tan amable de venir hasta Storby, pensamos en devolverte el favor viniendo a cobrarte directo a tu casa, ¡Sal de una vez así podemos hablar negocios!-

Rufus por su parte pudo atestiguar todo esto con su visión hiperdimensional, obviamente no había nada que esos brutos pudieran hacerle a su mujer, pero Jannah era otra historia, mas teniendo en cuenta los filosos cuchillos que el trió estaba comenzando a desenvainar.


RATH / RENEE:


Ponderando por un momento la propuesta de Rath, el cartógrafo le dio el visto bueno sin demasiados problemas.

-Veo el valor estratégico de no ir todos juntos, me parece buena idea. Respecto al capitán, es un altonato alto y esbelto, bronceado probablemente por trabajar todo el día arriba de un barco, bastante bien parecido, aunque no termino de compartir su sentido de la moda, quizás solo un par de años mas joven que tu... Por lo demás, según lo que me contó tiene conocimientos de ingeniería, siendo uno de los implicados en la construcción del navío, por lo que al menos allí tienen un punto en común-

Llevándose una mano a la barbilla, Vlad se mostró pensativo por un momento.

-Se llamaba Jaques de Valoir, aunque quizás sea mejor fingir que no conoces su nombre si piensas hacer como que no nos conocemos... Cuando fui a verle le mostré algunos de mis mapas y estuvo dispuesto a contratarme de inmediato, ofreció la paga mínima, pero para hacerlo mas creíble me atreví a regatearle un poco el sueldo. Según me contó están faltos de personal, algunos de sus tripulantes han desaparecido misteriosamente, probablemente arrepentidos de ultimo momento, o al menos eso quiere creer... En fin, con tal que le muestres un poco como funciona el Venator de seguro que te contrata en un parpadeo, si es que estas cómodo con eso, claro esta-

En el instante que Rath corrió las cortinas, el destello que le acechaba desapareció, como si el responsable del mismo se hubiera percatado de que había sido descubierto.
Solo segundos después, el artífice presencio el negro augurio de una paloma emprendiendo vuelo desde aquella ventana, y dirigiéndose en dirección relativa hacia su cuarto de hotel.

Vlad y Misha por su parte, seguían ensimismado con la espectral presencia que se había aparecido frente a ellos.

Acercándose cautelosamente, Misha se detuvo justo frente a Renee, entrecerrando los ojos con curiosidad mientras pasaba su mano por el interior del espectro, sacándola rápidamente cuando se dio cuenta de lo poco educado que quedaba hacer eso.

-Perdón... Es la primera vez que veo uno de tan cerca. No parece mala gente Vlad. Por mi que se queden un rato, claro, si no les moleta-

Achinando los ojos como si de algún motivo eso le permitiera percibir mejor a la fantasma, Vlad se cruzo de brazos en resignación. -Confió en tu juicio Misha, encantado de conocerle señorita Renee, soy Vlad y esta muchacha es mi aprendiz Misha; El chico de allá atrás se llama Rath... Normalmente le preguntaría si se le ofrece un vaso de agua, pero no creo que eso sea valido en este caso-
Comento el hombre mirando no en dirección de Renee, sino de un florero cercano, como para tener algo donde centrar su vista.

Misha mientras tanto lucia ensimismada con el fantasma, al punto que parecía una niña con un juguete nuevo.

-Esto... Renee, cuéntame mas sobre ti. ¿Que se siente ser un fantasma? ¿Y morir? Dios, me imagino que debe haber sido una experiencia horrenda-

-Misha, recuerda que independientemente de su estado actual sigue siendo una persona, ten un poco de tacto- Resultaba curioso que fuera Vlad de toda la gente la que le recordara esta lección básica de moral a su protegida, pero pareció ser suficiente para que la broken llegara a notar el error en sus actos.

-Vale, perdón... De nuevo, es que esto es muy emocionante para mi, pero no quería parecer grosera-

-Entiendo que puede ser bastante sorprendente, yo he podido relacionarme con ellos desde siempre, por lo que es natural para mi, pero supongo que para ti sera una primera vez-

Mientras las mujeres se entretenían charlando entre si, Vlad se acerco discretamente a Rath, susurrándole al oído sus preocupaciones.

-¿Crees que sean de fiar o deberíamos buscar algún otro albergue para pasar la noche?- Comento el hombre llevando sus manos a los bolsillos, descansando su espalda en la misma pared que se encontraba Rath.

-Respecto a la compañía de la que me comentabas, cuando llegamos aquí instale una cerradura reforzada por si las dudas, no es nada tan robusto como lo que tu o el muchacho podrían construir, pero debe valernos al menos para tener una ventaja inicial en caso de que alguien intente entrar... Ahora la ventana es otra cosa, no tiene barrotes, por lo que si la rompen podría entrar cualquiera-

-En caso de que algo pase, la habitación tiene paredes mas robustas y una puerta gruesa; Ademas podríamos usar el ropero para bloquear la ventana-

Vlad fue interrumpido por un súbito golpeteo en la puerta, que dio lugar segundos después a un tremendo patadon a la misma, la cerradura reforzada de Vlad se las arreglo para mantener la puerta cerrada, pero probablemente no resistiría muchas mas patadas de esas.

-Ohh Raaaathhh, Brogun quiere su dinero, y como fuiste tan amable de venir hasta Storby, pensamos en devolverte el favor viniendo a cobrarte directo a tu casa, ¡Sal de una vez así podemos hablar negocios!-

Frunciendo el ceño severamente, Vlad se inclino a susurrarle algo al oído a Rath, tomándose la situación quizás con mas calma de la debida.

-Estoy seguro que puedes salir por la ventana, y llevarte a Misha y a la niña contigo, a menos que tengas una mejor idea te aconsejo ponerte en marcha-

-¿Que? Ni de coña pienso dejarte solo con esos tipos... Sean quien sean, seguro que podemos con ellos- Se acerco Misha quien había escuchado a Vlad cuchicheando a sus espaldas, posando una mano en los hombros de ambos hombres para tenerlos mas cerca y no tener que levantar la voz.

-No se si me corresponde meterme- Comento Jannah estando ya junto a ellos, la chica se había movido con tanta ligereza que no la habían notado hasta que levanto la voz para hablar. -Pero por lo que escucho parece ser un problema de dinero. ¿No tendrá ni siquiera para darles un adelanto de su deuda?- Pregunto la muchachita dirigiéndose directamente a Rath.

-Si les da un adelanto puede que le dejen ir solo cortandole un dedo o dos, bah, al menos así operan la mayoría de mafiosos que conozco de por aquí... ¿Con quien tiene su deuda usted?- Pregunto Jannah con toda la naturalidad del mundo -A lo mejor los conozco y puedo ayudarle de algo-

-Ah, cierto- Comento Misha recordando súbitamente la presencia de Jannah y Renee. -También tenemos a Renee con nosotros, seguro que puede asustarlos o algo por el estilo, bah, creo-

Otra patada sacudió el marco de la puerta, lo que sea que fuesen a hacer, mejor hacerlo rápido.


CATALINA:


Se sintió un golpeteo en la puerta.

-¿Eh? Me pregunto quien sera... ¡Pasad, esta abierto!-

-... ¿Tenias la puerta abierta todo este tiempo?-

Antes de que Joshua pudiera contestar, el grupo atestiguo como un hombre bastante alto, embadurnado en un poncho y con un sombrero ocultando sus facciones se abría paso dentro de la habitación.

-Buenas tardes Josh...-


Trinity:


Tras escuchar la voz de su nuevo invitado, el inquisidor solo atino a llevarse una mano al rostro y suspirar profundamente antes de contestar con una clara muestra de fastidio en su rostro.-Ya no son tan buenas. ¿Que haces tu aquí? Es mas, ni siquiera deberías saber que estoy aquí-

-Tranquilo chico, no vengo a darte un tirón de orejas, es mas, todo lo contrario, vengo a pedirte ayuda-

Arqueando una ceja, el inquisidor termino de armar un segundo cigarrillo y con un movimiento de sus dedos lo arrojo en dirección del hombre ensombrerado, quien no tardo en atraparlo en el aire y encenderlo mientras daba un vistazo al resto de la habitación, ladeando un poco su sombrero en gesto de saludo a los presentes.

-A todo esto. ¿Que te hace pensar que voy a ayudarte? No es como si me agradaras demasiado ni nada por el estilo... Solo di de una vez que quieres y veré si no es mucha molestia-

Sonriendo con su cigarrillo ente dientes, el hombre se acerco lentamente hacia el inquisidor.

-¿Directo al grano eh? Puede que tu si me agradares, si no fueras una criatura tan desagradable al menos... En fin, necesito que me ayudes a matar a alguien-

Extrañamente, Joshua se inclino levemente en su silla en cuanto escucho esto, como si la propuesta hubiera llamado su atención. -¿Quien y cuando? Y...Trinity,  cierra la puerta por favor-

Haciendo caso a la recomendación de su interlocutor, el hombre tomo una silla y se sentó frente a Joshua con el espaldar de la misma hacia adelante, apoyando sus brazos en este.

-Dos hombres, altonatos. Responden al nombre de Kalen Otero y Rath Wrailan. El tiempo es esta noche y tengo información de que se encuentran en esta ciudad, con tu ayuda estoy seguro de que podemos encontrarlos-

Ante la explicación de Trinity, Joshua perdió el interés completamente. -Nah-

-... ¿Disculpa?- Respondio el antiguo exorcista poniéndose de pie lentamente.

-No me llama la atención, tengo otros planes para esta noche... Pero los chicos quizás puedan ayudarte-

-¿Estaría realmente bien eso?- Consulto Marco llevándose las manos a las caderas.

-Supongo que si, mientras que no se mueran, bah, con que no se mueran todos me basta a decir verdad... Por mi tenéis carta blanca, el amigo aquí es un exorcista, por lo que si teníais ganas de mas presencia eclesiástica aquí la tenéis-

Volviéndose al exorcista, Joshua le apunto con el dedo, subiéndolo y banjandolo varias veces en un gesto similar al que uno haría al probar las teclas de un piano. -Aun no me has contestado lo primero que te pregunte. ¿Como me encontraste?-

-...Digamos que ya no soy el mismo que solía ser. A todo eso, aparentemente estos tipos que busco no son las personas mas queridas de por aquí, he reunido un grupo bastante nutrido de gente que quiere cobrarse sus cabezas, venia a buscar tu ayuda por tus cualidades y experiencia, por lo que no necesito a estos chicos que tienes aquí, pero si quieren ayudarme no voy a negarme-

Un ruido seco se dejo oir fuera del recinto, similar al de un arma siendo disparada.

-¿Que fue esto?-

-...La señal de que me han estado siguiendo, iré a arreglar este asunto, si quieren seguirme, siganme-

-Trinity, si me jodes esta operación te prometo que mañana amanecerás con la cabeza metida en el culo. ¿Escuchaste?-

-Si, si, como digas- Espeto el hombre mientras se dirigía apresurado al exterior del edificio.


KALEN:


Recuperado del susto de creer que su vivienda provisional estaba plagada de explosivos, el mercenario se dirigió con presteza en la dirección que indicaba la prodigiosa nariz del roedor, quien lastimosamente no fue capaz de quedarse a escuchar mucho debido a la reacción de Kalen, quien lo insto a alejarse de allí lo mas rápido posible.

Pasado el inexistente peligro, Wilson ahora luchaba por terminar los explosivos encargados por el altonato, pero entre el movimiento de la mochila provocado por el apuro de Kalen, sumado a la falta de materiales indispensables, se le dificulto de tal manera que juzgo mas adecuado dejar dicha tarea para mas adelante si no quería terminar volandole la columna vertebral a su compañero

El agudo olfato de Wilson condujo a Kalen rápidamente hasta la fuente del familiar aroma que estaba persiguiendo. Rastro que le llevo hasta las cercanías de un pequeño motel de mala muerte ubicado a la escalofriante distancia de tan solo 2 calles del motel estrella de mar, el tugurio era sin duda un edificio viejo y descuidado, probablemente regentado por algún viejo gordo y calvo de mediana edad que gustaba de andar en ropa interior incluso para ir a cobrar la renta.

Desde el estrecho de donde provenían, Kalen y Wilson tenían una linea de visión bastante buena de lo que estaba frente a ellos.
La puerta de entrada del establecimiento estaba siendo flanqueada por 2 hombres altos y fornidos, la abundante cantidad de piercings, tatuajes pandilleros y cortes de cabello extravagantes señalaban que  probablemente perteneciente a los bajos fondos. Por lo que Kalen pudo ver mientras se ocultaba tras un contenedor de basura, uno de ellos poseía una suerte de pistola casera enganchada al cinturón, mientras que el otro ostentaba un bate de béisbol recubierto con clavos y alambre de púa.

Desde esa distancia Wilson era capaz de escuchar la conversación de los hombres, aunque por mas que se esforzara no lograría sacar nada útil de ellos.

Conversacion:
-Me gusta ponerle púas a mi bate-

-¿Eso lo hace mas efectivo?-

-No, pero duele mas-

Mientras el terrorista analizaba que hacer a continuación, el ingenioso roedor tenia su nariz trabajando sin cesar en identificar cuantos olores sospechosos llegara a olfatear.


...:
... .. . -. - --- / . .-.. / --- .-.. --- .-. / .- / -.. -.. .- .-.. --- / -.-. --- -. / ..-. ..- . .-. --.. .- .-.-.- .-.-.- .-.-.- / -.-. .-. . --- / .-. . -.-. --- .-. -.. .- .-. .-.. --- --..-- / -- . / .--. .- .-. . -.-. . / --.- ..- . / . ... / . .-.. / ... ..- .--- . - --- / --.- ..- . / - . / . ... - .- -... .- / .. -. - . .-. .-. --- --. .- -. -.. --- .-.-.- .-.-.

Los informes del ratón no paraban de llegar uno tras otro, ninguno de los hombres vigilando la puerta parecía despedir ningún aroma sospechoso, con excepción del tipo del bate que despedía un ligero aroma a anabolicos.

Centrando sus esfuerzos, el ratón logro identificar aromas similares a los de los vigías, provenientes todos del interior del recinto, probablemente parte de su mismo grupo.

El olor familiar parecía remontarse desde mas profundo en el edificio, al punto que Wilson no podía precisar bien su posición.


?:
. ... .--. . .-. .- .-.-.- .-.-.- .-.-.- / ... .. . -. - --- / .- .-.. --. --- / .-. .- .-. --- --..-- / . ... / ... .. -- .. .-.. .- .-. / .- .-.. / .- .-. --- -- .- / --.- ..- . / -.. . ... .--. . -.. .- -. / .-.. --- ... / ... - . ...- . -. ... --- -. .-.-.


Lamentablemente para Kalen y su fiel ratón, ya sea porque este ultimo estuviera muy concentrado en analizar los olores provenientes del motel, o por el buen trabajo que la persona de interés había hecho camuflando su olor. Ninguno de los dos fue capaz de notar como una figura ladina asomaba cautelosamente desde el marco de una ventana cercana que asomaba desde el callejón del cual provenían, ubicada varios metros por arriba y por detrás del dúo.

Fue este análisis tan obsesivo realizado por Wilson, que le permitió captar otro aroma aparte de aquel perteneciente al hombre que había torturado a Kalen tantos meses atrás... Era el mismo aroma que había sentido momentos antes, aquel cuya fuente no recordaba, pero tenia el recuerdo de ser algo importante.

Poco a poco, hurgando, escudriñando incluso en los detalles mas nimios de su memoria, el ratón por fin logro identificar la fuente del misterioso aroma, y en ese instante un escalofrió muy humano bajo por su espalda.


!:
.--- --- -.. . .-. / . .-.. / -.-. ..- . .-. ...- --- / -.- .- .-.. . -. / . ... / . .-.. / .- .-. --- -- .- / -.. . .-.. / -.-. ..- .- .-.. / . .-.. / -.-. ..- . .-. ...- --- / -. --- ... / .- -.. ...- .. .-. - .. / .-.. --- / ... .. . -. - --- / ...- . -. .. .-. / -.. . ... -.. . / . ... . / . -.. .. ..-. .. -.-. .. --- .-.-.- .-.-.


La memoria prodigiosa de Kalen le permitió discernir de inmediato aquello que Wilson trataba de decirle, en algún lugar de ese mismo edificio donde se hallaba su torturador, se encontraba esa bestia peligrosa de la cual el cuervo les había advertido, si habría de creerle, eso podía significar tanto complicaciones en su plan, como una oportunidad de matar dos pájaros de un tiro.

Un pesado virote de ballesta salio volando en dirección a su espalda, impactándole directamente en el punto donde se encontraba su pulmón derecho.

Pese a ello, el chaleco antibalas de Kalen demostró valer su peso en oro, puesto que si bien el impacto lo dejo tumbado en el suelo, falto de aire. La punta de metal no logro atravesar fácilmente las fibras de kevlar, dejando el chaleco perforado, pero el cuerpo del terrorista relativamente intacto, sin mas que una herida superficial.

Antes de que nadie pudiera reaccionar, el francotirador se oculto de nuevo, saliendo en su lugar el sonido de una pistola de salvas que se hizo eco por las vacías paredes del callejón, alarmando a los dos gorilas que cuidaban la puerta, quienes prontamente se lanzaron en dirección del ruido.

Con dos matones por delante, y probablemente mas en camino, y un tirador apostado a sus espaldas, aunque momentáneamente ausente; Kalen se debatía entre sus dos instintos primarios, huir o luchar.


F.D.I:


Rath: Tu post fue corto, lo que en parte es entendible porque te estaba apurando, pero tampoco es que halla tenido mucha sustancia, mencionaste ir al barco pero nunca te pusiste en marcha, miraste el destello pero no hiciste nada al respecto, y en la conversasion con Renee tampoco es que hallas aportado mucho.

Kalen: Respecto a los explosivos que quieres hacer, no te di la accion como valida porque en ningun momento me aclaraste exactamente con que piensas hacer los explosivos, vale, supongo que usando el RDX y los cables de baja tension, pero no tienes nada con que hacer el cuerpo del mismo, es decir, la carcasa de la granada o el cartucho, plastico, tela, lata. O la forma que le quieras dar.

Si querias alguno de esos materiales de entre los “materiales de papeleria” que querias, te pregunte e incluso te ofreci cambiar el post cuando me dijiste que lo habias olvidado, pero como no me respondiste ya es bastante tarde.
Ademas, recuerda que los crafteos tienen que hacerse on-rol, te deje pasar eso el primer turno, pero ya el segundo no puedo. Tambien se requiere un ambiente tranquilo en la mayoria de los casos, y si se hacen en medio de batalla o ajetreo no salen del todo bien,  si intentajs hacer que Wilson haga explosivos dentro de tu mochila en movimiento, pues terminaras con un explosivo MUY INESTABLE que puede tener tantas posibilidades de matarte a ti como a tus enemigos, o de detonar en cualquier momento.

Respecto al cuero de rata, eso ya es pasado, quedo en el turno anterior, por lo que no podemos estar remontandonos a flashbacks durante toda la aventura. Si quieres mas unidades de cuero tendras que comprar cuero o cazar mas ratas, lo que viendo las capacidades de Wilson no deberia costarte mucho.

La mascarilla para wilson es muy pequeña, por lo que con una unidad de cuerto te alcanza para la suya.

Granadas de humo no veo que tengas, si me equivoco pasame el post donde las adquieres.

Cromo puro tampoco veo que tengas, a menos que te refieras especificamente al cromo que esta presente en tus balas.

Rufus: No mucho que decir, el npj tiene mas nivel y atributos que tu, con tu mujer al lado le hubieras podido hacer frente, pero solo... me temo que no. (Por cierto, por mas que yo le llame inquisidor, Renee no tiene ninguna forma de saber que Darak es inquisidor)

Darak: Vale, estas ausente desde hace tiempo, dejare tu pj en stand by, de vez en cuando mencionare que esta haciendo pero no lo pondré en riesgo ni de lleno en las cosas importantes a menos que regreses, lo que me aseguro que pueda integrarte en cualquier momento.

Catalina: Bienvenida a la aventura, como ves te di libertad de intentar gestionar a la mano de plata como mejor te parezca, de allí a que te hagan caso o no depende de que tan convincente seas, tienes amnesia, lo que básicamente es un mecanismo para no espoilearte vientos de cambio, quitando eso recuerdas todo lo demás de tu vida, así que no es como si no supieras quien eres o nada como eso, aunque si quieres interpretar que te olvidas ciertas cosas estas en libertad.

TODOS: Les pido encarecidamente que intenten interactuar lo menos posible con Darak en su ausencia, pueden decir cosas como “oh, allí esta el tipo pálido” pero nada de atacarlo, conversar con él o cosas por el estilo.

Ala, todo dicho, feliz roleo.


Última edición por Enkei el Sáb Ene 13, 2018 7:53 pm, editado 2 veces

_________________



Long live the King!
avatar
Enkei

Mensajes : 596
Fecha de inscripción : 15/07/2014
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura] "La partida del Gusano Blanco" [Storby - 28 de febrero 898 d.g.]

Mensaje por Rufus el Sáb Ene 13, 2018 5:43 pm

Esquivé de casualidad el primer ataque de la súcubo, y una rápida evaluación de la situación me confirmó lo que ya sospechaba: no tenía ninguna posibilidad de huir ni de plantar cara, de modo que me limité a apretar los dientes y desear que no me hiciera demasiado daño. No creía haber sido tan grosero como para que reaccionara de esa manera, pero ¿quién era yo para juzgarlo? Caí al suelo resignado, afortunadamente lo bastante aturdido como para no notar el dolor de la caída. En seguida mi vista se nubló y recuerdos borrosos de mi infancia desfilaron ante mí, mezclados con la realidad que tenía delante. Empecé a balbucear de forma inconsciente lo que veía entre las nieblas de la alucinación:
-Mamá, los demás se ríen de mí... Me llaman orejitas, mamá... ¿Por qué no me crecen las orejas? Voy a inventar una medicina para las orejas pequeñas, ya lo verás mamá, tendré las orejas más grandes de todo el Hipercubo. Diez gramos de cartílago de oreja de rata y uno de cerumen por litro de agua destilada, sí, ésa es la fórmula, tiene que funcionar, estoy seguro. -Creo que en ese momento babeé un poco al recordar lo repugnante que era aquel brebaje. Recuerdo que lo vomité nada más tomarlo y nunca tuve la fuerza de voluntad para probarlo de nuevo. Quién sabe, quizá sí que funcionara y yo nunca llegara a saberlo. -Mamá, Renee es tan buena... Me quiere por cómo soy, mamá, es buena...  -En realidad mi madre nunca llegó a conocer o oír hablar de Renee; la conocí mucho después de abandonar el Hipercubo, pero estaba tan intoxicado que ese anacronismo tan flagrante no pareció molestarme.

La súcubo me despertó de esa espiral de recuerdos justo cuando recordaba con un gemido sin palabras y con un dolor emocional nada imaginario la muerte de Renee y sus consecuencias en mi vida. Parpadeé confuso, de vuelta en la tienda de alquimia y tirado como un muñeco en el suelo. Antes de proponérmelo yo mismo, mi cuerpo se levantó como por iniciativa propia, guiado por el control de la súcubo, a la que conduje (o más bien me condujo ella) hacia el motel. 

Durante el camino observé atentamente a la mujer que caminaba detrás de mí. Mientras evitaba fijarme en el vértigo que me daba el hecho de que mis piernas andaran solas, no perdí detalle del gesto de culpabilidad y del esfuerzo por darme conversación de mi agresora. Si tan poco le gustaba esta situación, bien podría habérsela ahorrado. Traté de responderle para distraerme de lo desagradable de la situación, pero mi lengua fracasaba miserablemente en su tarea de articular palabras coherentes.
-Nnnno la jjjjjjjconoco... mmm... connnnnnnozco... Sssstamo nel mismotel, la vi una ffffffvezz...  -Ahí sí que estoy bastante seguro de haber babeado.

Lo de la recompensa casi me hizo gracia, aunque me abstuve de reír o contestar para evitar seguir haciendo el ridículo. De buen grado le habría pedido, con carácter retroactivo, que me ahorrara toda esta situación. Sin embargo, como eso era evidentemente imposible decidí centrarme en algo un poco más realista. Era evidente que esta mujer era una alquimista de mucho mayor nivel que yo, de modo que con toda seguridad poseería secretos que no le costara nada compartir conmigo. 

Cuando por fin me liberó, ya había tenido tiempo de planear una mini-estrategia sobre mi recompensa. Plantar cara había tenido unas consecuencias nefastas, de modo que opté por un acercamiento más amistoso e incluso adulador.
-Le ruego que disculpe mi osadía de antes... No era necesario todo esto, no soy ninguna amenaza para usted, pero comprendo que no quisiera perder el tiempo en un mequetrefe como yo... Verá, yo también soy alquimista, aunque no tan bueno como usted, y precisamente apreciaría mucho que compartiera alguno de sus secretos conmigo... -Prevenido de no cometer el mismo error dos veces, estudié su reacción y me preparé para esquivar un posible ataque en caso de ofender de nuevo la aparentemente débil sensibilidad de la súcubo. 

Desde luego, no quería estar ahí cuando llamara a la puerta que yo mismo había delatado, de modo que me fui caminando con falso aire casual y distraído por el pasillo en dirección a la puerta de donde provenía la voz amortiguada de Renee mientras espiaba ávidamente lo que ocurría detrás de mí. Lo cierto es que esperaba una interacción más bien hostil entre visitante y visitada, y cuando vi que se saludaban como madre e hija quedé tan sorprendido que olvidé mirar hacia delante, chocando con un grupo que tampoco hizo ningún esfuerzo por esquivarme. Me apartaron de su camino sin mirarme como quien aparta a un perro callejero, derribándome contra una pared y dirigiéndose directos a la puerta de Renee. En ese momento me vi obligado a tomar una decisión rápida entre quedarme en el pasillo o escabullirme hacia el interior de la habitación de la fallen, y opté por lo primero. Habría podido hacer lo segundo, pero dudaba que el temperamento de la súcubo fuera a tolerar demasiado bien que allanara la morada de su hija en pleno reencuentro emotivo. Siendo así, continué mi camino procurando fingir que no estaba muerto de miedo hasta doblar una esquina y quedar fuera del estrecho y pobre campo de visión lineal de los matones. Desde mi escondite, observé la escena sin asomarme.

Mientras todo eso ocurría, Renee parecía haber calmado los ánimos de quienes la habían descubierto mientras los visitaba con Jannah. Pasó por alto la torpeza de Misha al intentar palpar su cuerpo etéreo; su curiosidad casi infantil despertaba su sentido del humor más macabro. 
-No te preocupes, es habitual. Encantada de conoceros, Vlad y Rath, os agradezco vuestra hospitalidad. -No pudo contener una risa cantarina ante las indiscretas preguntas de Misha. Que la discriminaran a una por estar muerta era desagradable, pero le divertía hablar y bromear sobre la muerte en general, y no perdió ocasión. -Pues ser un fantasma no está tan mal: no tienes que estar todo el rato preocupándote por no morir, y además no te despiertas en mitad de la noche con sed o ganas de ir al baño. ¿Morir? Pues depende de como muera cada uno, a veces duele y otras no. Desde luego, es una experiencia que todos deberían probar una vez en la vida. -Coronó su chiste con un guiño y una sonrisa de oreja a oreja. Generalmente es una persona muy dulce, pero al tratar ciertos temas le pone a uno los pelos de punta. 

Sin embargo, poco después fue a ella a quien le tocó pasar miedo. Primero, la patada en la puerta y las amenazas que sonaban al otro lado le hicieron temer por Jannah, pero cuando ésta se puso a hablar con toda naturalidad de mafiosos y dedos cortados como si la cosa no fuera con ella le desoló pensar el ambiente donde se tenía que haber criado para ver la situación de esa manera. Resuelta a proteger a Jannah y sin una vida propia por la que temer, se asomó a través de la puerta para evaluar la situación. Desde mi escondrijo la vi, pero no me atreví a asomarme a hacerle señas ni mucho menos a llamarla. De vuelta al interior de la habitación dio su informe:
-Son un norgon, un altea y un demonio. El norgon es el que ha hablado y el demonio es el que ha dado la patada. Los tres llevan cuchillos desenvainados. Escuchad, no quiero que Jannah sufra ningún daño y tampoco quiero que nos metáis en problemas a ninguna de las dos. No sé si queréis pelear, pagar o huir, pero os ayudaré si nos mantenéis al margen. Puedo bloquear la entrada, armaros a vosotros o incluso crear dinero falso, pero todo lo que yo cree desaparecerá poco después así que habrá que actuar rápido. Decidme qué queréis, pero decídmelo ya.

Yo, por mi parte, cargué un dardo en mi cerbata. No es que fuera a matar a ninguno de esos matones con él, y ni siquiera estaban envenenados, pero al menos servirían para distraerles si la cosa se ponía fea.

FDI:
No se si se puede, pero si es así, lo que haga Renee depende de lo que digan los demás: Creación efímera de materia para crear algún arma que le pidan, para crear un muro tras la puerta o para crear una bolsa de monedas de oro. Si no se puede, avísame y hago alguna otra cosa.
En cuanto a Rufus, su acción sería esquivar un posible ataque de la súcubo + cargar la cerbatana.
avatar
Rufus

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 23/05/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura] "La partida del Gusano Blanco" [Storby - 28 de febrero 898 d.g.]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.