Versión de juego 1.1.1: The Curseblood Plague
VOTAA!!
¡¡¡A VOTAR!!!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FOROS HERMANOS
FOROS HERMANOS

AFILIADOS ELITE
AFILIADOS ELITE

Magic World War, 2036
AFILIADOS
AFILIADOS NORMALES


Crear foro
Parallel Hearts {PH Rol}
Mejores posteadores
Crick (2537)
 
Señor de Terra (1301)
 
Dezba Wakanda (720)
 
Lugor Jumther G. (593)
 
Enkei (582)
 
Rath Wraylan (481)
 
Maximilian Stenkerk (440)
 
Sarah Raynore (431)
 
Kalen Otero (372)
 
Ederat (364)
 


[EVENTO PERSONAL] "El Catalizador de Saturno" [Storby - 22 de enero 898 d.g]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[EVENTO PERSONAL] "El Catalizador de Saturno" [Storby - 22 de enero 898 d.g]

Mensaje por Enkei el Dom Ago 21, 2016 11:24 pm

El largo viaje por las negras aguas del mar muerto había sido extremadamente agotador para la herrera, la brisa marina cargada de sal servia como recordatorio constante de las heridas, tanto físicas como emocionales, que la fallen había sufrido durante su estancia en Ojo de Dioses. Durante el día la sal irritaba y hacia arder sus lastimaduras, mientras que a la hora de dormir, constantes pesadillas asaltaban la mente de la herrera, la mas frecuente involucraba estar flotando de cabeza, sumergida en la profunda oscuridad de los fosos oceánicos, mientras una miríada de tentáculos parecían surgir desde todas direcciones como colosales torres de algas marinas, retorciéndose y estirándose en su dirección, si la herrera miraba hacia abajo descubriría que estaba cayendo lentamente hacia una visión terrorífica, el lecho marino había sido reemplazado por un foso de colmillos rotatorios que parecía cada vez mas y mas cercano.

Por suerte, Iris siempre despertaba antes de encontrarse cara a cara con su final en aquel abismo acuático, solo para ser recibida ya sea por un rayo de sol abrasador o el caer de gotas de lluvia sobre su rostro que se filtraban por su nariz generando una sensación de ahogamiento aun mayor. Ambos malestares parecían proceder de un tablón roto del techo de madera, tablón que misteriosamente nadie era capaz de arreglar, el hueco era tan grande que incluso un día la herrera se despertó con la mas que desagradable sorpresa de que una gaviota con muchas ganas de hacer sus necesidades había decidido utilizar su cara como blanco de tiro.

Afortunadamente para ella el viaje fue relativamente corto, en cuanto llegaron a tierra firme la cosa mejoro bastante, la brisa marina seguía haciendo de las suyas en esa ciudad costera, pero al menos ya no se notaba tanto como antes. Esir había conseguido un descuento en un pequeño bloque de apartamentos antiguos, no era un sitio bonito, pero si lo suficientemente oculto como para no llamar la atención mientras efectuaban la búsqueda del Rey de Tréboles. La habitación personal de iris era mas bien pequeña y los muebles se veían bastante demacrados (ademas la cama tenia un olor raro), pero no era nada a lo que la pagana no estuviera acostumbrado, lo único que le molestaba de sobremanera era la insoportable humedad del ambiente, tan profusa, que una densa capa de hongos habían cubierto las paredes y el techo sobre su cabeza, ademas de cubrir casi completamente la parte inferior de la cama donde la herrera dormía, lo que no tardo en causarle un estado de resfriado constante que hacia que a la herrera no se le entendiera del todo bien cuando hablaba.

Mientras Esir hacia lo suyo, Iris por su parte se había enfrascado en la búsqueda de un lingüista o traductor capacitado para revelarle el contenido del extraño plano que había conseguido en Ojo de Dioses. Iris había recorrido la zona de arriba a abajo, inquiriendo a taberneros y pobladores locales sobre la localización de un profesional capacitado que pudiera cumplir con un encargo difícil.
Para su sorpresa, Iris consiguió la dirección de muchos, algunos ubicados en las chabolas flotantes del golfo, otras en tugurios peligrosos en los cuales la herrera tenia que abrirse paso ya sea con sigilo y precaución, o abriendo cráneos a su paso, mas de una vez le herrera se encontró con que le habían dado direcciones falsas para guiarla a trampas dispuestas para atrapar turistas incautos y robarles de su dinero, afortunadamente Iris ya tenia bastante experiencia lidiando con este tipo de gente, por lo que ninguna trampa planeada por rateros y bandidos muertos de hambre representaba un peligro serio para ella.
Sin embargo encontrarse este tipo de trampas era la excepción y no la norma, puesto que la mayoría de sus incursiones la llevaban a la bulliciosa ciudad media repleta de mercaderes de todo tipo entre los cuales no era nada raro encontrar un lingüista. Para su desgracia no parecía haber una sola persona en Storby capaz de descifrar el extraño contenido del plano, escrito con símbolos convergentes y entremezclados que parecían mas el garabato de un loco que un sistema de escritura legible, cuando estaba a punto de tirar la toalla, uno de los escribas que consulto, uno llamado Kharl que regentaba un estudio en una casa bastante bonita de la media ciudad, le hizo una propuesta interesante como consuelo por no poder traducir los planos.

Kharl:

-Señorita Yally, si me pide mi mas sincera opinion, diría que esto no son mas que lineas sin ningún sentido, ya lo he pasado por todos los métodos y algoritmos de cifrado que conozco, y conozco muchos, y no puedo encontrar nada que se parezca a una palabra de nuestro idioma o uno distinto que se guíe por reglas similares, tampoco luce como ningún idioma antiguo que yo conozca, ni en contenido ni en formato- Comento aquel hombre mientras entregaba la lamina de cobre de vuelta a su propietaria rindiéndose definitivamente en descifrar el contenido de la misma.

-Sin embargo, creo que hay alguien en Storby que podría cumplir con sus expectativas, una figura misteriosa conocida solo por el seudónimo de Donatello... Nadie sabe nada de sus orígenes, hay quienes dicen que es un brujo exiliado de Eonburg, otros, que es un antiguo monje de la cámara hermética que logro escapar y ahora vive en la clandestinidad, pero todo esto son puras especulaciones. Vera, esta hombre se ha ganado la fama de conocerlo todo en esta ciudad, y ser capaz de resolver cualquier acertijo que se le presente- Antes de continuar con su relato, el hombre se levanto y puso la traba de la puerta, antes de acercarse a la herrera y susurrarle al oído. -Por mi parte, no tengo idea de como encontrarlo, sin embargo se de gente que puede guiarle hasta esta misteriosa figura... Aunque le advierto que esa gente puede ser peligrosa, ademas, yo no soy ninguna vieja chismosa como para andar esparciendo rumores, si quiere la información tendrá que darme unos cuantos terran a cambio- Una leve sonrisa dejaba verse entre las canas barbas del anciano.

-Le dejare la elección a usted, piense bien que precio esta dispuesta a pagar por obtener esta información y si realmente vale la pena correr el riesgo, aun esta a tiempo de volver por donde vino y olvidarse del asunto- Por algún motivo, la herrera noto algo raro en la críptica elección de palabras de aquel hombre, aunque decidió no darle importancia, quedaba en ella el ponerle un precio a la información que aquel hombre le ofrecía.

F.D.I:
Pues bueno, aquí tienes el primer post del evento personal, de mas esta decir que limitare tus poderes en mayor medida de lo que lo hice en puerta de saturno, asi que no te pases con tus acciones -.-

Los turnos serán de una semana como con puerta, si necesitas mas tiempo puedes avisarme y lo cambiamos.

Lo que te pediría, es que evites siquiera nombrar a Rufus, puedes referirte a el y recordarlo de los eventos de puerta, pero no hagas mención de si esta contigo y Esir o se fue por otra parte, hagamos "como que no existe" XD

Todo dicho, feliz roleo.


_________________



Long live the King!
avatar
Enkei

Mensajes : 582
Fecha de inscripción : 15/07/2014
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO PERSONAL] "El Catalizador de Saturno" [Storby - 22 de enero 898 d.g]

Mensaje por Iris Yally el Mar Ago 23, 2016 5:44 am

El viaje a Storby fue lo más parecido a tortura que Iris ha experimentado. Todavía le dolían las heridas de Ojo de Dioses, el ambiente no le gustaba nada y por encima su cerebro la había traicionado haciendo que tuviera pesadillas todas las noches. Pero no podía darse el lujo de estar sin hacer nada. En los momentos del día que se encontraba mejor, se dedicaba a practicar el manejo del metal y a encantar en su camarote. Ella no había podido hacer prácticamente nada por su cuenta y necesitó la ayuda de los demás, que si no fuera por ellos habría acabado muerta docenas de veces en Ojos de Dioses. Debía de poseer armas más poderosas si aspiraba ir a un lugar desconocido como Hiperborea y, muy posiblemente, con peligros totalmente desconocidos.

Entre sus experimentos de a bordo, desarrolló un arma que parecía bastante funcional y útil para usarla en batalla. Extrayendo acero de su escudo, encantando un zafiro con el encantamiento de Aire y juntándolo todo, desarrolló una espada con dientes de sierra giratorios. La base era una espada normal, pero el filo consistía en una cinta de dientes de sierra que van girando alrededor de la hoja gracias a la gema de aire, la cual se activa en cuando Iris coge la espada para atacar. Esa arma no podía usarse para ataques punzantes, pero poseía una gran poder de penetración para cortar muchas cosas sin hacer mucho esfuerzo. Orgullosa de su creación, ese día se fue a dormir muy feliz por su nueva arma. Al día siguiente cuando se despertó con excrementos de ave en la cara, se planteó seriamente si también fabricar un arma a distancia para dar caza a esas ratas voladoras.

En cuanto llegaron a tierra, lo primero que hicieron fue buscar algún sitio en el que poder descansar. Viniendo de Darius que parecía tener unos recursos bastantes considerables, Iris se esperaba una habitaciones bastantes decentes. Su sorpresa fue en mayúsculas al ver el vertedero en el que la habían metido. En Albor le enseñaron desde pequeña a cómo cuidar y mantener bien la casa al estar en medio del bosque, pero esa habitación parecía mas una cueva húmeda que otra cosa. Si no fuera por que iban a estar allí poco tiempo, Iris se habría dedicado a limpiar a fondo la habitación para que no fuera tan repulsiva.

Mientras Esir se dedicaba a buscar a ese tal Rey de Tréboles, Iris aprovechó para dar un paseo por la ciudad. Al ser una ciudad portuaria y núcleo de rutas comerciales, era normal que se encontrara una gran cantidad de tiendas vendiendo productos de lo más variopintos. Pero en ese momento no le interesaba nada de eso a Iris. Estuvo investigando y preguntando sobre personas especializadas en la desenciptación y lenguas antiguas para que le ayudasen a entender los planos de la Puerta de Saturno. Recibió múltiples direcciones por toda la ciudad, por lo que estuvo un buen rato dado vueltas por las calles. Muchas resultaron ser falsas, otras de lingüistas que no estaban capacitados y algunas de bandidos que veían en ella un blanco fácil que asaltar. Se dieron cuenta en seguida de su error cuando sintieron las armas de la herrera en sus carnes.

Iris no se decepcionó demasiado cuando vio que nadie podía entender los planos. Si Darius, con los medios que tenía no lo había conseguido, ella muchísimo menos con solo preguntando por ahí. Pero no perdía nada con intentarlo. Sin embargo, le llamó la atención uno de los lingüistas que se encontró, uno llamado Kharl. Le reveló que en la ciudad había una persona que le gustaba desentrañar misterios y acertijos. Sin embargo, él no sabía como encontrarlo, pero si a gente peligrosa que podía saberlo. Iris no pudo evitar que le saliera una risilla al escuchar que era gente problemática.

"Por favor, después de lo de Ojo de Dioses solo podría sorprenderme que de repente aparezca un ángel".

La herrera se dio cuenta en seguida que la información no era gratis. Esa información era de una veracidad dudosa que nisiquiera la acercaria directamente a su objetivo, solo a alguien que podría, o no, saber donde está. También dijo algo de que sería peligroso y arriesgado en el momento que le revelara la información, pero Iris no le dio mucha importancia. Sacó su mochila y empezó a mirar cual sería el precio adecuado. Su vista pasó por las múltiples gemas preciosas y el dinero que tenía ahorrado. No sabía cual podía ser el precio adecuado, así que penso que lo mejor era pagarle con una gema preciosa que seguro que aceptaría gratamente. Inspeccionó todas las que tenía y eligió la que tenía ya encantada con el atributo de fuego. Ella había mejorado mucho sus habilidades de encantamiento y se veía capaz de realizar uno mucho más potente que ese, así que de forma práctica esa gema ya encantada era poco más que basura para ella. Sacó la piedra reluciente y se la enseñó al lingüista.

—Este no es un rubí cualquiera, está encantado por mí misma. Puede aplicarle el atributo de fuego a cualquier objeto en el que se incruste... O puedes usarlo solo como decoración. Supongo que es un precio adecuado por la información, ¿verdad?—dijo convencida de que le había ofrecido algo con un valor muy superior al que él esperaba.

FDI:

Acción 1: Extraer suficiente acero del escudo + Encantar un zafiro con "Aire"
Acción 2: Craftear una espada a una mano con sierra giratoria y gema de aire, llamada "Cosechadora".

Imagen de cosechadora:



avatar
Iris Yally

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 12/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO PERSONAL] "El Catalizador de Saturno" [Storby - 22 de enero 898 d.g]

Mensaje por Enkei el Jue Ago 25, 2016 5:31 am

-Mmm, interesante, una gema ya encantada de parte de una herrera, algo que se te podría adjudicar como desprovisto de cualquier potencial de mejora o utilidad a futuro... ¿Este es el precio tu deseo? No voy a mentirte, no me esperaba un pago como este de parte de alguien que tan desesperadamente vino a pedirme ayuda traduciendo ese misterioso mensaje. Aun así, lo aceptare, al menos parece ser real- Comento aquel hombre con una mirada de decepción en su rostro, mientras tomaba la piedra preciosa y la guardaba tranquilamente en el interior de su turbante.

-Diríjase a la baja ciudad, allí busque el bar "la mancha negra", acérquese a la barra, pida la bebida mas cara que tengan, beba dos sorbos y dígale al cantinero que se le ha perdido un mirlo blanco, pregúntele si no han visto uno volando por los alrededores. Siga sus instintos a partir de ese punto y encontrara lo que busca. Tan solo intente acudir esta noche, ya que tengo entendido que mañana estará cerrado- Mientras decía esto, el hombre se mostraba distraído, encorvado hurgando entre multitud de estantes posteriores del escritorio donde recibía a sus clientes.

-Una sola cosa mas antes de que abandone mi humilde negocio, solo una formalidad que casi ni hace falta decirla, pero nunca esta de mas ser precavido- De un momento a otro aquel hombre saco una larga escopeta de doble cañón, apuntándola directamente entre los ojos de la herrera. -Si alguien pregunta, yo no la envié, usted solo entro a mi negocio a preguntarme por unos textos que no fui capaz de traducir; ni yo le dije nada, ni usted me dio nada a cambio, y si nadie le pregunta... Mantenga la boca cerrada- Tras apuntar dramáticamente a la herrera por unos segundos que parecieron eternos, el hombre relajo su postura y guardo su arma de vuelta de donde la saco, tras lo cual esbozo una notoria sonrisa a la vez que juntaba las palmas de sus manos y hacia una leve reverencia a su cliente.

-Gracias por la compra, tenga un buen día-

Al salir de la tienda, la herrera se dio cuenta que entre el tiempo que se había pasado hablando con el viejo, y el tiempo en el que este estuvo intentando traducir sin éxito el contenido de los planos, ya casi se había hecho de noche. Los tonos rojos y naranja del crepúsculo adornaban el ambiente, reflejados en las múltiples superficies repentinamente humedecidas por una densa capa de niebla que había cubierto la ciudad en el tiempo que la herrera se la pasaba en el interior de la tienda de Kharl, por lo que era mejor que se apresurara si quería llegar a tiempo a la taberna antes de que esta cerrara.

Iris ni siquiera había alcanzado a dar diez pasos en dirección a la baja ciudad en cuanto se encontró sin previo aviso con un obstáculo que amenazaba con poner en peligro no solo el devenir de su misión, sino su propia integridad física en conjunto, ya que entre la multitud de gente que abandonaba presurosamente el mercado ante la creciente amenaza de la noche, la herrera pudo distinguir una figura sumamente familiar. Interrogando unas cuantas personas en la calle y acompañada por un jovencito encapuchado, se hallaba la inquisidora con la cual Iris se había encontrado en aquella elegante vivienda de Ojo de Dioses a la cual habían trasladado la Puerta de Saturno durante aquella traumática noche semanas atrás.

Inquisidora y su acompañante:





No cabía duda de que la inquisidora estaba buscándole tanto a ella como a Esir, mirando a su alrededor, le herrera contemplo sus opciones, podía correr como alma que lleva el diablo y arriesgarse no solo a ser vista sino a que el ruido de su pesada armadura revelara su posición de manera inmediata, podía intentar mezclarse ente la población, pero a decir verdad así como estaba envuelta en metal, la fallen resaltaba un poco.

Por si fuera poco, la herrera noto como el joven, tras voltearse distraidamente en su dirección, parecía haber notado su presencia, puesto que al verla reculo un poco, entrecerró los ojos y comenzó a caminar lentamente hacia su dirección, de momento les separaban 30 metros, y a la herrera se le estaban acabando el tiempo y las opciones.

De milagro, en su búsqueda por encontrar una salida de aquel predicamento, Iris dilucido una amplia galería de ropa que aun se mantenía abierta, el local era lo suficientemente amplio como para perder a su perseguidor entre filas de expositores y maniquíes, incluso quedaban unas cuantas personas adentro del mismo para facilitarle la tarea. Y si se daba prisa, puede que incluso le alcanzara el tiempo para hacerse de algún disfraz con el cual pasar desapercibida, guardando su armadura en uno de los amplios bolsos de viaje expuestos a lo largo y ancho de la tienda.

Tienda:


F.D.I.:
El crafteo de la espada motosierra fue un éxito, perdiste un zafiro y 6 lingotes pero a cambio tienes una linda espada-sierra. Como nota adicional, para no editar la ficha varias veces por cada cosa que quieras craftear o que pierdas/ganes, haré una actualización a la misma una vez termines este tema y listo.

Respecto a tu situación actual.
Bueno, tienes varias opciones Iris, puedes elegir correr o pelear en la calle, o entrar en la tienda de ropa, allí podrías o bien esconderte hasta perder al joven / disfrazarte para pasar desapercibida, o intentar tenderle una emboscada a tu perseguidor.

En la calle hay muchas personas pero la mayoría ya se esta yendo a sus casas, por lo que cada segundo habrá menos gente, hacia un costado hacia tu derecha hay un callejón bastante oscuro por el cual podrías intentar escapar, a unos diez metros a tu izquierda esta la tienda de topa y a tus espaldas esta la tienda del lingüista, en la calle que estas también hay varias tiendas distribuidas a lo largo y ancho de la misma, pero la mayoría están cerradas, y las pocas abiertas son muy pequeñas para intentar esconderse sin ganarse antes la complicidad del dueño, mas no para tramar una emboscada.

La tienda es mas o menos como la ves en la imagen, largas filas de exponedores con ropa, algunas columnas al medio, decoraciones varias, los probadores están a la izquierda de la entrada por si quieres esconderte allí o cambiarte, solo ten en cuenta que, como muchos locales de ropa, esta lleno de espejos que podrían delatarte si no los tienes en cuenta. El mostrador con al dependienta esta a la derecha apenas ingresas.

La inquisidora sigue interrogando gente, solo te persigue el chico.

_________________



Long live the King!
avatar
Enkei

Mensajes : 582
Fecha de inscripción : 15/07/2014
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO PERSONAL] "El Catalizador de Saturno" [Storby - 22 de enero 898 d.g]

Mensaje por Iris Yally el Jue Sep 01, 2016 1:54 am

La herrera no se esperaba para nada la decepción del descifrador, como si el pago fuera muy poco. Al menos, accedió a proporcionarle la información por la gema, lo cual ya era suficiente. Las instrucciones eran muy complejas e Iris lo repitió mentalmente para memorizarlo lo más rápido posible.

"La Mancha Negra... La bebida más cara, dos sorbos... ¿O eran tres? ¡¿Por qué tiene que ser tan complejo?!"

Era un poco irónico que hiciera falta tal proceso complejo para encontrar a alguien que se dedica a desvelar misterios. Mientras estaba concentrada memorizada el proceso, de la nada se encuentra con que el anciado estaba apuntándole a la frente con una escopeta. Se quedo paralizada de repente ante la idea de su cabeza explotando en millares de pedazos. Tanto que no pudo articular palabra alguna, solo asintió repetidamente ante la amenaza del escriba. En cuanto bajó el arma, Iris rápidamente recogió sus cosas y salió de la tienda.

"¿Qué le pasa? ¡Esas cosas son muy peligrosas como para usarlas así como así! Le llega a temblar el dedo y muero".

Echó un vistazo al ambiente y vio que ya se había hecho demasiado tarde. Debía de ir a ese lugar ese mismo día si quería llegar a contactar a la persona adecuada. Por alguna razón la gente se estaba apresurando por regresar a sus casas antes de que cayera la noche, lo que le dijo que a lo mejor había mucha delincuencia en esa ciudad. Pero el problema que se encontró no fue ese. Entre la multitud se encontró con un rostro familiar y nada encantador. La misma inquisidora de primera clase que estaba con ella en Ojo de Dioses contra la plaga.

"En serio has recorrido medio mundo solo para perseguirme, ¡¿no tienes nada mejor que hacer?! A lo mejor solo quiere felicitarme por haberla ayudado contra la plaga. Si me acerco y la saludo a lo mejor me da una recompensa y todo"

Al fijarse que su ayudante la vio y se dirigía a ella, en seguida pensó que no era bueno ser tan optimista. Todavía había una multitud en las calles y estaban caminando de forma errática para intentar llegar cuanto antes a sus casas, así que podría aprovechar eso. No llegaría demasiado lejos con tan brillante y ruidosa armadura, así que debía de deshacerse de ella. Usando su poder, modificó  su armadura hasta que tuvo la forma de una perfecta esfera metálica con la que poder cargar en su regazo, para luego empezar a caminar de la misma forma que la gente y en sentido contrario a los eclesiásticos, para intentar perderlos por las calles. Una vez pasado un tiempo considerable y que recorrió una buena distancia, volvió a fabricar su armadura para ponersela nuevamente.

fdi:

Acción 1: transformar su armadura en una bola de acero + intentar perderlos entre la gente.
Acción 2: Volver a fabricar la armadura luego de un tiempo considerable.
avatar
Iris Yally

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 12/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO PERSONAL] "El Catalizador de Saturno" [Storby - 22 de enero 898 d.g]

Mensaje por Enkei el Lun Sep 05, 2016 5:18 pm

En cuanto el muchacho noto que Iris intentaba utilizar sus poderes para transmutar su armadura, acelero el paso rápidamente mientras se abría paso entre la gente, hasta llegar a echarse a correr a gran velocidad en dirección de la ocupada herrera.

En cuanto estuvo a 5 metros de su objetivo, el joven desenvaino una de sus cimitarras y sin previo aviso la arrojo fuertemente hacia un costado, en una dirección que sin duda no era la de la herrera, sin embargo antes de que esta pudiera sentirse aliviada, fue testigo de como un delgado hilo de luz blanca se formaba conectando el mango del arma con la mano de su dueño, y con un repentino movimiento de manos, este redireccionaba el arma para que esta describiera una trayectoria semi-circular opuesta a las manijas del reloj y en dirección a Iris, enredándose y atrapando la pierna izquierda de la herrera con sus luminosos hilos.

Antes de que la herrera pudiera reaccionar, fue capaz de ver como el muchacho se lanzaba como un proyectil hacia ella con las piernas por delante, propinándole una doble patada voladora que la hizo perder un poco el equilibrio mientras trastabillaba hacia atrás. Bajo circunstancias normales este golpe no hubiera sido suficiente para voltear a la pagana, sin embargo, en cuanto el joven (quien aun se hallaba en el suelo mientras veía a la herrera retroceder) tiro con fuerza del hilo de la cimitarra; causo que Iris cayera irremediablemente de espaldas, derribando accidentalmente a una transeúnte que iba cargando una cacerola llena hasta el tope de caldo de pollo hirviendo, cacerola que cayó aparatosamente sobre la cabeza de Iris, obstruyendo su visión y empapandola del brebaje ardiente.

Con al vista sesgada y aun confundida por el golpe, lo único que iris sintió antes de reponerse y quitarse la cacerola de la cabeza, fue una extraña sensación alrededor del cuello, como si algo le estuvieran presionando de alguna manera. En cuanto pudo quitarse el trasto de su cabeza, la herrera noto como la inquisidora ya había achicado distancias, y se encontraba parada justo frente a ella, inspeccionando la espada-sierra con cara de perturbada, desde su posición Iris creyó escucharla murmurar algo entre las lineas de "a que clase de loco se le ocurre algo como esto".
En cuanto Iris intentara pararse o hacer algo para defenderse seria tomada fuertemente de la espalda por el joven quien hasta ese momento se había mantenido oculto fuera de la linea de visión de la fallen.

-¡Mi comida, mi comida! ¡Bruta! ¡Salvaje!- Chillaba la señora del caldo de pollo mientras golpeaba fervorosamente la cabeza de iris con su bastón. Mientras tanto, quizás atraído por la conmoción, uno de los guardias de la ciudad que de casualidad estaba por los alrededores se acerco a ver la causa de tanto alboroto.

-Asuntos inquisitoriales- Replico la inquisidora Vanessa sin siquiera darle oportunidad al joven guardia de abrir la boca. -De acuerdo... Pero necesitare alguna prueba de que...- El sujeto interrumpió su discurso para atrapar una pequeña bolsa con monedas de oro que le había arrojado la inquisidora.

-Si sigues con dudas puedo contactarme con tu superior y hacer que este te haga entenderlo mejor... Pero no creo que sea necesario, aquí no ha pasado nada ¿Comprendido?-

-Je, pues no veo que halla mucho que comprender, si no paso nada raro- Comento el guardia en un intento de fingir seguridad mientras guardaba la bolsita de oro en su bolsillo y se retiraba silbando en la dirección opuesta mientras se llevaba a la señora consigo, una actuación encomiable de no ser por las gruesas gotas de sudor que corrían por su rostro tras escuchar la disimulada amenaza de la inquisidora.

-Bien, respecto a ti, quédate calladita y no intentes nada estúpido, vas a seguirnos hasta cierto punto y una vez allí te haremos algunas preguntas, coopera con nosotros y podrás salir indemne de esta. Ahora si intentas portarte mal... Pues haré lo que tenga que hacer, solo diré que espero que te gusten los electrodos, no me gusta usarlos, pero si tengo que hacerlo lo haré. ¿Listo para irnos Julian?-

-Listo- Contesto el joven en tono aburrido, como si ya hubiera hecho cosas como esa cientos de veces, tras lo cual se aferro al brazo izquierdo de la herrera mientras la inquisidora hacia lo propio con el derecho, y entre ambos, intentaban arrastrar a la herrera hacia una ubicación desconocida.

F.D.I:

Sufres el estado alterado "confusión", la inquisidora esta cargando ella la espada sierra, aunque aun tienes envainada la espada eléctrica. Puedes intentar zafarte si quieres o seguirles sin resistirte, es tu decisión.

_________________



Long live the King!
avatar
Enkei

Mensajes : 582
Fecha de inscripción : 15/07/2014
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO PERSONAL] "El Catalizador de Saturno" [Storby - 22 de enero 898 d.g]

Mensaje por Iris Yally el Vie Sep 09, 2016 6:59 am

No le dio tiempo siquiera a hacer nada. Antes de tener tiempo a reaccionar, el compañero de la inquisidora lanzó repentinamente la cimitarra a Iris. En un acto reflejo, esta puso sus brazos por delante para que al menos el arma le dañara los brazos y no sus órganos vitales. Pero no llego ni a rozarla, la cimitarra paso a su lado. Antes de que pudiera mofarse siquiera de que había fallado, de repente el arma se movió por si sola y se envolvió en una de las piernas de la herrera, inmobilizándola con el hilo que estaba unido al mango.

"¡Hey! La única que tiene derecho a tener armas extrañas soy yo"

Antes de que pudiera hacer nada, nuevamente el muchacho se adelantó y golpeó a Iris con una patada voladora. Obviamente, una simple patada no era suficiente para atravesar su gruesa armadura metálica, pero lo que sí pudo fue derribarla hacia tras, tropezar con una señora, caerse al suelo y que una cazuela de caldo de pollo se le encaje en la cabeza.

"¿Por qué siempre tengo que terminar mojada de algo? Al menos esto no es inflamable"

Aunque estuviera tirada en el suelo y medio inmobilizada, intentó quitarse lo más rápido la cacerola. Aunque lo consiguió, quedó impregnada con el intenso aroma a pollo que la acompañaría un buen tiempo. Solo esperó que no hubieran perros cerca y la confundieran con comida enlatada. En cuanto vio nuevamente a su alrededor, vio que la inquisidora también había llegado y le quitó su espada con total descaro.

—¡Eso es mío! Esa espada reconoce a su dueña legítima y te dará una descarga si la sujetas mucho tiempo—replicó intentado que la inquisidora le devolviera su última y mejor creación.

Después de que sobornaran a la señora del caldo, se pusieron a arrastrar a Iris cogiendo cada inquisidor de un brazo. La herrera no se creyó para nada que solo le fueran a hacer unas preguntas y luego dejarla ir. No, sabiendo que eran inquisidores y ella una pagana, y menos sabiendo que estuvo implicada en el incidente de Ojo de Dioses, y menos sabiendo que era portadora de un fragmento. Lo más seguro es que fueran a dejarla pudriéndose en un calabozo.

"No tengo tiempo para esto, se está haciendo tarde y necesito ir a ese lugar"

Iris no estaba realmente muy preocupada por la situación. Después de superar todos los obstáculos de Ojo de Dioses, tenía confianza en poder escaparse de solamente dos inquisidores. Aunque la cogieron bastante por sorpresa, ahora sentía que tenía ella la ventaja. Su problema era que era una inútil combatiendo y más a larga distancia, pero en ese momento estaban cogiéndola directamente por sus guanteletes metálicos. Aprovechando la situación, modificó la forma de los guanteletes para que cubrieran las manos de los dos inquisidores y luego unirlos, quedando sus manos dentro de una masa metálica a costa de que Iris perdiera sus guanteletes. Como elemento final, unió también su espada eléctrica a la formación y dejó activada permanentemente la gema de rayo, con la intención de que sufran ambos una descarga continuamente. Pero no se pararía ahí, su prioridad era recuperar lo que la inquisidora le robó, así que intentó quitársela mientras retrocedía por las dudas por si la atacaban de alguna forma.

fdi:

Acción 1: Craftear una masa informe de metal con sus guanteletes, la espada eléctrica y dejar activada la gema de serie.
Acción 2: Intentar quitarle la espada-motosierra a la inquisidora + retroceder.
avatar
Iris Yally

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 12/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO PERSONAL] "El Catalizador de Saturno" [Storby - 22 de enero 898 d.g]

Mensaje por Enkei el Vie Sep 09, 2016 10:56 am

Apenas la aturdida fallen intento usar sus poderes, los inquisidores instintivamente tomaron una distancia prudencial de su presa, evitando así que cualquier maniobra de la herrera llegara a buen puerto, lo que es mas, en cuanto advirtieron el primer movimiento sospechoso, el joven hizo un movimiento brusco con su brazo, como si estuviera tirando con fuerza de algo.

En ese instante, la herrera experimento una presión tremenda alrededor del cuello que la dejo postrada en el suelo, esforzándose por respirar. No solo eso, sino que Iris pudo ver como la inquisidora tomaba una de las cimitarras del joven y corría velozmente hasta posicionarse justo por detrás suyo, dejando a la herrera directamente entre medio de los dos. Si iris bajaba un poco la mirada podría ver como un hilo luminoso se había formado partiendo desde su cuello hasta la mano del muchacho, mientras tanto un nuevo par de hilos se hacían visibles, atados a su brazo y pierna izquierdas y conectados a la cimitarra que la inquisidora ahora blandía y de la cual tiraba con fuerza, dejando a la fallen estaqueada y completamente inmovilizada hasta que la falta de aire causara que irremediablemente quedara inconsciente.

Lo siguiente que Iris sintió fue un fortísimo dolor a la izquierda de su rostro, ademas de un sentimiento de confusión mientras una potente corriente de energía recorría la parte alta de su cuerpo, dejándola jadeando y extremadamente desconcertada, lo único que podía ver a su alrededor era un cuarto casi completamente oscuro. Pudo notar que había sido despojada de su armadura y se encontraba atada a una silla de cocina con sus manos por detrás, ademas, si giraba la cabeza lo suficiente podría notar como sus brazos estaban esposados por unos extraños grilletes blancos repletos de inscripciones y circuitos mágicos, si Iris intentaba utilizar sus poderes, notaria que los grilletes se lo impedían, ademas de causarle un inmenso dolor cada vez que lo intentara.

-Por fin se despertó la bella durmiente- Exclamo la inquisidora, parada justo al frente de iris con una expresión maternal en su rostro.Con una mano, Vanessa sostenía una palanca conectada a una caja de fusibles que a su vez estaba conectada a un cable largo con un electrodo en la punta, electrodo que estaba pegado a la oreja derecha de iris por medio de cinta aislante; mientras que en la otra tenia un librito con que poseía una portada con un dibujo del cuerpo humano.

-El oído, especialmente el de los fallen, esta lleno de terminaciones nerviosas que aseguran que una descarga en esa zona sea muchas veces mas dolorosa de lo normal... Bueno, según he leído hay muchas cosas interesantes que puedes hacerle al cuerpo con electrodos, y muchos otros lugares repletos de nervios que serian incluso mas efectivos que simplemente darte descargas en los oídos- Comentaba aquella mujer mientras daba vueltas alrededor de iris, colocando múltiples electrodos en su cuerpo, en sus brazos y dedos, su estomago,  sus piernas, sus axilas, etc.

-Pero para tu suerte, como mujer no tengo estomago para ponerte electrodos en... Esas partes en particular, me da repelús. ¿No es así como va el dicho? ¿No hagas lo que no te gustaría que te hagan?- Sin darle tiempo a la herrera a responder, Vanessa tiro súbitamente de la palanca, enviando una nueva descarga, esta vez mas generalizada, a todo su cuerpo, al igual que la anterior, esta se detuvo luego de unos segundos.

-Sabes, me gustan los electrodos, son limpios, relativamente efectivos y, lo que es mas importante, sumamente fáciles de usar. Veras, no soy experta en estas cosas ni mucho menos, por lo general le encargo estas labores a alguno de mis subordinados especializados en eso... Lamentablemente ahorita mismo no cuento con la presencia de ninguno de ellos, por lo que tendré que improvisar- Le contaba la inquisidora a Iris mientras inspeccionaba con curiosidad un carrito rebosante de múltiples elementos de tortura que incluían pinzas, alicates, martillos, clavos, sierras, y multitud de otros ingenios que Iris no sabia, ni quería saber que función cumplían.

-Bueno, veamos como me las apaño sola, aunque te advierto que mientras mis muchachos pudieran tener el entrenamiento necesario para sacarte la información sin que corriera peligro tu vida... No hace falta decir que yo no poseo cierto entrenamiento, por lo que a menos que pienses hablar, no me hago responsable de lo que te pase- Y tras exclamar eso, la inquisidora tiro de un hilo colgante que hizo que una cubeta con un liquido pegajoso y apestoso le cayera encima a la fallen, aunque en un principio le tomo por sorpresa, la herrera fue capaz de darse cuenta casi inmediatamente de la naturaleza del liquido que ahora la bañaba de pies a cabeza. Kerosene.

-Bueno, hora de las preguntas, mira te lo haré sencillo. Para empezar, no me interesan tus crímenes, tu pasado, ni siquiera tu puto fragmento niña, lo único que me interesa es que me contestes unas cosas-

-Primero ¿Realmente pensaban abrir un portal a Hiperbórea en ojo de Dioses?-

-Segundo ¿Quien fue la mente maestra detrás de todo? Por mas que le pregunte, Anclair no parece acordarse en lo mas mínimo ni siquiera de como lucia el sujeto. Por otro lado ¿Era miembro de alguna organización de la que debamos enterarnos?-

-Tercero ¿Que estáis haciendo aquí en Storby? ¿Cual es vuestro objetivo al venir a esta ciudad?-

-Y por ultimo- Antes de continuar, Iris pudo notar como el rostro de la inquisidora se tornaba serio de repente. -¿Que sabes de esas naves extrañas que últimamente se han avistado por las costas de terra?- Inmediatamente luego de efectuar esta pregunta, Vanessa volvió a tirar de la palanca, esta vez no solo el impulso eléctrico recorrió el cuerpo de la herrera, sino que en cuanto este se detuvo, el inflamable liquido prendió fuego a causa de las chispas generadas por la electricidad, envolviéndola completamente en un infierno de llamas, Iris pudo ver como su vida pasaba frente a sus ojos mientras el fuego amenazaba con consumir la totalidad de su ser. Afortunadamente, la herrera fue golpeada por un poderoso chorro de agua a presión que le tumbo de su silla pero logro apagar rápidamente las llamas, en cuanto Iris fue capaz de abrir los ojos, noto como la inquisidora sostenía una manguera de bomberos que había mantenido oculta hasta el momento.

-¡Otro!- Exclamo la inquisidora con voz musical en dirección de la puerta, momentos después el joven entro con una botella de kerosene para rellenar la cubeta nuevamente. -Tenemos mucha electricidad y kerosene; pero, sabes, nuestras reservas de agua son mas bien escasas, por lo que mejor sera que escupas todo rápido si no quieres rostizarte y que no tengamos medios con los cuales apagar las llamas querida- Le decía la inquisidora a Iris con condescendencia mientras cepillaba cuidadosamente el cabello chamuscado de la fallen con un cepillo que tenia guardado entre su ropa.

Independientemente de lo que la herrera contestara, la tortura seguiría por un rato hasta que esta finalmente se desmayara del dolor, tras lo cual despertaría con su armadura puesta y todas sus posesiones amontonadas a un costado, exactamente en el mismo sitio donde le habían secuestrado, como si todo aquello no se tratara de otra cosa mas que un mal sueño, lo ultimo que Iris recordaba eran fragmentos confusos de ser cargada en un saco de patatas y arrastrada por la calle. No solo eso, sino que Iris parecía tener una herida en la zona abdominal que no recordaba haberse hecho, pese a eso los inquisidores se la habían cosido y curado mientras estaba inconsciente, incluso se habían tomado la molestia de tratar sus múltiples quemaduras con cremas especiales que al menos servían para mitigar el dolor de las mismas. En este punto ya era obvio que si los inquisidores la quisieran muerta, la herrera ya lo estaría.

Afortunadamente, al noche aun era joven y si se apuraba en dirección de los barrios bajos, Iris aun podría llegar a tiempo al bar "la mancha negra" antes de que fuera muy tarde.

F.D.I:


Iris, recuerda que cada uso de tu efecto básico consume una acción, por lo que no puedes también activar el encantamiento de rayo en la misma acción (ademas lo que tu querías era, atrapar los brazos de los inquisidores + unir dichos brazos + unir la espada + activar el encantamiento de rayo, y me parece que ya es mucho XD) Recuerda que estas nerfeada con respecto a puerta de saturno.


_________________



Long live the King!
avatar
Enkei

Mensajes : 582
Fecha de inscripción : 15/07/2014
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO PERSONAL] "El Catalizador de Saturno" [Storby - 22 de enero 898 d.g]

Mensaje por Iris Yally el Sáb Sep 10, 2016 1:38 am

Nuevamente, Iris no tuvo tiempo de hacer nada. Antes de que empezara siquiera a usar su poder, los inquisidores ya se habían apartado bruscamente. El muchacho hizo algo con su cimitarra que hizo que inmediatamente Iris tuviera que postrarse en el suelo. Sentía que había perdido la capacidad de respirar y progresaban poco a poco los síntomas de la asfixia. Miró hacia su cuerpo para ver cual era la causa y vio que había algunos hilos saliendo de su cuello, brazo y piernas. Ante esa situación, no pudo hacer demasiado hasta caer finalmente inconsciente.

Lo siguiente que sintió Iris al despertarse, fue una sensación bastante dolorosa en la parte izquierda de su rostro, una descarga eléctrica. En cuanto terminó, la herrera se sintió muy debilitada e intentaba respirar con dificultades. Se encontraba atada en una silla y en frente suya estaba la inquisidora teniendo su mano en una especie de palanca.

Vanessa se puso a explicarle calmadamente algo tan doloroso como si fuera una mera curiosidad, mientras le seguía poniendo electrodos alrededor del cuerpo. Iris intentó liberarse de la silla para evitar que le siguiera poniendo cosas extrañas, pero ni siquiera podía utilizar su poder y cuando lo intentaba sentía un intenso dolor. Antes de una mera mención, Vanessa tiró nuevamente de la palanca y la herrera sintió nuevamente una intensa descarga eléctrica, pero esta vez generalizado por todo su cuerpo. Luego, Vanessa siguió hablándole de algo que Iris no llegaba ni a escuchar, solo intentaba recuperar el aliento por la anterior descarga dolorosa.

En algún momento, la herrera sintió que le caía alguna especie de líquido que la mojó de nuevo. Pero esta vez no olía a caldo de pollo. Tenía el aroma fuerte de algo extremadamente inflamable. Ahora, Iris estuvo atenta a ver lo que le decía la inquisidora ya que no tenía motivación a ser cocinada viva. No tenía ninguna razón para no contestar a la inquisidora, resistir seguramente iba a ser inútil. Aunque de cualquier forma la iban a matar al final, si le decía lo que quería a lo mejor sufría menos. En ningún momento le dijeron que tenía prohibido hablar sobre lo ocurrido en Ojo de Dioses, y aunque lo hubieran hecho Iris no tenía la suficiente experiencia ni resistencia ni por asomo de resistir la tortura.

—Sí, teníamos intención de abrir un portal a Hiperbórea—dijo totalmente desanimada y sin ninguna emoción en sus palabras, diciéndole a Vanessa lo que quería escuchar para que no siguiera con las terribles descargas.

—La mente maestra era Rickert, el hermano de Eckert. Nos engañó a todos para que hiciéramos lo que él quería. Sí era miembro de una organización que yo misma desconozco, no se quienes son esa gente ni lo que pretenden, pero al final los acabó traicionando porque quería destruirlo todo—escupió todo lo que sabía de la situación.

—Estaba en Storby para buscar alguna otra forma de ir a Hiperbórea, un método más ortodoxo—hizo una ligera pausa para escuchar la última pregunta de Vanessa. Luego de oírla, por primera vez en el interrogatorio miró a la inquisidora a los ojos con una expresión de confusa.

Antes de que le diera tiempo a contestar, Vanessa tiró de la palanca sin previo aviso e Iris volvió a sentir el abuso de las descargas eléctricas por todo su cuerpo. No solo eso, sino que la sustancia inflamable se prendió, cubriéndola con un intenso mar de llamas que le calcinaban hasta el último rincón de su piel.

—¡No sé nada! ¡No sé nada de esos navíos extraños! ¡Mátame de una vez zorra!—gritó desesperadamente para que Vanessa acabara con su sufrimiento. También intentó usar su poder para librarse de las ataduras y tirarse al suelo para intentar apagar el fuego, pero nuevamente sintió el dolor de las cadenas al intentar usar su fragmento. Antes de perder la consciencia por el pico extremo de dolor al que estaba siendo sometida, un chorro de agua la golpeó. Aunque fue suficiente para apagar el fuego, Iris siguió sintiendo dolor por la piel calcinada. Observó con miedo mientras veía como le traían otro recipiente con esa sustancia inflamable. Se temió lo peor, la tortura seguiría.

—Ya te he dicho todo lo que sé, mátame de una vez por favor—dijo con un tono muy bajo y sin fuerza, con lágrimas saliendo de sus ojos suplicando para que Vanessa acabase de una vez con la tortura. Sin importar lo que dijera, su sufrimiento siguió por lo que a ella le pareció una eternidad. Ya dejó de hablarle a Vanessa, su motivación y voluntad había sido completamente anulada y su mente estaba muy lejana de su cuerpo, esperando solo hasta la vez siguiente que le diera una descarga eléctrica y la incendiara para luego apagarla. Su consciencia se fue apagando lentamente. Primero dejó de oír lo que le decía Vanessa, luego su cerebro dejó de procesar las imágenes que captaban sus ojos al ser totalmente irrelevante, luego dejó de sentir el dolor al estar su piel y células sensitivas totalmente destrozadas y, por último, dejó de pensar.

En algún punto de su existencia, de alguna forma Iris volvió a abrir los ojos para su sorpresa. Volvía a estar en la misma calle donde la habían raptado los malvados y torturadores inquisidores. Se tomaron la molestia de curarle todas las heridas, equiparla con su armadura y dejarle todo su equipamiento a su lado. Iris se quedo un buen rato en blanco pensando en lo que había pasado y donde estaba ahora mismo. Luego de estar quieta un tiempo, cogió su equipamiento y se movió desganada al rincón de un edificio. Acto seguido, sacó su escudo y descomprimió una buena cantidad de metal, para luego darle una forma de capullo alrededor suya para quedarse encerrada.

"Aquí estoy bien, nada podrá dañarme de nuevo. No me volverán a herir..." Se dijo a sí misma repetidamente para calmarse y sentirse segura.

fdi:

Acción 1: Ir a un rincón + descomprimir acero de su escudo.
Acción 2: Craftear un capullo de acero alrededor suya, con pequeños orificios para respirar.
avatar
Iris Yally

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 12/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO PERSONAL] "El Catalizador de Saturno" [Storby - 22 de enero 898 d.g]

Mensaje por Enkei el Mar Sep 13, 2016 5:54 am


La extraña táctica de Iris en teoría funcionaba a la perfección, cualquier cosa que quisiera dañar a la traumatizada herrera primero tendría que atravesar el grueso acero del capullo de iris, sin embargo, tan obnubilada en su intento de calmarse a si misma, y su voluntad estaba tan quebrada, que ni siquiera noto como las grietas de luz provenientes de las rendijas que había dejado para respirar se extinguían súbitamente dejando lugar a una oscuridad total.

Tan indefensa se sentía la herrera por su experiencia anterior, que en cuanto pudo escuchar las pisadas de dos individuos posicionándose alrededor suyo, no pudo hacer mas que encogerse aun mas en su bolita metálica, dejando pasivamente que le subieran a un vehículo no identificado y le llevaran dios sabe donde.

Al cabo de un rato Iris escucho a los hombres de nuevo, movilizándose hasta su posición y cargándola de nuevo mientras la llevaba a cuestas, no dejaban de quejarse y resoplar por lo "pesada que estaba esa cosa" evidentemente refiriéndose al peso de la herrera y sus pertrechos; mientras se quejaban, los hombres parecieron aligerar su marcha en un determinado punto, y tras balancear a Iris un par de veces la arrojaron a una pila de materia blanda y la fallen pudo escuchar como subían a su vehículo y abandonaban la escena sin ninguna explicacion.

Aun afectada por la tortura, la herrera se quedo allí acurrucada en su nuevo nicho por un rato sin intenciones de quebrar su caparazón, y probablemente así se hubiera mantenido de no ser por la implacable realización que tuvo momentos después, que se estaba quedando sin aire. Desesperada y mas cerca del ahogamiento con cada segundo que pasaba, Iris abrió de golpe su crisálida de metal para encontrarse ante si con un paisaje de absoluta oscuridad, a punto de desmayarse por la falta de oxigeno, la herrera estiro instintivamente su mano hacia adelante esperando tocar la nada misma y oscuridad; pero en su lugar se encontró con un material blando y elástico, en cuanto noto esto la fallen utilizo sus ultimas fuerzas para desgarrar de golpe las paredes de tan extraña prisión que le mantenía cautiva, rompiéndola con facilidad y escapando de un salto hacia la libertad.

Debido a la desesperación de la herrera, esta no presto atención a su entorno al momento de realizar su escape causando que resbalara con una sustancia pegajosa y se diera de bruces contra el suelo, aun un poco mareada y con la vista nublada por la asfixia, Iris se movió gateando hacia adelante sin ser capaz de distinguir mucho del mundo a su alrededor, el suelo bajo ella era blando y caliente, y despedía un hedor completamente repugnante que no hacia mas que empeorar el mareo de la fallen. Apenas se recupero un poco, Iris volteo sobre si misma en dirección de su capullo para identificar el extraño material con el que habían intentado asesinarla... Solo para descubrir que se trataba de una simple bolsa plástica negra recubriendo su capullo, aparentemente le habían confundido con un montón de basura y llevado hasta el vertedero municipal.

Sin saber muy bien como sentirse, Iris volvió a comprimir el acero de su huevo en su escudo y se puso a buscar la una salida de ese sitio, encontrándola bastante rápido tras seguir a un niño que estaba jugando cerca y que había salido corriendo al ver una mujer envuelta en metal surgir de una bolsa de basura. Y parecía que la suerte por fin le estaba sonriendo a Iris (cosa que se le antojo extremadamente rara) puesto que a pocos metros del basurero se divisaba un pequeño edificio viejo con una puerta de madera sobre la cual había un letrero que rezaba "la mancha negra".

Tras entrar en el andrajoso bar, todas las miradas se posaron en la herrera, le recibieron muecas de repugnancia y de desaprobación y la herrera no tardo mucho en descubrir el porque en cuanto el tabernero ni siquiera le dejo pronunciar palabra antes de dejarle saber que a menos que se lavara un poco no atendería a nadie con un olor tan nefasto en su taberna, ordenandole que tomara una ducha si no quería que la sacara a patadas de su bar, y que ademas ni se le ocurriera entrar mojada al mismo.

Completamente humillada y sabiendo que simplemente empaparse con la armadura puesta no seria suficiente, a la herrera se le presentaban 3 opciones, o bien intentar lavarse en el baño del bar pese a los extraños ruidos provenientes del mismo (cosa que, si le preguntaba al tabernero se lo desaconsejaría fervorosamente); caminar un poco a la costa y lavarse allí a riesgo de llamar la atención policial por exhibicionismo y/o ensuciar el mar; o hacerlo en una fuente de agua bastante limpia que había notado en su trayecto al bar, pero en la cual descansaba un grupo de personajes de apariencia por demás sospechosa.

La decisión era suya, pero ninguna opción parecía realmente tentadora.

_________________



Long live the King!
avatar
Enkei

Mensajes : 582
Fecha de inscripción : 15/07/2014
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO PERSONAL] "El Catalizador de Saturno" [Storby - 22 de enero 898 d.g]

Mensaje por Iris Yally el Mar Sep 13, 2016 8:40 am

El tiempo pasó e Iris se quedó acurrucada en su espacio personal sin importarle que ocurriera en el exterior. Escuchó pasos y como la cargaban en un vehículo desconocido, pero estaba aislada tanto física como mentalmente, le era indiferente lo que estuviera pasando. No fue hasta tiempo después, cuando notó falta de oxígeno que algo estaba pasando. Al principio no le dio ninguna importante al pensar que era un producto de su mente, pero cuando empezó a respirar agitadamente y a marearse empezó a golpear el huevo de acero desesperadamente. En un instante, abrió  un enorme agujero en su capullo y no vio más que una oscuridad infinita. Desesperada por salir, extendió su brazo para alcanzar a la oscuridad, pero lo único que atrapó su mano era un material blando desconocido. En un intento por rasgar la membrana, clavó sus uñas en el objeto para luego desgarrarlo con las fuerzas que le quedaban. Apenas hubo resistencia y la herrera consiguió salir de un salto del capullo de metal, para luego caerse de cara al suelo y una peste ascendió por su nariz.

Desorientada,  Iris se giró y observó su alrededor para ver donde estaba. Sin importar a donde mirase, solo había basura a donde fuera que dirigiera su vista. Al parecer, la habían confundido con basura, envolvieron su capullo metálico en una bola de plástico y la tiraron a un vertedero. Ante esa situación, empezó a sentir odio por todo el mundo que le rodeaba.

—¡¿No es suficiente con lo que me ha pasado que ahora me tienen que tratar como basura?!—rugió mientras le daba una patada a su huevo de metal.

Casualmente, vio a un niño que estaba por ahí jugando en el basurero. Iris lo miró con un profundo odio psicópata como si fuera el principal causante de todas las desgracias que le estaban pasando. Por alguna razón, el crío salió corriendo aterrado, como si le fuera la vida en ello, luego de verla. La herrera no quería quedarse atrás, así que rápidamente comprimió el huevo de acero en su escudo y salió a la persecución del enano. Antes de que se diera cuenta, había llegado a la salida del vertedero y se encontró con la entrada de un bar. Se quedo varios segundo observando el nombre del lugar pensando que le sonaba de algo. Se le vino la mente la imagen de cierto desencriptador hablándole de un bar donde debía de hacer un complejo procedimiento. En ese momento recordó a lo que había venido, entender los planos de la puerta de Saturno.

La herrera entró decidida al interior de la taberna. No se sintió para nada perturbada cuando todos los clientes posaron su mirada en ella, simplemente los observó a todos pensando en lo gratificante que sería decapitarlos para saciar su furia y lo harta que se encontraba con todo el mundo. Se acercó al tabernero para pedirle la bebida, pero éste no le dejó siquiera hablar. Si quería pedir algo, antes debía de ducharse para quitarse el olor putrefacto. Instintivamente, le gruñó al tabernero y le dio un tic en su ojo izquierdo al escuchar sus palabras. Su cordura estaba pendiendo de un hilo y ya estaba pensando seriamente en que habría sido maravilloso descuartizar al tabernero por humillarla y echarla de esa forma. Lamentablemente, no podía hacerlo ya que esa persona era el único contacto que tenía para encontrar al misterioso descifrador.

Resignada, se dio la vuelta y salio de la taberna en dirección a una fuente que había visto mientras pasaba. Había un grupo de gente de pintas sospechosa, pero no le importaba lo más mínimo su presencia para bañarse. Cuando estaba de camino, sacó su espada motosierra y esta empezó a girar automáticamente en cuanto Iris la cogió del mango. No quería ninguna tontería así que les dejó claro al grupo que no iba a dejar que le roben, ataquen ni violen mientras se dedicaba a bañarse. En cuanto llegó a la fuente, empezó a quitarse la armadura, a desvestirse y arrojó todas sus pertenencias a un rincón de la fuente para que también se lavaran. Luego, ella también se metió y procuró estar en la misma zona donde estaban sus cosas, para que estuvieran justo debajo de sus pies y les fuera más difícil robarle. Aunque así fuera, la herrera permaneció todo el tiempo con la espada motosierra en su brazo derecho para cortarle la mano o lo que sea a cualquiera que se le acercase, mientras que con la izquierda se lavaba.
avatar
Iris Yally

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 12/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO PERSONAL] "El Catalizador de Saturno" [Storby - 22 de enero 898 d.g]

Mensaje por Enkei el Mar Sep 20, 2016 2:46 am

Una sonrisa maliciosa se formo en el rostro de uno de los 3 malvivientes en cuanto vio a la herrera caminar decidida en dirección de la fuente, las similares expresiones de sus compañeros parecían denotar el mismo sentimiento de superioridad y confianza, eso al menos hasta que la herrera empuño su espada y comenzó a hacer girar amenazantemente los dientes de la misma, movimiento que causo que los 3 hombres se levantaran de golpe y recularan un poco con expresiones de sorpresa en sus rostros.

Inseguros, dos de los bandidos concentraron sus miradas en el restante, claramente buscando el apoyo de quien parecía ser su líder, un broken de cabello negro y desgarbado que para sorpresa de todos mantuvo la calma a la vez que su mirada estaba fija en la espada-sierra de la fallen, sin embargo, su mirada no era temerosa o precavida, sino una de codicia y deseo. El broken cogió a sus compañeros de los hombros y los atrajo hacia si, y tras susurrarles unas palabras que Iris no llego a escuchar incluso con sus oídos de fallen, el grupo dirigió una ultima mirada a la herrera antes de abandonar el lugar caminando a ritmo normal.

Iris tuvo varios minutos de tranquilidad para limpiarse a sus anchas sin nadie que le molestara, el ruido generado por el salpicar de los chorros de la fuente era bastante fuerte, pero no lo suficiente como para evitar que Iris escuchara si alguno de aquellos hombres intentara escabullirse para llegar hasta ella. De hecho, lo único de lo que la herrera podía quejarse era del insoportable frió que sentía al estar completamente expuesta en plena noche y bañándose con agua helada, al punto que iris pensó que quizás hubiera sido una buena idea conservar la gema con encantamiento de fuego para calentar un poco de agua antes de meterse sin pensar en la fuente.

Con el cuerpo entumecido y temblando incontrolablemente, la herrera noto tardíamente como una misteriosa figura se acercaba a paso firme y regio en su dirección, por sus pintas podía deducirse que indudablemente se trataba de un guardia de la ciudad. El hombre culmino su mecánica marcha en cuanto alcanzo el borde de la fuente, y tras poner un pie sobre este, declaro a viva voz:

-En cuanto un grupo de preocupados ciudadanos vino hacia mi denunciando que había una loca bañándose en la fuente municipal en mitad de la noche, creí que se trataba de algún tipo de broma de mal gusto...- Si la herrera desviaba su mirada un poco, podría ver que atrás del guardia se encontraban los 3 maleantes que había ahuyentado anteriormente, todos ellos espiando desde atrás de un paredón medio derruido, la sonrisa burlesca de su líder brillando en la oscuridad de la noche.

-Pero parece que fue una buena decisión el venir a echar un vistazo de todos modos. ¿Donde cree que esta? ¿En su casa o en un club nudista? Tendré que arrestarla ahora mismo por exhibicionismo y perturbación de la paz publica, y espero que pasar unas cuantas noches en el calabozo sea suficiente para corregir su lascivo comportamiento, señorita... Ahora, ¿Vendrá conmigo voluntariamente y sin resistirse? ¿O tendré que arrestarla por la fuerza?- Pregunto aquel hombre mientras apuntaba su lanza en dirección a la herrera.

Guardia:

En ese momento Iris tendría que pensar bien su siguiente movimiento, por un lado, aquel hombre se encontraba a distancia de salto de alcanzarla; pero este si fallaba su primer golpe, la herrera tendría la ventaja de estar desnuda frente a su agresor, cuyos pesados ropajes de tela seguro limitarían sus movimientos al verse empapados por el agua de la fuente que le llegaba hasta las rodillas. Sin embargo, había otro factor a considerar, y era que el piso de la fuente estaba poblado de numerosas monedas de bajísima denominación que la gente había tirado para desear fortuna y que la herrera quizás podría utilizar a su favor.

Intentar tomar su escudo podría ser una buena opción, pero Iris no podía estar segura de que su cuerpo, entumecido por el frió, fuera mas rápido que el guardia quien de seguro respondería inmediatamente ante cualquier movimiento sospechoso, y por si fuera poco, Iris pudo ver por el rabillo del ojo como uno de los maleantes tensaba un arco corto y unas pocas flechas hechas de manera artesanal tras sacarlos de un hueco en el paredón desde el cual vigilaban el transcurso de los acontecimientos.

La situación era compleja, si Iris llevaba la pelea al exterior estaría en relativa igualdad de condiciones frente al guardia, pero estaría a tiro de los maleantes, en cambio si luchaba dentro de la fuente tendría ventaja y se le haría mas difícil a los bandidos el dispararle, pero su agresor tendría el primer ataque. Bajo esas circunstancias, quizás pelear no fuera la mejor opción.

F.D.I:

El guardia se encuentra con un pie posicionado en el borde de la fuente y el otro del lado de afuera, esta aproximadamente a 3 metros de ti.
Los bandidos se encuentran detrás de un paredón que les llega mas o menos a la latura del pecho en promedio, pero este esta roto en varias partes por lo que su altura no es constante, están aproximadamente a 17 metros de ti y 14 del guardia.

Lo de siempre, piensa bien lo que harás y buen roleo, cualquier duda me preguntas por mp.

_________________



Long live the King!
avatar
Enkei

Mensajes : 582
Fecha de inscripción : 15/07/2014
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO PERSONAL] "El Catalizador de Saturno" [Storby - 22 de enero 898 d.g]

Mensaje por Iris Yally el Mar Sep 20, 2016 9:28 pm

Al contrario de lo que había pensado en un principio, los tres tipos se fueron en cuanto Iris fue a bañarse a la fuente. También se dio cuenta de que dos de los hombres se quedaron viendo al tercero que era un broken, como si fuera el líder del triste grupo. No le dio la mayor importancia y se dedicó a bañarse tranquilamente.

Lo que podía parecer una buena en principio, no lo era para nada. Gracias a su armadura Iris estaba cálida en todo momento, pero eso también hacia que no supiera si hacía frío o calor. En cuanto se quitó todo de encima y se cubrió del agua helada, empezó a tiritar del frío y se le congelaron los huesos. A causa de ello, empezó a la lavarse lo más rápido posible para volver a ponerse la armadura y volver a estar calentita. Pero eso no llegó tan pronto.

En algún momento, vio como se acercaba un guardia y detrás suya estaba el trío de antes. Mientras tanto, Iris estaba abrazándose a sí misma cubriendose los pechos y con espada en mano. Más que sentir pudor, se estaba cubriendo porque estaba extremadamente congelada y veía que eso iba a ir para largo. El guarda dijo algo como que el exhibicionismo era ilegal y que iban a llevarla al calabozo, palabras vacías sin mayor interés. Lo único que le importaba a Iris es que el guardia era un enemigo que iba a intentar matarla, el resto era irrelevante. También se fijó en que detrás suya, uno de los integrantes del trío sacó un arco y empezó a apuntarla.

"Eso es malo, hay una probabilidad de que me de del 100%. Aunque falle, se levantará un viento que desvíe la flecha y me dará, no hay fallo en eso" Pensó Iris poniéndose en la peor de las situaciones.

Afortunadamente, Iris, el guarda y el arquero estaban alineados. Si disparaba en esa situación no podía darle a Iris dado que el eclesiástico estaba en medio. Seguramente tampoco sabía que su puntería era extremadamente excepcional si quería darle a Iris, así que no dispararía hacia un lado esperando que el viento le de una trayectoria curvilínea y le diera a la herrera evitando al eclesiástico. Así que, mientras estuviera por delante del eclesiástico, estaría relativamente a salvo.

Por otra parte, Iris sabía que en el agua había algo que el eclesíastico no, algo que le costaría la vida al osar atacar a Iris.

—En verdad tuviste mala suerte, de todas las personas que hay por las calles tuviste que toparte conmigo, reza lo que quieras a tu Dios porque morirás, al igual que los tres detrás tuya—dijo confiada al guarda para provocarlo.

En cuanto notara que el guarda avanzara hacia adelante para atacarla metiéndose en la fuente, Iris daría un paso hacia atrás para salir de la misma. Acto seguido, no atacaría con su espada como seguramente se esperaba el eclesíástico, sino que canalizaría una pequeña cantidad de magia hacia el agua para activar una de sus gemas. La gema de la espada eléctrica. Antes de bañarse, tiró todo su equipo al agua para que se lavase también, espada incluida.

Luego de que la electricidad se distribuyera por el agua y le diese una intensa descarga al guarda, volvió a canalizar una pequeña cantidad de magia a la gema para desactivarla. Acto seguido, dio un paso adelante con espada motosierra en mano y dio una estocada al guarda apuntando al área más grande del cuerpo y que más difícil era de fallar, al torso. Era consciente de que no era una buena luchadora, pero tenía una buena arma así que solo tenía que darle en un lugar fácil de acertar. Con lo brutal que era su arma, confiaba en que daba igual a donde le diera, la sierra giraría y le desgarraría los órganos por dentro hasta finalmente darle muerte. Luego de darle la estocada Iris se quedaría quietecita y bien pegadita al guarda para usarlo de escudo por si al arquero se le daba por disparar. Seguía congelada y tenía frío, pero sabía que obviamente no le dejarían ponerse tranquilamente una armadura pesada.

fdi:

Acción 1: Dar un paso hacia atrás + activar la gema de la espada eléctrica.
Acción 2: Desactivar la gema eléctrica + dar una estocada al guarda con la espada motosierra apuntando al centro de su pecho.
avatar
Iris Yally

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 12/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO PERSONAL] "El Catalizador de Saturno" [Storby - 22 de enero 898 d.g]

Mensaje por Enkei el Mar Sep 27, 2016 7:35 am

En el instante en que la herrera dio un paso hacia atrás con intención de abandonar la fuente, el guardia, probablemente alertado por las amenazas de Iris, decidió tomar la iniciativa, dando un largo salto que le acerco a distancia de golpe de la herrera, llegando a atinar una certera estocada en el hombro de Iris y dejando su arma allí clavada, si bien la herida no era muy profunda, la lanza, empapada con el agua de la fuente, fue un excelente conductor entre el soldado y su presa, causando una doble electrocucion en cuanto Iris se dispuso a activar la gema de su espada eléctrica.

Para su suerte, la descarga no fue lo suficientemente grande para freírlos a ambos instantáneamente, sino que dio tiempo a Iris de desactivar el encantamiento antes de que fuera tarde. Adolorida y acalambrada por la descarga (ademas de bastante cansada de que la electrocuten), Iris pudo notar como el guardia se había llevado la peor parte de su hechizo, quedando tirado en el interior de la fuente esforzándose por mantenerse a flote y no ahogarse, viéndose en una posición ventajosa, Iris no dudo en atacar al soldado con su mejor arma.

Lo que la herrera no pudo predecir, fue la enorme fuerza de voluntad y buena utilización de recursos que el guardia demostraría a continuación, puesto que viendo como su aparente final estaba cerca, el guardia hizo gala de sus instintos al desenfundar rápidamente su daga y, tras impulsarse hacia adelante para esquivar el golpe mortal con las fuerzas que le quedaban, llego a clavársela a un costado del antebrazo con el que esta sostenía la espada motosierra. Tras lo cual procedió a dejar caer todo el peso de su cuerpo sobre su daga, haciendo que herrera y soldado cayeran atolondradamente el uno sobre el otro.

Teniendo su mano atrapada bajo el agua por el peso del soldado, Iris se esforzaba por mantener su cabeza a flote para no ahogarse, cosa que apenas conseguía, pero con cada segundo que pasaba, el guardia (que ya se había puesto de rodillas mientras mantenía una mano firmemente sujeta a su daga) recobraba cada vez mas y mas energía, a la vez que las fuerzas de Iris comenzaban a flaquear, Notando esto, el soldado decidió terminar con el asunto de una vez por todas, usando su mano libre para tomar a la herrera del cuello y hundir su cabeza bajo el agua con intención de ahogarla.

Los segundos que Iris permaneció sumergida se le hicieron eternos. 10, 20, 30; El soldado la tenia contra las cuerdas y no parecía haber ninguna escapatoria a su predicamento, era demasiado tarde para huir, demasiado tarde para rendirse o intentar sobornar al soldado como había visto a la inquisidora hacer varias horas antes. Sintiendo como lo ultimo de sus fuerzas le abandonaban, Iris soltó el mango de su espada sierra esperando la inexorable muerte que le esperaba, sin darse cuenta de que acababa de realizar la acción que le salvaría la vida.

Al caer sobre la superficie de la fuente, los dientes de la espada sierra comenzaron a morder el suelo de concreto de la misma, y al verse incapaces de atravesarlo, el movimiento de la cadena provoco que el arma se moviera por si misma, reptando maliciosamente hasta llegar al muslo derecho del guardia y comenzar a roer sus carnes. Sobresaltado por el dolor y viéndose en serio riesgo de perder su pierna si no hacia nada, el soldado instintivamente soltó a Iris para poder alejarse lo mas posible de la desconocida fuente de sus heridas, la espada sierra que, envuelta en una gran mancha roja de agua sanguinolenta, ocultaba la figura del arma a su victima.

Al verse libre, la herrera rápidamente emergió del agua, aliviada por poder respirar y viendo como el guardia se arrastraba por el agua hasta salir de la fuente, dejando tras de si un rastro rojizo. Antes de que nadie pudiera hacer nada, una flecha mal disparada rozo la mejilla de la herrera solo para pasar de largo e incrustarse en el suelo a pocos centímetros del soldado quien, creyéndose rodeado por el enemigo, hizo sonar la estridente cornamenta que llevaba atada al cinto, con tal potencia que causaba que la la herrera le vibraran los oídos.

Alarmados por el pedido de auxilio del soldado, los avispados criminales se apresuraron a dejar el lugar con presteza, desapareciendo como sombras en la oscuridad de la noche.

Tras tomar rápidamente sus cosas, Iris se apresuro a dirigirse de regreso a la taberna "la mancha negra" con la esperanza de ser bien recibida esta vez, solo para encontrarse con una mayor decepción, puesto que, cuando estaba a solo centímetros de ingresar al establecimiento, la puerta de este se le cerro de golpe en la cara. Si Iris tocaba la puerta e inquiría al tabernero al respecto, este se limitaría a decirle que ya era hora de cerrar y que volviera otro día... Eso claro, a menos de que la herrera encontrara una forma de convencerlo de que valía la pena desperdiciar su tiempo sirviendo a un ultimo cliente rezagado, le comentaba el dueño del establecimiento mientras poco discretamente estiraba una de sus manos en dirección de iris, con la palma hacia arriba a la espera de que esta le convenciera de algún modo.

A lo lejos, fuertes pisadas y ordenes vociferadas por voces potentes y autoritarias podían oírse, acercándose cada vez mas en dirección a la herrera, si esta iba a hacer algo, era mejor que lo hiciera rápido.

_________________



Long live the King!
avatar
Enkei

Mensajes : 582
Fecha de inscripción : 15/07/2014
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO PERSONAL] "El Catalizador de Saturno" [Storby - 22 de enero 898 d.g]

Mensaje por Iris Yally el Vie Abr 07, 2017 8:02 am

Iris no logró esquivar la estocada del soldado y, al no llevar armadura alguna, nada impidió que la afilada hoja se incrustara sin compasión en su hombro. La herrera rechinó los dientes maldiciendo no haber sido un poco más ágil. Viéndose en tal situación desventajosa, igualmente activo la gema eléctrica de la espada para intentar que el soldado dejase de apuñarla. La energía eléctrica, en efecto, fue suficiente para que el soldado la soltara y agonizara en la fuente, aunque Iris también sufrió parte de las descarga al viajar ésta a través de la lanza hasta su hombro. Gimió de dolor al mismo tiempo que la lanza se separaba de su herida y empezó a brotar sangre de su hombro, combinándose con el agua de la fuente.

A pesar de estar congelada y adolorida, hizo acopio de fuerzas para intentar rematar al soldado con su espada motosierra aprovechando que estaba tirado en el agua. A pesar de ello, la diferencia de entrenamiento era muy obvia. Aunque el eclesiástico estaba en una clara desventaja, hizo un rápido movimiento incluso debajo del agua para esquivar su inminente muerte. No solo eso, sino que sacó una daga y logró clavársela a Iris en su antebrazo con una gran precisión, haciendo que ésta se tambaleara y cayera también al agua, debajo del soldado que ahora se encontraba encima suya intentando ahogarla. Una de sus manos estaba debajo del soldado y la otra estaba sosteniendo la motosierra, intentando moverla para atacar desesperadamente al soldado sin éxito.

Poco a poco la falta de oxígeno empezó a ser evidente: sus movimientos fueron degradándose tanto en coordinación como en fuerza, iba perdiendo paulatinamente el sentido del dolor, la visión, la consciencia y las ganas de luchar. Antes de llegar a desmayarse, soltó sin darse cuenta la espada motosierra y ésta, a causa de tener una hoja giratoria, empezó a rebotar aleatoriamente en el suelo de la fuente. Ya fuera por pura suerte o por capricho de los ángeles, su destino no fue la garganta de Iris, sino la pierna del soldado. Como un cocodrilo, empezó a devorar ferozmente su miembro sin piedad. Al sentir su carne siendo desgarrada de forma tan cruel, el eclesiástico no tuvo más opción que soltar a la herrera y atender a la nueva amenaza.

Todavía desorientada, Iris se levantó bruscamente y respiró una profunda bocanada de aire, como si fuera el mayor placer y privilegio que pudiera tener una persona. No lo pudo disfrutar demasiado, ya que instantes después escuchó un sonido silbante y algo rozando levemente la carne de su mejilla. En ese momento, volvió a darse cuenta de la situación en la que se encontraba. Por último, el sonido estridente que produjo el soldado fue como una bofetada para volverla a traer a la realidad y devolverle la consciencia de lo que estaba pasando. Por supuesto, también volvió a sentir el dolor de las puñaladas del soldado. Sin perder un segundo, se puso rápidamente la armadura y recogió sus cosas para ir corriendo a la taberna. Sintió un gran placer al recibir el abrigo de su gema calorífica a pesar de que no tenía tiempo para disfrutarlo, seguramente ya no correría riesgo de sufrir de hipotermia.

Aunque Iris ya no apestara a vertedero, ahora tenía un aroma a sangre que no podría quitarse a menos que se tratara las heridas del hombro y el antebrazo. Lo más rápido sería cauterizarse las heridas para parar el sangrado.
“Por qué le habré dado la gema de fuego, podría haberle dado cualquier otra...”

Mientras estaba de camino a la taberna, rápidamente encantó uno de sus rubís con el encantamiento de fuego y la utilizó para cauterizarse las heridas y parar el sangrado, gruñendo y apretando los dientes por el dolor que se estaba produciendo.

Una vez que llegó a la taberna, intentó entrar rápidamente antes de que llegaran los refuerzos del soldado, si no fuera porque le cerraron la puerta en la cara.

“¡Ya estoy harta! ¡¿Te crees que esta puerta me va a detener?!”

Antes de que se pusiera a destrozar la puerta con su motosierra, vio como el tabernero sacó la mano sin demasiada discrección, como pidiendo una compensación para dejarla entrar. Lo primero que le paso por la mente a Iris fue en empezar por cortarle la mano, pero a lo mejor no era tan buena idea ya que necesitaba cierta información de él y no podía perder tiempo con los eclesiásticos detrás suya. A regañadientes, sacó 5000 terrans y los puso sobre la mano del hombre

-Y no es solo esto, ¡voy a querer la bebida más cara que tengas!- gruñó intentando convencer al hombre de que le abriera.

FDI:

Acción 1: Encantar un rubí con fuego.
Accion 2: Cauterizarse las heridas con la gema + darle 5000 terrans al tabernero.

avatar
Iris Yally

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 12/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO PERSONAL] "El Catalizador de Saturno" [Storby - 22 de enero 898 d.g]

Mensaje por Enkei el Vie Abr 21, 2017 4:50 pm

La maniobra de iris para cauterizarse las heridas a las apuradas funciono tal y como esta lo predijo, el dolor generado al entrar en contacto la gema encantada con la piel de la herrera fue tremendo, pero nada comparado con todo aquello que ya había sufrido en aquella misma noche.

-¡Ese es el espíritu, pequeña! ¿Quién soy yo para denegarte la entrada? Después de todo... ¡No hay fuerza en el mundo capaz de detener a un borracho de alcanzar su bebida si se lo propone!- Exclamo el cantinero mientras hacía entrar a Iris a la modesta taberna, un antro sucio iluminado solo por una lámpara de aceite apoyada sobre la barra, pequeñas manchas y charcos de líquidos indefinidos veteaban los pisos y paredes del mismo, los asientos de la barra eran una simple fila de taburetes antiguos ubicados a la izquierda de la puerta de entrada, a la derecha, entremezclados por la penumbra. Podían notarse múltiples mesas y sillas rusticas en las cuales seguro los parroquianos se sentaban a jugar a las cartas o degustar de las limitadas comidas que ofrecía el establecimiento.

Tabernero:

-Enseguida prendo las luces y me pongo con su orden señorita- Comentaba el cantinero mientras tanteaba a oscuras en busca del interruptor de la luz, cuando por fin lo encontró y las luces se encendieron, herrera y cantinero pudieron notar una figura que había permanecido oculta entre las sombras hasta entonces, una inspección ocular más detallada revelaría que se trataba de un simple borracho dormido bajo una mesa. -¿¡Eh!? ¿Qué haces tú aquí todavía? ¿Acaso quieres quedarte a robarme la bebida mientras yo no estoy? ¡Pedazo de bestia!- Espeto el cantinero trastornado con la actitud de su cliente.

Segundos después, el cantinero se precipito hacia la parte interna de la barra, sacando un martillo de guerra de debajo de la misma y persiguiendo al borracho alrededor de la sala hasta lograr expulsarlo del local.

-Ejem, bueno, ahora que ese problema ya esta finiquitado…- El hombre comentó con una pequeña risa entre dientes mientras guardaba su arma y se disponía a repasar el extenso catalogo de bebidas a sus espaldas. –Mmm, ¿Dijiste la más cara no es cierto?- Pregunto aquel hombre sin esperar respuesta en realidad, a menos de ser corregido, el tabernero sacaría una botella negra de cuello largo desde la cual vertería un liquido negro y espumoso sobre una simple jarra de metal, el olor dulzón de dicho liquido le traería a la herrera recuerdos para nada agradables de su estadía en cierta bodega de Ojo de Dioses. Tras llenar la jarra hasta la mitad, el resto lo llenaría con una bebida gaseosa familiar a prácticamente todo habitante de terra, la piky cola.

Revolviendo el recipiente con una cuchara, el cantinero entregaría sonriente el brebaje a Iris. Solo segundos antes de ser interrumpido por un fuerte golpeteo en la mesa de entrada. – ¡Guardia de Storby, abra la puerta de inmediato!- Se escucho decir a una voz autoritaria por detrás de la puerta, arqueando una ceja, el cantinero miro alternativamente a la herrera ensangrentada y a la puerta. Con un suspiro, el hombre pareció decidirse, posando su mano en el hombre de la herrera y dedicándole una sonrisa de complicidad antes de acercarse a susurrarle algo al oído. –Está bien, tranquila, escóndete detrás de la barra, yo me encargo de esto-

Una vez que la herrera estuvo fuera de la línea de visión de la puerta, el cantinero finalmente se acerco a atender la llamada de la guardia. –¿Buenas noches oficial, que puede ser que ande necesitando?-

-Buenas noches, estamos buscando a un sospechoso femenino, fallen de cabello rubio, posiblemente desnuda. ¿No es posible que se encuentre dentro de su establecimiento? ¿Verdad?-

-Jejeje. No, de hecho estaba a punto de cerrar, es más, acabo de correr a una sabandija que intentaba esconderse adentro para robarme cosas a la noche. ¿No lo vio pasar?-

-…Si, ciertamente, un personaje bastante inoteresante a decir verdad… ¿Una bebida nocturna para olvidar la mala sangre?-

-…Si, después de todo un día de atender borrachos sin remedio, creo que me corresponde divertirme un poco a mi también ¿No cree?-

-No podría estar más de acuerdo, entonces si no vio nada sospechoso…-

-Hijo, la última vez que una mujer puso un pie en este basurero fue en el verano del '93, creo que notaria la presencia de una si anduviera cerca, mas aun si esta desnuda-

-… Bueeno, de acuerdo, que tenga buenas noches-

Desde su escondite la herrera pudo escuchar el sonido de la puerta al cerrarse, si alzaba la cabeza para espiar podría notar al cantinero con la cabeza apoyada en la puerta, escuchando atentamente a saber que el guardia se había marchado.

-Parece que ya se fue, puedes sentarte, disfruta de tu bebida- Expreso el hombre mientras se colocaba del lado opuesto de la barra. –Serán 100 terran, lo más caro, justo como ordenaste- Pese a las palabras de aquel hombre, si Iris miraba a espaldas de este podría ver una lista de precios con bebidas que subían hasta 700 terran por vaso.

-¿Que te trae por aquí? Me da la impresión de que este no es tu ambiente habitual, demasiado bonita, y demasiado bien equipada. ¿Qué eres, una especie de cazarrecompensas o algo?- Preguntaba el cantinero en un intento de hacer charla ligera, sin embargo si Iris le prestaba suficiente atención, vería que aquel hombre tenía su vista fijada exclusivamente en el brebaje frente a sí, y algo le decía que la concentración del mismo estaba puesta completamente en lo que haría le herrera a continuación con la bebida a disposición.

F.D.I:
Ruego clemencia por la demora XD, prometo que no volverá a pasar T_T

_________________



Long live the King!
avatar
Enkei

Mensajes : 582
Fecha de inscripción : 15/07/2014
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO PERSONAL] "El Catalizador de Saturno" [Storby - 22 de enero 898 d.g]

Mensaje por Iris Yally el Dom Mayo 07, 2017 1:23 am

Después de que Iris depositara generosamente los 5k de terrans sobre la mano del hombre, este cambió radicalmente de personalidad y ahora la trataba con gran amabilidad como si obviamente fuera lo correcto para un cliente cualquiera. O uno que soborna bien.

"Hipócrita asqueroso".

La herrera ignoró todo lo que había a su alrededor y fue directa a la barra a sentarse. Después del penoso día que había tenido, pensaba que podría relajarse un poco en esa taberna ya que estaba. Ni siquiera se habría dado cuenta de la existencia del borracho si no fuera porque el tabernero se puso a dar gritos y a sacar un martillo de guerra. Mientras se dedicaba a perseguirlo por toda la taberna, Iris estaba descansando tranquilamente en la silla ya que pocas oportunidades iba a tener de ello. Cuando finalizó la expulsión del intruso, la herrera pensaba que ya por fin podría beber algo. Aunque, recordaba que con todo lo que pasó no tuvo oportunidad de comer nada y que estaba hambrienta. Ya que estaba allí, no iba a desaprovechar la oportunidad.

-Ah, y también, quería comer algo junto con la bebida. Algo de pescado, ¿quizás?- dijo inquisitiva ya que no sabía qué le podría servir a esas horas. Sin embargo, fue interrumpida al escuchar porrazos en la puerta- Dejadme en paz de una vez...-dijo susurrando mientras apoyaba su mano sobre el mango de su espada, esperando a ver la desición del tabernero. Como que parecía que estaba de su parte, Iris pensó que era buena idea hacerle caso y se escondió detrás de la barra.

"Dejad de hablar de estupideces, iros de una vez" Pensó impaciente ya que tenía miedo de que se pusieran a revisar el lugar y la encontraran. Si ese era el caso podía intentar reducir a los guardias pero seguramente eso haría más dificil conseguir luego información del tabernero. Por suerte para ella, los guardias eran lo suficientemente incompetentes como para irse sin siquiera echar un vistazo rápido, lo cual hacía pensar a Iris el por qué estaba teniendo problemas con guardias tan inútiles. Ni siquiera necesitó hacer un muro metálico delante de ella para simular un falso fondo debajo de la barra.

Una vez que escuchó el sonido de la puerta indicando que los guardias se habían ido, Iris siguió escondida unos segundos, intentando determinar si habían varias pisadas en el local o solamente las del tabernero, confirmando que realmente eran tan idiotas como parecían. "Tampoco es que me queje" pensó mientras salía de la barra. La herrera se sentó y observó la bebida que le había traído el hombre, aunque no era la más cara. Se iba a quejar si no fuera porque veía al hombre de forma extraña, como esperando que ella hiciera algo especial con la bebida.

-Mas que una cazarrecompensas, estoy al acecho de cierta información- dijo mientras observaba atentamente a la bebida negra que le acababan de servir, disfrutando del aroma dulce que desprendía, invitándola a beber..

"¡Mierda!¿Qué tenía que hacer? Malditos códigos complejos... Creo que era algo de beber unos sorbos y preguntar sobre un pájaro que perdí, ¿quizás?." Pensó, para luego beber dos sorbos de la bebida bien cargados, disfrutando del dulzor alcohólico. Luego, depositó la jarra sobre la mesa y miró al tabernero.

-Creo que se me ha perdido un pájaro blanco... O un mirzo, algo así era, ¿lo ha visto volando por ahí?-preguntó sin estar segura de sus propias palabras.
avatar
Iris Yally

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 12/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO PERSONAL] "El Catalizador de Saturno" [Storby - 22 de enero 898 d.g]

Mensaje por Enkei el Mar Mayo 16, 2017 3:30 am

El cantinero se limito a arquear una ceja ante la pregunta de la herrera. –“Mirzos” no existen niña, menos aun de color blanco, si te refieres a mirlos- Comento el hombre mientras se retiraba a preparar la comida de la herrera, dejándole sola a terminar su bebida si así le placía.

Al cabo de un rato bastante más largo de lo esperado, el hombre regresaría con un plato de filetes de bacalao fritos, acompañados de unas rodajas de tomate y un salero. Tras depositar la comida sobre la mesa el hombre se sentaría en una esquina a fumar mientras ojeaba cada tanto a la herrera.

-Así que busca información… Es un fin noble sin duda, mas no puedo evitar preguntarme. ¿Qué hará con ella una vez que la consiga? Joven buscadora- Comento el hombre mientras daba lentas caladas a su puro, jugando a formar anillos de humo mientras estiraba un brazo en busca de una botella de vodka y procedía a destaparla.

-Las cosas suelen llegarle a quien persevera… Sin embargo. ¿Vale la pena perseverar tanto al final por algo incierto? Su cuerpo cubierto de sangre da testimonio de que ha sido una noche muy larga para usted, sin duda. ¿Hasta qué punto está dispuesta a prolongarla con tal de conseguir lo que desea?-

Independientemente de que respondiera la herrera, o de si lo hacía en lo absoluto, aquel hombre se limitaría a asentir silenciosamente mientras fumaba su puro, esperando pacientemente a que Iris terminara con su comida para pasar a cobrarle y despedirla del establecimiento.

-Buena suerte señorita, que el señor este contigo…-

Una vez afuera, la herrera se encontraría en la misma situación que antes de ingresar a la taberna, sola y sin tener la mas mínima idea de que hacer a continuación más que ponerse a contar las líneas de las baldosas. Dicho aburrimiento no duro mucho para desgracia de la herrera.

De un momento a otro, una sensación de mareo generalizado invadió el cuerpo de Iris Yally, obligándole a postrarse en el frió suelo, justamente allí donde pudo ver una pequeña mancha blanquecina reflejándose en la húmeda superficie de una baldosa.

Instintivamente Iris levanto la mirada hacia la fuente de tan extraño brillo, solo para encontrarse con una figura menuda alejándose por un callejón cercano, la figura giro un poco su cuerpo para mirar a la herrera con expresión neutra antes de continuar con su camino, era una muchacha muy joven, probablemente entre 12 y 14 años.

??????:

Con solo mirarla el estado de la herrera empeoro súbitamente, un chillido infernal se planto en su cabeza, como si una bestia atrapada en una trampa para osos le gritara en los oídos. Solo segundos después un sentimiento de nausea se apodero de ella, obligándole a vomitar cuantiosamente allí mismo en el suelo de la ciudad.

Mientras vaciaba el contenido de su estomago, a Iris le pareció de reojo ver algo raro cayendo al suelo, sus oídos captando el ruido húmedo de algo viscoso impactando contra el suelo, y una repulsión instantánea le obligo a trastabillar hacia atrás, quedando sentada a dos metros del inmundo pozo de porquería que había salido de su cuerpo momentos antes.

Para el horror de Iris, al acercarse a la pila de bilis, pudo notar una figura oscura y serpentina retorciéndose en la misma, un cuerpo alargado y grasoso de un tinte completamente negro, de lejos parecía ser una serpiente, acercándose un poco mas lucia más bien como una especie de gusano gigante. Pero en cuanto la herrera pudo acercarse lo suficiente fue capaz de percatarse de la perturbadora realidad, no era un gusano ni una serpiente, sino una lamprea. Estaba tirada boca arriba, a plena vista sus múltiples hileras de dientes mientras la criatura se esforzaba por respirar, dicho esfuerzo patético no duro más que unos minutos antes de que el molusco acabara desfalleciendo, quedando completamente inmóvil antes de desvanecerse en una nube de humo negro.

Una vez pasado el shock inicial Iris lograría percatarse de que de hecho se sentía mucho mejor que antes, al menos en la parte física, la herrera se sentía más ligera, más centrada, como si se hubiera sacado un gran peso de sus espaldas.

Si Iris decidía seguir a la muchacha, no la alcanzaría, pero lograría seguirle el rumbo gracias a un poco disimulado rastro de mechones de cabello blancos como la nieve, dicho camino le llevaría a cruzar las laberínticas callejuelas de Storby, en un ejercicio que sin duda le recordaría a aquella vez que estuvo merodeando durante horas la baja ciudad de Ojo de Dioses en busca del rey de corazones, motivado por su misteriosa carta.

Las pocas personas que había en las calles, mayormente mendigos y prostitutas, no se molestaron en dedicarle a la herrera envuelta en metal más que una mirada curiosa antes de percatarse de lo que estaba haciendo y seguir a su rollo. Tan solo un mendigo se atrevió a pedirle una moneda de pasada durante todo el largo trayecto que llego a consumir al menos 30 minutos de la vida de Iris.

El rastro terminaba en un complejo de viviendas que estaban construidas sin ningún orden aparente de manera que casi parecían superpuestas una a la otra, una vista que recordaba vagamente a las intrincadas calles del Hipercubo, salvo por la carencia de espacios cuatridimensionales, claro está.

La única entrada visible era una especie de arco de piedra cuya entrada estaba bloqueada por dos sabanas viejas y desgastadas que hacían a modo de telón, si la herrera decidía rodear la estructura se encontraría al menos 3 puntos posibles de entrada alternativos, una ventana abierta en un segundo piso, una vieja y desgastada puerta de madera que aparentaba dar acceso a una especie de patio, lo suficientemente endeble como para ceder fácilmente de una patada o un golpe de martillo bien dado. Si no, podía optar por una pequeña escalera de mano bastante corroída que parecía garantizar acceso a algún tipo de tejado, aunque sin poder decir con seguridad que dicha escalera aguantaría el peso.

Si Iris decidía pasar del subterfugio e ingresar por la entrada principal, se encontraría cara a cara con un paisaje que parecía algo fuera de este mundo, un infierno claustrofóbico de piedra y metal, adecuado probablemente más para ratas que para seres pensantes capaces de vivir en sociedad, un gueto de pesadilla en el cual solo podrían vivir los rechazados, la vergüenza de la sociedad, aquellos problemas con los que el mundo definitivamente no quería lidiar por lo que los alienaba y encerraba en urbanizaciones como aquella.

Gueto:

Los habitantes de aquel submundo se movían con cautela aun por sus mismas calles, mendigos leprosos y lisiados se hallaban por doquier, algunos rogando y pidiendo a viva voz alguna ayuda para salir adelante, la mayoría simplemente tirados en el suelo con una mano en alto o una lata al lado, completamente resignados a su destino. Drogadictos y camellos también pululaban aquellas callejuelas, vendiendo consumiendo multitud de sustancias que la herrera no lograba identificar aun después de años de recorrer lo largo y ancho de terra, incluso un joven demacrado don un mohicano rojo se acerco a la herrera a ofrecerle una bolsa de pastillas de dudosa procedencia por el módico precio de 200 terran.

Familias de brokens recorrían las calles con total impunidad, sin molestarse en lo más mínimo por esconder sus rostros como es común en los pertenecientes a esa raza, incluso podían verse algunos híbridos a plena cara descubierta. No había criminales violentos a plena vista, aunque la herrera no podía sacarse la sensación de encima de tener una multitud de ojos estudiándola desde la oscuridad, observando cada movimiento y probablemente calculando si podrían con ella o no.

Hablar de la arquitectura en si era otra cosa por completo. Callejones oscuros se abrían desde la puerta principal como las ramas de un árbol, múltiples escaleras esparcidas de manera casi aleatoria brindaban acceso tanto a los 2 pisos superiores como a un subsuelo que Iris no estaba segura de querer explorar, viendo la desgracia que vivía a nivel del suelo, quien sabe que horrores fuera a encontrarse si se atrevía a descender aun mas en las profundidades de la miseria humana. Todas las paredes estaban adornadas con manchas o bien de suciedad, de grafiti, o de sangre. Múltiples puertas daban a viviendas o a más callejuelas cada vez menos iluminadas, era una lotería el adivinar que se encontraría uno al cruzar por cada umbral.


En el medio de toda aquella confusión se encontraba la herrera si había decidido tomar aquel camino, cualquier posible sensación transformada súbitamente en un vació en el estomago en cuanto Iris al fin se diera cuenta de un pequeñísimo detalle que resaltaba entre la apariencia decadente del lugar, un solo elemento limpio, bien construido y bien cuidado, probablemente el único elemento entre tantos en el cual se había puesto algo de cariño alguna vez. Tirado, descansando contra unos botes de basura a pocos metros de la entrada, yacía el escudo de Esir.

F.D.I:
Puedes ir por la entrada principal o intentar irrumpir mediante las otras entradas secundarias, el gueto es de aproximadamente 250 metros cuadrados, tiene 3 pisos (el suelo y 2 arriba) y multitud de sótanos y pasajes al subsuelo, hasta donde se extiendan estos túneles es un misterio, puedes hablar con quien quieras, describí a varios tipos de gente pero puedes inventarte algún npc en particular y hacerle preguntas, siempre que este acorde al tono del lugar, claro esta

_________________



Long live the King!
avatar
Enkei

Mensajes : 582
Fecha de inscripción : 15/07/2014
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO PERSONAL] "El Catalizador de Saturno" [Storby - 22 de enero 898 d.g]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.