Versión de juego 1.1.1: The Curseblood Plague
VOTAA!!
¡¡¡A VOTAR!!!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FOROS HERMANOS
FOROS HERMANOS

AFILIADOS ELITE
AFILIADOS ELITE

Magic World War, 2036
AFILIADOS
AFILIADOS NORMALES


Crear foro
Parallel Hearts {PH Rol}
Mejores posteadores
Crick (2536)
 
Señor de Terra (1301)
 
Dezba Wakanda (720)
 
Lugor Jumther G. (592)
 
Enkei (581)
 
Rath Wraylan (481)
 
Maximilian Stenkerk (440)
 
Sarah Raynore (431)
 
Kalen Otero (371)
 
Ederat (364)
 


[Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Enkei el Miér Abr 13, 2016 12:43 am

Bueno, Rory, Kharfax; Rahn sera el encargado de masterizaros en esta aventura y ya en breve posteara el primer turno, con cualquier cosa que necesitéis y que Rahn no pueda contestar podéis recurrir a mi para despejar dudas.

En fin, ¡que la pasen bien todos y esto ya esta abierto!

_________________



Long live the King!
avatar
Enkei

Mensajes : 581
Fecha de inscripción : 15/07/2014
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Rahn el Miér Abr 13, 2016 11:14 am

Rory




Cuando Rory despertó, lo primero que notó fue un leve dolor de cabeza. Al incorporarse, vio que estaba en un bote en el que cabían justas ella y el hacha; incluso se diría que estaba hecho a medida para ella. Al asomarse por la borda vería únicamente agua en todas direcciones, agua cristalina solo ondulada por el balanceo de su propio bote. No había otras embarcaciones ni tierra a la vista, ni remos que pudiera usar para moverse. 

Haciendo memoria, lo último que recordaba era haber hablado con un anciano. Recordaba que el contenido de la conversación le parecía satisfactorio, habían acordado algo, pero por más que pensaba no lograba averiguar el qué. Naturalmente, tampoco tenía ni idea de cómo había acabado en aquella barca. No sentía hambre ni sed, así que no debía llevar allí mucho tiempo.

Como es de esperar, no tardó en empezar a aburrirse. Sin embargo, como si hubiera estado esperando a ese momento, el bote empezó a avanzar en línea recta por sí solo. Pronto, Rory pudo distinguir una pequeña isla hacia la que su embarcación se dirigía. Aunque empezó como un diminuto punto en el horizonte, la barca se movía más rápido de lo que le había parecido a Rory al principio por la falta de puntos de referencia, así que llegó a la isla en poco tiempo.

Del mismo modo que había empezado a avanzar de repente, la barca se detuvo en cuanto tocó tierra, encayándose en la arena de la playa de modo que su ocupante no tuviera ni que mojarse los pies al bajar. A estas alturas Rory ya estaba completamente despejada, así que observó el lugar que pisaba.

La playa se extendía a lo largo de toda la línea de costa hasta donde alcanzaba la vista. Tierra adentro, en cambio, solo había un par de metros de arena. Más allá la única vegetación presente era césped, no había árboles ni ninguna otra forma de vida. Pero no era eso lo que llamaba la atención de Rory, sino el enorme edificio que se alzaba a pocos metros por delante. Era una edificación cúbica bastante grande de cemento liso, sin ventanas, con una puerta de madera. A estas alturas, el aburrimiento de la barca y la ausencia de cosas que destrozar hacían la puerta un objetivo demasiado llamativo como para no reducirla a astillas. A ojos de Rory, casi que tenía un dibujo de una diana con un letrero de "hachazo aquí" escrito. 

Al entrar en el edificio y mirar a su alrededor, vio que constaba de una única habitación que ocupaba todo su volumen. Estaba pavimentada de arena comprimida, y tenía una especie de cornisa interior en las cuatro paredes a unos tres metros del suelo, de tamaño suficiente como para que una persona se moviera por ella con facilidad y dotada de una barandilla de seguridad. En el extremo opuesto de la puerta por la que había entrado Rory había otra puerta, pero no a nivel de suelo sino en la propia cornisa, de modo que era inalcanzable para Rory.

El particular edificio, para ser tan grande, contaba con un mobiliario muy escaso. Constaba únicamente de un enorme armario de madera colocado contra la pared que le quedaba a la izquierda, y una butaca situada dando la espalda a la puerta. Estaba tapizada en cuero rojo e incluso sin tener el asiento a la vista daba la impresión de ser bastante cómoda. Desde su posición, Rory alcanzaba a ver un par de fuertes brazos apoyados en los brazos de la butaca. El individuo sentado en ella, al oírla entrar, le habló sin siquiera girarse a mirarla.

-Adelante, pasa. La timidez está de más en un lugar así.




Kharfax




El joven norgon había despertado en muchos lugares raros a lo largo de su vida, pero éste en particular destacaba por lo inexplicable que le resultaba. Se encontraba en un pequeño barco sin remos, cuya longitud era, casualmente, la altura de Kharfax. No sabía cuánto tiempo llevaba durmiendo. Tanteó alarmado su cuerpo al no encontrar sus apreciados revólveres en su lugar habitual, pero un giro de cabeza le bastó para comprobar que descansaban al lado suya, sanos y salvos. A pesar de estar rodeado de agua hasta donde alcanzaba la vista, tanto él como sus ropas y armas estaban secos.

Antes de que le diera tiempo de preguntarse cómo había llegado allí, el barco empezó a avanzar. Mientras se acercaba a una isla que empezaba a vislumbrarse en el horizonte, no paraba de intentar averiguar cómo había llegado a una situación así. Por más que se estrujaba el cerebro, sólo podía recordar un rostro difuso que le prometía algo. ¿Algo relacionado con su padre, tal vez?

Para su sorpresa, poco después de que la barca comenzara a moverse, empezó a oír unas voces en su cabeza, ambas de hombre. Sonaban muy difusas, y Kharfax no podía captar todo lo que decían.
-Entonces, ¿ya están ...? No deberían poder ..., ¿cierto?
-Shhhh, no tan alto. ... sí que pueden, sigo sin saber por qué. La ... debería ser total. Calla y observa, ya están ... . -Esta última voz sí que le resultaba familiar a Kharfax.

En el mismo momento que las voces se callaron, la barca de Kharfax tocó tierra. Al desembarcar, se encontró de frente un enorme edificio. Unas escaleras metálicas con barandilla cruzaban la fachada desde el suelo hasta una puerta también metálica. Parecían sólidas y bien sujetas a la pared, de modo que el desconfiado humano no pudo encontrar ningún motivo para no subirlas. No es que tuviera ningún otro sitio al que ir, al fin y al cabo. 

Ya se disponía a abrir la puerta cuando su instinto le avisó de que no debía entrar. No sabía por qué, pero estaba seguro de que dentro le aguardaba algún tipo de peligro. Justo en ese instante pudo oír una voz llamándole desde el interior.

-Adelante, pasa. La timidez está de más en un lugar así.

Una vez se decidió a abrir la puerta, se encontró en una cornisa a bastante altura del suelo. No tenía riesgo de caerse, y podía moverse por la cornisa a lo largo de las cuatro paredes del edificio. Abajo, a nivel de suelo, había una butaca ocupada por un hombre de complexión fuerte y apariencia corpulenta. 
Hombre de la butaca:

Justo así, excepto por la capa de piel

Además de la butaca, tenía a la vista un armario pegado a la pared que quedaba a su derecha, a nivel de suelo, y podía ver también a Rory unos metros por detrás del único asiento de la habitación. Ante tal escasez de estímulos visuales, el hombre de la butaca captó rápidamente su atención.

-¡Kattet! Por fin, ya creí que no vendrías. ¿No te acuerdas de mí? -Kharfax no recordaba haber visto a ese tipo en su vida. -Sí hombre, yo te dije que vinieras aquí. ¿De verdad no te acuerdas? Te dije que si me ganabas a un duelo, te hablaría de tu padre. Sí, colega, del viejo Kattet en persona. -Por algún motivo, Kharfax sí que tenía recuerdos de eso. Muy vagos y difusos, pero recuerdos. ¿Cómo era lo que le habían dicho? ¿"Gana a un duelo y te diré dónde está tu padre", o algo así? No lograba recordar las palabras exactas, pero estaba seguro de que venciendo al fortachón de la butaca averiguaría algo sobre su padre, o eso le habían prometido. Estaba en una posición ventajosa, inalcanzable y enfrentándose a un enemigo armado sólo con una espada corta. ¿Qué podría salir mal?


FDI:
Bueno, chicos, aquí empieza vuestra inicial. Dejadme que repase algunas cosas:

  1. Ante todo, os pido disculpas por la tardanza en empezar la aventura. Como ya mencioné en la taberna, han surgido una serie de complicaciones que ya entenderéis cuando vaya avanzando la aventura. Sin embargo eso no es excusa, así que una vez más, lo siento.
  2. En principio los turnos serán de 7 días, lo típico. Sin embargo, no os he preguntado para confirmarlo, así que si alguien prefiere turnos de otra duración por el motivo que sea, lo hablamos sin problema :)
  3. Sé que la aventura está localizada en Ojo de Dioses, que no tiene puerto, y vosotros estáis en el mar. Podéis especular sobre cómo acabáis en la ciudad y cómo vais desde ésta hasta el mar, pero la verdad se revelará a su debido tiempo. Por el momento, simplemente no lo recordáis. Tampoco recordáis haberos visto antes el uno al otro.
  4. Rory, si quieres puedes abrir la puerta en vez de romperla, no está bloqueada de ningún modo, pero no te contará como subacción en ningún caso.
  5. Y hablando de subacciones, os agradecería que pongáis FDIs en todos vuestros posts con las que hayáis hecho, salvo que consideréis que no habéis hecho ninguna.
  6. Por si lo dudáis: sí, ambos estáis en la misma isla, en el mismo edificio y ante el mismo hombre. Rory entra justo antes de que el hombre de la butaca hable por primera vez, y Kharfax justo después.
  7. Me gustaría que olvidarais algunos tópicos que podéis tener en la cabeza por los videojuegos o películas que hayáis visto, como "el camino más difícil es el correcto", o figuras como la pistola de Chejov o el clavo en la pared. Esparciré NPCs y objetos por la aventura en el orden que me plazca, no busquéis patrones ni esperéis que algo reaparezca por el hecho de haber sido mencionado expresamente, porque no tiene por qué ser así. Naturalmente, cada uno es libre de hacer lo que le de la gana, y os animo a ello.
  8. Si tenéis cualquier duda, no dudéis en consultarla conmigo o con Crick.
  9. Y, naturalmente, divertíos, que a eso venimos :D

_________________


avatar
Rahn

Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 29/01/2015
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Kharfax el Vie Abr 15, 2016 2:20 pm

Abrió sus ojos y aspiró el aire cargado de humedad y sal. Al observar un cielo desconocido fue inmediatamente a tomar sus revólveres, pero estos no se encontraban allí. Extrañamente se encontraban a la altura de su cabeza. Los tomó rápidamente y se irguió con rapidez, lo que casi le cuesta una caída al agua al mover intempestivamente el pequeño bote en el que se encontraba.

         El pequeño bote donde se encontraba se meció mientras Kharfax miraba a su alrededor.
No se veía nada a su alrededor más que agua, tomo un sorbo de su cantimplora.

- Tanta agua y no se puede tomar – dijo con cierto disgusto.

         Todo tenía el olor a magia… y a algas y si no era magia entonces estaba todo magistralmente orquestado, lo que lo convertía en una trampa en toda regla.
         Personalmente, si le hubieran preguntado a Kharfax que era, el hubiera dicho que magia, no tenía por costumbre escuchar voces en su cabeza. O quizás se estuviera volviendo loco, lo que no creía probable.
         Todo era muy sospechoso, desde su repentino despertar en un bote el cual tenía la capacidad de moverse sin olas, viento (lo cual era algo un dato sin importancia dado que no tenía vela) o con alguna persona impulsándolo con remos, dado que no había ni remos ni persona que remara en el caso de que los hubiera.

         Mientras el bote se acercaba a la orilla, y la arena se extendía rápidamente ante el, le dio un rápido vistazo a sus revolveres para ver su condición y certificar que de hecho no los hayan cambiado por unos revolveres falsos, no sería la primera vez que falsificadores pretendieran emular los famosos revólveres del clan Kattet. Revisó asimismo sus pertenencias… todo seguía en su sitio al igual que los cartuchos de revólver, los cuales se encontraban al alcance de la mano.-
         Un edificio se ergía en la costa, justo cuando terminaba la pequeña franja de arena perteneciente a la playa. El pasto lo rodeaba y ni arboles ni arbustos lo rodeaban. La mole no contaba con puertas ni ventanas. Como si fuera una prisión. ¿Qué hacía un edificio así en mitad de la nada?

         Si bien el siempre era un hombre precavido, cuando lo sintió se sintió ligeramente sorprendido: Ese viejo instinto que le avisa cuando todo está a punto de irse al demonio, esa tensión en su cuerpo preparándose para pasar a la acción, incómoda e imposible de dejar de lado hasta que se iniciara el movimiento, esa convicción de que se iba a meter en una buena. Y según calculaba por cómo se iba extendiendo la tensión, se iba a meter en una grande.

         Dio un paso para atrás, para retirarse y tratar por otro ángulo cuando una voz del interior retumbó:

- Adelante, pasa. La timidez está de más en un lugar así.

         Una sonrisa irónica se dibujó en las comisuras de sus labios. ¿Para qué tenía ese don si más seguido que no, iba de cabeza al peligro?

         Acomodó su cinturón y procuró que sus pistolas estuvieran al alcance y que le resultara de fácil acceso tomarlas.
La barandilla parecía sólidamente construida así que se apoyo sobre su baranda. Kharfax observó primero a las personas que se encontraban en el nivel inferior. Un hombre sentado en una butaca, y a su lado, sosteniendo el hacha más grande que Kharfax haya visto en su vida, se encontraba una chica, la cual parecía tener unos 15 años. Su pelo largo hasta las rodillas hacia que al girar la cabeza su cabello se moviera rítmicamente. Esta observaba al hombre de la butaca y a Kharfax con aire divertido. Su ropa era un claro ejemplo de cómo no pasar desapercibido. Una combinación de rojo y negro, y una falda nada apropiada para una chica de su edad, ¿En qué diablos pensaba el hombre de la butaca al vestir así a su hija?
Y… ¿Eso son orejas de algún animal?

         El hombre, sentado en la silla le habló como si lo conociera.

- Un duelo, ¿Eh? – dijo Kharfax – Y me darás información de mi padre… ¿Sólo eso pides?

         Kharfax buscaba en su memoria recuerdos de ese hombre. Si bien no recordaba nada, podía saber que lo había visto antes. ¿Cómo diablos lo conocía? Kharfax no solía olvidarse cosas, por lo que este detalle lo afirmaba, había magia involucrada o poderes más elementales.

         Kharfax se acomodó un poco el sombrero y sonrió.

- Ok, vamos afuera, así evitamos que tu hija salga lastimada y tenemos más lugar para el duelo – dijo.

         En realidad no temía que la muchacha salga lastimada, de hecho se veía bastante capaz y con confianza en el hacha que portaba. En todo caso quizás le preocupaba que esa niña lo atacara con su hacha gigante, solamente quería salir de allí, la tensión avisándole del peligro se mantenía y sabía que no era buena idea quedarse en esa habitación, en el campo de batalla seleccionado por ese hombre.

FDI:
FDI
Velocidad 0>1 acción
Acción: Tratar de convencer al hombre para salir afuera + Observar detalles de la habitación
avatar
Kharfax

Mensajes : 114
Fecha de inscripción : 24/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Rory Mercury Emroy el Dom Abr 17, 2016 4:32 pm

Rory abrió lentamente los ojos algo desorientada y con un dolor de cabeza molesto. Se sentía extraña porque no recordaba el momento en el que se había dormido. Tampoco que hubiera sido en un bote en medio del mar. Echó un vistazo a su alrededor pero todo lo que se veía era la llanura de agua hasta el horizonte. Estaba acostumbrada a ver el mar dado que se había criado en la ciudad portuaria de Storby, pero nunca había estado en una embarcación en medio de esta. Sus sentimientos respecto a su situación eran muy confusos: Por una parte se sentía relajante estar en el bote y tampoco tenía ni hambre ni sed, pero por otra tenía cierta ansiedad por estar muy limitada al espacio reducido del bote. Podía usar su hacha a modo de remo, pero ,¿para qué? No podía saber en qué dirección ir, así que era lo mismo que gastar energías para dar palos de ciego. Como que no tenía nada mejor que hacer, se volvió a acostar en el bote y cerró los ojos para intentar dormir la siesta, o al menos relajarse. Estaba totalmente despreocupada en su situación dado que no había nada que pudiera hacer para mejorarla.

"¿Cómo he acabado aquí? No recuerdo el momento en el que he dejado de recordar. Bueno, tampoco es que pueda hacer nada, la amnesia no es algo que pueda curarme a mí misma, así que no importa. Con un poco de suerte acabaré en tierra, las corrientes marítimas siempre van a la costa y por eso hay olas, ¿no?"

La chica estuvo divagando consigo misma pensando en cómo se originaban las olas si no era que las corrientes fueran a la tierra. También estuvo pensando por qué se movía siquiera el agua del mar, concluyendo que obviamente esto se producía por el movimiento de los peces. Al poco tiempo de pensar en la metafísica del mar, se quedó dormida.

No pasó mucho tiempo hasta que la barca se paró en seco en tierra y Rory se dio un golpe en la cabeza con la madera, causando que se despertase. En ese momento se sintió orgullosa de su indudable perspicacia al prevenir que los peces movería en agua en corrientes para llevarla a tierra. Sin embargo, el ambiente no era muy distinto, Había llegado a otra planicie que era otra llanura de tierra hasta donde alcanzaba la vista, cubierta por un manto de césped. Lo único relevante era una enorme estructura extra y perfectamente cúbica. Sus paredes eran totalmente lisas y daban la sensación de que fue creada con la delicadeza y detallismo de los Dioses. Lo único malo es que tenía una cutre puerta de madera, que resaltaba más de lo que le gustaría a Rory. Como que no tenía nada mejor que hacer, hizo caso a su naturaleza curiosa y se dirigió a la estructura para ver qué había dentro. Mientra caminaba hacia allí, empezó a sentir como su adicción empezaba a brotar cada vez más. Ella no tenía ni idea cuándo había sido la última vez que había recolectado una alma dado que tenía amnesia, así que no estaba muy a gusto consigo misma.

"Ahora que lo pienso, lo último que recuerdo es hablar y acordar algo con un anciano. Aunque no tiene ningún sentido, yo no tengo nada que acordar con nadie y menos con un viejo".

En cuanto entró en el cubo, observó que constaba únicamente de una habitación y había un andamio por todo el lado de las paredes. Había solamente un armario y una silla , en la cual había alguien que no alcanzaba a ver pero tenía pinta de ser fuerte. No irradiaba ninguna sed de sangre ni aura asesina, por lo que no parecía tener intención de matar a Rory. Para su infortunio, ella sí que tenía una aura asesina dado que quería calmar su adicción, que ahora era incluso mayor al ver que podía saciarla con alguien. Pero no solo eso, también había otra persona encima del andamio que había entrado después de ella.

—¿Un duelo? Sí, me encantaría, es lo que he estado deseando desde que... Ah no, que no te referías a mí. Bueno, mientras vosotros os entretenéis, yo puedo...—Rory ladeó su cabeza y echó un mejor vistazo a la habitación para encontrar a la hija de la que hablaba Kharfax, pero no había absolutamente nadie más. Luego de unos segundos se dio cuenta de a quién se refería. Dirigió su mirada a Kharfax y le dedicó una dulce sonrisa—. Así que no quieres que salga lastimada porque me ves como una delicada florecilla y tú eres muy caballeroso.

El andamio estaba a tres metros del suelo, no estaba demasiado alto. Levantó su hacha a modo de gancho, saltó e hizo que la hoja se clavara en el suelo del andamio, para luego subir por ella. Acto seguido, empezó a andar hacia él pero sin mucha prisa, como si fuera el caos reptante que fuera a alimentarse de Kharfax, dejando que su hacha tocara el suelo y fuera haciendo ruido a medida que avanzaba.

—Entonces me dejarás desmembrarte poco a poco ya que no querrás hacerme daño, ¿verdad?—finalizó Rory, pensando en lo que disfrutaría instantes después cuando fuera a satisfacer su adicción con él, cambiando la dulce sonrisa de antes por una clara intención asesina.

fdi:

Acción 1: Clavar el hacha en el andamio + subirse por ella.
Acción 2: Caminar hacia Kharfax.

_________________
avatar
Rory Mercury Emroy

Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 06/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Rahn el Miér Abr 20, 2016 4:21 pm

Observador como era, saltó a la atención de Kharfax un detalle que Rory, cegada por su sed de sangre, pasó por alto: el interior del edificio era antinaturalmente luminoso. No era deslumbrante ni molesto, tenía la claridad justa para poder ver con comodidad, pero tratándose de un edificio sin ventanas y con sólo dos puertas, cabría esperar que estuviera bastante a oscuras. De hecho, la luz parecía carecer de un punto de origen concreto, pues ninguno de los objetos de la habitación proyectaba sombras.

Si nunca hubiera tocado aquel hacha, probablemente Rory habría sido una bailarina o artista circense excepcional. Sin embargo, la maldición que atenazaba su alma la forzaba a emplear sus habilidades en fines no tan artísticos, sino más bien sangrientos. Ayudada por su hacha, trepó hasta la cornisa como quien se sube a un taburete. En cuanto puso un pie en la cornisa, el hombre de la butaca, que en ningún momento se había girado a mirarla, torció levemente su cabeza para indicar que se dirigía a ella.

-Impresionante, niña. Baja de ahí, anda, que te vas a hacer daño. No me obligues a bajarte por la fuerza. -Hizo una breve pausa y se giró de nuevo hacia Kharfax -Je. Como habrás podido notar, Kattet, esa ricura no es hija mía. De hecho, también tengo cuentas pendientes con ella, pero todo a su tiempo. -Rory ignoraba tener cuentas pendientes de ningún tipo con ese hombre, de hecho tampoco recordaba haberle visto nunca.

De nuevo, una de las extrañas voces resonó en la cabeza de Kharfax.
-... ser actor en vez de ... -No podía percibirlo con claridad, pero por alguna razón, quien fuera que hubiera dicho eso parecía estar divirtiéndose, como si estuviera conteniendo la risa mientras lo decía. Curiosamente, al terminar de hablar esa voz, el hombretón que les había recibido en el edificio esbozó una media sonrisa, como si también lo hubiera oído y entendiera el significado de lo que decía.

-Me veo obligado a declinar tu propuesta, muchacho. Lucharemos aquí, y lucharemos ahora. Y si esa guarrilla sale lastimada mientras tanto, pues tanto mejor. No os creáis que voy a tener ninguna compasión con ninguno de los dos. De hecho, niña, no tengo inconveniente en que le enseñes muy de cerca tu juguetito a ese zarrapastroso de Kattet, pero si lo haces, luego lamentarás que no esté con vida para ayudarte cuando te arranque los dedos uno a uno.

Mientras Rory avanzaba hacia Kharfax en actitud poco amistosa, las palabras del extraño hombre iban provocando sensaciones encontradas en ella. Por un lado, podía percibir a aquel hombre como una amenaza cada vez más creciente. El aura roja de sed de sangre que le rodeaba era casi cegadora. Además, la provocación y la mofa implícitos en sus palabras no paraban de pinchar su orgullo. En cambio, el norgon en el que originalmente había planeado hundir su filo le parecía cada vez menos adecuado para tal fin. Aunque en principio no le parecía agresivo, Rory sabía perfectamente que podía descargar sus pistolas sobre ella sin que pudiera hacer mucho al respecto. Esas armas en su cintura le convertían, a ojos de Rory, en un rival temible y respetable a partes iguales.

-Pero contestando a tu pregunta, hijo, sí, tan fácil como eso. Vénceme, si eres capaz, y te diré lo que sé de tu padre. ¿Por qué?, te preguntarás. Fácil. Porque me da la gana. Me dijeron que eres bueno peleando, que tu apellido es legendario, que no fallas un tiro. Y también me dijeron cosas muy interesantes sobre tu padre. Sé que has venido aquí buscando información, mientras que yo he venido buscando pelea. Y mira por donde, tu tienes lo que yo quiero y yo tengo lo que tu quieres. ¿No es así como funciona el comercio?

Al terminar, el hombretón se levantó. De pie era aún más imponente que sentado, una montaña de puro músculo y dureza. Se encaminó hacia el armario que había contra la pared, y en ese preciso instante Kharfax supo que algo malo iba a pasarle. Efectivamente, a mitad de camino, haciendo gala de una velocidad y agilidad nada propias de alguien de su volumen, el hombre desenvainó su espada corta, que era poco más que un puñal, y la lanzó con gran fuerza directa hacia Kharfax, con la punta por delante. 

FDI:
Rory, puedes acercarte a Kharfax todo lo que quieras, pero te ves incapaz de atacarle. Te dejo que detalles cómo te sientes al respecto y por qué. Y ante la controversia que surgió, lo dejo por escrito: sí, llevas tu hacha contigo. Pero como te dije, procura escribir explícitamente ese tipo de cosas en el FDI, sobre todo teniendo subacciones sobrantes y tratándose de algo que implique tanta diferencia táctica.
En cuanto a ti, Khar, puedes intentar esquivar el lanzamiento de la espada, digamos que "te lo ves venir" desde unos segundos antes de que ocurra.

_________________


avatar
Rahn

Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 29/01/2015
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Kharfax el Miér Abr 20, 2016 8:58 pm

    -Entonces me dejarás desmembrarte poco a poco ya que no querrás hacerme daño, ¿verdad?

    Dicho esto, la muchacha que se encontraba en el centro de la habitación procedió a subir hasta la baranda, unos buenos tres metros de altura y posicionarse en la misma baranda en la que Kharfax se encontraba.

    La cuestión no es que haya subido hasta el andamio, la cuestión es la facilidad pasmosa con que lo hizo. Una vez que apoyo sus pies sobre el andamio empezó a caminar tranquilamente hacia él. Arrastrando el hacha y haciendo ruido, de la misma manera que la hizo el carnicero de Butcher Hill, excepto que aquel tenía sangre manchándole la ropa y la muchacha del hacha no… por ahora. La mirada homicida sin embargo se mantenía, aunque sin duda la de la muchacha era mucho mas hermosa que la del carnicero.

    Kharfax ni se inmutó, si bien le sorprendió que escalara, no le sorprendió el hecho de que pudiera, había gente más joven que ella y mucho más poderosa en el mundo. Su experiencia le había enseñado que el poder se encontraba en todas las cosas, y que guiarse por las apariencias por lo general conducía a la muerte.

    Mientras se acercaba, Kharfax pudo observar la total confianza en cada uno de sus movimientos, parecía un cazador al acecho de su víctima… y esta vez la presa era el. En su mirada se notaba que había sido cazadora toda su vida y que estaba acostumbrada a tener total control sobre su adversario.

“No me subestimes, muchacha” – pensó con una sonrisa en los labios – “Me he enfrentado a seres que te harían gritar como una niña chiquita, y para ser sinceros inclusive a los guerreros más veteranos”

    Se giró distraidamente, como si simplemente se giraba para poder observar mejor a la persona que se encontraba sobre el andamio. Tomó la postura que había aprendido para lidiar a enemigos provenientes en dos direcciones. Manos sobre el cinturón, pies abiertos, rodillas ligeramente flexionadas y pistolas en sus fundas casualmente apuntando a la dirección general del enemigo.  

    La muchacha seguía caminando hacia él, como si una fuerza oscura se tratara. Allí Kharfax notó algo extraño, el cuerpo de esa niña no tenía sombra, y ahora que lo pensaba el tampoco, extrañado miró rápidamente la habitación pero no puedo encontrar antorchas ni nada que iluminara la habitación. ¿Qué es lo que pasaba? Kharfax había estado bajo el efecto de encantamientos y alucinaciones anteriormente, y podía notar ciertos efectos. Pero en este no notaba nada, a excepción del detalle de la inexistencia de fuentes luminosas, lo cual desafiaba toda lógica.

-Impresionante, niña. Baja de ahí, anda, que te vas a hacer daño. No me obligues a bajarte por la fuerza. -Hizo una breve pausa y se giró de nuevo hacia Kharfax -Je. Como habrás podido notar, Kattet, esa ricura no es hija mía. De hecho, también tengo cuentas pendientes con ella, pero todo a su tiempo.

    Asi que el hombre tenía cuentas con ella, ¿Era su voluntad acaso pelear con ambos al mismo tiemp? Sin embargo la solicitud de duelo sólo había sido solicitada a él, no a la niña. ¿O era acaso que quería pelar con los dos?

    En ese momento su cabeza zumbó y pudo escuchar -... ser actor en vez de ...  , su cabeza resonó otra vez con una voz, de la misma manera que lo hizo en el bote. El tono divertido lo molestó, como si se estuviera burlando de el, sin embargo no podía saber quien era ni cual era la razón de que su voz sonara divertida.

    La expresión divertida en el rostro del hombro lo delató, aparentemente estaba escuchando lo que las voces en su cabeza decían, y mejor dado que se veía que entendía la gracia.

    Mientras, Rory avanzaba casi dulcemente con el hacha. El hombre en la silla siguió hablando. Y con cada palabra, iba ocupando cada espacio del reducido lugar. Kharfax sentía cada vez el aire más pesado y tensionado y parecía provenir principalmente del hombre de la silla. “¿Cuando ha crecido tanto su violencia?” La tensión en el cuerpo de Kharfax crecía cada vez mas y mas, y se dio cuenta de que el peligro estaba por venir, sabía que parte era de la muchacha con el hacha gigante y cada angelical, pero sin duda la amenaza provenía del hombre, más inmediata y quizás más mortal.

-Pero contestando a tu pregunta, hijo, sí, tan fácil como eso. Vénceme, si eres capaz, y te diré lo que sé de tu padre. ¿Por qué?, te preguntarás. Fácil. Porque me da la gana. Me dijeron que eres bueno peleando, que tu apellido es legendario, que no fallas un tiro. Y también me dijeron cosas muy interesantes sobre tu padre. Sé que has venido aquí buscando información, mientras que yo he venido buscando pelea. Y mira por donde, tu tienes lo que yo quiero y yo tengo lo que tu quieres. ¿No es así como funciona el comercio?

    El hombre se levantó de la silla y fue casualmente hacia el armario que se encontraba contra la pared. .

    La tensión en su cuerpo delataba el peligro que iba a venir, pero no  el de Kharfax, sino el del hombretón, la rigidez de la espalda, la pausa en la respiración en el instante previo en que se iba a realizar una explosión de energía, la posición de los pies preparándose para dar resistir tensión, la inclinación y la curvatura de la espalda, que daba a entender el movimiento que se iba a realizar, todo eso notó Kharfax. Y fue eso lo que le salvó la vida, si hubiera tenido que depender solamente de poder esquivar el proyectil, sin duda le hubiera ido peor, pero sabiendo que el ataque viene es mucho más fácil minimizar la agresión, Kharfax simplemente dio medio paso al costado para evitar la espada que fue lanzada hacia el, lo cual era sin duda una advertencia de que el juego había empezado.

    Sin dejar de mirar al hombre, Kharfax habló.

    - Mira emmm, señorita, no sé porque tienes tantas ansias de matarme, si es por algo que hice o simplemente porque está en tu naturaleza matar – dijo Kharfax a la bella muchacha, que se dirigía a él – Pero créeme que no soy tu enemigo, Y si tantas ganas de matar tienes, ¿Por qué no intentas con el? Ya podrás matarme una vez que salgamos de esto. Después de todo, los dos estamos prisioneros por culpa de este hombre.

    Procedió a sacar la tiza que llevaba siempre en su bolsillo interno, la cual además de servirle para dejar mensajes y otras cosas más mundanas, le permitía realizar cuestiones mucho más peligrosas.

    Se acercó a la pared e intentó escribir la misma con la tiza.

- Si lo que creo es verdad, la pared y quizás todo este edificio es una ilusión, y realmente espero que tanto tu con el hacha gigante, como el bastardo de ahí abajo, no tengan tantas intensiones de matarme – sonrió – Créeme, estoy acostumbrado a que la gente quiera matarme, pero por lo general suelen decirme antes el porqué.

Acercando la tiza a la pared, solamente penso:

“Espero que esto realmente funcione”

FDI:
Velocidad 0>1 acción
Acción: Esquivar el ataque + escribir con tiza la pared para probar que no es eral
avatar
Kharfax

Mensajes : 114
Fecha de inscripción : 24/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Rory Mercury Emroy el Miér Abr 20, 2016 10:54 pm

Rory escuchó como el tipo de la silla la menospreciaba y decía algo como que tenía cuentas pendientes con ella. No recordaba si se había encontrado con el antes, así que dedujo que era familiar de alguna de las personas que había matado y buscaba venganza. Algo tan simple como venganza. Se rió para si misma al pensar que ese hombre moriría por perseguir algo tan trivial e inútil.

"Tú serás el siguiente, no te preocupes".

Cuanto más se acercaba al pistolero, Rory empezó a prepararse y levantó su hacha del suelo con una gran ligereza, pero se paró en seco en cuanto el tipo de la butaca empezó a provocarla, no daba crédito a lo que había oído. Ese tipo tenía la suficiente valentía no solo para desafiarla, sino también para provocarla y menospreciarla. Rory no le dio ninguna respuesta, simplemente se quedo en el sitio y miró en su dirección, perdiendo cualquier interés por el pistolero de ropas andrajosas. No respondió con una nueva provocación ni se echó atrás intimidada, simplemente se quedo callada y lo observó como crecía cada vez mas la intención de matar del individuo, como si hubiera estando conteniendo un odio natural por cualquier ser vivo del planeta. Su nivel de intensidad parecía rivalizar incluso con la suya propia. Era raro que momentos antes estuviera tan calmado y luego mostrara tal hostilidad que se mostraba como una estrella teniéndolo a él como núcleo, muy extraño. Ni siquiera mostró el mínimo ápice de intención asesina cuando desafió al pistolero a duelo, cambió de inmediato en cuanto Rory intervino en sus planes.

"Oh debo de haber asesinado a un ser muy querido para ti para que reacciones así. Quién habrá sido, ¿tu padre? ¿tu hermano? ¿tu hija...?"

—¡Maravilloso! Muéstrame cuanto odio eres capaz de acumular. Deja que te consuma poco a poco hasta corromperte por completo, deja que te domine hasta que solo seas capaz de obedecer a tus instintos más básicos. Es más placentero hacer que una bestia descontrolada acabe suplicando por su vida a ejecutar a un polluelo, ¡Muéstrame de lo que eres capaz!—
exclamó mientras contemplaba su inmensa aura asesina como si fuera la más exquisita obra de arte, atraída cual metal a un potente imán.

Rory ignoró cualquier cosa que le dijo Kharfax, no le interesaba en absoluto su problema existencial de las paredes, estaba más centrada en aquél cúmulo de odio e instinto asesino. Olvidandose completamente de la existencia del pistolero, se subió a la barandilla y dio un salto en dirección al tipo de la silla. En cuanto aterrizó al suelo, posicionó la hoja de su hacha horizontalmente en su lado derecho y empezó a correr hacia él y su armario misterioso. En cuanto estuvo lo suficientemente cerca de él, levantó su hacha y realizó un devastador tajo vertical con él como objetivo.

fdi:

Acción 1: Saltar del andamio + correr hacia el tipo de la silla
Acción 2: Técnica "Erradicadora de protecciones" sobre el tipo de la silla.

_________________
avatar
Rory Mercury Emroy

Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 06/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Rahn el Vie Abr 22, 2016 1:37 pm

La espada pasó rozando las puntas del pelo del ágil norgon, de modo que en lugar de atravesarle la cabeza, se quedó clavada en la pared, vibrando como si temblara de excitación tras un viaje tan veloz. Su lanzador, por su parte, observó con aire divertido el cambio en la trayectoria de Rory.

-¿Mostrarte mi odio? Si yo te odiara, niña, ya estarías muerta. No, no te odio, lo cierto es que te admiro bastante. En otras circunstancias habríamos sido buenos compañeros de pelea, pero si estás aquí es para pelear contra mí, no a mi lado. A propósito, eso... -dijo, con total calma, en el momento en que el hacha de Rory se cernía sobre su cabeza -... es demasiado obvio.

Mientras decía éstas últimas palabras, dio un paso a un lado cuando la hoja del hacha ya descendía sobre él, la agarró por el mango con las dos manos y, aprovechando la energía cinética que llevaba la pesada arma, tiró de ella hacia abajo con la mano más cercana a la hoja y empujó hacia arriba con la otra mano, creando un movimiento giratorio que lanzó a Rory por encima de su cabeza. Ésta, desprevenida pero siempre ágil, cayó sin hacerse daño, pero desprovista de su hacha.

-Me esperaba algo más de ti, la verdad. Sin embargo, comprendo que con este juguetito no te esfuerces en ocultar tus intenciones. La mayoría de las personas a las que hayas matado con ésto no tenía ninguna posibilidad. Pero yo no soy como la mayoría. ¿Qué se siente al enfrentarte a alguien de tu tamaño, niña? -Dicho ésto, le devolvió el hacha a Rory lanzándosela horizontal y transversalmente, de modo que Rory podía atraparla al vuelo sin problemas. -Vamos, ahora enséñame algo que valga la pena recordar de esta pelea, que a eso has venido.

A eso has venido... Esas últimas palabras despertaron algunos recuerdos extremadamente borrosos en la memoria de Rory. Seguía recordando el rostro de un anciano que la miraba con interés. Pero no con el interés lascivo de las miradas que estaba acostumbrada a recibir de quienes aun no sabían tenerle miedo, sino con un interés más profesional, como quien inspecciona a una pieza de ganado. "Puede que tú nos sirvas", o algo así le había dicho.

Kharfax, tras haber ganado tiempo milagrosamente ante la perspectiva de una muerte segura bajo un hacha, extrajo una tiza de su bolsillo. Ese simple gesto hizo que volviera a oír una vez más las voces en su cabeza. Hablaban demasiado bajo y rápido para entenderlas, pero podía notar un cierto timbre de inquietud en ellas. En cuanto la apoyó en la pared, las voces se intensificaron.

-¿Qué coño está ...? Eso no estaba ...
-Lo sé, ... sé. ¡Déjame ...!
-Lo va a ...brir. ¡... algo!
-¡...te! No me de...sar. 

Para su sorpresa, en un primer momento la tiza no dejaba marca alguna en la pared al moverla. Sin embargo, según iba ampliando el gesto, una línea de tiza apareció justo donde había empezado a dibujar Kharfax, siguiendo la trayectoria de su mano hasta alcanzar el punto donde la tiza tocaba la pared en ese momento, y a partir de ahí, la tiza seguiría pintando en la pared con normalidad por mucho que Kharfax insistiera en usarla. En total, el retraso entre el movimiento de la tiza y la aparición de la marca no había durado más que un segundo, y cualquiera que lo hubiera observado sin suficiente atención lo habría pasado por alto, pero no era ése el caso del avispado norgon.

-¿Crees que lo ...ado? 
-No ... . Cállate. 

Mientras tanto, a nivel de suelo, tras haberle devuelto su preciada arma a Rory, su contrincante se dirigió al armario, lo abrió, extrajo de él un revólver y lo volvió a cerrar. Sin dejar de enfocar a Rory con su cuerpo, alzó la voz para hablar a Kharfax.
-Me aburres, Kattet. Te he pedido un duelo, no una obra de arte. Deja eso y pelea conmigo, ¡maldita sea!
Mientras decía esto, sosteniendo el revólver con la derecha, lo situó encima de su hombro apuntando hacia atrás y hacia arriba, en dirección a Kharfax, y disparó a ciegas. La bala viajó directa hacia la mano con la que Kharfax sostenía la tiza contra la pared, pero no hirió al norgon ni rozó siquiera su piel, sino que golpeó en el fragmento de tiza, haciéndolo estallar en pedacitos y clavándose justo donde acababa la línea de tiza en la pared.

FDI:
Bien, chicos, sé que este turno han pasado algunas cosas raras como la voltereta de Rory o lo de la tiza de Kharfax, de modo que si no entendéis algo de lo que ha pasado o mis explicaciones, no tenéis más que preguntar :)
Y por si los tiempos no están claros, Kharfax empieza a dibujar en cuanto Rory da la voltereta, hace un par de trazos mientras el hombre coge la pistola, y la bala impacta en la tiza en cuanto termina. A propósito, Khar, no estoy seguro pero creo que sacar la tiza de tu bolsillo debería contar como subacción. Pondré una pregunta en la taberna al respecto para que nos enteremos los dos. Sea como sea, por esta vez está bien, pero si resulta que cuenta como subacción, tenlo más en cuenta para la próxima.

_________________


avatar
Rahn

Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 29/01/2015
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Rory Mercury Emroy el Jue Abr 28, 2016 4:32 am

El tipo de la silla no solo esquivó el ataque descendente de Rory, sino que también tuvo tiempo como para lanzarla y arrebatarle el hacha. También era sorprendente el hecho de que fuera capaz de sostener el arma sin demasiado problema. Por otra parte, el hombre estaba extrañamente calmado para la increíble sed de sangre que irradiaba, lo cual había dejado muy confusa a Rory. Para ser capaz de algo así, debía de tener un control cuasi absoluto sobre sí mismo para independizar su cuerpo de sus sentimientos y que no interfieran lo más mínimo. También estaba el hecho de su puntería perfecta de acertar a la tiza de Kharfax con una precisión milimétrica. Agilidad, fuerza, puntería, autocontrol, ese tipo lo tenía todo. Eso le hacía enfadar a Rory, su total confianza de superioridad frente a ella.

—No te creas tan arrogante solo por haber esquivado un golpe.

No iba a cometer el mismo error de nuevo, ya no iba a subestimarlo. Rory se posicionó de la misma forma que antes y corrió hacia él, como si fuera a intentar lo mismo de nuevo como una cabezota. Sin embargo, a un par de pasos antes de que estuviera a su alcance, empezó a girar su hacha alrededor suya como un giróscopo mortal. Mientras hacía eso, dió un par de saltos hacia el tipo de la silla con la intención de acortar distancia lo más rápido posible para atraparlo en su rueda sangrienta. Sin embargo, ella no esperaba que eso fuera a funcionar. Si el tipo era tan ágil como ella había visto, su única y mejor forma de esquivar ese ataque era dar un salto hacia atrás. Así pues, pensando que su enemigo haría esa maniobra para esquivarla, repentinamente paró en seco su giro y apuntó hacia el con su hacha a modo de lanza. En ese mismo instante, dio un último salto hacia él con la intención de ensartarlo con el extremo acabado en punta de su arma.

fdi:

Acción 1: Correr hacia el tipo de la silla + técnica "Segadora Rotatoria" para obligarlo a esquivar hacia atrás.
Acción 2: Saltar hacia el tipo de la silla + ensartarlo de una estocada.

_________________
avatar
Rory Mercury Emroy

Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 06/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Kharfax el Vie Abr 29, 2016 10:39 pm

-¿Qué coño está ...? Eso no estaba ...
-Lo sé, ... sé. ¡Déjame ...!
-Lo va a ...brir. ¡... algo!
-¡...te! No me de...sar.

Las voces enloquecidas y con cierto tono de pánico se escucharon en cuanto sacó de su abrigo la tiza. Parece que a estas personas no les gusta cuando te sales del esquema.

- Interesante... - Murmuró Kharfax al escuchar que las voces se ponían nerviosas - Muy interesante... - prosiguió al observar como la marca de la tiza parecía ir atrasada con respecto a la posición de la misma hasta que esta se acomodó y no hubo fallo. Obviamente los había sorprendido al intentar modificar el entorno. Pero por lo menos con esto confirmaba su sospecha: que se encontraban tanto la muchacha de orejas de gato como el, bajo una ilusión.

-¿Crees que lo ...ado?
-No ... . Cállate.

Kharfax sonrió para sus adentros. Así que el truco era que no supiera que lo estaban observando.

- ¿Los estoy poniendo nerviosos, chicos? - dijo en voz alta, con una nota triunfante en su voz.



*Puff*



El ruido prosiguió casi inmediatamente a la bala. La misma pasó frente a sus ojos, girando en su eje frente a su rostro y en cámara lenta la vio como lentamente fracturaba y atravezaba la tiza que sostenía en su mano. Una brabuconada y un llamado de atención obviamente.

Los pedazos de tiza volaban todavía por el aire cuando Kharfax se hechó violentamente hacia atrás en un instinto ya natural de alejarse de la linea de tiro y en un movimiento impecertible sacó su revólver de su funda y siendo su brazo un borrón, proyectó su brazo hacia el hombre que se encontraba allí abajo. El todavía se encontraba con el brazo extendido.

Leyendas se contaban sobre la explosión que generaban los revólveres del clan Kattet en el campo de batalla, se rumoreaba que podían convertir a un hombre en piedra con sólo escucharlos. Si bien esto, todo el mundo sabía que era una exageración poética, no era mentira el ruido poderoso que hacían cuando eran disparados, esto aumentado al espacio reducido hizo que su disparo fuera atronador. Un potente retroceso le sacudió el brazo, esto era una de las cosas que se enseñaban a los pistoleros, no era raro que en los primeros años de entrenamiento los no iniciados rompieran sus brazos al tratar a sus revólveres de principiante (de muy baja calidad comparada con los reales revolveres de pistoleros), como si fueran un revolver mas. En una persona normal esto le sacaría el brazo de lugar y haría que el disparo saliera para cualquier lado. Kharfax miró a los ojos al hombre de allí abajo mientras apretaba el duro gatillo de su revólver.

La bala salió en un infierno de fuego y estruendo, de muerte y destrucción, clamando el poder de los pistoleros.


Kharfax expelió el aire que contenía en su pecho y comentó al observar el resultado de su disparo:


- Porque no nos sacan de esta ilusión, así podemos saber donde nos encontramos... tener más motivación, ¿Sabes? - dijo en voz alta al observar el resultado de su disparo - Si peleamos motivados, vamos a dar un mejor show, ¿No les parece?

EDIT:

FDI:
Velocidad 0= 1 acción
Desenfundar+disparar al hombre que me acaba de disparar
avatar
Kharfax

Mensajes : 114
Fecha de inscripción : 24/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Rahn el Miér Mayo 04, 2016 2:16 pm

Aunque el hombre que había recibido a Rory y Kharfax no paraba de hacer muestras de capacidad de combate propias de un dios de la guerra, evidentemente no era perfecto. Extraer el arma de fuego del armario y disparar a ciegas hacia atrás con precisión de cirujano le requería una enorme cantidad de concentración, como se podía ver reflejado en su rostro. Siendo así, se vio incapaz de esquivar ninguno de los ataques que se cernían sobre él. 

El disparo de Kharfax, experimentado pistolero de extrema precisión y legendarias armas, alcanzó su blanco. Golpeó al hombre en el centro de la espalda, justo entre los omóplatos, y le atravesó de extremo a extremo, brotando de su abdomen y clavándose en el suelo de arena comprimida a poca distancia de los bailarines pies de Rory. No gritó, simplemente abrió las piernas para intentar mantenerse estable y se llevó las manos a la herida en su pecho, para luego apartarlas y observar con los ojos como platos la sangre que brotaba a raudales.

Rory, por su parte, se encontraba en su elemento.Su baile mortífero fue incluso más poderoso de lo que había previsto: no solo alcanzó al hombre con su ataque punzante en el vientre, sino que el movimiento giratorio que en principio solo había sido concebido para ser esquivado sí que alcanzó su objetivo, excavando más que cortando un profundo tajo horizontal en el pecho del hombre. Incapaz de resistir la hemorragia y los daños orgánicos, se tambaleó un poco y cayó muerto en el acto. En cuanto su sangre empezó a empapar la arena del suelo, lo cual no tardó en ocurrir, la intensa aura sanguinaria que Rory veía a su alrededor se esfumó. Al fin y al cabo, ¿qué sed de sangre puede sentir un cadáver?

No pasó más de un minuto tras la muerte del hombre hasta que Kharfax volvió a oír voces en su cabeza.

-No nos hemos ...ado, desde luego. 
-¿... bien, Fergus? 
Sorprendentemente, una nueva voz se sumó a la conversación: la del hombre que acababan de ver morir.
-...ectamente. Quiero vol... . 
-Espera, ti...ansar.
-...tet lo sa..., está ... .
-Tiene arreglo. Eh, muchacho -ahora Kharfax podía oír la voz con toda nitidez. Podía notarla algo rota, como si perteneciera a un hombre de avanzada edad. -¿sabes algo divertido? Tu truquito de la tiza ha estado muy bien, pero no nos la vas a volver a jugar. Ya sabemos que nos oyes, así que pondremos mucho más cuidado. Y descuida, esa chica no volverá a molestarte. Ahora haz lo que tienes que hacer y déjate de juegos.

En cuanto la voz terminó de hablar, algo muy raro ocurrió en la cabeza de Kharfax. Todos los recuerdos que tenía de las dos voces extrañas en su cabeza se borraron como si jamás las hubiera oído, y sus sentidos y su mente se volvieron a embotar como cuando despertó en el barco. En ese estado, apenas notó que algo en su campo de visión había cambiado, pero Rory lo vio perfectamente. La barandilla metálica que bordeaba la cornisa se estiró hasta el techo formando una reja bastante espesa, que dejaba entre los barrotes el espacio justo para introducir un brazo.

Además de ese antinatural cambio, Rory notó algo más. El aura de sed de sangre que había desaparecido con la muerte del hombre había vuelto. Pero no estaba sobre el cadáver en el suelo, que seguía igual, sino que provenía del interior del armario. De repente, éste se abrió de una patada desde dentro, y ambos pudieron ver al mismo hombre, con la misma ropa y arma y sin heridas, que les había recibido cuando llegaron al edificio. Salvo que esta vez, la expresión apacible había desaparecido, y el enfado que Rory percibía era también manifiesto en sus expresiones faciales. Con un grito de guerra, saltó de cabeza al suelo desde el armario, que se cerró solo detrás de él. Cayó con una voltereta perfecta, rodó hasta la butaca, la levantó con una mano cogiéndola de una de las patas y la lanzó con fuerza contra Rory.

La butaca:
el armario:

-Bien, listillos, segundo asalto. Esquiva eso si puedes, niñata.

FDI:
Kharfax, a partir de que la voz en tu cabeza termina de hablar, no recuerdas haberlas oído nunca y tienes el estado alterado Confusión hasta que el hombre lanza la silla. Por ejemplo, recuerdas haber hecho el trazo de tiza en la pared, pero no recuerdas por qué. Como siempre, cualquier duda con los tiempos de cuándo ocurre cada cosa (o dudas de cualquier otro tipo), me lo decís :)

_________________


avatar
Rahn

Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 29/01/2015
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Kharfax el Mar Mayo 10, 2016 4:29 pm

KHARFAX


    La bala entró y salió limpiamente. Hiriendo gravemente al enorme hombre que se encontraba debajo. Ningún hueso u órgano detuvo su paso, ya que había apuntado a fin de herir al hombre, no de matarlo. Un hombre muerto no puede contestar tus preguntas. Con lo que no contó fue con el baile mortífero de la chica que se encontraba allí abajo, en pocos segundos le provocó más heridas haciendo que este colapsara.

    El cuerpo del hombre cayó pesadamente mientras sus manos trataban de contener la sangre de múltiples heridas.

    El silencio se adueño de la habitación. Kharfax observó a la chica que se encontraba allí abajo. El hacha gigante que llevaba en sus manos goteaba sangre mientras ella observaba al hombre que se encontraba agonizando o quizás muerto ya.
Con cuidado y en silencio amartilló su revólver, ya que no olvidaba que momentos antes ella había querido matarlo a él, y no habiendo nadie en el medio para llarmarle la atención, probablemente él era el siguiente.

    De repente algo pasó, la cabeza le empezó a doler fuertemente. La habitación se inclinó un poco y volvió a su posición original, solamente para inclinarse hacia el otro. Se agarró a la baranda con la mano libre y dio un paso para atrás. Tratando de que el mundo dejara de girar un momento.

    Cuando pudo enfocar la vista, pudo observar que unos barrotes se alzaban desde la barandilla hasta el techo. Formando una jaula entre estos barrotes y la pared. ¿Qué diablos había pasado? ¿Se había desmayado quizás?

Escuchó entonces una persona gritando, dirigió su vista hacia abajo, donde pudo observar justo el momento en que el hombre surgía del armario que se encontraba debajo. Esta vez hecho una furia.

    - ¿Que diablos? – pensó Kharfax – ¿No le acabo de disparar a ese hombre? – Pudo observar asimismo que el hombre lanzaba la butaca en la que anteriormente se había sentado. El mobiliario voló en el aire hacia la muchacha de abajo.

    - Parece que te tengo que matar otra vez… aunque no tengo la costumbre de matar dos veces a la gente… ¿Qué diablos estaba pasando?

    ¿Era un gemelo quizás? ¿Quizás como los gemelos Dickinson? ¿O era acaso la misma persona? – Kharafax negó con la cabeza al observar que el cadáver todavía se encontraba en su sitio.

    - Y aparentemente salen de allí – pensó mirando el armario - ¿Si matamos al nuevo/mismo hombre? ¿Saldrán indefinidamente desde allí para combatirnos hasta que estemos cansados? ¿Será acaso una salida?

    Kharfax empuñó con más fuerza la pistola en su mano, todavía con el estómago revuelto, pero con determinación. No acostumbraba a marearse y menos sin razón aparente. Algo había pasado.

FDI:
Velocidad 0>1 acción
Disparar al ropero + disparar al hombre
Si el hombre deja de atacar, preguntar que diablos hacen aqui en vez de dispararle

OFF:
Perdon por lo inerte del post, el trabajo me tiene a full
avatar
Kharfax

Mensajes : 114
Fecha de inscripción : 24/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Rory Mercury Emroy el Jue Mayo 12, 2016 11:31 am

Al final ese hombre sea solo palabrerías. Se creía indudablemente superior a ella y que dudaba incluso de que pudiera siquiera entretenerlo, pero no pudo hacer nada contra el ataque consecutivo de Rory.

"Decepcionante. Te habría ido mejor si te hubieras quedado callado".


Rory se quedo observando desilusionada el cadáver hasta que dio su último suspiro de odio, para luego quedarse como materia totalmente interte. Momentos después de que eso sucediera, se asustó de que de repente la estructura cobrase vida y se moviese como con voluntad propia.

—¿¡Qué es esto!?

No solo pasó ese extraño evento, sino que un misterioso odio empezó a brotar del propio armario, como si en su interior estuviese el origen de los demonios del caos. Ante eso, Rory inmediatamente se puso en guardia y no se creyó a priori que del mueble saliera la misma persona que acababa de matar, como si hubiera resucitado por inspiración divina. Desesperada por ver derrumbarse sus principios que había seguido tanto tiempo, miró intercaladamente al cadáver y al hombre para darse cuenta de que era exactamente la misma persona, con las mismas ropas y mismas armas.

—Por qué... ¡¿Por qué estás aquí?! Tú no tendrías que existir, la muerte es una verdad absoluta de la que nadie puede huir, ¡he visto como has dado tu último suspiro antes de perecer!—exclamó Rory intentando evitar la realidad que se presentaba ante sus ojos—Eres falso, ¿verdad? Todo esto es falso, no puede ser verdad que esto esté pasando, simplemente no existes—siguió hablando Rory intentando convencerse a sí misma de que nada de lo que estaba pasando era verdad, no quería aceptar que la verdad absoluta de la muerte fuese algo falso, que era su máxima a la que dedicaba su vida. Negar la muerte era negar su propia razón de existir.

Estaba tan en shock que ignoró completamente la butaca que se dirigía hacia ella, dudaba de que fuera real siquiera todo lo que le rodeaba y sus recuerdos. No podía fiarse de nada. Desde el momento en que se encontraba en el bote, todo ha estado fuera de su control, incluso su propia memoria. La realidad en la que se basaba estaba totalmente distorsionada, los muertos no volvían a la vida y las estructuras no tomaban voluntad propia de moverse. Mientras estaba pensando, la butaca la golpeó en la cabeza y sintió un dolor craneal que sí era real. En ese momento se dio cuenta de algo que no había cambiado.

—El dolor... Sientes dolor, ¿verdad? Esa es una realidad que sigue vigente. Sientes, padeces y sangras. Si no puedo matarte, haré que tu mismo lo desees por el sufrimiento—dijo Rory intentando aferrarse a algo para que su existencia no perdiera sentido.

Lamentablemente, su hacha no era un arma diseñada para reducir a las personas sin mataras, había sido hecha para despedazar y matar brutalmente a las personas. Los únicos golpes no mortales eran las estocadas y debía de hacerlo en puntos no vitales para no matar la persona al instante. Para tener mayor control sobre el tipo debía de quitarle mobilidad, así que las piernas eran el sitio ideal para atacar, podía intentar romperle los huesos con estocadas para que no pudiera moverse pero que a la vez no muriera, pero el problema es que era más móvil y difícil de acertar que en el torso. Luego de pensarlo unos segundos, Rory se dio cuenta de que había otra forma de reducirlo sin matarlo.

Una vez más, Rory corrió hacia el tipo de la silla para atacarlo, con la misma postura de antes como si quisiera cortarlo por la mitad. Rory sabía perfectamente que el tipo habría aprendido y que no funcionaría un ataque directo ni la misma finta de antes, así que debía de sorprenderlo nuevamente con algo que no se esperaría jamás en un combate. En cuanto estuvo lo suficientemente cerca de él, no lo atacó, En su lugar, uso su hacha como si fuera una lanza y clavó la punta en el suelo. Aprovechando la energía cinética por haber estar corriendo, la chica saltó y se elevó sobre el suelo con el hacha sirviendo como punto de apoyo. Dada la longitud de su arma, no le sería complicado saltar sobre el tipo de esa forma y caer detrás suya con esa maniobra tan heterodoxa. En el mismo instante que caería al suelo, Rory no se pararía un solo segundo y aprovecharía la misma energía de caída proporcionada al hacha para hacer inmediatamente después una oscilación horizontal, con la intención de darle en un costado al tipo de la silla. Pero no lo haría con el filo, sino con la parte plana del hacha para darle un golpe contundente, descargándole todo el peso del arma y romperle los huesos del cuerpo. Luego de golpearle, retrocedió atenta para ver los daños causados y para estar preparada para cualquier ataque que le diera.

fdi:

Acción 1: Correr hacia el tipo + saltar por encima suya usando el hacha como apoyo
Acción 2: Darle un golpe contundende en el costado + retroceder

_________________
avatar
Rory Mercury Emroy

Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 06/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Rahn el Lun Mayo 16, 2016 9:22 pm

Pocas personas han recibido un golpe de butaca en la cabeza y vivido para contarlo. Alguien que no conociera a Rory pensaría, tras ver el pesado mueble estrellarse contra su cabeza, que ahí acababa el juego para ella. Pero la cabeza de Rory era mucho más dura de lo que aparentaba. Sus orejitas de gato salieron despedidas y bastante maltrechas, y un moratón importante se asentó en su frente, con un hilillo de sangre saliendo de un pequeño roto en la piel. La butaca, por su parte, aterrizó intacta en el suelo a su lado.

-¿Que si el dolor es real, niña? Dímelo tú -le replicó en tono socarrón, en referencia a la herida de su frente. -Pero contestando a tu pregunta, sí, tu hacha duele que te cagas. Me muero de ganas de quitártela y despellejarte con ella para que sepas de lo que hablo, pero me resultas más útil así. 

Como Rory había previsto, el hombre había aprendido de su error anterior, de modo que en lugar de esquivar hacia atrás, esquivó hacia un lado. Esto, unido con cierta torpeza momentánea causada por el golpe, hizo que Rory saltara perfectamente por encima suya, pero que el golpe plano errara por poco su objetivo, llegando solo a rasgar el pantalón y rasguñar la piel de la pierna con las puntas de su alabarda.

-La gatita sin orejas me araña la pierna. ¿Querrá jugar? ¿Querrá comida? ¿Sabes qué hago con los gatos callejeros? -Mientras formulaba esta última pregunta, el hombre se giró dejando a Rory a su derecha y empezó a inclinarse hacia su izquierda. -¡Los echo a patadas! -Como un relámpago, el pie del fortachón se disparó desde el suelo directo al pecho de Rory. Por suerte para ella, había previsto un contraataque y se había apartado a tiempo, de modo que la suela de la bota solo golpeó el aire que apenas instantes atrás habían ocupado las costillas de Rory. Al percatarse de que había fallado, tan rápido como había estirado la pierna, la recogió y la devolvió a su lugar en el suelo.

-Escurridiza, sin duda... Seguro que quien te enseñó a pelear te dijo que a los tipos como yo no se les gana siendo más fuerte ni más duro, sino más rápido y más listo. -Dicho esto, desenfundó su espada, que por supuesto era exactamente igual a la que estaba clavada en la pared cerca de Kharfax. -Pues adelante, mocosa. Sé más rápida y más lista que yo.

En ese momento, el trueno que anunciaba que el gatillo de un revólver del clan Kattet había sido pulsado sonó por segunda vez. Ésta vez, la bala no buscaba un objetivo de carne, sino uno de madera. Como no podía ser de otro modo dadas las dimensiones del mueble al que iba dirigido, el disparo no falló. Sin embargo, el resultado no era desde luego el que Kharfax se esperaba. En lugar de impactar contra la madera y astillarla, la bala simplemente se detuvo en seco en cuanto tocó la superficie del armario, para luego caer al suelo como si alguien la hubiera soltado desde ahí en lugar de haber sido disparada. 

Sin dejar de mirar a Rory, el musculoso hombre reaccionó a la pregunta de Kharfax.
-Estás juguetón, ¿eh, Kattet? Primero la tiza y ahora el armario. ¿Que qué hacéis aquí? Dímelo tú. Yo ya te he dicho lo que quiero de ti, pistolero: quiero un duelo. Sí, sí, ya me has matado una vez, pero estaba de espaldas. ¿Qué honor hay en matar a un tipo de espaldas? No te preocupes por la gatita, no volverá a intentar arañarte. Tendría que pasar por encima de mi cadáver. -Con aire divertido, como si acabara de hacer un chiste, señaló con la cabeza al que de hecho era su cadáver. -Bueno, ya me entendéis.  

FDI:
Kharfax, por favor procura interpretar las acciones de tu personaje en el post aparte de ponerlas en el FDI. En este caso no lo he tenido en cuenta porque eran cosas poco importantes, pero en general, ten más cuidado con eso.
Por lo demás, lo típico, si tenéis alguna duda me lo decís :)

_________________


avatar
Rahn

Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 29/01/2015
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Kharfax el Jue Mayo 19, 2016 8:38 pm

KHARFAX


    La muchacha de ahí abajo recibió de lleno el mueble lanzado hacia ella. Una butaca según parecía fuerte y pesada, la cual fue lanzada sin demasiado esfuerzo por el hombre de allí abajo. Kharfax hizo una nota mental de no dejar que se acercara demasiado. La muchacha de orejas de animal ni se inmutó y recibió de lleno el golpe, sin intentar esquivar o protegerse. Aunque parecía dura le sorprendió que siguiera en pie aunque algún daño le había hecho aparentemente, según declaraba el hilillo de sangre en su frente.

    A todo esto, el hombre  seguía en su monólogo. Aparentemente no prestándole atención a Kharfax. Sin dejarlo terminar Kharfax disparó y logró acertar al mueble mientras el hombre le hablaba a la chica, cuyas orejas (que por un momento llegó a pensar que eran reales) se habían desprendido y yacían en el suelo. La bala había surcado el aire y sin lugar a dudas había logrado llegar al armario, sin embargo la bala se detuvo al tocar y no provocó daño alguno.

- Ok, eso es extraño – pensó Kharfax – Debe estar protegida por algún campo de fuerza o debe ser una madera extremadamente fuerte, además de ser capaz para absorver la fuerza del impacto – continuó al observar que la bala ni siquiera rebotó, sino que simplemente cayo sin fuerza al piso.

-        Estás juguetón, ¿eh, Kattet? Primero la tiza y ahora el armario. ¿Que qué hacéis aquí? Dímelo tú. Yo ya te he dicho lo que quiero de ti, pistolero: quiero un duelo. Sí, sí, ya me has matado una vez, pero estaba de espaldas. ¿Qué honor hay en matar a un tipo de espaldas? No te preocupes por la gatita, no volverá a intentar arañarte. Tendría que pasar por encima de mi cadáver

-      ¿Juguetón yo? – Dijo Kharfax - Sí, podrías decir que me estoy un poco aburrido.

¿Por qué habló de la tiza? ¿Estaba jugando con la tiza? Suponía que sí dado que no era muy ducho en dibujar paredes en mitad de una pelea sin razón, a menos que quisiera dibujar un círculo mágico o invocar algo. Y no había ningún ser elemental o nada que lo llevara a hacerlo.

- ¿Qué gatita? – al mirar a la muchacha se dio cuenta. – Bueno, parece que ya se que animal es al fin de cuentas – pensó.

- Querés un duelo, pero estoy encerrado acá – respondió. – Además ¿Cuándo termina el duelo si revives una y otra vez? – Dijo mirando a su alrededor. – Y el honor está en el mismo nivel que encerrar a tu oponente en una jaula y ser capaz de revivir.

Miró a su alrededor, seguía encerrado allí y era hora de salir. Aparentemente el hombre de allí abajo tenía control sobre todo el maldito lugar.

- ¿Por cierto, como dijiste que te llamabas? – dijo – Reconozco que fue bastante grosero dispararte y ni siquiera saber tu nombre.

FDI:
Velocidad 0: 1 acción :
recargar el arma + tratar de salir de la “jaula”
avatar
Kharfax

Mensajes : 114
Fecha de inscripción : 24/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Rory Mercury Emroy el Dom Mayo 22, 2016 7:22 am

La maniobra de Rory no le salió tan bien como esperaba. Logró saltar sobre él y realizar el ataque con el arma, pero no le hizo más que un ligero rasguño. Por su parte, intentó darle una patada a la chica que pudo esquivarla sin mayor problema. Eso no le gustó nada a Rory, parecía que seguía subestimándola ya que intentó darle una patada en vez de usar su espada.

—¿Quieres dejar de jugar? Déjate de tirar cosa y de patadas y lucha de verdad, ¿o en realidad no tienes ni idea de manejar esa espada? Hasta ahora lo único que has hecho es hablar y hablar y presumir, pero no has hecho absolutamente nada y ya has muerto una vez.

En ese momento, recordó que había otra persona en la sala al escuchar el sonido de su arma. Sorprendentemente no le disparó al tipo de la butaca, sino al armario. Rory habría ignorado por completo ese hecho si no fuera porque el mueble no recibió ningún daño, la bala no llegó ni a rozar la madera. Le parecía extraño, ella pensaba que solo era un armario común que el tipo había usado como lugar para revivir, pero luego de ver eso se dio cuenta de que era algo más.

—¿Qué escondes en ese armario? No me gustaría que volvieras a revivir. Es una molestia tener que matarte una y otra vez, así no puedo ofrecer tu alma a Dios. Creo que voy a romperlo antes de matarte de nuevo.

Si la cosa era así, no tenía que molestarse en reducir al tipo sin matarlo, podría simplemente matar al armario y luego destruirlo a él. Rory se puso a correr una vez más, pero esta vez en dirección al armario e ignorando completamente al tipo de la silla, no le importaba lo más mínimo qué es lo que fuera a hacer. La única cosa que podría sugerir que estaba en defensa era que tenía el hacha posicionada de tal forma que se interpusiera entre ella y el tipo de la silla para protegerse de cualquier ataque que le hiciera, pero en realidad hacía eso para no poder verlo y que él se sintiera seguro para hacer lo que quisiera contra ella sin que Rory pudiera enterarse. Nada más lejos de la realidad. Su hacha le daba la capacidad de tener omnisciencia sobre cualquiera que tuviera intenciones hostiles hacia ella, así que no necesitaba lo más mínimo el tenerlo a la vista. Si el tipo se sentía seguro y se acercaba a ella para atacarla, Rory cambiaría repentinamente de posición y haría una oscilación giratoria como contraataque y alejarlo antes de que el tipo llegue siquiera a dañarla, dado que su hacha era mucho más larga que su espada o sus piernas. Aún podía atacarla sin problema si le lanzaba la espada, pero ella confiaba en haber tocado el orgullo de su enemigo después de haber puesto en duda su habilidad, como una chispa para prender toda la ira que tenía acumulada contra la chica.

Una vez que estuviera lo suficientemente cerca del armario no se contendría lo más mínimo. Puede que el mueble fuese capaz de parar una bala, pero le sería más complicado salir impune de un ataque descendiente con su hacha con todas sus fuerzas. Después de ejecutar el ataque, retrocedió un poco y usó su hacha a modo de escudo para protegerse de cualquier posible cosa que pudiese dañarla, ya sea del armario o del propio tipo.

fdi:

Acción 1: Correr al armario con el hacha posicionada de tal forma que aparenta estar protegiéndose y le tapa la vista hacia él + técnica "Segadora rotatoria" como contraataque si el tipo de la silla se acerca lo suficiente a Rory.
Acción 2: Técnica "Erradicadora de Protecciones" sobre el armario + usar el hacha de escudo para bloquear cualquier posible ataque.

_________________
avatar
Rory Mercury Emroy

Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 06/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Rahn el Lun Mayo 30, 2016 2:02 pm

Nada se interpuso en el camino entre Rory y el armario. Lo alcanzó sin dificultades bajo la atenta y algo divertida mirada de su anfitrión en tan particular edificio, y descargó como había planeado todo el poder de su hacha sobre él. Sin embargo, nada parecía salirle bien: ni la provocación de quitarse campo de visión surtió efecto, ni el hacha llegó siquiera a rasguñar la pulida superficie de la madera. Con un efecto similar al que tuvo la bala de Kharfax, Rory pudo sentir su hacha simplemente detenerse en el aire justo antes de la colisión. No notó en sus manos un rebote, ni notó la vibración de una colisión, ni mucho menos notó haberla detenido ella misma. Simplemente, era como si el hacha hubiera perdido de golpe toda la fuerza que llevaba.

Nuestro hombre de la butaca reveló por fin su identidad ante la pregunta de Kharfax.
-Me llamo Fergus, muchacho. Ya creí que no me lo preguntaríais. Pareces un tipo curioso, me extrañaba que no me lo preguntaras. No hace falta que te presentes, ya os conozco a ambos. Un par de vagabundos excepcionalmente armados.

Tras reponer las balas que faltaban en el tambor de su arma, Kharfax se acercó a los barrotes que le separaban del borde de la cornisa, decidido a cruzarlos y salir. Por desgracia para él, estaban mucho más juntos de lo que había calculado, de modo que solo llegó a introducir el brazo izquierdo para acabar con el hombro atascado entre dos barrotes, con el brazo por fuera y el cuerpo por dentro, sintiendo una opresión bastante dolorosa en los huesos del hombro atrapado.

-¡Já! ¿A dónde vas, hijo? Pareces un bebé intentando escapar de su cuna solo para acabar precipitándose al vacío. Esos barrotes no están ahí para encerrarte, idiota. Están para protegerte. Si quieres salir, no tienes más que hacerlo por donde llegaste ahí. Eso sí, mi sugerencia personal es que cuando consigas sacar tu brazo de ahí, te quedes quietecito, bien lejos de esa alabarda. Sé que tienes todo un código moral de pistolero: el honor, duelos, igualdad de condiciones, bla bla bla. No te pido un duelo con honor, ni te pido igualdad de condiciones. 

Ignorando por completo la actitud defensiva de Rory, se echó a andar y pasó de largo hacia la butaca derribada. Al llegar a ella, la puso en pie orientada a sus dos interlocutores y se acomodó en ella, apoyando la punta de su espada en el suelo y el mango contra uno de los brazos del asiento.

-Viendo la de cosas raras que hacéis deduzco que no sois las mentes más brillantes de Terra, pero estoy seguro de que ambos habéis llegado a una conclusión similar. Efectivamente, el lugar que nos rodea no es normal. El edificio cambia aparentemente a placer, -señaló a su propio cadáver, que ya yacía sobre un importante charco de sangre en la arena -los muertos resucitan... Normalmente, cuando traemos gente aquí, no nos interesa que recuerden por qué están aquí. Por suerte para vosotros, ya me han dado permiso para daros algunos detalles.

Al decir eso, el dolor del hombro de Kharfax remitió levemente para dar lugar a un torrente de recuerdos. Recordó las voces que había oído, recordó por qué había marcado en la pared y el efecto que observó, y recordó haberlo olvidado todo. 

-Como nuestro olvidadizo amigo acaba de recordar, nos observan. Saluda, Doc.

Entonces, una de las voces que Kharfax ya conocía, la que se había dirigido a él antes de que perdiera parte de sus recuerdos, habló de nuevo. Ésta vez, sin embargo, la voz se proyectó desde cada rincón del lugar, siendo perfectamente audible para todos.

-Efectivamente. ¿Os acordáis de mí? -Kharfax reconocía esa voz, desde luego, pero Rory también la recordaba. Era la voz del anciano que Rory recordaba que la había observado. Ahora que todos podían oír la voz, notaron sin dificultad que efectivamente pertenecía a un hombre de avanzada edad. -Sé que no recordáis qué hacéis ahí ni cómo llegásteis a esas barcas. Podría devolveros los recuerdos y os prometo que lo haré, pero ahora no sería prudente. Esas rememoraciones tan masivas causan fuertes desequilibrios y confusiones. Los efectos son pasajeros, tranquilos, pero no es conveniente que los paséis ahora. Fergus, cuéntales el resto.

-Encantado, Doc. Veréis, a grandes rasgos, estáis aquí como sparring. Es decir, para entrenarme a mí. Este lugar no es real, por eso pude "resucitar" y por eso no podéis tocar el armario. 

Dicho ésto, se levantó, cogió su espada y empezó a pasear erráticamente por el edificio.

-Entiendo que la situación es muy rara para vosotros, también lo fue para mí las primeras veces. Sí, no sois los primeros que pasan por aquí, y probablemente tampoco los últimos. 

-De hecho, tampoco tenemos nada claro si desmemorizar a los entrenadores es útil o contraproducente. Solemos hacerlo para evitar distracciones, pero nuestro amigo Kattet nos ha demostrado que si traemos a gente curiosa y no solo a luchadores irreflexivos, con perdón, señorita, el efecto es contrario. Tendremos que seguir investigándolo para las próximas veces. Je je, sí, viniendo aquí no solo ayudáis a Fergus a entrenar, sino también a mí a perfeccionar este lugar.

-No podría haberlo dicho mejor. Bien, la situación ahora es la siguiente. Como quizá recordéis -y de hecho, lo recordaron vagamente en cuanto lo mencionó -se os ofreció un pago por vuestros servicios de entrenamiento, por llamarlos de algún modo. He aprendido algunas cosas así que podéis dar vuestro trabajo por hecho si queréis, pero dejadme adivinar. No tenéis un terran ni un lugar donde ir. Sois unos combatientes bastante admirables -dijo mirando con respeto las ornamentadas armas que portaban -y estoy seguro de que podéis hacer mucho más de lo que habéis hecho hasta ahora. ¿Qué decís? ¿Os vais o os quedáis?

-Si os queréis ir, id diciéndomelo, porque sacaros de ahí es tan trabajoso como meteros, así que cuanto antes lo sepa, antes estaréis otra vez en la Terra que conocéis. 


FDI:
Bueno, chicos, un turno largo. Kharfax, tienes el hombro atascado entre dos barrotes. De mismo modo que pudo entrar, puede salir, pero si quieres sacarlo, te va a costar. Eso, por poner acciones sin especificar cómo las haces ;)

El discursito es más bien largo así que podéis hacer lo que queráis mientras hablan, incluyendo interrumpir y preguntar cosas. Eso sí, si intentáis atacaros el uno al otro o atacar a Fergus, oiréis un aviso del aciano en vuestra cabeza y entraréis en Parálisis, pudiendo solo ver, oír y hablar con esfuerzo. Durará hasta el final de la última frase del anciano, sin más consecuencias ni problemas.

Elijáis lo que elijáis la aventura no acabará aquí, podéis estar tranquilos :)
Eso es todo, creo, feliz roleo.

_________________


avatar
Rahn

Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 29/01/2015
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Kharfax el Lun Jun 06, 2016 2:01 pm

KHARFAX

    La chica, ahora sin las orejas de gato, procede a atacar al mueble, pero se detiene en el último momento. ¿O era que había pasado lo mismo que con su bala?

 - Me llamo Fergus, muchacho. Ya creí que no me lo preguntaríais. Pareces un tipo curioso, me extrañaba que no me lo preguntaras. No hace falta que te presentes, ya os conozco a ambos. Un par de vagabundos excepcionalmente armados.

Dijo sin inmutarse ante el ataque de Rory al armario.

-          Hay que ser loco o idiota para llamar vagabundo a alguien de Clan Kattet – digo sonriendo – O alguien con ganas de morir – digo señalando el cadáver que todavía se encontraba en el piso. – En mi pueblo a los vagabundos los llamamos “caminantes”, es un poco más poético creo yo. – digo mientras me encojo de hombros.

Mientras hablo recargo las balas de mi revólver rápidamente. Doy un paso adelante y trato de cruzar entre los barrotes. Ya que la puerta se encontraba seguramente cerrada. Está un poco apretado, pero quizás si me esfuerzo por pasar… Y no, obviamente no voy a ningún lado por aquí. Mi hombro se queda trabado dolorasamente entre los barrotes, dando un espectáculo bastante ridículo.

Procedo a sacar mi hombro de entre los barrotes, no sin cierto esfuerzo. Cuando termino de sacarlo miro hacia abajo y le digo a Fergus, sin darle importancia a sus burlas, pero tomando nota de que la puerta se mantiene abierta:
-  Pensé que en esta habitación cambiante, el primer paso sería que se cerrase la puerta.
Digo mientras me masajeo suavamente el hombro.

-          ¿Entonces que? ¿Te seguimos matando hasta que aprendas a esquivar ataques? – digo con fingida amabilidad.

El hombre sin darle importancia a lo que decía, procedió a levantar la butaca y sentarse en ella. Y comienza a semi explicar lo que ya me imaginaba. Que la habitación cambiaba, por lo menos la locura ya estaba descartada como explicación ante los abruptos movimientos.

Me encontraba masajeando el hombro cuando los recuerdos se agolparon en mi cabeza. Recordaba todo, las voces apagadas, las voces cuando comenzaba a entender, el motivo por el que escribí en la pared. Todo. También me di cuenta de no era normal que olvidara y recordara cosas tan súbitamente, alguien estaba manipulando mi cabeza.
Una voz resonó en la habitación, una voz que respondía al nombre de “Doc.”

Doc, me confirmo que alguien había estado jugando con mi cabeza, cuando nombró lo de “Podría devolveros los recuerdos…”

Fergus procede entonces a explicarnos la situación. Y la verdad, no me gusta nada. ¿Todo esto por un simple entrenamiento?

- ¿Borrarles la memoria a los entrenadores para que se concentren mas? – le respondo – Si los entrenadores necesitan eso para concentrarse entonces no son demasiados buenos… a menos… que estén escondiendo algo más.

- ¿Por qué no me cuentas un poco más “Doc.” – digo en voz alta – ya escuchaste lo que dijo Fergus, no funciono sin información. Así te puedo responder, aunque supongo que si estoy aquí, es que acepté, aunque ya no lo recuerde. ¿No funciona así? Y como seguramente te habré dicho en su momento, no lo voy a creer porque tu me lo digas.

FDI:
FDI: Velocidad 0: 1 Acción
Sacar el cuerpo de los barrotes + intentar que Fergus me de más información.
avatar
Kharfax

Mensajes : 114
Fecha de inscripción : 24/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Rory Mercury Emroy el Vie Jun 10, 2016 9:53 am

Rory pensaba que inevitablemente destrozaría el armario en cuanto lo golpeara, pero nunca llegó a ocurrir. No era como una barrera o un blindaje que hubiera absorbido el golpe, simplemente el hacha perdió toda su energía cinética en un instante. Quedó bastante confusa ante ese hecho, pero al vez que no había conseguido nada, desistió de seguir intentándolo. En su lugar, se dirigió nuevamente hacia el hombre para retomar su estrategia inicial. No le importaba lo más mínimo que se pusiera a hablar cosas que a ella no le importaban, pero por alguna razón de repente no podía moverse.

—¿Qué me has hecho? ¡Suéltame!

Al estar totalmente paralizada sin poder hacer nada, no tuvo más remedio que escuchar lo que tenía que decir el tipo de la butaca. Sus declaraciones resultaron ser bastante reveladoras, pero Rory seguía sin creerse que ella hubiera accedido a tal experimento. No le importaba nada de eso ni lo de hacer dinero. A ella lo único que le interesa es ser la emisaria de Dios, y solo aceptaría algo secundario como hacer dinero si eso no impidiera que recolectara almas, pero no era el caso. Estar allí encerrada atacando a un muñeco digital no tenía ningún atractivo para ella, así que se preguntaba si era verdad que hubiera accedido o solamente la hubieran obligado de alguna forma. Aunque por otra parte, ya le pagarían solo por el hecho de haberlo matado y estar un rato jugando con él, así que ya no tenía ninguna razón para seguir.

—No tengo ningún interés en todo esto. Según vosotros, ya he cumplido mi parte y me dejáis ir, ¿verdad? Ni siquiera es necesario que me devolváis la memoria, solo con que me saquéis y sea libre es suficiente.

Rory no mencionó nada del dinero a propósito, dado que seguramente intentarían convencerla de que siguiera para que le dieran una suma mayor, pero no era algo que a Rory le importara especialmente. Lo que sí le gustaría esa ir a donde estuvieran los implicados de ese proyecto y sacrificarlos a Dios en un mundo no virtual. No, no le gustaría, definitivamente es lo que haría ahora que se le había cruzado esa atractiva idea por su mente. Entrenaría al tipo de la silla en un ambiente donde no tuviera la ventaja de la inmortalidad para enseñarle lo duro que es un combate real.

_________________
avatar
Rory Mercury Emroy

Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 06/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Rahn el Vie Jun 17, 2016 9:15 pm

La desgastada voz que sonaba por toda la habitación reaccionó a las cortantes palabras de Rory con un aire decepcionado, como si el hecho de que deseara irse de aquel lugar le contrariara profundamente.

-Ohhh... Bueno, lo entiendo, habéis cumplido vuestra parte... Es una lástima, sois los entrenadores más prometedores que hemos encontrado en bastante tiempo. En fin, todo lo bueno se acaba. Por favor, entra en el armario. -Al decir estas palabras, las puertas del misterioso armario se abrieron, revelando un interior oscuro y aparentemente vacío. -Meteros ahí es mucho más fácil que sacaros; ese armario es el punto de acceso, por eso es indestructible. Te ruego que tengas un poco de paciencia, el proceso será largo.

-Permítame insistir, señorita Mercury. Como mi compañero sabiamente ha señalado, es usted de lo mejor que nos ha llegado, sería una lástima que nos abandonara tan rápido. Estoy seguro de que podría sernos de gran ayuda, y créanos, sabremos recompensarle.
Esta segunda voz, completamente nueva para Rory, sí que era algo familiar para Kharfax. Era la otra voz que había oído junto con la del anciano cuando llegó a aquel lugar. Era una voz de hombre, de uno notablemente más joven que quien les había hablado hasta aquél momento. Su voz no resonaba limpiamente como la anterior por toda la sala, sino que les llegaba a todos algo distorsionada, como si la oyeran a través de un cristal, pero perfectamente audible.

-Desde luego. -Intervino Fergus. -Y espero que me disculpes por las cosas que he dicho. Tú también, Kattet. Entendedme, os trajimos aquí para que pelearais conmigo, no con un mueble ni entre vosotros, así que necesitaba provocaros. Si os he ofendido, os pido disculpas y lo retiro. -Pronunció estas palabras con una calidez ausente en todo lo hablado hasta aquél momento, intentando dar a entender que hablaba con sinceridad.

Si la solicitud de salida de Rory parecía haber decepcionado o incluso entristecido al anciano que parecía gobernar aquel lugar, la petición de información por parte de Kharfax produjo el efecto contrario.
-¿Que te cuente más? Por supuesto. -Aun no pudiendo verle, se notaba que estaba sonriendo. -Verás...
-El rollo de siempre. -Interrumpió Fergus con aire socarrón, sentándose en su butaca de nuevo con la actitud de quien ha oído mil veces la misma historia.
-Verás. -Retomó el anciano el hilo como si nada. -Supongo que incluso siendo un hombre del desierto, conocerás la Infranet y los Juegos Virtuales. Ya sabes: los luchadores se duermen en una silla, se matan en una pantalla y el último vivo gana un dineral. Todo muy bien, excepto por la parte de matarse. En principio no debería suponer un problema, pero los entrenamientos tienen las mismas reglas que los combates de verdad, y eso plantea el inconveniente de que el aspirante muera antes siquiera de poder participar en el torneo. Y como eres un chico muy listo, supongo que ya sabes a dónde quiero llegar.
Hizo una breve pausa teatral. Parecía estar pasándoselo en grande con la explicación.
Bingo. Te encuentras en una simulación digital. No estás en la Infranet, y lo bueno de eso es que podéis mataros tranquilamente y no os pasará nada, pero lo malo es que hay cosas que no funcionan del todo bien. De ahí que tu truquito de la tiza funcionara. Casi consigo arreglarlo a tiempo, pero tranquilo, lo más probable es que seáis la última remesa de entrenadores desmemorizados así que los siguientes no lo necesitarán. Demasiadas preguntas y demasiado poco combate para nuestros intereses.

El sonido de varios golpes secos y muy seguidos sacó al anciano de su discurso cada vez más divagante. Habían sonado de la misma forma proyectada homogéneamente que las dos voces, pero mucho más lejanos que la voz del hombre joven.

-¿¡Qué diablos pasa!? -Parecía realmente molesto por la interrupción.
-Hay alguien en la puerta -La distorsión que velaba parcialmente esta voz no era suficiente para ocultar el tono de miedo que la acompañaba.
-Que hay alguien en... -Todo el buen humor parecía haber desaparecido de la voz del anciano. En su lugar, se podía notar un enfado más intenso a cada palabra. -Joder, ¿y para qué tienes contratada seguridad? 
-Esa seguridad que tengo contratada -el miedo parecía haber dado paso temporalmente a la indignación. Por un momento, la voz habló con el tono de superioridad frío y agrio característico de los miembros de la alta sociedad. -es la que hace que los plastas de la Eclesia no estén ya aquí dentro reventando tus maquinitas. Desmantela todo, hay que largarse.
-¡Que desmantele todo! ¡Pero si aun tengo a tres...! Oh. -Su enfado fue interrumpido bruscamente por esos segundos de silencio que marcan cuando alguien se acaba de acordar de algo importante.
-Qué coño pasa, Doc. -La socarronería había desaparecido por completo de la voz de Fergus. Lo único que se oía en ella ahora era el mismo miedo que impregnaba la del hombre joven que les hablaba desde el exterior.
-Salid de ahí cagando leches. Todos al armario. ¡Ya!

De repente, durante una fracción de segundo, la visión de Kharfax se nubló. Al recuperarla vio que estaba exactamente en la misma postura y posición que antes, pero trasladado unos cuantos metros hacia abajo, de forma que estaba de pie en el suelo a la misma altura que los otros dos.

-No puedo acercarte más, chico, te toca correr. Yo ahora tengo que concentrarme en que todos acabéis donde debéis. Si esta mierda de... -Siguió refunfuñando en tono ininteligible, más para sí mismo que para quienes le escuchaban.

Aunque el armario era más pequeño que los tres habitantes del edificio juntos, especialmente contando con el tamaño de Fergus, si entraban descubrirían que los tres cabían holgadamente. Fergus se dirigió a su interior directamente sin pensárselo dos veces. En caso de que Rory ya estuviera dentro en ese momento, pronto empezaría a notar cierta somnolencia, cada vez más profunda.

FDI:
Disculpad haber apurado hasta el último momento, he estado bastante liado esta semana.
Puedes estar tranquilo Kharfax, el "teleporte" no te marea ni nada, es más bien como si parpadeas y de repente no estás donde estabas, te desconcierta un poco pero nada más.
Como siempre, preguntad lo que queráis y feliz roleo :)

_________________


avatar
Rahn

Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 29/01/2015
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Kharfax el Mar Jun 21, 2016 8:16 pm

KHARFAX

Las puertas del armario se abren de par en par. Las voces se atropellaban y hablaban y cada una de ellas me sonaba familiar, ya que las había escuchado en mi mente hace poco tiempo.

Fergus procedió entonces a explicarnos que el lugar en el que nos encontrábamos era una simulación, algo no real que sin embargo obedecía ciertas reglas naturales, aunque no todas, según aclaró, dando de ejemplo mi tiza.

Unos golpes se escucharon salidos de ningún lado, al igual que las voces de nuestros desconocidos anfitriones. Estos ruidos aparentemente no estaban dentro del plan, ya que un tono de alarma se instauro en las voces. Según por lo que dejaban entrever alguien se encontraba en el mismo lugar que las voces, lo cual resultaba no solamente inconveniente, sino también inesperado.

De la discusión pude obtener un dato que me resultó de suma importancia, la referencia que hace una de las voces a la Eclecia, aparentemente todo este sistema no está aprobado ni mucho menos tolerado por aquella institución. ¿Porque?

Unos segundos de silencio nos mantienen en vilo, hasta que una frase nos indica que algo malo está pasando... algo muy malo.

-Salid de ahí cagando leches. Todos al armario. ¡Ya!

Me encuentro transportado inesperada e inmediatamente transportado de mi prisión de metal al piso que se encontraba más abajo. A la misma altura que Fergus que ni siquiera me echó una mirada y al de la muchacha con orejas de gato (ex ya que estas todavía se encontraban tiradas en el piso). Ninguno de los dos me prestó la menor atención.

La situación es demasiada irreal como para ponerse a considerar que la salida de esa lugar se encuentra en un armario, el cadaver del hombre al que matamos, la transportación automática, y otras magias me daban a entender que tan loco este lugar era.

La mirada ceñuda de Fergus daba a entender que algo malo estaba pasando o iba a pasar. Sin decir nada, procedo a sacar mi otro revólver. Aunque si como dijeron las voces, me encontraba en una simulación, cuando saliera al mundo real no iba a tener mis revólveres en las manos.

Dejo pasar a Fergus que en un suspiro ingresa en el armario, y dejo pasar a la muchacha de las orejas de gato (si ella muestra reparos ingreso primero, aunque cuidándome de que no me ataque por la espalda).

- Entonces - digo mirando el techo - ¿Vamos a tener problemas a la salida? ¿Hay algo que se olvidaron de contarnos Fergus? Porque no me gusta que me mientan.

Casualmente saco mi segundo revólver, esto bien podía ser una trampa o a la muchacha de las orejas de gato podía agarrarle un ataque dentro del armario. Nunca estaba de más ser precavido. Si cualquiera de las dos cosas pasaban, un infierno de balas se iba a desatar en ese pequeño lugar, aunque ahora que prestaba atención, entraban los tres bastante bien.

avatar
Kharfax

Mensajes : 114
Fecha de inscripción : 24/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Rahn el Dom Jul 10, 2016 2:11 pm

Probablemente debido a la complejidad y profundidad de las palabras de su anciano anfitrión, Rory se quedó quieta en el sitio. No está claro si su mente, siempre centrada en la sangre y el dolor, era incapaz de entender lo que le decían, o si simplemente no se lo creía. En cualquier caso, pareció abandonar toda iniciativa de salir de la simulación.

En su carrera hacia el armario, Fergus pasó de largo de ella, pero tras avanzar dos o tres pasos y comprobar que no se movía, masculló una maldición y retrocedió.
-Niña idiota, nos vas a matar a los tres.
Dicho esto, rodeó el fino cuello de la muchacha con su poderosa mano, levantándola del suelo con un solo brazo, y la llevó consigo al armario. 

Este retraso permitió a Kharfax entrar el primero en el armario. En contraste con la habitación antinaturalmente iluminada, el interior del armario parecía más oscuro de lo que debería, como si a la luz le costara entrar. Podía entrever las paredes, y no tenía que estirar mucho los brazos para tocarlas, pero aun así, de algún modo daba la sensación de que cabrían los tres cómodamente. Y de hecho, cuando Fergus lanzó a Rory al interior como si fuera una muñeca de trapo, pudo apartarse de su trayectoria sin chocarse con nada. Detrás de Rory entró Fergus de un salto, y una vez los tres estuvieron dentro, las puertas se cerraron de golpe, quedando totalmente a oscuras. No tardaron en sentir un sueño muy pesado, pero a pesar de que las fuerzas les abandonaban y las piernas les fallaban, no llegaron a caer al suelo.

Si despertar en una barca en medio del agua les había parecido raro, el lugar donde despertaron esta vez lo era aún más; aunque extrañamente familiar para ellos. Se encontraban en algo a medio camino entre un sótano y una cueva, con toda clase de mesas y estantes repletos de aparatos y libros sin orden aparente. Hacía tiempo que la humedad se había instalado en cada rincón libre, formando aglomeraciones e incluso estalactitas de moho. Una luz blanquecina, probablemente de la luna, se colaba por algunos agujeros en el techo.
Sótano:

Cuando Rory y Kharfax abrieron los ojos, descubrieron que estaban sentados en sillas uno al lado del otro. Kharfax, además, tenía a su otro lado a Fergus, también sentado en una silla y con aire de recién despertado. Frente a ellos, sobre una silla esta vez de ruedas, estaba un anciano que sin duda era el dueño de la voz que les había hablado anteriormente. Tenía los ojos cerrados y una arruga vertical destacada por encima de las demás en su frente, componiendo un gesto de concentración, como si estuviera resolviendo cálculos muy complicados. Sobre su ojo derecho había una lente intercambiable, que parecía estar incrustada en su cara más que colocada sobre ella.
Anciano:

Kharfax, además, vio sobre una mesa algo alejada dos hojas de papel casi idénticas que recordaba haber visto antes. Cada hoja tenía a modo de pisapapeles una bolsa de cuero más bien pequeña pero con pinta de estar muy llena. Aparte de eso, al llevarse las manos a sus bolsillos pudo comprobar con alivio que sus revólveres estaban en sus caderas, su tiza donde la recordaba y su munición intacta. Rory, por su parte, encontró su hacha apoyada contra su silla como un inocente bastón. De hecho, recordaba haberla dejado justo ahí antes de sentarse.

Una vez recibieron una impresión visual de toda la sala, una nueva impresión, esta vez sonora, invadió sus oídos.
-¡Prrrrraaaaac! ¡Socorro! -Se trataba de una voz muy extraña, a la vez muy ronca y muy chillona. Si se giraban a buscar su origen, lo encontrarían con facilidad: se trataba de un loro, que ocupaba una jaula medio oculta entre pilas de libros. -¡Socorro! ¡Me han convertido en loro!

-Pasqal, haz el favor de decirle a tu pájaro que se calle, tenemos problemas más importantes. -Era la misma voz de hombre joven que habían escuchado desde el edificio, pero esta vez, carente de distorsión. El hombre en cuestión estaba detrás suya, asomado a una puerta entreabierta, aparentemente la única de la sala. Por el hueco de la puerta se podían oír sonidos de pelea y gritos. -Fergus, ven, ayúdanos. 

Hombre joven:

-¡Ayudadme! Prrrrrraaaac. ¡Me han convertido en loro!

Como si los incansables gritos de socorro del loro le hubieran despertado, el anciano abrió de golpe los ojos. Se frotó el que tenía libre con los nudillos, colocó una de las lentes intercambiables frente a la que ya le cubría el otro ojo y miró a su alrededor.
-Ve, Fergus, pero por favor, ten cuidado. Hemos llegado muy lejos como para perderte ahora. Héctor, ¿no podrías...?
-Puedo, pero sabes perfectamente que es el último recurso. Bastante mal les caemos ya a esos mojigatos como para darles más motivos. -A pesar de su tono cortante y nervioso, el joven al que el anciano había llamado Héctor no parecía perder la compostura. Se notaba que estaba educado en los modales nobles, y su ropa de buena calidad, en contraste con la suciedad del lugar, le hacía destacar todavía más como un hombre de vida acomodada.

Obedeciendo a la orden, Fergus se levantó pesadamente de su silla y caminó algo inestable hacia la puerta. Parecía que el regreso al mundo real le había mareado un poco. En cuanto se asomó al hueco de la puerta, soltó una maldición por lo bajo.
-Las cosas están calentitas por ahí... ¡Eh, vosotros dos! -Gritó en dirección a Rory y Kharfax -Venid a echad un cable antes de que se nos echen encima.
 
FDI:
Chicos, disculpadme el retraso, tuve un malentendido con Rory (culpa mía) y una serie de imprevistos, como avisé anteayer. En teoría la aventura debería recuperar su ritmo normal a partir de ahora.
En cuanto a la situación, no he descrito la posición precisa de cada cosa para no recargar demasiado el post, pero no hagáis asunciones si queréis interactuar con algo de la sala, preguntadme antes. A rasgos generales, estáis en una fila de tres sillas orientadas hacia el fondo de la sala, donde está el anciano. El loro está a vuestra derecha y la puerta y el joven detrás vuestra.

_________________


avatar
Rahn

Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 29/01/2015
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Kharfax el Mar Jul 12, 2016 4:08 pm

KHARFAX

Abro los ojos y ya no me encuentro ni en la playa, ni en la casa de la playa, ni dentro del armario. El olor a humedad y encierro asalta mi nariz mientras mis ojos se acostumbran a la iluminación del lugar. Unos ladrillos desgastados y antiguos forman las paredes y se observan libros y aparatos extraños por doquier.
A mi izquierda se encontraba la muchacha con las orejas de gato, pero esta vez las tenía colocadas en su cabeza. A mi derecha se encontraba Fergus, pestañando como si recién se hubiera despertado.

- Aunque quizás probablemente así sea – pienso observando el aparato en el que estoy sentado – ¿Entrenar en realidad virtual? ¿Porque no hacerlo en la vida real?

Apoyo mis pies en el frio suelo de ese lugar, y mis ojos se encuentran con un anciano en silla de ruedas el cual permanecía con los ojos cerrados, sin duda durmiendo o por lo menos demasiado hundido en su pensamiento.

Me levanto en silencio y miro a mi alrededor, el aire frio y la débil luz de la luna se filtraba por un agujero de la pared y el polvo bailaba en el. El piso de piedra sonaba a medida que daba unos pasos posando mi mirada en los distintos aparatos y anotaciones que se encontraban desperdigados por aquí y por allá.

Arriba de una mesa se encontraban los papeles, ¿Eran contratos? ¿O eran testamentos? Casi seguro que eran contratos, ya que lo que estaba arriba no podía ser otra cosa que una bolsita de oro. De hecho era muy posible que estos sean SUS contratos, el mío y el de la chica con las orejas de gato.

- Como si necesitara oro – musito por lo bajo – sin embargo tomo una de las bolsitas mientras la agita en dirección a Fergus, a modo de hacerlo saber que la está tomando. Nunca estaba de mas tener un plan B y una bolsa de oro era bueno si un día estaba a punto de desfallecer de hambre.

El loro grita su saludo entre los polvorientos libros, clamando por ayuda. Pasqal era su nombre, si uno se dejaba guiar por el hombre encarado en la puerta. Este se encontraba en la puerta sacando su cabeza por la misma. Detrás de él ruidos de lucha y pelea entraban al laboratorio subterráneo.

-Fergus, ven, ayúdanos. – Dijo simplemente


Finalmente, el anciano parece haber despertado con el ruido de la pelea e insta al fortachón de Fergus a ayudar. Fergus se levanta tambaleante y nos pide ayuda, no de la mejor manera, pero supongo que a él le resulta difícil pedirla, estoy empezando a creer que le cuesta todo tipo de interacción humana no violenta.

En silencio me levanto y camino calmadamente mientras me acerco a la puerta. Saco mi revolver y compruebo que todo esté en orden, con el revólver del Clan Kattet me acerco a la puerta. El ruido va aumentando a medida que me voy acercando y el hombre llamado Hector

- Hector, ¿no? – digo acercándome. – Quizás tendría usted la amabilidad de explicarme quienes son los intrusos y porqué habría que repelerlos. Me presentaría, pero tengo que la impresión de que ya lo hemos hecho. – continúo haciendo girar el tambor de mi arma.

Off: No se si cuentan como acciones, pero… cualquier cosa avísame y modifico Knox, es que no sabía que cosa merecía la pena que tome una acción
Velocidad 0= 1 acción= mirar hacia afuera y observar lo que está sucediendo y pedirle a hector una explicación rápida + agarrar la bolsita de camino.
avatar
Kharfax

Mensajes : 114
Fecha de inscripción : 24/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Rory Mercury Emroy el Vie Jul 15, 2016 7:24 am

—¿Gué te grees que gaces? ¡Suégtame!—gritó Rory mientras forcejeaba con Fergus porque la estaba ahorcando.

Su demanda fue cumplida, pero no de la forma que habría querido. Fergus simplemente lanzó a Rory al armario como si fuera poco más que un saco de patatas.

—¿¡Quieres que te mate de nuevo!?—se quejó por el trato que estaba recibiendo. No pudo seguir hablando porque en ese momento perdió la voz, el cuerpo y la consciencia.

Cuando se despertó, se encontró sentada en una silla conectada en alguna clase de máquina maligna. A su izquierda estaba el pistolero que había visto dentro de esa realidad falsa. Más allá estaba también sentado el que debía de ser Fergus, quien parecía haber despertado mucho antes que ellos. Frente a Rory se encontraba lo que a ella le parecía un viejo decrépito que se negaba a morir. En su cara tenía unas cuantas lentes extrañas que Rory no podía alcanzar a vislumbrar su función.

Observó el ambiente en el que se encontraba pero no le encontraba mucho sentido. Por una parte parecía una cueva sucia y putrefacta que usaría cualquier animal como refugio, pero por otra estaba llena de libros y cachivaches que parecían muy caros y sofisticados, como la propia silla en la que se encontraba. Lo primero que hizo al levantarse de la silla fue ir directa a recoger su hacha, no quería estar lejos de ella por nada del mundo.

—A ver, ¿cuál es el problema? No siento ninguna lucha cercana. Como que me estuvieras tomando el pelo...—se quejó con los brazos cruzados. En ese momento, escuchó lo que parecía ser un animal entre los libros, un ave de algún tipo—Hum, ¿un loro?—se acercó a la jaula y observó detenidamente al animal que estaba en su interior—¿Eres comestible? Con eso de la pérdida de memoria no sé cuando ha sido la última vez que he comido—dijo con total tranquilidad a pesar de la situación. Si se estresara cada vez que fuera a tener una lucha, habría perdido la cordura hace mucho tiempo.

En ese momento escucha a otra persona proveniente de la puerta. Era la misma voz que había escuchado dentro de la realidad falsa y pedía ayuda. Mientras tanto, el loro seguía quejándose de su miserable vida.

—No te preocupes lorito, en cuanto acabe con esto volveré y te freiré bien para acabar con tu sufrimiento—dijo Rory mientras miraba con ojos hambrientos al loro.

Luego de tener la agradable plática con el loro, cogió una de las bolsas de monedas que le correspondía de la mesa y se dirigió a la salida a erradicar al enemigo. Pensó que debían de ser muy valientes si se atrevían a atacar una cueva en la que descansaba plácidamente un oso feroz. Rory escuchó como Kharfax preguntaba quién eran los intrusos, pero a ella no le importaba. Eran sus enemigos y habían venido a molestarla, era todo lo que necesitaba saber.

—Apartad si no queréis formar parte de la puerta—dijo a Kharfax y Fergus que se encontraban mirando al exterior como unos ratoncillos asustados detrás de la puerta. Luego, dio un golpe contundente a la puerta con su hacha para abrirla y salió al exterior—¡A ver! Quienes son los que han venido a molestar—dijo mientras miraba tranquila a su alrededor en busca de los intrusos, acostumbrada por la rutina de buscar siempre almas que recolectar. Sin embargo, estaba preparada para protegerse si salía alguien a atacarla repentinamente.


fdi:

Acción 1: Recoger el hacha + dirigirse a la puerta.
Acción 2: Abrir la puerta de un golpe + protegerse con el hacha de cualquier acción hostil hacia ella.

_________________
avatar
Rory Mercury Emroy

Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 06/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Rahn el Vie Jul 22, 2016 5:12 pm

El anciano de la silla, identificado por Héctor como Pasqal, sonrió con aprobación cuando Kharfax y Rory tomaron sus bolsitas de la mesa. Si la inspeccionaban, encontrarían en su interior 2 Terrans de plata y 50 de cobre, razón de que la bolsa abultara tanto. En cambio, le contrarió mucho el saludo que dedicó a su loro.
-Señorita, por favor, deje en paz al pobre Rahn. -Era perfectamente consciente de que Rory no le prestaba atención, pero el cariño que sentía por su loro le obligaba a protestar. -Es un loro muy especial, un poco bromista, desde luego, pero si tiene hambre, le suministraremos comida mucho mejor de lo que pudiera sacar de él cuando acabe con esa gente. -Dijo haciendo un gesto vago hacia la puerta a la que ya se dirigía la muchacha.

¡Praaaac! ¡No me comas! ¡Me han convertido en loro! -Ratificó Rahn, que parecía entender muy bien las intenciones de Rory.
Rahn:

Héctor apenas saludó con un gesto de la cabeza a Kharfax cuando éste llegó a la puerta. No despegaba sus ojos de lo que había al otro lado.
Sí, puedes llamarme Héctor, hijo. Pareces un tipo listo, así que no deberías necesitar explicaciones. Fíjate en donde estamos: ¿tu crees que si lo que hacemos aquí fuera legal, lo haríamos aquí? No, la Eclesia lleva ya algún tiempo buscando este agujero... y lo acaba de encontrar.

En ese momento, Héctor empezó a jadear con pesadez y a relamerse los labios. Por primera vez desde que le habían visto se despegó de la puerta, justo a tiempo para evitar ser abatido por esta tras haber sido propulsada por Rory. Fergus sí que recibió el impacto, pero ni se inmutó. Una vez a una cierta distancia de la puerta, medio atacado de temblores, Héctor extrajo de un bolsillo una petaca y bebió con ansia de ella sin derramar ni una gota, lo cual pareció calmarle por completo.

El salto a ciegas de Rory hacia el peligro y lo desconocido resultó ser mucho menos espectacular de lo que se esperaba. Su grito de batalla hizo eco en un corredor vacío, de la misma apariencia terrosa y excavada a mano de la habitación de la que venía; y su hacha en posición defensiva solo la protegió de una leve brisa de aire que venía del túnel. Unos metros por delante suya el corredor giraba a la izquierda, y en la pared que formaba la curva se proyectaba una luz, sombras de personas peleando y alguna salpicadura de sangre. En respuesta al eco de su grito recibió el eco de los que peleaban fuera de su vista.
¡Dejadnos pasar, en nombre de la Eclesia! ¡Argh! -A juzgar por ese último grito, quien había dicho esas palabras acababa de morir. Rory, experta en formas de matar y en sus síntomas, reconoció en ese sonido el atragantamiento típico de quien acaba de ser apuñalado en el cuello.
Joder, ¡se lo ha cargado! ¡Pide refuerzos!

-Héctor...
-No, Pasqal, por última vez. Aún están lejos, estoy seguro de que saldremos de ésta.
-Tú dirás por donde, porque no es que yo esté para escapar corriendo.
-No, ¡pero podrías echar un cable! Tanto Héctor y tanto Héctor, haz algo tú, hombre.

Quienes estuvieran mirando hacia dentro del túnel verían en ese instante a un hombre golpearse contra la pared que les quedaba a la vista, como si hubiera salido despedido desde la zona que les quedaba oculta. Su armadura desgastada y su pelo blanco indicaban que no pertenecía a la Eclesia sino a la escolta del grupo. Parecía tener una edad bastante avanzada para su profesión, y el golpe que dio su espalda contra la pared le dejó derribado en el suelo; pero a pesar de todo se apoyó en la punta de su espada, se levantó y volvió a la refriega.

-Hm, sí, Rascow parece un poco desbordado. -Dijo Pasqal desde su silla, como si pudiera ver lo que estaba pasando. -Le echaré un cable, veamos... -Si alguno estaba mirando hacia el interior de la sala en lugar de hacia la acción en el pasillo, vería a Pasqal cambiar la lente de su ojo por otra, para acto seguido cerrar ambos ojos y componer un gesto de concentración. Kharfax, además, pudo percibir un cierto impulso de carácter mágico emanando del anciano y dirigiéndose en línea recta, sin colisionar con nada ni nadie, hacia donde presumiblemente ocurría la pelea. Apenas un par de segundos después un chorro de sangre salpicó en la pared del pasillo, seguido por el ajado mercenario al que Pasqal había llamado Rascow; esta vez, a pie. Retrocedió lo justo para asomarse y gritar hacia la puerta.
-¿Os divertís? ¡Venid a ayudarme, coño, que son muchos! ¡Doc, ojo, que han ido a por más! -Su armadura estaba cubierta de sangre tanto propia como ajena, y su espada goteaba también sangre.

Pasqal reaccionó al aviso solo asintiendo levemente, pero Fergus desenvainó su espada y cruzó el umbral para unirse a Rascow en la pelea.

FDI:
Pues aquí lleváis, a ver qué pasa ahora. Como siempre, si no os queda clara la distribución espacial, MP :)
EDIT:
Edito el primer párrafo para cambiar un detalle sobre la bolsa de monedas de Rory, que había escrito que no la cogía cuando en realidad sí. Todo el resto del post queda intacto.


Última edición por Rahn el Vie Jul 22, 2016 7:13 pm, editado 1 vez

_________________


avatar
Rahn

Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 29/01/2015
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Aventura inicial] "El campeón de la arena". [Ojo de Dioses, 16 de Mayo - 898 d.G.]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.