Versión de juego 1.1.1: The Curseblood Plague
VOTAA!!
¡¡¡A VOTAR!!!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FOROS HERMANOS
FOROS HERMANOS

AFILIADOS ELITE
AFILIADOS ELITE

Magic World War, 2036
AFILIADOS
AFILIADOS NORMALES


Crear foro
Parallel Hearts {PH Rol}
Mejores posteadores
Crick (2533)
 
Señor de Terra (1301)
 
Dezba Wakanda (720)
 
Lugor Jumther G. (592)
 
Enkei (578)
 
Rath Wraylan (481)
 
Maximilian Stenkerk (440)
 
Sarah Raynore (431)
 
Kalen Otero (370)
 
Ederat (364)
 


[AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Publicar nuevo tema   Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Crick el Lun Mar 02, 2015 11:57 pm

bueno, en unos días Lugor/ licandra o una de sus multiples personalidades posteara el primer post y despues debereis postear vosotras siguiendo sus indicaciones. portaros bien y divertiros. para cualquier duda o disputa me avisais, aunque estare vigilando ^_^

copipaste no jutsu al canto!


Última edición por Crick el Mar Mar 03, 2015 2:28 pm, editado 1 vez

_________________
avatar
Crick

Mensajes : 2533
Fecha de inscripción : 15/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Lugor Jumther G. el Dom Mar 08, 2015 11:40 pm

JOSHUA REDFIELD

En la Ciudad Central de Kerfel todo anda con normalidad, como es costumbre, la tranquilidad se respira en el aire, la nobleza y refinación se nota en cada esquina, las mujeres visten atuendos elegantes y a la vez incomodos, las estructuras pretenden decir cuánto se ha invertido en su construcción y con el sol resplandecen casi como si fuesen de oro, las calles todas llenas de su luz, parecen nuevas, la limpieza es tal que una moneda se notaría a simple vista, y en ellas solo se escuchan saludos con educación y un tráfico sereno.

Apenas está entrando la tarde y cada lugar visitable en la ciudad comienza a estar ocupado cada vez más, los poco visitados en la mañana comienzan a recibir su clientela habitual, entre estos establecimientos vespertino se encuentran las tabernas, lugares en los que todo el que necesite un momento de relajación, olvidarse de asuntos de carga pesada y hacer negocios, encontrara un espacio conforme para la ocasión y uno de los predilectos es la “Taberna del Buen Noble”, Lugar acogedor, con un ambiente no muy sobrio ni muy rudimentario, como algunos dicen, es el punto medio entre la moneda y el suelo, casi se olvida en este lugar la clase social de cada quien. Además es visitado regularmente por personas que afuera de la taberna no son muy bien vistas, personas que andan en busca de algo cada vez más valioso en este mundo:  información fiable.

Joshua Redfield  había atendido una corazonada sobre esta ciudad y ya dirigiéndose a ella desde el anillo exterior,  terminó en el “Buen Noble” siguiendo sus oídos, es que por casi casualidad en su paso por el anillo exterior alcanzó escuchar sobre los rumores de este lugar tan concurrido, que por su naturaleza se presta para dar a conocer rumores que tienen por costumbre no estar lejos de la realidad, además escuchó que algún hombre millonario de la ciudad central de Kerfel, ofrece una jugosa recompensa por la recuperación de su amada sobrina, y la captura de quien la secuestro. Además se tiene entendido que quien escucha con atención y hacer las preguntas adecuadas con los incentivos adecuados se podrá acceder a la información producida en este Lugar.



RAHN & DALOS

Verdes, llanas y serenas, así las amplias tierras de las afueras de Kerfel, las llanuras, le daban la bienvenida a los hermanos fallen, quienes buscaban alejarse de su hogar en Albor. Un árbol enorme y frondoso les hacía de anfitrión, invitándolos a tomar cobijo bajo sus sombra, sin preocupación de perseguidores, ni matones, los invitaba a reposar sobre sus raíces olvidando que son fugitivos. Más a lo lejos, no demasiado se podría observar el anillo exterior de la ciudad de Kerfel, un lugar apacible y callado, guarnecido por un bajo muro de trigo que era balanceado por el viento, quien delicado soplaba en dirección a los campos de cultivos como invitando la entrada. Los campesinos tan apacibles como su hogar y lugar de trabajo, concentrados aran y cosechan la tierra, con la devoción y pasión que lo haría cualquiera que depende de su fruto, los animales pastan ignorando a los pocos niños que juegan a su alrededor, haciendo rima poética con el golpeteo de la hoz y el viento chocando contra lo poco que le opone resistencia. En una canción, un trovador diría: “la vida parece buena en este lugar”. Muy al fondo de este paraíso una imponente muralla se irgue, no se escapa al ojo del extranjero, no se oculta del invasor, pero para el habitante común, quien la ve desde que nace hasta hacer una rutina su vida, parece no importarle, están demasiado acostumbrados a ella, es parte de su paisaje, es parte de su vida, en un ataque desprevenido los que no deban el diezmo mensual se salvaran, no consiguiendo oposición para la entrada a ella. Trovador canta: “El tiempo pasa lento en este sitio, parece que nunca pasara nada más interesante que el nacimiento de un animal de granja, pero ya eso siempre pasa”.

Mientras los hermanos Rahn y Dalos deciden si entrar o no al anillo exterior y tal vez llegar hasta la ciudad central, un gemido de dolor interrumpió la mágica monotonía de aquel lugar, los campesinos más cercanos, pocos en realidad, al notar lo que ocurre dejaron sus labores para esconderse en sus hogares, la hoz calló al suelo, los niños vieron interrumpidos sus juegos, los animales de granja se apartaron, el viento continuo soplando. Detrás del muro de maíz una figura frágil, pequeña y blanca se aproxima con tropezones hacia los hermanos, un niño tal vez, arrastra con angustia la pierna derecha y con ambas manos la obliga a moverse. Tal vez Dalos no lo puede notar desde la distancia, pero su hermano con la ayuda de una de sus aves cercanas al evento podría distinguir a una joven mujer escurriendo sangre desde la pierna aparentemente herida. Su rostro mostraba un solo objetivo, alejarse de lo que sea que quiere alejarse. Más atrás otra figura femenina de tamaño similar corre, esta se ve más sana, corre sin problemas y con energía, cada vez está más cerca de la primera figura y parece gritar un NO, como negándose al infortunado y definitivo final, un destello rojo se encendió y apago en su cabeza, siseando como pez fresco cayendo en aceite caliente, la sangre salpico el suelo, el viento se llevó un poco hacia su dirección, el cuerpo inmóvil golpeó al suelo y el silencio del paraíso se apoderó.

FDI:
Muchachos la espera ha terminado, aquí el primer post, por ser el primer post tienen libertad plena de narrar lo que hacían hasta llegar al puntos que los he puesto.
-Si no me equivoco, el tiempo de posteo para ustedes será cada 7 días desde mi último posteo.
-Yo posteare en los próximos 7 días después que el ultimo de ustedes postee
-Cualquier duda, un Mp a Crick o a mí y le aclararemos
-Recuerden que Redfield no conoce a los hermanos y viceversa
avatar
Lugor Jumther G.

Mensajes : 592
Fecha de inscripción : 20/06/2013
Edad : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Rahn el Mar Mar 10, 2015 11:34 am

En cuanto el bosque empezó a encoger a nuestras espaldas y las piernas de Rahn empezaron a flaquearle tras horas corriendo, comprendió que tenía que montar también a lomos del ikrax, aunque la carga extra lo ralentizara. No había dormido nada esa noche, por supuesto, y si se desmayaba y perdía el control sobre el animal salvaje que cargaba con el cuerpo ya no tan inconsciente de su hermano, el plumífero que tan dócilmente les estaba ayudando a huir de su hogar podía ponerse realmente agresivo. Llegando a esta conclusión, detuvo a la improvisada montura, empujó a Dalos lomo arriba y se sentó detrás suya. El pájaro continuó entonces su marcha obedientemente, siempre hacia el sur, mientras el joven fallen reflexionaba qué haría con su hermano y con su vida.

Cuando Dalos despertó, hubo dos cosas que le llamaron la atención. Primero, que el paisaje arbolado que le había rodeado toda su vida había desaparecido para dar paso a una planicie que le incomodaba. Y segundo, que su hermano mayor, que tanto le quería, acaba de cruzarle la cara de un guantazo. Estaba recostado sobre el flanco de un ikrax salvaje que reposaba echado en el suelo, sin duda bajo el control de Rahn, que paseaba impaciente de un lado a otro. También vio un gorrión posado frente a él, que le miraba fijamente. En cuanto cruzó su mirada con el animalillo, éste ladeó la cabeza y Rahn se volvió hacia él.

-Mira, Dalos. Ésta es la situación. Has matado a un conciudadano nuestro. Te doy toda la razón en que era un imbécil, pero la ley fallen es inflexible respecto al asesinato. Nos quieren vivos o muertos. No vamos a volver a Albor. Jamás.  -En ese momento tanto el ikrax como el gorrión emitieron un gemido lastimero, causado por la proyección de sentimientos tan intensa que recibían del fallen que en ese momento ocupaba sus mentes - Mientras te haces a la idea de la vida de fugitivo que nos has conseguido, te invito a que me expliques qué le hiciste al desgraciado de Roy, y sobre todo, cómo lo hiciste.


-Yo... ¿Yo hice qué? -Los recuerdos de Dalos eran muy confusos. Agua... Roy burlándose de Rahn... Águilas... El río... Poco a poco su memoria se iba asentando, y no era capaz de creer lo que veía en sus recuerdos- Pero... no es posible. No quería cargarme a ese imbécil, pero de repente el río se levantó... Era como si me obedeciera, igual que estos bichos hacen contigo -dijo, señalando con un gesto al ikrax y al gorrión, que se había encaramado al hombro de Rahn, sin dejar de mirarle. Se puso en pie dificultosamente, frotándose la cabeza con una mano mientras dejaba caer casualmente la otra sobre su cantimplora, que colgaba a su costado. En ese momento notó algo que podría describir como una energía o tensión que le llamaba desde dentro. Podía sentir el agua calmada pero expectante dentro de su recipiente, como si esperara una orden pacientemente. Probó a destapar el tapón y casi con sólo pensar en que pasaría, le bastó para hacer que el agua saliera del recipiente y quedara flotando ante él como si la gravedad no le afectara. Maravillado, empezó a mover sus manos en el aire y a moldearla, dejando que una sonrisa se fuera dibujando en su rostro. No notó que sus ojos y su marca de nacimiento estaban brillando de nuevo, pero Rahn sí.

-Bien, me conformaré con eso como explicación, supongo. Parece ser que no voy a ser el único especial de la familia, después de todo. - Murmuró más para sí mismo que para Dalos, que hacía rato que no le hacía caso. Metió la mano en un bolsillo, sacó un trozo de pan duro y otro de carne cruda, y se los dio respectivamente al gorrión y al ikrax, que los aceptaron con entusiasmo. A éste último, además, dio la orden de alejarse en línea recta hasta quedar fuera del alcance de su mente. Necesitaba dormir, y no quería tener un ikrax salvaje y desorientado cerca mientras tanto. Con ayuda del sol se orientó, ubicó el sur e indicó a su hermano Dalos que tenían que continuar. En cuanto las autoridades fallen descubrieran lo ocurrido y ataran cabos, enviarían gente en su búsqueda, y tenían que poner toda la tierra de por medio que pudieran ahora que era posible. Ya se vislumbraba, a vista de gorrión, una ciudad amurallada, que a juzgar por los mapas que habían estudiado en la escuela, tenía que ser Kerfel. A medio camino había un árbol grande y frondoso, con una densa sombra que parecía tener la palabra siesta escrita en letras de oro. 

FDI:
Bien, hasta aquí la parte entre el final de nuestra historia y el principio del tema. Damos esta parte por resuelta. Todas las acciones de Dalos que narro aquí las he puesto con su acuerdo, y a partir de ahora interpretaré en primera persona. Partiré de la base de que ha pasado más o menos una hora entre que llegamos al árbol y que empieza el tema, durante la cual hemos estado sencillamente durmiendo y descansando sin más.
 

No tuve un descanso muy reponedor. Tuve sueños agitados de guardianes fallen, ríos revueltos y de mis padres llorando nuestra desaparición y preocupados por nosotros. Ya éramos mayorcitos para irnos de casa, pero era muy comprensible que estuvieran inquietos por nuestro futuro, y yo también lo estaba. Especialmente por Dalos, que con sólo 18 años ya era un convicto. Tomé en ese momento la firme resolución de protegerle, y de asegurarme de que nada le pasaba. Sabía que a efectos legales tenía que pagar por sus crímenes, pero eso tendría que ser por encima de mi cadáver. Me puse en pie para desentumecer mis articulaciones, estirándolas y retorciéndolas como sólo un fallen puede hacerlo. Y era realmente reconfortante. 

Lo que no era nada reconfortante es el grito que oí justo en ese momento. Pude ubicar el origen del sonido a oído, localicé un purgabueyes que merodeaba entre las bestias que pastaban por ahí cerca, y entre en su mente casi instintivamente para ver qué estaba pasando. Y lo que vi no me gustó nada.

Sangre. Mucha. Todas las alarmas se encendieron en mi cabeza. ¿Nos habían encontrado las autoridades? Sin perder tiempo, encontré un mirlo que andaba picoteando los frutos del árbol que nos daba cobijo, le ordené que dejara lo que estaba haciendo y que bajara. Cuando se posó en mi hombro, le hice girar la cabeza hacia Dalos, que estaba mirando fijamente la escena que tenía lugar en la distancia, pero sano y salvo. Volví a concentrarme en el purgabueyes, y siguió dándome malas noticias: no había una víctima sino dos, y la segunda había sido derribada después de un grito desgarrador. Todo ser vivo consciente había huido de la zona salvo mi pájaro, que seguía fielmente de pie entre la hierba y los cultivos contemplando la escena. No creía que corriera ningún peligro, pero lo hice elevarse en el aire varios metros para tener una visión más periférica de la zona y hacerme a la idea de la situación. Mientras se elevaba, comprendí que Dalos, a quien conocía como desde que nació, no tardaría ni un segundo en lanzarse de cabeza y sin pensar para ayudar a las mujeres. Podía ser una trampa de alguien que nos persiguiera, y no iba a permitir que se pusiera en peligro.

-No te muevas. Reconoceré el terreno. Puede ser una trampa.  -No estaba muy seguro de que fuera a hacerme caso, pero era lo máximo que podía hacer. Ésta vez no contaba con águilas que le derribaran en caso de que quisiera hacer una locura, y en un forcejeo físico me ganaría en un abrir y cerrar de ojos. Hiciera lo que hiciera, tendría que estar preparado para reaccionar rápido. Volví a centrarme en el purgabueyes, que ya tenía una altura considerable y sobrevolaba la escena, y procuré comprender qué estaba pasando.

FDI:
No es un post demasiado largo, pero así me ha quedado. Por cierto, el purgabueyes es el típico pájaro que se posa encima de las vacas y animales así para picotear los parásitos y bichos que tengan en el pelo. Lo digo porque sé que según la zona, tienen nombres distintos. Si hace falta algo más, como dar un desglose detallado de las acciones del turno, decídmelo para casos futuros :)
avatar
Rahn

Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 29/01/2015
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Dalos el Mar Mar 10, 2015 5:43 pm

Un grito repentino acabó con mi apacible sueño. Tardé un par de segundos en incorporarme y poder vislumbrar, con dificultad, lo que parecía ser una persona en la distancia. Rahn parecía alterado pero no me contó nada de lo que pasaba. Seguidamente, escuché un disparo y observé atónito como una persona, algo más lejana a la primera, de cuya presencia aún no me había percatado caía al suelo como si de un montón de paja en el campo de trigo se tratase. Aún estaba agotado y me dolía la cabeza pero traté de ponerme en pie.

-No te muevas. Reconoceré el terreno. Puede ser una trampa. Esas fueron las palabras que salieron de la boca de Rahn. Pero, ¿Una trampa?, ¿De quién? Dudaba mucho de que los Fallen nos hubieran puesto en busca y captura tan rápido y aunque así fuera no creo que las noticias hubieran llegado a tal velocidad a, ¿Cómo había llamado Rahn a la ciudad? ¿Kerfel? La geografía nunca había sido lo mío aunque si mal no recordaba había oido hablar de ésta ciudad antes. Se comentaba que tenía unas apacibles calles y un nivel de vida muy elevado. Ésto hacía aún más sospechosa la escena que acababa de presenciar.


Sabía que no podía quedarme de brazos cruzados tras ver como alguien, muy probablemente, acababa de morir y puede que la otra persona fuera la siguiente. Definitivamente no iba a quedarme ahí mirando como mataban a una persona sin más. Una persona había muerto hacía menos de un día en mis manos. No iba a dejar que otra muriese sin motivo aparente. Pero, ¿Y que había de Rahn? Mi hermano había dejado toda su vida atrás solo para protegerme y yo iba a lanzarme así, sin más. ¿Y si realmente era una trampa o simplemente recibía una bala perdida? No. Tenía que dejar de pensar y actuar en ese mismo instante. Seguro que Rahn sabría perdonarme. Al fin y al cabo no lo hacía por egoísmo; Realmente quería ayudar a esa persona. Me dispuse a echarle un ojo a la cantimplora para dar un trago y salir corriendo y me dí cuenta de que no lo necesitaba, que Podía sentir cuánta agua descansaba en su interior. 
-Por un momento me había olvidado de ésta...cosa del agua o como se llame. Apenas había tenido un rato para explorar ese extraño poder pero desde luego aquel no era el momento. Bueno. Habrá que improvisar como pueda. Me dije a mi mismo y acto seguido eché a correr hacia la persona con la pierna herida, dándome cuenta, mientras me acercaba, que se trataba de una mujer.

FDI:

Tal vez me ha quedado cortete pero nunca antes había roleado y no estoy aún seguro de como debería llevar esto. En cualquier caso mi personaje es bastante impulsivo así que es normal que no piense demasiado antes de lanzarse y describir lo que pasa tras eso me parece que está a juicio del master.

Dalos

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 04/02/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Lugor Jumther G. el Vie Mar 20, 2015 6:00 pm

RAHN & DALOS

Sistema CG-900:
Objetivo secundario-2: Eliminado
Objetivo principal: Herido
Capacidad de escape: Nula
Protocolo de captura: Activado
Objetivo de captura: Objetivo principal
Velocidad: Mantene
r

El sonido del cuerpo cayendo después del siseo del láser en la nuca, la chica solo aceleró el paso, su instinto de supervivencia le impidió volverse para ver lo que realmente había pasado a pocos metros atrás, el frio de la muerte cercana le recorrió la espalda y casi pudo dar dos pasos como si no le doliera la pierna, el terror que siente es abrumador.

Dalos, se abalanza en una corrida para ayudar a la chica no se imagina con lo que se encontrara. Su hermano es el primero en verlo, una maquina o un hombre o ambas cosas o tal vez ninguna de las dos, pero de lo que si puede estar seguro es que está tiene un objetivo fijado. Su atención está concentrada en la chica de la pierna herida, y está implícito que no permitirá que nada ni nadie se interfiera. Rahn trata de advertirle a su hermano del peligro pero el segundo, cada vez más cerca, no se imagina lo que tendrá al  frente: Un humano mitad máquina, frio y distante, con abolladuras, cables y mangueras expulsando chispas y fluidos amarillo y rojo, todo indicaba que al menos un contratiempo este ser había tenido, ¿Quién o qué se lo causó? ¿Una o las dos chicas? Y ¿Por qué?

La chica continuó corriendo hasta que Dalos se interpuso en su camino, el susto no fue de juegos, la chica dio por sentado que este Fallen estaba detrás de ella con ayuda de aquel que la hirió, así que mientras grita desesperada por verse atrapada, cayó sentada en el suelo y sin perder tiempo giró atrás su cabeza para ver a su perseguidor más cerca, cuando puso sus manos en el suelo para levantarse la tenue luz roja apuntó la nuca de la chica, parecía que se le hubiese adherido, pues aunque ella se alzó abruptamente seguía apuntándola justo en el mismo lugar. El cañón, frio he inerte se prepara para darle fin a  la vida de su presa, ella resuelve continuar con el intento desesperado de huida, piensa en esquivar y alejarse de Dalos pasándole por un lado.

Lo siguiente pasara tan repentino y fugaz, tan fugaz como la tenue luz roja que en instantes pasa a verse como una línea más viva, dispuesta a atravesar la blanda carne de la chica. El cañón del cyborg dejo escapar un haz después de una explosión,  el mismo siseo, un grito, sangre y acompañando la caída del cuerpo al suelo el arma del cyborg cayó desbaratada. El perseguidor giró ciento ochenta grados su cabeza hacia atrás.
sistema CG-900:
Identificar: Roder Aftun
Objetivo Secundario-1: Encontrado
Objetivo Primario: inconsciente-Herido
Capacidad de escape: 60%
Protocolo de exterminio: Activado
Objetivo de exterminio: Objetivo Secundario-1
Estado de avería de unidad CG-900: 62%

-Esa cosa infernal no volverá a robar más vidas… Ahora continúas tú…- haciendo referencia al arma laser del Cyborg, haciendo antesala a lo siguiente ocurrido una voz llena de furia advierte.

-Ro-del Af-tun Tus-Di-as de-cri-minal ter-mina-ran hoy- Con voz fría y robótica el cybor articula pausadamente amenazas contra Roder Aftun.

-No “viejito”, tus días de esclavo serán los que terminen hoy- Con tono jocoso y amenazante a la vez, replica Roder. Este hombre, un Norgon, con un corte de cabello peculiar, o bien dicho, le hace falta un gran corte de cabello pues este abundante, negro y enmarañado parece un sombrero esférico. El hombre alzó un mazo delgado pero de apariencia férrea, apunto al rostro de cyborg y gritó  -¡Al suelo!-El hombre no esperó confirmación de a quienes iba dirigida la voz de advertencia y soltó un swing  que se dirigía directo a la cara del cyborg, pero este bloqueó el golpe con su brazo, el impacto terminó en una explosión de corto alcance que tiró atrás al Norgon y el cyborg se fue de tropezones a su lado izquierdo.

-Estado de avería de unidad CG-900: 55% -

-¡Con que aun te quedan ganas, ¿he?!- Dijo Roder mientras se levantaba.

-¡Ahora me vez!-El norgon saca de su boca el tabaco que lleva fumando y sopló un poco de humo, que lo envolvió rápidamente -¡Ahora no me vez!- Desapareció o eso parece, el cyorg comenzó a escanear toda la zona frente a él, solo planicie y aire, no había nada más, cuando se propuso escanear su zona posterior, Rahn y dalos vieron lo que se le avecinaba al cazador de la chica, un impacto en directamente a la cabeza apago sus sistemas, la explosión de nuevo arrojo a Roder atrás, cayendo justo al lado de Dalos. El cyborg golpeo el suelo como una roca pesada y se detuvo.

-¿!Como esta, se encuentra con vida aun!?- El Norgon pregunta a dalos, mostrando preocupación por la chica, se arrojó al suelo he hizo a un lado el largo cabello negro de la chica para revisar la herida, la cual gracias a su oportuna intervención fue producida en el hombro y no en la cabeza como el cyborg deseaba, pero de igual forma la herida en la blanquecina piel de la chica era de precaución. –Un momento- Dijo Roder al notar algo en el cuello de la chica inconsciente –"Abuela, encontre al conejo", ¿con que aquí la ocultabas he?- Entonces rió y apretó los puños en señal de victoria. Arranco del cuello de la chica una cadena con un colgante  y se la guardo en la chaqueta tan rápido que Dalos solo pudo ver el movimiento pero no vio que acción le precedió.

-Bien “viejito”, si te la quieres quedar bien por ti, está un poco machacada, pero nada que no componga un médico, ve a Kerfel y llévala pronto- Le decía Roder a Dalos mientras se levantaba y se estiraba como relajado – ¡Auch!- Se llevó las manos a un costado a causa delas las heridas dejadas por los encuentros con el cyborg.
-Yo siendo tú, tendría cuidado, esta chica no tiene buenos amigos en Kerfel- dijo mientras pateaba sin mucha fuerza la cabeza del Cyborg. Y así comenzó a caminar en dirección al anillo exterior de kerfel.
JOSHUA REDFIELD

El “Buen Noble” le hacía justicia a su reputación, no muy sobrio ni muy rudimentario, un punto medio donde las personas iban a relajarse un poco y a liberarse de cargas sociales. Al lugar comenzaba a llegar algunos clientes, en su mayoría hombres, y en unas pocas mesas mujeres con sus respectivas parejas. Cuando Joshua entró a la taberna, casi nadie se percató de su presencia, pero sí el cantinero, sus años en este trabajo le han permitido crear en su memorias una base de datos de rostros, los más asiduos al lugar y los que vienes unas veces más que otras.

-¿Que va tomar caballero?- preguntó al distante Joshua que se sentaba en la barra.

-Así que viene por la recompensa ¿he?-

-No se asuste, todos aquí saben un poco de alguien y usted no será la excepción- dijo algo divertido el cantinero.

-Y como es de suponerse todos saben de la famosa recompensa que ofrecen por traer la sobrina del Sr Guolfesp- Se acercó mientras le susurraba y le picaba el ojo.

-Y se de buena fuente que su rostro e snuevo por aquí- le decia mientras apuntaba a su cabeza

-Ah, ese Sr “Golpes” no ha hecho más que traer alboroto a este lugar, con solo tres semanas aquí y la ciudad ha perdido su tranquilidad, es un loco- Detrás de la pared a espaldas del cantinero salió una hermosa chica que no dejaba de criticar al famoso Sr. Guolfesp.

-Loren, calla, y su nombre es Guolfesp, no nos queremos meter en problemas con gente importante ¿verdad?-

-¿Pero padre, quien colecciona Piedras? Es que no has visto el suelo, si yo me decidiera a coleccionar rocas llenaría la taberna con miles de todas las formas y colore.- alzando las manos y casi gritando, luego baja la voz y su expresión se ensombrece -Pobre Sr. Lois, no se merecía que le sacasen de su hogar para que este hombre satisfaga su loca necesidad “Pedrofila”-

-Loren, nadie sacó a nadie de su casa a la fuerza, El Sr. Lois y Guolfesp llegaron a un mutuo acuerdo, fue un negocio circular-

-Redondo, papá, redondo, se dice negocio redondo- Corrige la hija al padre.

-El tal “Golpes” se aprovechó de la amenaza de banca rota que asechaba al Sr. Lois, eso no es justo-

-Muchas cosas no son justas Niña, ve atrás, continua con tu trabajo quiero esos platos relucientes-

-Padre te toca a ti limpiar los platos sucios- Cruzando los brazos y poniendo mala cara

-Lo ves, la vida no es justa, ve y lava los platos, es una orden- Recio el cantinero le hablo a su hija, quien se retiró murmurando.

-Disculpe Sr. Estos jóvenes de hoy son muy irrespetuosos… Desea algo más-
FDI:
Muchachos aquí está el segundo Post, ya terminó el plazo de espera para joshua y a partir de aquí lo dejare sentado en la taberna hasta que decida regresar o bien dicho, comenzar.
Rahn te falto agregar tu FDI hiciste dos sub acciones que conforman una acción, tenlo en cuenta para el próximo post: si tienen dudas al respecto de los FDI diríjanse al apartado: Índice del juego> Claves del Juego>Sistema de Combate y Estados Alterados y/o pregunten a los master.
Cualquier duda sobre el post preguntar por Mp o por la taberna

Edit:
Cyborg CG-900:
Roder Aftun:
Rita:
FDI:
1.-Todas estas imágenes son referenciales, los Npc que hasta ahora he mencionado y que represento con estas imágenes no son meramente como se ven aquí.
2.-Cualquier pregunta o duda que sus Pj tengan y quieran hacérselas a Roder, lo pueden hacer.
avatar
Lugor Jumther G.

Mensajes : 592
Fecha de inscripción : 20/06/2013
Edad : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Rahn el Mar Mar 24, 2015 5:18 pm

FDI:

Disculpa por lo de las acciones del post anterior. Aquí las tienes:

  • Sub-acción 1: controlar al purgabueyes usando mi pasiva
  • Sub-acción 2: Uso la técnica "Echadme un cable!" para hacer volar al purgabueyes.

Dicho lo cual sigo con la trama.

Todo pasó a extrema velocidad. Con mi perspectiva privilegiada gracias al pájaro que observaba toda la zona para mí, pude ver con el corazón en un puño cómo Dalos se lanzaba, tan inconsciente como siempre, hacia el peligro, y la pelea que mantuvieron en norgon y el cyborg. Aunque estaba algo lejos, me fui acercando poco a poco. Verte en tercera persona te da la ventaja de saber mantenerte lejos del peligro, pero aún así mantuve en todo momento mis nervios en tensión por si le pasaba algo a mi hermano, que estaba en una situación bastante más comprometida.

Cuando el cyborg por fin cayó al suelo, aumenté el ritmo con el que me acercaba a la escena, arrasada por dos explosiones, sin perder la cautela: no estaba claro que el norgon no fuera a emprenderla con nosotros después de reventar al robot. Sin embargo, no parecía interesarse lo más mínimo por nosotros, y dedicó toda su atención a la chica. Pude oír claramente lo que murmuró para sí mismo al manipular algo en el cuello de la chica; pero mi pájaro, que ya bajaba, aún estaba lejos y no pudo ver qué pasaba.

-Dalos, ¿estás loco? ese cyborg podría haberte disparado a ti, ten más cuidado... - Le dije en cuanto llegué a su lado. No era mi intención ponerme plasta con él, y no hay duda de que otros asuntos más urgentes, como una chica desconocida desangrándose a nuestros pies, reclamaban nuestra atención. Anoté mentalmente echarle la bronca en otro momento y procuré concentrarme. Casi inconscientemente estiré el brazo, porque mi pájaro estaba tan solo a un metro de mí, y le ofrecí mi manga para que se apoyara. Le hice enfocar a la chica, que presentaba dos feas heridas en la pierna y en el hombro. Ni mi hermano ni yo teníamos conocimientos en medicina remotamente parecidos a los necesarios para arreglar algo así. 

En ese momento recordé un asunto que había relegado al segundo plano en mi cabeza: el norgon. El robot le había llamado Rodel Aftun. Iba andando por los pastos ahora desérticos en dirección a Kerfel, con el arma apoyada en el hombro y aire distraído como si el asunto no fuera con él. 

-¡Eh! ¡Norgon! Te llamas Rodel, ¿verdad? ¿Qué ha sido todo esto? -  Le grité mientras corría hacia él. Caí en la cuenta de que mi repentina carrera podía sonar a persecución, así que relajé el paso y eché mano de todos mis encantos. 
-Oye, mi hermano y yo no queremos problemas, bastante liados estamos ya. ¿Qué quería ese bicho? ¿Quién es esa chica? -  No quería resultar inquisitivo, ni mucho menos molestarle hasta el punto de tener que vérmelas con el palo tan temible que llevaba, pero necesitábamos información.

Dejar a la chica muriéndose en el campo era una elección que prefería evitar tomar, pero Rodel nos había dejado bien claro que no era bienvenida en Kerfel, ciudad que era a su vez su única esperanza de salir con vida de este asunto. Quería ayudarle, pero no iba a hacerlo si eso atraía a las autoridades: teníamos que permanecer ocultos a toda costa.

Los problemas se nos acumulaban: el estrépito de la pelea atraería a los guardias de Kerfel y a los campesinos, así que había que largarse de ahí cuanto antes. Dejando a la chica ahí nos liberaríamos de ese problema, y quizá un alma caritativa la encontrara antes que sus enemigos y la ayudara, pero prefería no correr ese riesgo. En cualquier caso, no iba a tomar ninguna decisión antes de tener una idea más clara de lo que estaba pasando, y sólo el norgon podía ayudarme en eso. Mantuve la mirada del pájaro fija en él y las orejas muy erguidas y abiertas, para detectar cualquier amenaza audible que se nos acercara, como por ejemplo el ruido de las botas de los vigilantes de Kerfel, o quizá los refuerzos del cyborg abatido por Rodel...

FDI:
Bien, este es mi post para este turno. Mis acciones serían, esencialmente, andar hasta donde está la chica herida y de ahí hacia Rodel, quedando a medio camino entre ambos. Si falta algo, dímelo :D


Última edición por Rahn el Mar Mar 24, 2015 5:26 pm, editado 1 vez (Razón : Le di a Enviar en vez de Previsualizar antes de tenerlo listo.)
avatar
Rahn

Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 29/01/2015
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Dalos el Sáb Mar 28, 2015 5:25 pm

Todo había ocurrido tan rápido que no había tenido tiempo a reaccionar. Una pequeña mancha de sangre me había llegado al ojo tras el disparo del cyborg a la chica y me había perdido la mitad de la escena tratando de limparlo. Cuando por fin conseguí ver algo, un extraño había aparecido de la nada delante de mis narices y golpeó al medio robot con una gran maza. Acto seguido murmuró algo extraño y se guardó algo en el bolsillo. Después de aconsejarme sobre la chica, se marchó y vi como Rahn lo perseguía en busca de respuestas. Todo aquello era muy confuso pero no tenía tiempo de ir yo tambien tras el misterioso tipo. Ya se encargaría de eso Rahn. En ese momento mi prioridad era una chica desangrándose y que requería de asistencia médica urgente. Lo más normal sería llevarla al médico más cercano pero, según parecía, la chica no gozaba de buena fama en la ciudad. Tal vez no estuviera en mis plenas facultades pero no me hacía falta para saber que en nuestra condición no nos convenía llamar mucho la atención.
-Piensa Dalos piensa...- La herida de la pierna no parecía ser demasiado grave pero por el hombro la sangre salía a borbotones. Por suerte ninguna zona vital había sido afectada. -Tengo que parar el sangrado como sea. Y agua. Esta chica tiene que beber algo urgentemente o acabará deshidratada. Tanteé la cantimplora y con un rápido movimiento desprendí el tapón y vertí lentamente el agua sobre sus labios mientras sujetaba con la otra mano su cabeza para se tragase el agua y no se ahogara. Acto seguido, me quité la camiseta y la desgarré en dos trozos que anudé en su hombro y pierna.
Vale, con ésto será suficiente por un rato. Pero ahora necesito más agua para poder limpiarle las heridas un poco. Y no creo que con el agua de la cantimplora haya bastado para darle de beber. Creo que es un buen momento para comprobar qué puedo hacer con éstos nuevos poderes. Me concentré todo lo que pude. Si había logrado sentir facilmente el agua en la camtimplora, tal vez pueda encontrar agua cerca. Al fin y al cabo, estábamos en medio de unos cultivos. Algún sistema de riego tenía que haber. Cerré los ojos y tuve una sensación muy placentera. Como cuando estas desiento tras quedarte dormido con la boca abierta y hundes la cabeza en un recipiente de agua y bebes hasta saciarte. Sentía unas pequeñas voces que me llamaban desde muchos sitios. Unas más fuerte que otras. Me concentré en la que parecía más cercana. 100 metros a mi izquierda. Sentí como me tendían una mano. La cogí y tire de ella hacia mi. Cuando abrí los ojos observé como una bola de agua se movía hacia mí desde la misma dirección desde donde oi la voz. Era una cantidad considerable. ¿10, 15 litros tal vez? nunca imaginé que podría atraer con tanta facilidad el agua hacia mi. Si podía hacer eso, ¿quien sabe que más cosas podría hacer? De todas formas no había tiempo de pensar en ello. Ahora necesitaba ocultar a la chica. Llamaba demasiado la atención en mitad del campo. Tal vez un buen lugar para estar sería bajo el árbol donde estábamos antes. Levanté a la chica con cuidado e intenté mantener la concentración para llevar conmigo el agua hasta el árbol. Me movía lentamente y con dificultad. No todos los días lleva uno encima una chica inconsciente mientras intenta concentrarse en hacer flotar suficiente agua como para beber durante días.
Una vez bajo el árbol, coloqué a la chica con la espalda inclinada contra el árbol y le quité las improvisadas vendas. Aparté la vista un momento de la chica, e intenté distribuir el agua. La dividí en tres partes. Estaba impresionado con la facilidad con la que el agua respondía a mis peticiones. Usé una pequeña parte para limpiar las vendas. Otra parte, bajo mi orden, fluyó hacia dentro de la cantimplora. El resto del agua la acerqué lentamente a la chica. Antes de comenzar a limpiarle las heridas, necesitaba dejarlas al descubierto. Desgarré timidamente las ropas de la chica intentando no destapar más de lo que intentaba. No me había dado cuenta hasta ese momento pero parecía muy joven y atractiva. Agité la cabeza como para quitarme cualquier idea que estuviera fuera de lugar y comencé a vertir agua lenta y suavemente por las heridas. Una vez había quitado toda la tierra y sangre de alrededor, escurrí las vendas y volví a colocarlas en su lugar, Acto seguido, agarré la tela que había cogido de la ropa de la chica, la mojé, y se la coloqué en la frente intentando imitar la funcionalidad de un paño mojado, en caso de que la chica enfermara. Por último, deslicé el agua restante por sus labios y me senté a respirar y pensar durante un momento.
-Ahora necesitaría algo en caso de que las heridas se infectaran. Al menos he hecho lo que he podido pero o Rahn o yo tendremos que ir a la ciudad a por medicinas. Necesitaba avisar a Rahn pero no quería moverme de donde estaba para no dejar sola a la chica así que le avisé gritando a riesgo de llamar la atención de algún campesino cercano. De todas formas, que importaba ya. Con los disparos ya habrán estado más que alerta.-¡Rahn, deja a ese tipo y ven! ¡Necesitamos medicinas o no podremos hacer nada por esta de aquí!

FDI:

Mis acciones para el turno son casi todas referentes a mi pasiva así que no estoy seguro de si cuentan o no para anotarlas. También he movido a la chica hasta el árbol.

Dalos

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 04/02/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Lugor Jumther G. el Dom Mar 29, 2015 9:22 pm

-Rodel, Rode... que ya está de tantas confusiones con mi nombre, viejo, me llaman Roder, con “R” al final, pero si se te hace muy difícil, llámame Afro, Afro Tunder es mi mote- Le responde Roder fastidiado.

-¿Sabes Viejito? todo por aquí tiene un precio, incluso la información- Mientras gira hacia Rahn con un deje de interés en sus ojos ocultos debajo de las gafas rojas.

-No han hecho nada para obtener las respuestas de gratis- Aspira el tabaco y libera el humo después de una corta pausa. Algunos Campesinos comenzaron a asomarse después de la repentina calma.

-Sin embargo, me siento generoso hoy, las cosas van bien, sabes… para mí- Apunta con el tabaco en mano a la chica mientras Dalos la llevaba hacia el arbol para atender sus heridas.

-Y reconozco que les estoy dejando un paquete grande- Manteniendo la mirada en la chica y Dalos.

Y sin más rodeo habla –Ella tenía algo que le pertenece a alguien, este alguien la quería a ella y a ese algo, pero ahora ella esta… bueno allí- Se refiere a la chica como si de algún objeto roto he inservible se tratase y afirmando sus intenciones de abandonarla a su suerte.

-Pero hay alguien más que dice que ese algo le pertenece y mandó a este patético esclavo tecnológico a recuperar lo que dice ser suyo- Escupió en dirección al Cyborg.

-Ese alguien más ya debe saber que su juguete es chatarra, y saber quién fue y quienes estaban cerca cuando sucedió- Señaló a Rahn – Y ya tiene dos razonas más para desear ver mi melena en el suelo-

Aspira de nuevo el tabaco y después de una pausa, sin previo aviso, arroja el humo en la cara de Rahn y mientras este toce y dispersaba el humo, Roder se acerca mucho y respira el humo en el aire –Oh ya veo, el Hombre pájaro…- Se rió -Que curiosa habilidad ¿Y él como se llama, Vengador?- Haciendo referencia a Dalos.

-Hablando de él, como que ya encontró novia, que tierno… Ahí se las dejo- Roder da la media vuelta y sin ocultar su arma se disponía a marcharse, pero en ese mismo momento, divisó algo acercarse a él con gran velocidad. – ¡Míralo!, “abuela, llego el tío bueno… y con malas noticias”- Dijo en voz baja pero lo suficiente como para que Rahn lo escuchase. Una “bola” peluda negra sale de entre los sembradíos emitiendo un sonido peculiar, sin aviso alguno se abalanza sobre Roder –Jojoi, ¿cómo estas amigo mío, que te trae tan preocupado?- Un simio de pelaje negro, pequeño pero enérgico, parecía feliz y a la vez preocupado.

-Ya, ya, tranquilo, a ver, toma, “date con furia viejito” y cálmate- le extiende el tabaco al simio y le convida a que fume un poco para calmarse. El simio acepta la invitación, aspira cual fumador  experimentado. Y antes de que lo liberase, Roder le hizo una petición algo extraña –A ver, dame el humo y veré que pasa- El simio le arroja el humo en la cara y Roder lo aspira con aparente gusto, después de una corta pausa, expulsa el aire junto al humo inhalado – ¿Con que esas tenemos he?- Se hizo el enterado de algo preocupante.

-Hey, hermano mayor, tienen… bueno, tenemos problemas, la cosa es que Dr. Yoryo y yo nos movemos como uno, ustedes y la chica serán un lastre, así que adiós, suerte, viejito- En ese mismo instante el Dr. Yoryo se arroja desde los brazo de Roder al suelo y comienza a hacer ruidos y dar saltos apuntando a los hermanos Fallen y a la chica.

-¿Pero qué estás diciendo?, eso no es posible, nos retrasaran… no, no, no, es inaceptable- Dr. Yoryo y Roder parecen discrepar en algo, hasta que todo señaló que  el simio había ganado el debate –¡Arg! está bien, si tú lo dices… pero si lo que dices de la chica no funciona los dejamos, que quede claro viejito-

-Ey Hombre pájaro, este es mi amigo el Dr. Yoryo, confió en el más que en mi abuela- Se acerca a Rahn como para contarle un secreto –Que ella no se entere ¿He?-

-Viejito, esto es lo que sucede: Las tropas de la ciudad vienen en camino, oh y son muchas, creo que una legión, si un gran número de soldados según lo que me dice el Dr. Yoryo. Esto es peligroso, no me quiero ver involucrado en un asesinato o en dos si deciden dejar a la chica a su suerte. Así que yo me esfumaría y lo digo literalmente, pero “Pepe mono” me está forzando a que… mmm, sí, eso, les alquile mis servicio, por una módica suma de tres mil Terrans les ayudare a esconderse y los guiare hasta un médico en Kerfel sin que se vean envueltos en problemas… si, en problemas – Con apuró Roder les ofrece ayuda no gratuita.

-Esas son mis condiciones para ayudarlos- El Dr. Yoyo no parecía muy contento pero sin embargo no se muestra tan alterado como antes.

-Sí no aceptan, bien, arréglenselas ustedes solos, Dr. Yoryo y yo sabemos bien como arreglárnosla – El simio comienza a señalar a la chica y se dirige hacia ella gritando y saltando frenéticamente, parecía que fuese a atacarla.

-Ey Yoryo calma, si, si, solo déjame terminar de cerrar el negocio y hago lo que quieres- El simio asintió impaciente.

Si Rahn acepta la oferta de Roder, tendrán que esconderse primero, he ir a donde el Norgon los guie. Pero si rechaza la ayuda, las consecuencias serán insospechadas.

FDI:
Rahn la próxima vez, antes de editar el post después de publicarlo debes avisar y plantear cual es la razón y te diremos si es o no aceptable la edición. Sí, indicas que editaste, pero no me consta, por favor evita repetirlo.

Procuren publicar dentro del tiempo límite, si no pueden por favor avisen antes y si no les da tiempo por lo menos excúsense, después de publicar (Lo pueden hacer en el FDI), recuerden que no están solos en la aventura. Saludos y feliz roleo=)
avatar
Lugor Jumther G.

Mensajes : 592
Fecha de inscripción : 20/06/2013
Edad : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Rahn el Vie Abr 03, 2015 1:57 pm

¿Pero quién se había creído que era este Roder? Su cigarro parecía tener unas propiedades muy curiosas, como lo de hacer una nube de humo o comunicarse con su mono, pero lo de echarme el humo a la cara estaba totalmente fuera de lugar. 

Aunque francamente, había algo que atrajo en ese momento mi atención con más fuerza que el norgon, su cigarro, o su mono: mi hermano. Estaba, literalmente, haciendo malabares con el agua, moviéndola en el aire a su antojo para arreglar un poco a la víctima del montón de chatarra humeante que tenía al lado. Su marca de nacimiento y sus ojos volvían a brillar, como aquella noche...

Estas observaciones no me habían distraído de lo que me comentaba el tal Roder, ni de la discusión que mantenía con el tal Dr. Yoryo (¿doctor? ¿un mono?). Pretendía dejarnos tirados con la chica en mitad del campo a menos que le pagáramos tres monedas de oro, por sus "servicios". ¿Servicios? Parecía dudoso en su ofrecimiento, y estaba claro que sólo lo hacía porque el mono, a quien al parecer yo había caído bien, se lo pedía con mucha insistencia. Lo cierto es que no teníamos mucho más remedio que confiar en él, pues nuestra única alternativa era quedar a campo abierto con una chica gravemente herida y bajo la curiosa mirada de los campesinos que ya empezaban a asomarse a la escena. Cualquiera de ellos podría dar la alarma en cualquier momento, así que teníamos que salir de allí. 

Mis orejas, que en ese momento estaban orientadas al norgon para no perder detalle de lo que me decía, giraron instintivamente hacia atrás cuando captaron la voz de Dalos desde el árbol que nos daba cobijo apenas unos instantes atrás. ¿Que dejara a este tipo? Hermano, totalmente de acuerdo con lo de que la chica necesita atención médica, pero mantengamos la cabeza fría, pensé. "Este tipo" nos ha salvado de una buena.

-¡Ven tú! Deja ahí a esa chica, no irá a ninguna parte y lo mejor que podemos hacer por ella de momento es dejarla descansar. Estate tranquilo, no le quitaré ojo de encima - Dicho lo cual, escogí al azar uno de los muchos pájaros que canturreaban en el árbol, ajenos a la violenta escena que acababa de pasar a apenas unos metros de sus nidos. Resultó ser un mirlo hembra, que en ese momento andaba algo ocupada vigilando su nido, lleno de huevos. No sin cierto remordimiento, le ordené que los dejara estar por el momento, y dedicara su atención a la chica inconsciente que dormitaba junto al tronco de su árbol. Recibí una respuesta de su cerebro simple parecida a la contrariedad, pero no opuso resistencia y bajó obedientemente. Una vez al lado de la chica y de Dalos, que aún no se había movido, le dije que si alguien aparte de Dalos o yo mismo se acercaba a ella, o si se despertaba o le pasara algo, me avisara. Dejé una pequeña parte de mi conciencia atenta al mirlo: piaría con estridencia y la sensación de alerta en su cerebro saltaría si nuestra protegida estaba en peligro. No me preocupaba demasiado su nido: había muchos otros pájaros en el árbol y no había depredadores cerca. 

Todo esto, naturalmente, no me tomó demasiado tiempo, el diálogo con los pájaros siempre era muy fluido y directo. Cuando terminé mi negociación con éste último, dediqué mi atención a otra negociación mucho más delicada e importante: el precio de la ayuda de Roder. Realmente no estábamos mal de dinero, entre Dalos y yo teníamos una suma razonable como para permitirnos gastar 3.000 Terrans para salvar nuestra precaria posición y la aún más precaria posición de la chica, pero la cuestión era: ¿queríamos realmente gastarnos tanto dinero? Regateando corríamos el riesgo de que decidiera ignorarnos y marcharse con su mono, además de que no quería permanecer en ese campo más de lo estrictamente necesario. Lo mejor sería esperar a hablarlo con Dalos y tomar la decisión entre los dos. Enfoqué con los ojos del purgabueyes, que había trepado a mi hombro, al norgon que fumaba despreocupadamente delante mía, con su propio animal en su hombro.


FDI:

Disculpa por lo del edit. Pensé en avisarlo, pero no creí que fuera necesario porque simplemente había colgado el post sin terminar al darle a "Enviar" en vez de "Previsualizar". En cualquier caso, lo tendré en cuenta a partir de ahora.
Respecto a mis acciones, son las mismas que cuando lo del purgabueyes: localizar al mirlo y hacerle bajar a vigilar a la chica. 
avatar
Rahn

Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 29/01/2015
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Dalos el Dom Abr 05, 2015 4:27 pm

Me levanté con pesadez del suelo y fui hacia donde se encontraba Rahn, echando una ojeada cada poco hacia el árbol. La escena que se había formado alrededor de mi hermano era, cuanto menos, extraña. No sabía que era ese extraño mono y por qué hacía tanto ruido y señalaba tanto. Teorías extrañas surcaban mi cabeza intentando comprender la situación pero nada parecía lógico. De todas formas si Rahn podía comunicarse con los pájaros, tal vez ese Roder fuese capaz de hacer lo mismo con simios. Una vez llegué, Rahn se apresuró a contarme nuestra situación.

Parecía bastante arriesgado aceptar la oferta de alguien que acabábamos de conocer y más aun si ese alguien pretendía, en primer lugar, dejarnos allí sin más con la chica. ¿Por qué ese mono querría ayudarnos a nosotros y a la chica?¿Y por qué narices Roder le llamaba doctor? En fin, nuestras opciones eran o dejar que Roder nos ayudase o intentar salvar a la chica por nuestra cuenta. Obviamente ni se me pasó por la cabeza la opción de dejarla ahí tirada y hacer como si nada. Ya había decidido que no iba a dejarla morir.

Al parecer teníamos dinero suficiente para pagarle y no pasar hambre durante un tiempo pero nadie nos daba la garantía de que si las cosas se ponían feas, Roder no saldría corriendo y nos dejaría a nosotros con el marrón. De todas formas habría que arriesgarse o las cosas podría salir bastante mal. Miré fijamente a Rahn esperando algún indicio de aprobación. No quería precipitarme con una respuesta. Rahn sonrío y asintió con la cabeza. -Está bien. Vamos a depositar nuestra confianza en ti.- Me acerqué a Roder y le miré a los ojos. -Espero que no nos traiciones.-


Volví al árbol mientras Rahn y Roder parecían discutir detalles. Me aseguré de llevar la cantimplora conmigo y cogí con cuidado a la chica. Parecía tener mejor aspecto que antes pero aún estaba inconsciente. Una vez me aseguré de que no dejaba nada allí, comencé a andar con cuidado hacia Rahn de nuevo y con no mucha confianza depositada aun en Roder. Si algo salía mal tenía que estar alerta. De todas formas Roder había salvado a la chica antes pero por su actitud parecía más que quisiera algo de ella a que apreciase su vida. No me sentaba nada bien lo engreído que era. Me recordaba a cierto matón imbécil que había asesinado por accidente la noche anterior. No era momento de ponerse a pensar en ello. Lo mejor era ayudar a aquella chica rápido y pensar cuándo encontrase algun momento de tranquilidad. Cuando llegué con Rahn y Roder de nuevo, me planté delante de Roder otra vez. -Ayudanos a salvarla, por favor.-


FDI:

Todas las acciones que realiza Rahn durante este turno mio, han sido acordadas previamente entre los dos para que no den lugar a ningún problema.

Dalos

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 04/02/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Lugor Jumther G. el Dom Abr 26, 2015 7:05 am

 Los hermanos Fallen aceptaron con recelo el trato que Roder les ofreció y Dalos se lo hizo saber -Ey, ey, tranquilo viejito, cuando Roder hace un trato, lo cumple… a menos que muera antes o que dicho trato tenga que ver con cierta chica amante del alboroto… eso complica las cosas, si…- Tal reflexión le provocó una mueca de desagrado. Entonces puso su atención en la chica.

-A ver, a ver “acua-doc”, revisemos que han hecho tú y tu sorprendente “aguado-control” – en tono burlesco Roder hace referencia a los misteriosos poderes de agua de Dalos, mantiene el paso hacia la chica y Dr. Yoryo lo siguió con entusiasmo –A ver Chica Rita, ¿Qué “cariños” te hizo tu nuevo novio?-

-Oh, sí que haz hecho un buen trabajo limpiando y vendando sus heridas, será suficiente para detener la hemorragia. Ahora… según “Pepe mono”  es mi turno de tomar parte en el asunto- Lo último no le hizo mucha gracia.

Roder colgó su mazo de acero en su espalda, y cargó a la chica contra su pecho –Bueno viejitos, ya es hora de irnos- Las señales de Yoryo fueron exageradas y alarmantes, avisaba de la cercanía de la guardia de Kerfel.

-“Por la negrura de mi abuela”, esto se pondrá muy feo, vamos dúo extraño, alejémonos pronto de aquí- Dr. Yoryo se fue sin aviso hacia los casi distinguible cuatro guardias que se acercaban y Roder con chica cargada se apresuró a correr en dirección a un grupo de casas enfiladas con callejones entre ellas tan largos como las casas y de ancho no más de un metro.

-Dejen al "Dr. loco" hacer lo que mejor sabe hacer... eso, locuras- Mientras los soldados eran distraídos por el Dr. Yoryo, Roder guiaba a los hermanos hacia un buey atado a una máquina de arado oxidada y embarrada, un par de campesinos observaron los movimientos del trio con la chica a cuestas y al notar que llegaban los guardias se asustaron, intuyendo que las cosas se pondrían peor por allí, entonces se escondieron dentro de sus rudimentarias casa.

Roder continuó con la huida y se desplazó hasta la casa más próxima. Un dolor a un costado le hizo trastabillar, le recordó la herida que le hizo el cyborg hace unas horas.

Los guardias casi logran matar al pequeño mono y este entendió que debía retirarse, entonces pudieron llegar hasta el lugar de los acontecimientos, una escena nada común y algo desconcertante, un humanoide despidiendo chispas y fluidos verdes, amarillos y negros, y un cuerpo femenino prácticamente decapitado.

-¿Y me dices que esta abominación y un Norgon con un mazo, salieron pasando frente de tus narices y no te pareció sospechoso?-

Sargento Elian Garcés:


-No sargento, digo, si sargento- el nervioso soldado encargado junto a su compañero de vigilar la entrada y salida a Kerfel, pudo notar en un día cotidiano como este, que algo era inusualmente extraño. A unos cuantos metros de la entrada, se escucharon algunos ruidos extraños que llamaron la atención de varios ciudadanos, pero no lo sufriente como para que alguien se acercase a investigar, muchos coincidieron que no sería nada extraño tocar la puerta y que saliese algún artista plástico pintoreteado, excusándose por permitir que la musa lo lleve a proyectarse enérgicamente sobre el lienzo y ocasionar semejante ruido, o que algún músico hubiese saltado de gozo al concluir una pieza, o que algunas espadas finamente diseñadas fueron torpemente derribadas por el mismo artesano o alguno de los otros habitantes de su morada. Así que los guardias al igual que los habitantes ignoraron los ruidos provenientes de aquel lugar y menos importancia le dieron al notar que los ruidos cesaron al poco tiempo, pero momento después un cyborg, chispeando y derramando un poco de fluidos extraño salió por la puerta principal y con paso decidido cruzó la puerta de entrada y salida a Kerfel. Si no hubiese sido por ver a un cyborg salir a pasó veloz y minutos después a un Norgon con un peinado extraño y un mazo sobre su espalda, el suceso más extraño hubiesen sido dos jóvenes sirvientas saliendo a paso veloz sin sus uniformes.

Soldados Guardia de la entrada a Kerfel:


-¿Quién les dio aviso? – Con indignación y desprecio el Sargento Garcés  observa los cuerpos y recuerda como aquel día prometía ser otro día tranquilo y le permitiría disfrutar de sus amadas  rutinas, sobre todo con aquella nueva esclava que había adquirido hace un par de días.

-Dos explosiones casi continuas llamaron nuestra atención Señor y casi al mismo tiempo llegó una mujer histérica porque a alguien le habían disparado a la cabeza.-

-Tú, acompáñalo y traigan al gordo animal que tienen como perro de rastreo – Envía al soldado encargado de guardar la puerta de su casa, que hasta ahora no ha hecho más que servir de mensajero, junto al compañero de vigilancia del primer soldado con que habló el sargento.

Minutos después que el sargento abandonó la puerta junto a los soldados, una figura misteriosa les seguía los pasos-No será necesario, sargento Elian Garcés- Los soldados se quedaron inmóviles ante la presencia de este extraño personaje que ocultaba su rostro debajo de una capucha que formaba parte de una capa que lo cubría hasta un poco arriba de la bota, solo los labios se podían distinguir sin esfuerzo y no dejaban de mostrar una sonrisa casi macabra, su voz, hacía difícil adivinar el género al que pertenecía, al igual que la capa que le cubría su figura, era difícil decir que un cuerpo femenino se ocultaba debajo de ella.

Deoen Teudom con capucha y capa:


-Su mascota está escondida debajo de su cama al igual que muchos de los perros de la zona, esta máquina está enviando información a manera de ondas sonoras, a una frecuencia tan baja que es practicamente imperceptible para un oído inferior, pero perros y fallen deben captarla sin mucho problema, solo que los perros por no entender se asustan, los fallen al ser más inteligentes procesan el sonido como un sonido molesto. Así como usted reacciona al zumbido de un mosquito, lo ignora, o se aleja del lugar- Moviendo de un lado a otro la cabeza del cyborg con el pie, el hombre misterioso explica, mientras los soldados lo siguen alerta y el sargento lo mira con recelo.

-Y a donde está enviando esta información, Sr. Teudom- Pregunta el sargento.
Teudom, pone todo su peso en el pie sobre la cabeza del cyborg y lo destruye, como consecuencia, la transmisión de dicho mensaje concluyó, unos pocos trozos de sesos y mucho fluidos nada agradables para el estómago sensible comenzaron a salir para inmediatamente ser adsorbidos por la tierra, luego reacciona con sorpresa fingida –Ya veo que mi fama me precede, señores ese es mi nombre, Deoen Teudom- Dirigiéndose a los soldados.

-Eso ya no es de su incumbencia Sargento, el Sr. Guolfesp y yo nos encargaremos de todo. Usted hágase a un lado y mi cliente se encargara de hacerle llegar a sus manos su cuota extra del diezmo –

El sargento sintió una punzada fría en el pecho y se acercó con cierta sumisión a su interlocutor –Sugiero que si quieren continuar con sus “actividades” en estas área, cuide las inversiones de su jefe, si por aquí alguien se entera de sus movimientos y de mi relación con ustedes será nuestro fin-

-Mi "pequeño" y "listo" amigo, Guolfesp no es mi jefe, es mi cliente y si alguien denuncia todo o algo de lo que está haciendo y que usted lo está permitiendo, usted será el único que caerá, el Sr Guolfesp solo tendrá que fruncir un poco el ceño con las mentes como la suya y dejar caer unos Terrans para las mentes más fuertes y se largara a otra ciudad, así que me temo que usted debe ser el que debe andarse con cuidado- Al terminar, alzó su nariz, mientras el sargento Elian se tragaba cualquier posible respuesta, y comenzó a oler, luego resoplo por la nariz como si algún mal olor le hubiese llegado, y finalmente se dedicó a observar todo el lugar.

– Ese quinto sujeto, el de la capa, no me agrada, me resulta terriblemente familiar…- Reflexiona para si el Norgon quien por un segundo se mostró a parte de reflexivo, preocupado-Pero es imposible, si claro, es imposible, que tonterías piensas Roder estúpido- Los fallen, gracias a sus finos oídos lograron escuchar las últimas palabras que se decía el Norgon en susurro.

-Espero hayas escuchado algo hombre pájaro, esos sujetos traman algo- Roder preocupado le habla a Rahn mientras todos observan la extraña reunión desde la parte de tras de una casa -Mientras caminamos me cuentas que se dijeron-.

- Les digo algo, debemos movernos, ese sujeto me da mala espina viejito- Roder y los hermanos comenzaron a caminar con cautela, manteniendo un paso rápido pero cauteloso, mientras  Deoen Teudom  va siguiendo con detenimiento lo que parecen las huellas de un hombre y dos fallen –Si, y el mas grande va cargando algo o alguien más, hubo movimiento entre aquí y aquel albor- Mientras se acerca al árbol, Roder y compañía ganaban tiempo para alejarse cada vez más. Y así comenzaron a caminar varias calles con la chica a la espalda, algunos campesinos pudieron verlos pero tal vez no lo hicieron, estaban muy ocupados en sus asuntos, habían escuchados rumores de una pelea más a las afueras del anillo exterior, pero como todo eso estaba lejos de ellos, no había de que preocuparse, además ver a un grupo de extraños parecía no importarles mucho.

-Dime Sargento, sabes quién le hizo esto al cyborg-

-Un Norgon salió detrás de la abominación minutos después que cruzara la puerta…-

-El perro, el gato y los ratones: El gato se comió un ratón, rasguño a otro, el perro se comió al gato, el perro se llevó al ratón herido y se encontró con dos perros amigos que llegaron volando o aparecieron por arte de magia- Metafóricamente Deoen recita su análisis del lugar.

-¿A que distancia queda la fuente de agua más cercana?- La respuesta recibida de uno de los soldados, no le pareció posible, algo no andaba bien por aquí, un par de posibles fallen aparecen de la nada cerca del albor y la tierra mojada sin una fuente de agua lo suficientemente cerca, Deoen no  se cree que alguien vacié su reserva de agua para atender un desconocido, además debe viajar con poco peso si estas volando o si andas viajando de un lugar a otro con magia, y un simio, que hace un simio con este grupo de personas.

-Odio los simios- Se dijo al reconocer las huellas de un simio en la tierra.

-Muy bien, sargento, aquí están pasando cosas extraña, es todo lo que debe saber. Vaya y revuélquese con la esclava que sus “servicios” le han permitido adquirir- De nuevo el Sargento Elian Garcés, se sintió culpable y avergonzado, los abonos extras que ha recibido del Sr Guolfesp le ha permitido darse una vida más “digna” de un eclesiasta, y eso implica tener su propia esclava.

Los caminos tomados por Roder  para guiar a los hermanos estaban cubiertos de roca y tierra, con los bordes ocupados por casas de distintos tamaños, rudimentarias y sumidas en paz, mostraban un escenario que daba la impresión que estaban en otro lugar muy, muy lejos del lugar de los acontecimientos resientes, las calles les acercaban cada vez más a la puerta  de entrada a Kerfel –Viejitos estamos cada vez más cerca de nuestro objetivo- Roder se detuvo frente a una casa y les comentó a los hermanos mientras miraba hacia la gran muralla. Todos podrían comenzar a relajarce pero un evento inesperado se avecinaba. De pronto la puerta de la casa se abrió y tomo de un jalón por el brazo a Dalos y lo tiró a un sillón que expulso mucho polvo cuando cayó, luego sin aviso alguno, antes de que Rahn pudiese decir “Vultur Gryphus” este fue succionado de la misma manera por la casa, cayendo a un lado de su hermano.

La casa a penas se podría distinguir que estaba amueblada, una cortina de humo no muy espeso ocupaba cada rincón visible de la casa desde el sofá. Entonces entro en escena una figura enorme he imponente, de grandes ojos encendidos en luz fogosa y de voz atronadora, se irguió frente a los chicos y respiró profundo –Mmm delicioso, Cuando acabe con ustedes, no quedaran ni sus sombras-
FDI:

1. Disculpen la demora muchachos.

2. Como siempre, cualquier duda con respecto al post, no teman en escribirme por Mp o por la taberna. También cuentan con crick para aclarar  dudas.

3. Recuerden no dar por sentado, entendida y/o ejecutada, las acciones, ni distancias entre objetos y personas, si no las han consultado previamente con Crick, conmigo o con las descripciones del juego. Dalos, debí corregirlo hace dos post, pero lo omití por error, no puedes crearte de la nada fuentes de agua o tuberías  o ríos así nada más, si, están en una zona de plantación pero no saben si me voy a inventar que esa zona está en sequía o que el agua está contaminada , por "X" razón. Para la próxima por favor consulten antes de actuar sobre algo que no ha sido mencionado en la trama, pero deben tener en cuenta que por no ser mencionado no quiere decir que no existe, puede que esté allí, pero, yo humano pude haberme olvidado de mencionarlo, por eso no estaría de más que me mandaran un Mp o me preguntasen por la taberna.

4. Si consultan con Crick no dejen de avisarme por favor, puede que se le pase avisarme o asuma que yo estoy enterado de dicha consulta.

5. Recuerden de enumerar sus acciones en los FDI: Dalos hace dos post por lo menos lo mencionaste, moviste a la chica hasta el arbol pero esta vez se te ha pasado. Cuando dices: “cogí con cuidado a la chica” entiendo que la cargaste, y cuando dices: “comencé a andar con cuidado hacia Rahn” entiendo que te acercaste a tu hermano con ella en brazos, eso cuenta como dos sub acciones (Cogerla y caminar con ella) lo que sumaría una acción. Por no señalar las sub acciones las ignore y Roder actuó como si no hubiese pasado. Atención con eso por favor.

6. Las imágenes son referenciales, sobre todo la de Deoen, cuando y si es necesario les mostrare al npc sin la capa, no lleva visible ni espada ni otra arma
avatar
Lugor Jumther G.

Mensajes : 592
Fecha de inscripción : 20/06/2013
Edad : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Rahn el Jue Abr 30, 2015 8:40 pm

Tal y como yo se lo había ordenado, la hembra de mirlo que custiodiaba a la chica empezó a piar alarmada en cuanto Roder y el mono fueron a recogerla. Le transmití que se tranquilizara, y lo último que recibí de su básico cerebro en cuanto la liberé fue algo parecido al alivio, mientras se dirigía directa hacia su nido. Me quedé con Dalos donde estábamos mientras rascaba en el cuello a mi fiel purgabueyes, que observaba atentamente a Roder investigar a la chica. Afiné el oído para intentar captar lo que el norgon murmuraba para sí.

-Pues aparentemente la chica se llama Rita, Dalos. ¿Qué te parece? yo creo que le has caído bien  - le comenté a mi hermano con una media sonrisa, dándole un codazo cariñoso.

A decir verdad, desde que contraté los servicios del misterioso norgon había bajado bastante la guardia; confiaba en que si las cosas se complicaran, él y su mascota nos sacarían del apuro. Efectivamente, en ese preciso instante el mono empezó a chillar, avisándonos de la llegada de un pequeño grupo de guardias que se acercaban a la zona. Mientras los distraía, Roder nos guió a una de las casas cercanas, que milagrosamente estaba vacía. Dejé al purgabueyes en la puerta, tanto para descansar el brazo en el que lo sostenía como para que montara guardia por si alguien se acercaba. Para no quedarme a ciegas dentro de la casa, localicé a un pequeño petirrojo, más cómodo de llevar que el aparatoso purgabueyes, y le hice seguirme al interior.

Mientras nos poníamos unos disfraces más bien cutres siguiendo las instrucciones de nuestro protector, alcancé a oír a través de una ventana entreabierta una conversación proveniente del exterior. Giré mis orejas hacia la ventana y el primer sonido que recibí fue un chirrido muy desagradable, que iba cambiando de frecuencia intermitentemente. Decidí ignorarlo y me centré en las voces humanas, en el preciso momento en el que Roder nos indicó que salieramos. Mientras avanzábamos a hurtadillas, seguí con los oídos bien abiertos y tomando nota de toda la conversación.

Roder parecía reconocer al sujeto de la capa, el tal Deoen Teudom, quien por cierto tuvo la amabilidad de aplastar la fuente del molesto chirrido, que parecía ser la cabeza del destartalado cyborg. 

-Roder, el tipo de la capa es un tal Deoen Teudom. Trabaja para alguien llamado Guolfesp, y los guardias de la ciudad parecen seguir sus órdenes. - Informé a nuestro protector. Incluyendo a Dalos en la conversación, les dije a ambos: Hay que alejarse de aquí. Nos siguen la pista, y no tardarán en localizarnos. 

Era evidente que había que ponerse en marcha, y eso hicimos. Avanzábamos a buen paso hacia Kerfel por caminos empedrados. Tras liberar al purgabueyes, que ya no me haría falta, empecé a acariciar al petirrojo en el lomo mientras descansaba en la palma de mi mano, y lo aproveché para observar el paisaje a mi alrededor distraídamente. Esta distracción no me duró mucho.

Acabábamos de parar en el camino para hacer un descanso, ahora que parecía que habíamos dejado lejos a nuestros enemigos. Sin embargo, un brazo salió de la puerta de la casa más cercana y nos arrastró a su interior, primero a Dalos y luego a mí. Caímos con dureza sobre un sofá. Desde los ojos de mi aterrado pájaro pude ver una casa llena de humo, a mi hermano sentado junto a mí y a una imponente figura. ¿Qué era todo esto? ¿Una trampa tendida por Roder? Aún no le habíamos pagado ni un Terran, pero la misteriosa figura no parecía irse con rodeos. Si nos estaba traicionando quizá pensara quedarse con todo nuestro dinero y no se fuera a conformar con la suma acordada. Pronto sabríamos de qué lado estaba, en cuanto tomara parte en el asunto, pero ante la duda decidí tomar cartas en el asunto. Lo prioritario era proteger a Dalos, de modo que inmediatamente me levanté, lo bajé del sofá y lo alejé todo lo que pude de los ojos llameantes que nos miraban fijamente. Interponiendo mi cuerpo entre mi hermano y nuestro atacante, proyecté mi mente en todas direcciones, todo lo lejos que pude, en busca de cualquier criatura con plumas que nos pudiese ayudar, cuanto más grande y rápida, mejor. Dalos era claramente mejor combatiente que yo, pero prefería quedara al margen si las cosas se ponían feas.

FDI:

Bien, dentro de la casa hago una acción completa: primero aparto a Dalos del atacante y luego uso mi técnica Convocar. Antes de eso hago básicamente todo lo que Roder me dice, de modo que no se si cuenta como acciones porque realmente eres tú quien ha puesto que lo hago. Eso sí, por iniciativa propia he sustituido al purgabueyes por el petirrojo, pero eso lo hago de forma pasiva.
avatar
Rahn

Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 29/01/2015
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Dalos el Mar Mayo 05, 2015 2:29 am

Mientras nos preparábamos para irnos tuve un rato para pensar en toda la situación y, sobretodo, en mis recién adquiridos poderes. Se me ocurrían ya varias maneras de usarlos y aun tenía que comprobar si podía alterar la temperatura del agua que usaba tal y como hice con Roy. -Un puñetazo helado no estaría nada mal- Pensé para mi. Probablemente desde aquel momento nuestro camino no sería precisamente un paseo así que tenía que ir ideando nuevas formas de pelear aprovechando mi control sobre el agua. Recordaba vagamente algunas clases de hace unos años sobre las propiedades del agua y cómo de presente estaba en cada ser vivo. Si jugaba bien mis cartas, podría ser un rival duro de pelar para cualquiera. Ya que mi hermano tenía la firme decisión de protegerme, le ayudaría un poco con el trabajo.

Unas palabras de mi hermano y la llamada de Roder para irnos cortaron mi pensamiento súbitamente. Al parecer la chica a la que tan tontamente quería proteger se llamaba Rita, o eso decían Rahn y Roder. Aunque tal vez aquello de chica Rita no fuera más que una expresión de Roder. Cargué mis bartulos, observé que aun quedase algo de agua en la cantimplora, y comencé a seguir a Roder. El mono comenzó a gritar señalando a las puertas de la ciudad al momento que comenzamos a movernos. Un grupo de campesinos nos vio avanzar sigilosamente pero que importaba ya. Mis oidos me hacía escuchar una conversación que no me agradaba nada y un molesto pitido de fondo que no sabía de donde provenía. Parecía ser que alguien iba a comenzar nuestra búsqueda y no era un cualquiera, eso seguro.

Cuando ya nos creímos a salvo, cerca de la muralla avanzando por las callejuelas de la ciudad, Noté como una mano tiraba de mí y, sin saber como, acabé tirado en un sofá lleno de polvo, tosiendo por la polvareda levantada con el impacto.

-¡¿Pero qué narices crees que haces?!- Mi mirada de enfado pronto cambió a una aterrada faz cuando observé que junto a mi se alzaba una enorme figura con ninguna intención positiva respecto a mi y mi hermano que ahora estaba tirado a mi lado. Sin dudarlo ni un segundo di un ágil salto hacia atrás y me coloqué en una actitud defensiva. No sabía quien era ni cómo atacaría así que dar el primer movimiento sería algo bastante peligroso en ese momento. Si las cosas se ponían feas tendría que pelear pero aun me encontraba mareado y aturdido por el golpe y el cansancio acumulado y ni siquiera había tenido tiempo suficiente para encontrarle alguna utilidad en combate al agua. 

A mi lado Rahn parecía preparado para comenzar a pelear cuándo fuera necesario. ¿Y Roder? ¿Qué había sido de el? ¿Seguiría fuera de la casa o nos habría vendido y simplemente estaba esperando a vernos descuartizados y coger todas nuestras pertenencias? ¿Y Rita? Una confusión enorme comenzó a asaltarme pero no podía dejarme reducir en ese momento. Mi enemigo estaba enfrente mío y no podía darme el lujo de despistarme sin saber a qué o quien nos enfrentábamos. -¡Tú, Mole!, ¿Qué narices eres y qué quieres de nosotros?- Le grité a la figura mientras la miraba fijamente y me preparé para lo peor.

FDI:

1. Perdón por el retraso de 1 día a la hora de contestar. Me encontraba algo ocupado y no pude responder antes.

2. Cuando atraje agua estaba usando mi pasiva, que me permite tener agua en cualquier momento. No dije de donde provenía el agua porque no estaba seguro de cómo seria el terreno. El que hubiera o no sistemas de riego solo era una deducción de Dalos que podría ser correcta o no. Técnicamente mi pasiva me permite tener siempre una cantidad de agua y éste agua pudo haber venido de una acumulación subterránea o tal vez del bidón de algún campesino no necesariamente de una fuente. Tal vez no debí decir ni la dirección relativa a mi ni la distancia. En tal caso, pido disculpas.

3. En este turno, realizo una acción compuesta de: Saltar hacia atras y adoptar una posición de esquiva

Dalos

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 04/02/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Lugor Jumther G. el Lun Mayo 11, 2015 4:06 pm

Ya el grupo de Roder se había alejado del lugar cuando Deoen hizo descubrimientos importantes para su rastreo-Oh, pero si alguien ha sido muy listo, poner a su montura andar en línea recta para hacer más difícil encontrar sus huellas, eso, o solo fue suerte. Si, solo venían ellos en la bestia, un maldito Ikrax y si no me equivoco, estas huellas son de Fallen- Deoen Teudom descubre que los dos que ayudaron al supuesto norgon no llegaron volando como lo creyo al principio, sino en la espalda de un Ikrax, ave veloz, de gran tamaño, con alas tan pequeñas que la hacen soñar con volar.

-Se fueron por allá- El perseguidor del grupo de Roder. Dio con la dirección a la que estos huyeron y va a darles caza.

-¿A dónde vas?- Preguntó el sargento Elian.

-Hacer lo que ustedes inútiles no pueden hacer- Sin quitarle la vista encima a los rastros que dejaron Roder y compañía, les responde despectivamente y se retira hacia la posible ubicación de sus nuevas presas.

-Pero que se ha creido este insolente. Sargento espero la orden para acabar con el- Dijo el tercer soldado.

-Olvídalo muchacho, las fuerzas de ese condenado acabarían con toda Kerfel si despertamos su ira- Tan frio como el hielo le respondió el sargento Elia -Que el cielo se apiade de sus perseguidos-

-Entonces su nombre es Deoen Teudom– Por alguna razón ese  nombre le resulto tranquilizador a Roder –Entonces no es él, pero su forma de caminar y lo gestos de su cuerpo, me lo recuerdan tanto, pero claro, está muerto, nadie vuelve de la muerte- Penso para sí.

-Así que trabaja para el condenado de Guolfesp, eso lo hace de temer. Quien se junte con ese maléfico ricachón no puede ser de confiar-

Entonces Roder se sacudió la cabeza como despejándose de las ideas de vivos, muertos, resucitados y malas juntas, al poco tiempo descubrió que su grupo estaba cerca del muro, así que hizo una pequeña pausa para explicar el nuevo plan a sus clientes–Viejitos estamos cerca del muro-Hizo una corta pausa –Habrá un cambio de planes, ahora que sabemos que este Deoen Teudom  está trabajando para el hijo de puta de Guolfesp y que tienen controlados a los soldaos de la eclesia creo que debemos hacer una parada de emergencia, reforzarnos o buscar refuerzos, porque esto se pondrá serio, viejitos. ¿Qué haremos? Pues, iremos a casa de mi abuela, que según recuerdo está muy cerca de aquí, pero…- Roder se dio la vuelta para comenzar poner atención a las casas y cuando terminó de mirar todas las de alrededor vio como el pie de uno de los Fallen terminaba de entrar por los aires a la casa más cercana a ellos.

-¿Con que Peleoneros, he?- La figura se apretó un puño con la otra mano y el sonido fue de huesos dislocándose.

-¡Entonces, prepárense a recibir el dolor que jamás en sus delicadas vidas han sufrido, niñatos, hoy Sentirán el poder Magüe!- Su voz se escuchó profunda y aterradora y cerró en una risa malévola y se abrió en brazos mientras miraba al techo.

-Alto ahí vieja loca, si no te detienes usare esto contra ti- Roder entró repentinamente a la casa con Rita sobre su espalda alzando un peine con mango de madera y tan ancho como la palma de la mano y con dientes de metal, tan largos como dedos, pero más finos que una aguja de tejer.

-¡Yahg!- La figura recogió los brazos protegiéndose y colocándose en guardia tras un sonido de sorpresa y asco.

-¿¡Osas amenazarme con esa cosa, pequeño insolente!? ¡Nadie peinará esta hermosa cabellera!-

Roder le arrojó el peine a la figura, está lo atajó en el aire y el humo comenzó a deshacerse, al mismo tiempo que la figura comenzó a perder gran parte de su tamaño y sus ojos se convirtieron en un par de lentes rojos para el sol, que pasaron a estar de delante los ojos a sobre la cabeza.

Al disiparse el humo, los hermanos fallen pudieron ver a una mujer Norgon de cabello negro, crespo y voluminoso, parecía enemigo del peine, de porte y mirada fuerte, ojos verdes, figura poco delicada pero femenina -¡Mia magüe, viejita loca, lo prometido es deuda!- Dijo el Norgon con tono de celebración -Roder paga sus deudas, al menos que muera antes o que la deuda tenga que ver con dicha chica amante del alboroto…en fin, he regresado- Concluyó, por un segundo la felicidad demostrada le hizo olvidar que llevaba a cuestas a la chica Rita y casi la deja caer al tratar de abrir los brazos para abrazar a la mujer.

Mia Magüe:


La risotada de Mia Magüe debió sonar como eco y molestar al oído, pero el efecto de su voz cuando estaba entre sombras también se había disipado-Pasa querido mío, cierra esa puerta que de buena fuente sé que llevas días causando alborotos en Kerfel, de verdad creí que no pasarías a visitar a tu vieja abuela, negro ingrato-

-¿Oh Migüe, como me crees tan “mal pisa‘o?”- Quien se gane el ser llamado mal pisa‘o o mal pisado, debió alejarse de su hogar o lugar muy visitado y no vuelve a visitarlo aunque este cerca.

-“No se sabe las piedras que traes en tus botas”… o a tus espaldas, muchacho - Dice Migüe mientras inclina la cabeza para observar mejor a Rita.

-Vamos Migüe, por muchas piedras que me encuentre en el camino o me entre en la bota, o cargue, vendré a verte aunque sea por un ratico-

-Mira estos dos son mis nuevos clientes, aun no me pagan, pero lo harán, son buena gente, esta es su….- Roder buscó una palabra acorde para relacionar a la chica Rita con los Fallen.

-…Su amiga y novia, es amiga del “hombre pájaro” y novia del “acua-doc”-

Migüe les dedico una tierna mirada, como si lamentase algo -Si, si ya veo, pero están flacuchos- soltó una risita –Cuando los metí a casa creí que les desprendería el brazo, les dije que al final del día, no quedara ni la sombra de lo que eran, porque les daré mucha comida- Otra risotada, un poco más escandalosa que su tono de voz.

-Y esta niña no se queda atrás, no me extraña que este desmayada-

-Esta chica está mal herida Migüe, necesita un médico-

-Bien llévala la habitación de las yerbas, alguien en esa habitación estará gustosa de verte-

-¿Maranta?- Preguntó sorprendido

-Hola Rod- Dijo la mujer mientras Roder sin darle crédito a sus ojos levantó sus anteojos y sus ojos verdes casi se desorbitan cuando miró por encima del hombre de su abuela. Al fondo una hermosa mujer Altea-Hiperbóreo vestida de un vestido azul que combinaba con el azul celeste de sus ojos, cabellera negra, abundante y larga hacia contraste con el color casi pálido de su piel. Una piedra del mismo color de sus ojos adornaba su cuello. La cara del Norgon se llenó de aquel azul y su corazón dio un vuelco con el que casi se le sale del pecho.

Maranta:

-¡Afro, no babees en mi casa, la acabo de limpiar!- Gritó Magüe el apodo del Norgon. El Hombre despertó del sueño y sacudió su cabeza, se disponía a llevar a la chica al lugar que le indico su abuela junto a aquella mujer que parecía ser la dueña de su corazón o razon, cuando se percató que los hermanos aún continuaban en guardia, parecían no entender que ocurría -Vamos, vamos viejitos, ya no se asusten, la abuela Magüe no les hará daño, bajen la guardia, están en territorio no hostil…- Se les acercó y les dijo a manera de susurro –…Hasta que la hagan enojar-

Magüe tomo del hombro a Roder y lo encaminó hacia la habitación –Supongo que tienen mucho de qué hablar. Pero cuidado con lo que hacen allá atrás, primero atiendan a la chica- cuando estos tomaron camino ella se dirigió a los Fallen-Tranquilos mis flaquitos, no se exalten, aquella sombra que vieron hace un momento es solo una ilusión, solo quería mantenerlos un tanto distraído mientras les leía el humo, Y valla que sorpresa me he llevado- La voz de Migüe pasó a un tono maternal y con una enorme sonrisa.

-A ver, comencemos de nuevo, Soy Mia Magüe, algunos me conocen como Ama Magüe, Magüe a secas, Abuela Magüe, y mis nietos me llaman Migüe, ustedes me pueden llamar como lo deseen, pero les advierto, si me llaman Migüe lo tomare como que quieren se mis nietos y no los dejare irse de Kerfel sin que coman bien. Entonces, háblenme de ustedes, ya se muchas cosas de ustedes, se porque Roder los llaman Hombre Pájaro y Acua-Doc, se sus nombre Dalos y Rahn, y sé de donde vienen y porque dejaron su hogar, pero no sé a dónde irán, así que mijitos díganme algo que no sepa y que deba saber de ustedes- Dijo Magüe mientras se les acercaba y se sentaba en el medio del sillón, encendió un tabaco que olía a hierbas aromáticas.

-Si saben a dónde van, vayan, si no saben a dónde van, vayan con Roder…- Aspiró el tabaco, hizo una pausa, en la que parecía buscar algo dentro de sí y luego expulso el humo por encima de su cabeza -Escuchen con atención mijos- Y les hizo una seña para que se sentara cada uno a un lado de ella
-Este paraíso llamado Kerfel ha sido infectado por un mal. Desde que llegó lo he estado vigilando. Por un tiempo me creí culpable de la llegada de este mal, pero supe que hasta hace unos días no sabía de mi estadía aquí. Este mal, acabó con gran parte de mi clan y familia, no conforme con eso, les está dando casa a los que quedan. Siempre ha sido una amenza y hoy dia continua siendolo a pesar que esta viejo y la muerte lo acecha. algunos están a salvo en la eclesia, otros nos escondemos y nos mantenemos lejos para protegernos, este mal parese un hombre, pero es muy peligroso, es poderoso y ahora busca más poder. Roder, tiene algo que este hombre cree que le pertenece, no debe tenerlo, porque si lo consigue, las consecuencias serán atroces, cumplirá su objetivo, acabar con el resto de mi clan y mi familia, y cuando termine con eso, quedara un vacío en su alma y para llenarlo irá por el resto de terra, mijo, será más que un hombre, será menos que un dios, pero será peor que la eclesia. La eclesia sabe de él, pero prefiere creer que está de su lado, y eso será hasta que todos los que odia hayan muerto, cuando eso suceda, conocerán un verdadero demonio- La abuela magüe se levantó del sillón, se acercó a lo que parecía un gran caldero negro que hervía desde hace minutos, agarró un gran cucharon de madera, tomó con ella un sorbo del espeso y burbujeante líquido y su expresión se iluminó.
–Esta sopa esta como para los espíritus- Tomó dos cuencos de madera tallados desde un árbol de pino, y a cada uno le sirvió dos cucharones de sopa –Niños flacuchos tomen, que hoy por fin comerán bien- Les invitó a comer mientras colocaba los cuencos en una mesa de madera de la que apartó varias pequeñas bolsas de piel, que contenían solo ella sabe que, un par de verduras y unas cuantas hortalizas.

Ella continuó hablando, esperando que los fallen aceptaran su sopa –Queridos, les cuento esto, porque necesitamos ayuda, cada uno de ustedes tiene un gran poder en su interior. Y lo necesitaran para defenderse de los peligros que se les avecina, ahora están en la lista del otro demonio que está rastreándolos y aunque dejen a Roder y a la chica solos, el los buscara-

-Ey, ey, vieja loca, ¿estas asustando de nuevo a mis clientes?- Llego Roder algo agitado y la boca un tanto rosada.

-¿Ya les contaste que lees el humo que produces por tu cuenta? Les estas contado cosas que se supone no debes saber sin explicarle porque carajo las sabes-

La abuela Magüe endureció su mirada y le dio un coscorrón a Roder -Auch- Se quejó el Norgon

-Que sea la última vez que le hablas a tu abuela de esa manera norgon insolente-

-Está bien Migüe, perdón- Dijo Roder con el gesto listo para romper en llanto.

-¿Qué dice Maranta de la chica?- Pregunto Magüe

-Dice que terminara pronto de atender sus heridas, estará bien-
Decía mientras miraba a Dalos

-Estaba hablando con tus clientes- Rodere escuchó con atención lo que su abuela le contaba sobre la charla que mantuvieron ella y los Fallen Rahn y Dalos, al Norgon todo le pareció perfecto hasta que su abuela le pidió el collar que le había quitado a la chica horas atrás
-Pe…, pe…, eso, eso es mío Migüe…-

-¿De veras es tuyo?- Los puños cerrados se posaron sobe las caderas de la mujer y la mirada escrutiñadora atravesó los anteojos del Norgon quien luego evitaba mirarla a los ojos.

La mujer le dio la espalda y se acercó a la pared que le quedo al frente, extendió su mano hacia lo que parecía un extraño palo delgado de madera de casi dos metros recostado de dicha pared que tenía en su punta superior algo parecido a una piedra verde o por lo menos ese era el color que los fallen distinguían desde sus lugares, este movimiento simple pareció persuadir a Roder de confesar como un niño rindiéndose ante la presión para que suelte la verdad -Está bien, está bien… Es de una misión que tengo que terminar, tenía que ver con la chica Rita, pero ya lo recuperé y ahora debo entregárselo a mi clienta-

Dejando el extraño palo en su lugar-¡Seras idiota!- Otro coscorrón dio contra la melena de Roder, lo que le hizo llevarse las manos a la cabeza por el dolor.

-¿No la reconociste?- Magüe soltó otra risotada, pero esta fue corta.

-¿A qué te refieres?-

-Era Abigail, tonto cegatón, estaba disfrazada-

-¡Esa arpía, alborotadora, ya se me hacía extraño tanto alboroto en esta misión, todo lo que tiene que ver con ella es alboroto, explosiones y, y destrucción, la odio!-

-Ustedes son un par de alborotadores, son igualitos, por eso se aman y odia al mismo tiempo-

La costumbre de Mia Magüe de contactar con sus nietos cuando estan fuera de casa por mucho tiempo, sin importar lo muy lejos que se encuentre y encomendarle misiones sin que estos sepan que van de parte de ella o que tiene que ver de alguna manera con estas, era muy bien conocida por todos sus nietos.
Mia sabiendo de los peligros que Guolfesp representaba hizo que su nieto regresara a Kerfel y secretamente envió a su nieta Abigail, experta en el disfraz y otras habilidades que por ahora no vienen al caso mencionar, para que se hiciera cargo de contactar con Roder y asignarle la misión de Recuperar un mineral artificial de propiedades peculiares cuyo uso sería un peligro en manos poco convenientes, es un mineral que nunca debió existir según Abuela Migüe.

-¿Entonces qué esperas? entrégamela, antes de que te parta el pelero en dos- Roder extendió su mano después de sacarla de su chaqueta y se la entregó a su abuela. Migüe la tomó con un poco de recelo, trato de disimularlo, pero para el ojo detallista no se escapó la pequeña mueca que hizo al recibirla, se puso tensa y al instante se relajó, parecía que esperaba que ocurriese algo inesperado, pero nunca pasó, así que procedió a observarla -Con que esta es la fulana piedra- La elevó sobre su cabeza, donde le daba la luz, cerró un ojo y exclamó
.
-Como sabes que es la auténtica piedra- Preguntó Roder.

-No es una piedra, tonto, es un mineral. Miren mis niños, de esto les estoy hablando- La mujer arrojó el mineral al aire en dirección a los Fallen con la intensión de que alguno de los dos la tomara. En el momento que el fallen lo tomó pudo sentir en ese momento como su poder se intensifico exponencialmente, sus sentidos se agudizaron de tal forma que fue insoportable ver, oír, sentir, oler y degustar todo lo que percibió con sus sentidos agudizados. Sus ojos destellaron con luz azul, luz que menguó junto a la subida de poder que sintió, la piedra cayó al suelo destellando y el poder se fue al igual que el control de su poder por un corto periodo de tiempo. Si ninguno la hubiese tomado la piedra hubiese caído al suelo, desprendiendo un destello cegador que los dejaría sin control sobre sus poderes por un momento. Magüe, después de tal evento y recuperar su visión normal la tomó del suelo – ¿Ves? Si es el mineral- Dijo mientras la observaba y la depositaba en una pequeña caja de madera.
-Vaya viejito, eso fue brillante- Dijó Roder frotándose los ojos.

–Ahora, pequeños, esto es lo que sigue- Magüe colocó la caja en un estante al lado de varios frascos y carabelas de pequeños animales.

Se dio la vuelta y puso la cara muy seria –Hay un plan, entraran a la casa de este sujeto Guolfesp y buscaran un artefacto que este planea usar con el mineral, cuando lo encuentren, deberán destruirlo, pero primero deben entrar a ciudad central, que es donde vive este Norgo Asesino- Miró a los fallen y a Roder directo a los ojos –Ustedes dos y Roder están siendo buscados, no será fácil que entren a la ciudad central, por lo que entraran escondidos en un carruaje de alimentos, sip esa es mi idea- Y se irguió orgullosa y confiada, segura que dará resultado, roder puso cara de poco convencido.

-Pero antes de continuar, debemos aclara algunas cosas mijitos- Dijo con el dedo levantado. –Su intención era llevar a esta chica a un lugar donde atendieran sus heridas, bien, ya Roder cumplió ayudándolos. Paguen lo que deben y ahora díganme si nos ayudaran- Se dirigió a los hermanos Fallen.
avatar
Lugor Jumther G.

Mensajes : 592
Fecha de inscripción : 20/06/2013
Edad : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Rahn el Dom Mayo 17, 2015 12:49 pm

Mi corazón estaba acelerado, y con mis finos oídos casi alcanzaba a oír el de Dalos, que tensaba todos sus músculos. Mi pobre petirrojo, espantado, se escondió en uno de mis bolsillos aprovechando que había perdido el control sobre él para llamar a los pájaros cercanos. Me quedé a oscuras durante un instante, y para cuando volví a entrar en su aterrorizado cerebro, lo calmé y lo saqué del bolsillo con la mano, la escena era muy distinta: ante mí estaba Roder amenazando a lo que parecía ser una norgon de edad avanzada con un voluminoso peine. En cuanto el humo se disipó y mi pájaro se calmó, trepando por mi brazo a saltitos hasta subirse a mi hombro, vi a la mujer colocarse unas gafas de sol en la cabeza que desaparecieron casi por completo en su salvaje melena, como engullidas por la espesura.

Aproveché un momento de diálogo para observar mi alrededor. Estábamos en una casa acogedora, cargada de olor a comida y con estanterías abarrotadas de bártulos. No tuve mucho tiempo de familiarizarme con el lugar, enseguida una voz nueva, y muy agradable para el oído, me sacó de mis cavilaciones. En cuanto Roder desapareció con Rita y la tal Maranta en la habitación de al lado, mi hermano y yo nos quedamos solos con la imponente norgon. Siguiendo sus instrucciones, nos sentamos a su lado, como dos nietos esperando a que su abuela les contara un cuento de hadas. Excepto que la historia que nos contó no tenía nada de alegre, ni de hadas, tan sólo sonaba a problemas.

Me quedé ensimismado pensando en todo el asunto de esta amenaza invisible que aparentemente se cernía sobre Magüe y su familia, de modo que no me di cuenta de que se había levantado. Sin embargo, el sonido de la palabra "sopa" resonando en mis orejas me hizo recordar el apetitoso olor a guiso que inundaba la habitación y que había empezado a obviar, y me hizo recordar también que empezaba a tener bastante hambre; hacía demasiadas horas ya que no comía. Me levanté como accionado por un resorte, con una radiante sonrisa de oreja a oreja, y me senté frente a un humeante cuenco, frente a Dalos. 

Recordando los buenos modales que me enseñaron mis padres, me quité el sombrero, lo posé en la mesa, y di las gracias a mi anfitriona. La hospitalidad es un concepto muy valorado entre los fallen.
-Muchas gracias por la comida, ehm... - En ese momento recordé que la norgon, que estaba empezando a caerme bien, nos había advertido de que tendría muy en cuenta cómo la llamáramos. No tenía intención de convertirme en su nieto adoptivo, la naturaleza errática de mi nueva vida me lo impedía, lamentablemente - Magüe.  - En ese momento di un sorbo a la sopa. Era muy sabrosa, se notaba la mezcla de verduras y especias. Cada sorbo llenaba mi boca de aromas nuevos para mí, acostumbrado como estaba a la alimentación típica fallen, esta repentina variación me hizo cerrar los ojos y paladear con deleite y una sonrisa en los labios el guiso. Casi me replanteé hacerme nieto adoptivo de esta prodigiosa cocinera, pero recordé que tenía mayores prioridades. 
-Por todos los pájaros de Terra, Magüe, ¡esta sopa está riquísima!  - Le dije, volviéndome hacia ella con una entusiasta sonrisa en la cara. En ese momento me di cuenta de que mi petirrojo miraba con nostalgia al cuenco ya vacío, y comprendí que el pobre animal también tenía hambre. Saqué de mis bolsillos un pedazo de pan duro de los que siempre llevo para ocasiones como ésta, rebañé los restos de la prodigiosa sopa y lo dejé a su lado, para que lo fuera picoteando.

Distraído como estaba con la comida, no me dí cuenta de que Magüe había seguido hablando todo el tiempo, ni de que Roder había vuelto a escena. En ese momento estaban discutiendo sobre cierto colgante de cierta misión anterior del norgon. Y de repente, Magüe lanzó algo que Dalos atrapó en un movimiento reflejo. Mi petirrojo, distraído por el gesto, se volvió hacia él, y así alcancé a ver sus ojos y su marca de nacimiento brillar con fuerza. El objeto lanzado no parecía muy pesado, pero casi derriba a Dalos de su silla, y dada la complexión atlética de mi hermano, eso no era poco decir. Alarmado, me levanté instintivamente y me maldije por haber bajado la guardia, pero la actitud tranquila de los norgon me hizo comprender que el reciente fenómeno era relativamente normal. Además, Dalos no parecía haber sufrido daño alguno.

Aún algo tenso, no recibí con mucho optimismo las instrucciones que nos daba Magüe.
-Un momento, Mia Magüe, negociemos. Es cierto que contratamos a Roder para que nos ayudara y que acordamos un precio con él, sí, pero él nunca nos dijo que acompañándole nos meteríamos en este lío.  - mi pájaro, que ya había terminado su pequeño almuerzo, voló para posarse en mi hombro, permitiéndome así una mejor vista de los dos norgon a los que me dirigía - En esta situación, no nos queda más elección que ayudaros. No pretendo ser ingrato, reconozco que mi hermano y yo estamos en una posición delicada, pero ya que vamos a ayudaros con este asunto, me gustaría que se reconsiderase la deuda que tenemos con Roder, o al menos su cuantía...

Si el enemigo al que nos enfrentábamos era tan peligroso como nuestra anfitriona vaticinaba, consideré que estábamos en nuestro derecho de reclamar un nuevo acuerdo para el contrato que habíamos adquirido con Roder. 


FDI:

Lugor, donde has puesto 
-¡Esa arpía, alborotadora, ya se me hacía extraño tanto alboroto en esta misión, todo lo que tiene que ver con ella es alboroto, explosiones y, y destrucción, la odio!-
Lo has coloreado como si lo dijera Magüe, pero por contexto asumo que lo dice Roder, ¿verdad?

Aparte de eso, éstas serían mis acciones:
Acción 1: andar hasta la mesa + comer
Acción 2: dar de comer al pájaro + levantarme
No estoy seguro, sin embargo, de si la división de sub-acciones es la correcta, házmelo saber si algo es corregible.

_________________


avatar
Rahn

Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 29/01/2015
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Dalos el Lun Mayo 18, 2015 11:37 pm

Cuando agarré la brillante piedra, pareció que mi mente estallase. Por un momento sentí un dolor punzante seguido de una inmensa sensación de libertad. Sentía la sangre fluyendo a través de mis venas, podía oler, ver y oir cualquier cosa a mi alrededor. Mis sentidos estaban abrumados y sobrecargados pero no sentía dolor por ello. Era como si de repente, pudieran soportar esa carga y más. Seguidamente sentí algo parecido a aquel evento, aun reciente, la noche anterior. Un poder embriagador se apoderaba de mí y sentía que podía hacer cualquier cosa pero ésta vez, estaba totalmente consciente y a plena capacidad. Notaba el calor, luego el frío. Recordaba haber hecho algo parecido con Roy. Necesitaba memorizar esa sensación, poder usar esa capacidad a placer. De repente todo mi cansancio había desaparecido y estaba dispuesto a cualquier cosa pero parecía que comenzaba a perder control de mi cuerpo. Tanto poder estaba sobrepasandome, no quería dejar de sentirlo pero, ¿Y si ésta vez quien resultaba herido era Rahn?. El sólo pensamiento de dañar a mi hermano me hizo soltar la piedra que cayó al suelo emitiendo un horrible destello y cegándome. Ahora ya no sentía poder. Todo lo contrario. Notaba un vacío inmenso en mi interior, me ahogaba, y dejé de escuchar las pequeñas voces en mi cabeza que, aunque al principio eran algo molestas, acabaron por ser asimiladas por mi cerebro en poco tiempo.

Por suerte aquello solo duro un rato. La abuela norgon agarró la piedra del suelo permitiéndome por fin ver y haciendo que poco a poco, la ansiedad y angustia fueran desapareciendo. Desde luego en menos de 24 horas había tenido más acción que en el resto de mi vida. Aunque fuera activo y adorase el peligro, necesitaba asimilar mucha información para un solo día.

Al parecer estábamos en una hogareña morada. No había podido fijarme antes debido a la tensión del momento y también, por supuesto, al sorprendente hecho de que aquella enorme figura fuese en realidad la abuela de Roder. En fin, de locos anda el mundo lleno y yo no era quien para juzgar la rareza de los demás. Roder y otra chica se había llevado a Rita para tratarla y parecía que iba a recuperarse y la abuela estaba discutiendo con Roder mientras...¡Un momento! ¿Por qué Roder no hacía más que llamarla mi novia? Acababa de conocer a esa chica, solo quería salvarla, el hecho de que me sintiera mal conmigo mismo y no quisiera tirar una vida no significada que estuviera enamorado de la chica. Además el amor a primera vista no era algo en lo que yo creyese demasiado. Tal vez en aquel momento no me di cuenta pero mis mejillas se sonrosaron un poco con aquellos pensamientos pero un delicioso olor a sopa hizo que volviera al mundo real.

-Muchas gracias por la hospitalidad señora Mi...Magüe- Casi digo lo que no debía. No estaba muy atraido por la idea de tener a Magüe como abuela. Puede que fuera muy hospitalaria y todo eso pero no parecía una mujer a la que hubiera que enfadar y prefería no familiarizarme mucho. Más aun viendo su conversación y trato con Roder. Seguro que si alguna vez se enfadó Roder pasó un mal rato. Aunque claro, comencé a cambiar de idea al degustar aquella deliciosa sopa. -Oh dios mio, si ser tu nieto significa comer ésto a diario, creo que voy a tener que comenzar a llamarte Migüe- Solo esperaba que no lo tomase demasiado en serio pero aun así la sopa estaba realmente deliciosa. No se si era por el efecto de la piedra o porque realmente tenía un gusto exquisito.

Una vez terminada la sopa, me senté en el suelo a escuchar la propuesta que la abuela Norgon tenía para nosotros. Yo, ya recuperado completamente, incluso en perfecta forma, me atrevería a decir, estaba totalmente dispuesto a ayudar a la anciana. Si había problemas, ahí debía ir yo. Además Magüe había sido muy buena con nosotros y sentía la necesidad moral de ayudarla. Pero aún así, no abrí la boca. Quería dejar las negociaciones para Rahn ya que seguramente el daría una respuesta menos impulsiva y se pararía a pensar mejor sobre nuestro próximo paso. De todas formas, lo conocía bien. Probablemente diría que sí. Tiene un sentido del deber demasiado grande como para negarse a ayudar a Magüe después de esa deliciosa sopa y el cariño mostrado hacia nosotros, completos desconocidos. E incluso aunque no sintiera la necesidad de ayudarla, no teníamos ningún otro objetivo y ayudando a Magüe probablemente podríamos recibir algún consejo sobre a donde dirigirnos próximamente. Mientras tanto, Rahn dio su respuesta. No me importaba pagar o no a Roder. Al fin y al cabo, a efectos técnicos cumplió su promesa y nosotros deberíamos cumplir la nuestra. Pero como siempre, Rahn negociaba mejor que yo así que solo nos quedaba saber qué respondería el norgon.

Sea como fuere, ibamos a embarcarnos en una delicada misión y teníamos que comenzar a prepararnos así que mientras esperaba la respuesta de Roder, saqué un poco de agua de mi cantimplora y comencé a manipularla lentamente. Intenté concentrarme en las sensaciones de hacía un rato, tratando de congelar aquella pequeña fracción de agua alargada. Me concentré como pude hasta que sentí el frio corriendo por mis venas pero no era un frío molesto. Lo sentía como mio propio y rápidamente mi cuerpo se adaptó a esa temperatura. Observé entonces como, entre mis manos, se formaba una estaca de hielo bien sólido y una sonrisa se esbozaba en mi cara. Desde luego acababa de tener una muy buena y esperaba poder ponerla en práctica pronto.

FDI:

Mis acciones serían:
1: comer+sentarme
2:crear una púa helada

Dalos

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 04/02/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Lugor Jumther G. el Dom Mayo 24, 2015 4:14 am

La respuesta de Rahn casi toma fuera de lugar a Magüe, pero gracias a la “lectura del humo” que les hizo después de meterlos a su casa repentinamente, sabía que este chico era capaz de tal cosa. Sin embargo este encargo que ellas les hacían no tenía nada que ver con lo que Roder viene haciendo con ellos y así les hizo saber el Norgon -Ey, ey, ey viejito, no aceleres. Ustedes me contrataron para…- El Norgon volteó a ver a su abuela, sabía que no le agradaría enterarse que su nieto pensaba dejar a alguien tirado moribundo, con una pequeña oportunidad de salvar su vida. Sin embargo, trató de continuar hablando obviando esa parte de la historia -…Ayudarlos con la chica, mi misión terminaba cuando recuperara la piedra... el mineral, pero ustedes insistieron en…- Fue interrumpido por Magüe –Que no la dejases hay tirada y moribunda- La voz de la mujer sonó como el metal, firme y fría.

Roder sintió sus intestinos apretarse entre sí. Con la boca abierta dejó terminar a Magüe y continuó hablando con la tensión que suponía saber que su abuela Migüe estaba enterada de lo que pretendía hacer con la chica -…Entonces esto de ir a destruir el artefacto del Guolfesp, no tiene nada que ver con lo que ustedes me pidieron hacer y yo acepte por un pago-

Magüe se acercó aún más a los fallen mientras de un golpetazo en el hombro apartaba a Roder, quien se quejó del dolor-Mis pequeños, Roder no sabía nada de esto. Estamos corriendo un peligro común, en el momento en que detuvieron a Roder y le insistieron hasta darle dinero para que les ayudase con la chica, se involucraron en todo esto. Si no desean que juntos salgamos del peligro en que estamos, los entenderé y no les obligare, quizás están en lo correcto y vivan más tiempo si no se juntan con nosotros, pero también puede ser que estén equivocados- Magüe se dirigió a Roder y respiro profundo, al mismo tiempo notó que Maranta estaba cerca casi oculta escuchando todo –Paguen lo justo acordado, pues el justo paga y hace con justicia, aunque el injusto se regocije en la indiferencia. Ven niña que esto también te concierne, no llevas mi sangre pero ante los ojos de los demás eres mi nieta, mi nueva nieta- Le extendió el brazo y la los hombros de la chica quedaron debajo del mismo, como una mama gallina arropando con sus alas a su pequeño polluelo.

-¡Si, paguen injustos indiferentes!- Dijo Roder sintiéndose respaldado por sus abuela.

-Calla mala gente, que tú eres el injusto indiferente, ese dinero lo usaremos para algo mejor que tus intereses- Y antes de que la conversación continuara, Maranta se retiró debajo del brazo de Magüe y se preparó para dar una noticia poco agradable para ella.

-El mono llegó, busca desesperado algo en su habitación, parece espantado por algo- En las palabras de Maranta no se escuchaba alerta sino algo más parecido al desagrado, la chica y el Dr. Yoryo nunca se lo han llevado bien y no tienen claro el porqué. Magüe está segura que a diferencia de ella y su nieto Roder, cuyas habilidades están más relacionadas a lo espiritual, la chica no tolera la extraña naturaleza de Dr. Yoryo y quizás el simio percibe este rechazo, por eso el desprecio es mutuo.

-¿Ese simio loco, ahora que le sucederá?- Pregunta Roder.

-Anda y ve que le sucede a tu amigo y dale una vuelta a la chica- Ordenó Magüe a su nieto.

Mientras el Norgon se dirigía hacia donde estaba su compañero, Maranta le dedicó una dulce sonrisa a los hermanos y luego con un gesto de curiosidad en el rostro se acercó a Dalos, quien parecía distraído con un puntiagudo cono de hielo. La chica se dirigió hasta donde él y sin mediar palabra colocó su mano en el suelo de madera mientas esbozaba otra sonrisa, pero esta, escasa en dulzura, rebosaba en complicidad. Un destello fugas dio antesala a un acto poco común, parecía que la madera del suelo debajo de las manos de Maranta se partía y juntaba en un montón y a su vez fragmentos de objetos olvidados debajo de los muebles de la casa después de ser extraviados o caerse y romperse comenzaron a rodar y arrastrarse como si tuviesen vida y fuesen llamados por una fuerza hipnotizaste, cuando el espectáculo terminó, en el suelo de madera quedo un circulo casi perfecto un poco más ancho que la mano de la mujer de ojos azules y en medio un artefacto de apariencia extraña, no se parecía a nada que alguno en esa sala hubiese visto antes, no tenía una forma específica, pero si algo reconocible, un hoyo en la parte superior en el que la chica introdujo el cono de hielo de Dalos después que este se lo entregase sin decir mucho.
-Cuidado con la cabeza- Dijo Maranta con voz serena y al próximo segundo el cono convertido en proyectil impactó con una ventana que estaba justo al lado de la puerta de la casa y la atravesó, explotando en una pequeña nube de nieves.

Ella sonrió y se apartó para salir corriendo a las afuera de la caza y dar vueltas sonriente mientras sus brazos abiertos recibían la poca nieve que caía, a los pocos segundos de ella haber salido, el aparato se desarmó, dejando un montón de basura, aparentemente inservible.

-Esta niña y sus arranques de loca, estoy rodeada de locos- Dijo Magüe para ella y los hermanos fallen -¿Ustedes no están locos o si?- Les preguntó.

El estrepito del cono de hielo rompiendo la ventana, debió llamar la atención de Roder y el Dr. Yoryo, pero estos estaban concentrados en compartir y recibir una información que al Norgon no le agradara escuchar.

-¿Estás seguro?- No era la primera vez que Roder le preguntaba al Simio sobre la veracidad de la información y se respondió así mismo –Claro que sí, siempre estás seguro con lo que dices mi mono amigo-

-Entonces debemos echarle el guante lo más pronto posible a ese par, la chica Rita no estará segura con ellos si le ponen la mano encima de nuevo- El simio hizo gestos y ruidos de afirmación.

-“Por los cabellos de mi melena”, y yo que estaba confiado- Dijo casi molesto mientras terminaba de ayudar al Dr. Yoryo a colocarse en la espalda lo que parecía una mochila armada con madera, hierro, algunos engranajes y cuatro cilindros de vidrio transparentes que dejaban ver un líquido verde se posaban verticales sobre la misma mochila, como dispuestos para dejar derramar su contenido dentro de dicha mochila que era sostenida por varias correas que se cruzaban en el pecho del simio.

-Bien Yoryo, estos dos son fuertes debemos darles con todo-

En la otra habitación Rita comenzaba abrir los ojos.

FDI:
1- Si Rahn el dialogo del que haces referencia pertenece a Roder.
2- Por lo que me dejan en sus respuestas no he podido hacerlo más extenso, además que hoy es que por fin he podido sentarme a escribir en toda la semana y mañana ni pasado mañana podre sentarme a escribir.
avatar
Lugor Jumther G.

Mensajes : 592
Fecha de inscripción : 20/06/2013
Edad : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Rahn el Vie Jun 05, 2015 6:31 pm

Tal y como me esperaba, mis dudosas dotes de negociación no bastaron para persuadir a la terca y peculiar pareja de humanos. Levanté las manos con las palmas hacia delante, esbocé mi mejor sonrisa y les contesté en tono conciliador:
-De acuerdo, de acuerdo, lo siento. No pretendíamos ser maleducados. Todo ha sido un simple malentendido. Como bien habéis dicho, lo prometido es deuda - Saqué de uno de mis bolsillos interiores el saquito donde guardaba mi dinero, extraje tres Terrans de oro y los deposité en la mesa. Una vez hube guardado mi bolsa, desenguanté mi mano derecha para tendérsela a Roder, pero antes de que tuviera ocasión de estrechármela, Maranta irrumpió en la conversación, claramente menos entusiasmada que la primera vez que la vimos.

En cuanto Roder se fue definitivamente de mi alcance, me encogí de hombros, volví a ponerme mi guante y cogí a mi pajarillo en la palma de mi mano. Rasqué su nuca distraídamente, sin apenas darme cuenta de que la mujer de azul pasaba de largo delante nuestra. Me giré hacia Dalos para consultarle su opinión al respecto de la misión que nos encomendaban: quizá fuera peligroso ayudarles, pero visto el modo en el que la norgon lo había planteado, no ayudarles podría ser más peligroso. En el momento en que mi petirrojo enfocó hacia donde estaba Dalos, quedó momentáneamente deslumbrado por un leve resplandor que ninguno de los dos se esperaba. El pobre se estaba dando muchos sustos en esta casa de locos.

Aparentemente, Maranta había construido una especie de pequeña catapulta improvisada con basura sacada de todos los rincones de la casa (que, dada su abundancia, no me extrañaría que ruborizara a Magüe por el dudoso estado de orden y limpieza de su casa). Después, propulsó una púa de hielo de cuya existencia no tenía constancia contra la casa de enfrente, y salió a bailar bajo los trocitos de hielo como una niña pequeña. Dalos, mientras tanto, miraba embobado la escena.

El cúmulo de circunstancias me hizo, sencillamente, estallar en carcajadas. Ver a Maranta, con ese aspecto de mujer misteriosa, bailar bajo nieve artificial como una niña en su primer invierno era francamente chocante, por no mencionar la cara que se le había quedado a mi hermano, mezcla de pasmo por la situación y de decepción por su estaca. Estaca, por cierto, que despertó mi interés una vez me hube calmado, secándome las lágrimas y recogiendo mi sombrero y mi pájaro, que había volado hacia el respaldo de una silla ante mi súbito ataque de risa. El hecho de que hubiera creado un objeto así sin que me diera ni cuenta daba una idea bastante aproximada de la magnitud de sus nuevos poderes. Y yo que creía que era el raro de la familia, pensé por enésima vez en ese día.

Aún con las mejillas tensas, me acerqué a mi hermanito y le di una palmada en la espalda.
-Estas hecho todo un ligón, Dalos. Ten cuidado, no vaya a ponerse celosa Rita. 

Con esa distracción, no me di cuenta de la conversación que de algún modo Roder estaba manteniendo de nuevo con su mono. Una vez más, el simio parecía portador de malas noticias, lo cual me hizo recordar la delicada situación en la que nos encontrábamos, pero no por ello perdí mi buen humor. Sin embargo, me dije, el deber es el deber.

-Escucha hermano -dije a Dalos, ahora en un tono más serio -Ya has oído lo que nos han dicho. Estamos en un lío, y no sé cómo salir de él. Quizá lo más sensato fuera desentendernos de ellos y seguir nuestro camino en lugar de meternos en más problemas, pero por otra parte, no tenemos dónde ir y estos humanos pueden protegernos...  -Inconscientemente, bajé mis orejas hasta que hicieron sombra al pájaro de mi hombro, concentrado como estaba en encontrar la mejor solución al asunto -Bueno, ya eres mayorcito; ¿qué crees tu?

FDI:
Bueno, aquí estamos de vuelta los dos. Sirva este post como aviso del fin de nuestra ausencia. Respecto a las acciones, creo que quedaría así:
-Acción 1: pagar + reírme (si es que esto cuenta como subacción)
-Acción 2: hablar con Dalos.
Como siempre, si algo no se ajusta a las reglas, dímelo :)

_________________


avatar
Rahn

Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 29/01/2015
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Dalos el Mar Jun 09, 2015 6:19 pm

Sin prestar mucha atención a la conversación de Rahn con Roder y Magüe, continué dando vueltas al cono de hielo en mi mano. Para mi sorpresa, éste no se derretía ni lo más mínimo. Parecía como si la misma palma de mi mano sirviese de refrigerador para la curiosa forma que acababa de moldear tan fácilmente. -Bueno. Puedo enfriar el agua... ¿y calentarla?- Según recordaba, la noche anterior había notado un intenso calor en mi mano cuando agarré a Roy por la pierna. Valía la pena intentarlo. Me concentré de nuevo pero antes de que pudiera conseguir algo, Marantra, la amiga de Roder, se acercó a mi y tras esbozar una sonrisa puso su mano en la madera e inmediatamente creó un extraño artilugio que recordaba a la forma de un cañón. Aprovechando mi asombro, cogió el trozo de hielo de entre mis manos y lo lanzó usando el improvisado cacharro.

Parece ser que nadie reparó en mi cara de decepción ya que todos estaban más atentos a como la chica salió a fuera como si de una niña pequeña se tratara a recibir con los brazos abiertos la pequeña llovizna helada que caía tras la explosión de mi humilde proyectil. -Menuda casa de chiflados...- Susurré para mi mismo esperando que Magüe no pudiera oírme pero, como si en mi mente estuviera, soltó una muy similar frase. Seguí un poco a mi bola mientras Rahn me hablaba, escuchándole pero sin prestar demasiada atención a sus palabras. Muchas cosas que pensar y poco tiempo para hacerlo. En primer lugar había que decidir qué hacer con la petición de Magüe. Probablemente acabaría siguiendo a Rahn adonde fuera independientemente de qué pensara yo. Seguro que cualquier decisión que Rahn tomase era más sabia que la mía. Aún así me aventuré a decir mi opinión:

-Rahn, ya sabes que hemos sido educados para ser agradecidos con la gente. Aunque nos hayan pedido dinero por ello, no se puede negar que Roder y su mono nos han ayudado y que Magüe ha mostrado mucha hospitalidad con nosotros. Incluso dejando eso de lado, ya sabes que tengo un don natural para encontrar problemas y que aunque quisiéramos evitarlos, vamos a tener que encontrarlos de cara de un modo u otro así que mejor con ayuda ahora que nosotros solos más tarde. Además...- Miré mis manos con una sonrisa de confianza- He aprendido unas cuántas cosas en este rato y estoy deseando ver que más puedo hacer- Apenas había terminado mi frase cuando recordé otra cosa. ¿Rita? ¿Que tal estaría? lo mejor sería ir a echar un ojo pero, ¿y si se encontraba despierta y se llevaba un susto de muerte? Ella seguramente no sabría nada de lo que pasaba a su alrededor en aquel momento y estaría ciertamente muy confundida. Habría que ser precavido.

Lentamente entré en la habitación en la que se encontraba y mi mente se quedó en blanco cuando la encontré mirándome fijamente. Antes de darme cuenta estaba tirado en el suelo con la espalda contra la pared buscando cualquier cosa que decir y con la cara roja como un tomate. Nunca se me dio muy bien hablar con las chicas.-Lo...lo... ¡LO SIENTO! no pretendía entrar sin llamar y bueno... solo quería pasar a ver como te encontrabas. ¡No te asustes no estás secuestrada ni nada por el estilo! Esto... mi hermano y yo te encontramos herida. Bueno en verdad vimos como un cyborg te hería y luego vino un extraño hombre con un afro muy grande y un mono y...- El pulso de mi corazón se aceleraba y mis palabras comenzaban a tropezar una con otra- Y bueno nos ayudaron a traerte aquí y una amable chica te curó o bueno eso creo yo también ayudé un poco... ¡de verdad que solo queríamos ayudar por favor no te asustes!- Según el tiempo pasaba me ponía más y más colorado hasta que de pronto comenzó a surgir vapor de mi cuerpo. No había usado nada de agua así que supuse que tenía que venir de la humedad a mi alrededor. Era algo que apenas pude controlar. Simplemente produje una pequeña explosión de vapor pero que seguramente bastó para asustar a los habitantes de la casa y, a mi temor, a Rita.

FDI:

Pues aquí estoy yo también de vuelta. Perdón por tardar unos días más que Rahn pero me pilló una pequeña infección de ojo y estuve sin mirar el pc uno o dos días. En fin, mis acciones serían:

1- Hablar con Rahn y dirigirme a la habitación de Rita.
2- Hablar con Rita y usar Cortina de Vapor.

Dalos

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 04/02/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Lugor Jumther G. el Mar Jun 16, 2015 6:09 am

Roder al ver su pago, levantó sus anteojos para mirarlo mejor, era fácil imaginar el color dorado dominando sobre el color verde de sus ojos. Sus manos iban directo a las monedas pero fueron detenidas por la abuela Magüe. Esta le recordó que las ganancias de esta campaña serian invertidas en otras cosas más importantes que sus intereses.

-Y eso implica invertirlas en la siguiente campaña, esto usará para pagarle a Bob Jarley, él tiene un carromato con el que podremos entrar escondidos a la ciudad- Magüe miró la mano extendida de Rahn y le hizo un gesto a Roder para que le respondiese el saludo al fallen.

-Sí, si, como sea- Decía el Norgon mientras estrechaba de mala gana la mano, su disgusto se debía al el destino que tendrían sus ganancias. Luego fue averiguar que le sucedía al mono.

-Muy bien ¿entonces a que llegamos mis hijos? ya es hora de decirme si nos ayudaran o seguirán su camino- Le pregunta la Norgon y luego esperó que los hermanos se pusieran de acuerdo y le dieran respuesta. –Y quizás, solo quizás, saquemos ganancias de este servicio comunitario- Dijo, con picardía mientras con el puño a medio cerrar, frotaba su dedo pulgar con el índice, haciendo referencias a ganancias monetarias.

Después de Maranta bailar debajo de la escarcha fría producida por su aparato y el cono de hielo de Dalos, se adentró a la casa pero se quedó parada un paso adentro de la puerta, observando fijamente al dúo de tiernos hermanos fallen mientras hablaban sobre si ayudar o no a Magüe y Roder. Observo lo confiado que estaba Dalos de su poder y escuchó que apenas tiene horas de haberlo descubierto. Dalos se apartó al final de la charla y se dirigía hacia la habitación de Rita, entonces ella se acercó a Rahn.

-¿Así que eres el hermano mayor?- dijo con un cantadito algo juguetón.

-También tuve una hermana menor…-

-…Eso hace tiempo, cuando magüe me encontró o como ella dice, cuando la encontré-

Y sin dar explicación, habló de su pasado con Rahn como si él le preguntase sobre el mismo –Fue, en un incendio, mis padres murieron en él junto a mi hermana… Magüe dice que le hable a través del humo, no como ella y Roder lo hacen, sino de una manera distinta, era mi extraña habilidad de hacer que las cosas físicas actúen a mi voluntad, la que me permitió enviarle un mensaje de forma inconsciente, Migüe dice que es una magia muy extraña, lo llama magia materializadora- Cerro los ojos con expresión de añoranza y luego miro a la mujer Norgon sentada en una silla aspirando y expulsando humo como si fumara, pero no había tabaco en sus manos –Dice que fue cosas del destino, ella sintió mi poder y mi angustia mediante el humo que producía el incendio y bueno, dieciséis años después aquí estoy, hermosa, loca y asustada…- La última palabra, Maranta la dijo tan bajo que el fino oído fallen de Dalos solo le permitiría dudar si fue asustada u otra palabra que terminase en  “ada” lo que escuchó.

Luego miró al suelo y se la mirada se le ensombreció en nostalgia -Y así me hice parte de esta familia, nunca pedí unirme a una familia nueva, es terrible temer perder la familia una vez más-

-Cuida a tu hermano, es tu familia y es dueño de la mitad de tu vida, si él se va, se llevara una parte de ti, una parte que no regresara. Y si pasa, si se va, si lo pierdes, no busques más familia- La mujer se retiró y se le sentó en las piernas a Magüe.


Cuando Roder se proponía a salir a darle aviso a Migüe de la información que Dr. Yoryo le dio escucho un grito en la habitación del frente.

-¡Auxilio, auxilio, no, no, déjame en paz, mataste a mi hermana, mataste a Lita!- Rita solo guardo un silencio aterrador cuando se encontró a  Dalos de frente diciendo sabrá solo él que cosas. El vapor que expidió el fallen, la altero aún más y no pudo contener más los gritos. La joven chica se quejó de la herida en la pierna cuando se cayó de la cama, tropezó una mesita y de ella cayó un adorno de porcelana barata que se agrieto y estilo un poco, la chica lo tomó, lo arrojó y atinó en el blanco, la baratija se desintegró en la frente del fallen quien sintió como la cabeza se le fue hacia ataras y puntos plateados rodeaban su cabeza, ella comenzó a correr hacia donde sus piernas le llevasen.

Magüe al escuchar los gritos se paró de inmediato y literalmente cargó a Maranta y la colocó en el suelo como si de una muñeca de trapo se tratase, esta giró con gracia y fue a dar al sillón donde los hermanos fallen aterrizaron cuando los metieron a esta peculiar casa.
-¿¡Que quimeras pasan por mi casa!?- La frase que evoca a las quimeras como criaturas malditas y poco bienvenidas en un hogar decente y limpio espiritualmente hizo un eco atronador con la voz autoritaria con la que preguntó la mujer Norgon, el matiz fue tan poderoso que Roder y Yoryo creyeron por un segundo que serían reprendido a lo que el mono reaccionó tapándose los ojos y la boca. La asustada chica se detuvo en seco y comenzó a dar tumbo atrás, mientras, buscaba apoyo con sus manos agitadas en el aire y encontró un estante, el mismo en que estaba la caja en que Magüe había guardado el misterioso mineral y como si este tuviese vida, salió de su contenedor mientras caía y al tocar el suelo revotó, de fluidamente hasta su anterior portadora, cuando las posaderas de esta por fin tocaron suelo.

Rita miró la piedra como si esta le hubiese silbado, o dicho “Ey, tonta, aquí estoy”.

-¡Mi regalo!- dijo en un grito de sorpresa y temor.

-¡Mi regalo de cumpleaños!- En susurro, aclaró con la vista perdida y la piedra empuñada con las dos manos en su pecho; sus ojos parecían buscar un recuerdo y querer tele-transportarse hasta ese momento y escapar de todo.

-¡Niña cálmate, estas en buenas manos, nada te pasara, somos amigos!- dijo Magüe en tono alarmante, dándose cuenta que utilizó el tono equivocado.

No temas mi niña- Trató de corregir con un tono más consolador.

-¡No, no!- El grito sonó en eco y el mineral brilló, los ojos e la chica alumbraron en azul y se levantó del suelo como si una fuerza invisible la ayudase, heridas y sangrado desaparecieron.

Roder llego al lugar y se detuvo justo cuando vio aquella escena. El mono gritó del susto, todos se pusieron alertas y la chica volteó a ver a donde el Norgon y Yoryo.

-¡Mis lágrimas no serán derramadas de nuevo, la sangre de mi hermano os traicionó!- Una voz de ultra tumba se oyó y la chica se arrojó contra Magüe lanzándole una patada con tal potencia aparente que Roder y Maranta solo esperaron ver que la vieja saliera disparada por los aires atravesando muebles y paredes. Entonces ocurrió así: En realidad todo lo que la patada giratoria encontró lo rompió o tumbó, hasta que se encontró con un brazo que apenas se movió, que parecía un roble milenario. – ¿Y tú vienes a mi casa, la llenas de sangre, rompes mis cosas y pretendes pegarme?- Decía la mujer mientras giraba.

-¡Uy, pobre niña!- Alcanzó a decir Roder cuando vio la otra mano de Magüe tomar la pierna agresora de Rita y ver como de un medio giro hizo un corto viaje diera un vuelo rápido hasta estrellarse contra el mueble en que estaba sentada Maranta. Pero antes de estrellarse Rita, Rahn sin poder prevenir recibió un golpe del codo de la chica, que lo hizo trastabillar hasta caer sentado sobre una pequeña mesa de madera, que soporto su peso y solo crujió.

Roder no podía dar crédito a lo que veía, su Abuela había tratado con mucho tacto a aquella chica, si hubiese sido él quien la atacara, hubiese salido por la pared con tal fuerza que seguro lo detendría la pared de la casa del frente –Eso, eso es injusto Yoryo, Migüe jamás me trato con tanto tacto cundo me reprendía-

La chica del impacto no pudo sostener el mineral  y por lo tanto en segundos volvió a la normalidad y el brillo azul se disipo de sus ojos. Cuan volvió en sí intento exaltarse y quiso recobrar el mineral, pero Magüe intervino pronto. – ¡Detente pequeña lombriz!- El piso tembló cuando el pie de la mujer Norgon pisó cerca de la chica. La tomó por el cuello de la camiseta, aspiró profundo y de su boca salió una cantidad espesa de humo considerable, los rostros de la chica y de la Vieja mujer se volvieron sombras y el ambiente se llenó de una tensa calma. Cuando el humo se disipó después de dos largos minutos por fin Magüe se separó de la chica. –Por las almas que me acompañan, esta chiquita sí que estaba cargada de mala vibra- Dijo Magüe mientras su rostro se veía agotado y se notaba que le faltaba el aliento, hizo un gesto con la mano, apuntando hacia el suelo, a su lado y miró a Roder, este no entendió. – ¡Que me alcances una silla, Pedroso!- Le gritó la vieja con una de las pocas fuerzas que le quedan, llamándolo como le suelen decir a las personas lentas en reacción, sosas y/o distraídas, utilizando un juego de palabras inspirados en los especímenes más grandes de los Oso de los riscos, que son conocidos por su tranquilidad y lentitud.
-Oh, ah, si Migüe ya te alcanzo una-

Rita los vio a todos y cada uno de ellos como si comenzara a recordarlos, pues en la lectura de Humo que Magüe le hizo a la chica le pasó todos los recuerdos y conocimientos necesarios sobre cada uno presente en la sala, incluyendo los recuerdo de Roder sobre los hermanos Fallen, así, ella, les tomara confianza con rapidez y se pone al tanto de todo en poco tiempo.
Miró con atención a cada uno de ellos, los observó detalladamente con expresión calculadora y fría,  No cambió su expresión con ninguno, hasta que llegó al mono y se rió.

-Pobre mono- Dijo sonriendo.

Magüe quien la veía con ojos maternos desde su silla, le paso la mano por la cabeza – ¿Ya te sientes mejor mi niña?- Esta escena le causó celos al Norgon Roder, lo que lo llevó a interrumpir –Claro que está bien Migüe. Entonces aprovecho de advertirles algo muy serio- se aclaró la garganta, y Magüe le presto atención al igual que Maranta.

-Migüe, Maranta… Deféstor… está vivo- La expresión incredula de Magüe fue más alarmante que la de maranta, pero la preocupación fue casi la misma.

-¿Él estaba muerto, como es posible?- Preguntó Maranta.

-No quiero decirlo hasta no comprobarlo con mis ojos, pero Dr. Yoryo está seguro de lo que vio. Él está seguro, que él tiene la culpa de que Deféstor este entre los vivos-

-¿Es que has fumado mucho mi niño?- Preguntó Magüe metafóricamente, pues cuando ella aspira mucho humo, es capaz, de en ocasiones, ver más allá de lo que ven los mortales.

FDI:

1.- Muchachos, el reír y hablar en los momentos que los hacen ahora no cuentan como sub-acciones, pues están simplemente interactuando con quienes les rodean y no están en una situación de combate o similar, imagínense estar en un combate y consumir una sub-acción por decir alguna palabra o tratar de convencer a su enemigo de no pelear o de lo contrario.
2.- Por favor pónganle más a sus posteos, están bien, diría que moderados, pero creo que resumen más de la cuenta.
3.- A divertirse=)
avatar
Lugor Jumther G.

Mensajes : 592
Fecha de inscripción : 20/06/2013
Edad : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Rahn el Mar Jun 23, 2015 1:24 am

Por primera vez desde que llegamos a la casa, la misteriosa mujer azul se fijó en mi y, como si me conociera desde siempre, me contó una triste historia de pérdida familiar que me era lamentablemente conocida. Coincidía con ella en que mi hermano Dalos era para mí totalmente insustituible: desde su nacimiento había caído en mis ojos como objeto de mi devoción, movido por un fuerte vínculo familiar. Ahora que ambos estábamos solos ante el inhóspito mundo humano, lejos de la confortable seguridad de los árboles y la naturaleza que siempre nos habían rodeado, me vi obligado a recordarme a mí mismo por enésima vez mi firme resolución de proteger a Dalos de todo peligro. Lo cual habría de incluir, como bien me temía, peligros en los que él solito se metiera. 

Enfrascado como estaba en reflexiones como esta, con el petirrojo de mi hombro casi completamente cubierto por mi oreja como por un toldo, no fue hasta que oí gritos y el siseo de vapor que tomé conciencia de que esa clase de situaciones que tanto me preocupaban podían ocurrir, literalmente, hasta en la más segura de las casas. Y la de Magüe, definitivamente, no era una casa segura. Con el recuerdo de la tragedia del río tan fresco, y renovado por el discurso de Maranta, oír vapor y chillidos me hizo pensar que Dalos había perdido el control de nuevo y sus poderes, una vez más, se habían vuelto en su contra. Me abalancé sobre la habitación hacia la cual yo mismo había enviado a Dalos momentos antes, no sin cierto remordimiento por haberlo hecho. Cuando llegué al umbral, una nube de vapor ya casi disipada me recibió con una bofetada de calor. Retrocedí unos centímetros para evitar que mi pobre pajarillo, contínuamente asaltado por las imprevisibles locuras de la casa, quedara escaldado como un pollo, justo a tiempo de esquivar una figurilla extremadamente hortera que pasó volando a toda velocidad por delante de mis narices y se estrelló contra la frente de Dalos, haciéndose añicos. 

Antes de que pudiera decidir si ir a ayudar a Dalos o a localizar a su agresora, ésta volvió a hacer lo único que le había visto hacer hasta ahora: salir corriendo y caer al suelo. Salvo que ésta vez tenía con ella la atroz piedra que Magüe había lanzado alegremente a Dalos un rato antes, y ya prevenido de sus efectos, me puse en guardia lo mejor que supe, haciendo sombra con mi mano a mi pájaro, que aun se intentaba estabilizar en mi hombro. Un segundo destello tan intenso le dejaría tan ciego como lo estaba yo, y eso sería realmente inconveniente.

Al no ver luces ni escuchar explosiones, entreabrí tímidamente mis dedos, e hice que mi avecilla se asomara entre ellos. Pero esta vez la información relevante no me llegó por los ojos sino por los oídos: primero una críptica frase pronunciada por algo vagamente similar a la voz de Rita, seguido por lo que, como ex habitante de un bosque, describiría como el sonido del choque de dos troncos. Un análisis visual de la situación, en cuanto me atreví a exponer a mi petirrojo al peligro, me informó de un codo que impactó inmediatamente en mi pecho, seguido por la chica a la que pertenecía, que aterrizó en el sofá. Bauticé en ese mismo instante el mueble en cuestión como "el sofá donde caen todas las víctimas de la ira de Magüe". Desgraciadamente el golpe de Rita me envió a una mesa bastante más incómoda. Un grito y un pisotón de la no tan anciana norgon pusieron fin al torbellino de acción y golpes que nos llovían desde todos lados a mi hermano y a mí. En cuanto las dos humanas se enfrascaron en una vaporosa conversación, aprovechando las curiosas habilidades de la mayor, aproveché para ir a ayudar a mi hermano, que seguía tirado como un muñeco en el suelo de la habitación contígüa. 

-Joder, Dalos, ¿qué ha sido eso?  -empecé riñéndole, pero  su mirada desorientada y dolorida me dio a entender que no estaba para regañinas. -¿Estas bien?  -me senté junto a él, puse la mano bajo su nuca e inspeccioné su frente. A decir verdad, no estaba muy versado en medicina, pero a mi inexperto juicio el moratón que le estaba saliendo no tenía pinta de ser demasiado grave. Aún así, no iba a dejarle en ese estado, así que le cargué en brazos con dificultad y lo puse sobre la mesa en la que instantes antes convalecía su propia agresora. Ironías del destino. Parece ser que, después de todo, Dalos no iba a resultar ser tan ligón como le había dicho yo, pensé para mí mismo con una sonrisa. Volviendo a la realidad, caí en la cuenta de que si Maranta había devuelto hasta ese punto las fuerzas a Rita, curar a Dalos no debería suponerle ningún problema.

Tras una última mirada casi paternal, me volví hacia la puerta dispuesto a reclamar su ayuda, ignorando por completo la conversación que estaban teniendo en mi ausencia. Mientras cuidaba de Dalos, para mí era solo ruido de fondo.
-Maranta, disculpa, parece que nuestra nueva invitada no ha sucumbido a las más que dudosas capacidades de seducción de mi hermano  -anuncié con media sonrisa irónica en la cara -y me temo que va a necesitar tu ayuda. ¿Podrías arreglar este estropicio?

Una mirada más detallada al lamentable estado de la sala me hizo comprender que la casa había sufrido estropicios más importantes que el de la frente de mi hermano. Y un vistazo más cuidadoso a la cara de mis interlocutores me reveló que había algo que les disgustaba muchísimo y que, más que probablemente, no era el estado de mi hermano. Tragué saliva incómodamente y recompuse el gesto.
-Esto... ejhem... me refería, naturalmente, si no estás ocupada; supongo que tendréis asuntos más importantes que discutir...
De ningún modo me refería a eso, ni entraba en mi escala de valores el hecho de que tuvieran algo más importante que la salud de mi hermano entre manos, pero sabía que ese era un punto de vista muy mío y procuré guardármelo para mí.

FDI:
Pues éstas serían mis acciones para este turno:
-Acción 1: ir a la habitación + levantar a Dalos
-Acción 2: dejar a Dalos en la mesa + volver a la sala principal
Como siempre, si algo no está como debería o falta algo, dímelo :)

_________________


avatar
Rahn

Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 29/01/2015
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Dalos el Jue Jun 25, 2015 7:20 pm

Aún mareado y con dolor de cabeza, deje que mi hermano se encargase de mi durante un rato. Si, el indomable Dalos estaba siendo atendido por un ciego. Pero no era un ciego cualquiera, Rahn podía encargarse perfectamente de mí. En todos los años de mi vida, la gente había visto a mi hermano como alguien indefenso pero yo sabía que él era mucho más fuerte de lo que pudiera aparentar con su aspecto delgado y su ceguera. Mientras Rahn me levantaba y me llevaba a una mesa intentaba poner mis ideas en orden. No era para menos, creo que nunca antes en mi vida había tenido que asimilar tanta información, tantos hechos... . Apenas me dio tiempo a recuperarme de lo de la piedra y ya me estaban lanzando cosas a la cabeza. Realmente resultaba incluso cómico pensarlo en aquel momento. Tanto era así que no pude evitar soltar una risotada silenciosa cuando mi hermano se alejó a pedir ayuda. Realmente el golpe no me afectó tanto como pensaba. Era más el malestar interno de haber dado ese disgusto a Rita y en aquel momento me preocupaba más ella que yo. -No me habría gustado ser yo a quien Magüe atizase- me dije sonriendo.

mientras esperaba a que Rahn regresara, revisé la casa con la mirada. Unas cuantas cosas habían caído de las estanterías por el fragor de la pequeña pelea, o más bien azotina de Magüe, y salía aun humo de la habitación donde la Norgon había estado usando su extraño poder comunicativo. Parecía que una intensa discusión se producía en esa misma sala y me acerqué a comprobar a paso lento pues aun sentía un pequeño mareo. Me coloqué detras de Rahn que pareció no sentirme puesto que estaba demasiado ocupado teniendo una incómoda conversación casi consigo mismo mientras el resto de la gente en la sala se miraban con cara de incredulidad mientras hablaban sobre un tal Deféstor.

Tras un rato de silencio, di un paso al frente para que todos notasen mi presencia: - Bueno Magüe, parece que están pasando cosas con las que no contábais y nosotros vamos a ayudaros a resolver algunos problemas pero, antes de que algo más pase en esta casa de locos y se nos caiga encima, me gustaría saber más de a qué se supone que nos enfrentamos, qué es exactamente esa piedra y por qué Rita...- Dirigí una fugaz mirada a la chica mientras sonreía- ... cargaba con esa piedra cuando la encontramos. Tampoco sabemos por qué la perseguían y, bueno, antes de meternos en más problemas, creo, y supongo que Rahn estará de acuerdo, tenemos que saber más sobre como están las cosas-

FDI:

1. Perdón por el post corto, y por la tardanza. Ultimamente he estado de exámenes, mudanza y unas cuantas cosas más y me ha sido dificil encontrar el huequillo
2. Mis acciones serían: -Andar hasta la habitación
3. Tal vez en unas semanas estaré afk del foro totalmente. Si se diera el caso avisaré antes en algún post.

Dalos

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 04/02/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Lugor Jumther G. el Dom Jun 28, 2015 11:00 pm

-¿Defestor, quieres saber quién es ese brabucón, obsesionado con vencerme y  darme muerte en el proceso?- Exclamo Roder.

-Bien, te lo contare…-

-Se lo contaras en el camino mi niño, no debemos perder tiempo- Interrumpió Magüe.

-Mi niña, ve con el pequeño a entregarle a Bod Jarley esto de mi parte- Dijo Magüe dirigiéndose a Maranta y señalando a Dalos, se dirigió al estante que Rita había tumbado y entre todas las cosas en el suelo había un frasco de vidrio que contenía un par de fichas, una roja y una azul, la mujer no se mostró conforme con lo que vio y dejó el frasco a un lado, continuó buscando en el suelo –¡Ahí estas!- Dijo mientras tomaba una ficha de color verde, se la entregó a Maranta y en un gesto amable pero tanto rustico Magüe puso su mano sobre la cabeza de Dalos, esta mano grande y caliente inclinó la cabeza hacia atrás mientras el dedo pulgar de la misma quitaba el cabello de la frente y desde atrás, los verdes ojos examinaban el golpe –No es de alarma mi pequeño, eres fuerte como un roble, como un roble de Albor- Dijo sonriente la mujer –¡Ese es mi muchacho!- Y Dalos recibió una nalgada de la pesada mano –Mis niños vayan con cuidado, dalos cuida a este cristalito- Maranta sonrió en respuesta al comentario y tomó de la mano a Dalos –Ve y “pídele permiso” a tu hermano mayor-Le pidió entusiasmada, como una niña que adora salir a tomar aire. Así le daba tiempo al fallen para despedirse de su hermano y quizás escuchar algún consejo sobre cortejar damas de azul –No te preocupes, nos veremos muy pronto- Le dijo entusiasmada la mujer a Rahn.

Mientras los hermanos hablaban, Maranta se fijó en Rita e hizo una mueca de desagrado al ver que la chica parecía tener una amena charla con el Dr Yoryo –Así que Roder te regreso el favor y ahora son amigos inseparables, que bonita historia, o ¿recuerdo? – Le decía Rita al mono mientras Maranta se acercaba a ella.

-¡Qué bonito mono!- Cerró la frase con una gran sonrisa cerrando los ojos.

En el momento que Maranta hizo un ademan de colocarle la mano en la cabeza, el mono se bajó del sofá y salió por la puerta de la casa -¿Cómo haces para entenderle? Nunca le he caído bien-

-No lo hago, solo se lo que Migüe me enseño con el humo, en realidad no entiendo ni una de sus mímicas- y sonrieron pícaramente.

Después de un corto momento Maranta se enserió un poco –¿Rita, cierto?-

-Me llamo Maranta…-

-Lo sé, el humo…-

-Ah, cierto-

-Bueno chica, aun no nos conocemos, pero tenemos mucho en común, también perdí a mi hermana…- La conversación continuó hasta que Dalos y Rahn terminaron de hablar, entonces Maranta colocó  su mano sobre  el pecho de Dalos y le dijo –Con esa pinta seguro serás reconocido con facilidad- una tenue luz brillo de la mano de maranta y las ropas de Dalos cambiaron, el detalle más sobresaliente era una capucha que colgaba de su espalda. –Tapate la cabeza antes de salir- Y se marcharon.

-Ustedes…- Suspiró Magüe mientras veía al grupo con quien sé que quedaba –Tengo que cuidar el fuerte- Dijo mientras miraba toda su casa –Pero, Defestor y Guolfesp, no son contrincantes fáciles de vencer, así que los acompañare- Le dedicó una mirada a Rita –Tu niña, te quedaras, esto es muy peligroso para que alguien sin habilidades vaya, y tu pepita, como le dices, tampoco saldrá de esta casa, la esconderemos-

Después de ser dictada la orden de Magüe, era de esperarse una reacción negativa de parte de Rita, Roder, puso de inmediato sus ojos en Rita, después de ser testigo de lo que la chica era capaz de hacer con la piedra, le pareció que debía estar alerta, y más tomando en cuenta que la piedra aun yacía en el suelo, muy cerca de ella, por supuesto sabía que Magüe tendría todo bajo control, pero no quería llevarse un porrazo inesperado de parte de la chica. Yoryo se inquietó un poco ante la decisión de la vieja Norgon, sabía que aquello no era una petición, sino una orden, solo aquellos que han vivido con esta mujer saben reconocer cuando una petición lo es  y cuando una orden es una orden, y esta era un muro impenetrable –No hay problema Migüe, me quedare- Dijo la chica aun con los ojos entre cerrados, sin muestra de desacuerdo alguno, solo introdujo su mano en uno de los bolsillos de su chaqueta y sacó algo parecido a una esfera blanca y la metió en su boca para comenzar a masticarla y pareció relajarse sobre el sofá.

-Ay, que linda y obediente esta niña, me dice Migüe, es oficialmente mi tercera nieta- Dijo la mujer caminando hasta la chica, se le sentó al lado y la abrazó tan fuerte que seguro no le dejo ni una pizca de aire, pero la liberó a tiempo, entonces se levantó de nuevo, tomó aire con una gran bocanada y luego le soltó  un humo ligero muy deprisa sobre la cara, está comenzó a toser, cada vez tocia menos y menos, hasta que quedo profundamente dormida.

-Bien ya podremos estar tranquilos, esta chica dormirá profundamente varias horas- Miraba a la chica mientras le decía a Roder y compañía –Chico pájaro, carga a la niña, Roder guíalos hasta la habitación de abajo- Roder asintió con seriedad y miró rápidamente a Rahn indicándole que estaba listo, caminó hasta la habitación donde Maranta atendió las heridas de Rita, rodo la cama y quitó la alfombra de abajo, dejando descubierta una portezuela con un anillo que servía para levantarla. Roder descubrió un oscuro hoyo y se adentró sin temor, una vez adentro una luz se encendió.

-Ya puedes traerla viejito-

Rahn siguió a Roder y desde arriba le pasó la chica, el Norgon la tomó y la acomodó en una cama, era una habitación cualquiera.

Mientras, Magüe tomaba un pequeño bolso y se lo colocó de lado, en el introdujo frascos pequeños y unas pequeñas bolsas de piel que contenían lo que solo ella sabía.

-Bien ya estoy lista Guolfesp, hijo de perra, espérame que por fin voy a partirte el culo- La emoción y la rabia brillaron en el verde de los ojos de la Mujer.

A Maranta y Dalos, se les hizo el camino corto, mientras iban caminando Maranta le contestaba sus preguntas sobre Defestor, el camino serpenteado con algunos callejones fue tranquilo, salvo por algunos ruidos y sombras moverse detrás de ellos, que quizás le pudieron parecer algo sospechosos a Dalos, su situación de fugitivo tal vez lo tenga alerta, pero Maranta no les presto nada de atención, tal vez sea por lo acostumbrada que está a la zona y por su falta de cordura.

-Es alguien aterrador, nunca lo conocí, pero no me hizo falta, Roder me contó lo que sucedió. Hace cerca de cinco años cumplía una tarea, esta consistía en proteger la puerta de acceso a un laboratorio en Ojo de Dioses, que pertenecía a unos paranoicos y locos científico, no confiaban en nadie pero se permitieron confiar en Roder, porque este fue alumno del maestro Kin-guala, amigo de uno de los científicos. Este maestro era un hombre que acostumbraba impartir sus conocimientos a quien se lo pidiese y soportase sus duros entrenamiento, en esos entrenamientos fue cuando conoció al Broken Defestor, a quien superaba con cierta dificultad. Cada uno era muy fuerte, pero en las luchas de pruebas de sus habilidades, Roder siempre salía victorioso, limpia y difícilmente. Este sujeto, aprendió a odiar a Afro, pues el Norgon tampoco era un rival muy disciplinado, era arrogante, presumido e indisciplinado, pero Defestor que era lo contrario nunca pudo vencerlo. A pesar que el maestro Kin-guala, siempre mostro admiración por el Broken  y lo honró al terminar sus enseñanzas, éste nunca estuvo satisfecho, él lo odiaba, debía vencerlo. Después de culminar su aprendizaje con el Maestro Kin, los dos desaparecieron de la vista del otro, hasta que el destino los hizo reencontrarse después de varios años. Defestor se había vuelto más fuerte y había sido contratado para encontrar y destruir el laboratorio que te mencione y a todos los científicos trabajando en aquel lugar. Estos dos no dudaron en batirse en un duelo a muerte, literalmente hablando. En esta batalla, Roder venció por fin al terrible Defestor, quien destruyó parte del laboratorio y asesinó a casi todos los científicos, sobreviviendo uno solo de ellos. En este combate Roder quedo tan mal herido que murió segundos después que Defestor.  Sip, murió el pobre Afro, pero el científico estaba trabajando con sus colegas en una máquina que era capaz de retornar a la vida a las personas y bueno a los animales también, el científico colocó a Roder en la máquina y el muy suertudo regreso a la vida en su cuerpo, pero en el proceso algo salió mal y el científico murió, parcialmente, pues…-

-Vaya, vaya, me halaga saber que alguien conozca tanto de mí- Desde la oscuridad del callejón que transitaban para entonces, una alta y robusta sombra les habló con una voz difícil de definirle género.

-¿La bruja de la materialización, eh?- Dijo mientras caminaba fuera de las sombras con un tono de voz calmado y sínico.

-Y aquí tenemos al controlador del agua, mira no más, también eres un fallen- Le dijo a dalos cuando salió a las luz. La figura bestia una capa que terminaba un poco más arriba de las botas de cuero con chapas de metal y la cabeza estaba cubierta por una capucha que le hacía sombra en todo el rostro, pero solo permitía ver con claridad una macabra sonrisa.

-¿Y tú quién eres demente?- Preguntó Maranta con un hilo de voz, esforzándose por demostrar temor.

-Dijiste que no te hizo falta conocerme, yo diría que no te hubiese servido, pues hoy no me reconocerías- Dijo mientras se quitaba la capa.
Defestor:


El rostro y el cuerpo quedaron al fin al descubierto y a pesar de la pesada armadura, el corto cabello y el parche negro en su ojo derecho, si se prestaba atención aún se notaban la feminidad de la fallen, pero la mujer de azul no pudo definir a que género pertenecía-¿Qui, quien, eres…? ¿Mujer?- y una sonrisa nerviosa se asomó.

La sonrisa malévola se borró de su rostro – ¡Defestor, zorra demente, soy Defestor el aniquilador!- Una pequeña porra salió desde su cadera y al quedar frente a él se hizo casi tan grande como el fallen, y las pequeñas púas crecieron, para luego, con agilidad y fuerza golpear el suelo, Maranta y Dalos sentirían las vibraciones causadas por el golpe.

-No puedes ser él, Afro me dijo que Defestor era un Broken, no una Fallen-

-Oh, esto mi pequeña damisela de azul, esto es solo el exterior, por fuera soy una “delicada” fallen, pero por dentro soy el mismo Defestor, con el mismo odio hacia Roder Aftun pero más poderoso que cuando me robo mi vida- Decía cada vez subiendo el tono de su voz, parecía que fuese a explotar en ira en cualquier momento, nombrar a Roder casi lo enloqueció.

-Estoy aquí para llevarlos junto a Guolfesp- Dijo sonriendo de nuevo con malevolencia, calmándose brevemente, como si fuese un maestro del autocontrol.

-Me sugirieron llevarlos conmigo, por las buenas- Hizo una larga pausa.

-Pero, por favor… vengan conmigo… por las malas- Y se les lanzo corriendo con el mazo lleno de púas arrastrándolo por el suelo, dejando una estela de chispas.

Maranta de la impresión dio unos pasos hacia atrás y se tropezó, y cuando cayó al suelo sus manos lo tocaron  y otro destello se hizo presente, del suelo se elevaron púas y dos paredes se alzaron cerrando la salida y entrada del callejón, las púas que se atravesaron en el camino del auto proclamado Defestor el aniquilador fueron quebradas con facilidad por el mazo del mismo, su objetivo era uno, y era aplastar a Roder a quien vio reflejado en Dalos.

Cuando Roder y Rahn dejaron a la chica en la habitación oculta, se encontraron a Magüe sentada en una silla fumando un tabaco y jugueteando con lo que ella llamaba el mineral –La lagrima de Kain- Dijo la mujer concentrada en el mineral –Así la llaman-

-¿Esa piedra es la del cuento? Creí que era roja-

-No es un cuento mi niño, es tan real como nosotros tres, y su color no es rojo, es azul, rojo es otro mineral- Roder se sentó en el sofá poniéndole atención a su abuela, en un momento miró a Rahn para invitarlo a sentarse.

-Les contare mientras hacemos tiempo para que lleguen los chicos-

-Cuentan que esta piedra fue creada con avaricia, miedo y envidia, por un alquimista hace un par de siglos atrás

-¿Y porque dicen que es roja si en realidad es azul?- Preguntó Roder como un niño, a lo que aparentemente Magüe no le prestó atención.

-Este mago alquimista llamado Kain, tenía un hermano, llamado Abiguel, pero le decían Abel-

Hizo una breve pausa, mientras dejaba salir el humo que había inhalado -Los testigos de esta leyenda nunca pensaron que una historia que comienza con un hombre llegando lejos en un oficio peligroso para superar a su hermano el gran mago, no podía terminar bien- Tomó un poco del tabaco Mientras Roder se intrigaba, ya habia escuchado de esta historia, pero nunca de la boca de su abuela, además que le sorprende que su cliente nunca le hizo referencia a esta piedra cuando le encomendó su búsqueda.

-Al alquimista no le bastó con llegar lejos en su oficio- Continuó la mujer

Creyó que era necesario crear una sustancia liquida que incrementara sus poderes mágicos, todo esto con el fin de derrotar por fin a su hermano menor en un duelo de magos. Kain Yondiel, enfrento a su hermano, Abiguel Yondiel, también conocido como Abel, poderoso y hábil mago, quien resultó gravemente herido y victorioso en aquella lucha, con dolor en su corazón vio cómo su hermano en el suelo casi muerto por fin tubo un momento de claridad y le pidió perdón mientras una lagrima de brillo azul cayó de su ojo al suelo para solidificarse. Esta “pepita”, también llamada mineral, posee la propiedad del líquido que Kain había creado para vencer a su hermano-

También se cuenta, que con la mano que Abel sostenía sus heridas tomó la lagrima solidificada y la sangre que cubría su mano se cristalizó, dándole origen a lo que llaman el Rubi de Abel. De esta no se sabe nada, hay muchas especulaciones, siempre se habla de distintas personas que lo tuvieron en sus manos, pero nunca se ha sabido con certeza si de veras existe, caso contrario pasa con la Lagrima de Kain, medio Kerfel, por medio de la historia convertida en cuento, sabe que estaba escondida aquí-

-Pero esa parte de la cuento no lo conocía, el Rubi de Abel- Reflexiono el Norgon.

-¿Entonces la piedra que es roja, es el Rubi de Abel?- Preguntó Roder asombrado.

-Si Roder, el color rojo que en el cuento le acreditan a la lágrima en realidad es del rubí-

-Vaya, vaya, que te parece Yor…- Roder se fija que El simio no se encuentra cerca

-¿Dónde está el Dr. Yoryo?-

-El suele hacer estas cosas, aparece y desaparece- Le dice a Rahn quitándole importancia al asunto.

-Esta historia de la piedra de Kain, se parece un poco a mi historia con Defestor, la diferencia es que este mal viejo ha regresado de la muerte- Le comento a Rahn, para luego contarle sobre Defestor y él. Le narró en resumen de la misma historia que maranta le contó a Dalos.

-SI, si, era un idiota presumido, se pavoneaba por todo el lugar ante todos los aprendices por ser el preferido del maestro, por eso cada vez que lo vencía le decía lo idiota que era- Se rió burlonamente –Por eso y otras cosas ridículas, el maestro me odiaba- la conversación continuó.

-Cuando desperté, el Científico, el mismo Dr. Yoryo McNamar y el simio, eran uno solo- Continuó el Norgon contando como una anécdota graciosa.

-Desde entonces, el Doctorcito Yoryo y yo andamos juntos- Miró a los alrededores buscando al simio.

-¿Dónde estará?- Se preguntó en un murmullo.

-¿Sabes? Creo que ya aprendió la lección. Matar al animal en el que había experimentado tantas veces en pro de la cencía y terminar en su cuerpo por causa de uno de esos experimentos, es un castigo y aprendizaje que no se olvida jamás- Contó con toda naturalidad, como si contase que un amigo se cambió de camisa sucia a limpia.

La mujer alzo la mano para callar a Roder -!Shhh¡- su expresión serena y concentrada, cambio a preocupada y concentrada, al ponerse de pie como si percibiera no lograse escuchar bien algún sonido lejano, expulso humo lentamente –El aire se hace espeso, algo está ocurriendo en el plano astral- Siendo el Aire el medio a través el cual el humo viaja, Magüe debe estar atenta a este y percibe un cambio mínimo pero sospechoso.

-¿Es Maranta?- Pregunta Roder con tono preocupado.

-No, ella está bien, si algo le pasase seguro lo percibiría- Aclaró Magüe.

-Si tu hermano estuviese en riesgo ya lo percibiría, también. Así que no te preocupes mi niño- Le aclaró a Rahn.
FDI:
1.- Han tomados distintos caminos, por ahora.
2.- Siéntanse en libertad de interactuar con los NPC mientras ellos hablan.
3.- El color de los diálogos de Rita, ahora será el aparecido en esta respuesta.
4.- Si tienen alguna duda, no duden en preguntar.
5.- La imagen de Defestor tómenla como tal, esta es su verdadera apariencia.
6.- Feliz roleo=)
avatar
Lugor Jumther G.

Mensajes : 592
Fecha de inscripción : 20/06/2013
Edad : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Rahn el Sáb Jul 04, 2015 1:04 pm

Cuando Dalos empezó a acercarse a mí, una sonrisa entre amistosa y paternal se dibujó en mi cara. Veía a un fallen inseguro, aturdido por todos los eventos recientes, pero que no había perdido el aplomo que siempre le acompañaba; y desde luego no tenía pinta de ir a perderlo pronto. Ése es mi hermano, pensé con orgullo.

No me hacía mucha gracia que nos quisieran separar, pero ya había tenido tiempo de comprobar que, por debajo de la apariencia de abuelita encantadora, nuestra anfitriona era una mujer que siempre tenía las cosas bajo control. La humana que le iba a acompañar, por su parte, aunque parecía algo infantil, mostraba un poder bastante interesante. Entre eso y la seguridad de que mi hermano ya era mayorcito para defenderse solo, me convencí a mí mismo para dejarlo ir.

-Bueno, hermanito, me despido de ti... de momento. No te librarás tan fácilmente de mí. -Le dije, guiñándole el ojo. En ese momento, mi sonrisa encogió un poco y adopté un tono más serio -Haz lo que te dice Magüe, y por favor, ve con cuidado. Si me necesitas, pega un grito, si estás lo bastante cerca te oiré y saldré disparado en tu ayuda. -No quería despedirme de él de forma tan dramática, no era mi estilo. Recompuse mi sonrisa y le di un codazo cariñoso -Y si quieres tener alguna oportunidad con ésta  -Susurré a su oído -Será mejor que te guardes tus truquitos vaporosos... y que te afeites esa barbita de adolescente -Le dije, ya sin poder contener una risilla floja.

Le señalé por encima de su hombro en dirección a Maranta, que había terminado de hablar con Rita y miraba en nuestra dirección, esperando a que acabáramos nosotros. Cabeceé en su dirección animándole a ir y reforcé el mensaje aprentándole cariñosamente el hombro y mirándole a los ojos (tanto desde los míos como desde los del petirrojo) con un gesto de seguridad.


Definitivamente, nuestra anciana anfitriona era una caja de sorpresas, sobre todo en lo referente a sus habilidades con el humo. Roder también lo había usado para comunicarse con su mono, lo que me hizo sospechar que no era un nieto adoptivo como Maranta sino carnal, y que era una habilidad de algún modo hereditaria. Y era ciertamente una habilidad poderosa: la usaban para transmitirse información, para confundir(nos) e incluso, como pude constatar, para dormir. Cuando Rita se quedó dormida en el sofá, con el caramelo que estaba comiendo aún en la boca, Magüe me ordenó cargarla. Pesaba más o menos lo mismo que Dalos, que aunque era más corpulento, tenía (como todos los de nuestra raza) los huesos más ligeros. La cargué con esfuerzo, sin tener muy claro por qué tenía que ser yo y no Roder quien la moviera. En cualquier caso, ya había aprendido a no cuestionar las órdenes de la norgon, así que la cargué hasta la habitación oculta y ayudé a Roder a acostarla.

Cuando salí, me acomodé junto a Roder en el sofá, frente al cual estaba sentada su abuela. Ésta nos contó la historia de la piedra que había causado todo el destrozo de la casa (el cual, por cierto, no parecía molestar a la anciana lo más mínimo). Acto seguido, Roder me contó a su vez la historia del famoso Deféstor, además de resolver por fin una cuestión que llevaba intrigándome desde que lo conocí: por qué trataba a su mono de Doctor. Ese transporte de personas desde su cuerpo humano al cuerpo de un mono me pareció extremandamente inusual, y la naturalidad con la que mi vecino de sofá lo contaba me desconcertó aún más. 

La situación parecía tranquila y relajada en la casa. Había estado jugueteando con mi pajarillo durante toda la narración, ya que no necesitaba mirar hacia ningún lado en particular. En cambio, la brusca interrupción por parte de Magüe me puso alerta a mí también, haciéndome levantar las orejas inconscientemente y mirarla fijamente desde los ojos del pájaro, a la espera de información. Por suerte, parecía ser que mi hermano estaba a salvo. Ésto me hizo relajarme un tanto, pero comprendí que si la anciana había detectado algo inquietante y no era sobre Dalos y su nueva acompañante, esa potencial amenaza podía estar cerniéndose sobre nosotros. Me puse en pie, guardé al petirrojo en uno de mis bolsillos para que no escapase mientras me concentraba, cerré los ojos y expandí mi mente en todas direcciones, en busca de cualquier criatura con plumas y alas que respondiera a mi llamada, con el fin de ver los que ellos veían y de poder reclamarlos si algo nos atacaba. 


FDI:

Es un post algo corto, pero la mayoría de las acciones son impuestas por tu post, Lugor, de modo que no tengo lugar a hacer mucho más. Quedarían así:
Acción 1: Cargar a Rita + bajarla a la habitación
Acción 2: Volver con Magüe + usar la habilidad Convocar.
A propósito, ésa habilidad tiene dos usos por tema. Ya la quise usar anteriormente, pero no la diste por válida. ¿Consideras de todos modos ese uso como "usado", valga la redundancia?

_________________


avatar
Rahn

Mensajes : 145
Fecha de inscripción : 29/01/2015
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Lugor Jumther G. el Lun Jul 27, 2015 2:20 am

-Shhh- Volvió a sisear Magüe.

-Hagan silencio-  ordenó al notar en la base de la puerta principal, donde la luz se cuela aprovechando el espacio que separa la puerta del suelo, una sombra, una sombra que se detuvo con extraña calma.

-Tenemos visitas- Susurró la abuela.

-¿Malas?- preguntó el nieto.

-…No lo sé…- ¿Migüe no supo dar una respuesta tan trivial para ella? Algo serio estaba pasando ¿Que puede ser, que tiene la capacidad de escapar de los poderes ahumados de la vieja Norgon?

La tensión se hizo notar, Roder se puso de pie y armó su mazo conc ara de preocupación, Magüe les hizo una seña a cada uno para que se movieran, a Roder le ordenó con una seña que se colocara al lado de la puerta y a Rahn le señaló que se colocara unos metros detrás de ella, pero notó que el Joven fallen se concentraba –Hazlo rápido- Dijo murmurando y apresurada.

Al expandir su mente fuera de la casa de Magüe Ranh se encontraría con dos especies de aves: un espécimen macho de la especie Furia-Turbamarilla, conocida ave de la zona por su mal carácter, y sus inusuales características físicas, plumaje amarillo, verde y azul, ostenta la cuarta ave más grande de la zona, su tamaño promedia los 17cm. Cada individuo de esta especie prefiere estar solo o disfrutar de la compañía de otro individuo de su misma especie del sexo opuesto además de sus crías.

Furia-turbamarilla:

Llegada la épocas de apareamiento estas aves se reúnen en bandadas de más de 30 individuos sin hacer gala de su mal humor ante la compañía de muchos, esas energías la guardan para cortejar a las hembras, donde cada una después de un espectáculo lleno de canto y plumas protagonizado por los machos, escogerán al macho que las acompañaran hasta después que sus polluelos dejen el nido. Pero si un intruso invade la zona en que estas aves se aparean será atacado por todos los machos y hembras del cortejo siendo picoteado y arañado por una aparente turba amarilla furiosa. A pesar que a este mecanismo de defensa le deben su nombre, algunos ornitólogos insisten que este ataque esta lejos de ser una turba, pues creen que el ataque es sistemático y organizado, incluso hablan de uno o dos posibles orquestadores del ataque, que se encargan de dirigir el ataque a los puntos débiles de la defensa del invasor, manteniéndose ligeramente fuera del ataque. Por esto y otras actitudes se les da el atributo de ser una especie de gran inteligencia.

Rahn también detectaría un poco más retirada de la casa pero no lo suficiente como para no ver lo que allí acontecía, una bandada de ocho Semilleros Encapotados, atacaban sin cesar unos maizales sin que el granjero se diese cuenta. Esta especie al contrario de la primera es muy sociable, siempre andan en bandas no menores de cinco  individuos, entre machos y hembras, sus picos anchos y robustos están adaptados para comer semillas de todos los tipos, por eso el nombre de Semilleros. Son aves muy tímidas, un movimiento  o un ruido inesperado las espanta, su mecanismo de defensa es la huida en bandada, siempre están alertas por el ave depredador de la zona, el Obelisco Blanco.

Semillero encapotado:

El tamaño del semillero encapotado es variable entre los 6cm y 10cm, siendo las hembras las más grandes, la coloración del plumaje no es muy variada entre ellos, solo color negro y blanco es dominante, siempre presentándose desde la cabeza hasta la cola como si de una capa se tratase, de ahí la segunda parte de su nombre. No parecen tener una época fija de apareamiento. Su inteligencia parece ser media a la del ave común.

Cuando Rahn entra en contacto con dos especímenes de estas ave y las controla vera que frente a la puerta de la casa de Magüe está parado un gran sujeto, de grandes pies y manos sosteniendo un hacha de gran tamaño, con mucha grasa sólida en su cuerpo y con un gran sombrero de paja, y vestido con un peto que le cubría hasta los tobillos. A unos pocos metros un carruaje que llegó allí tirado por dos caballos.

Rahn se percataría que Magüe abrirá la puerta sin esperar que él abra los ojos o reaccione y Roder intentara asestar un golpe al intruso. Entonces el deberá decidir si ataca o no. Al escuchar el grito de “Ahora” de Magüe para dar orden de ataque.

La puerta se abrió, el gritó de la Norgon se escuchó, tomó al sujeto por la larga barba amarilla y lo haló, Roder cambio de opinión y en lugar de asestarle un golpe con su mazo le grito a Rahn – ¡Allá te va!- y le puso el pie al gordo barbudo para que perdiera el equilibrio.

Rahn vería un enorme sujeto agitando sus manos buscando equilibrio acercarse rápidamente hacia el a punto de aplastarlo.
Intruso:


FDI:
1.-Rahn, aquí tu respuesta, si Dalos responde antes que tú, no hay problema y viceversa tampoco.
2.-Tu tecnica  fue efectiva, ahora solo puedes controlar hasta tres aves, toma en cuenta las descripciones que le di a cada una de las especies detectadas.
3.-Si vas a atacar, puedes hacerlo momento antes o mientras Magüe abre la puerta.
4.-El tiempo de respuesta es el mismo, 7 días.
5.-Cualquier duda, mándanos a Crick o a mí un Mp.
6.-Feliz roleo=)
avatar
Lugor Jumther G.

Mensajes : 592
Fecha de inscripción : 20/06/2013
Edad : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "La Lagrima de Kain " [Kerfel, 15 de noviembre - 897 d.g.]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.