Versión de juego 1.1.1: The Curseblood Plague
VOTAA!!
¡¡¡A VOTAR!!!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FOROS HERMANOS
FOROS HERMANOS

AFILIADOS ELITE
AFILIADOS ELITE

Magic World War, 2036
AFILIADOS
AFILIADOS NORMALES


Crear foro
Parallel Hearts {PH Rol}
Mejores posteadores
Crick (2533)
 
Señor de Terra (1301)
 
Dezba Wakanda (720)
 
Lugor Jumther G. (592)
 
Enkei (578)
 
Rath Wraylan (481)
 
Maximilian Stenkerk (440)
 
Sarah Raynore (431)
 
Kalen Otero (370)
 
Ederat (364)
 


La hoguera

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La hoguera

Mensaje por Tenax Khazin el Jue Jun 12, 2014 1:48 am

Caía la noche, con su oscuridad perecedera y su ambiente hostil, abrumador, razón por la cual todas las criaturas del mundo buscan refugio, y las que son "aliadas" al mal buscan salir de sus cavernas, como los insectos y voraces animales que eran. ¿Podría ser posible que incluso en este mundo virtual hubiesen de ellas? Se encogió de hombros, nunca fue un buen filósofo, y esos pensamientos no hacían más que confundirlo. Lo cierto es que ese mundo era hermoso, casi idéntico al mundo humano, si no fuese porque recordaba como habían conectado todos esos cables a su cuerpo, pensaría que esa realidad era la misma.

Se encontraba sobre una hermosa colina, pintas rojas, violetas, blancas; flores por doquier que adornaban a intervalos la grama que parecía indómita y salvaje, meciéndose con el viento.

Se rascó un poco el hombro, incluso el agua tenía sensación de ser real, dando la sensación de frescura característica de ella. Todavía se secaba con su manto de piel, luego de haberse dado un baño exhaustivo y reconfortante en una ribera, kilómetros atrás. Con su hacha y una piedra había talado unos árboles, que se deshicieron y cayeron, para luego encender a base de chispas la madera. Todo, transmitía esa sensación de realismo. El fuego era cálido, el agua, fresca, fría, la hierba su olor a naturaleza, con el perfume de las flores, el viento meciendo las ramas y hojas de los árboles, y ayudándole a sentir más frío sobre su mojada piel. Se sentó sobre un tronco, sin darse cuenta que este cedería ante su peso, cayendo de nalgas con gran estruendo al suelo.

-SI ME CAGO EN LA PUTAAAA Gritó - MI COLAAA, CASI LA APLASTOOO - Los gritos de dolor del demonio se repartieron por el espacio, llevados por el viento de ese mundo cibernético, cualquiera que estuviera en los alrededores le oiría, y podría también acudir interesado por la luz cálida que transmitía la llama de la hoguera que había.

Esto...:

La idea es que os unáis y que los personajes "socialicen", vamos, una hoguera de campamento cualquiera, podéis uniros en base a lo del grito, o lo de la luz, no tiene mucha ciencia.
Nada más y saludines
                                                                                             Besitos de frambuesa.
avatar
Tenax Khazin

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 10/06/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hoguera

Mensaje por Ernest Callus Centerfold el Lun Jun 16, 2014 8:32 am

-¿Con qué ganas de salir de la rutina? ¿Eh? - Dije con voz socarrona, recostado sobre el sofá y recuperándome de la gomorra épica que me había dado el día anterior, en uno de esos barantros de mala calaña, donde sirven alcohol adulterado y drogas de impureza calibre A, con el entorno de música electrónica y "guay" que le molaba a la gente, golfas nadando en dinero sucio y esas cosillas.

- Sí, que no creo que te haga mucha grima el salir de este puto cuarto, de todas formas la mala leche la llevas impregnada en la sangre ya, cabrón. - Se atrevió a responderme el joputa de Caibas, enseñándome unos boletos para una de esas cosas de tecnología de punta en la que te conectaban cientos de cablecillos a la red neuronal, para luego darte una buena descarga y conectar tu conciencia a un "nuevo" mundo, pero más "cool" y limpio a comparación de esta sociedad.

No respondí, y empinándome la última gota de la fiel botella que tenía a la par, me recosté aun más en el sillón, subiendo mis piernas a los brazos del mismo y tapándome la cara con la primera almohadilla-calzón que encontré a la mano.

- No jodas tío, que aún me da vuelta la cojonuda cabeza de todo el veneno que tragué ayer... aunque... - No terminé la frase, la curiosidad siempre me había matado, y una prueba más no me mataría, ni jodería una más de las 8 vidas que me quedaban, como fiel felino de la mala suerte. Sin embargo, esa idea no me atraía mucho, y no fue hasta que me quedé medio dormido y luego desperté, ya sentado en una silla con varios cables variopintos conectados en la cabeza, como si estuviese en el laboratorio de un malvado científico chalado que me iba a sondear lo más profundo del cerebro. - ¡Alto! ¿Qué me hacéis? - Grité con tono furioso y tratando de sacudirme, pero en ese mismo instante la maquina se encendió, y una brillante luz blanca me mando a tomar por culo, con improperios atascados a media garganta y ganas de levantarme a pegarle una patada en las gonadas al primer cabrón que se me pasase por enfrente. Aparte del hambre y el mareo, la luz blanca me daba una cefalea de la ostia, e inclusive, podría decirse que más que dolor de cabeza, me daba dolor de estómago, pero la lógica llamaba más a la realidad, y pensé que era más por la falta de alimentos que por otra cosa.

Culminado todo, mis ojos se adaptaron a la creciente cantidad de objetos que se iban apareciendo, cuando por fin crucé ese maldito "umbral" y llegué a la nueva "vita", porque en mi mente no había más ideas que las de "¡estos me cocinaron el puto seso". Y allí me encontraba sentado en una banqueta de parque, junto al cabrón de Caibas que se retorcía de la risa como un loco.

-Linda bromita, eh. - Dije mirándole de reojo y prestándole atención al ambiente nuevo, era increíblemente igual a la vida real, yo me esperaba algo más pixeleado y con apariencia acartonada, pero ciertamente esta maldita cosa parece más real que el mundo mismo.

-No había otra opción, era o llevarte a la fuerza o dejarte apestando mi sofá favorito... - Dijo esto con una sonrisa picaresca que no ofrecía nada bueno a la imaginación. El bromista siempre he sido yo, pero sufrir yo la broma... ¡Jamás!

- Ya, por cierto, ¿de dónde has sacado esa linda ropita? - Pregunté interesado al ver como de la nada, la vieja indumentaria pasada de moda de mi hermano, había desaparecido y ahora vestía como todo un político.

-Simplemente pensé en cambiarme a una ropa chachi buena y se cambió por arte de magia, la verdad, es mi primera vez en esto.

¿Con que con pensarlo? A probar, me dije, concentrándome en imaginarme una ropa, ya está, mi ropa común, la ropa de heavy oscura y las gafas de sol, todo un malote. La gabardina verde nunca me ha gustado, pero a falta de pan se toma vino, como en la vieja roma.

- ¿Damos un paseo? - Dijo de forma caballerosa, tendiéndome la mano, a lo que respondí, agarrándome y dejándome impulsar hasta estar plenamente de pie.


- Oh, sí, encantador princeso azul, llevadme en vuestro carruaje hasta vuestra maravillosa cama real. A todo esto, ¿se podría saltar a sansepadónde con pensarlo? - Dije de forma sarcástica y con un acento afeminado.

Un rato más vagando, viendo la ciudad, y cuando venimos a sentir era ya de noche, y nos habíamos perdido en algún lugar del campo, como unos estúpidos críos que apenas conocían nada del paraje.


- Claro, genio, estamos jodidamente perdidos, solitos solos, y encima no quieres volver sobre nuestros pasos. - Protesté luego de una media hora de caminata en una pradera aparentemente interminable. Desde lejos se veía una pequeña loma verde, y tras ella, más y más jodido verde que nunca se acaba-
Por lo menos intentar volver, digo yo, por que es posible que eeeeeeeepa, mira allá. - Dije señalando con el dedo hacia la cima de la colinucha, donde se veía una especie de luz, que cual farola se erguía como un mar de esperanza para un perdido y su hermano idiota. Y no poco después sonó un retumbo seco y un grito, encima que había gente.

-¿Escuchaste eso?

- Sí, pero no vayas a hacer el melodrama de salvemos a la dulce... - No había ni terminado de hablar cuando el hijoputa se había marchado cagando leches en dirección de esa luz, y me tocó perseguirlo por buen trecho hasta que llegamos a lo que parecía ser una hoguera, junto a la cual un... ¿tío raro? Se revolvía en gritos de dolor y agonía sobándose el culo.

- Vale, que es uno de esos desviados que gustan del sado anal, nada preocupante... sólo irritante, ¿qué no te escuese el culo el estarte sodomizando con tanta fuerza? - Dije despreocupándome de la situación, hasta que me di cuenta que el tío era un puto gigante, blanco, con cola y uno cuernos que te cagas.

- Soy Caibas y este es mi hermano Ernest, ¿qué tal? - Dijo Caibas con total serenidad, como si eso fuese normal. Yo no hice más que rascarme la barbilla y sentarme en algún lado, ojalá y no fuese una roca puntiaguda, mientras los dos chalados conversaban, yo saco mi botella de ginebra y me relajo, que las piernas ya duelen horrores y no quiero quedarme parado ni un puto minuto más.

Ernest Callus Centerfold

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 08/06/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hoguera

Mensaje por Ederat el Jue Jun 19, 2014 5:49 pm

La misma mierda de siempre. Una habitación desordenada, mal alumbrada y un sillón lleno de cables, lo necesario para entrar en Kosmos.
-Ya sabes como va esto. Buen viaje.
Enchufó los últimos cables y aporreó el teclado con desgana. Cerré los ojos y sentí como entraba en aquel mundo.
-Mierda, ¿ya cae la noche?
Mi chaqueta de cuero negra apareció puesta nada mas pensarlo, ya me había aprendido como funcionaba aquel sistema de Kosmos. Levanté la vista y vi a lo lejos una luz que parecía invitarme a acercarme, pero preferí acercarme con sigilo y ver quien merodeaba aquel fuego.
Un inmenso demonio mantenía el fuego tranquilamente hasta que intento sentarse encima de un tronco.
“Menudo ostión se va a pe…”
No tuve tiempo ni a pensarlo. Un ruido atronador y sus gritos rebotaron por todo Kosmos. Decidí quedarme algo mas de tiempo observando no fuese a ser que con el cabreo por chafarse la cola me intentase chafar a mi. Dos tipos llegaron corriendo, pasando por mi lado sin darse ni cuenta.
“Bendita oscuridad”
Mientras uno de ellos se reía del demonio el otro se presentaba sacando una botella de ginebra. El pésimo humor del primero me irrito un poco, así que pensé en divertirme un poco. Di un par de pasos hasta estar casi detrás de el y silbé. Nada mas oír el ruido, se giró y pudo apreciar como mi mano lo enganchaba directo del cuello y lo arrollaba unos metros hasta estar entre el fuego y el demonio. Lo dejé planchado en el suelo y me levanté.
-No esta bien reírse de las desgracias ajenas, y menos de alguien que te puede partir en dos ¿no crees?-levanté la vista y mire a aquella mole con cuernos-¿estas bien? Me llamo Ederat.

HI!:

Bueno,sorry al nuevo por entrar golpeando,pero mi aventura esta parada por que mi master a desaparecido y me estoy poniendo un poco tenso,asi que la unica forma que se me ocurria de entrar a Kosmos era golpeandote o pegandote fuego xD.Bienvenidos los dos

Ederat

Mensajes : 364
Fecha de inscripción : 10/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hoguera

Mensaje por Tenax Khazin el Jue Jun 19, 2014 11:30 pm

A sus gritos de dolor y el retumbo inicial, siguieron sucesos rápidos y que abrumaron su mente al poco. De la nada salieron dos humanos y un... ¿fallen? Uno mofándose, otro presentándose y otro golpeando al que se burló. Pero si es que nunca los lograba entender, ¿qué pasaba?

- No, gracias, no me gusta comer humanos. Dijo, negando con la mano ante la oferta del que se presentó como Ederat, muchas veces le habían ofrecido pequeños niños como "ofrenda", pero eso eran los paganos que hacían cultos a las "divinidades", recuperándose ya del todo, con la cola un tanto dolorida, pero ya en su plena función, se levantó y rugió.

-¡Calma a todos! - Golpeó el suelo con fuerza, esperando hacer silencio con el retumbo que daría - Primero nos presentamos y luego hacemos tonterías. Soy Tenax, un gusto. - Se sentó luego sobre el puro suelo, algo le había quedado de lección y era no buscar más troncos huecos como asiento, so pena de machucarse la cola de forma dolorosa. Movió la cola de derecha a izquierda y encogiéndose de hombros prosiguió. ¿Qué os trae por acá? Pensaba ser la única persona por estos lados, y es que me he perdido pero terrores...

Por último se recostó sobre una roca, el placer de estarse quieto de cuando en cuando era verdaderamente superior en él, siendo que nunca se paraba a descansar. Y eso que había conseguido el billete de pura suerte, encontrárselo tirado por la calle, y al ir a canjear te ganas un viaje cibernético a un mundo nuevo, sí señor, eso le gustaba.
avatar
Tenax Khazin

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 10/06/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hoguera

Mensaje por Ernest Callus Centerfold el Dom Jun 22, 2014 7:49 am

Cuando ya estaba la mar de tranquilo, un tío sale de dios sabe dónde, y me toma del pescuezo para lanzarme con fuerza cerca de la hoguera. Menudo revolcón me di hasta quedar peligrosamente a la par de demonio, cuando pudiese me vengaría de ese tal Ederat, sí señor. Para mi suerte el gigante no hizo más que rechazarme, pensando que quizás queríamos hacer una especie de ritual, según el modo que pude discernir de "no como humanos".

-Ya, y si me dejáis en paz, estoy cansado de andar vagando por aquí. - Pegué un largo trago a la botella, y le ofrecí primero al demonio enorme, y luego a Ederat.

-Que no estamos perdidos, ya te dije que sólo nos hemos desorientado... - Dijo Caibas al oír mi suplica de paz, caminando hacia mí y tendiéndome la mano, lo cual acepté para poder pararme sin mucho esfuerzo. Ya en pie respondí a las preguntas del demonio, que se presentó como Tenax.

-De paseo, como todos aquí a lo mejor, supongo que también te has perdido como turista en la jungla. - Volví a mirar tras de mí, encontrando un buen árbol sobre el que subirme. Lo escalé con rapidez y ya arriba pude dejarme caer recostado en todo mi esplendor sobre la rama más gruesa.

- Por cierto, Tenax, ¿Eres del "ejército"? Creo haber visto ese tatuaje de tu brazo en otros lados, y no es especialmente bonito ver ese símbolo mientras te amenazan con un martillo. - Dije por último, a ver el tatuaje del demonio que se notaba a ojos vista desde arriba.

Ernest Callus Centerfold

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 08/06/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hoguera

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.