Versión de juego 1.1.1: The Curseblood Plague
VOTAA!!
¡¡¡A VOTAR!!!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FOROS HERMANOS
FOROS HERMANOS

AFILIADOS ELITE
AFILIADOS ELITE

Magic World War, 2036
AFILIADOS
AFILIADOS NORMALES


Crear foro
Parallel Hearts {PH Rol}
Mejores posteadores
Crick (2540)
 
Señor de Terra (1301)
 
Dezba Wakanda (720)
 
Lugor Jumther G. (594)
 
Enkei (593)
 
Rath Wraylan (483)
 
Maximilian Stenkerk (440)
 
Sarah Raynore (431)
 
Kalen Otero (374)
 
Ederat (364)
 


Paseo virtual

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Paseo virtual

Mensaje por Lugor Jumther G. el Lun Oct 21, 2013 5:46 pm

Llegando desde su nuevo empleo y con cautela Licandra en su forma humanoide entra a la habitación y encuentra que está sumida en la oscuridad y a Lugor tirado en el sofá con una compresa de hielo en la cabeza.

-Te traje un par de cosas, un analgésico y una entrada a una mazmorra-

Con voz tenue y forsada Lugor se dirige a Licandra mientras extiende su mano para  recibir el analgésico y aliviar su dolor de cabeza

-No enciendas la luz por favor-

Después que Lugor se traga la medicina, Licandra le cuenta que en el lugar de su empleo parece que hay alguien interesado en ella, que esta persona le regalo una entrada a una mazmorra, ella como buena ciborg, no está interesada más que en cuidar Lugor piensa que el dolor de cabezas que tiene este desde ayer no solo se debe a su problema de visión sino al encierro y al estrés al que está sometido desde hace más de unos días, así que le dará esta entrada para que se relaje en la infranet.

-No, no, estás loca, si salga capaz que me pillen llegando a tal lugar, además sabes que la tecnología no se me da bien, según lo que recuerdo, lo que aprendí en tu creación fue apretar tornillos y a sujetar partes-

-¡Además sabes soldar cables!-

Lugor la mira con el rabillo del ojo y se coloca en la cara una de las almohadas, al segundo siguiente escucha que la puerta se abre, levanta la cabeza para ver a licandra saliendo con sus atributos artificiales al aire.

-¿Licandra que haces?, ¡ponte algo!-

La ciborg haciendo caso omiso a las palabras de Lugor prendió la carrera en sus fachas y el fugitivo se vio obligado a ir detrás de ella, pero antes tomo su sobretodo y sombrero. En un momento pensó en capturarla con una de las cadenas selladas, pero se contuvo y siguió detrás de ella, afortunadamente no vio a nadie cerca, por lo menos eso es lo que parecía. Cuando entro al callejón en el que dio vuelta Licandra esta estaba frente a una puerta de metal oxidada y ella con ropa, señalando con la mano izquierda le dice:- Bienvenido a la mazmorra Sr. Luther-

Lugor suspiro y levanto los hombros, cuando se decidió caminar hasta licandra se dio cuenta que el dolor de cabeza había desaparecido.

-Entonces te conectare a los electrodos y ya estas dentro, como estarás en un estado parecido al que entras cuando te conectas conmigo, podre acompañarte sin necesidad de conectarme a los electrodos-

-Bien lo hare porque ya me sacaste de casa y seguro que si no lo hago, me forzaras a hacer una locura más y saldrás de nuevo por ahí sin ropa. No lo vuelvas hacer Licandra que eso podría meternos en problemas-

Lugor se dejó llevar y comenzó a sentir como el cuerpo le pesaba y luego le era muy liviano hasta que sintió de nuevo su peso normal y se vio tan cerca del cielo que creyó que estaba cayendo, pero en realidad aparecía en una plaza elevada por una gran columna, estaba rodeada por lo que parecía un súper Mall, en el medio de esta había un ascensor que parece ser la única forma de acceder y salir, los colores, los olores y el aire fresco eran tan distintos y reales al mundo al que está acostumbrado Lugor.

-Esto es maravilloso, no puedo creer que esto no sea real, comienzoa entender por que hay personas que se quedan a vivir esta realidad.- Penso.

De pronto siente que alguien le toca el hombro, cuando volteo se dio cuenta que una mujer de una gorra volteada hacia atrás roja, dos coletas a cada lado, un top corto blanco y un mono jean largo y ancho que terminaba dentro de unas medias largas de líneas rojas y blancas y unas botas industriales de los mismos colores.

-¿Que te parece mi atuendo?-

-¿Licandra?, pareces una payasa sexy, ¿de dónde has sacado esa ropa?-

-¿Payasa sexy?- se encoje de hombros -Solo quería probar el sistema de vestido, si piensas en una ropa que quieres vestir se te cambia y si piensas en las características de algún lugar al que quieres ir, el sistema buscara el más similar y te llevara hasta ahí-

-Esa última suena bien. A ver...-

Cuando Lugor comenzó a ver en el vacío licandra lo tomo del hombro y de pronto aparecieron en el claro de un bosque, con muchos árboles alrededor y la luz del sol colándose entre las copas de estos que eran muy altos, unos que otro sonidos de insectos y lo que parecía el correr de un rio, un camino a su izquierda se dejaba ver sin problema, una roca y un par de trocos secos en el suelo, era lo único que sobresalía en aquel lugar.

-Ves licandra, este sería mi lugar perfecto, aunque no está la cabaña, supongo que el sistema no lo considero, y tampoco está el perro-

Entonces licandra volteo a verlo -¿para que un perro?-

Con el geste divertido Lugor le contesta -Jajaja, no en digas que estas celosa, Licandra, el perro es para que te haga compañía, seguro te hará falta algún compañero-

Licandra con ojos de desprecio le tuerce la mirada y continúa caminado para observar el lugar.

-Sabes lo que dicen de las miradas feas-

Lugor se adentra al camino con la esperanza de encontrar su cabaña y a su perro pero en lugar de eso se encuentra con una versión Robinson Crusoe del Súper Mall en el que apareció al principio, se sintió algo decepcionado pues quería estar lejos de todo el bullicio que hacían las personas de los lindes, pero en este sitio habían tantas o más personas que las que habían en la versión citadina del Súper Mall.


Última edición por Lugor Jumther el Mar Oct 22, 2013 7:21 am, editado 1 vez (Razón : Color de dialogos.)
avatar
Lugor Jumther G.

Mensajes : 594
Fecha de inscripción : 20/06/2013
Edad : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Paseo virtual: ¡Nos van a suprimir!

Mensaje por Lugor Jumther G. el Jue Oct 31, 2013 6:29 pm

Con desdén Lugor se adentró en el camino hasta ver por completo al Mall, pero Licandra parecía algo entusiasmada, había dejado a un lado su comportamiento taciturno y sereno por uno más alegre y curioso, dio unos pasos rápidos desde atrás de Lugor y al llegar a su lado lo tomo por los brazos y  lo arrastro, a este no le quedo de otra que dejarse llevar.

La mirada de la ciborg comenzó a captar cada rincón visible de aquel lugar, su estructura era hipnótica  contrastaba a la perfección con el bosque que lo rodeaba.

Una vez adentro Lugor comenzó a prestar un poco más de atención y Licandra después de admirar todo aquel espectáculo nuevo, se percató que Lugor discordaba con el entorno y con las personas que estaban cerca.

- Eso se puede arreglar- pensó.

-¿Por qué no cambias de ropa?-

Este la miro extrañado – ¿Qué hay de malo con mi ropa?-

-Es que, si quieres pasar desapercibido fuera de la Infranet esa ropa te funciona, pero aquí pareces un mercenario contratado por alguien sediento de venganza para que mates a quien le hizo tanto daño-

Lugor sorprendido por los detalles de Licandra levanto una ceja-Con que me dijeses que soy muy notorio con esta ropa bastaba...-

-...Pero tú también no pasas desapercibida “payasita erótica”- Le respondió exagerando.

-Ya está- Dijo la ciborg después de cambiar su ropa por una chaqueta torera marrón sobre un sweater manga larga blanco y un  pantalón largo y ancho con botas marrones de tacón alto.

Justo cuando Lugor estaba decidiendo por cual ropa cambiar vio a tres sujetos vestidos completamente de negro con púas de metal en las muñecas, en la espalda como si salieran de su columna y en cualquier lugar que pudiesen llevarlas, uno lucía un peinado con pinchos pintados de azul, rojo y verde, otro el cabello largo completamente negro y otro mostraba una barba de doble clineja que le daba hasta el pecho, era calvo hasta la nuca donde le salía una clineja dorada que terminaba en un pequeño garfio metálico recordando la cola de un escorpión.

Señalando con la mirada le dijo a Licandra –Ahí van tus mercenario psicópata, ya no tengo porque cambiarme- Licandra se encogió de hombros.-Continuemos, entonces-

Licandra tomo por el brazo a Lugor y lo guía hacia un pasillo que a un lado no tenía la pared ya acostumbrada a ver, sino una pared de vidrio trasparente que mostraba todo el paisaje detrás del Mall, el bosque ya no parecía tan apacible, más bien parecía hostil, con flora visualmente agresiva, salpicado de unos pocos colores que eran dominados por un verde más oscuro, dándole un toque lúgubre al bosque. Al levantar la mirada después que Licandra le señalara que viese mas allá, vio cuatro picos alzarse, imponentes y amenazantes, parecían la mandíbula a punto de cerrar de un monstruo gigantesco, la neblina los arropaba, parecían negros como una noche sin luna ni estrellas, unos puntos oscuros parecían moverse alrededor, ¿Qué cosas tan grandes serán que se pueden ver a tal distancia y pueden mantenerse en vuelo tanto tiempo? .

-Debemos ir- Dijo Licandra con determinación.

-Pero si estamos bien aquí, ¿qué tienes que buscar allá?- Respondió Lugor intrigado.

-Alto, deténganse ahí- Grito uno de los guardias virtuales de la infranet al que le habían pasado al frente momento atrás –…Reportando un posible intruso en Kosmos, posible conexión fuera de los canales regulares permitidos. Repito: Posible intruso en Kosmos, posible conexión fuera de los canales regulares permitidos– Hablo mientras se sujetaba la garganta con los dedos índice, medio y pulgar.

Lugor atendió al llamado de alto, por un momento pensó que la Eclesia le habían descubierto, pero al escuchar el reporte se dio cuenta que era por Licandra, de alguna manera se habían dado cuenta que no estaba conectada directamente a un IRS.

-Se han dado cuenta, debemos irnos, me desconectare –  Esta era la solución más  rápida y pacífica para evitar mucho alboroto y poner en riesgo su situación de incognito, pensó lugor.

Pero Licandra tenía otros planes, simplemente comenzar a correr. Lugor se quedó pasmado con la reacción de la ciborg y considero desconectarse pero su ignorancia ante la tecnología le hizo dudar en hacerlo, pues no sabía si al desconectarse Licandra también lo haría, pensó que posiblemente se quede atrapada y el sufrir algún trastorno mental por hacer una desconexión con ella dentro de su mente y peor aún, corriendo, o podría no pasar nada, pero mejor no arriesgar.

-¿Y si la cabeza me estalla?- Pensó –Odio ser tan ignorante en estos temas- Se dijo con rabia. No le quedo de otra que comenzar a correr detrás de Licandra de todas formas siempre existirá la posibilidad para desconectarse.

El guardia virtual llamo refuerzos después de ver la resistencia al llamado –Ciudadano, está infringiendo en el código de conducta cívica en el espacio de Kosmos: no atender al llamado de alto de un oficial en servicio. En nombre del C.C.C.K le sugiero que se detenga o procederemos a la captura y suspensión del infractor- sin esfuerzo el guardián hablo y se oyó en todo el Mall.

-Captura y Supresión, ¿Supresión de suprimir, de eliminar... que quieren decir con suprimir? Eso no suena nada bien, por el creador, ¿Nos suprimirán si nos capturan?- Por alguna razón Lugor escucho mal, confundió la palabra suspensión con supresión, en este caso su oído capto a la perfección las palabras pero su cerebro estresado por tanto alboroto proceso mal la palabra captada. Así que considero usar sus cadenas para retrasar sus perseguidores, pero no quería exponerse más.

-Sígueme- Le dijo Licandra mentalmente a Lugor que estaba algo rezagado.

-¿Por qué corriste?- Pregunto este mentalmente  con cierto tono de disgusto.

-Porque es más emocionante…- Una sonrisa pícara se asomó en su rostro.

Lugor  volteo los ojos y movió la cabeza en forma negativa se resignó a la situación y comenzó a ignorar a las personas que se apartaban a un lado cuando ellos pasaban, se  concentró en escapar de los guardias junto a Licandra.

La ciborg lo llevo hasta la salida más cercana, esquivaron y golpearon a varios guardias antes, nunca dejaron de estar cerca de la pared de cristal, algo le decía a Lugor que pronto estarían dentro del espeso bosque, sobre todo cuando le preguntaba a Licandra a donde irían y ella no respondía.

-¿por qué siempre la sigo?- se preguntó así mismo.

-¡Por aquí!- le dijo la ciborg.

Estaba en lo correcto, giraron a la derecha hacia el mismo bosque lúgubre que estaban observando hace un momento.

-¡Sigue adelante!- Lugor se extrañó, bajo un poco la velocidad y luego la acelero cuando ella le envió una imagen de lo que tenía pensado hacer. Acelero el paso y cruzo en la esquina quedando fuera de la vista de los vigilantes y de Lugor, en lo que este doblo la esquina y los vigilantes segundos después, comenzaron a caer uno a uno, casi al mismo tiempo, el Norgon se detuvo a observar y Licandra apareció caminando hacia él. – ¿Te recuerda algo esto?-

-Sí, parece que sientes algo de placer al salvarme de esa forma, o de utilizarme como carnada- torciendo la boca termina de hablar Lugor.

-Adentrémonos al bosque, así nos dejaran en paz- Dijo Licandra.

-¿No tuviste suficiente?- respondió, para luego dirigir la mirada hacia donde apuntaba el dedo de La ciborg. –No puede ser, ¿es que no se acaban?- Mas guardianes se aproximaban, así que los dos se adentraron al bosque desapareciendo.

FDI:Compañer@s roler@s, siéntanse en libertad para participar en esta aventura, están invitados.


Última edición por Lugor Jumther el Jue Oct 31, 2013 6:33 pm, editado 2 veces (Razón : Titulo)
avatar
Lugor Jumther G.

Mensajes : 594
Fecha de inscripción : 20/06/2013
Edad : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseo virtual

Mensaje por Sarah Raynore el Dom Nov 03, 2013 1:46 pm

[Venga, que yo me animo]
Sarah se encontraba en la casa de Mikael Swarosky. Lo había conocido la primera vez que visitó Kerfel, cuando apenas tenía quince años. Era un acaudalado altonato que se dedicaba al comercio de telas "de lujo": terciopelo, seda... Era un hombre afable que casi nunca perdía la sonrisa, contrariamente a ella.
No podía decirse que fueran amigos, para Sarah era más bien como su "contacto" en aquella ciudad. Debido a su posición, siempre sabía dónde se podía encontrar cualquier cosa o dónde podía ir a buscar algún tipo de información. Además, era un cotilla, por lo que era una excelente fuente de rumores. Sarah no podía tener menos interés por saber qué dama de la corte tenía una aventura con cual obispo, pero a lo largo de los años había aprendido que en ocasiones puede llegar a resultar muy útil saber lo que ocurría en las ciudades en las que se encontraba.
A pesar de su amor por los rumores y los cuchicheos, Mikael no era un fisgón, y por eso Sarah confiaba en él. Había ido a verlo nada más llegar a la ciudad, no por placer, sino para reafirmar la "amistad", si es que podía llamarse así, que tenían. En algún futuro puede que necesitara su ayuda, y para ello debía mantener algún tipo de contacto. Aunque en aquella ocasión había sido ella la que le había ayudado a él.
- Muchas gracias, Sarah. No sé que hubiera hecho si tú no hubieras estado aquí.

- Creía que en Kerfel no había casi crimen ni corrupción -dijo frunciendo el ceño.

- No digas tonterías, claro que no lo hay. Ha sido todo un malentendido. Tú misma has sido la que te has dado cuenta de que había habido una confusión con los nombres de los almacenes.

- Si tú lo dices...

- Tienes que aprender a no ser tan desconfiada -dijo Mikael con una sonrisa-. ¡Ven! Quiero enseñarte algo en agradecimiento por haberme ayudado.

- Prefiero que me debas un favor -dijo Sarah con una pequeña sonrisa. No solía sonreir muy a menudo, pero era difícil no contagiarse del buen humor de Mikael.

- Considéralo entonces un regalo. ¡Venga, vamos!

Rondaba los cuarenta y tantos, pero parecía un niño. Sarah lo siguió hasta una sala en la que se encontraba un sillón con un montón de cables conectados.

Silbó, impresionada.

- Vaya, sabía que tenía dinero, pero no hasta este punto.

- Lo compré hace varias semanas. Venga, siéntate.

- No, gracias. No me van mucho las aventuras virtuales.

Mikael parecía decepcionado.

- En ese caso, si no quieres divertirte un poco, ¿me podrías acompañar? Tengo una reunión virtual con un comerciante de Laursia, y me vendría bien tu ayuda.

Sarah cedió, aunque no tenía muy claro en qué iba a ayudarle ella. Se sentó en el sillón y Mikael empezó a trastear con los cables y con el mando de control, situado en la parte trasera. Una duda le asaltó a la mente cuando notó que el sillón empezaba a activarse.

- ¿Tú cómo vas a venir si sólo tienes un sillón?

Mikael sonrió.

- Disfruta del paseo.

Sarah fue a protestar, pero en ese momento comenzó la transferencia. Se tensó, aquello estaba haciendo aflorar un montón de recuerdos de su infancia. El dispositivo era mucho más elaborado que el que ella usaba de pequeña, pero la sensación era la misma. Respiró hondo -o eso pensó que hacía, porque en aquel instante no era más que un paquete de bits- tratando de calmarse.

Aunque Mikael le caía bien, a veces la sacaba de quicio, porque se empeñaba en cosas que según él eran buenas para ella. Sarah se preguntaba si así era cómo actuaban los padres, ya que Mikael, a pesar de su edad, nunca se había casado ni había tenido hijos. Se dedicaba por completo a su trabajo y Sarah tenía la sensación de que en ocasiones trataba de compensar su falta de una familia cuidando de ella.

Apareció en medio de un bosque. Se sobresaltó cuando vio su atuendo. Su mente, recordando el pasado, había reaccionado de forma similar y había configurado una ropa muy parecida a la que llevaba cuando peleaba en aquel entonces: un mono negro ajustado con un pequeño peto metálico para protegerse el torso. Le traía recuerdos desagradables pero no podía negar que era cómoda y útil. Sobre todo para las circunstancias en las que se encontraba.

Un montón de guardianes perseguían a un hombre y una mujer que se dirigían hacia ella, aunque aún no parecían haberla visto. Supuestamente los guardianes eran los buenos, pero en ese caso aquello no sería divertido.

Configuró una pequeña máscara sobre su cara para evitar que pudieran guardarla en una base de datos de algún programa de reconocimiento facial. Después revisó su inventario, a ver de qué disponía. Vacío. Normal, Mikael no tenía necesidad de usarlo.

Compró rápidamente en una tienda online diez kunais, coincidían con el look que llevaba en aquel momento, ya se lo pagaría luego a Mikael. Sacó un par del inventario y, después de que la pareja pasó a su lado sin verla (se había escondido tras un árbol) salió de su escondite lanzando las dos armas hacia los guardianes, dando justo en el "punto vital", si es que podía llamarse así, y desintegrándolos.

A continuación se dio la vuelta y empezó a correr, alcanzando a los dos perseguidos.

- Que buen día hace, ¿no? ¿Sois famosos? Porque vuestros fans os persiguen con mucho empeño. ¿Queréis que os eche una mano?

No sabía si era porque aquello no era real, sino un entorno virtual, por el hecho de llevar una máscara que impedía que se le viera la cara o por qué, pero sentía como si pudiera ser otra persona. Y aquello sacaba a la luz aquella parte de su personalidad burlona e infantil que siempre solía llevar escondida en lo más profundo de su ser.

Ropa:
avatar
Sarah Raynore

Mensajes : 431
Fecha de inscripción : 25/06/2013
Edad : 21
Localización : La casa del árbol

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseo virtual

Mensaje por Lugor Jumther G. el Vie Nov 08, 2013 12:49 am

Después de hacer caer al último de los guardias Licandra observo a los lados con breves vistazos, como buscando algo – ¿Donde esta?- se preguntó en voz baja, pero al mismo instante no le dio importancia y se dirigió hacia Lugor para advertirle de los guardias que se acercaban como refuerzos de los caídos.

Ya más adentro del bosque, concentrados en alejarse lo más posible de los guardias Lugor percibió con el rabillo del ojo que alguien los alcanzo sin esfuerzo alguno, y segundo después oyó que hablaba algo del clima, y fans, la última parte del comentario no la escucho, pues ya estaba en el aire dando un salto hacia atrás para atacar, se llevó su mano a la cintura para tomar una de las cadenas de plata, pero no había nada, entonces recordó que cuando salió detrás de Licandra, solo tomo su sombrero y sobretodo, así que en acto seguido, alzo sus manos para usar sus cadenas selladas, pero algo extraño estaba pasando, Licandra se detuvo y dijo –Hola, con que ahí estas, gracias por la ayuda de hace un momento.-

-Licandra ¿Por el creador, que crees que haces cib… mujer imprudente?- aun con las manos en guardia grito alarmado y desconfiado a tal punto que se controló antes de debelar la naturaleza inhumana de Licandra.

Licandra volteo hacia Lugor y le hizo una seña para que se acercara –No te preocupes Luther, es de fiar.- Volvió a mirar a la chica he hizo un gesto con la mano para restar importancia –Discúlpalo, ha estado sometido a mucho estrés y recién acaba de perder su trabajo, además descubrió que su vida ha sido una farsa. Así que lo saque un momento para que se distraiga, ya sabes, un paseo tranquilo.-

Algo en Lugor le obligaba a restarle desconfianza a la chica, pero no quería confiarse tan pronto – ¿Pero que está pensando Licandra, paseo tranquilo, este?- Pensó este, al escuchar lo que decía de él.

-Y si, no nos caería mal una compañía tan útil, además a Luther le haría bien tratar con otras personas- Continuo la ciborg después de disculpar a Lugor.

-Mi nombre es Licandra- Le dijo a la chica con una amplia sonrisa y extendiéndole la mano.

Lugor  parpadeo tantas veces que vio todo como cámara lenta, bajo las manos y llamo a Licandra en voz baja como si quisiera que la chica no escuchara–Licandra, Licandra, acércate, ven-

Le hizo una seña a la chica para que aguardase un momento y se acercó hasta Lugor-No estés tan tenso Luther, no hay nada que temer con ella…- Pero fue interrumpida –No sabemos quién es, ¿cómo es que te fías tanto de ella, acaso sabes algo que no se?-

Licandra le explica que mientras luchaba contra los guardias antes de entrar al bosque vio como dos de ellos caían  sin que ella les hiciera nada, supo que algo o alguien le había ayudado, ese alguien definitivamente tenía que ser amigo, sino por que ayudaría a dos perseguidos y desconocidos. Así Licandra percibió a la chica, pero Lugor no terminaba de confiar en ella, algo no le gustaba, aunque podría  estar equivocado estaría atento hasta estar seguro. No estaba muy seguro de aceptarla como acompañante pero algo lo haría cambiar de opinión.

Colocando su dedo indicie en la boca de Licandra –Escuche algo, están cerca, debemos irnos ya- Mientras, Licandra ponía mayor atención y decidió incrementar su capacidad auditiva a tal nivel que podría escuchar un suave susurro a un oído. –Así escuchare mejor- Licandra inclino la cabeza a la izquierda he hizo aparecer su oreja derecha perruna, acto seguido, a Lugor casi se le desorbitan los ojos y se precipito sobre la ciborg, moviendo las manos como si tuviese un enjambre de mosquitos fastidiosos sobre la cabeza de ella, le tapo la oreja y luego hizo que se inclinara quedando el torso de Licandra  debajo del brazo derecho de Lugor y la cabeza apuntando hacia la espalda, levanto la mirada y vio a la Chica a la que le sonrió nerviosamente.

Que linda- Pensó, pero rápidamente se corrigió sacudiendo la cabeza como si estuviese aturdido-Vamos, vamos, que no te puedes confiar.- Pensó de nuevo –Licandra que tonterías haces, guarda esa oreja, no podemos exponernos- Le dijo entre dientes a Licandra.

Llevándose ella el dedo índice a la boca y soplando mientras Lugor aun la ocultaba de la chica le dice- Tengo algo, calla.-

-Solicito permiso para activar protocolos de captura Uno y Dos contemplados en el Código de Corrección Cívica- Dijo una voz.

-Recibido. Permiso concebido, proceda a ejecutar Protocolos de captura Uno y Dos contemplados en la C.C.C.- Respondió una voz en un auricular.

-Luther, esto se va a poner interesante, los vigilantes se tomaran en serio nuestra captura vamos…- Le dijo la Ciborg mientras se zafaba del brazo de Lugor y guardaba su oreja perruna.

Lugor puso sus ojos en blanco y dejo caer sus hombros y alzo sus manos  suplicando a la ciborg-Licandra, por lo que tu cerebro positrónico más quiera, Salgamos de la infranet-

-Luther, si nos desconectamos ahora podrías morir en la silla, no hay salida hasta que lleguemos a los picos, seguro los perderemos ahí- Le dijo con expresión sombría, por supuesto es mentira, solo se aprovechó de lo ignorante que es el muchacho ante la tecnología, sin dejar de sentir algo de culpa al ver como este se llevaba la mano al pecho y se apretaba la camisa con aire de preocupación.

Licandra volteo a ver a la chica y luego lo miro a él y le hizo una seña interrogativa con el rostro–Está bien, está bien, que venga con nosotros pero tu está atenta ¿he?-

Licandra se acercó hasta la chica quien esperaba –Iremos hasta los cuatro picos que están allá- Le dijo señalando donde se alzaban los picos sobre el bosque - ¿Vendrás?, te advierto que la cosa se pondrá emocionante por aquí, Los guardias usaran sus trucos para capturarnos y calculo que estaremos allá en un par de días.-


Última edición por Lugor Jumther el Vie Nov 08, 2013 1:09 am, editado 1 vez (Razón : Corrección ortografica)
avatar
Lugor Jumther G.

Mensajes : 594
Fecha de inscripción : 20/06/2013
Edad : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseo virtual

Mensaje por Sarah Raynore el Lun Nov 18, 2013 8:14 pm

[Perdón por tardar tanto, estoy de semana de exámenes -.-']


- De nada -respondió con una sonrisa mientras se ponía la máscara a un lado.
Vio como ambos se ponían a discutir y a continuación la mujer volvía a dirigirse a ella para contarle en un resumen de dos líneas la vida de su acompañante. No pudo evitar alzar una ceja al oír cómo le contaba aquello como si fuera la cosa más normal del mundo.
¿Tratar con otras personas? Eso era algo con lo que Mikael siempre le estaba dando la lata, al final el pesado del burgués iba a salirse con la suya en todos los aspectos.
Dudó a la hora de presentarse, no parecían malas personas pero nunca se sabía, además del hecho añadido de que estaban siendo perseguidos por unos guardias virtuales. Pero finalmente se decidió.
- Natty -respondió mientras le estrechaba la mano.
No era su auténtico nombre, pero tampoco era una mentira. Aún recordaba a la niña que hacía unos años le había puesto aquel apodo porque ella se dedicaba a ignorarla y no le decía su nombre.
El hombre le hizo una seña a su amiga y ambos se retiraron un poco para discutir. Estaba más que claro que a él no le agradaba la idea de una nueva acompañante, y ahora que se había pasado la emoción de la persecución -si es que a algo que había durado tan poco se le podía llamar así- Sarah tampoco estaba ya muy segura de aquello.
Empezó a ponerse nerviosa mientras los dos hablaban. Había aparecido de repente diciendo un montón de tonterías, ¿y qué se suponía que iba a decir ahora? Porque se supone que la gente habla. Ella no lo entendía pero a cualquier persona que veía por la calle, a menos que estuviera sola iba enfrascada en una conversación con quien lo estuviera acompañando.
Ahora recordaba una de las razones por las que no le gustaba estar con otras personas. Le estaban entrando unas ganas de darle una buena tunda a Mikael...
De repente, los otros dos se alborotaron. Sarah se puso en guardia pensando que venían más enemigos, pero sólo vio al tal "Luther" haciendo un montón de aspavientos sobre la cabeza de Licandra, la cual, por el pequeño pedazo de cara que era capaz de ver, parecía estar concentrada en algo.
Finalmente parecieron terminar lo que quisiera que estuvieran haciendo. Se volvieron a acercar a ella y la mujer la invitó a unirse a ellos. ¿En serio había dicho días? Por dios, si aquello era un entorno virtual, pensó Sarah ligeramente exhasperada.
Claro que... Tampoco es como si ella supiera demasiado de esas cosas. Sus conexiones, para empezar nunca habían sido en KOSMOS sino en KAOS, así que puede que hubiera diferencias más allá de la seguridad. Y como mucho había estado conectada durante varias horas, la mayor parte de las cuales había permanecido en el mismo sitio.
Se encogió de hombros y fue a reponderle, mientras se repetía a sí misma un "sé simpática, sé sociable, no debe de ser tan difícil".
- ¿Un par de días? No creo que pueda estar aquí tanto tiempo. Pero os acompañaré durante el principio del camino si no tenéis inconveniente. Será divertido torear un poco a los guardias.
Comenzaron a caminar por el bosque. Sarah había vuelto a ponerse la máscara sobre la cara, no quería arriesgarse. Puede que fuese una tontería inútil, pero una recóndita parte de su alma, sin contar con el hecho de la supuesta protección que otorgaba la máscara, se regocijaba como un niño disfrazado el Día de los Monstruos*.
Sarah no trataba de iniciar una conversación, aunque intentaría responder de forma simpática, siempre repitiéndose la misma cantinela, si alguno de los dos se dirigía a ella.
Después de un rato andando oyó algo. Aguzando la vista pudo ver como una joven pareja de fallens se acercaba en dirección opuesta. Se tensó, pero luego recordó que no era a ella a la que perseguían. Era cosa de sus dos nuevos acompañantes, así que que ellos decidieran cómo manejar la situación, ella actuaría con normalidad esperando a ver cómo se desarrollaban los hechos.
No sabía si se habían dado cuenta de las dos personas que se acercaban a ellos, y esperaba que no hicieran ninguna tontería, porque por muy divertido que fuera aquello, había límites que no estaba dispuesta a traspasar.


*Fiesta completamente inventada
avatar
Sarah Raynore

Mensajes : 431
Fecha de inscripción : 25/06/2013
Edad : 21
Localización : La casa del árbol

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseo virtual

Mensaje por Lugor Jumther G. el Jue Nov 21, 2013 5:28 pm

-Eso era, sabía que había algo extraño con esta chica, tenía una máscara- pensó Lugor cuando vio a la chica quitarse y colocarse la máscara después de hablar con Licandra.

Lugor no pudo evitar sentirse apenado por su actitud, y es que la ha tenido difícil los últimos días, y cuando se suponía que tendría un viaje tranquilo, se exponen y son perseguidos. Así que mientras caminaban su mente le avisaba que había que hacer dos cosas, presentarse con la chica que ahora tiene nombre, ahora es Natty y disculparse por la actitud que él y Licandra habían tenido delante de ella, sobre todo él con su paranoia.

Mientras Lugor iba detrás de Licandra y Natty decidiendo como iniciar una conversación con la chica y a la vez batallando con las ramas he insectos que se enredaban con su sobretodo desabotonado, Licandra quiso entablar una conversación con la chica. –No deberías preocuparte mucho por el tiempo- Le acerco a la chica el rostro con la mano recostada de su mejilla con intensión de contarle un pequeño secreto y bajo el volumen de su voz hasta casi un susurro- solo quiero alagar el tiempo para que Luther se distrajese, es su primera vez en esto y es algo ignorante sobre el tema, así que por fa, guárdame el secretito, ¿sí?…- La cyborg fue interrumpida.

-Eh, disculpa Licandra- Dijo Lugor mientras se hacia un lado entre la cyborg y Natty –Gusto en conocerte, mi nombre es Lu… Luther- Dijo a punto de mencionar su verdadero nombre.

-¿Natty, no?-

-Quiero pedirte disculpas por la actitud de hace un rato… - se detuvo a pensar que decir después –Es mi primera vez en este entorno y no termino de acostumbrarme….- hizo otra pausa. –Que incomodo es esto, estar analizando cada palabra que voy a decir para no delatarme…- Penso.

-¿Y tú que, vienes muy seguido por aquí?...- Se detuvo antes de continuar –Lugor, tenemos problemas- Le dijo Licandra mentalmente.

Lugor se tensó un poco y sin quitar la mirada de encima de la chica agudizo su oído y se dio cuenta que los pasos de Licandra ya no andaban y sintió como sus manos se movían rápidamente, concentro su atención en el entorno y se detuvo de inmediato y delicadamente coloco sus dedos sobre el brazo de la chica y le dijo:-Detente- Al mismo tiempo la cara se le enserio, entorno los ojos y observo un par de figuras que se acercaban hacia ellos, sin duda eran fallen, ¿qué hacían, hacia donde se dirigían, cuáles eran sus planes, seguirán de largo?, todas estas preguntas abordaron la mente de Lugor y al mismo tiempo comenzó a pensar en sus cadenas selladas y abrió y cerró sus manos.

-No uses esas, toma estas- Lugor voltio a ver a Licandra después que le hablo mentalmente y vio como esta cerraba un panel holográfico que tenía frente de su rostro, en sus manos se materializo lo que parecía un largo rollo de cadenas plateadas. Cuando Licandra se las extendió, se dio cuenta que era un par de cadenas, las adsorbió con sus manos y desaparecieron, este  no se detuvo a ver que expresión tenía la chica, solo pensó en  desear que haya una oportunidad más delante de preguntarle por la máscara. – ¿Son ellos?- pregunto Lugor en la línea privada.

-No, las vibraciones son de algo más grande, que viene por debajo suelo, ellos, ellos vienen con “eso” o tienen mala suerte- Dijo Licandra en voz alta.

-¿Te acuerdas que antes te dije que las cosas se pondrían interesantes por aquí y que los guardias usaran sus trucos?- Le pregunto Licandra a la Natty algo seria.

-Pues ha llegado el momento…-Dijo más seria aun. –…A llegado el momento de la fiesta- Con una sonrisa y una mirada picara cerro la cyborg el comentario y girando una patada hacia atrás cortando las raíces que salieron detrás de ella moviéndose como tentáculos de pulpo agitados.

Mientras las raíz cortada por Licandra se desvanecía en el la tierra como un grupo de bites, el entorno del bosque desapareció para darle lugar a un terreno plano y verde, con unas que otras rocas,  parecía un circulo, pero la forma era lo de menos, detrás de ellos varios guardias aparecieron considerablemente lejos, como a  unos veinte metros, pero estos en vez de avanzar, retrocedieron un poco.

-En nombre de C.C.C.K, les pedimos a que se entregue, ha sido declara intrusa y está en desacato de las leyes que rigen este mundo virtual… Seda a su captura o nos veremos forzados a utilizar la fuerza- Dijo uno de los guardias con voz firme y autoritaria.

A lo que Licandra respondió con el puño cerrado y el dedo medio apuntando hacia arriba tan firme que parecía que podría partir una roca. Al Lugor observar la actitud irreverente se llevó la mano a la cara y luego levanto los hombros.-Ya no hay nada que hacer-
Las vibraciones sutiles que Licandra percibió se hicieron notorias para todos. Delante de ellos los fallen salieron por los aires hacia un lado cuando una montaña de tierra se elevó precipitadamente rugiendo.

Lugor se vio envuelto por uno de los tentáculos y libero sus nuevas  cadenas de plata para que comprimieran a la raíz y estallara en otro montón de bites. Detrás de Natty apareció una más con el mismo entusiasmo y la ataco.

Era una especie de criatura nunca antes vista por lo menos por Lugor y Licandra. La montaña agito sus  tentáculos que parecían raíces y su forma real se dio a ver, el cuerpo repugnante aparecio recordando un gusano, pero gigantesco, de más de seis metros y con pálida y tensa piel que daba la sanción que con un toque fuese a explotar. Al elevarse desde abajo de la tierra en forma vertical abrió sus fauces repleta de grandes y afilados colmillos que escurrían baba oscura, color debido a que su cristalina baba se mezclara con la tierra que encontró en lugar de sus víctimas. Dejo salir de su garganta un feroz rugido que termino al comenzar a masticar las piedras que entraron a su boca, se dejó caer para continuar masticando, los fallen que se acercaban cayeron al lado del monstruo. El trio que observo aquellos acontecimientos no sabían si los fallen habían saltado evitando aquel monstruo o los había elevado.

Entre Lugor y Licandra quizás sea ella la única en darse cuenta de la suerte que corrieron; de no haber aparecido Natty ellos hubiesen continuado corriendo y justo en ese lugar, en que apareció  el monstruo hubiesen pasado un mal rato. Ella estaba segura que ese gusano mutante iba por ellos o específicamente por ella, no dudo en ponerse en guardia junto a Lugor.

-Vaya que se lo tomaron en serio ¿no?- Dijo Lugor al grupo.

-Esta gente es muy susceptible – Replico Licandra.

-¿Nos ayudara?- Le pregunto mentalmente a Licandra.

-No es mala chica, pero debemos considerar que no está obligada a hacerlo- Respondió la ciborg.

-Sí, tienes razón, pero creo que se verá obligada a por lo menos defenderse… ahí viene…- Le dijo Lugor y fue interrumpido por un ataque del gusano mutante.

-Deja la charla y concéntrate- Grito Licandra.

Gusano Mutante:



avatar
Lugor Jumther G.

Mensajes : 594
Fecha de inscripción : 20/06/2013
Edad : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseo virtual

Mensaje por Sarah Raynore el Sáb Nov 30, 2013 6:47 pm

Comenzaba a aburrirse. Sarah no estaba acostumbrada a ir por ahí sin tener un objetivo, y aunque parecía que tenían uno -llegar hasta los picos, fueran lo que fueran- seguía sin tener del todo claro la pregunta que solía darle sentido a sus acciones en la vida: ¿Para qué?

Por suerte la chica, Licandra se corrigió mentalmente, se puso a hablar con ella y Sarah se relajó un poco. Así que primerizo, ¿eh? Ahora comprendía un poco el por qué sus ojos no se estaban quietos ni por un segundo, mirando de un lado a otro y sin detenerse durante mucho rato en nada.

- No te preocupes, tu secreto está a salvo conmigo -le dijo con una tímida sonrisa. Le hubiera gustado ser un poco más atrevida y guiñarle el ojo de manera cómplice o algo por el estilo, pero su timidez y su indecisión le ganaron la batalla.

- No hay de qué disculparse, para todos hay una primera vez -le contestó a Luther, que parecía haber dejado atrás su paranoia. No la alivió demasiado el ver que su compañero parecía igual de nervioso que ella tratando de mantener una conversación "normal y corriente"-. Pues... -dudó sin saber qué contestarle. No es que importara demasiado pero no le gustaba ir desvelando sus asuntos por ahí, del mismo modo que no le había dicho su auténtico nombre. Pero no fue necesario que le respondiera.

Se detuvo ante su orden, parecía que acababa de divisar a los fallen y Sarah se preguntaba que qué haría a continuación. Fue bastante interesante ver a Licandra materializar aquel par de cadenas. Se quedó mirándolas hasta que Luther las absorbió, cosa que no la sorprendió demasiado. La chica parecía ser bastante hábil en términos de programación, estaba claro que las había configurado y que no las había comprado online, como hiciera ella misma minutos atrás. Interiormente lo aprobó, iba ganando puntos ante sus ojos.

Licandra volvió a dirigirse a ella con cara seria, algo que no le coincidía pues lo que decía, si bien preocupante (hasta cierto punto), lo decía de un modo que más parecía una broma.

Ah bueno, aquello le pegaba más.

- Que empiece la fiesta entonces -le dijo corresponiéndole con una sonrisa, cada vez le caía mejor aquella chica.

Jamás entendería por qué las figuras de autoridad siempre se empeñaban en insistir que la gente se rindiera, jamás había visto a nadie hacer caso a esos avisos. Soltó una risilla ante la respuesta de Licandra. Haciendo recuento, no recordaba cuál había sido el último día que había reido y sonreido tanto.

Menos pensar y más actuar se recriminó a sí misma. Licandra y Luther parecían apañárselas por su cuenta, y un tentáculo había aparecido detrás de ella reclamando su atención.

Sacando velozmente un kunai le cercenó la punta, pero aquello no lo detuvo. Esquivando un latigazo de aquella cosa se lanzó hacia su base y clavó el cuchillo en ella con todas sus fuerzas. El tentáculo se puso completamente rígido apuntando hacia el cielo, y acto seguido desapareció por el mismo agujero del que había salido.

Solo entonces se fijó en el gusanaco. Su primer pensamiento fue que se trataba de un virus, había visto muchísimos en KAOS (unos más grandes, más pequeños, más feos, más peligrosos, más inofensivos...) y eran bastante parecidos. Pero no parecía ser esa la situación. En cualquier caso, se trataba de un virus controlado por los guardianes.

- ¡Encargaos del bichejo ese! ¡Yo voy a por los guardianes! -les gritó a Licandra y a Luther. No tenía ganas de enfrentarse al gusano, aunque creía que sería capaz de vencerlo, pero le traía recuerdos bastantes desagradables.

Salió corriendo en dirección a los guardias esquivando los tentáculos de aquel virus, o antivirus (nunca se sabía) o lo que fuera. Sacó un segundo kunai y, con uno en cada mano, se lanzó contra el grupo de "las fuerzas de la ley". De una certera puñalada desintegró a uno, los demás habían retrocedido ligeramente ante su embestida.

Uno de los más cercanos materializó una espada en su mano derecha. Parecía cargada de energía, y aunque Sarah sintió curiosidad por saber lo que haría, recordó un viejo refrán que, como no, le habían repetido hasta el cansancio cuando era pequeña hasta que se le había grabado a fuego: "la curiosidad mató al gato". Habían pasado años desde que había sido capaz de mirar a un gato sin sentir ganas de estrangularlo.

El guardia le lanzó un mandoble, Sarah lo esquivó sin atreverse a bloquearlo. Había escuchado el crepitar del "aire" alrededor de la espada, y temía que sus kunais se desintegraran si entraban en contacto con la espada. Velozmente, y pillando por sorpresa al soldado, le clavó su arma en el estómago, haciendo que se desintegrara. Pero todavía quedaban unos pocos.

Saltando y agachándose, dando un paso hacia un lado o haciendo una elegante pirueta, Sarah parecía bailar mientras esquivaba las acometidas de sus adversarios. Acostumbrados a pequeños problemas protagonizados por tal vez exaltados, pero en ningún caso peligrosos, ciudadanos corrientes, no eran de ningún modo rivales para Sarah, y ella disfrutaba la pelea, demorándose más de lo realmente necesario y olvidándose de que detrás de ella había dejado a sus dos compañeros enfrentados a un gusano gigante.
avatar
Sarah Raynore

Mensajes : 431
Fecha de inscripción : 25/06/2013
Edad : 21
Localización : La casa del árbol

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseo virtual

Mensaje por Lugor Jumther G. el Sáb Dic 21, 2013 3:49 pm

Nathi no tardó en reaccionar. Después de librarse sin problemas del tentáculo que la amenazo tomo la decisión de ir sola por los guardias y le dejo a Licandra y a Lugor el gusano mutante. Lugor sintió como si le hubiesen ganado una apuesta, pues claro que prefería mil veces atacar a los guardias en vez al gusano gigante. -¿Es una broma? - se dijo así mismo.

La situación iba de mal en peor, muchos guardias (En realidad son unos pocos pero para Lugor más de dos guardias persiguiéndolo son multitud), un enorme gusano con muchos tentáculos que seguro es la herramienta por medio de la cual los suprimirán. Una injusticia, eso es lo que le parecía a Lugor, que por solo meterse a este mundo virtual con Licandra rompiendo las reglas le quieran suprimir.

-¿Qué querrán suprimir, nuestras memorias? ¿O es la forma elegante de decir matar?...- Fue interrumpido dramáticamente – ¡Lutheeeeer! - El grito de Licandra solo sirvió para alterarle los nervios, acto seguido dio un salto hacia atrás cuando se percató que un tentáculo lo asechaba, pero no fue suficiente, su tobillo fue alcanzado y luego halado, la espalda dio de lleno con el suelo, haciendo que el aire de los pulmones se escapara por completo.

Buscando la manera de liberarlo Licandra salto al tentáculo con los colmillos afilados y las garras al aire pero aun manteniendo su apariencia humana, pero el enemigo fue ágil y la esquivo, para luego tratar de atraparla con otro tentáculo, el cual la ciborg evito sin problema. Al caer al suelo vio con angustia como el cuerpo inconsciente de Lugor iba directo a las fauces del monstruo. Sus pies comenzaron a andar tan velozmente que cualquiera que la viera pensaría que no es humana, mientras esquivaba los tentáculos, los usaba como escalones con los ojos fijos en Lugor. Libero el cable que tiene en sus mano derecha y lo arrojo cuando estaba lo sufrientemente cerca, el “látigo” de Licandra se amarraría a la muñeca pero logro atinar a un dedo de Lugor y el hombre abrió los ojos como si se les fueran a salir tras recibir una descarga eléctrica, el cable se desato y Lugor volvió en sí, algo aturdido. – ¡Lo siento! - le grito mientras caía y guardaba su filos caninos dándole la espalda al gusano y a Lugor. –Guao, esa chica sí que sabe bailar…- Susurro al ver a Nathi derribar y esquivar con gracia a los Vigilantes. Repentinamente un nuevo tentáculo la golpeo y arrojo varios metros cual muñeca de trapo.

Sin percatarse que iba directo a las fauces del gusano mutante sintió que caía, sus manos reaccionaron instintivamente, una cadena de plata salió de su mano derecha y se enrollo en un tentáculo que se alejaba del cuerpo y los colmillos del monstruo quedaban atrás, al buscar un sitio en cual aterrizar vio en cámara lenta como Licandra era expulsada por los aires y aterrizaba envuelta en polvo. – ¡Licandra! - dijo en voz baja y sorprendido. Al caer lo primero que hizo fue correr hacia donde yacía el cuerpo, pero para su sorpresa la ciborg es más dura de lo que parece, se levantaba y sacudía el polvo mientras tocio.

Cuando Lugor estuvo cerca no se le ocurrió otra pregunta – ¿Tu toces? -

- (tos) ¿cómo crees que expulsare la tierra que he tragado?

Levanto una ceja y miro a la ciborg por encima del borde superior de sus anteojos -¿Ella traga? - pensó para sí.

-Dejemos de juagar… - Decía Licandra mientras se vio obligada a esquivar un tentáculo -…Hay que ir por ese agujero- Dijo muy seria viendo fijamente al hueco por donde salió el gusano gigante.

-Creí que dirías otra cosa… ahí, ahí viene- Grito Lugor al ver al gusano acercarse con velocidad.

Licandra comenzó a esquivar los tentáculos y a escalarlos con mucha agilidad, mientras le envió un pensamiento a Lugor del plan que tenía en mente, el exorcista reacciono sin duda convirtiéndose en todo un acróbata, usando sus cadenas para colocarse sobre la cabeza del monstruo, y fue en el momento en que se proponía atar los colmillos del mismo  cuando vio a los fallen de hace un rato, uno de ellos estaba arrodillado y el otro, inconsciente, tendido con la cabeza reposando sobre las rodillas del primero.

Se incorporó al plan rápidamente y cada uno de sus dos cadenas fueron a  dar a los colmillos más largos enrollándose sin problema, Lugor templo las cadenas y se dejó caer sobre la parte trasera de la cabeza del gusano – ¡Ahora! - grito hasta apretar los dientes y halar brutalmente hacia ataras, las fauces se abrieron en un rugido, Licandra se alzó dejándose caer cual clavadista profesional en la boca de aquella bestia .

Cuando Lugor calculo que Licandra ya estaba en el interior dejo de aplicar fuerza, pero una fuerza mayor lo halo hacia delante haciéndolo golpear con el rostro la nuca del gusano y salir disparado por los aires quedando frente al mismo, la bestia hizo un pequeño moviente hacia atrás con su cabeza, rápidamente separo sus colmillos y el chorro de un líquido Verdi-amarillo broto con agresividad, el exorcista logro esquivarlo por pocos centímetros extendiendo su cuerpo hacia atrás y enrollándose, pero algo sólido le golpeo desestabilizándolo.

Justo antes de caer logro incorporarse y sus pies tocaron el suelo, luego rodillas y manos, sintió un breve alivio hasta que el cuerpo de Licandra cayó frente de él desnudo emitiendo el sonido de algo que se cocina en aceite y pequeñas columnas de humo negro. Lugor no se preocupó, pues Licandra es una ciborg además que hace un momento la había visto resistir un ataque que a él le hubiese roto un par de huesos, así que una sustancia corrosiva no sería mayor problema, pero Licandra no reacciona en los dos segundo que ya habian pasado, el joven exorcista comenzó a llamarla a gritos al notar que tardaba mucho en reaccionar y percatarse que el gusano tiene intención de atacarles. La preocupación floro.

-¡Vamos Licandra!, ¿qué te ocurre? ¡Despierta!... - La asió de un tirón y la coloco en su hombro y comenzó a correr para esquivar el siguiente ataque, el cual dio cerca, el suelo estalló con tal fuerza que ambos salieron disparados por los aires, hasta caer envueltos en una nube de polvo, trozos de tierra sólida y de piedra que aún no terminaban de caer.
avatar
Lugor Jumther G.

Mensajes : 594
Fecha de inscripción : 20/06/2013
Edad : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseo virtual

Mensaje por Sarah Raynore el Lun Ene 06, 2014 11:02 pm

[Antes de nada perdón por la tardanza. Entre las fiestas de Navidad y que no tenía ni idea de cómo enfrentarme al gusano gigante...]



Sarah estaba disfrutando. Estaba disfrutándolo un montón. Ella era una chica a la que le gustaba pelear. No la violencia en sí, sino la pelea. La adrenalina fluyendo por sus venas, las reacciones instintivas que te salvaban el cuello, la sensación de probarse a sí misma cada vez que encontraba un adversario más duro de lo habitual... Y ahora tenía tres frente a ella.

No habían caído tan fácilmente como sus compañeros y, además, tenía que esforzarse más de la cuenta para defenderse, lo que lo hacía más divertido. Detenía sus embestidas a duras penas y varias veces había esquivado por los pelos algún que otro golpe, pero es que ellos eran tres.

Sarah sabía que podía vencerlos. No tan fácilmente como a los otros guardias, no tan rápidamente, pero podía con ellos. Era más rápida y ágil, y aquellos idiotas se estaban dejando llevar por la frustración de no poder hacerle ni un rasguño mientras que ella mantenía la calma.

"No hay que dejarse llevar por las emociones" pensó. Reconocía que tenía que esforzarse para poder evitar a los tres, pero ellos jamás se darían cuenta de ello porque sabía controlar perfectamente sus emociones y su expresión facial. Luego recordó que llevaba una máscara, así que no hubieran podido darse cuenta de ningún modo.

Maldijo cuando el tipo de su derecha estuvo a punto de darle con su espada electrificada. Un centímetro más, y hubiera caído inconsciente por la descarga que habría sacudido su cuerpo. Nunca entendería por qué se empeñaban en copiar lo que existía en el mundo real cuando allí, en la Infranet, podían crear prácticamente todo lo que quisieran al no estar sujetos a las leyes físicas. Estaba segura de que un hacker experimentado los habría atrapado hace rato sin haberse acercado siquiera a ellos.

Unos gritos detrás de ella la alertaron de que algo no iba bien. Se giró para ver a sus dos compañeros en una no muy buena situación precisamente.

Mierda —musitó mientras se agachaba para esquivar el mandoble que le venía desde atrás.

Había oído perfectamente el silbido del arma y el que la había atacado, pensando que la pillaría por sorpresa, terminó sorprendiéndose él cuando Sarah se levantó alzando junto con ella su pierna para darle un fuerte puntapié en la barbilla. El hombre cayó al suelo, inconsciente. "¿Puedes quedarte inconsciente en la red?" se preguntó Sarah. Pero aquél no era el mejor momento para pensar en ello.

Alejándose de los dos oponentes que quedaban, corrió hacia el gusano gigante para tratar de apartarlo de sus compañeros.

¡¡¡Eh!!! ¡¡¡Estoy aquí!!! ¡¡¡Ven a por mí!!! —gritó. Pero aquello no pareció ganar la atención del bicho.

Maldiciendo se agachó a coger una de las espadas que habían quedado tiradas por el suelo al desintegrarse sus poseedores. Se la lanzó al gusano para acto seguido encarar a los dos hombres que la habían seguido. Por suerte, ahora eran dos y resultaba un poco más fácil esquivar sus ataques. Pero un rugido a sus espaldas hizo que el leve alivio que había sentido se esfumara de nuevo.

Su cerebro empezó a trabajar a toda velocidad. ¿Cómo se libraba de aquel bichejo? Al principio, cuando lo había visto, había creído que de ser necesario podía enfrentarse a él, pero ahora no tenía ni idea de cómo matarlo o... mutilarlo o... cualquier forma de salir airosa del encuentro. ¿Le habría jugado la memoria una mala pasada? A lo mejor era por la presión, o tal vez debido a que hacía más de diez años que no se encontraba en una situación similar.

Sarah tardó unas milésimas de segundo en elaborar aquellas excusas para evitar dañar su orgullo y volvió a centrarse, pero un nuevo ataque la obligó a centrarse en los guardias que quedaban en pie. ¿Por qué no se había encargado de ellos cuando tenía tiempo? En especial el tipo del arma eléctrica paraliza-personas la estaba poniendo nerviosa. Antes le había gustado que fuera tan bueno peleando, ahora sólo la estorbaba.

Una bombilla se encendió en su cabeza. Si aquella arma paralizaba a las personas, podía hacer lo mismo con una especie de gusano mutante gigante, ¿verdad? No tenía ni idea de cuál sería su funcionamiento, pero todo en la Infranet estaba constituido por paquetes de bytes, así que teóricamente debería funcionar. Y no perdía nada probando.

¡Ey, bicho feo! —El gusano había ido acercándose lentamente. Tal vez, al estar —supuestamente— controlado por los guardias, estos no habían querido que se entrometieran al estar ya ellos luchando contra Sarah. Pero el control —si es que realmente lo tenían— no parecía ser muy fuerte, porque cuando la joven lo provocó el gusano se lanzó rugiendo y babeando sobre los tres luchadores.

Los dos guardias se olvidaron de Sarah y se quedaron mirando petrificados de terror lo que se les venía encima. Ella aprovechó para quitarle el “arma paralizadora” a su propietario (a quien no pareció importarle demasiado) y se lanzó hacia delante. Su propósito era evitar que fuera la boca del monstruo lo que le cayera encima, pero como contrapartida se encontró con una enorme masa de cuerpo sobre ella. Alzó la espada activando su electricidad —eso era lo bueno de la Infranet, todo podía ser activado fácilmente, no existían complicados mecanismos para poner en marcha enormes máquinas (que, por otro lado, eran inexistentes allí) y mucho menos para activar una simple arma paralizante— y el gusano, llevado por su propio impulso, se la incrustó en… ¿el cuello? prácticamente hasta la empuñadura.

La cabeza iba delante, así que ahora Sarah se encontraba en medio de una especie de arco formado por el cuerpo del bicho. Su mandíbula estaba pegada al suelo donde se había encontrado ella y los dos guardias. No sabía si se los había tragado antes de paralizarse o si seguían allí, envueltos en dientes y babas pero con los pies sobre la tierra y preguntándose qué estaría pasando. De todos modos, ella no se paró a comprobarlo. No sabía cuánto tiempo estaría paralizado el gusanaco pero tenía la desagradable sensación de que probablemente no fuera mucho.

Sarah corrió hacia sus amigos.

¡Licandra! ¡Luther!

El hombre parecía estar bien, pero no se podía decir lo mismo de su compañera. Se agachó y pasó uno de los brazos de Licandra por encima de sus hombros para poder incorporarla.

Échame una mano. Tenemos que salir de aquí antes de que “eso” recupere la movilidad —le dijo a Luther.

De repente cayó en la cuenta de que ella podía marcharse cuando quisiera. No sabía qué habían hecho los otros dos para entrar en la Infranet pero ella había usado un sillón de lo más común para conectarse y podía irse en cuanto le diera la gana. Desechó ese pensamiento con una sacudida de cabeza. Había decidido acompañarlos ateniéndose a las consecuencias. Ya sabía desde antes incluso de hacerse notar que aquello probablemente no sería un camino de rosas, pero ella no era de las que dejan a un camarada en la estacada.

Echó un vistazo a su alrededor y vio a los fallen. Parecían bastante malheridos. Sintió pena por ellos. Sólo habían tenido la mala suerte de estar en el lugar equivocado en el momento equivocado. Quiso detenerse y ayudarlos, pero los guardias iban a por ellos y la mejor forma de echarles una mano sería alejarse de ellos. Aunque en un principio los guardias iban solamente a por Luther y Licandra, después de lo que había hecho era prácticamente imposible que ella no hubiera pasado a estar en la lista de “se busca”.

Vamos —volvió a repetir.

Sarah no era muy amiga de decir las cosas dos veces, pero tuvo en consideración el estado en el que se encontraba Luther. Necesitaban ponerse a salvo en algún lugar, al menos durante unos minutos, para poder recuperarse y trazar un plan.
avatar
Sarah Raynore

Mensajes : 431
Fecha de inscripción : 25/06/2013
Edad : 21
Localización : La casa del árbol

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseo virtual

Mensaje por Lugor Jumther G. el Sáb Ene 11, 2014 8:23 pm

[No pasa nada, entiendo que hay vida fuera del Foro =)]

Lugor quedo aturdido después de aquel impacto fallido, cuando apenas recuperaba el sentido escucho la voz de alguien quien grito su apodo y el nombre de su compañera, se sintió aliviado, sabía quién era, pero lo sorprendió notar que el cuerpo de Licandra se le hacía más liviano, por un momento pensó que era el gusano quien la levantaba e inmediatamente se dio cuenta que era Natty, la sorpresa fue mayor, ella pudo haber huido pero en lugar de eso se quedó a ayudarlos, definitivamente esta era una persona en la que podría confiar.
Incluso ella le pidió ayuda con Licandra. – Si claro- Dijo mientras buscaba al gusano con su mirada.- Esta, esta… lo detuvo- Asombrado pensó Lugor.

Cuando Natty le repitió continuar con Licandra, Lugor sintió como el cuerpo de la misma comenzaba a aligerarse, la ciborg abrió uno de sus ojos y elevo la cabeza para buscar al gusano y cuando lo vio se puso por completo de pie y se soltó con gentileza de Lugor y Natty.
- ¡Aun está aquí! - Dijo con expresión muy grave y luego miro a los chicos - Gracias muchachos, en especial a ti Natty- Les dijo mientras cerraba sus ojos y sonreía gratamente.

- Ahora, si el Gusano sigue aquí, eso solo indica que mi plan no dio resultado - Dijo analíticamente ignorando la sorpresa que podrían sentir sus compañeros.

- ¿Qué pensabas hacer Licandra, no me mostraste que pensabas hacer una vez dentro del Gusano? - pregunto intrigado y sospechando que la respuesta tendría que ver con “más divertido” o “solo quería verte la cara”, cuales ideas lo comenzaron a irritar.

- Vamos - Les dijo dándoles la espalda y activando su pelaje para convertirlo en nueva ropa. –  Les comentare cual era mi plan original, pero antes debemos irnos, este gusano pronto despertara - Comento muy tranquila.- Entremos primero al hoyo por donde salió el gusano, a unos cuantos metros, ahí un tele transportador que nos llevara hasta los picos, de donde viene nuestro amigo dormilón -.

La tranquilidad de Licandra hartó a Lugor- ¡No! Primero cuenta que demonios tenías pensado hacer, porque nos expusiste a tal peligro y, y, y te advierto, si me dices que fue solo por… diversión, buscare tu botón de encendido y te apagare, ciborg irresponsable… -.

Licandra se sorprendió por la explosión de Lugor y entendió su actitud. –¡Owww! Luther tu tan tierno, estabas preocupado por mí, no fue solo por diversión, quería probar una teoría - Le dijo mientras lo abrazaba y Lugor se sonrojaba al darse cuenta que dijo cosas que delatarían por lo menos la naturaleza de Licandra y eso implicaba tal vez revelar su identidad a Natty, además que sí, Licandra en parte lo había hecho por diversión.

-Bien chicos les explicare; estos vigilantes inicialmente me perseguían solo a mí, y activaron a este antivirus en forma de gusano para darme captura, así que se me ocurrió hacerle creer al gusano que me había eliminado para que me dejara en paz, pero parece que también va detrás de ustedes o no solo se conformaría con verme desactivada sino fuera de la infranet…- Dirigió su atención a Natty.- Disculpa si te cause problemas con mi actuación- Le dijo serenamente.

- No te creo tonta, así que supongo que por las palabras de Luther…- Lugor la interrumpió impulsado por su molestia.

-Si Licandra no es humana, es una ciborg y está conectada a la infranet atreves de un enlace psíquico que somos capaces de realizar gracias a mis capacidades Psíquicas y a alguna compatibilidad con su cerebro positrónico - Completo Lugor contando con resignación, pero lo que no supuso es que conto más de lo que Licandra pensaba contar, esta no le dijo nada y continuo hablando – Bueno Natty, has tenido más de una oportunidad para salir de esta, supongo que vendrás- Sonrió con entusiasmo.

- Me vendría bien una compañía menos peligrosa que Licandra, me pareces buena persona y te creo valiosa compañía ¿Me… nos haría el honor? - concluyo Lugor apuntando hacia el hoyo con semblante más relajado, parecía estar deseando que llegase el momento de confiar en Natty y asi poder admirar su belleza.


Última edición por Lugor Jumther el Dom Ene 12, 2014 3:10 pm, editado 1 vez (Razón : Signos de puntuación)
avatar
Lugor Jumther G.

Mensajes : 594
Fecha de inscripción : 20/06/2013
Edad : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseo virtual

Mensaje por Sarah Raynore el Miér Ene 15, 2014 8:53 pm

Apenas Luther reaccionó a las palabras de Sarah la otra joven volvió en sí. No parecía para nada afectada por lo que le acababa de pasar, estaba claro que era una chica dura.

Sarah asintió a la discusión entre los dos sin intervenir. Aunque la reciente pelea le había mejorado aún más el humor, también había hecho, paradójicamente, que olvidara su propósito inicial de comportarse como una persona sociable y extrovertida.

No sabía de qué plan hablaba Licandra. Ella había estado entretenida con los guardias y apenas se había percatado a tiempo de que sus compañeros necesitaban ayuda. La sorprendió escuchar que, según las palabras de Luther, Licandra se había metido dentro del gusano. O esa chica estaba loca o era muy inteligente y valiente, probablemente ambas.

Así que una cyborg… Las palabras de Luther le aclararon muchas cosas a Sarah. Desde el principio no le habían parecido malas personas. Vale que Luther era un poco sospechoso, paranoico hasta con su propia sombra, pero de ahí a hacer algo grave como para tener a los guardianes de la Infranet tras él… Aunque ahora parecían estar detrás de los tres, y todo por culpa de Licandra. Cada vez le gustaba más aquella chica.

Por mí como si Licandra es un fantasma, a estas alturas claro que os acompaño —no intentaba sonar graciosa, simplemente decía lo que opinaba. Aunque con la máscara puesta sería difícil interpretar sus palabras.

Se dirigió hacia el hoyo que según Licandra los dirigiría a un portal sin comprobar si sus compañeros la seguían. Dio un salto y aterrizó con suavidad en el suelo, un par de metros más abajo. Allí se quitó la máscara, dejándosela ladeada a un lado de la cabeza.

Del fondo del hoyo salía un túnel de un par de metros de diámetro. Estaba oscuro. Sarah SABÍA que estaba oscuro pero sin embargo podía ver sin dificultad. Supuso que sería una de las consecuencias de estar en un entorno virtual y no real.

Frunció el ceño, al cabo de varios metros el túnel se dividía en dos, y ambas bifurcaciones parecían idénticas la una a la otra. En las paredes también se abrían pequeñas entradas a otros túneles más pequeños. El gusano de antes no podía haber excavado esos últimos. Era demasiado grande para ello, aunque una persona sí que cabía por ahí.

Licandra —llamó, ya que parecía ser la única que sabía a dónde tenían que ir—, ¿por dónde vamos?
avatar
Sarah Raynore

Mensajes : 431
Fecha de inscripción : 25/06/2013
Edad : 21
Localización : La casa del árbol

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseo virtual

Mensaje por Lugor Jumther G. el Miér Ene 29, 2014 4:13 pm

- ¿Un fantasma, como puedo ser un fantasma? - Se preguntó Licandra –- Mmm, ha de ser uno de esos comentarios con intención de hacer reir que hacen los orgánicos. - Pensó y levanto los hombros.

Natty les dio la espalda y salto al hoyo. Era más que evidente que aceptaba ir, el corazón de Lugor dio un extraño salto y cadenitas se movilizaron en su estómago obligándolo a llevarse las manos hasta la zona.- ¿Desde cuándo no interactuó con una persona del sexo opuesto? - Se preguntó – Vamos Lugor, que no estás en una cita, estas… en lo que sea que sea esto en lo que me ha metido Licandra…- Murmuro y se puso a andar detrás de Licandra, la cual atendía al llamado de su nueva compañera.

Licandra se adentró de un salto exagerado al túnel, dando un rol adelante y cayendo con ligereza, se acercó a Natty y le dijo en secreto: - Por allá es rápido- apuntando hacia los hoyos grandes – Por allá nos tardaremos unos minutos más pero serán unos minutos emocionante ,a que te apuntas a la emoción - mientras apuntaba a los túneles más pequeños y sonriendo pícaramente. En ese momento hubo una leve sacudida en el suelo y acto seguido Lugor cayo de pie pero algo apresurado.

- ¡La, la cola...!-Lugor parecia alarmado pero se detubo admirar el rostro de Natty el cual le volvio a capturar su atencion, tanto que no se percato que estaba en un lugar que por naturaleza deberia ser oscuro y hasta olvido cerrar la boca hasta que sintio como se secaba y volvio en si-...La cola del gusano se ha movido, está por despertar-.

Después que Natty y Licandra reaccionaron a la brusca entrada  de Lugor la Cyborg le hablo – Está despertando, pero no nos alcanzara vamos, vamos por allá…- Señalo hacia los túneles más grandes y aburridos según ella, pero Lugor la interrumpió de nuevo.

- Después decidiremos por donde iremos… primero nos aseguraremos que esa cosa no nos alcance-.

- No está mal tu sugerencia Luther, ¿pero qué harás para retrasarlo? - Licandra estaba segura que Lugor era presa del miedo y le restó importancia a lo que dijo –Ven debemos apresurarnos…-.

- ¿Por ahí, estas segura? - Incrédulo pregunto.

- Claro es la dirección más segura y rápida - Afirmó tan seria que la cara se le veía cuadrada.

La incredibilidad de Lugor se basó en que la cyborg insistía en llevarlo por los lugares que a ella le parecían más “divertidos” pero para él solo eran muy agitados, así que decidió tomar las riendas de esas decisiones y conducirlas a donde él creía que era prudente.–¿Segura y rápida? No me engañaras Licandra- Pensó el exorcista.

¿Y qué hay de los túneles pequeños? Parecen ser cavado por personas que no querían estar en el camino del gusanote este.-

-Mmm, son casi igual de rápidos, conozco la ruta, pero no están para tu afamado gusto por la tranquilidad… yo me inclinaría por estos, son más seguros. - Respondio serena y confiada mientras señalaba el camino y un nuevo temblor hacia que algunas pequeñas rocas cayeran de lo que se suponía el techo del túnel.

- ¡Nos iremos por aquí! - Señalando los túneles más pequeños.–¿Qué te parece? - Pregunto con mirada suspicaz .

- Tu eres el amo, y yo obedezco…- Respondio Licandra con una sonrisa tan picara que no se esforzaba disimularla y le dedico una mirada igual de Picar a Natty.

-Pero me sigo inclinando por la bifurcación más segura – mientras le daba la espalda a Lugor y miraba a Natty apuntándole con los ojos los túneles pequeños.

- Ahora falta que consultes a nuestra compañera… amo-
Lugor se extrañó al escuchar a Licandra llamarlo amo, nunca lo había hecho desde que se reencontraron y de lo poco que ha recordado de su pasado, no hay ni un recuerdo en el que  ella lo llamara de esa manera. Sus sospechas lo hicieron dudar pero la situación no requería de dudas, el gusano ya despertaría y estaba Natty, ya quizás le había producido una mala impresión con sospechar mal de ella y no quería darle una segunda mala impresión

Bien Natty ¿por dónde crees conveniente irnos? - En ese momento un nuevo temblor se hizo presente pero esta vez acompañado de un rugido de furia, el gusano había despertado.

- ¡Háganse a un lado, habrá mucho polvo por aquí!- Advirtió Lugor determinado-¡Cúbranse el rostro!- Gritó y luego invoco sus cadena de plata de cada mano y estas se enterraron en lo que se suponía el techo del  túnel, aplico fuerza mientras sus cadenas se movían como cierras y las rocas comenzaron a caer, de un jalón el techo termino de derrumbarse,  la entrada quedo sellada.

-Aaah, a eso se refería- pensó Licandra mientras se quitaba del frente el polvo levantado.

-¡Vamos pronto que eso tampoco lo detendrá por mucho!- Sugirió la ciborg-.
avatar
Lugor Jumther G.

Mensajes : 594
Fecha de inscripción : 20/06/2013
Edad : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseo virtual

Mensaje por Zeruko el Vie Ene 31, 2014 6:48 pm

de vuelta a mi ciudad natal, me reuní con mi amiga, Renge, me había pedido, mediante contactos de dudosa confianza, que quería probar ha hacer una transferencia a infranet, yo accedí, nunca he estado en la infranet, seria interesante, así que me dirigí allí nada mas  enterarme de que necesitaba, al llegar a Albor, me transforme en demonio, lo ultimo que necesitaba era  que me encontrase el sádico de mi padre.

Una vez llegue a Albor, me fui a la puerta de la gran biblioteca donde allí me esperaba ella.

Zeru,¿que tal zeru?

Bien pequeñaja, bueno, ¿que tal te va a ti?

Después de hablar largo y tendido, decidimos prepararnos para la transferencia

Renge,¿sabes como va esto?

No, pero da igual, funcionara

El extraño aparato aparentemente funciono, y aparecí en una especie de túnel,
, todo iba mas o menos bien hasta que un potente ruido destrozo mis odios ¿el de un derrumbamiento quizás , quien sabe.

La curiosidad me pudo y me dirigí al lugar donde provenía la explosión poco a poco

Pd :estoy en una parte mas profunda del túnel que vosotros.
avatar
Zeruko

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 30/09/2013
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseo virtual

Mensaje por Sarah Raynore el Sáb Feb 08, 2014 11:35 pm

Efectivamente, Licandra conocía perfectamente por dónde tenían que ir. Sarah sonrió con incomodidad cuando la invitó a apuntarse a la “emoción”. Pese a ser una cyborg, la chica parecía igual de amante de la acción que ella.

Sin embargo, frunció el ceño cuando Licandra le dijo a Luther de ir por los túneles grandes. ¡Pero si acababa de decir que ella quería ir por los pequeños! Pero a los pocos segundos, fijándose en cómo transcurría la conversación y analizando lo que había visto hasta entonces de la relación entre los dos, se dio cuenta de lo que sucedía realmente.

No pudo evitar que sus comisuras se alzaran levemente cuando Licandra le lanzó aquella mirada cómplice. Pese a todo, su sentido del humor era como el de un niño pequeño, y le parecía tremendamente graciosa la forma en la que Licandra manipulaba al hombre y cómo podría reaccionar éste más tarde.

Luther selló la entrada y Sarah tosió un poco por el polvo que se levantaba. Ahora que la luz del “día” ya no entraba, su capacidad de visión se había reducido. Seguía pudiendo ver en lo que debería ser la oscuridad, pero cuanto más lejos más negro se veía todo. Era similar a llevar una antorcha en una cueva… Sólo que sin antorcha.

Coincido con Luther, creo que es mejor irse por uno de los túneles más pequeños.

Tenía dos razones para elegir esa ruta, o mejor dicho tres. La primera era que, de acuerdo con Licandra, aquel parecía ser el camino más “interesante”. Fuera por el motivo que fuera, se moría por ver la cara de Luther al comprobar que la cyborg había vuelto a jugársela.

La segunda que de ese modo cumplía a la vez con las expectativas de sus dos compañeros. Nunca le había importado lo que los demás esperaban de ella, pero en este caso había razones que apoyaban su decisión pues la tercera, y la más importante, era que el gusano, al no caber por aquellos túneles, no los encontraría deambulando por sus terrenos por casualidad.

Se internó en uno de los túneles pequeños —ya que Licandra no había especificado cuál, supuso que daría igual— y en seguida se dio cuenta de que había cometido un error. Tenía la sensación de que en cualquier momento las paredes se derrumbarían aplastándolos, pero no podía ceder a su claustrofobia. Nunca se había dejado caer en el pánico y aquél no sería el primer día, menos con otras personas delante.

Apretó los dientes con fuerza y siguió andando, una gota de sudor se le escurrió por la frente. De pronto, la perspectiva de internarse en aquellos túneles que ahora parecían tan estrechos no le pareció buena idea, pero ya llevaban unos cuantos metros andados, no pensaba hacer el ridículo.

Cuando llevaban un rato andando creyó oír un ruido. Era muy leve, como de algo ligero corriendo rápidamente. Echó una mirada furtiva a su alrededor, pero no había nada. Aunque desde que se habían internado en los túneles apenas podía ver unos metros más allá de sí misma.

Lo irónico es” pensó con amargura “que por mucho que desee en estos momentos una antorcha mi rango de visión es exactamente el mismo que si tuviera una”.

Trató de distraerse pensando que, si le pasaba algo, volvería inmediatamente al mundo real, sana y salva, junto a un Mikael convencido de que había sido una idea genial engañarla para que fuera a la Infranet y se divirtiera durante un rato. Durante un segundo acarició la posibilidad de desconectarse en ese mismo momento, pero en seguida la descartó. No por lo que pudieran pensar Licandra y Luther, que pese a que le caían bastante bien, era algo que la traía sin cuidado, sino por lo que pensaba ella de sí misma. Si alguna vez hacía algo semejante era consciente de que pasaría el resto de su vida llamándose cobarde.

Entre tantas cavilaciones vio un par de puntos brillantes justo donde empezaba la oscuridad. Pegó un respingo y, cuando miró con detenimiento, los ojos (estaba convencida de que aquello eran unos ojos) ya no estaban allí. No estaba segura de si lo había visto o se lo había imaginado.

Licandra, Luther —llamó tratando de que no le temblara la voz. Si algo odiaba de tener claustrofobia (en realidad lo odiaba todo) era aquella sensación de convertirse en una niña pequeña temerosa—. Creo que he visto algo allí, pero no estoy segura —dijo apuntando en la dirección en la que había visto aquellas lucecitas.




[[[Zeruko, si quieres puedes ser tú el de los ojos, yo lo único que digo es que Sarah ha creído ver algo xDDD]]]
avatar
Sarah Raynore

Mensajes : 431
Fecha de inscripción : 25/06/2013
Edad : 21
Localización : La casa del árbol

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseo virtual

Mensaje por Lugor Jumther G. el Sáb Feb 22, 2014 5:48 pm

-¿Ves? Natty es sensata- Le refirió Lugor a Licandra con una mirada burlona, como cuando un niño le gana la apuesta a otro.

Ambos se adentraron a los túneles pequeños, primero Natty, luego Lugor quien le dedico una mirada de sospechas a Licandra cuando esta se inclinó hacia adelante como una reverencia y con el brazo extendido le cedió el paso, luego ella los siguió con una sonrisa de oreja a oreja.
Ya más adentrados en los túneles Luther considero adelantarse y entablar una charla con Natty, la que había dejado inconclusa cuando llegaron los vigilantes y su gusano mutante, pero escucho como los pies de la cyborg se detuvo y luego de un segundo continuo la marcha.

-¿Qué ocurre?-

Licandra le llevo un dedo a la boca -Escucha- susurro la cyborg. Lugor se concentró y escucho lo que parecían pasaos ligeros -¿No estamos solos?-

-Parece que no- respondió mientras cerraba los ojos y sonreía.

-¡Licandra, ¿que esta…?!- Se interrumpió al recordar que quería conversar con Natty y al mismo momento ella menciono sus nombres.

Lugor y Licandra se miraron las caras, en su llamado había algo extraño, -Seguro encontró ya la salida- pensó Lugor.

-Espero que sea el inicio de la diversión- la emoción recorrió todo su cerebro positrónico estimulándolo a dar un brinco con alegría hacia adelante para atender el llamado de su amiga Natty.

Lugor la vio tan feliz que volvió a sospechar pero a la vez se preguntó si él también había sido tan despreocupado y feliz cuando andaba con ella en las calles de Eomburg.

-¿Si Natty, hay algún problema, necesitas ayuda?- pregunto Lugor apresurado, con deseo de hacer conexión con la chica.

-¿Qué ha pasado Natty?- pregunto Licandra cantoneando.

FDI:

Chicos mil disculpas por la tardanza y lo corto de mi respuesta. Es cierto que me conecto todos los dias al foro, pero mis ideas se encuentran nubladas por la cituacion en la que esta pasando mi pais (Venezuela) y hoy en un esfuerzo en distraerme y cumplir con ustedes, logre escribir lo poco que aqui publique. De nuevo disculpen.
avatar
Lugor Jumther G.

Mensajes : 594
Fecha de inscripción : 20/06/2013
Edad : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseo virtual

Mensaje por Lugor Jumther G. el Lun Mar 24, 2014 12:43 am

Natty no respondió. Parecía hipnotizada por algo en aquella pared.  Lugor no quiso llamar de nuevo su atención y se propuso a mirar hacia donde lo hacia su compañera. Licandra al ser golpeada por Lugor cuando la adelanto con aquella premura por atender el llamado de Natty se propuso a dejarlos solos, bajó la velocidad de sus pasos y notó el movimiento fugas de una silueta en el hoyo que estaba a su lado. Parpadeo al dudar si de verdad había visto algo, pero ella como cyborg no tenía lugar para dudar de sus ojos y se acercó rápidamente.

Dejo asomar sus orejas de perro y con la curiosidad de un gato y la irresponsabilidad que solo ella podría tener, se colocó de forma que pudiera escuchar mejor, pero no lograba escuchar aun. –Escucho algo, es como… es como…-  cada vez doblaba  más su torso hasta que este le quedo totalmente dentro.

-Ah, hola, son ustedes ¿qué cuentan de nuevo?-  Lugor oyó la voz de Licandra amortiguada por las paredes del tunel en que metio la cabeza pero no escuchó lo que esta decía.

-Ey, si, lo sé, pero… ey amiguito, no, espera, tengo unos amigos que los quieren conocer, vamos… ey deja eso…-

-¡Oye eso no es de caballeros!-

-¡No debes tocar eso…  esperen!- Continuó Licandra -¡Esperen…! ¡Nooo,  LUUUUTHEEER!-

Lugor noto un par de ojos que parecían tener hipnotizada a Natty, pero antes de formársele cualquier pensamiento, escuchó el grito de Licandra. Y antes de poder ir ayudar a la cyborg, vio como un montón de criaturitas que parecían goblins, ellas sataban desde la espalda de Licandra y de todos los demás hoyos en las paredes. Brincaban de un lado a otro. Después de quitarse varios de la cara y de los hombros, otras de estas criaturas empujaron a la cyborg y esta desapareció como si la pared la hubiese succionado.

Goblins:


Lugor se apresuró olvidándose de Natti y los goblins, arrojo una de sus cadenas de plata para asir a Licandra pero en su lugar atrapo a dos de las criaturas, corrió mientras aplastaba a los pequeños, duro y blando cuerpos, el chillido de las criaturas aplastadas era espantoso, alteró a las otras, que de brincar de un lado a otro sin orden pasaron atacar con ferocidad y cierto orden a Lugor y tomarían como objetivo a cualquier otro que se moviese que no fuese de ellos.

Las mordidas comenzaron a sangrar y arder, pero Lugor no desfalleció, se las quitaba mientras corría hacia donde había desaparecido Licandra, cuando por fin llego al lugar escuchó– ¡LUUUTHEEEER!- El exorcista arrojo la cadena al negro del hoyo y al instante se tensó.

-Aaahh… Licandra sostente- Los goblins no le dejaban en paz.
Sintió como del otro lado el peso comenzaba a superarlo -Licandra no pesa tanto- Se percato el exorcista.

Las criaturas  seguían mordiéndolo, en las manos, cuellos, orejas y de pronto el peso del otro extremo lo arrastro y fue a dar dentro de la pared. Mientras era arrastrado por el túnel solo podía ver algunos de estos diablillos y al fondo una luz azul, brillaba con fuerza. Cuando creyó que atravesaría aquella luz calló abruptamente.

-¡Luther!- Grito Licandra mientras se las apañaba para librarse de aquellos pequeños monstruos.

Lugor busco el origen del llamado. Estaba en lo que parecía una gran caverna llena de gruesas y altas columnas y a su frente un orbe de luz azul que parecía flotar en el aire y más al fondo Licandra en el suelo recuperándose de un montón de goblins que la tenían casi dominada.

El exorcista comenzó a golpear al montón de criaturas que la ciborg tenía encima. Una vez liberada los dos comenzaron atacar, pero no veían fin a aquella batalla.

-Debemos ir hacia la luz- Grito la cyborg.

-¡Licandra me engañaste!- Grito el exorcista al caer en cuanta de la forma en que Licandra lo había arrastrado hasta ahí.

-Dejemos eso para después, debemos irnos- Le sugirió la cyborg.

-¿Hacia dónde?- Pregunto resignado.

-Hacia la luz azul- dijo apuntando hacia el orbe.

-Pero…- Licandra lo interrumpió tomándolo del brazo y halándolo atravesando la multitud de diablillos.

Al llegar con cierta dificultad hasta la luz, en un primer intento trato de meter a Lugor a la fuerza pero este se opuso.

-¿Estás loca? ¿Como me vas a meter ahí, que se supone que es?-

-Es un portal, nos llevara directo a tu interior- le grito entre chillidos de goblin furiosos.

-¿A mí que?-

-Nos llevara hasta los picos…- Corrigió y se quitó un par de goblin del pecho y toma con toda sus fuerza a Lugor por los dos brazos y lo arrojó, viéndolo desaparecer en la luz azul del orbe.

Lucho un poco más contra las criaturas, abrió el sistema de compras de la infranet y compro una botella de un litro de agua, al tenerla en sus manos la arrojo al aire, y antes que callera la pico con su latico y en un segundo movimiento con el látigo electrifico el agua y a todo aquel goblin que entro en contacto con el agua o estaba lo suficientemente cerca de uno de los humedecidos.

Cuando los electrocutados se desvanecieron y los asustados retrocedieron, Licandra aprovecho para reprogramar la pared perpendicular al orbe azul, antes que los otros goblin contraataquen.

Spoiler:
HOLA NATTY =)¿SI QUE MUERMEN ESTOS BICHOS, NO? SIGUENOS. ESTAREMOS AL OTRO LADO DEL ORBE. YA LLEGAMOS A LOS PICOS. LA FIESTA SE PONE BUENA XDD

Al terminar el aviso con luces de neon, para Natty, Licandra se arrojó al orbe desapareciendo y llevándose algunos goblin con ella.

Al caer del otro lado de la luz, estaba a unos seis metros de un risco, a su frente Lugor luchando con unos pocos goblins y detrás de él un par de enormes picos se alzaban, tan grandes que harían parecer al gusano mutante una cucaracha. En el medio una enorme cueva se alzaba con el centro puntiagudo hacia arriba y el fondo tan oscuro como una noche sin estrellas ni luna, parecía la entrada a un castillo oscuro tallado en aquella montaña.

Los goblins por si solos no pueden atravesar el portal, pero sí, si van agarrados de alguien que lo atraviese -Déjenme Bichos insolentes-Continuó la lucha contra los goblin, que eran menos que antes pero igual de molestos.

FDI:
Después de un tiempo prudente (según mi parecer) los espere chicos, y decidí pasar a mi turno. Si gustan pueden seguir posteando, lleguen a los picos atravesando el orbe y si gustan pueden traerse unos cuantos goblins o ninguno=).
avatar
Lugor Jumther G.

Mensajes : 594
Fecha de inscripción : 20/06/2013
Edad : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseo virtual

Mensaje por Ederat el Sáb Abr 05, 2014 6:25 pm

-El trabajo a sido perfecto,cuesta encontrar gente en quien confiar cuando hay que transportar mercancías ”delicadas”,pero no puedo pagarte mas que con lo que acordamos.
-Sera suficiente. Vamos.
La sala era bastante oscura,había cables y placas por todas partes. En una esquina estaba lo prometido,una silla para conectarme en la Intranet. Estaba cubierta con una sabana,no la debía de usar demasiado ya que parecía prácticamente nueva
-¿Dónde me enviaras?
-Cerca de una montaña. No te preocupes,será divertido.-Encendió los monitores que tenia al lado de la silla-Siéntate,esto empieza ya.-Colocó unos electrodos y al momento sonó un pitido.-De acuerdo,relájate,entras en 5,4,3,2,1….
Una sensación bastante extraña se adueño de su cuerpo,en unos pocos segundos estaba dentro.
-A si que esto es la Intranet,parece real. Me gusta.¿Como era lo de la vestimenta que me explicaron?A si,y aquí la tienda. Es bastante fácil.Esto se parece a mis dardos,lo cojere-Una ropa como la que llevaba habitualmente pero de mejor calidad apareció de golpe.-Perfecto.
Un hombre y una mujer se quejaban y pateaban a una especia de minimonstruos que les intentaban morder. Desenfunde a Sentencia y partí por la mitad a varios de ellos.
-¿Que era eso? En fin,me llamo Ed ¿Estáis  bien?


Última edición por Ederat el Mar Abr 08, 2014 5:10 pm, editado 1 vez

Ederat

Mensajes : 364
Fecha de inscripción : 10/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseo virtual

Mensaje por Lugor Jumther G. el Mar Abr 08, 2014 3:39 am

Unos cuantos goblins lograron morder a Lugor, rasgándole la gabardina y haciéndole… ¿sangrar? –Este entorno virtual es muy realista, si sangro no me imagino como será cuando los vigilante nos supriman si nos capturan- Para reforzar su sorpresa por el realismo un escalofrió le calo por los brazos hasta la nuca.

En el caso de Licandra, esta dejó escapar un poco de su lado salvaje en lo que una de las criaturas le mordió el cabello y al dejarse caer la hizo inclinar.- ¡Eeyy!- Con un gesto furioso activó su dentadura canina y garras, mordiendo y destajando a sus agresores, al terminar les gritó –JAMAS LE HALES EL CABELLO A UNA CHICA… JAMAS ME HALEN EL CABELLO, ESTUPIDOs VIRUS-

En el momento en que terminaron los gritos de Licandra un joven apareció de la nada y destruyó sin problemas a varios goblins.

Al acabar con los últimos Lugor se mantuvo en guardia ante la nueva persona que se les aparecía.

-¿Quién es?- Se preguntó.

El muchacho parecía relajado, sin ningún problema se presentó después de acabar con las criaturas.

Esto le hizo recordar a Natty, se lamentó alejarse así de pronto de ella sin tan siquiera un adiós -Parece que por aquí es costumbre aparecer repentinamente entre las personas- Se dijo, después de pensar que quizás este chico no representa un peligro.

-Eeeyy Holaaa, mi nombre es Licandra y él es Luther- Como si se hubiese pasado un interruptor de emociones, paso de estar malhumorada a muy amable al conocer al Nuevo chico, que se hace llamar Ed.

-Y estos son goblins túnel sangriento, es la presencia física de un virus de bajo riesgo, su nombre se debe a que viven en túneles subterráneo y por qué afecta a los usuarios conectados de la infranet al morderlos, les crean heridas sangrantes que arden, su objetivo es crear tal molestia que el atacado se desconecte, y al cabo de 2 días la sensación de ardor desaparece- Continuo la cyborg.

Como caso extraño, Licandra se abalanzó sobre el joven y se puso hablar con el como si lo conociese de toda la vida, de la misma manera que hizo con Natty.

-¿SABIAS DE LOS GOBLINS CUANDO ENTRAMOS AL TÚNEL VERDAD?- Ladro El exorcista.

-VOY A BUSCAR TU INTERRUPTOR Y TE APAGARE CYBOR DESQUICIADA... ME VAS A MATAR-

-Vamos Lu, cálmate, tenemos espectadores, no armes un espectáculo, que dirá nuestro amigo- Con un aire muy relajado la cyborg respondió.

Lugor volteo a ver al muchacho y luego se quitó los anteojos como para que no se estropearan con los rayos térmicos que quisiera él le salieran en ese momento de los ojos para derretirle la cabeza a Licandra –Sabes lo que dicen de los malos ojos Lu- Y sonrió para después dirigirse al muchacho.

-¿Estarás ocupado, que piensas hacer?-

Vamos a entrar a esa cueva he iremos a la cima de los picos, pasaremos por tres niveles donde las emoción no tendrán descanso-

Lugor blanqueo los ojos al escuchar la invitación de Licandra – ¿Cómo es que te confías de todo el mundo mujer?- Le pregunto por la "línea privada". Al no recibir respuesta se acercó controlando la rabia, suspiró -Eee, hola, soy Lug…Luther- Aun es muy temprano para confiarse al cien por ciento, todavía es perseguido por la eclesia y debe mantener la guardia en alto.

Disculpa la escena de ahora, no te imaginas que loca tengo de compañera-

-¿Te anotas?- Interrumpió la cyborg algo apresurada.

-Vamos dime rápido que ya viene el comité de bienvenida-

Lugor la miro con ojos casi desorbitados, se colocó los anteojos, miro al suelo debajo de sus pies, luego el suelo cerca de la entrada a la montaña.

El piso se rompió como si estallara desde abajo y un viejo enemigo apareció, el gusano gigante de hace un rato reapareció agitando los tentáculos con tal furia que golpeo y partió varias rocas que caían.

-¿Hola chico, ya te lavaste los dientes?- pregunto Licandra burlonamente al monstruo mientras daba unos pasos adelante.

-Te advierto, si lastimas a Lu, te las veras con su más íntima "amiga"- A lo que el monstruo respondió con un rugido apestoso y salpicando con gotas de baba.
avatar
Lugor Jumther G.

Mensajes : 594
Fecha de inscripción : 20/06/2013
Edad : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseo virtual

Mensaje por Ederat el Mar Abr 08, 2014 5:51 pm

El sonido metálico de Sentencia al entrar en su funda me relajo.
-Bonitas… ¿garras? Sera algo de la tienda.-esperemos que no las use contra mí, pensaba en aquel momento.
La mujer se acercó, presentándose ella y a su compañero Luther. Parecía bastante simpática, lo cual me relajo mas que los pequeños monstruos de antes.
-¿Virus aquí? Creía que esto estaba más controlado y que esas cosas estaban solo en los servidores abandonados, habrá que ir con cuidado, parece hacer daño.
Luther parecía algo molesto, reprochándole el saber de esas criaturas y no haber dicho nada mientras ella le decía que se relajase un poco. Un pequeño detalle me llamo la atención.
-¿Cybor? Curioso apodo ¿Tiene una historia?¿Tiene algo que ver con esas garras?
Me preguntó qué pensaba hacer.
-No lo sé, acabo de entrar para probar y me ha venido justo para elegir la ropa-me comento su idea de entrar en la cueva, tan tranquila como quien invita a un café a un amigo.-¿esos picos? ¡SI SON ENORMES! En fin, supongo que por la cueva no será tan duro, y si dices que son divertidos…vale, me apunto ¿pero que es eso del comité de bienvenida?
El suelo estallo en pedazos, apareciendo un enorme gusano con pocas ganas de hacer amigos partiendo las rocas con sus tentáculos.
-¿Ya os conocéis? ¡QUE DEMONIOS ES ESO!
Palpé el arnés de armas, comprobando que lo llevaba todo, junto a los sustitutos de mis dardos. El fino y delicado sonido de la katana saliendo de su funda, cortando suavemente el aire hasta su posición habitual era justo lo contrario a el ruidoso gusano que destrozaba el suelo. Observé rápidamente a aquel monstruo buscando puntos débiles.
-Oye guapa, ¿se te olvido algún detalle que deba saber acerca de nuestra bienvenida? Porque sospecho que esto también lo sabias desde hace un rato, y no parece que venga a traernos un mapa.
Una rápida mirada al hombre me preocupo bastante
-¿No llevas armas? ¿QUE PIENSAS HACER CONTRA ESO?
Estaba algo desconcertado. A la mujer solo le había visto llevar esas garras y el no parecía llevar nada ¿Cómo íbamos a cargarnos a ese bicho? Menos mal que Sentencia parecía seguir cortando como fuera de ese mundo virtual, pero yo solo lo tenía muy difícil contra un monstruo de ese tamaño. El gusano se preparaba para algo, aunque no sabía si para ponerse en guardia o atacar como un kamikaze. Solo podía esperar su ataque y convertirlo en rodajas a la minima oportunidad.

Ederat

Mensajes : 364
Fecha de inscripción : 10/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseo virtual

Mensaje por Lugor Jumther G. el Jue Abr 17, 2014 2:07 am

-¡¡Licandra, ten cuidado!!- Grito el exorcista al ver como el monstruo le rugía y la llenaba de baba.

Con una expresión de asco la Cyborg respondió -Puuag....- Abanico su mano frente a su rostro con mueca de repulsión.

-¡No te lavaste los dientes!- Le afirmó

-Bien, es hora de la acción- Su látigo callo desde su mano izquierda, y un destello eléctrico lo recorrió hasta la punta.

Lugor notó en la preocupación de Ed por el gusano una excusa para por lo menos no considerarlo un enemigo. Y cuando este le preguntó qué haría sin armas, se colocó en guardia, con el brazo izquierdo en horizontal a la altura de su pecho y el brazo derecho extendido hacia abajo y levemente inclinado, se preguntó si las cadenas espirituales le harían daño al gusano, pero luego espantó esa idea e invocó sus cadenas de plata- Estas son mis armas, las cadenas que me atan a mi pasado y con las que hago justicia a mis enemigos- Con la mirada grabe y fija en el gusano quiso advertirle por no dejar al joven guerrero de su determinación de usarlas contra él si llegase a ser el enemigo.

-¿Quieres saber algo sobre este grandulón?- La cyborg llamo la atención de Ed- Es uno de los tantos virus que afectan a la infranet,  y como muchos, no  ha sido eliminado, sino capturados y “domados” por los vigilantes para utilizarlos en casos como el nuestro- Licandra suspiro como si dejara salir un poco de emoción y se cuadro en su posición de ataque mientras sonreía con un brillo de ¿Locura, emoción demencial o la manifestación en exceso de lo que sea que haga el trabajo de la adrenalina en esta cyborg?.

El gusano se arrojó al ataque contra Licandra quien era la más cercana y la única que insistía en hablarle. Esta esquivo varios de sus ataques sin poder encontrar oportunidad de atacar, milímetros eran los que se interponían entre los tentáculos y la cyborg. Hasta que la danza termino con la aprensión  de Licandra por uno de los tentáculos.

-¡Suelta, suéltame asqueroso y ridículo virus zombie!- El látigo golpeo al monstruo pero no hizo mucho daño, solo lo altero aún más, cuatro tentáculos la tomaron uno por cada miembro.

Lugor reaccionó de inmediato pegando la corrida, pero fue frenado de pronto por los otros tentáculos que le atacaron. Las cadenas se ataron a dos de los apéndices pero fue alado con facilidad a los aires. Mientras ascendía pensó en soltarse, pues intuyó las intenciones del monstruo-¡Mierda!- El ardor causado por las mordidas de los Goblins Túnel Sangriento lo saco de concentración dándole oportunidad al gusano afianzarse  a una de las cadenas cuando esta se soltó. Jaló al exorcista con gran fuerza hasta el suelo. Un saco de piedras, así fue como se escuchó el cuerpo de Lugor al estrellarse contra el suelo.

-Ahora si que nos metiste en problemas gusanajo malhumorado, y tendrás tu merecido- comento al gusano después de mirar lo que este le hacía a Lugor. –¡Te advertí que no le hicieras nada a Luther!-

Licandra busco el lugar en que se encontraba Ed y le grito-¡Ey, Edy, trata de partir a este brabucón en dos ahora que está ocupado!- El gusano le dio un jalón a brazos y piernas en un inútil intento de separar a esta gritona. -¡AAAH, OYE ESO NO SE HACE!-

Licandra aprovecho que el látigo rosaba uno de los tentáculos que la sostenía y liberó una descarga eléctrica que  hizo que el monstruo se retorciera mientras le recorría todo su cuerpo. Enfurecido tiró de nuevo de la cadena del inconsciente Lugor, giró, dándole la espalda a Ed y arrojó al exorcista contra una de las paredes laterales de la entrada a la cueva de los picos. En un nuevo e inútil intento se esforzó por separar los brazos y piernas de Licandra mientras rugía de cólera. –¡SUELTAME ESTUPIDO… QUE TE HARAN LO MISMO… SUELTAMEEE!- Los tentáculos se retorcían con los enérgicos movimientos  de la capturada.
avatar
Lugor Jumther G.

Mensajes : 594
Fecha de inscripción : 20/06/2013
Edad : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseo virtual

Mensaje por Ederat el Sáb Abr 19, 2014 3:28 am

El exorcista golpeo con su cuerpo el suelo creando una nube de polvo. Licandra había intentado ayudarle, pero ahora estaba atada por los tentáculos. Le había dado una especie de calambre con el látigo a el gusano, por lo que ahora me estaba dando la espalda.
Un pequeño recuerdo atravesó mi mente encendiendo una incontrolable ira. Comencé a correr hacia el gusano que ahora me daba la espalda, mirando a aquellos individuos.
<< ¿A quién me recuerda? Ese hombre. No, no puede ser. No coincide el nombre.>> -pensaba mientras me acercaba cada vez mas a aquel virus.<< Pero sin duda, se parece mucho. >>
Ya estaba prácticamente a la altura del gusano, incliné la katana y seccione 2 tentáculos, haciendo chillar a aquel monstruo que se retorcía de dolor. Me giré y vi que los tentáculos que sujetaban a Licandra ahora estaban mucho mas bajos. Volví a correr con todas mis fuerzas y seccioné los tentáculos, pero esta vez no me aleje corriendo.
Un corte en el abdomen del virus abrió un agujero por el que comenzó a salir lo que debía ser su sangre. Licandra estaba ya de pie y a Luther no lo podía ver aun. Retrocedí para no mancharme.
-¡LUTHER!¿ESTAS BIEN?
Otro corte en el abdomen debilito al gusano, pero esta vez no me salió tan bien la jugada. Un tentáculo me atropello lanzándome por el aire unos metros hasta estamparme contra una roca. No fue lo mejor que había sentido, pero por lo menos me aleje de aquel monstruo por unos momentos. Levanté la cabeza y mire a Licandra.
-Es tuyo, termina el trabajo y ves a ver como esta Luther. Yo tardare un poco en estar otra vez en combate.
Pegue un codazo a la piedra partiéndola. Por lo menos eso se lo habían currado en Kosmos. Sentencia estaba delante mía, tirada en el suelo, manchada de aquella sustancia que debía ser la sangre del gusano, ahora cubierta de polvo. Estire el brazo y cogí la empuñadura de veraplata. No me gustaba verla manchada, pero menos verla en otro lugar que no fuese su funda o mi mano.
Levanté la cabeza y mire hacia el gusano
<< Espero que sepa lo que hace.>>

Ederat

Mensajes : 364
Fecha de inscripción : 10/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseo virtual

Mensaje por Lugor Jumther G. el Dom Abr 27, 2014 10:43 pm

El joven guerrero Ed, ataco con gran agilidad y furia al gusano, dejándolo gravemente herido y liberando a Licandra, la cual aprovecho para librarse por completo. Ella tomó sin preocupación su forma canina. En ningún momento considero no hacerlo frente al chico pues la confianza y familiaridad que este le transmitía tenía sus orígenes y ella los conocía muy bien, pero haciendo gala de su característico misticismo o discreción no hizo mención alguna.

-Muy bien gusanajo, este será el siguiente paso a tu fin- La fiera loba negra se abalanzo con rapidez contra su enemigo, anticipando el ataque utilizó sus tentáculos restantes a los que Licandra esquivo con mucha facilidad. La loba disparada como una bala, atravesó a la bestia por una de las heridas que Ed había provocado.

-Vamos Lu, deja de quejarte, este es un entorno Virtual… DESPIERTA- La mente de Lugor dio un salto al recibir el grito. El exorcista abrió los ojos y se dio cuenta de lo que pasaba. Se levantó y vio a un lado a Ed, parecía que había recibido un buen golpe, pero nada grabe. Al observar los cortes en el gusano supo que él era el autor. Le dirigió una mirada de aceptación y al mismo tiempo su memoria retrocedió –Oh ya veo… Vaya que el mundo es pequeño-

-Bien ya es hora de terminar esto-

-Licandra este es el plan-

La cyborg asintió al recibir la imagen del plan a lo que respondió dando la corrida veloz sobre sus cuatro patas dirigiéndose hacia el objetivo, Lugor hizo lo mismo y después de esquivar varios ataques del resto de los tentáculos y disparos del corrosivo acido, por fin estuvieron en posición, una detrás del gusano y el otro al frente. Las cadenas atravesaron el corte superior creado por Ed y atravesó la espalda y Licandra en un salto se transformó y mientras comenzaba a caer tomó el extremo de la cadena y la presionó hacia abajo, lo que provoco que el gusano se rasgara.

En un rugido que perdía fuerza gradual y rápidamente, el virus se derrumbó. Licandra y Lugor se acercaron hasta donde Ed y lo ayudaron a ponerse de pie – ¿Estas bien, puedes caminar?-  pregunto Lugor.

-Vamos rápido que el comité de bienvenida aun no llega-

Lugor la miro intrigado –Digites que el comité de bienvenida era el gusano-

-A no, yo dije que el comité de bienvenida vendría, el gusano llego de imprevisto – Dijo la cyborg

-¿Y quien se supone que es el…?- Un ruido gorjeante comenzó a emitir el cuerpo del gusano.

El cuerpo del virus se partió en dos y el extremo que no tenía tentáculos los recupero, de cada mitad comenzó a regenerarse otra mitad, para acabar en dos gusanos mutantes del mismo tamaño y con las misma características del primero – ¿Que es peor que un gusano mutante escupe acido?- Pregunto la ironía del exorcista.

-Dos gusanos mutantes escupe acido- Respondió Licandra.

Cuando los gusanos se proponían a atacar el suelo comenzó a vibrar como si piedras gigantes caían, Lugor y compañía hicieron ademan de cubrirse pero Licandra grito que era aconsejable ver hacia arriba, así sería más fácil predecir donde caerían las rocas, pero para sus sorpresa no caían rocas.

Desde dentro de la cueva a pie de los picos, un grito furioso emergió junto con una mujer gigantesca, doblaba con facilidad el tamaño de los gusanos, a los que trato como lo que eran, gusanos.

Estos la enfrentaron y esta gigante se los quito de encima, el ácido no hizo más que chillar sobre su piel, la mujer tomo al primero y mientras le mordía las manos lo alzo frente suyo y lo pico por la mitad, al segundo se lo arranco de la pierna derecha y con la misma le aplasto la cabeza, La gigante arrojo los restos de los gusanos al precipicio y se giró hacia los tres que la miraban con ojos casi desorbitados.

-Ese es el comité de bienvenida- Dijo la Licandra -Hola-

-Intrusos, deben irse, este no es lugar para ninguno- Hablo la gigante

-Él es a quien proteges, él es tu amo-  Respondió Licandra

-Yo no tengo amo-

-Rosa no tiene amo-

-Necesita tu ayuda-

-¿De qué hablan?- Lugor le pregunto en voz baja a Ed como si el muchacho tuviese la respuesta.

La gigante, Rosa, no emitió palabra alguna, respiró profundo y su tamaño se redujo a un tamaño cercano a los 2mt, además era robusta, y de proporciones eróticas perfectamente alineadas con su tamaño y un fogoso cabello rojo que le daba por las caderas.

Sin aviso golpeo a Licandra y el impacto la estrello contra el  fondo de la cueva. Lugor y Ed no pudieron hacer más que ver como la cyborg volaba hacia dentro.

Rosa se abalanzo contra Lugor y este pensaba en bloquear el ataque  pero viendo lo que fue capaz de hacerle a Licandra y a los gusanos lo pensó mejor y lo esquivó. Decisión que fue acertada, pues el golpe le hubiese lisiado el brazo. –TU NO ERES MI AMO- Grito Rosa a Lugor.

-MI AMO DEBE SER MAS FUERTE QUE YO-

Licandra embistió como bala a Rosa y le clavo las garras en la espalda y le clavo los colmillos en la clavícula. La gigante la tomo por los cabellos con tal fuerza que puso a la cyborg en un dilema, o se aferraba con todas sus fuerzas y perdía su cabello y hasta la cubierta se su cráneo o se separaba y seguro seria arrojada muchos metros atrás, optó por la segunda. Con fuerza fue a dar al suelo y una poderosa pisada casi al fusiono con el suelo.

Lugor utilizo sus cadenas espirituales, pero no tuvieron el efecto deseado, así que cambio a las de plata y logro separarla de Licandra al atar cada una de las  muñecas de Rosa, pero un tirón lo hizo estrellarse contra le espalda de ella, con un giro la mujer se lo quitó de encima plasmándolo en el suelo.

Licandra aprovechando su posición en el suelo, golpeo la zona posterior a las rodillas de la gigante, esta perdió el equilibrio y cayó de rodillas ante Lugor, quien aprovecho para separarse de ella y clavar sus cadenas en el suelo. La cyborg recibió de nuevo una imagen del plan y de inmediato activo su látigo y electrifico a la mujer quien de un grito sobre su rodilla giro y le estampo una patada en la cara a la cyborg, Lugor fijándose que el plan no funciono saco sus cadenas del suelo.

-Lugor esto es lo que haremos-

El nuevo plan se puso en marcha y Lugor comenzó a correr alejándose de la mujer. Cuando esta comenzó a perseguir a Lugor el látigo de Licandra le apreso el tobillo, propinándole una nueva descarga, el siguiente ataque roso por milímetros el rostro de Licandra la cual se hizo invisible y apareció por un costado clavándole las garras. Una serie de ataques combinados llovieron sobre Licandra que parecía recibirlos sin esforzarse en esquivarlos.

-Estoy listo-

Cada puño fue atajado por las palmas de Licandra. De un salto sobre la cabeza de Rosa llevo sus puños a su espalda y la Cyborg  cruzó sus piernas sobre el abdomen de la mujer. Los movimientos fueron bruscos para deshacerse de la molesta Cyborg.

Lugor activo un sello que abrió el portal para traer a este mundo un espíritu de gran poder quien no resistió la tentación de invadir el cuerpo de Lugor sin contar que se encontraría con una poderosa resistencia a la posesión que terminaría en colocarlo bajo el control del exorcista. Después de esto, un torrente de energía espiritual  negra-purpura  arrasó con lo que se opuso ante él, Licandra se apartó, dejando a  Rosa completamente expuesta, para recibir aquel ataque.

El grito del espíritu deshecho en energía se silenció junto al de la mujer que cayó al suelo derrotada.

-Bien eso era todo- Licandra actuaba como si nada hubiese pasado.

-¿Eso era todo, eso era todo? ¿Por el creador, Licandra que clase de paseo es este, tratas de matarme o qué?- Reclamo el extenuado exorcista.

-Vamos Lugor, no te alteres, salimos todos bien-

Acercándose hasta donde se encontraba Ed -Ahora explícame que hacia rosa aquí-

-Ah la reconociste-

-Por supuesto es la representación física de mi habilidad para soportar las posiciones. Pero no entiendo que hace aquí en la infranet-

-Fácil, estamos dentro de la infranet, y a través de ella podemos acceder al interior de tu subconsciente y la forma física de la entrada es esa apertura en la base de los picos-  Tú ahora mismo eres una representación de tu yo del mundo real y esta Rosa es la Rosa de tu yo del mundo real, obviamente se activó la defensa en lo que el peligro se intensifico, estamos invadiendo el subconsciente de tu yo del mundo real. Ahora tú, el avatar, la representación del exorcista del mundo real en la infranet también tienes tu Rosa en tu subconsciente, por eso fuiste capaz de ejecutar esa técnica, de no haber sido de esa forma, el espíritu que invocaste te hubiese dominado

-¿Pero que hacemos en mi subconsciente, con que propósito me has traído aquí?-

-Sencillo, para deshacer el lavado mental que te ha hecho la eclesia-

-Esto te hará recordar lentamente quien eres de verdad y que es lo que tu padre quería que hicieses. Además de no verte obligado a ejecutar cualquier orden que te hayan metido en la cabeza

-¿Que mi padre quería que hiciese? Según tú y un vago recuerdo que tengo, mi padre también me lavo la mente con una serie de órdenes que debo ejecutar dentro de la eclesia junto a ti. ¿También desharemos eso?-

-No es necesario. A pesar de los esfuerzos de tu padre por hacerlo resistente ese lavado se anuló con el que implanto la Eclesia, claro que aún está en tu mente, ahora es como un mensaje que se revelara en cualquier momento

-¿No me obligara a hacer nada?-

-Solo es un mensaje. ¿Qué haces cuando recibes un mensaje?

-¿Lo leo?-

-Exacto, lo recibes, y decides si le prestas atención o no-

-Ahora entremos y terminemos esto de una vez-

Extendiéndole la mano a Ed, Licandra lo invita – ¿Vienes?-
avatar
Lugor Jumther G.

Mensajes : 594
Fecha de inscripción : 20/06/2013
Edad : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseo virtual

Mensaje por Ederat el Dom Mayo 04, 2014 5:55 am

Licandra se convirtió en una loba para atacar a aquel gusano mientras yo me reincorporaba un poco.
“Sin duda, hacía mucho tiempo, pero creo que…”

Parecieron planear como cargarse a aquel bicho con telepatía o algo asi y en un momento lo partieron en dos. Luther me pregunto si podía caminar.
-Si, tranquilo, no me esperaba que me alcanzase.

Licandra nombro al comité de bienvenida de nuevo.
-¿Pero es que hay mas?

El gusano partido pareció querer levantarse como dos mas pequeños, pero una gigante los aplastó.Luther me pregunto si sabia de que hablaban, a lo que no pude responder mas que con una cara de ignorancia pura. Después de que la intentasen inmovilizar sin éxito,Luther invoco a algo y quito de en medio a aquella gigante llamada Rosa. Licandra llamó a Luther, pero esta vez no por ese apodo.
“LUGOR,EL NOMBRE,EL ES…”

Le pidió explicaciones y salio a la luz cosas como que estaban accediendo a su subconsciente y algo de lavados de cerebro y mensajes ocultos en la mente.Licandra me extendió su mano y me pregunto si iba con ellos.
-Claro, vieja conocida-me acerque a su oído-Hacía mucho tiempo que no nos cruzábamos, aunque la verdad es que no e viajado casi,así que estaba difícil. Parece que el mundo es muy pequeño. Poco después de que nos cruzásemos me encontré con ese eclesiástico ¿os conocíais? –miré a Lugor y sonreí-¿era a el a quien esperabas en la ciudad?

Ederat

Mensajes : 364
Fecha de inscripción : 10/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Candados rotos. Hasta Logo.

Mensaje por Lugor Jumther G. el Jue Mayo 15, 2014 2:09 am

-Tranqui, es de confiar…- Le dijo Licandra a Lugor cuando este le envió por la línea privada su molestia por mencionar su verdadero nombre delante del joven demonio.

-…Ya lo conoces.

-Eso fue hace mucho tiempo no sabemos qué camino ha tomado.

-¿Te parece alguien que poco confiar?.

-¿Qué tal si nos está engañando?.

-Aquí no nos podrá atrapar, te puede matar, pero no lo intentará, la eclesia no pide tu cabeza, no eres el único pederasta en la historia de Terra.

-Que no soy un pedófilo.

-Porque no has querido.- Y le mostro una imagen de ella como una adolescente desnuda


-¡Licandra!- Grito el exorcista. Al tomar de nuevo en cuenta a Ed, Lugor reacciono – ¿Tiempo sin vernos, eh?- Le tendió la mano en señal de saludo y luego continuo la marcha hacia dentro de la cueva.

Con Ed y Licandra a sus espalda preguntó – ¿Tendremos que subir hasta los picos?

-Nop- respondió la Cyborg.

-Ed, prepara tu espada, no sabemos con qué nos encontraremos adentro.

Los tres compañeros se adentraron a la cueva.

Después de subir unos cuantos escalones llegaron a la última escalera que terminaba en una puerta de madera con marcos de acero, custodiada por lo que parecía una estatua de dos metros que sostenía lo que aprecia una alabarda, inmóvil y bajo las sombras permanecía.

-¡Oh, una estatua!- Exclamo la Cyborg, dando dos pasos adelante.

-Ven Lugor, mírala de cerca.

El exorcista se acercó con cuidado ajustándose los anteojos sin prever que terminaría abrazado del abdomen de la estatua después que la mano de Licandra lo empujara hacia ella. Cuando Lugor amarro sus brazos alrededor de la cintura, notó una suavidad nada característica de una estatua, así que levanto su mirada y el rostro se ilumino, dejando en evidencia toda la figura imponente y hermosa –¡Ro… Rosa!  - Dijo sorprendido mientras trastabillaba hacia atrás.

-¿Estas bien Amo?- pregunto la guardiana mientras se acercaba para extenderle la mano y ayudarlo a levantarse.

-No te preocupes Lu, ya la venciste una vez, te reconoce como su dueño y amo.

-¿Dueño?- pensó el exorcista mientras un par de ideas pervertidas se asomaron.

-¡Lugor!- ladró Licandra al percibir los pensamientos del exorcista, quien no tuvo la precaución de ocultarlos a la línea privada.

Lugor la tomo de la mano y esta con extrema facilidad levanto el cuerpo del exorcista.

-He aquí la puerta de tu subconsciente mi amo- Rosa señalo orgullosa y erguida con el brazo extendido.

Lugor impresionado se acercó a la puerta, la cual no tenía manilla y en lugar de ello tenía un molde con forma peculiar –Necesito una llave, una llave muy extraña, debe tener forma  de…

-Tu dije, tu dije es una llave, abrirá esa puerta- Interrumpió Licandra.

El exorcista sacó el dije de su cuello y colocó la “G” dentro de la cerradura. La puerta se abrió invitándolo a entrar a una habitación aparentemente vacía. Ya adentro no vio más que una mesa de concreto y sobre ella un cofre reposando cerrado con un gran candado que curiosamente también podría ser abierto con el regalo de su madre.

Cuando Lugor tomo el candado y acerco la llave, el suelo tembló, fracturándose y hundiéndose en el fondo de la habitación. Del hoyo un ángel se irguió y al exorcista amenazó: -Cuidado mortal, es propiedad de la Santa eclesia lo que violaras, un paso más y el castigo cae… - Una alabarda voló sobre la cabeza de Lugor clavándose en el pecho del ángel que clavado en la pared de fondo perdió su forma para tomar la de un eclesiástico y luego desintegrarse sin darle oportunidad a Lugor de identificar su rostro.

Lugor volteo y vio a la guardiana retomar su posición sonriéndole y limpiándose las manos una con la otra. Este asintió con una sonrisa y volvió a tomar el candado, para introducir la llave. El candado no se abrió, desapareció, al destapar el cofre, Lugor vio un oscuro y profundo  hoyo, parecía sin fondo, parecía no tener fin, la tentación de arrojar algo lo abordo pero se contuvo.

-Bien esto si es todo, ya nos podemos ir Lu, ya termino tu paseo virtual- sonriendo le hablo la cyborg.

-¿Eso es todo, nada más?.

-Si no fuese por Rosa, ahora estaríamos en una interminable lucha contra la defensa que colocó la Eclesia para el lavado mental que te hicieron.

-Tenía años esperando este momento, destruir a ese intruso y liberarte mi amo- La voz sensual y amable de la guardiana recorrió todos los sentidos del exorcista.

-¿Quieren decirme que esto es todo?.

-Si Lu, solo hacía falta que tú mismo rompieras el candado que impediría que tus recuerdos fluyeran y actuaran cuando las ordenes de la eclesia se activaran.

-¿Entonces ya deshice el lavado mental?.

-Sí, pero esto no tendrá un efecto inmediato, será poco a poco tu despertar. No sé cuánto tiempo te tomara volver a ser tú mismo, todo depende a que situaciones estés expuesto, las cuales estimularan tus recuerdos a volver, lo cual ayudara a borrar el lavado mental por completo.

-Bien, me alegro que todo esto por fin haya terminado y nos podamos desconectar. ¿Cómo nos desconectaremos?- comenzó a palmarse y mirarse el cuerpo – ¿Hay algún interruptor, donde esta?.

-No lo hay, solo debes concentrarte en desconectarte y listo- Licandra apretó los ojos.

-¿Listo? Ah que fácil- Licandra esperaba que Lugor explotara en rabieta por no haberle dicho como desconectarse desde el principio, pero parece que el cambio se ha comenzado a dar.

El exorcista se acercó a Ed y le extendió de nuevo la mano –Gracias por la compañía Ed, espero que nos encontremos de nuevo muy pronto.

-Bueno Edi, sigue haciéndote Fuerte, tal vez nos encontremos de nuevo, espero con ansias ese día, fue divertido todo- Se despedían los tres mientras salían de la cueva de los picos acompañados por Rosa, quien ahora lucia más relajada y en algún momento había cambiado su pesada armadura por una mucho más ligera que solo le cubría lo necesario.

Cuando Lugor noto el cambio de la guardiana deseo quedarse un rato más a solas con ella, pero Licandra lo tomo como una novia celosa cuida a su novio y lo arrastro con fuerza y rapidez, haciendo notar su premura hasta en la despedida –Adiós Edi cuídate, besos- Y Lugor le dedico un sonrisa de resignación por ver sus intenciones frustradas por la cyborg.

Saliendo de la mazmorra –mmm creo que debemos volver pronto- Licandra le dedico una mirada de muerte

-Es solo por si acaso, debemos monitorear mi subconsciente, ¿no crees?-

-¿Tu subconsciente o a la semidesnuda de la guardiana?-

-¿Vamos Licandra, no me digas que estas celosa?- La cyborg no respondió, solo hizo desaparecer su ropa y comenzó a correr hasta casa y Lugor detrás de ella tratando de cubrirla con su gabardina.

Y en la esquina con los compañeros que conocieron en aquella aventura en mente y con deseo de encontrárselos en algún futuro, desapareció la pareja sin saber que les deprava el futuro.
avatar
Lugor Jumther G.

Mensajes : 594
Fecha de inscripción : 20/06/2013
Edad : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseo virtual

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.