Versión de juego 1.1.1: The Curseblood Plague
VOTAA!!
¡¡¡A VOTAR!!!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FOROS HERMANOS
FOROS HERMANOS

AFILIADOS ELITE
AFILIADOS ELITE

Magic World War, 2036
AFILIADOS
AFILIADOS NORMALES


Crear foro
Parallel Hearts {PH Rol}
Mejores posteadores
Crick (2537)
 
Señor de Terra (1301)
 
Dezba Wakanda (720)
 
Lugor Jumther G. (592)
 
Enkei (581)
 
Rath Wraylan (481)
 
Maximilian Stenkerk (440)
 
Sarah Raynore (431)
 
Kalen Otero (371)
 
Ederat (364)
 


[AVENTURA INICIAL] "Mareas de Tinta" [Mar Negro, 5 de Noviembre - 897 d.g]

Publicar nuevo tema   Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Mareas de Tinta" [Mar Negro, 5 de Noviembre - 897 d.g]

Mensaje por Señor de Terra el Vie Ene 10, 2014 3:04 am

Sarah remató a su enemigo en el suelo en un acto de piedad que terminó con su vida de forma rápida, degollándolo en el acto.

Tras aquello, y mientras Garret y Aradia se encargaban del “monstruo” ella salió corriendo a toda velocidad, tan rápido como sus piernas permitían, tras el fugitivo soldado que sin duda correría hasta la ciudad en busca de refuerzos. No fue difícil alcanzarle, pues Sarah corría como una gacela frente a las pesadas zancadas de su objetivo, incluso aunque este fuese impulsado por su propio temor a la muerte, huyendo despavorido.

Lo alcanzó por la espalda tomándole del cuello, mientras que con la otra mano trataba de degollarle. La maniobra no salió exactamente bien, pues consiguió clavar la daga, pero antes de poder propinarle un corte limpio, el soldado se revolvió, tratando de zafarse con un poderoso manotazo que tiró a Sarah al suelo, golpeada en la cara con la fría armadura metálica que recubría el brazo de su enemigo.

El arma de Sarah cayó al suelo con el forcejeo, pisada por el soldado herido en su camino hacia la lejanía, huyendo de la escena y dejando atrás a la cazadora tirada en el suelo. Aun podría incorporarse y perseguirlo para acabar con el, pero de hacerlo se alejaría demasiado de los otros dos. Además, había herido al soldado, no sabía hasta que punto pues no pudo ver la herida, pero sus manos estaban manchadas con abundante sangre. Con suerte no llegaría muy lejos.

Al volver con sus compañeros vería como tenían acorralado al bestia de fuego, sin embargo el enemigo parecía tan fiero y peligroso como antes. Acercarse era firmar una sentencia de muerte. Le tiró una piedra, el tipo entre alaridos rabiosos la cogió al vuelo con una mano, apretándola hasta que incuso la piedra se fundió, fraccionándose entre sus dedos hasta ser una plasta incandescente que cayó al suelo, humeando. Magma, como el de un volcán, algo que Aradia reconocería bien, pues abundaba en su ciudad natal, Infernalia.

Aradia, tras recibir el ataque del enemigo en su brazo, alivió el dolor de la quemadura hundiéndola en la nieve. La quemadura estaba algo más calmada, lo suficiente para continuar moviéndose sin pensar demasiado en ello, pero debería tratársela más tarde.

El látigo vibraba en sus manos a su máxima potencia. Las hebras de titanio habían dejado de ser planteadas para ser una homogénea y lacerante cinta fluida e incandescente. Los tres se encontraban frente a la mole, que los miraba desafiante. Pudo ver como Sarah le lanzaba una piedra y el magma en que la convertía el enemigo en sus manos. Su temperatura era algo sobrenatural, eso ya había quedado claro, y por ello su estrategia de jugárselo todo a una carta era arriesgada.

Aquella carta era su látigo. No podía acercarse pero de un grácil movimiento extendió aquella lengua ígnea, enroscándola en la pierna del enemigo. Antes el látigo había lacerado su piel sin problema, pero ahora estaba mucho más caliente, al notar el contacto el enemigo rugió, no parecía haberle dolido por el calor sino por el chasquido y agarre del látigo. Parecía que iba a lanzarse contra Aradia en un furioso placaje, pero antes de comenzar a moverse el lazo que formaba el látigo en su pierna comenzó a cerrarse, hundiéndose en su piel, en el músculo…  era como cortar mantequilla con un alambre. En pocos instantes la pierna cayó al suelo, inerte, como un objeto metálico al rojo vivo que poco a poco se fue enfriando entre la humareda provocada por la nieve.

El plan había sido un éxito, pues el enemigo se tambaleó con la perdida de la extremidad. Unos segundos de silencio precedieron a un rugido que resonó en todo el acantilado, casi parecía que pudiese haber sido escuchado incluso en la ciudad.

La mole rugía de dolor, ira, frustración, un cumulo de emociones iracundas que hacían difícil observar la situación sin fruncir el ceño con espanto. Como era lógico no pudo mantener el equilibrio, su cuerpo se desplomó, balanceándose, hacia atrás y luego hacia delante. Cayó de bruces en el borde del acantilado, donde trataba de agarrarse a la tierra nevada y llena de barro desesperadamente. Algunas piedras pequeñas se desataron cayendo por el abismo. Su pierna restante luchaba por escalar por la escarpada pared de roca, y sus dedos se clavaban en el suelo con agonía. Pero era inútil.

Aradia, Garret y Sarah vieron sin poder hacer nada como su enemigo se iba escurriendo por el borde, cuando intentaba agarrarse a algo, su propia temperatura acababa por fundirlo hasta hacerlo maleable y liquido. Sus dedos dejaron surcos en el suelo, como arañazos fundidos en la roca, hasta que finalmente solo una mano lo sostenía. Igual que la piedra de antes, el saliente al que se agarraba se cuarteó y fundió en magma, dejándolo caer por el precipicio. Sus gritos alargaron la caída, que terminó con una estruendosa salpicadura y el chisporroteo del vapor al caer el cuerpo en ignición en la orilla del mar. Por fin, silencio.

Garret se aproximo a mirar por el precipicio, sin decir palabra. Si Aradia y Sarah se acercaban verían a los pies del acantilado el cuerpo inerte, que había vuelto a una temperatura humana, o eso parecía,  bañado por las olas que rompían en la orilla. Estaba inconsciente, y ahora que su piel había retornado a su color, podían verse las heridas de su cuerpo, pese a la distancia que los separaba. Las laceraciones, el ojo que le faltaba, y la pierna ausente, sin embargo el muñón se mostraba de un color metálico y burbujeante.

-Eso que habéis contemplado señoritas… era la Forja de Anufrael, uno de los fragmentos del cubo de Metatrón… Como veis, no todos los poderes son agradables…- Parecía compadecerse del pobre infeliz. No estaba claro si había muerto o estaba sólo inconsciente, pero Garret no bajó a comprobarlo.

-Propongo que nos vayamos de aquí enseguida. Este no es un lugar seguro. Mucho menos después de lo ocurrido…- Miraba a todos lados como vigilando por si venía alguien y entonces juntó las palmas de las manos, cerrando los ojos y expirando. Una densa niebla emergió de su boca formando una especie de nube en el suelo, y súbitamente la nube comenzó a ascender unos centímetros, con él sobre ella, levitando por encima del suelo.

Tendió una mano a Sarah para que subiese y otra a Aradia.
-Supongo que vienes con nosotros… ¿no? Después de todo nuestra próxima parada es Infernalia… Ya habrá tiempo para hablar de camino…- Sonrió con simpatía a la súcubo, aunque no la forzaría a subir a la nube si decidía no ir con ellos. Aquella nube parecía un poco insegura, pero era suficientemente grande para llevar a varias personas.  

-A él mejor lo dejamos aquí… Se ve que estoy viejo, no era quien yo pensaba… Ya despertará cuando descanse y podrá seguir con su vida- Comentó señalando a Alexander que yacía inconsciente en el suelo.

La nube se elevó, a ritmo lento pero constante, perdiéndose en las alturas. Si Aradia los acompañaba iría en esa nube y de lo contrario los vería partir desde el suelo.


FIN:


-Se acabó lo que se daba ^^

-Postead una vez más para concluir, y cierro el tema.

Valoraciones:

-Sarah: 92% No tengo ninguna queja. Todo coherente, conciso, no se hace pesado, bien escrito y buena interpretación. Ningún error ni fallo del que me haya percatado. No te pongo el 10 para dejar margen por si mejoras ^^

En tu caso se valora como Aventura inicial, así que=  50 puntos + Objeto chachi (te daré el objeto al comienzo de la siguiente aventura)

-Aradia: 92% No te voy a copypastear lo mismo que le he puesto a Sarah, pero tómatelo como una valoración para ambas, no tengo queja alguna xD

En tu caso se valora como Aventura normal, así que= 55 puntos + 5000t

Retrasos:


Las aventuras deberían durar 3 meses y ha durado 6 meses, así que +30% a los puntos recibidos para Sarah.  30% de 50= 15 puntos extra

Aradia se incorporó en Septiembre, por lo que ha participado 4 meses, así que +10% a los puntos recibidos. 10% de 55= 6 (5.5 redondeado) puntos extra

En resumen:

-Aradia: 61 puntos + 5000t

-Sarah: 65 puntos + Objeto

-Aradia ha subido a nivel 3 , que además se te junta con la subida a nivel 2 que no llegaste a pedir nada. Así que en total tienes 6 puntos de atributo para gastar, y 3 técnicas por pedir.

-Sarah ha subido a nivel 2, así que tienes 3 puntos de atributo (ya sabes como va, 1 punto subir atributo, 2 puntos comprar uno nuevo) y 2 técnicas por pedir.

avatar
Señor de Terra
Admin

Mensajes : 1301
Fecha de inscripción : 04/12/2011

Ver perfil de usuario http://talesofterra.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Mareas de Tinta" [Mar Negro, 5 de Noviembre - 897 d.g]

Mensaje por Sarah Raynore el Vie Ene 31, 2014 5:45 pm

Sarah consiguió alcanzar al soldado sin demasiado esfuerzo. Trató de repetir la maniobra que poco antes había realizado pero, antes de que pudiera clavarle su daga de forma fatal, el hombre se desembarazó de ella. Gruñó mientras se incorporaba, era la segunda vez en menos de diez minutos que la tiraban al suelo.

Se incorporó a tiempo para ver cómo el guerrero huía lo más rápido que podía. Era un caso perdido, no merecía la pena alejarse más de lo que ya estaba. Y teniendo en cuenta el color rojo del que se habían teñido sus manos no era de esperarse que aquel tipo aguantara demasiado. De todos modos, ella no planeaba quedarse allí quieta esperando a la Eclesia una vez terminada la pelea.

Recogió su última daga del suelo antes de acercarse a sus dos compañeros. Aunque llevaba la otra colgando del cinturón y su puñal escondido (aunque a mano) en el fajín, sus cuatro (ahora tres) dagas eran las niñas de sus ojos. El arma oriental, aunque en alguna ocasión había tenido que usarla, servía más bien de adorno, y si el puñal estaba escondido era para usarlo solamente en casos de emergencia.

Cuando llegó hasta donde estaban los otros dos pudo sentir el calor que emanaba el “hombre antorcha”. Aunque prefería el frío al calor, en aquellos momentos agradecía aquel sofoco que hacía que nubes de vapor se alzaran desde sus cada vez menos mojadas ropas.

Se agachó para coger una piedra y se la arrojó al monstruo. Con suerte retrocedería (si no por el impacto en sí, por la sorpresa) y caería, o si no, al menos podría ver sus reacciones, ya que aún no había tenido ocasión de ver de qué era capaz más allá de aquel extraño poder.

Mientras la piedra trazaba su arco Sarah se lamentó de haber dejado su mochila, en la que se encontraba su arco y su carcaj, en la entrada de la cabaña de Alexander. Lamentación que pronto desapareció de su mente al ver cómo el tipo derretía la piedra como si de hielo se tratase.

Había sido una tontería, lo sabía, pero había sido lo último que tenía. Ya no sabía qué podía hacer, pero por suerte su compañera no estaba de acuerdo con ella. Contempló su actuación con admiración, fijándose especialmente en el arma tan poco convencional que poseía y a la que probablemente debían su victoria.

Cuando el hombre cayó por el acantilado Sarah se aproximó al borde para cerciorarse de que no se volvería a levantar. Satisfecha, se giró: Garret estaba hablando. A ella nunca le habían interesado demasiado aquellas leyendas sobre Dios, los ángeles y los demonios, por lo que lo único que le provocó aquella información fue curiosidad por saber a cuento de qué tendría un soldado de la Eclesia algo así. Probablemente nunca lo sabría.

Dame veinte segundos que recoja mis cosas —le dijo a Garret cuando éste habló de marcharse. Se dirigió a donde yacían tiradas el resto de sus armas, ya sin sorprenderse por la niebla que el hombre conjuraba.

Bien luchado —se dirigió a la súcubo cuando pasó por su lado. Sarah amaba pelear y respetaba a la gente que luchaba bien. Aquello era simplemente una muestra de reconocimiento.

Cogió las dos dagas y, casi con dolor, los restos de la última. Acto seguido, se dirigió a la cabaña para agarrar su mochila y volver hasta donde estaban los otros dos. No se dignó a dirigirle siquiera una mirada al inconsciente Alexander.

Cuando Garret le tendió la mano y mientras éste hablaba con la diplomática, dudó. No sabía por qué, antes de la pelea había estado dispuesta a acompañar a Garret. Se dio cuenta de que, si aceptaba la mano que éste le tendía, si iba con él, ya no habría vuelta atrás. Aunque ella se consideraba una chica valiente, el miedo a lo desconocido la estaba atenazando.

Pero si rechazaba su propuesta, ¿qué iba a hacer? Llevaba vagando desde los trece años sin ningún objetivo en la vida. Pues bien, ya tenía uno. O más bien lo tenía Garret, porque aún no le había explicado qué quería de ella.

Tomó la mano que le ofrecía y subió a la nube. Se giró hacia la súcubo, curiosa por conocer su respuesta. Ya había visto de lo que era capaz y no le desagradaría tenerla como compañera de combate. Cuando la nube se elevó, Sarah observó, fascinada, la tierra ir haciéndose cada vez más pequeña bajo sus pies. Jamás había experimentado algo igual, y pensó que sólo por eso ya había merecido la pena perder una de sus dagas.


Última edición por Sarah Raynore el Dom Abr 06, 2014 5:56 pm, editado 1 vez
avatar
Sarah Raynore

Mensajes : 431
Fecha de inscripción : 25/06/2013
Edad : 21
Localización : La casa del árbol

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Mareas de Tinta" [Mar Negro, 5 de Noviembre - 897 d.g]

Mensaje por Señor de Terra el Dom Mar 09, 2014 5:38 pm

[FDI:Me comunican que Aradia está de examenes y no tiene tiempo de pasarse por aquí. Interpretativamente, hacemos como que aun tiene secuelas del golpe en la cabeza, y se desmaya cuando Garret le ofrece subir a la nube. Asi que la llevais con vosotros incosciente porque no la vais a dejar ahi tirada. Rumbo a Infernalia :) ] Cierro el tema
avatar
Señor de Terra
Admin

Mensajes : 1301
Fecha de inscripción : 04/12/2011

Ver perfil de usuario http://talesofterra.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "Mareas de Tinta" [Mar Negro, 5 de Noviembre - 897 d.g]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.