Versión de juego 1.1.1: The Curseblood Plague
VOTAA!!
¡¡¡A VOTAR!!!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FOROS HERMANOS
FOROS HERMANOS

AFILIADOS ELITE
AFILIADOS ELITE

Magic World War, 2036
AFILIADOS
AFILIADOS NORMALES


Crear foro
Parallel Hearts {PH Rol}
Mejores posteadores
Crick (2537)
 
Señor de Terra (1301)
 
Dezba Wakanda (720)
 
Lugor Jumther G. (592)
 
Enkei (581)
 
Rath Wraylan (481)
 
Maximilian Stenkerk (440)
 
Sarah Raynore (431)
 
Kalen Otero (371)
 
Ederat (364)
 


[AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Publicar nuevo tema   Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Señor de Terra el Miér Jun 19, 2013 10:18 pm

Rath, en su continuo viaje de aldea en aldea había descubierto que no existía un lugar seguro en este mundo, o al menos todavía no se había topado con él.  Esta vez se encontraba inmerso en las profundidades del Bosque Negro.

Llevaba todo el día caminando sin ver ni un alma por aquellos parajes. El bosque era denso, las copas de los árboles filtraban la luz del día hasta tornarla en penumbra, sin embargo por la noche esa penumbra se convertía en absolutas tinieblas, dejando a cualquiera a merced de las criaturas nocturnas que habitaban  esa zona, o eso había escuchado. Era comprensible que no hubiese nadie por allí, ni los bandidos se adentraban en aquel lugar.

Y precisamente por eso, una aldea en mitad de aquella masa vegetal podía ser el lugar idóneo para aislarse del mundo, justamente lo que andaba buscando.
Tras mucho caminar, ya a altas horas de la tarde,  empezaron a aparecer árboles talados. Una muestra de civilización que indicaba la cercanía de su objetivo. Justo a tiempo, si tardaba mucho más en encontrar la aldea anochecería. En el ambiente se respiraba también la proximidad de una tormenta, se acercaba el temporal y no era buena idea permanecer en la intemperie cuando llegase.

En pocas horas se topó con el claro, ya con la noche pisándole los talones y las nubes tormentosas conformándose en las alturas. Los primeros truenos resonaron en el firmamento, tan pronto como pisó la tierra despejada que precedía a la aldea. Los oscuros nubarrones del cielo nocturno empezaron a crujir con relámpagos, iluminando la escena con fogonazos de luz momentáneos en la tenebrosa oscuridad. La tromba de agua no se hizo esperar, la lluvia fue subiendo en intensidad hasta calarle por completo en pocos segundos, formando un autentico barrizal a sus pies.

Frente a él, una modesta aldea se erigía en medio de aquel claro, fortificada con una muralla de madera, troncos atados con cuerda en hilera y terminados en una afilada punta tallada con cuidado. La puerta de la aldea estaba cerrada, dos grandes antorchas marcaban su posición, amenazando con apagarse en un parpadeo que pronto se rendiría a la incesante lluvia. Aquel pueblucho, alejado de la mano de dios se mostraba en aquel bosque como una simple barca de madera perdida en la inmensidad del océano tormentoso.

Al acercarse a la puerta podría ver dos guardias, nada que ver con los enormes y estoicos custodios de la ciudad de Storbi, estos parecían simples aldeanos, molestos por su turno de guardia bajo las inclemencias del tiempo. Apenas armados con una lanza rudimentaria cada uno y un arma de fuego al cinto. Un casco abollado y peto de malla parecían su única armadura, tampoco daban la impresión de estar muy acostumbrados a tener que defender el pueblo.

-¡Ehh! ¿Quién anda ahí?- Uno de los guardias dio un paso al frente, intentando otear en la dirección de Rath, aunque entre la lluvia, el casco y la oscuridad no estaría viendo gran cosa.

La única posibilidad de encontrar refugio frente a la que estaba cayendo era aquella aldea, debería darse prisa en intentar convencer a los guardias de que le dejasen pasar si no quería dormir en un barrizal a merced de bestias hambrientas esa noche.


Última edición por Señor de Terra el Sáb Ago 17, 2013 4:13 am, editado 2 veces
avatar
Señor de Terra
Admin

Mensajes : 1301
Fecha de inscripción : 04/12/2011

Ver perfil de usuario http://talesofterra.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Rath Wraylan el Jue Jun 27, 2013 4:33 pm

-Árboles... arbustos... maleza... ¡Bah! Está claro que la vida salvaje no es para mí - refunfuñaba el artífice mientras recorría el bosque sin dejar de tropezar y engancharse con las zarzas. Estaba tan sumamente harto de la situación que de no ser por la necesidad, y por los peligros nocturnos, hacía bastante rato que se habría tirado a descansar en cualquier parte lo suficientemente libre de bichos y porquería que encontrara.

Pero tenía otra cosa en mente para encontrar. Según había oído a más de un buhonero y más de un mercader ambulante, había una aldea en medio de aquel malhadado bosque. Y si parecía tan apartada como le había dado la impresión mientras escuchaba la conversación ajena del comerciante, le vendría de perlas. Y si no, nada le costaba probar. Al menos saldría por un rato de aquella maraña vegetal y se orientaría mejor para salir de ella.

-Vaya, mira quién llega con retraso - comentó para sí mismo mirando hacia arriba. Por entre las copas de los árboles se veían densas nubes con evidentes ganas de descargar su contenido. Sonrió. Una vez más tendría a punto esa leyenda negra que parecía perseguirle después de varias semanas de vagabundeo con clima inestable.

Finalmente llegó hasta la aldea. Ya había empezado a llover y estaba calándose hasta los huesos. Por suerte, tenía el agradable calorcito de su invención en la espalda y el brazo, y estaba caldeándose con más rapidez en el ambiente cargado de que "disfrutaban". Desgraciadamente eso no quitaba la sensación de la ropa mojada ni el pelo en la cara. Tenía la puerta delante, vigilada por dos aldeanos que saltaba a la vista que eran tan guerreros como él médico.

-¿No se ve? Un viajero empapado. ¿Hay alguna posada libre ahí dentro o algún establo donde pueda secarme en la medida de lo posible? - preguntó. Lo único que le faltaba era tener una charla sobre quién es quién con la que estaba cayendo teniendo al alcance un techo seco, una cama blanda y puede que hasta un baño antes de una buena cena.
avatar
Rath Wraylan

Mensajes : 481
Fecha de inscripción : 31/05/2013
Localización : El Taller

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Señor de Terra el Mar Jul 02, 2013 8:50 pm

Ante la contestación de Rath los guardias se quedaron algo confundidos. En silencio se miraron entre sí, como decidiendo si aquello era algún tipo de engaño. Al parecer no estaban muy habituados a tener visitantes.
 
- Nunca pasa nadie por aquí. ¿Qué te trae a nuestro pueblo? -El guardia que hablaba lo miraba con sospecha, no se fiaba.
 
-Bah, dejémosle pasar, no parece peligroso. - El segundo guardia le hizo un gesto a Rath para que se acercase a la puerta, ignorando a su compañero, quien lo miró con expresión de reproche pero permaneció en silencio.
 
Entre los dos abrieron el portón de madera a través del barro, dando paso a la aldea, cuyo tormentoso paisaje se abrió ante Rath. Ni un alma recorría las calles, era un pueblo muy pequeño, un puñado de casas, una iglesia, un par de casas algo más grandes, un granero... todo ello bordeado por la muralla de estacas de madera.
 
-Ahí tienes la posada. No creo que haya problema con que te hospedes allí mientras puedas pagarlo, claro. - El guardia simpático señaló una de las casas más grandes, la luz de una bombilla se filtraba a través de los maltrechos cristales de las ventanas.
 
-Procura no causar problemas o te echaremos de una patada. Los maleantes aquí no son bien recibidos.- tras la amenaza, los dos guardias volvieron a cerrar la puerta, dejándolo solo.
 
Si se acercaba a la posada, a través de la lluvia, vería que estaba en bastante mal estado. El techo de tejas de pizarra tenía varios agujeros por los que entraba el agua. La puerta de acceso no cerraba bien y  al entrar podría comprobar que el vestíbulo estaba encharcado.
 
Al frente se encontraba el mostrador de madera, iluminado por una pequeña lámpara. Un tipo dormía sobre su silla al otro lado, con los pies apoyados sobre el mostrador y la cabeza colgando sobre el respaldo de la silla. Se le veía profundamente dormido, con la boca abierta y un hilillo de baba colgando mientras profería sonoros ronquidos.
 
El tipo parecía un vagabundo, sus ropas eran viejas y estaban medio rotas. Su pelo  largo y canoso atado en una coleta, se mantenía compacto por la grasa y mugre. la barba de tres días emergía sin orden ni concierto por su cara picada de viruela. Nada más acercarse podría notar el fuerte olor acre que desprendía, aquel tipo no se había lavado en mucho tiempo.
 
El edificio por dentro tampoco era muy acogedor, el polvo y las telarañas abundaban por doquier. Una de dos, o nadie utilizaba esa posada desde hace mucho, o nadie se preocupaba en mantenerla. Puede que ambas opciones fuesen correctas, en cualquier caso no parecía haber otro lugar para pasar la noche.
avatar
Señor de Terra
Admin

Mensajes : 1301
Fecha de inscripción : 04/12/2011

Ver perfil de usuario http://talesofterra.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Rath Wraylan el Sáb Jul 06, 2013 12:30 am

Rath pasó junto a los guardias rápido, antes de que el más amable se permitiera cambiar de idea. Se dirigió a la posada con el paso vivo de quien sabe que pronto podrá descansar en un sitio más acogedor que aquel en el que se encuentra.

Sin embargo, eso no era decir mucho. La posada seguramente ni habría visto tiempos mejores; parecía que hubiera sido construida ya así. El interior no parecía mucho mejor, pero al menos estaba prácticamente vacía, con lo que seguramente no hubiera problema de conseguir una habitación. El artífice se despjó de la capa de viaje, que estaba empapada, y la dejó cerca de la chimenea, la única cosa que parecía funcionar como es debido, y eso sólo porque el fuego no se podía manchar.

La cara de Rath se contrajo en una mueca de desagrado antes de darle un par de toques al hombre con el dedo para despertarlo, aunque lo que más le habría servido es un buen remojón en agua fría. Y una sana dosis de jabón y frotamiento que hiciera desaparecer la mugre.

-Disculpe, esto... buen hombre. ¿Le queda algún cuarto libre para pasar la noche?
avatar
Rath Wraylan

Mensajes : 481
Fecha de inscripción : 31/05/2013
Localización : El Taller

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Señor de Terra el Mar Jul 16, 2013 10:43 pm

Con un estruendoso ronquido, el tipo mugriento se despertó de un respingo. Tal fue el susto que se llevó que cayó de espaldas al suelo volcando la silla. Se recompuso en varios segundos, levantándose, aun con los ojos medio pegados por las legañas y un hilillo de baba en la comisura de sus labios que limpió frotándose con la manga de su camisa.

Se frotó también los ojos con fuerza, tratando de espabilarse, y entonces por fin su mirada e centro en Rath, al que concedió una desagradable sonrisa de dientes putrefactos. Su mal aliento era tan potente que el visitante se vio obligado a dar un paso atrás para no tragarse el fétido aroma.

-Por supuesto, por supuesto… ¿Una noche dice? Serán 300 terrans, 500 si quiere desayuno. – Su voz era tan desagradable como su aspecto, cavernosa y algo aguda, como el graznido de un pájaro carroñero.

La codicia brillaba en los ojos de aquel tipo, pequeños, negros y brillantes, casi podía verle relamiéndose ante la idea de cobrar lo que fuese.  Sacó un pequeño candil de debajo de la mesa,  e hizo un gesto con la cabeza a Rath para que lo siguiese. Mientras caminaban a través del recibidor, hasta una vetusta escalera de madera, el dueño comenzó a hablar.

-No recibimos muchos habitantes por aquí … ninguno a decir verdad… llevo años sin tener clientela. Suerte que también vivo del huerto trasero, jejejejecoff coff- Su risa acabó estallando en tos profunda, casi parecía que se estuviese descomponiendo por dentro y fuese a echar allí los órganos por la boca. Pero no pasó, el tipo siguió caminando, iluminando el ascenso oscuro con su polvoriento candil.

La escalera crujía peligrosamente bajo sus pies. -Es curioso… justo hoy parece mi día de suerte, no eres el único forastero que decide pasar la noche por aquí..-

La escalera terminó y llegaron al segundo piso, un pequeño rellano que daba cinco habitaciones cerradas con puertas destartaladas, algunas tanto que incluso se podía ver lo que había tras ellas a través de las enormes grietas. En la habitación más a la izquierda, Rath pudo ver que estaba ocupada, la luz de la luna entraba por la ventana, iluminando una cama en la que un tipo estaba profundamente dormido, o eso le pareció ver.

-Esa está ocupada, la de la izquierda, pero el resto están disponibles, escoge la que más te guste. Yo volveré abajo…  no hay llave… no es necesaria.- Y en efecto, no lo era, con sólo empujar las puertas el cerrojo oxidado cedía fácilmente.
Las cuatro habitaciones disponibles eran exactamente iguales, un camastro polvoriento, un armario cochambroso, una minúscula mesilla con un cajón y una silla que parecía tener la suficiente estabilidad únicamente para mantenerse en pie a sí misma.

Escogiese la que escogiese, no encontraría nada más de lo citado, con la única particularidad de que el cajón de la mesilla tendría un candado, un candado de acero que impedía abrirla. Era extraño teniendo en cuenta l poca seguridad de aquel sitio, tal vez habría algo dentro.


Mientras tanto, en el la habitación más a la izquierda, Barkai dormía profundamente. Había acabado allí tras una intensa persecución. En un pueblo cercano a las lindes del bosque, había escuchado que unos matones habían robado a una pobre familia, no se le ocurrió otra cosa que tratar de robar a los ladrones el botín, pero el tiro le salió por la culata. La familia ofreció a los ladrones desvelar la identidad de Barkai a cambio de que dejasen de extorsionarlos.

Quien roba a un ladrón tiene cien años de perdón, eso dicen, pero a Barkai no le trajo nada bueno su acto heroico, se llevó el botín eso sí, pero se vio obligado a adentrarse en el Bosque Negro huyendo de sus perseguidores. Los perdió al poco tiempo… pero ni él mismo sabía salir de esa densa masa vegetal. Tras horas de caminar y dar vueltas, finalmente encontró el claro en el que aquella pequeña aldea se encontraba. No parecía un lugar desagradable y aunque los guardias parecían algo antipáticos, le acabaron dejando pasar. Se gastó lo robado en la posada, parecía un lugar pacífico, algo destartalada pero aquel pueblo se mostraba bastante acogedor a la luz del día.


Las horas nocturnas pasaban raudas en aquella posada y Barkai se encontraba pacíficamente dormido, algo muy extraño dado su insomnio.  Fue entonces cuando en las tinieblas de la noche, un estruendo resonó en toda la posada. Un cataclismo en medio del mutismo de la noche, sólo ultrajado por el caer de la lluvia y algún trueno esporádico.

El suelo tembló como sacudido por un terremoto, el sonido fue suficiente para despertar a toda la aldea y pronto comenzaron a escucharse gritos fuera, y el inconfundible olor del humo, acompañado de cálidos destellos que entraban por las ventanas.
Por supuesto, Barkai se despertó al instante, al igual que Rath si es que este había conseguido conciliar el sueño. Al salir, si lo hacían, ambos verían que la aldea había cambiado radicalmente. Un enorme pedrusco, más grande que una casa, había caído del cielo, un meteorito, impactando sobre la pequeña iglesia de la zona. Del edificio no quedaba más que un gigantesco cráter, rodeado pro los escombros de las casas cercanas derrumbadas, algunas de ellas ardiendo. La gente se acercaba a mirar, gritaba de pánico y algunos trataban de apagar los fuegos. Niños lloraban llamando a sus padres en la noche, hombres vociferaban pidiendo cubos de agua. Los más valientes se metían entre los escombros en busca de supervivientes, pero salían cubiertos de polvo y hollín, negando con la cabeza…

Había parado de llover, pero nadie se percataría del clima después de lo que acababa de ocurrir.



[[FDI: Bueno, desde este momento Barkai se une a esta aventura. No hay turnos fijos para postear, simplemente la limitación de 1 post por turno.]]
avatar
Señor de Terra
Admin

Mensajes : 1301
Fecha de inscripción : 04/12/2011

Ver perfil de usuario http://talesofterra.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Barkai el Miér Jul 17, 2013 12:11 am

El impacto despertó y dejo atónito a barkai, había tenido despertares malos, pero nunca uno tan malo como ese. Se acerco rápido a la ventana con los ojos aun medio cerrados, pero la escena de afuera lo hizo salir de su letargo en un instante.
¡Que demonios, ha pasado!- pensó para si mismo, pero no tardo más de medio segundo en abrir la ventana de su habitación y lanzarse hacia el lugar del accidente.

Como la gente aun estaba tan consternada como para darse cuenta de su presencia aprovecho esa oportunidad para ayudar a los pocos que vio heridos por el accidente y ponerlos a salvo, aunque, alguno que estaba herido de gravedad necesito mas cuidado que los demás para que no empeorara.
Cuando se cercioro que no había nadie mas herido en el exterior se relajo un poco.
Pero esa tranquilidad no duro mucho ya que oyó a un niño gritar en una de las casas incendiadas. Como siempre no dudo ni un segundo para dirigirse a los escombros para salvar al niño, poco después se dio cuenta de que no podía entrar así como así a la casa en llamas y sacar al niño, el niño podría resultar herido. Se apresuro a quitarse su túnica negra dejando a relucir su cola y la ropa que llevaba debajo, se dirigió corriendo a un abrevadero cerca de un establo donde se lanzo de cabeza para mojarse el y su ropa, de ese modo podría usar su túnica para cubrir al niño y protegerlo de las llamas al mismo tiempo el fuego tardaría mas en afectarle.
Una vez hecho esto corrió hacia la casa, entro rompiendo una pared y busco desesperadamente al niño al cuál encontró debajo de una cama escondido, lo agarro lo cubrió con su túnica y le dijo sonriendo:Tranquilo, amigo te sacare de aquí sano y salvo
Le acaricio un poco la cabeza para tranquilizarlo tras lo cuál lo cogió en brazos, corrió de nuevo y como no atravesó otra pared para salir, como si la casa no estuviera lo suficiente destruida el la acaba de rematar.

El y el niño aterrizaron en el suelo, el estaba un poco quemado pero el niño se encontraba bien. El niño salio de entre la túnica y al verlo sano salvo Barkai se relajo, tumbado en el suelo rodeado de escombros lo único que hacia era sonreír pero los aldeanos al ver que salvaba al niño se percataron de su presencia y de su aspecto Barkai reconoció la cara de los aldeanos, sabia lo que iba a pasar pero no le importaba, estaba contento de haber salvado al niño.

[[FDI: es mi primer post asi que espero no haberme pasado o haber echo algo mal XD]]
avatar
Barkai

Mensajes : 189
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Rath Wraylan el Lun Jul 29, 2013 11:10 pm

Consciente de cómo podía ser el desayuno en semejante antro, Rath pagó sólo los trescientos, deseando (y sabiendo que no iba a ser) que los gastara en limpiar y reformar el local hasta que fuera algo medianamente decente. En tanto subían hasta el alojamiento, y llamarlo así era osar demasiado, el posadero iba comentando temas intrascendentes que al artífice ni le iban ni le venían.

Escogió una de las habitaciones que daba al frente de la posada. Desde esa ventana tenía una vista completa de la plaza central de la aldea y casi de la puerta, cuya visión impedía la cortina de lluvia, mal tiempo y ganas de dormir. Había otros motivos para escoger esa habitación, no relacionados con el paisaje. Rath se despojó de sus artilugios y se dispuso a limpiar, como buenamente pudo con una de las mantas, el polvo del camastro. Al final se decantó por quitar sin más dicha manta, esperando que la alergia no se apoderara de sus vías respiratorias al haber quitado semejante nido de pelusas.

Rath "cerró" la puerta y se acostó. Lo hizo mirando en dirección a la hoja de contrachapado, dando la espalda a la ventana y al mal tiempo. Le habría venido bien tropezar con la tormenta de no estar en un sitio tan arbolado y proclive al fuego. Cierto que todo estaba mojado, pero no quería correr riesgos. Ni ser aplastado por un árbol caído por un rayo. Así además tenía vigilada la única entrada... y salida. No era la primera vez que tenía que huir en plena noche.

Nada pasó, sin embargo, durante buena parte de la misma. Es decir, nada, hasta que el padre de todos los truenos decidió dejarse caer para saludar. La posada se conmovió hasta los cimientos, si es que tenía, o por lo menos las paredes y el camastro retemblaron. Rath se levantó, ligero de sueño como siempre que viajaba y se hospedaba en sitios de mala muerte, y se asomó a la ventana. Donde antes había una iglesia ahora había un foso, y las casas de alrededor estaban medio caídas o cubiertas de cascotes. Una manada de gente se hacinaba en torno al raro suceso. Consciente de lo que solían acarrear aquel tipo de cosas cuando acababa de llegar a algún sitio, se vistió de nuevo y cogió sus cosas, listo para salir.

No se marchó de inmediato. En vez de eso, se quedó asomado a la ventana, cubriendo apenas su presencia con una tela semitransparente que en tiempos debió ser una cortina tejida a mano. Desde allí se dedicó a observar lo que sucedía. Era una distancia bastante segura, o eso pensaba.
avatar
Rath Wraylan

Mensajes : 481
Fecha de inscripción : 31/05/2013
Localización : El Taller

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Señor de Terra el Lun Ago 12, 2013 9:21 pm

Los intentos de Barkai por rescatar aquel niño, no fueron precisamente algo sencillo. Al quitarse la túnica y dejar la cola al descubierto, varios de los vecinos que andaban por allí quedaron boquiabiertos con expresión de horror. Tenía cola de demonio pero en apariencia era humano… un hibrido… como habían dejado entrar a un engendro como ese en su pacífico pueblo… Barkai en ese momento no se percató de las miradas indiscretas ni los cuchicheos, pues estaba demasiado concentrado en tratar de entrar en la casa en llamas.

Embistió un de las paredes, en condiciones normales seguramente no hubiese podido con el muro, pero estaba debilitado por el fuego así que se desmoronó en una lluvia de escombros que cayó sobre su cuerpo. Dolorido y magullado, pero aun capaz de moverse, no tardó en encontrar al niño bajo una cama, llorando y lanzando alaridos de terror al sentir la muerte de tan cerca. Sus intentos de tranquilizarle no funcionaron demasiado, el niño no paraba de llorar y gritar en sus brazos.

Nuevamente atravesó una pared para salir, por suerte no todo le cayó encima y pudo salir casi ileso, sin embargo la casa terminó colapsándose de su propio peso, entre el fuego y los dos muros que se acababan de demoler.

Cayeron ambos al suelo, ya a salvo, y Barkai estaba exhausto y dolorido, algo quemado por el intenso fuego y sangrando por algunos cortes y heridas causadas por los escombros. El niño salió corriendo de entre la túnica hacia sus padres y fue entonces cuando el pelirrojo se percató de las miradas de los habitantes de aquel pueblo. Todos lo miraban en silencio, con severidad, con asco… nada bueno se avecinaba. Algunos se alejaban, intentando resguardar a sus hijos para que no le viesen, otros se acercaban desafiantes, dispuestos a expulsar al engendro del pueblo, como si todos los males fuesen su culpa. A nadie pareció importarle que acabase de salvar a un niño indefenso.

Rath observaba todo desde la ventana de su habitación en la posada, vio como aquel tipo pelirrojo se lanzaba temerariamente a una casa en llamas para salvar al pequeño, y como ahora todo el pueblo se volvía en su contra. Todos salvo los que aun seguían trabajando en asegurar las casas y atender a los heridos, demasiado ocupados para prestar atención.

Y en ese momento algo ocurrió que captó la atención de todos y cada uno de los presentes. Un extraño zumbido, como una intensa vibración, comenzó a ascender en intensidad desde la zona donde antes se encontraba la iglesia.  Algo se escuchaba desde ese cráter, un sonido antinatural como el de algún artefacto mecánico poniéndose en funcionamiento. Pronto todos miraban en aquella dirección, algo estaba ocurriendo y nadie se atrevía a acercarse lo suficiente para comprobarlo.  

Rath desde su posición aventajada en la ventana, fue el primero en ver como un hilito de humo de un brillante azul eléctrico emergía del epicentro del cráter. Pronto todos pudieron verlo, parecía el rastro volátil que deja una hoguera al apagarse, pero de un azul que brillaba en la oscuridad de la noche. Todos quedaron perplejos, observando en silencio, asustados por lo que pudiera ocurrir.
Pronto algo más emergió de aquel lugar, algo en un principio imperceptible pero que pronto se hizo evidente conforme invadía todo el pueblo, era un olor extraño, un aroma que pocos pudieron reconocer. Rath lo capto al instante, ozono. Pero no ozono cualquiera, podía notar como el gas penetraba por sus fosas nasales, aquel ozono era especial, tenía algo que le estaba llamando, era irresistible, debía ir a la fuente para descubrir más pero nunca había olido nada igual.

Si Barkai, Rath o ambos se acercaban al cráter, podrían descubrir una extraña piedra en su centro. Era lisa, negra, de forma ovalada, y el humo azul emergía de un pequeño orificio en su superficie, de donde también parecía emerger el intenso zumbido y aquel ozono tan irresistible para Rath. Si se acercaban más de aquel orificio empezaría a brotar un extraño fluido plateado como mercurio, pero comportándose como si tuviese vida propia cambiaría de forma en contacto con el aire. Aquella plata fundida se retorcería reagrupándose en un delicado anillo. En su superficie fueron apareciendo glifos como profundas marcas que pronto  comenzaron a iluminarse con un tenue brillo azul semejante al humo de antes.

Aquel anillo, ya perfectamente formado, quedaría en suspensión sobre la piedra, flotando en el aire a la espera de que alguien lo cogiese.

-… venid… acercaos…  portadme… me necesitáis… os necesito… nos.. necesitamos… - Como un aluvión de susurros que se repetían y superponían, unas extrañas voces se escucharon tanto en la cabeza de Rath como en la de Barkai. Era una sensación extraña, casi podían pensar que lo estaban imaginando hasta ver la cara del otro.

En cualquier caso, tanto Barkai como Rath pueden escoger la vía fácil y haber huido antes de acercarse al cráter, aprovechando la distracción de los aldeanos. Pero incluso haciendo eso, esos susurros asaltarían sus mentes, una llamada, un ruego, una plegaría, no sabían que era exactamente pero algo les decía que debían agarrar ese anillo, era como una fuerza magnética.

Mientras tanto los habitantes del pueblo habían ido rodeando el cráter, viendo la escena con terror. Algunos iban armados con horcas, rastrillos, hachas y antorchas, mirándoles como quien pilla a un criminal en pleno crimen.

-Brujería…- Era uno de los guardias que vigilaban las murallas, ahora les miraba con expresión furiosa y parecía estar a punto de comandar al resto de pueblerinos a acabar con los intrusos. No iba a ser fácil escapar de allí.


[FDI: os he dado la opción de ir hacia el cráter o tratar de huir para no obligaros a nada. En el caso de que huyáis no sabréis lo que hay en el cráter, pero escuchareis las voces en vuestra cabeza de todas formas.]]
avatar
Señor de Terra
Admin

Mensajes : 1301
Fecha de inscripción : 04/12/2011

Ver perfil de usuario http://talesofterra.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Barkai el Mar Ago 13, 2013 1:35 am

Barkai aun estaba algo aturdido por la caída, pero lo suficiente bien como para levantarse, se incorporo como pudo y recogió su túnica para ponérsela. Pero algo iba mal Barkai oía una extraña voz en su cabeza, una voz que por alguna razón sabía que venia del cráter.
Cuando dirigió su mirada hacía el cráter pudo observar un resplandor azul, al mismo tiempo que veía como los aldeanos, aterrorizados miraban hacia el cráter aunque alguno seguían observándole preparándose para abalanzarse sobre el.
Sabía que tenía que huir, sabía que si no se iba las cosas se pondrían muy feas para él, pero hubo algo que lo retuvo algo que el consideraba más importante que su vida y ese algo era una voz llamándole como si le suplicase que le ayudase, que fuera junto a el. No le importaba quien o que fuera el que pedía ayuda, solo le importaba ayudarlo.

Miro a su alrededor y vio como varios aldeanos le habían rodeado, tenían armas y un gesto amenazador en sus rostros. Barkai estaba exhausto no quería pelear pero no podría ni escapar ni acercarse al cráter sin hacerlo, así que recurrió a su as en la manga y aunque no quería hacerlo por los posibles efectos secundarios no le quedaba otra opción o eso o morir.
Sin pensarlo mas tiempo alzo su brazo y ante el se abrió un agujero negro, negro como el carbón, negro como una noche sin estrellas ni luna un agujero que incluso si arrojaras una antorcha dentro de el no se vería el menor resquicio de luz, y sin pensárselo dos veces salto dentro de el.

Al instante de entrar dentro otro agujero exactamente igual al anterior se abrio pero en esta ocasion justo al lado del cráter y como por arte de magia Barkai emergió de el, se acerco al disco que flotaba en el aire y dijo:-Tanto deseas que te porte, si realmente lo quieres te ayudare con gusto-.
Sin pensárselo dos veces alargo el brazo para cogerlo. Si el disco quería ayudarle y al mismo tiempo quería que alguien fuera en su ayuda ¿porque no hacerlo?

[[FDI:perdon si me pase de largo o puse alguna incoherencia jeje, en fin si puse algo mal dimelo boss :)]]
avatar
Barkai

Mensajes : 189
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Rath Wraylan el Jue Ago 15, 2013 11:04 pm

Una mano apareció de la nada y apartó la de Barkai sin contemplaciones.  Cuando el pelirrojo se girase, contemplaría la cara de expresión hosca de Rath mirándole como si fuera un niño que ha estado a punto de coger la espada de su padre sin poder sostenerla siquiera.

-¿Puede saberse qué pretendes? ¿Es que piensas tocarlo sin más, sin protección? ¿Sin saber qué es o cómo funciona?

Sin más, a pesar de no ser precisamente un prodigio de la fuerza física, Rath intentó que se echara hacia atrás. Si había visto su cola, no dio señal de ello. De hecho, no la había visto, porque en el momento que captó el aire enrarecido salió de la posada casi sin tocar el suelo hasta llegar al lugar, para encontrarse al tipo ese intentando coger el objeto. Ignoró del todo, y tal vez deliberadamente, a la muchedumbre.

-Esto es cosa de gente con estudios, y no creo que entres en esa categoría. Apártate, déjame algo de espacio - demandó. Acto seguido, se agachó. Con la facilidad de la mera práctica para un altonato, no le costó sobreponer sus propios pensamientos a los que parecían proceder del artefacto. Una vez su cara estuvo a la altura del anillo, lo examinó con ojo crítico, aunque primero se puso la mascarilla. Algo tenía ese objeto, que desprendía un gas similar al ozono como si tuviera una fuerte carga eléctrica capaz de actuar como agente disociador. No estaba del todo seguro de qué gas se trataba, de modo que se protegió.

El metal parecía plata. Claro que ningún anillo hecho en plata se comporta de la manera extraña que  estaba contemplando, salvo que hubiera manipulación ajena al mismo. Desconocía la escritura rúnica que estaba grabada en la superficie, aunque tenía una ligera idea acerca de dónde investigar sobre ello. En cuanto a la energía que lo recubría...

Rath cogió un fragmento de madera, posiblemente un resto de las vigas de la iglesia derruida. Ni corto ni perezoso, con la cara completamente seria. Los ojos azules estaban entrecerrados, no debido a la concentración sino por desdén hacia sí mismo. Manipular un objeto desconocido con un palo era casi una burla a sus horas de aprendizaje; por otro lado, no iba a molestarse en sacar sus herramientas para examinar un objeto caído del cielo sobre una iglesia en medio de una multitud desconfiada y supersticiosa. Bastante estaba haciendo ya.

La madera tocó el anillo metálico. Ni un chispazo, ni descarga. Nada. Las voces que parecían proceder del raro artilugio se intensificaron, pero Rath estaba curado de espantos. Además, no les prestaba atención. Estaba demasiado ocupado escuchándose a sí mismo pronunciar una retahíla de nombres de elementos, fórmulas y otras palabras incomprensibles para cualquiera que no fuera un artífice.

-En estas condiciones es imposible afirmar algo concluyente. No parece que sea peligroso... a primera vista; pero eso no significa gran cosa. Este chisme va a necesitar un estudio más detallado y quizá un laboratorio bien equipado. Será mejor mantenerlo aislado hasta que pueda analizarlo y sepa qué diantres es – concluyó. De una bolsa que llevaba al cinto sacó unas pinzas de hierro, y luego rebuscó en el zurrón donde llevaba su equipaje hasta dar con unos guantes de cuero y una cajita de metal cuyo interior estaba forrado de cuero. Con sumo cuidado, alargó las pinzas para coger el anillo y meterlo, si era posible, en la caja.
avatar
Rath Wraylan

Mensajes : 481
Fecha de inscripción : 31/05/2013
Localización : El Taller

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Señor de Terra el Sáb Ago 17, 2013 4:15 am

[A partir de ahora, Kalen participará también en esta aventura. En mi próximo post lo introduciré y a partir de entonces posteareis los tres cada turno.]
avatar
Señor de Terra
Admin

Mensajes : 1301
Fecha de inscripción : 04/12/2011

Ver perfil de usuario http://talesofterra.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Señor de Terra el Dom Ago 18, 2013 2:28 am

Cuando Barkai fue a cumplir las desesperadas peticiones del anillo, la voz de Rath frenó sus intenciones. En realidad no conocían nada sobre ese extraño artefacto, puede que ponérselo tan a la ligera hubiese sido una imprudencia.

Las voces del anillo parecieron volverse locas, desquiciadas, reclamaban que alguien se pusiese el anillo como un vagabundo pide agua en el desierto. La tentación era grande, ambos tenían que hacer gala de un buen aguante mental. Cada vez los chillidos eran mayores, susurros tratando de seducirles, voces coléricas ordenándoles obediencia. Todos fueron ignorados, y bajaron de intensidad cuando Rath lo guardó en la caja. Las voces seguían escuchándose, pero esta vez no eran más que un rumor lejano, Rath y Barkai tenían cosas más importantes de lo que preocuparse.

La multitud de aldeanos enfurecidos los miraban con horror mientras trajinaban con el anillo. Era obvio que los culpaban de lo sucedido, se podía apreciar en sus rostros. Estaban destrozados por la catástrofe que acababa de ocurrir… algunas de sus casas destruidas, la iglesia volatilizada, heridos, posiblemente muertos… Y toda esa frustración, toda esa ira por lo ocurrido, iba a caer sobre ellos. Alguien debía pagar.

-¡Cogedlos, que no escapen! Al grito del soldado de la puerta, la multitud embravecida se lanzó contra ellos, como una avalancha.

Desde todas direcciones caían corriendo por la cuesta del cráter hacia ellos. Rath pudo ver como un hombre armado con una rudimentaria lanza venia directo frente a él, apuntando a su cabeza, mientras otros cuatro lanzaban cuerdas hacia su dirección intentando atraparle. Junto a él, tres hombres desarmados iban a lanzarse sobre Barkai, y otros dos armados con una navaja y un martillo de herrero respectivamente se acercaban dispuestos a hacer picadillo al medio demonio. Debían ponerse las pilas, si no escapaban de alguna forma no saldrían de allí con vida.

Mientras tanto, en otro lugar del bosque. Un hombre a caballo avanzaba por la espesura alumbrado por una antorcha de fuego azul que iluminaba con fuerza todo el área circundante. Los animales cercanos parecían rehuir aquella luz pues no se acercó ni un alma. Caminaban con paso lento, pues el caballo tiraba de un extraño carruaje, una jaula mejor dicho. Barrotes de hierro ennegrecido mantenían cautivo a un hombre, Kalen Otero.

Kalen había sido capturado realizando transacciones ilegales en los bajos fondos de Todheim y se le acusaba de practicas ilegales, terrorismo y conspiración contra el bienestar de la santa madre Eclesia. Ahora lo transportaban a Martillo de Brujas, la ciudad tribunal, donde sería juzgado por sus crímenes por la Inquisición.

El pronostico no era bueno, pocos, por no decir nadie, había conseguido escapar de aquella ciudad maldita. Ser juzgado por la Inquisición significaba ser declarado culpable casi de forma automática. Sólo si tenía mucha suerte le esperaba una muerte rápida e indolora.

Aquella jaula iba dando tumbos por el terreno boscoso sobre cuatro enormes ruedas de madera contrachapada con placas de acero. Estaba atado de pies y manos a los barrotes con incomodos grilletes de metal que se clavaban en sus muñecas y tobillos.

En la esquina opuesta de la jaula, Willson, estaba atrapado en un cofre de metal, fuertemente cerrado con cadenas. El cofre se movía y agitaba violentamente, al menos eso significaba que Willson seguía con vida.

Conduciendo aquella aparatosa jaula, el Inquisidor portaba su antorcha altivo sobre su caballo. Su reluciente armadura de titanio estaba fuertemente ornamentada y pulida con aires barrocos. Una pesada capa negra caía a su espalda que era lo que Kalen podía vislumbrar desde su jaula. Colgando de la silla del caballo, reconoció un pesado saco de cuero. En aquel saco había guardado el inquisidor todos sus efectos personales y armas, al arrebatárselos cuando lo detuvo. Tenía que idear algo, algún plan de escape. Si no salía de aquella jaula antes de llegar a Martillo de Brujas, estaría perdido.

Justo en ese momento un tenue pitido sonó en el brazalete del inquisidor. Este paró el caballo momentáneamente y acercó el dispositivo a su oído.

Un susurro se escuchó, pero Kalen no alcanzó a escuchar lo que le decían por el aparato.
-Hmm… entiendo… Voy para allá.- El inquisidor presionó un botón y la comunicación se cortó.

Antes de proseguir su camino, el tipo se giró para mirarle, con una maliciosa y desagradable sonrisa enmarcada por su escasa barba y perilla. La parte superior de su rostro cubierto por el casco a juego con la armadura, dejando ver únicamente sus ojos verdes, burlones.

-Parece que estás de suerte. Tu juicio se retrasará un poco, hay revueltas en un pueblo cercano y me han mandando a investigar, jejeje. Acabas de ganar unas cuantas horas de vida.-

El tipo se volvió a girar y propinó una fuerte patada en los cuartos traseros al caballo que lo pusieron en marcha, esta vez a paso más ligero.
avatar
Señor de Terra
Admin

Mensajes : 1301
Fecha de inscripción : 04/12/2011

Ver perfil de usuario http://talesofterra.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Kalen Otero el Dom Ago 18, 2013 5:22 am

-No vuelvo a contratar mercenarios por correo- dijo Kalen mientras recordaba como lo traicionaron cuando estaba a punto de bolar en pedazos una fabrica de armas, los mercenarios que contrato se dieron cuenta de que Kalen los mataría al terminar el trabajo, cuando estaba comprando un detonador inalámbrico le dispararon con un dardo tranquilizante, en lugar de activar los explosivos, los mercenarios se robaron gran cantidad de armas de la fabrica, entregaron a Kalen a las autoridades declarando que estaba comprado narcóticos; para cuando despertó la Eclesia lo había encontrado, por suerte no le revisaron las cavidades pero le quitaron su ropa en la que encontraron varias armas y a su ratón el cual fue encerrado en un cofre de metal, le vistieron con unos sucios, viejos y deteriorados harapos, lo metieron junto con su rata en una jaula y asignaron a un inquisidor para llevarlo a martillo de brujas.

-Tranquilízate Wilson- le dijo Kalen a su alterado amigo mientras eran llevados a una ciudad en la que seguramente serian sentenciados a muerte. De repente el inquisidor se paro a contestar una llamada, Kalen no pudo escuchar nada pero sabia que Wilson tenia una capacidad auditiva muy buena, el inquisidor le dijo que se detendrían en un pueblo cercano para investigar acerca de una revuelta, cuando el carro continuo andando Kalen le pregunto a Wilson si todo lo que le dijo el inquisidor era cierto o había algo que estaba ocultando, Wilson sabia que para esa clase de preguntas debería chillar una ves para decir que no, dos beses para decir que si o 3 para afirmar que no lo sabe.
avatar
Kalen Otero

Mensajes : 371
Fecha de inscripción : 08/08/2013
Edad : 23
Localización : ¿me vas a visitar?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Barkai el Dom Ago 18, 2013 11:40 pm

Cuando aquella persona aparto a Barkai del anillo, le invadió la ira, ¿quien era el para evitar que hiciera nada?. Pero cuando guardo el anillo y las voces que resonaban en su cabeza dejaron de sonar, Barkai recobro el sentido.

Que, que ha pasado. Señalando hacia aquel desconocido dijo: ¿Oye quien eres?

Miro a su alrededor y vio como los aldeanos le rodeaban a el y a Rath en ese momento se percato de algo muy importante aquellas personas habían visto su cola, tenía que largarse de allí cuanto antes, pero no podía dejar a Rath solo, en esta ocasión el no era el único involucrado, por alguna razón los aldeanos también iban a por Rath no podía dejarlo solo.

Rascándose la cabeza, dio un suspiro y dijo: Que tal si dejamos la charla para luego y nos concentramos en salir de aquí que te parece "hombre de estudios"

Se dirigió andando sin alterarse hacia los hombres que iban hacia él. Cuando estuvo cerca del hombre con el martillo, intentó tirarle al suelo con un barrido, lanzándole una patada para enviarlo contra los otros hombres que se acercaban hacia él.

Spoiler:
-Acción 1: Barrido contra el del martillo + patada lanzándolo contra los otros.
avatar
Barkai

Mensajes : 189
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Rath Wraylan el Lun Ago 19, 2013 10:55 pm

Rath estaba demasiado concentrado en la tarea de guardar el anillo apropiadamente como para responder al tipo que había intentado cogerlo. Una vez que terminó y cerró la caja, se hizo evidente que las voces tenían que ver con el dichoso objeto. Ladeando la cabeza, Rath miró en dirección a la piedra de la que había salido. Un momento de pensárselo más tarde la cogió también y la metió en una bolsa separada. Todo podía ser analizado, incluso si no mostraba el mismo comportamiento anormal.

-Esto ya está. Habrá que mantenerlo a buen recaudo hasta... - se interrumpió, dándose cuenta de que había más gente de la que pensaba y que no todas las miradas eran precisamente amigables.

-... Hasta que me encuentre en un sitio más acogedor, para empezar.

Rath dio varios pasos atrás. Tarea inútil, porque había gente por todas partes. Dioses, por eso odiaba los pueblos pequeños llenos de gente supersticiosa. Solían ser (en algunos casos) de gente honrada, pero cuando se juntaba la vida de villorrio con una aldea apartada el resultado era más o menos el mismo siempre.  Normalmente era un eficaz mecanismo de defensa contra los posibles problemas venidos de fuera, pero... ¿siempre traía él los problemas? ¿Era culpa suya que un pedrusco hubiera escogido su ridículo templo como pista de aterrizaje? Pues sí, una vez más se iba a celebrar la misma fiesta. El XXVI torneo de "Atrapa al artífice".

Un individuo con lanza y varios más con cuerdas que a saber de dónde habían salido (le habría parecido más normal que le tiraran a dar con los cubos de agua) intentaron atravesarle y atarle respectivamente. Con la mano izquierda guardó ambos objetos en una bolsa sujeta al cinto y se puso la mascarilla. La otra la iba a necesitar. Ya era hora de ahuecar el ala como buen cuervo de la tempestad.  Y para eso, nada mejor que un buen...

-¡Rayo!

Rath levantó la mano derecha. Sintió el habitual escozor estimulante de la electricidad al avanzar de camino desde el artefacto que llevaba como si fuera un zurrón y recorría su brazo hasta que, al final del guantelete, se manifestó como un destello de luz radiante destinado a cegar y deslumbrar a quienes tenía a su alrededor. Lo enfocó hacia la amenaza más obvia: el lancero y los laceros. Acompañó al fulgor un estampido cuyo eco resonó en toda la aldea.

Una vez deslumbrados, sería fácil escabullirse entre ellos. Con suerte más de uno estaría fijándose en él en ese momento, así que habría más deslumbrados. Y si no, contaba con que la superstición se les sacase de encima o les dejase clavados al sitio al menos un momento.

Pero, ¿hacia dónde correr? ¿Hacia el bosque? Qué remedio... No es como si hubiera otra opción. Tendría que salir, y el único camino que veía factible era la puerta de la aldea por donde había entrado. Así pues, quedaba clara la dirección. Todo lo que quedaba era ¡correr!

Spoiler:

Acción: Destello cegador, Run Like Hell.
avatar
Rath Wraylan

Mensajes : 481
Fecha de inscripción : 31/05/2013
Localización : El Taller

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Señor de Terra el Dom Sep 01, 2013 10:28 pm

Por desgracia para Barkai, los hombres que lo atacaban eran demasiados como para pasearse tranquilamente hacia ellos. Antes de que llegase al del martillo, dos de ellos ya lo habían placado, tirándolo al suelo y cayendo sobre él. Por suerte una de sus piernas quedaba libre bajo aquellos hombres que le agarraban y golpeaban con fuerza, y su patada desde el suelo logró hacer perder el equilibrio al del martillo, que cayó al suelo. Noqueado, pues tuvo la mala suerte de propinarse a sí mismo un martillazo en la frente al caer hacia atrás. El de la navaja y otro de los desarmados se giraron hacia su compañero inconsciente, intentando asistirle y arrastrándolo hacia el borde del cráter, lejos de la pelea. Al fin y al cabo no eran guerreros, eran simples aldeanos furiosos y asustados.

Por más que intentase resistirse, su fuerza no era suficiente para quitarse a los otros dos de encima. Uno de ellos estaba sentado sobre su pecho, y los puñetazos contra su cara se sucedían mientras con la otra mano sujetaba uno de los brazos de Barkai. Simultáneamente, el otro, se dejo caer con todo su peso sobre su abdomen produciendo un enorme dolor y tratando de sujetarle el otro brazo y las piernas, sin demasiado éxito pero el suficiente para que no pudiese escapar.

Entonces ocurrió algo que ninguno de los presentes esperaba. Centrados en el combate, nadie se percató de como había sucedido, pero una luz cegadora estalló desde la posición de Rath. Los aldeanos más cercanos quedaron instantáneamente cegados por el resplandor. Aquello incluía a los dos que forcejeaban contra Barkai que de pronto empezaron a llevarse las manos a los ojos y gritar. Uno de ellos se levanto aterrado ante su pérdida de visión, mientras el otro trataba de agarrar a Barkai pero esta vez con torpeza, la excusa que necesitaba el medio demonio para quitárselo de encima. Barkai no se vio afectado pues justo el puño de su agresor le golpeaba en la cara cuando surgió el destello, algo que le salvo de la ceguera. Los agresores de Rath también se vieron afectados, los tipos de las cuerdas fallaron el tiro, y quedaron perplejos, desorientados. Al igual que los de las lanzas que se apartaron en el acto, retrocediendo unos pasos y tapándose la cara en posición defensiva.

Era la apertura perfecta, Rath salió corriendo como alma llevada por el diablo, aprovechando el asombro y la confusión que su destello había generado. Tal vez Barkai debiese también aprovechar para huir de aquel escenario, pero al fin y al cabo la decisión era suya.

Rath pudo escapar casi sin problemas, directo hacia la puerta del pueblo la cual estaba entornada. Todos estaban en shock por lo que nadie se lo impidió hasta que ya los había dejado atrás, y fue entonces cuando empezó a escucharse la reacción de la multitud embravecida, lanzándose a perseguirle. El bosque era la única salvación, y al bosque se lanzó cual conejo escapando de su depredador, seguido de Barkai si es que decidía huir con él , pues de lo contrario permanecería forcejeando con los aldeanos, ya recuperados tras su temporal ceguera y confusión.

El bosque de noche era denso, un laberinto de troncos, sonidos inquietantes, crujidos, aullidos, ojos reflejando la escasísima luz desde las más profundas tinieblas. Ahora no estaba tan claro que aquella fuese la opción correcta, el bosque parecía mucho más peligroso que aquellos aldeanos, al menos ellos venían de frente, eran predecibles... el bosque en cambio... dios sabe que bestias sedientas de sangre se ocultaban entre la maleza. Y para colmo ya no había vuelta atrás, en todas direcciones había árboles, era imposible orientarse... Estaba/n perdido/s...

Kalen Otero, aun enjaulado, continuaba atrapado a través del bosque. Con el aumento de velocidad por aparte del caballo del inquisidor, su jaula no paraba de dar saltos y golpes contra el terreno irregular, movimientos bruscos que hacían clavarse los grilletes con fuerza contra la carne. Aquello era una tortura.

El entorno que les rodeaba se había vuelto de lo más misterioso, caminaban por el bosque casi en completa oscuridad, sólo alumbrados por la antorcha azulada del inquisidor. Árboles y más arboles se sucedían dejando entre ver sombras que pasaban entre ellos, ojos que observaban entre sus ramas, chasquidos, gruñidos y mordiscos desde todas partes. Casi se sentía más seguro dentro de aquella jaula que de haber ido en libertad, expuesto a los misteriosos peligros de aquel bosque y su fauna nocturna.

A su pregunta sobre si el inquisidor había dicho la verdad, la pequeña rata atrapada en el cofre lanzó un único chillido estridente. "No" Es decir, el inquisidor había omitido parte de la información, estaba ocultando algo.

-Haz que se calle tu sucia alimaña o me veré obligado a aplastarla... Si no fuese porque los investigadores de Martillo de Brujas quieren echarle un vistazo ya lo habría hecho... Gritó molesto el inquisidor desde el frente, sin parar de cabalgar.

Y de pronto, el carruaje frenó en seco. Unos segundos de silencio precedieron a la voz del inquisidor resonando por encima d elos sonidos del bosque nocturno.

-Vaya vaya... ¿Qué tenemos aquí? Mira Kalen, parece que te he encontrado nuevos compañeros de viaje...-

Se bajó del caballo cayendo pesadamente contra el suelo con un crujido metálico de su armadura. Y comenzó a caminar hacia algo, o alguien. Pronto la luz azulada de su antorcha iluminó lo que había visto. Kalen pudo ver a un tipo (dos si Barkai decide acompañar a Rath en su huida) de apariencia extraña, con cara de perdido/s.

-Parece que he encontrado la causa del revuelo que hay montado en el pueblo de Gevaudan... ¿Me equivoco?- El inquisidor caminaba hacia ellos con paso firme pero despacio, con una antorcha en una mano, mientras en la otra comenzaba a formarse una especie de martillo de alta tecnología, que se fue desplegando y acoplando hasta quedar perfectamente formado entre sus dedos, amenazante. Las llaves de la jaula caían sobre su pierna acorazada, colgadas de un gancho en su cintura.


FDI:


-Como podréis ver he dejado la opción de que Barkai no siga a Rath si no quiere. En cuyo caso se quedará luchando con los aldeanos y todo lo que ocurre después se refiere únicamente a Rath. Si por el contrario escapan juntos, se referirá a ambos.


-Imagen del Inquisidor:
avatar
Señor de Terra
Admin

Mensajes : 1301
Fecha de inscripción : 04/12/2011

Ver perfil de usuario http://talesofterra.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Barkai el Lun Sep 02, 2013 3:26 pm

Cuando fue agarrado por los dos aldeanos Barkai pensó que las cosas no podían ir a peor, pero por una vez la fortuna le sonrió, al menos en parte mientras recibía el puñetazo de uno de los aldeanos un destello de luz cegó a todas las personas del pueblo lo cual le dio la oportunidad para zafarse de sus captores.

Un poco desorientado por el puñetazo Barkai se tambaleo, pero solo durante un segundo antes de recuperar la compostura, observo la escena delante suyo y mientras lo hacia una figura se movía velozmente hacia afuera del pueblo. Era Rath,  el hombre que le había apartado del anillo, fue en ese momento cuando se dio cuenta de lo que había pasado ese hombre de alguna manera había cegado a todos los aldeanos, tras darse cuenta de lo sucedido Barkai no pudo hacer otra cosa que reirse. -JAJAJAJAJAJA, yo que pretendía ayudar a ese hombre y al final a sido él quien me ha salvado el trasero.-

Cuando dejo de hablar se dio cuenta de que los aldeanos estaban a punto de recuperarse, se dio cuenta de que debía huir, no importaba que esos aldeanos no fueran guerreros eran demasiados si lo atrapaban otra vez no tendría tanta suerte, además le debía una a ese hombre por salvarlo y Barkai siempre devolvía sus favores por ello corrió hacia el bosque siguiendo a aquel hombre.

Una vez en el bosque Barkai se relajo, aunque los aldeanos podrían alcanzarlos se encontraba algo más tranquilo que entre aquella muchedumbre enfurecida. Movía su mandíbula adolorida: arriba, abajo, hacia los lados. El hombre que le pego no era uno de los más fuertes del mundo sin embargo le había hecho bastante daño, cuando recupero la compostura miro hacia el hombre que le acompañaba y dijo:-Bueno ahora que estamos más tranquilos, yo soy Barkai. Y tu ¿Cómo te llamas compañero?-

Tras preguntarle su nombre Barkai se dio cuenta de algo, aun no le había agradecido por salvarle: -Debo darte las gracias compañero, sino fuera por esa luz tuya ahora mismo sería demonio muerto, por cierto ¿Qué era eso?-

Agarro a Rath por el hombro haciendo que parase en seco y apunto su mano hacia donde se encontraba el anillo aun guardado en el recipiente donde Rath lo había guardado.-Antes de que continuemos andando quiero saber algo, tienes la menor idea de que es ese anillo cuando apareció fue como si una voz resonara en mi cabeza-

Soltó a Rath después de que le contestara y siguieron andando. Avanzo por el bosque junto a Rath, la maleza y la lluvia no ayudaban y para colmo se habían perdido, además por culpa del meteorito se despertó al poco rato de haberse dormido, eso combinado con los golpes recibidos, su insomnio natural y el hambre que tenia dejaban a Barkai hecho una mierda.

Llevaban un rato andando y Barkai ya estaba harto tenia buena vista lo que le ayudaba con la oscuridad así evitaba los obstáculos más evidentes y alguno más difícil pero no todos, ya había tropezado unas cuantas veces y había caído otras tantas estaba harto de la oscuridad, para robar o escapar era su mejor aliado pero en esta ocasión solo le trajo problemas.

Se vislumbro una luz en medio del bosque, una luz azul poco natural, pero provenía de la dirección contraria a la de la aldea, asique se arriesgo a ir hacía ella.  Lo que encontró allí  no fue muy alentador. Un inquisidor llevando a un prisionero.

-Definitivamente hoy no es mi día de suerte- Sabía lo que hacia la inquisición con la gente que tenia poderes como él, ya había visto casos similares antes e incluso había intervenido pero para su desgracia siempre eran demasiados enemigos y muy fuertes, si conseguía liberar al preso lo acababan matando antes de que escaparan y si no era capaz por que sus enemigos eran muy fuertes igualmente el prisionero estaba condenado, ya que cuando lo presentaran ante la inquisición acabarían con él. Al final siempre hubo el mismo resultado, un Barkai muy mal herido y el prisionero muerto.

Mientras Barkai recordaba el inquisidor dijo algo que le inquieto, ese hombre hablaba del pueblo del que acababan de huir, le habían enviado a arrestarlos. No podía simplemente huir ese tipo parecía muy peligro y seguro que le alcanzaría enseguida. Además como podía abandonar a alguien a merced de la inquisición era obvio que aquel hombre que estaba encerrado necesitaba ayuda si o si, por otra parte no podía permitir que le arrestaran y menos a Rath, le debía una por salvarle. Asique se decidió a vencer al inquisidor, no solo evitaría que les persiguiera sino que además podría salvar al prisionero.

Miro hacía Rath y dijo en voz baja para que solo él lo pudiera oír:- Saca a esa persona de la jaula mientras lo entretengo, entre los 3 podremos encargarnos de él fácilmente-.

Volvió a mirar al inquisidor y grito: -SI QUIERES ARRESTARNOS A MI AMIGO Y A MI TENDRAS QUE PASAR POR ENCIMA DE MI CADAVER-.

Saco sus chakrams y armado con ellos los lanzo en direcciones extrañas, ni siquiera se acercaban al inquisidor pero en el lugar donde había lanzado sus chakrams aparecieron portales que absorbieron sus armas, un segundo después aparecieron otros portales detrás del inquisidor uno dirigido hacia su cabeza y otro hacia su columna vertebral, si conseguía que al menos uno de sus chakrams le acertara, no lo mataría pero si lo dañaría bastante.

Spoiler:
acción: técnica “¡Que puntería!” con uso de portales

_________________
avatar
Barkai

Mensajes : 189
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Rath Wraylan el Sáb Sep 07, 2013 8:00 pm

De vuelta a la noche. Y a la lluvia, los árboles, los animalejos, los arbustos, la suciedad, el frío... Rath maldijo en voz alta. Había tenido problemas a causa de gente supersticiosa, pero no hasta el punto de que todo el pueblo le persiguiera. Era más normal que sólo lo intentaran, hasta darse cuenta de que el extranjero que llegó durante la tormenta lleva una consigo.

En este caso, dadas las circunstancias, no era tan sencillo. La multitud había perdido la iglesia, y si a la superstición le unes la destrucción de un símbolo religioso la misma noche que uno ha decidido quedarse en el pueblo, suman dos y dos a su retorcida manera y deciden que todo es culpa del nuevo.

Y ahora estaba corriendo a toda velocidad... lo que en el caso de Rath significaba que estaba echando el bofe moviéndose a una velocidad sólo medio decente. Escuchó pasos detrás e intentó acelerar el paso. Sólo entonces se dio cuenta de dos cosas: primero, quien fuera seguía acercándose, así que correr era inútil. Segundo, le llamaba compañero. ¡Compañero!

El desconocido resultó ser un demonio y se presentó como Barkai. Al momento se puso a parlotear sobre algo de que le debía una por haber lanzado el destello. Rath se percató de que era el tipo al que le había quitado el anillo de las manos, por así decir. Al darse cuenta de que no iba a dejarlo atrás, y de que él no se percataba de que no quería se alcanzado, se paró, jadeando.

-Así que... Barkai... Buff... Mi nombre es... de escasa importancia, en realidad.

El artífice siguió intentando recuperar el aliento mientras el demonio le contaba por qué le debía un favor. Al estar bastante más preocupado de sí mismo, Rath no se había dado cuenta de que también a él le habían intentado agredir. Al parecer había aprovechado el destello para escapar a su vez. Cuando le preguntó qué era lo que había hecho, Rath le miró con suspicacia. No, no pensaba decirle qué era. Ya había tenido bastantes problemas la primera vez que le dijo a otro qué era lo que hacía.

-Eso era... magia. Magia de rayo.

Rath se dispuso a seguir andando, algo más recuperado, pero Barkai le detuvo. Estaba a punto de soltar un “¿Y ahora qué?” cuando pensó que era mejor no hacerlo. Aquel tipo era más fuerte y rápido que él. Cuanto menos le molestara, mejor. Preguntaba ahora por el anillo. El artífice suspiró cerrando los ojos. Si ni él entendía del todo bien qué era, ¿cómo iba a explicárselo a un palurdo cualquiera?

-No estoy seguro al cien por cien. Tendré que hacerle más pruebas, con materiales más caros y en un sitio en el que no llueva, no haga frío y no haya árboles escondiendo a una multitud furiosa o un hatajo de animales hambrientos. Como verás, no encaja mucho con el lugar en el que estamos, así que si no queda nada más que quieras saber, sugiero que nos movamos – concluyó tajante.

Y es que el altonato odiaba mojarse. No digamos si además de empapado estaba arrastrando los pies en el barro sembrado de raíces del centro de un bosque cochambroso. Y estaba a punto de mejorar. En esas estaban cuando una luz azul apareció ante ellos, en el único sendero o camino de cabras que habían podido encontrar. La sostenía un tipo con armadura y gafas que sonreía de un modo poco agradable. Tenía cara de pocos amigos y muchas víctimas, de hecho. Tras él, a cierta distancia, había un carromato. Gracias a su vista, se dio cuenta a tiempo de que era realmente un transporte de prisioneros. Menos mal, pues Rath ya pensaba pedirle que le llevara. Además, cuando habló quedó claro lo que era aquel hombre.

Un inquisidor.

Nada más verle, Barkai le había susurrado un plan para liberar a la persona del carromato. ¿Encargarse de un inquisidor? Ni entre dos ni entre tres. Ya tenía bastantes problemas como para encima vérselas con un fanático bien entrenado. Sin darle tiempo a hacer nada, Barkai se plantó ante él y el desafió. Por su parte, Rath se dio una palmada en la frente. Se apartó el pelo de la frente, echándolo hacia atrás y us ojos buscaron los del inquisidor. Con una mano señaló a Barkai.

-Primero: no es mi amigo ni habla en mi nombre, sólo se me ha pegado. Segundo: esta era mi primera noche en ese pueblucho. Tercero: la primera norma del pueblucho parece ser que cuando una mole de roca en llamas del tamaño de una casa cae sobre la iglesia local, la culpa es siempre del recién llegado. Tuve que salir de la posada con riesgo de mi vida por culpa de una chusma supersticiosa que debe pensar que tengo poder sobre los astros sólo porque no me han visto nunca antes. Y aquí me tiene. ¿Quiere detenerme? Adelante. Al menos me secaré a la sombra.

Rath se quedó mirando fijamente al inquisidor con los hombros caídos y los brazos a los lados. Tenía el ceño fruncido y los párpados entrecerrados en un gesto de resignación extrema a punto de convertirse en rabia. No podía decirse que le hubiera faltado al respeto, pero el clima y las sucesivas situaciones estresantes le estaban poniendo de un humor de perros. Y empezaba a importarle menos soltar un improperio. El hecho de estar parado con hojas goteantes dejando caer cargas frías por el cuello del chaleco no ayudaba tampoco.
avatar
Rath Wraylan

Mensajes : 481
Fecha de inscripción : 31/05/2013
Localización : El Taller

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Kalen Otero el Dom Sep 08, 2013 3:35 am

Desde que el inquisidor amenazo con aplastar a Wilson decidí que lo mataría si lograba salir de aquí, de por sí ya era bastante malo el trato que había recibido como prisionero, tenía sueño pero no podía dormir en esta posición, los grilletes me dolían y las cadenas que me sujetaban lastimaban mi cuerpo con cada piedra que pasaba, era deprimente el hecho de que estuviera lloviendo y no pudiera saciar mi sed, no es fácil hacerme molestar pero ese sujeto definitivamente se ganó mi desprecio, sobre todo porque nadie se mete con mi ratón.

De repente el carro se detuvo, el inquisidor se bajó y dijo algo que no pude escuchar bien por la lluvia, supuse que él tampoco me podría escuchar por lo que empecé a hacerle preguntas a Wilson.

¿Sabes por qué nos detuvimos?: Wilson chillo dos veces
¿Ya llegamos a ese supuesto pueblo?: Wilson chillo una ves
¿El inquisidor va a matarnos ahora mismo?: Wilson chillo una ves
¿Paso algo conveniente para nosotros?: Wilson chillo 3 veces
¿Algo se ha atravesado en el camino?: Wilson chillo 2 veces
¿Son personas?: Wilson chillo 2 veces
¿Sabes cuántas son?: Wilson chillo una ves
¿Cuántas voces diferentes escuchas?: Wilson chillo 3 veces
¿Una es del inquisidor?: Wilson chillo 2 veces
¿No contaste la mía verdad?: Wilson chillo una ves
¿Sabes de que están hablando?: Wilson chillo dos veces
¿Son amigos o enemigos de la inquisición?: Wilson chillo 3 veces

Destetaba recurrir a estos métodos, y lo más probable era que solo terminara recibiendo una paliza y un bozal en la boca, pero tal vez sería mi única oportunidad por lo cual grite lo más fuerte que pude ¡ayuda!, ¡se ha disfrazado de un inquisidor y me a secuestrado!, de repente una extraña vos empezó a sonar en mi cabeza, tal vez era porque estaba cansado o simplemente estaba más loco de lo que pensaba.
avatar
Kalen Otero

Mensajes : 371
Fecha de inscripción : 08/08/2013
Edad : 23
Localización : ¿me vas a visitar?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Señor de Terra el Dom Sep 15, 2013 8:12 pm

No pudieron saber qué cara ponía el inquisidor bajo su máscara, sin embargo la situación indicaba que habría levantado la ceja extrañado, ante los gritos amenazantes de Barkai.

Sin alterarse lo más mínimo, en cuanto este sacó los chakrams, el inquisidor extendió el martillo al frente, apretando algún  tipo de botón. Inicialmente no se escuchó más que una ligera vibración. Sin embargo, cuando Barkai lanzó sus proyectiles abriendo portales para que se colasen por ellos, algo ocurrió. Las armas no llegaron a su destino, nada más ser lanzadas giraron su trayectoria, atraídas hacia el martillo y quedando pegadas en su superficie. Parecía alguna clase de imán extremadamente potente.

La estrategia de Barkai había fallado, estaban jodidos.

- Portales... hmm- El inquisidor rebuscó entre su armadura, y sacó de ella un pergamino. Lo escaneó con la mirada como quien busca un dato concreto en una larga lista.

-Aquí estas...  Puerta de Secarte: Barkai Janxi... Qué suerte la mía, pensaba que había encontrado a dos alborotadores y resulta que me encuentro con un fugitivo de clase 2... Seré clemente, entrad a la jaula y no me obliguéis a meteros por la fuerza. -

En aquel momento Rath explotó, pasando olímpicamente del plan de Barkai, reprochando toda la situación al inquisidor. Este lo miró con desdén, podía ver a través de los redondos cristales de su casco como su mirada se le clavaba como quien mira a un ser inferior, una cucaracha a punto de ser aplastada.

-¿Chusma supersticiosa? ... Creo que no has entendido del todo la situación...  Una Iglesia a caído esta noche, y vosotros os encontrabais en medio de semejante atrocidad.

Nada menos que un buscado fugitivo y su compinche... Él tiene la hoguera asegurada, un hereje en toda regla, usurpador de los poderes divinos y criminal en general. A ti no te conozco, pero obviamente trabajáis juntos no hay más que veros.
Y antes siquiera de terminar la frase, rápido como una centella, salvó la distancia entre ambos colocándole unos pesados grilletes antes de que cambiase de opinión.

Inmediatamente se giró hacia Barkai, sonriendo sarcástico. -Esta vez no te libras Janxi... conmigo no...- Y al igual que con Rath, salvó la distancia entre ambos de un paso fugaz. Era extremadamente rápido, casi sobrehumano, era irónico que hablase de herejías y brujerías cuando seguramente él mismo utilizase algún tipo de habilidad sobrenatural.

Por mucho que se resistiese el inquisidor era mucho más rápido y hábil que Barkai, así que no tardaría en colocarle los grilletes. Pronto se daría cuenta el pelirrojo de que aquel metal blanquecino que sujetaba sus muñecas, cubierto de inscripciones y runas, anulaba por completo sus poderes, produciéndole un gran dolor si intentaba usarlos.

Por su parte, Kalen lanzó un grito desesperado tratando de dejar al inquisidor como un impostor. El inquisidor lo miró inexpresivo. -Eres tan ruidoso como tu rata... mantén tu lengua atada o te la cortaré tras arrancarte una confesión en Martillo de Brujas. -

Allí se dirigían, a Martillo de Brujas, tanto Barkai como Rath habían oído hablar de aquella ciudad. La ciudad tribunal... allí donde los arrestados entran... pero no salen.

A empujones, el inquisidor los condujo hasta la jaula, anulando cualquier intento de resistirse o liberarse que pudieran intentar.  Ya más de cerca, vieron al demacrado preso que allí se encontraba, frente a un pequeño cofre encadenado del que emanaban chillidos y parecía moverse por voluntad propia, algo estaba encerrado ahí dentro.

El inquisidor los cacheó y les arrebató todos sus bienes, incluidas la mochila y el zurrón de Rath. Al agarrarlo el inquisidor se mostró extrañado y lo examino hasta dar con el contenido. Una maquina extraña cuyo funcionamiento desconocía.

- ¿Y esto? ¿Dónde lo has robado? Tendré que juzgar si se trata de algo ilegal... la brujería se pena con la muerte, por si no lo sabías, tal vez naciste ayer, tu ingenuidad desde luego lo denota...-

Colocó todos los enseres, armas y artefactos atados con cuerdas al techo de la jaula, antes de empujarlos a su interior con rudeza y atar con cadenas los grilletes a las barras.

-Poneos cómodos, el viaje será largo...-

Kalen, Barkai y Rath, los tres desgraciados se encontraban ahora atrapados con grilletes y cadenas en aquella mugrienta jaula de acero. Horas y horas permanecieron allí encerrados a través del bosque, clavándose barras y tachuelas con cada brinco y bache que el carro topaba.

La estampa era de lo más lúgubre, la oscuridad era casi absoluta excepto por la antorcha azulada del inquisidor que cada vez parecía iluminar menos. Al menos Kalen ya no estaba solo. Tres cabezas piensan más que una, sin olvidar a Wilson por supuesto. Tal vez entre todos ideasen un plan para escapar de aquel carromato y dar esquinazo al inquisidor, era su última esperanza, pues algo que los tres tenían presente, es que una vez en los tribunales de Martillo de Brujas, se podían dar por muertos, como poco.

En la profunda negrura que iban dejando atrás ojos y ruidos del bosque se podían ver y escuchar como estrellas en el firmamento oscuro. Pero unos brillaban más que el resto, unos enormes ojos resplandecientes de un color azul intenso y pupila rasgada, les observaba en la lejanía, desde hacía horas, fuese lo que fuese les estaba siguiendo.
avatar
Señor de Terra
Admin

Mensajes : 1301
Fecha de inscripción : 04/12/2011

Ver perfil de usuario http://talesofterra.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Barkai el Lun Sep 16, 2013 1:18 am

Barkai fue sorprendido, aquel martillo que tenía el inquisidor había atraído los chakrams y le había salvado el cuello de su ataque, le fastidiaba admitirlo pero ese martillo era genial, lo primero que haría cuando se encargara de el inquisidor sería quedarse con ese martillo.

Sin embargo poco le duro la idea, ya que a los pocos segundos estaba esposado y apunto de entrar a la jaula, ya había visto esas esposas antes, las odiaba ya que le impedían usar sus poderes, pero la parte positiva era que sabía cómo librarse de ellas, solo necesitaba una de sus ganzúas. Pero Barkai no trataba con un novato, le despojo de todas sus pertenencias, incluido sus ganzúas y por si fuera poco también lo amarro a los barrotes de la jaula con los grilletes, aquel tipo era muy inteligente debería conocer el historial de Barkai. Estaba atrapado necesitaba pensar en algo pero lo único que se le ocurrió fueron las palabras que salieron de su boca.

- Otra vez en una de estas jaulas, no os cansáis de perseguirme. Cuantas veces van ya que me escapo de vosotros  20, 25 ya ni las cuento. -

Miro a Rath y al prisionero, la visión no era muy alentadora, a Rath le habían quitado sus cachivaches y el prisionero estaba atado de pies y manos, además suponía que era el único acostumbrado a estar enjaulado y atado, por lo que era el único que podía encontrar una forma de escapar. Se dirigió de nuevo al inquisidor:

-oye cabezón, una pregunta ¿Por qué me llamas a mi hereje y usurpador de poderes, no eres tu lo mismo, sino como es que te puedes moverte tan rápido?, aunque a lo de criminal no puedo decir que no lo sea, después de todo algunas de vuestras “leyes” me parecen irracionales y no las acato.

¿Qué podía hacer?, esta vez estaba bien jodido, no podía escapar con sus portales, no podía luchar y no podía deshacerse de los grilletes ¿Qué más le quedaba? Esta vez se puso a hablar con sus compañeros, en un tono más bajo para que el inquisidor no los oyera.
- No quiero desanimaros ni nada, pero no se me ocurre nada para salir de aquí ¿Vosotros tenéis alguna idea? - Pego una patada en los barrotes  -Mierda, si tan solo tuviera una ganzúa podríamos salir fácilmente de aquí-

Barkai seguía pensando sin ningún resultado aparente, pero hubo algo que le saco de sus pensamientos, algo que no sabía si sería bueno o malo. Unos ojos brillantes detrás de ellos, se dio cuenta después de un tiempo, pero esos ojos llevaban mucho tiempo siguiéndolos, fue entonces cuando a Barkai se le ocurrió una idea, era una verdadera locura lo más probable era que no funcionase, pero que perdía por intentarlo.

Le susurro algo a sus compañeros: -Tengo una idea, voy a intentar distraerlo  con algo, si lo consigo intentad que no se fije en mi, no me importa lo que hagáis pero que no me mire-  

Barkai cogió aire y se preparo a gritar: - OYE CABRON, SAL DE AHÍ YA, AHORA ES EL MOMENTO, ATACALE COMO ACORDAMOS, SABES QUE SI ME CAPTURAN EL PRÓXIMO AL QUE SEGUIRÁN SERAS TU, ADEMAS SI VAS A ESCONDERTE HAZLO BIEN SE VEN LAS LUCES QUE USAS DESDE AQUÍ TIO-
Gritar en para decir a alguien que esta oculto, no es algo que haría alguien que necesita ayuda, al menos no alguien que pensara dos veces antes de actuar, pero por esa razón Barkai lo hizo, si el inquisidor lo conocía sabría como iba a actuar Barkai y todo el mundo sabe o cree que Barkai no piensa nunca, por eso aunque parecía una estupidez era un plan que podría llegar a funcionar.

Si el inquisidor, se lo tragaba Barkai tendría la oportunidad perfecta para usar su cola para alcanzar sus ganzúas, si lo conseguía intentaría abrir sus grilletes y los de sus compañeros. Además esos ojos le preocupaban, no sabía lo que era y podía ser peligroso, si alguien tenía que poner en peligro su vida, que fuera el inquisidor.

Spoiler:
(Si el inquisidor se distrae de alguna manera) Usar la cola para alcanzar las ganzuas + abrir los grilletes de todos

_________________
avatar
Barkai

Mensajes : 189
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Kalen Otero el Lun Sep 16, 2013 7:41 am

Tras una serie de preguntas que le hice a Wilson supe que el inquisidor entro en combate contra alguna de las dos personas, que nadie portaba armas de fuego, que el inquisidor tenía un arma de combate cuerpo a cuerpo tal vez mágica y que a las otras dos personas las derrotaron fácilmente tal vez después de recibir una golpiza, cosa que comprobé cuando el inquisidor me asigno nuevos compañeros de jaula. No tuve tiempo de entrar en detalles al hacerle preguntas a Wilson, pero me di cuenta cuando la bolsa que contenía mis objetos empezó a levantarse junto con otras piezas de metal, por lo cual supuse que el arma tal vez mágica del inquisidor causaba un campo magnético de alguna forma, no estaba seguro pero no se me ocurría ninguna otra explicación.

Las horas pasaron y yo seguía pensando en una forma de salir, pero  los únicos planes que se me ocurrían eran ridículamente absurdos, la noche era cada vez más oscura y se podía observar cada vez con más detalle un par de lo que podrían ser ojos. El sujeto de cabello rojo empezó a quejarse de su suerte, tal parece que el sujeto tenía experiencia en ser capturado. De repente se me ocurrió una forma de matar al inquisidor pero primero tendría que estar fuera de la jaula y alcanzar mi bolsa, cosa de la que empezó a susurrar el sujeto de cabello rojo, no entendí bien su plan pero decidí seguirle el juego por lo cual empecé a hablarle al inquisidor con un tono de vos lo suficientemente fuerte para llamar su atención.

-No escuches a este sujeto, debe estar mintiendo, te diré algo, con la información que debes tener sobre mí de seguro supondrás que tengo una buena cantidad de terrans guardados en algún lugar, este es el trato, al llegar a martillo de brujas saldré corriendo de la jaula y tú me perseguirás pero no me alcanzaras, después te reunirás conmigo en la ciudad donde me capturaste en 10 dias, lleva mi ratón y yo te llevare 15000 terrans en efectivo, pero procura cortarles la lengua a estos dos ya que saben demasiado-


De repente Wilson empezó a chillar más fuerte que nunca, tal vez para seguir con el plan del pelirrojo o seguramente había visto y/o escuchado algo, aproveche la situación para decirle al inquisidor sobre las habilidades de Wilson y pedirle que me dejara preguntarle que era esa cosa de los ojos brillantes, sin importar lo que el inquisidor dijera le pregunte a Wilson -¿se acerca algo peligroso?-.
avatar
Kalen Otero

Mensajes : 371
Fecha de inscripción : 08/08/2013
Edad : 23
Localización : ¿me vas a visitar?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Rath Wraylan el Mar Sep 17, 2013 8:43 pm

El inquisidor no hizo demasiado caso de su alegato. Al parecer, para él, como para la gente, sí que era normal detener a un forastero por el mero hecho de llegar a un pueblo el mismo día que acontece un hecho desastroso o terrible. El hecho de que le relacionara con Barkai, de nuevo ignorando lo que acababa de decir, no ayudaba tampoco. Y que el propio demonio fuera un criminal buscado menos aún. Bueno, al menos no podía condenarle por cosas que no sabía que había hecho. No habría sido el primer establo que se cargaba.

Luego de esposarle, el inquisidor procedió a despojarle de sus cosas. No es que llevara mucho encima, pero cuando puso las manos sobre su invención, los ojos de Rath relampaguearon. Sólo fue un segundo, y su cara no lo reflejó. Se limitó a dar indicaciones para quitárselo, pues tanta había sido la prisa que se había dado con los grilletes que ahora hubo de quitárselos para poder sacar el brazal. Cuando terminó, le dio otra indicación más.

-La verdad, lejos de mí el oponerme a tu deseo de hacer justicia, pero si fuera tú habría dejado el aparato donde estaba. En mí, quiero decir. Piensa que lo he robado si quieres, pero créeme, es más seguro si me haces caso - recomendó seriamente.

El inquisidor obviamente se negó. Rath por su parte se encogió de hombros con fingida resignación, haciendo tintinear las cadenas.

-Será tu funeral...

Mientras Barkai trazaba sus planes para escapar y el otro preso intentaba sobornar al inquisidor (con el consabido éxito negativo), Rath se pasaba el rato mirando al vacío con los ojos entrecerrados, como si estuviera a punto de dormirse. Estaba...demasiado relajado. No decía nada, ni se movía apenas. Lo cierto es que sí se sentía algo inquieto. De cuando en cuando se removía y se rascaba a menudo el brazo derecho, cerca de una marca en forma de tres puntos desiguales. Si en algún momento vio algo que les estuviera siguiendo, no dijo nada.

Llegó el momento en que la presencia de algo detrás de ellos fue demasiado evidente como para pasar desapercibida. Era complicado que pasara desapercibida si escuchabas a los dos compañeros de celda diciendo cosas como “¿Se acerca algo peligroso?” y se confirman con otras como “Oye, cabrón, sal de ahí ya, ahora es el momento, atácale como acordamos; si vas a esconderte hazlo bien”. Más o menos por entonces Barkai, que estaba más cerca, se dio cuenta de que Rath estaba diciendo algo en voz baja.

Estaba contando. Hacia atrás.

-Cinco... cuatro... tres... dos... uno... y salvo que haya contado mal...

Antes de acabar la frase, ya se habían empezado a notar los efectos. Apenas pasado el último intento de soborno del tercer individuo cuando había empezado a notarse un zumbido. Y ahora, mientras el artífice contaba, el zumbido se había convertido en una vibración molesta. No muy lejos de ellos, en una de las alforjas que llevaba el caballo del inquisidor, se vislumbró un chispazo seguido de otro en un breve lapso de tiempo. El ambiente se tornó de pronto sorprendentemente seco, a pesar de la humedad reinante hasta el momento, mientras que varias piezas pequeñas de metal tintinearon y se movieron como si las estuvieran llamando.

Los chispazos se hicieron más seguidos, y ya no eran simples destellos. Pequeñas descargas recorrían el saco de arriba a abajo, iluminando el interior del cuero de tal modo que parecía que lo hubieran llenado con luciérnagas histéricas. Las argollas de hierro se agitaban furiosamente sin que nadie las tocara. Eso ya contaba bastante como distracción, por lo que si alguien esperaba un momento similar para hacer algo, acababa de encontrarlo. Un momento breve, sin embargo, y luego pasó lo que tenía que pasar.

-Allá va – dijo Rath agachándose lo más alejado posible del inquisidor que le permitía la jaula.

Un chirrido espantoso resonó en la noche cuando el zumbido se intensificó. Un haz luminoso e irregular salió disparado del saco, buscando el cielo. La columna de electricidad concentrada tenía bastante más grosor del que cabía pensar, quizá de más de un metro de ancho, y el caballo relinchó de miedo y dolor cuando sintió la brutal descarga atravesando su cuerpo en dirección a la tierra mojada. El apestoso olor del pelo quemado inundó el aire con su fetidez. El animal cayó como si lo hubieran fulminado, arrastrando a su jinete con él.

El inquisidor quizá no se habría llevado mucho daño de la caída, y por suerte aquel suceso había tenido un aviso con tiempo suficiente. No lo tuvo, sin embargo, la segunda descarga que se originó desde el saco, ahora caído sobre el caballo. Esta vez fue mucho más potente y amplia. El rayo salió horizontalmente con el grosor de un tronco de árbol y recorrió un tramo de más de diez metros antes de combarse hacia las nubes, donde un trueno que les hizo taparse los oídos con las manos dio fe de lo ocurrido en más de cien kilómetros a la redonda. La carga eléctrica se disipó entre las nubes como si quisiera abarcar todo el cielo y desapareció.

Cuando todo acabó, los dos presos vieron a Rath de pie, sonriendo tranquilamente con la típica mueca cínica del profeta que sabía desde el comienzo lo que iba a pasar. Parecía reanimado, como disfrutando del penetrante olor a ozono y piel churruscada. De nuevo se encogió de hombros en dirección al inquisidor y sus dos compañeros de celda.

-Eh, yo avisé. No es buena idea separarme de mis cosas.
avatar
Rath Wraylan

Mensajes : 481
Fecha de inscripción : 31/05/2013
Localización : El Taller

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Señor de Terra el Dom Sep 29, 2013 7:19 pm

Las horas pasaban en aquel carruaje, y los prisioneros comenzaban a impacientarse, ideando extrañas estrategias para escapar de allí. Barkai, por su parte, se puso a gritar a aquellos ojos que les seguían en las tinieblas, como si fuese alguna clase de  compañero que había venido a salvarles. Una mera maniobra distractora para el Inquisidor mientras el alcanzaba las ganzúas con su cola.  

No tubo éxito, pues lo único que consiguió fue que el inquisidor se girase momentáneamente para verlo tratando de estirar el rabo y alcanzar sus posesiones. Una mirada bastó para que quedase claro que era inútil.

Kalen, por otro lado, aprovechó para tratar de ganarse la confianza de su captor, echando por tierra la mentira de Barkai. Acto seguido trató de sobornarle, en un esfuerzo por liberarse. Una vez más el inquisidor no se dejó engañar, se giró por encima del hombro mientras cabalgaba levantando la ceja hacia Kalen, en silencio. Quedó claro que no era aconsejable sobornar a un Inquisidor, si quería, podía confiscarle todas sus posesiones y fondos sólo declarándole culpable.

Por el contrario, Rath permanecía silencioso, aparentemente calmado. Confiado incluso, como si estuviese tramando en la privacidad de su mente.

En aquel momento, Willson, la rata de Kalen, comenzó a chillar, respondiendo afirmativamente a la pregunta de su dueño entre temblores de evidente terror. Aquello pareció rebasar el límite de la paciencia del inquisidor, quien paró en seco su corcel bajándose para encararse a los tres presos.

-¿Se puede saber que mierda os pica? Puede que no se evidente, pero no me importan lo más mínimo vuestras gilipolleces, una palabra más y tendré que amordazaros a los tres y aplastar a esa rata gritona. Así que calladitos hasta que lleguemos a la ciudad, no falta mucho, así que no toquéis los huevos...-

Zarandeó la jaula con rabia y desprecio antes de volver a subirse a su montura. Los grilletes se clavaron en las muñecas de los cautivos y las barras oxidadas rozaron con fuerza sus cuerpos. Aquello era tortura.

Al  poco de reanudar el viaje, algo comenzó a emitir zumbidos sobre las cabezas de los prisioneros, sobre la jaula. Pronto destellos eléctricos y chispazos comenzaron a recorrer el hierro. El caballo se puso a relinchar histérico.

-¿Qué mierda pasa ahora?- Justo cuando el Inquisidor se giraba para ver que ocurría, agarrando las riendas con fuerza para tratar de mantener el control sobre el animal. Algo ocurrió.

Como una columna de luz, un inmenso rayó atravesó todo el carruaje. Era difícil saber lo que ocurrió, entre el ensordecedor trueno y el destello de luz cegadora. Kalen y Barkai notaron sus cuerpos contorsionarse de la corriente, Willson chillaba con fuerza, aunque sus gritos quedaron ahogados en la potencia del trueno.  Otra replica serpenteó, aun más potente, como un látigo de energía que saltaba entre el inquisidor, su caballo, la jaula... hasta perderse en la inmensidad del cielo tormentoso.

Pocos segundos después la situación era apocalíptica. Cuando Kalen y Barkai abrieron los ojos, aun resentidos y magullados, por los golpes y la electricidad, pudieron ver que eran libres, la jaula estaba reventada, volcada en el suelo ennegrecido del bosque, los barrotes fundidos y los grilletes retorcidos ya no les aprisionaban. Las ruedas  habían quedado inservibles y toda la zona parecía despedir un aroma a quemado bastante peculiar.  A lo lejos se podía ver el cuerpo inerte del Inquisidor, no estaba claro si seguía vivo, pero desde luego estaba inconsciente, tendido boca abajo y soltando algún chispazo y  espasmo esporádico.

Rath por el contrario, sabía lo que se avecinaba y estaba acostumbrado a ese tipo de eventualidades. No se vio afectado por el rayo y permanecía de pie, observando la escena completamente ileso. Ahora podrían recuperar sus pertenencias, o lo que quedase de ellas. Rath podría observar que su artefacto permanecía en buenas condiciones, más con la descarga se había quedado vacío de energía. Tardaría un tiempo en poder utilizarlo si lo necesitaba.


La antorcha de fuego azulado del inquisidor, parecía haber prendido unos árboles colindantes, que ahora iluminaban el claro creado por el rayo con aquella brillante luz fantasmal, por suerte las llamas no parecían extenderse demasiado, limitándose a iluminar aquellos tres o cuatro árboles como antorchas gigantes. Y fueron las llamas azuladas las que permitieron ver algo mucho más aterrador. El caballo, como si hubiese salido despedido por los aires y parcialmente calcinado, se encontraba a lo lejos, en posición extraña. Pero aquello no era lo inquietante, sobre el animal, se encontraba agazapada una bestia, devorándolo con fieros mordiscos.

Era enorme, se asemejaba a un lobo o un canido similar, más su tamaño era comparable al de un caballo en altura. sus zarpas afiladas y gigantescas, su cuerpo grueso como el tronco de un árbol milenario. Sus patas tenían un grosor comparable al del torso de una persona. Era una bestia colosal.

Reconocieron esos ojos al instante cuando la bestia comenzó a levantar la cabeza hacia ellos. Era lo que les estaba siguiendo. De un ágil y rápido salto se acercó, demasiado ágil para su tamaño. Su cara contorsionada con rabia, gruñendo, relamiendo sus fauces y enseñando colmillos afilados como estacas. Sus ojos brillaban con aquel azul cian antinatural, reflejando los rostros de sus próximas presas: Barkai, Kalen y Rath.


FDI:

avatar
Señor de Terra
Admin

Mensajes : 1301
Fecha de inscripción : 04/12/2011

Ver perfil de usuario http://talesofterra.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Barkai el Lun Sep 30, 2013 8:45 pm

Mi intento de distraer al inquisidor y coger la llaves fue frustrado, pero gracias a un rayo procedente de del extraño objeto de uno de mis compañeros, la jaula y los grilletes quedaron fritos, dejando así que mi cuerpo fuera liberado, pero no todo era positivo aquello también produjo que acabara chamuscado y requemado.  Mi cuerpo dolía, mi cabeza aun zumbaba, apenas conseguí ponerme en pie al principio, aunque tampoco tarde mucho en recomponerme después de todo, siempre me he curado rápido.

No se como ese rayo no me fulmino, pero no quejo por ello, sin embargo seguía preguntándome que sería aquel anillo que recogimos en el pueblo, en cualquier caso por el momento estaba bien, pero también lo suficiente cabreado para dejar salir mi mal humor:

-Primero un meteorito me despierta, luego unos aldeanos intentan lincharme después de ayudarlos, luego un inquisidor me encarcela y ahora un puto rayo casi me fulmina, es mi imaginación o tengo muy mala suerte-.

Cuando me levante recogí mis cosas, algo quemadas y cogí sin que los otros se dieran cuenta el martillo del inquisidor, podría resultar me útil al fin y al cabo.

Una vez guardado el martillo dirigí mi vista a los alrededores, todo chamuscado y quemado por culpa de los rayos, el carro roto, mis compañeros de jaula por el suelo, excepto el que estuvo conmigo en el pueblo ese estaba intacto.  ¿Qué debía hacer ahora? pensé para mi, no quería dejar al chico del artefacto solo, le debía una, pero por lo que parecía ni él quería, ni necesitaba mi ayuda. Aun así decidí no alejarme demasiado de el, por si acaso.

No parecía que nada hubiera salido del todo mal hasta que me fije en el lobo monumental que nos estaba observando con sus ojos azules, ¿azules? fue entonces cuando me di cuenta, era el que nos había estado siguiendo y por su cara no tenía muchos amigos. Aun así solo podía pensar en dos cosas las cuales salieron de mi boca antes de que me diera cuenta:
-O dios, ese lobo es una PASADA, no se vosotros pero me gustaría tenerlo de mascota. Espera un segundo, esa cosa quiere comernos, no se vosotros pero yo me largo-.

No me lo pensé más de un segundo, usando mis portales desaparecí de la vitas de todos y me coloco en una de las ramas más altas de los arboles próximos, sentado, observando lo que mis compañeros iban a hacer. Después de todo, el del objeto extraño sabía cuidarse solo y el otro me había intentado salvarse él solo, si necesitaban ayuda los salvaría pero mientras prefería disfrutar de la vista y la lluvia.
Spoiler:
Usar "ahora me ves, ahora no me ves" con portales + sentarse en una rama muy alta a ver lo que pasa


Última edición por Barkai el Mar Oct 01, 2013 4:38 pm, editado 1 vez

_________________
avatar
Barkai

Mensajes : 189
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [AVENTURA INICIAL] "¡Que viene el lobo!" [Bosque Negro, 5 de Noviembre -897 d.g]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.